Derechos como Autor

Publicado: noviembre 14, 2013 de Nubis en Internet, Libros y comics, Opinión, Webcomics

La vida mismaSuceso ocurrido a Fedde Carroza (Runnimen). Dibujante de La Legión del Espacio.

Tema que cualquier autor que lleve cierto tiempo se precia de hablar. Tarde o temprano se debate: el derecho a cobrar encargos y/o comisiones.

Con el Internet de hoy día tenemos la facilidad de ofrecer un producto a más velocidad y mayor rango de interesados o potenciales clientes. Hay una comunidad para cada ámbito artístico, donde el dibujo puede que sea el rey con páginas como Deviantart. La operación es fácil, tú ofreces tus servicios varios y un ser humano de igual condición se acerca con billetes digitales en mano clamando alguna de tus obras para su colección personal. El trato suele ser secreto en un principio, desvelándose al final si el cliente decide que el dibujo se publique en la página del autor o no. Muchas veces el dibujo se queda oculto debido a su naturaleza… subidilla, donde igualmente el trato es satisfactorio por ambas partes. Uno por dibujar tetas, el otro por obtenerlas (aunque sean de papel y/o digitales).

Aquí comienzan las discusiones, normalmente entre gente que no está metida en el mundillo, ¿se tiene derecho a ir cobrando por ahí a pesar de no ser técnicamente profesionales? Algunos dibujan como tales aunque no tengan trabajo ni titulación para demostrarlo, mientras que otros dibujan más reguleros (por falta de práctica y tiempo, lo sabemos) y sin embargo tienen su público y se ganan su dinero por poco que sea. La culpa no es del autor, y hay un dicho arcano que confirma la regla: “El Cliente Siempre Tiene la Razón”. Así que si quiere Futta, tendrá su ración de Futta…

Lo que muchas veces no se ve es el tiempo invertido hasta llegar ahí para considerarse como artista. Las horas que hay que echar para tener un estilo que caracterice, un dominio de las proporciones o el “mero” hecho de hacer un paisaje o fondo. El que pide no suele ver eso, y se siente en el derecho u obligación de exigir un Davinci como si eso fuera cosa de cinco minutos. “Si dibujas monigotes, ¿dónde está el trabajo ahí?” puede pensar el acusador, pero lo que no sabe que hasta dibujos en apariencia sencillos o de estilos más caricaturescos llevan detrás también sus horas de trabajo y perfeccionamiento, que también se rigen por las leyes del dibujo como las proporciones, colores o geometría, que hasta el dibujo más tonto come tiempo, y eso es lo más importante para una persona, y más si está regalando para que tengas una diminuta parte de su ser. Como ejemplos claros tenemos los libros, donde algunas novelas se tardan años con tal de que queden perfectas, para luego ser leídas en pocos días. Esto no se aprecia ni por asomo, y a la hora de valorar una obra no se suele ver ese tiempo invertido detrás, esa locura de detallar y perfeccionar por parte del escritor que se aplica. Después de todo es como la cocina (dedicado a Sheap), y te puedes tirar una hora cocinando para luego ver como devoran en cinco minutos todo ese trabajo, a veces sin un gracias o con un “¿no hay más?” que activa el tic nervioso del ojo. Lo suyo como autores es intentar que llegue al mayor número posible de público, para así comenzar a notar que merece la pena todo el trabajo invertido.

Éste tema es más conocido en el ámbito musical, donde los locales suelen contratar a los músicos como si fueran gente que se gana la vida con poco esfuerzo, que cobrarán sólo en cerveza porque lo suyo es llegar, tocar e irse. Claro queda, ese señor que contrata no ve las horas de ensayo que hay detrás, el coste de todo el equipo, el montaje y desmontaje de dicho equipo y, principalmente, la molestia y tiempo de ir y venir, de quedarse el tiempo que haga falta para cumplir con la función. Todo eso no se suele ver, y me temo que aún costará de hacerse ver, y más como presenta el país el tema cultural. Mientras que otros países de Europa aprecian hasta la última molécula artística, aquí está de lado al igual que le pasa a la ciencia, pues no da el dinero que los políticos desean a cada minuto de su vida. En otros lugares son conscientes del potencial del arte y la cultura, de su importancia para educar a la sociedad, de mejorarla y completarlas como personas, de la motivación y liberación que brinda… incluso hay científicos que se inspiran gracias al arte, demostrando desde hace tiempo que la ciencia y el arte no tienen porque ser incompatibles (Julio Verne, Asimov y Einstein como rápidos ejemplos). Pero, aunque hayan habido infinidad de impactos culturales (en ocasiones hasta mundiales), parece ser que lo mejor es ignorar, cortar subvenciones y mirar hacia otro lado… por eso mismo hay tanto artista pidiendo y alegrando las calles o, como en el caso que nos acontece, vendiendo su trabajo por la red de redes.

Volviendo al tema, hay también casos sangrantes por parte del autor que vende, por supuesto, como uno que no olvidaré en mi vida de una tienda de fotografía que ofrecía “una caricatura de tu foto” por 80 euros… entonces mirabas las muestras y te dabas cuenta que habían aplicado un efecto de Photoshop que cualquiera puede hacer en su casa en cinco minutos sabiendo un mínimo. Tema relacionado son los papeles en las paredes con números de teléfono de supuestos informáticos que por 20 euros te formatean el ordenador… Al igual que hay clientes inconscientes o demasiado exigentes, hay vendedores sin escrúpulos, donde son conscientes de que el cliente no siempre va a saber y entonces hay que aprovecharse de eso. Por suerte el número es cada vez menor, pero de mientras lo suyo es aprovechar todo lo posible, porque ya que estafan en las altas esferas, las pequeñas no iban a ser menos.

Del porqué un autor tiene que mendigar o hacer comisiones para sobrevivir es por la clara cantidad de artistas que hay. Pero hay mucha más cantidad de clientes potenciales, por lo que la repartición no tendría porque ser injusta, y más cuando cada uno tiene un tipo de gusto y siempre habrán autores únicos que se dediquen a esa clase de satisfacción (no tenemos porque pensar en cosas guarras, nos podemos estar refiriendo a estilo barroco, paisajes, animales… ¿no? ¿No…? Vale, no). Pero entre este reparto de bienes y derechos también hay injusticias, y cosas en apariencia banales como el apellido o ser sobrino de un tipo con influencias, logra que la balanza cambie radicalmente. Un artista puede ser lo talentoso que sea, puede ser la reencarnación del Renacimiento en persona, pero si no se apellida “Mariscal”, se va a tener que comer los mocos para cenar casi todos los días que le queden, a menos que de repente se aprecie como se merece y pueda ganarse el honor, cosa que no suele suceder, o al menos no tanto como debería. Ya se ve, si tu abuelo hizo la mili con un magnate de los automóviles, ten por seguro que podrás trabajar en la oficina de su fábrica sin estudio alguno, con contrato y cobrando bien. Al menos en el tema de vender el trabajo por Internet no está tan injusta la cosa, porque los visitantes son los interesados y tienen la última palabra en cuanto qué les parece de su agrado y qué no, teniendo todo autor que currárselo para poder llamar un mínimo la atención. “A ojos de la Red todos somos iguales” podría ser un buen dicho cibernetero.

Hay otro tipo de artistas que más o menos sufren el mismo destino como son los músicos esporádicos de televisión. El caso de Operación Triunfo es el más conocido, por ser el primero de programas de este estilo en nuestro país, y de esos sitios surgen artistas de usar y tirar, donde su suerte se acaba tarde o temprano según el capricho de la empresa (salvo contadas excepciones, claro). Aquí no se puede considerar una rabia como la de tener familia pero tampoco un mérito como el ganarse el pan vendiendo tu arte por doquier, simplemente se puede tomar como una carrera de la que sacar todo lo que se pueda hasta que gane la tortuga. De todas formas, imagino que los Triunfitos desconocidos tendrán hoy en día su lugar entre orquestas profesionales donde poder cantar hasta jubilarse, o morir ahogados en su propio vomito (pero sin ser recordados).

En resumen, el cliente es el que tiene la última palabra, y por mucho que un autor pueda llegar o no a la altura, no es culpa suya, si no de las expectativas de quien requiere los servicios. Hay de todo, claro, como clientes obcecados que pagan comisiones por un precio del que podrían obtener algo mejor (o incluso más barato) si simplemente se preocuparan en buscar. Internet es demasiado grande e infinito, y es tontería quedarse en un pequeño lugar por muy cómodo que sea.

Luego hay autores que son estafadores, pero por suerte se les suele ver el plumero enseguida. Aun así se suele caer en la trampa, pero eso ya es asunto del cliente que pagara 80 pavazos por su cabeza deformada y sonriente. Ahora en serio, alguien habrá comprado eso…

Anuncios

Cronofagia

Publicado: octubre 31, 2013 de Nubis en Internet, Opinión, Uncategorized

María la vaca pastaba sin cesar, ni cesar o cesar. No tenía manías, le gustaba lo que tenía a pata: hierba fresca verde. No había variedad, ¿pero para qué más? Si estaba buena y daba lo que todos sus caprichosos estómagos pedían, que no era poco. Ni siquiera se había planteado tener hijos, mas que nada porque no había ningún toro cercano que la quisiese empujar.

Un día, entre tanto pastar, llegó a un límite. No era que se hubiera acabado nada, era sólo algo sólido frente suya, insistente en quedarse en el sitio. María tardó días, quizás semanas, en analizar y terminar de comprender qué era aquello, todo con cara de campeón de poker, masticando de una forma que hasta parecía que rumiara todo el tiempo la misma brizna de hierba. Por fin fue que, como inspirada por la luna de aquella noche como demostró una sonrisa dentada de mamífero entre graciosa e intimidante, se dio cuenta de que eso se podía mover hacia delante, como una especie de pared que se convertía en agujero móvil, balanceándose impaciente como si la invitara a pasar con deseo y de forma muy nerviosa pero hipnótica. Hizo caso a ninguna palabra que se oyera y avanzó…

La cronofagia se define como la acción que realiza un cronofago, alguien que devora el tiempo, ya sea el propio o incluso ajeno. Es entonces que relacionado con ello existe un arte elemental del ser humano que durante generaciones hemos ido perfeccionando: ser enemigos de uno mismo. En este caso trataremos específicamente una de sus mil maneras de auto-matarse (que no suicidarse, aunque también), como lo es el arte de crear zonas de comodidad.

Toda persona en su búsqueda de la perfección necesita de seguridad, de saber que tendrá para comer y mantener a su familia, de darle de beber al coche y a la garganta con agua embotellada o de los bares. Se añade asuntos como el ocio o los cursos que ayudan a ganar dicha seguridad; incluso temas que poco aportan pero sin los cuales no podríamos vivir, como lo son el tabaco, el sexo o la hipoteca. Leer el resto de esta entrada »

Desvirtuando Series, Parte 2

Publicado: octubre 18, 2013 de Nubis en Internet, Opinión, Televisión

(Efectivamente, continuación del artículo del jueves sobre series, fans y descargas. O algo así).

Juego de Tronos:

*THE FAN: ¡Tyrioooon! ¡Tyrioooon! ¡Mi personaje favorito de todos los tiempos! Y eso que al principio no le hice mucho caso. ¡Menudo dibujo me he marcado de él! También me gustan mucho Jon Nieve, Arya, Daenerys… ¡Hay tantos personajes chulos! Y no paran de aparecer más y más… al final es un lío, pero gracias a mi super-guía definitiva que se actualiza por cada nueva temporada estoy al día de lo que pasa y deja de pasar. Algún spoiler me he tragado, como lo que se va a tragar cierto rey, pero no importa, porque igualmente mola mucho verlo. A ver si me pongo de una vez con los libros, porque los tengo todos, ¿sabes? Ahí, entre las tazas y el sujetador oficial de Cersei… ¿no me digas que tú no tienes todo eso? Pse, novato…

*Gapaster Hedonista: De las mejores adaptaciones posibles, demostrando que el propio autor original debería siempre participar para logar un resultado notable, o incluso mejor, en bastantes aspectos. A pesar de ser una serie de trama “compleja”, ha sabido calar en la mayoría de mentes medias, imagino acostumbradas a todo tipo de tele-novelas mediocres, tan llenas ellas de nombres compuestos y traidores, entre símiles de esta obra que, aun sin haberse terminado siquiera de escribirse la saga de libros, llegará a inmortal. Por mi parte no lo apoyaré hasta que no lea el último libro o vea el último capítulo de la serie, por si le da por morirse al lujurioso autor que celebra a menudo fiestas en honor (a costa) de sus fans.

*El Chipilifláutico: Creo que es la única serie de hablar que me gusta. ¡De verdad! Hay tanta gente, y tan variopinta… el problema son los nombres, deberían haber sido nombres reales, que así uno no se aclara. Pero da igual, les veo y ya está, aunque me da un poco de miedo, porque personaje que me encariño ¡ZASCA! Lo echan de la serie matando a su personaje, ¡qué mal pagado debe de estar eso de ser actor de una serie! Aunque menos mal que hay actores que no se quejan tanto y se mantienen, los cuales es fácil coger como favoritos. La verdad que la serie esta no te deja ni un momento de respiro, entre que no paran de matarse y fornicar entre ellos (a veces en ese orden) y que siempre les salen más y más problemas… ay, que dura seria la vida si realmente fuera así. Gracias a Dios que no nací en el medievo.

Leer el resto de esta entrada »

Desvirtuando Series, Parte 1

Publicado: octubre 17, 2013 de Nubis en Internet, Opinión, Televisión

Este artículo surge a partir de esas eternas discusiones en medios como Twitter, por esas guerras virtuales que suceden entre fans (esos adorables bichitos que comen, cagan y a veces procrean), que se encienden al máximo en favor de la serie de turno por su grandiosidad y por lo mucho que le cambia la vida a uno. O algo.

Hoy día la televisión (perdón, Internet) está lleno (petado) de series. No se sabe con precisión, pero un buen día este sano producto comenzó a expandirse como pólvora hasta alcanzar una cuota de producciones que se cuadriplicó como mínimo. Antes, quizás, las series eran más como una apuesta segura para las cadenas de mantener una programación, un intento de definir una parrilla duradera y efectiva que permitiera siempre un número de espectadores asegurados, sobretodo a ciertas horas. Pero la llegada de la red de redes permitió al ser humano común descubrir aquello que siempre había estado ahí cual Mito de Cthulhu o de Maine, aumentando de repente el interés de consumir capítulos como si fueran papas. Frente al cine standard, supone acostumbrarse a unos personajes fijos y a una historia que, aunque mucho más lenta, puede llenarse de detalles y situaciones como si de una novela se tratase, no habiendo tantos límites pero sí el riesgo de incontables alti-bajos.

A continuación viene desvirtuar, como bien promete el título. Para la ocasión he llamado a tres amigos imaginarios que escribirán sus impresiones de toda serie de moda, o de las que tengan su cierta relevancia. Ellos son “THE FAN” (o DA FAN), “El Gafapaster Hedonista” y “El Chipilifláutico”. El objetivo de estos tres peculiares es intentar resumir o definir los comentarios que se pueden llegar a verter sobre series a base de críticas, defensas y un tercer concepto indefinible o del que quizás no queremos saber mucho. Claro está, quizás esté todo escrito un poco exagerado, pero hasta la exageración intenta tener su base en la realidad.

Si lo llego a saber me pongo antes a hacer películas.

Leer el resto de esta entrada »

Crisis en las minorías infinitas

Publicado: octubre 15, 2013 de Fosforo en Libros y comics

En mi absoluto apoyo a las minorias, esto es, los blogueros que seguimos publicando en nuestros blogs y no en los de los demás, me he olvidado mencionar lo obvio. Que este post no es mio, es de Superlayo al que a este paso le vamos a tener que hacer un monumento por aquí.

El miedo/odio a lo diferente es una cualidad muy propia del ser humano, que lo ha acompañado durante toda su existencia. Casi podría interpretarse como un instinto atávico dirigido a la supervivencia; de hecho, y aunque muchas veces se le intente darle un sesgo de razones objetivas para sustentarlo, es básicamente irracional. Y fruto de este sentimiento nacen líneas de pensamiento tan variadas (y sin embargo tan semejantes, si no interrelacionadas) como la xenofobia, el racismo o la homofobia.

Y pese a que todos somos un poco racistas, incluso entre las mentes más preclaras (decía Schopenhauer que todos los continentes del mundo tenían monos y Europa franceses, lo que nos compensaba), pocas cosas resqueman más como que a alguien te llame racista (salvo, quizás a aquellos firmemente convencidos de que su odio es legítimo). Y lo gracioso del tema no es que determinados temas hagan saltar el sentido racista de las personas, sino que incluso razonando tus opiniones, es difícil no quedar como un reaccionario o un ultraconservador. Y me refiero a situaciones en las que, invirtiendo los roles, esas personas probablemente se indignasen.

¡Mi sentido racista cosquillea!

¡Mi sentido racista cosquillea!

No olvidemos en ningún momento del post que voy a referirme a unos segmentos de la cultura popular, el cómic americano mainstream y sus adaptaciones cinematográficas, principalmente, que son especialmente proclives al fanatismo de, valga la redundancia, el fandom. Un mundillo con especial poca coherencia con respecto a sus opiniones en torno al cambio (se quejan del inmovilismo en torno a las ideas básicas, consumen en masa productos con dichas ideas y sin embargo alzan la voz en muchos momentos de novedad) y especialmente susceptible con respecto a las adaptaciones al cine de sus héroes preferidos.

Porque, no lo olvidemos, el cómic norteamericano es esencialmente superhéroes (sin despreciar la singular importancia en su mercado de las tiras de prensa, la permanencia constante de cómics para un público infantil, o el aparente renacimiento de obras independientes en la actualidad). Y ahí es donde debemos hacernos una pregunta básica: ¿debemos considerar racista al cómic de superhéroes al uso? Es una pregunta que trae cola, porque no sólo deberíamos analizar el estado actual de la industria, sino también sus orígenes, o al menos aquellos que fundamentan su imagen en la gran pantalla.

Voy a centrarme en el caso de la editorial Marvel (seno de personajes tan conocidos como los Vengadores, Spiderman, Hulk o los X-Men), por ser el que más estoy familiarizado. Dejando aparte las disminuciones morales de colectivos como el ruso o el chino, cuyas representaciones remarcaban características negativas por motivos político-ideológicos propios de la Guerra Fría (cobardía, traición, deshumanización, odio hacia el American way of life, etcétera), no podemos decir que los cómics de la Silver Age (años 60) en adelante fuesen especialmente racistas… Francamente, sería mucho más fácil acusarlos de sexismo, especialmente durante los 60.

Mucho se hablado de cómo los personajes el cómic de superhéroes representaban una población tradicionalmente wasp, es decir, blanca, anglosajona y protestante. No entraremos dentro de la consideración religiosa, porque generalmente se ha evitado en este tipo de cómics hasta tiempos más modernos (si bien dejando pinceladas de los personajes creyendo en un ser superior, si concretar su fe) a excepción quizás de personajes judíos, que pueden ir unidos también a consideraciones raciales. En este sentido, en ocasiones ni siquiera se explicitaba; Benjamin Jacob Grimm (aka la Cosa, de los 4 Fantásticos) posee un nombre que indica una clara procedencia judía (como lo eran sus creadores, Stan Lee y Jack Kirby).

Tabla de proporciones raciales en Norteamérica

Año 1960 1990 2012
Blancos 84,7 % 75,7 % 79,96 %
Negros 10,5 % 11,8 % 12,85 %
Hispanos 3,9 % 9 % 15,1 %
Asiáticos 0,5 % 2,8 % 4,43 %
Nativos americanos 0,3 % 0,7 % 0,97 %

Con estas cifras en la mano, ¿podemos decir que el cómic Marvel es representativamente racista?

Es cierto que se daba mucha más visibilidad a personajes “blancos” (que luego podían tener muy distintos orígenes, EEUU es un país de inmigración), pero esto no impedía que las minorías fuesen tratadas con respeto. De lo único que se les podría acusar sería de estereotipar algunas minorías, pero no de forma denigrante, y en paralelo a otras formas artísticas de la época.  Constante sería, sin embargo, la lucha contra organizaciones racistas desde finales de los 60 (como los Hijos de la Serpiente) y el interés por temas sociales afines a las minorías.

No olvidemos que Marvel creó al primer superhéroe negro (y no afroamericano, sino directamente africano), Pantera Negra (1966, al que llegó a integrar en los Vengadores, los autoproclamados héroes más poderosos de la Tierra dos años después), y a finales de los sesenta incluyó en una de sus series más populares (Amazing Spider-Man, 1967) a un importante editor de color en el Daily Bugle, que actuaba como contrapunto no cómico, sino de la razón, para el furibundo J. Jonah Jameson.

Wyatt Wingfoot (1966), originario de una tribu india, se integró durante años como mejor amigo de la Antorcha Humana durante su etapa universitaria, y actuó como importante secundario en la colección de los 4 Fantásticos durante años. Ya durante la blackplotation podemos encontrar personajes como Luke Cage (1972), como socio de Danny Rand, un occidental que sin embargo representaba una muestra del acercamiento cultural hacia la ficción de corte oriental.

Luke Cage, en pleno estilo y lenguaje de la blaxplotaition setentera.

Luke Cage, en pleno estilo y lenguaje de la blaxplotaition setentera.

En español, bien podría haberse traducido como ¿Dónde está mi pasta, gangsta’?

Esto ya suponía alejarse ligeramente del racismo con respecto a la “amenaza amarilla” que se promovía durante la Guerra Fría; la mala prensa de la guerra de Vietnam  (tema tratado explícitamente en la serie más a pie de calle de Marvel, Amazing Spider-Man, en donde un secundario, Flash Thompson, llegaría incluso a salir en 1972 con una vietnamita, Sha Shan, que conoció durante el conflicto). Llegarían a tener su propio héroe propiamente oriental, Shang-Chi (1973), que no obstante bebía de este tipo de clichés más propios de principios del siglo XX (el padre del heroico maestro del Kung-Fu era en realidad el malvado doctor Fu-Manchu, aunque desde entonces nunca se mencionara explícitamente por problemas de derechos). Leer el resto de esta entrada »

Drama en las redes sociales

Publicado: octubre 12, 2013 de Fosforo en Opinión

El drama, por ridículo que nos pueda parecer, es la fecha de lanzamiento de Pokemon X/Y, los dos nuevos cartuchos de la célebre saga de videojuegos de la casa Nintendo. Por resumirlo mucho, la esperada nueva edición de la franquicia tiene como fecha mundial de lanzamiento el día 12 de Octubre. Lo cual de por sí parece un poco raro, dado que dicha fecha de lanzamiento es un Sábado. Pero bueno, no importa. El caso es que el día 12 de Octubre es, mira tú por dónde, fiesta nacional en España. No abren los comercios, o al menos, no deberían abrir. Y eso dio lugar a unos rumores. Jugosos rumores. Que los comercios iban a transigir y venderlo el día 11, entendiendo que no lanzarlo el día 12 condenaría al lanzamiento, dado que el 13 es Domingo, a dos días de atraso, el 14 de Octubre. Y aquí y ahora, aquél al que le pareció ridículo pero se queja de que las películas se estrenen en España un par de meses tarde, o aquellos que se quedaron hasta las tantas viendo el famoso finale de Lost en TV, que dejen de reirse. Los demás, en su justa medida, tenemos derecho a sonreirnos ante la trivialidad de un par de días de atraso en el estreno de un objeto cultural. Os veo venir, gente del capítulo de Lost, que si los spoilers, que si bla bla bla. Nada. Es el mismo caso. A callar.

No obstante, Nintendo no autoriza a las tiendas a adelantar el lanzamiento, y comienza la movida. Primero, con gente reclamando su sacrosanto derecho a comprar el juego el día del lanzamiento, como si fuese este un derecho imprescriptible del ser humano (y si no, les denuncias). Otros, los de siempre, echando pestes del comercio, de Nintendo, de España o de la Hispanidad. Y algún otro reclamando que las tiendas abran ese día, día festivo nacional, para poder hacerse con el juego en el día del lanzamiento.

1¿Se pueden imaginar lo que pasó? Pues efectivamente, que muchos comercios, desde pequeñas tiendas hasta grandes superficies como Carrefour empiezan a vender de tapadillo… o eso se rumorea. El día 11, y el día 10, y el día 9… ¡Caramba! Sin embargo, dos empresas se niegan a vender el juego antes de la fecha de salida. Y a pesar de que estos comercios, por lo que se rumorea, van a abrir el día 12 para venderlo (cosa que me parece mal, abrir un puñetero festivo nacional puteando a los trabajadores de las tiendas), esa ya no es la guerra. Ahora la cosa no es que queramos que se estrene el día indicado. Queremos tenerlo antes que nadie. Otros ya lo están vendiendo. VENDEDNOS NUESTRO POKEMON X/Y AHORA.

Ojo con Pokexperto, web de referencia de los fans de Pokemon, apoyando el fraude.

Ojo con Pokexperto, web de referencia de los fans de Pokemon, apoyando el fraude.

Hay que decir en favor de la humanidad, que no todo el mundo comparte esta catastrofista forma de ver las cosas. Pero muchos sí, y la cosa se empieza a poner tensa cuando algunos twitteros empiezan a subir tickets que, supuestamente, acreditan la venta del juego. Y digo supuestamente porque las “pruebas” o bien no son tickets de España o bien aparecen sin el nombre del producto. Pero sirven para azuzar las llamas de las redes sociales. La gente quiere su juego, y acosa a GAME y a Media Markt para que pongan a la venta el producto antes de tiempo, como hacen “las tiendas pequeñas”.

Estamos ante un problema de imagen. La gente se pone brasas, y a pesar de que Media Markt tienen razón en hacer las cosas de frente y no vender de tapadillo el juego de Pokemon, esto está creándole un desgaste a las empresa en forma de docenas de comentarios negativos en las redes sociales. Y entonces llega el CM de Media Markt, esa figura del nuevo mundo de Internet al que asociamos con @ifilosofia o con lo peor del “no tienes un trabajo porque eso no existía hace 40 años”  (o con Randy… y no hay nada peoo que Randy). Podría hacer muchas cosas. Contar la nueva promoción de la tienda para los días siguientes. Hablar de la participación de la tienda en un sorteo de televisiones… pero en su lugar opta por esto, ya de buena mañana:3

¡Catampum! Lo que antes era gente enfadada porque no les venden el juego 3 días antes de la fecha oficial se convierte, de pronto, en una marabunta de personas ofendidas asegurando que Media Markt se está burlando de ellos. La cosa sigue con gente muy enfadada exigiendo al CM que pida perdón y gente razonable apoyando como pueden al pobre tipo. Que no se deja amedrentar. Entonces empiezan a llegar los famosos tickets, y este, en lugar de ignorarlos, los retuitea mientras desmonta uno por uno el lugar de procedencia. Uno es canadiense, otro italiano, otro de Andorra… ¿y el que no tiene procedencia? Algún usuario le asegura que es comprado en el Carrefour de Pulianas, en Granada. El CM se lo toma a cachondeo y tuitea:4

 Y no para ahí. Le pide a Ryanair que le informe sobre el precio de viajes a Canadá, Italia, Andorra y Pulianas, sigue animando a la gente a mandar sus tickets y retuitea tanto a personas enfadadas como a gente que ya ha entrado en el juego. De pronto, un problema de imagen se ha convertido en una batalla campal entre personas que aprueban o desaprueban la actitud del CM de Mediamarkt, y pasa paulatinamente de hablarse de Pokemon X/Y para hablarse de #FranLlamas, el usuario que se dedica a bombardear las menciones de Media Markt y GAME con los famosos tickets y crónicas marcianas sobre su búsqueda de la tienda que lo tenga a la venta antes de plazo. Por suerte, el tal Francisco se lo toma a risa y entra de buena gana en el juego.

De pronto, el peligro de imagen, el daño que estaba sufriendo Media Markt por respetar las fechas de salida ya no importa. Solo es una oportunidad de ganar seguidores, una oportunidad de hacerse ver en las redes sociales, una oportunidad de afianzar esa imagen de marca “gamberra e inteligente” que promocionan. Y sobre todo, es su forma de decirle a las redes sociales “Ey, miradnos, no tenemos un Bot como CM, ni a un trabajador desmotivado, nos hemos tomado la molestia de contratar a alguien ingenioso para que interactue. No os lo perdáis”. No sigas a Media Markt porque te gustan sus ofertas. Sigueles porque te hace gracia, y tu interés por las ofertas que comenta llegará sola. Eso sí sirve para ganar clientes, y no que los compradores fieles hagan mucho follow. La cosa llega a su culmen con un tuit de lo más tontorrón:5

Y sorprendentemente, la gente que ya estaba enfadada porque no vendían Pokemon X/Y antes de la fecha de lanzamiento, y que seguían enfadados porque “se burlaban de su desgracia”… ¡Se enfadan por esto también! Que les ha llamado POKEMON. Les ha llamado POKEMON, y no Pokemaniacos, o Pokenerds o Pokelocos. ¡Menuda desfachatez! Más y más menciones exigiendo que le despidan (lo cual tiene poco sentido, dado que la persona que lee esos tuits es el CM, que poco interés tendrá en ponerse a si mismo de patitas en la calle), ante las cuales otro podría echarse atrás. Podría acojonarse. Pero no lo hace, porque él sabe lo que está haciendo. Y sigue. Y en medio de una ola de retuits de gente indignada por haber sido llamados Pokemon, acusaciones de ser fan del GTA V y cosas así, suelta la traca final:

6De pronto el CM de Media Markt es el Dj de una fiesta loca de personas usando el hashtag creado para la ocasión, y él desde arriba se dedica a inventarse nombres para repartirlos a todos los usuarios que lo piden a través de #FranLlamas. Ya no estamos hablando de la fecha de lanzamiento de Pokemon X/Y, estamos hablando de una comunidad que se lo está pasando teta mientras el contador de followers crece a toda pastilla, las menciones positivas se multiplican ahogando a las negativas y hasta le hacemos una página de fans al tipo, porque nos lo está haciendo pasar bien. Un CM de Twitter no es la voz oficial de la tienda ni nada por el estilo, es alguien que tiene que hacer más atractiva la imagen de la marca a través de las redes sociales. No tiene que ser seria, ni formal, ni rigurosa, tiene que ser lo suficientemente interesante como para que le quieras dar al botón de Follow.

Eso es capear una crisis de imagen, eso es crear una personalidad virtual atractiva que puede atraer a personas, eso es convertir en oportunidad lo que originalmente era un problema, con una solución ingeniosa que no te obliga ni a traicionar la confianza de Nintendo ni a fingir que no existen las críticas negativas.

7Y finalmente Nintendo da luz verde a sacarlo el día 11 como se había dicho en un principio, sacas el juego y la gente va y lo compra. Es lo que hay. No os fiéis del enfado momentaneo de la gente por twitter clamando al boicot contra una tienda por motivos triviales.

Media Markt basa su imagen de empresa, y toda su publicidad, en un concepto bastante obvio. Lo guay ya no es comprar caro. Lo guay sigue siendo tener un cochazo, un reloj de lujo, una casa impresionante… pero también hay otra forma de ser guay, una forma de andar por casa y que va infiltrando la primera. Ser guay es ser más listo. Ser guay es saber el sitio ese por el que por cuatro euros se come como un señor. Ser guay es saber qué cine, qué taller, qué tienda hace más barato lo que necesitas que hagan. Ser guay es ser un cuñado, de vuelta de todo. Ser guay es “No ser tonto”, no pagar más cuando puedes pagar menos por lo mismo. Ser guay es comprar marcas blancas de calidad y que le jodan a las marcas de toda la vida. Ser guay es tener un cochazo, pero habiendo pillado un chollazo del que puedes presumir.

"Petarlo" que dicen los modernos.

“Petarlo” que dicen los modernos.

Lo que mola es llevarte tirado de precio algo con una desconocida puja de eBay, o pillar un Humble Bundle, o tantas otras cosas que básicamente consisten en comprar rápido y comprar barato. No comprar peor calidad por bajo precio, eso es de pobres. Lo guay es tener lo que tiene tu vecino, pero haber pagado menos porque tú sabes. “Yo no soy tonto”. Y Media Markt lo sabe. Mientras sigan vendiendo más barato, la gente seguirá pasando por caja, porque es mejor comprarte un ordenador allí que en El Corte Inglés. ¿Qué necesitan? Que la gente sepa que comprar ahí es más barato. Publicidad en los buzones, en la televisión, en grandes carteles, en las redes sociales. Lo demás viene solo.

En realidad muchas de las cosas “de marcas” de Media Markt se venden al mismo precio que en otros sitios, y lo que es barato es de marcas “nisu” de fiabilidad aleatoria. Sus promociones no son siempre completamente sinceras, como sus jaleados “Días sin IVA” que no son tales, ni tampoco venden a precios equivalentes a una verdadera ausencia de impuestos, o sus rebajas para las que días antes han subido todo de precio. Hay muchos puntos oscuros en la promoción y las formas de Media Markt. Pero hay que reconocerles el acierto inconmensurable de haber contratado a una persona inteligente para gestionar sus redes sociales.

Por cierto, a mí Pokemon X/Y como que me da bastante igual y ha logrado que escriba un post sobre el juego…

En Defensa del Autor

Publicado: octubre 3, 2013 de Nubis en Opinión, Uncategorized

(Este artículo se complementa con el texto y vídeo situados aquí) .

¿Por qué crear? Una pregunta poco realizada ya que realmente no es necesaria. Crear es innato, o así lo es al menos en casi todo ser humano; por lo que la creatividad va ligada a nuestra existencia, principalmente a la evolución. Sin la capacidad de crear, aún seguiríamos en los árboles quitándonos mutuamente los piojos. Al menos habríamos evolucionado para ser los mejores en eso… aunque incluso ésta acción requiere de cierta creatividad.
Por ello se antoja una sensación de injusticia frente al concepto “crear”, a veces ignorado por pura costumbre, no analizado como debiera ser bajo el valor que realmente merece y que se ganó con creces.

Hoy día es fácil crear, ya sea cualquier pequeña obra de arte en la escuela o banalidad del momento con las servilletas de la cafetería. Aunque puede que no sea lo correcto decir que es fácil crear, si no que ahora hay sencillamente más acceso; pero que mucho más. Las posibilidades de cada persona van en aumento conforme pasan las generaciones y se va logrando que la vida moderna sea más justa para todos (al menos en el sentido de comodidad y ocio). Aquí se llega al punto en que el arte, sinónimo de crear, se ha adaptado a todos los niveles. Donde antes crear era digno de unos pocos escogidos “porque los dioses así lo querían”, pasando por la gente adinerada que contrataba (o casi esclavizaba) a artistas que se habían entrenado desde niños, hasta la actualidad donde cualquier chaval puede ir con videojuegos o navegar por una web para modificar a su personaje desgastado favorito, con la capacidad de ser pintado de toda manera imaginable y con mil complementos imposibles de asimilar o recordar al completo.
Ya ven, antes el don/talento de un artista era considerado único (y lo sigue siendo, como una huella dactilar), y por ello se usaba para tareas algo más nobles o bastante importantes. Ahora los artistas están al servicio de quien se preste, o por amor al arte y al suyo propio propagado por cada esquina del planeta. Ya ven lo de Mozart, que compuso casi exclusivamente para soberanos de países, comparado con su homónimo actual Justin Bieber, que lo hace para toda la masa como si cada persona fuera un emperador en sí. Leer el resto de esta entrada »