Archivos de la categoría ‘Internet’

Derechos como Autor

Publicado: noviembre 14, 2013 de Nubis en Internet, Libros y comics, Opinión, Webcomics

La vida mismaSuceso ocurrido a Fedde Carroza (Runnimen). Dibujante de La Legión del Espacio.

Tema que cualquier autor que lleve cierto tiempo se precia de hablar. Tarde o temprano se debate: el derecho a cobrar encargos y/o comisiones.

Con el Internet de hoy día tenemos la facilidad de ofrecer un producto a más velocidad y mayor rango de interesados o potenciales clientes. Hay una comunidad para cada ámbito artístico, donde el dibujo puede que sea el rey con páginas como Deviantart. La operación es fácil, tú ofreces tus servicios varios y un ser humano de igual condición se acerca con billetes digitales en mano clamando alguna de tus obras para su colección personal. El trato suele ser secreto en un principio, desvelándose al final si el cliente decide que el dibujo se publique en la página del autor o no. Muchas veces el dibujo se queda oculto debido a su naturaleza… subidilla, donde igualmente el trato es satisfactorio por ambas partes. Uno por dibujar tetas, el otro por obtenerlas (aunque sean de papel y/o digitales).

Aquí comienzan las discusiones, normalmente entre gente que no está metida en el mundillo, ¿se tiene derecho a ir cobrando por ahí a pesar de no ser técnicamente profesionales? Algunos dibujan como tales aunque no tengan trabajo ni titulación para demostrarlo, mientras que otros dibujan más reguleros (por falta de práctica y tiempo, lo sabemos) y sin embargo tienen su público y se ganan su dinero por poco que sea. La culpa no es del autor, y hay un dicho arcano que confirma la regla: “El Cliente Siempre Tiene la Razón”. Así que si quiere Futta, tendrá su ración de Futta…

Lo que muchas veces no se ve es el tiempo invertido hasta llegar ahí para considerarse como artista. Las horas que hay que echar para tener un estilo que caracterice, un dominio de las proporciones o el “mero” hecho de hacer un paisaje o fondo. El que pide no suele ver eso, y se siente en el derecho u obligación de exigir un Davinci como si eso fuera cosa de cinco minutos. “Si dibujas monigotes, ¿dónde está el trabajo ahí?” puede pensar el acusador, pero lo que no sabe que hasta dibujos en apariencia sencillos o de estilos más caricaturescos llevan detrás también sus horas de trabajo y perfeccionamiento, que también se rigen por las leyes del dibujo como las proporciones, colores o geometría, que hasta el dibujo más tonto come tiempo, y eso es lo más importante para una persona, y más si está regalando para que tengas una diminuta parte de su ser. Como ejemplos claros tenemos los libros, donde algunas novelas se tardan años con tal de que queden perfectas, para luego ser leídas en pocos días. Esto no se aprecia ni por asomo, y a la hora de valorar una obra no se suele ver ese tiempo invertido detrás, esa locura de detallar y perfeccionar por parte del escritor que se aplica. Después de todo es como la cocina (dedicado a Sheap), y te puedes tirar una hora cocinando para luego ver como devoran en cinco minutos todo ese trabajo, a veces sin un gracias o con un “¿no hay más?” que activa el tic nervioso del ojo. Lo suyo como autores es intentar que llegue al mayor número posible de público, para así comenzar a notar que merece la pena todo el trabajo invertido.

Éste tema es más conocido en el ámbito musical, donde los locales suelen contratar a los músicos como si fueran gente que se gana la vida con poco esfuerzo, que cobrarán sólo en cerveza porque lo suyo es llegar, tocar e irse. Claro queda, ese señor que contrata no ve las horas de ensayo que hay detrás, el coste de todo el equipo, el montaje y desmontaje de dicho equipo y, principalmente, la molestia y tiempo de ir y venir, de quedarse el tiempo que haga falta para cumplir con la función. Todo eso no se suele ver, y me temo que aún costará de hacerse ver, y más como presenta el país el tema cultural. Mientras que otros países de Europa aprecian hasta la última molécula artística, aquí está de lado al igual que le pasa a la ciencia, pues no da el dinero que los políticos desean a cada minuto de su vida. En otros lugares son conscientes del potencial del arte y la cultura, de su importancia para educar a la sociedad, de mejorarla y completarlas como personas, de la motivación y liberación que brinda… incluso hay científicos que se inspiran gracias al arte, demostrando desde hace tiempo que la ciencia y el arte no tienen porque ser incompatibles (Julio Verne, Asimov y Einstein como rápidos ejemplos). Pero, aunque hayan habido infinidad de impactos culturales (en ocasiones hasta mundiales), parece ser que lo mejor es ignorar, cortar subvenciones y mirar hacia otro lado… por eso mismo hay tanto artista pidiendo y alegrando las calles o, como en el caso que nos acontece, vendiendo su trabajo por la red de redes.

Volviendo al tema, hay también casos sangrantes por parte del autor que vende, por supuesto, como uno que no olvidaré en mi vida de una tienda de fotografía que ofrecía “una caricatura de tu foto” por 80 euros… entonces mirabas las muestras y te dabas cuenta que habían aplicado un efecto de Photoshop que cualquiera puede hacer en su casa en cinco minutos sabiendo un mínimo. Tema relacionado son los papeles en las paredes con números de teléfono de supuestos informáticos que por 20 euros te formatean el ordenador… Al igual que hay clientes inconscientes o demasiado exigentes, hay vendedores sin escrúpulos, donde son conscientes de que el cliente no siempre va a saber y entonces hay que aprovecharse de eso. Por suerte el número es cada vez menor, pero de mientras lo suyo es aprovechar todo lo posible, porque ya que estafan en las altas esferas, las pequeñas no iban a ser menos.

Del porqué un autor tiene que mendigar o hacer comisiones para sobrevivir es por la clara cantidad de artistas que hay. Pero hay mucha más cantidad de clientes potenciales, por lo que la repartición no tendría porque ser injusta, y más cuando cada uno tiene un tipo de gusto y siempre habrán autores únicos que se dediquen a esa clase de satisfacción (no tenemos porque pensar en cosas guarras, nos podemos estar refiriendo a estilo barroco, paisajes, animales… ¿no? ¿No…? Vale, no). Pero entre este reparto de bienes y derechos también hay injusticias, y cosas en apariencia banales como el apellido o ser sobrino de un tipo con influencias, logra que la balanza cambie radicalmente. Un artista puede ser lo talentoso que sea, puede ser la reencarnación del Renacimiento en persona, pero si no se apellida “Mariscal”, se va a tener que comer los mocos para cenar casi todos los días que le queden, a menos que de repente se aprecie como se merece y pueda ganarse el honor, cosa que no suele suceder, o al menos no tanto como debería. Ya se ve, si tu abuelo hizo la mili con un magnate de los automóviles, ten por seguro que podrás trabajar en la oficina de su fábrica sin estudio alguno, con contrato y cobrando bien. Al menos en el tema de vender el trabajo por Internet no está tan injusta la cosa, porque los visitantes son los interesados y tienen la última palabra en cuanto qué les parece de su agrado y qué no, teniendo todo autor que currárselo para poder llamar un mínimo la atención. “A ojos de la Red todos somos iguales” podría ser un buen dicho cibernetero.

Hay otro tipo de artistas que más o menos sufren el mismo destino como son los músicos esporádicos de televisión. El caso de Operación Triunfo es el más conocido, por ser el primero de programas de este estilo en nuestro país, y de esos sitios surgen artistas de usar y tirar, donde su suerte se acaba tarde o temprano según el capricho de la empresa (salvo contadas excepciones, claro). Aquí no se puede considerar una rabia como la de tener familia pero tampoco un mérito como el ganarse el pan vendiendo tu arte por doquier, simplemente se puede tomar como una carrera de la que sacar todo lo que se pueda hasta que gane la tortuga. De todas formas, imagino que los Triunfitos desconocidos tendrán hoy en día su lugar entre orquestas profesionales donde poder cantar hasta jubilarse, o morir ahogados en su propio vomito (pero sin ser recordados).

En resumen, el cliente es el que tiene la última palabra, y por mucho que un autor pueda llegar o no a la altura, no es culpa suya, si no de las expectativas de quien requiere los servicios. Hay de todo, claro, como clientes obcecados que pagan comisiones por un precio del que podrían obtener algo mejor (o incluso más barato) si simplemente se preocuparan en buscar. Internet es demasiado grande e infinito, y es tontería quedarse en un pequeño lugar por muy cómodo que sea.

Luego hay autores que son estafadores, pero por suerte se les suele ver el plumero enseguida. Aun así se suele caer en la trampa, pero eso ya es asunto del cliente que pagara 80 pavazos por su cabeza deformada y sonriente. Ahora en serio, alguien habrá comprado eso…

Anuncios

Cronofagia

Publicado: octubre 31, 2013 de Nubis en Internet, Opinión, Uncategorized

María la vaca pastaba sin cesar, ni cesar o cesar. No tenía manías, le gustaba lo que tenía a pata: hierba fresca verde. No había variedad, ¿pero para qué más? Si estaba buena y daba lo que todos sus caprichosos estómagos pedían, que no era poco. Ni siquiera se había planteado tener hijos, mas que nada porque no había ningún toro cercano que la quisiese empujar.

Un día, entre tanto pastar, llegó a un límite. No era que se hubiera acabado nada, era sólo algo sólido frente suya, insistente en quedarse en el sitio. María tardó días, quizás semanas, en analizar y terminar de comprender qué era aquello, todo con cara de campeón de poker, masticando de una forma que hasta parecía que rumiara todo el tiempo la misma brizna de hierba. Por fin fue que, como inspirada por la luna de aquella noche como demostró una sonrisa dentada de mamífero entre graciosa e intimidante, se dio cuenta de que eso se podía mover hacia delante, como una especie de pared que se convertía en agujero móvil, balanceándose impaciente como si la invitara a pasar con deseo y de forma muy nerviosa pero hipnótica. Hizo caso a ninguna palabra que se oyera y avanzó…

La cronofagia se define como la acción que realiza un cronofago, alguien que devora el tiempo, ya sea el propio o incluso ajeno. Es entonces que relacionado con ello existe un arte elemental del ser humano que durante generaciones hemos ido perfeccionando: ser enemigos de uno mismo. En este caso trataremos específicamente una de sus mil maneras de auto-matarse (que no suicidarse, aunque también), como lo es el arte de crear zonas de comodidad.

Toda persona en su búsqueda de la perfección necesita de seguridad, de saber que tendrá para comer y mantener a su familia, de darle de beber al coche y a la garganta con agua embotellada o de los bares. Se añade asuntos como el ocio o los cursos que ayudan a ganar dicha seguridad; incluso temas que poco aportan pero sin los cuales no podríamos vivir, como lo son el tabaco, el sexo o la hipoteca. (más…)

Desvirtuando Series, Parte 2

Publicado: octubre 18, 2013 de Nubis en Internet, Opinión, Televisión

(Efectivamente, continuación del artículo del jueves sobre series, fans y descargas. O algo así).

Juego de Tronos:

*THE FAN: ¡Tyrioooon! ¡Tyrioooon! ¡Mi personaje favorito de todos los tiempos! Y eso que al principio no le hice mucho caso. ¡Menudo dibujo me he marcado de él! También me gustan mucho Jon Nieve, Arya, Daenerys… ¡Hay tantos personajes chulos! Y no paran de aparecer más y más… al final es un lío, pero gracias a mi super-guía definitiva que se actualiza por cada nueva temporada estoy al día de lo que pasa y deja de pasar. Algún spoiler me he tragado, como lo que se va a tragar cierto rey, pero no importa, porque igualmente mola mucho verlo. A ver si me pongo de una vez con los libros, porque los tengo todos, ¿sabes? Ahí, entre las tazas y el sujetador oficial de Cersei… ¿no me digas que tú no tienes todo eso? Pse, novato…

*Gapaster Hedonista: De las mejores adaptaciones posibles, demostrando que el propio autor original debería siempre participar para logar un resultado notable, o incluso mejor, en bastantes aspectos. A pesar de ser una serie de trama “compleja”, ha sabido calar en la mayoría de mentes medias, imagino acostumbradas a todo tipo de tele-novelas mediocres, tan llenas ellas de nombres compuestos y traidores, entre símiles de esta obra que, aun sin haberse terminado siquiera de escribirse la saga de libros, llegará a inmortal. Por mi parte no lo apoyaré hasta que no lea el último libro o vea el último capítulo de la serie, por si le da por morirse al lujurioso autor que celebra a menudo fiestas en honor (a costa) de sus fans.

*El Chipilifláutico: Creo que es la única serie de hablar que me gusta. ¡De verdad! Hay tanta gente, y tan variopinta… el problema son los nombres, deberían haber sido nombres reales, que así uno no se aclara. Pero da igual, les veo y ya está, aunque me da un poco de miedo, porque personaje que me encariño ¡ZASCA! Lo echan de la serie matando a su personaje, ¡qué mal pagado debe de estar eso de ser actor de una serie! Aunque menos mal que hay actores que no se quejan tanto y se mantienen, los cuales es fácil coger como favoritos. La verdad que la serie esta no te deja ni un momento de respiro, entre que no paran de matarse y fornicar entre ellos (a veces en ese orden) y que siempre les salen más y más problemas… ay, que dura seria la vida si realmente fuera así. Gracias a Dios que no nací en el medievo.

(más…)

Desvirtuando Series, Parte 1

Publicado: octubre 17, 2013 de Nubis en Internet, Opinión, Televisión

Este artículo surge a partir de esas eternas discusiones en medios como Twitter, por esas guerras virtuales que suceden entre fans (esos adorables bichitos que comen, cagan y a veces procrean), que se encienden al máximo en favor de la serie de turno por su grandiosidad y por lo mucho que le cambia la vida a uno. O algo.

Hoy día la televisión (perdón, Internet) está lleno (petado) de series. No se sabe con precisión, pero un buen día este sano producto comenzó a expandirse como pólvora hasta alcanzar una cuota de producciones que se cuadriplicó como mínimo. Antes, quizás, las series eran más como una apuesta segura para las cadenas de mantener una programación, un intento de definir una parrilla duradera y efectiva que permitiera siempre un número de espectadores asegurados, sobretodo a ciertas horas. Pero la llegada de la red de redes permitió al ser humano común descubrir aquello que siempre había estado ahí cual Mito de Cthulhu o de Maine, aumentando de repente el interés de consumir capítulos como si fueran papas. Frente al cine standard, supone acostumbrarse a unos personajes fijos y a una historia que, aunque mucho más lenta, puede llenarse de detalles y situaciones como si de una novela se tratase, no habiendo tantos límites pero sí el riesgo de incontables alti-bajos.

A continuación viene desvirtuar, como bien promete el título. Para la ocasión he llamado a tres amigos imaginarios que escribirán sus impresiones de toda serie de moda, o de las que tengan su cierta relevancia. Ellos son “THE FAN” (o DA FAN), “El Gafapaster Hedonista” y “El Chipilifláutico”. El objetivo de estos tres peculiares es intentar resumir o definir los comentarios que se pueden llegar a verter sobre series a base de críticas, defensas y un tercer concepto indefinible o del que quizás no queremos saber mucho. Claro está, quizás esté todo escrito un poco exagerado, pero hasta la exageración intenta tener su base en la realidad.

Si lo llego a saber me pongo antes a hacer películas.

(más…)

Odio las listas

Publicado: julio 1, 2013 de Fosforo en Internet, Libros y comics

Odio las listas. Odio las recopilaciones. Las odio por muchos motivos distintos, pero sobre todo las odio porque tienen mucho menos valor del que realmente se les da. Una lista de “Los 50 más mejores cómics del mundo mundial” que se popularizó desde una web basada en hacer listas ha acabado dando lugar a que todos los aficionados al medio nos lanzásemos a redactar la nuestra propia. Y si bien seré yo el primero en admitir que tengo una lista bastante avanzada (y que me discuto a mí mismo constantemente) y que he disfrutado leyendo algunas, llega un momento en el que me siento saturado.

Frank miller, Frank Miller, Frank Miller... ¡Ah, y también algo de Frank Miller!

Con permiso de Las Crónicas PSN y blip.

Y la cosa empeora cuando en una lista tras otra me encuentro con situaciones que se me antojan totalmente inverosímiles. ¿Soy el único que tiene un autor fetiche del que recomendaría 10 cosas en una lista de 50? ¿Es una lista de tus  50 favoritos, o de 50 recomendaciones, o solo de 50 cómics que te apetece decir que están muy bien? Y es que las listas, al final, no valen para nada, no tienen utilidad. Nadie va a leer una lista de 50 cómics para buscar los 12 o 16 que no conoce, ni a nadie va a aportar gran cosa leer 50 reseñas breves y llenas de cumplidos sobre 50 cómics que ya ha leído. Una lista puede cambiar de un día para otro, de una hora para otra. Una lista es sencillamente un intento vano de poner orden en un caos.

Pero quería comentar algunas de las cosas comunes que he visto en estas listas y me han llamado un poco la atención, o me ha parecido que eran dignas de comentar. La primera es que me ha sorprendido descubrir que mucha gente considera un gran cómic Old Man Logan. Es un cómic que me gusta (de un tiempo a esta parte me he ido dando cuenta de que Millar puede que sea de mis guionistas favoritos) pero no lo considero tanto un buen cómic como una buena paja. Old Man Logan es un meneito al pene de los aficionados al Universo Marvel, y más allá de esa fascinación fan que hace que se nos pongan los pelos de punta con las muertes y las situaciones, dudo que nadie pueda encontrarle demasiada gracia.

El fanservice más gratuito e innecesario que he visto jamás en un cómic Marvel.

Old Man Logan trata de un futuro distópico estilo Mad Max en el que los villanos vencieron y asesinaron a los héroes. En ese mundo, Lobezno vive apartado de su anterior vida, como granjero, y no ha sacado las garras durante décadas. Sin embargo, un viaje por los Estados Unidos acompañado de su amigo Ojo de Halcón le pondrá una y otra vez frente al recuerdo de los viejos años de gloria que han terminado trágicamente. Se trata de un recorrido por la mitología Marvelita, muy divertido, pero si rascas te encuentras con una historia previsible, mediocre, tópica y bastante insulsa, con un acto final que incluso para el fan acérrimo es un truño en cuanto aplicas un poco de ojo crítico.

Es un cómic que recomiendo a los lectores habituales de mutantes, Vengadores y demás, pero que no considero nada más que un paseo agradable por ese mundo ya conocido. No es un gran cómic ni es, mucho menos, para cualquier lector. Incluso como recorrido por la mitología de los personajes me parece mejor Siempre Vengadores, de Busiek (Hola Ovi, ¿qué tal?) que no solo aporta una historia más interesante, es que utiliza villanos y protagonistas que, para mí, gozan de mucha más simpatía y despiertan mucho más afecto.

Otra de esas cosas que me rechina bastante, de esas inclusiones raras que acaban por molestar es la cantidad de gente que recomienda La última cacería de Kraven. ¿En serio? Casi parece que a la gente le duele admitir que un personaje tan fantástico como Spidey no tiene una etapa, así, cerrada, lo suficientemente perfecta como para que sea nuestra favorita, de modo que nos tenemos que comer la pretenciosa y estirada historia de Kraven. Como fan del trepamuros no le he encontrado nunca el chiste a este cómic, y creo que estamos ante el clásico “si es muy oscuro y como muy trágico es más adulto, ergo, es mejor”. Me lo he pasado cien veces mejor leyendo cómics de Spidey de los 80 (de los del uniforme negro) e incluso del de JMS (y lo digo como detractor absoluta de los totems araña) que con el farragoso final diseñado para el personaje por DeMatteis.

La pedantería en pijama.

No digo que sea un mal tebeo, pero desde luego no me puedo creer que sea uno de los mejores 50 cómics que se haya leído nadie que lea cómics con frecuencia. Me parece ramplón, absurdamente sobreactuado para ser dramático y sin una pizca de ingenio. Nadie tenía la necesidad de que le contasen que Kraven el Cazador sería un Spider-man muy diferente a Peter Parker. Era OBVIO. De hecho, nadie necesitaba que le contasen una historia en la que Kraven quisiera ser Spider-man. No metería ningún cómic del cabeza de red entre mis 50 favoritos, pero si tuviera que hacerlo, cogería el arco de la muerte de Gwen Stacy y Norman Osborn. Creo que es el mejor final que se ha escrito para un villano de cómic, y la única vez que una muerte en los cómics de supertipos me ha importado de verdad  (de hecho, todas las virtudes de la primera película de Spidey estaban inspirándose en dicho arco).

Un poco algo parecido me pasa con la inclusión casi dogmática de All Star Superman, hasta el punto de hacerme plantearme si la gente lo ha leído o solo lo pone porque parece que hay que ponerlo. No me malinterprete nadie, All Star Superman es un gran cómic, es divertido y mayoritariamente está bien hilado (yo lo pongo en mi lista de 50 favoritos). Aún así, es cierto que el apartado gráfico, que está bien, me resulta bastante anodino, incluso indiferente. Es un dibujante que no me dice nada. Pero me sorprende que ni una pizca de crítica salga nunca con este cómic. Que tiene un capítulo totalmente de relleno con kryptonita oscura que, sí, intenta ser un homenaje al cómic de la Edad de Plata, pero rompe un poco con el tono de la obra en general y a mí me sobra. O el del viaje al pasado, con Clark en Smallville. Si quitas esas capítulo tampoco ibas a notar la diferencia. No es una mala obra en conjunto, pero no me parece que sea la octava maravilla.

Es el nuevo Mesias, porque es un maldito dogma.

(más…)

Webs para expandir la culturilla

Publicado: abril 13, 2013 de Nubis en Drogas duras, Internet

…sin apenas salir de una web.

Y sin entrar a foros siquiera. Este artículo o guía viene ya rondando tiempo por la subconsciencia, siendo planificado poco a poco por la selección de material aquí presentado.

Da rabia escuchar comentarios de que en Internet se puede llegar a perder mucho tiempo o que, sencillamente, no es productivo. Si esto es así… es porque uno quiere, pues parece mentira que aún no se asimile que es la mejor biblioteca de todas.

Tras el obligado preámbulo, paso directamente a métodos recomendables para expandir nuestros conocimientos generales. No se hace asco a nada, de hecho varias veces ni lo seleccionaremos, surgirán por sorpresa porque esa es parte de la gracia: descubrir nuevos conocimientos de los que no teníamos ni idea, y todo por pura suerte del momento. Allá vamos:

 De paso conmemoro la muerte de este

– Página aleatoria de Wikipedia:

La Wiki siempre ha tenido fama de desinformación o de mucho dato basura. Hay más queja de lo primero que de lo segundo, y eso no quita que a día de hoy sea la mejor enciclopedia posible. Imprimirla sería una locura, y tenemos que asumir que se nos será imposible leerla al completo.

Para eso se inventó una opción bien curiosa llamada “Página aleatoria”, ahí situada a la izquierda junto a los demás enlaces. Si pulsamos, podemos descubrir cosas como la región de Tenerife, la de Kanto (Pokémon), el insecto Ootheca longula, sobre Xoxé Ramón Pena… así hasta el infinito. Con dos o tres clicks al día se amplía la mente, muy en plan a esa clase de libros “365 curiosidades para cada día del año”, sólo que en esta ocasión no hay límite. Os aseguro de primera mano que uno puede estar perfectamente horas con dicha opción, y más si gusta de leer.

Ya digo que puede surgir cualquier cosa imaginable, pero siempre se aprenderá algo nuevo.

h

– Ahogandose en la “Blogosfera” de WeblogsSL:

Este cúmulo de blogs están a la última, siempre, y ninguno de ellos es excepción. De sobra conocidos son los blogs “Xataka“, “Blog de Cine” o “Genbeta“, que deben de tener una red de contactos realmente envidiable. Sus temáticas abarcan desde videojuegos pasando por literatura, o incluso de gastronomía a homosexualidad. Creo que incluso siguen ampliando sus blogs. Pasearse por allí es ponerte a la última, incluso de temas que no se controlan. Bien recomendable es ir por aquí y enterarse de nuevas tecnologías que en otros pocos lados nos enteraremos, evitando comprarse ese móvil a la última por saber que en dos meses saldrá uno mejor; o incluso para presumir entre colegas sobre nuevos aparatos. Por otro lado se puede ir aquí y quedarte admirando más de un rato por las exclusivas que presentan.

También se puede enfocar todo este mar como una manera de comenzar en un tema, para iniciarse en un mundillo que no controlemos y que, gracias a la buena información y entusiasmo frecuente en los redactores, podemos contagiarnos e ir poco a poco dominando el asunto. Me imagino que el más complejo es el de economía, pero se descubren cosillas igualmente.

 No sólo de Facebook vive el hombre…

Almas cotizadas

Publicado: marzo 28, 2013 de Nubis en Drogas duras, Internet

El futuro ya está definido, solo hace falta mirar el presente y darle una vuelta de tuerca extra. Para empezar por algo muy cercano y común, tenemos Internet, donde todo ordenador posible se conectará automáticamente a otro super-ordenador o servidor central que tendrá toda ley, costumbre y sentido cibernauta. Ya no hará falta que llames a nadie para arreglar el aparato, pues ese cerebro central repasa diariamente sus miles de millones de conexiones para asegurarse que todas están idénticas y bien, eliminando virus y errores a partir de copias previas de seguridad.

También sucede que el piratear y lo ilegal será imposible, pues el cerebro o la reina de los ordenadores lo limpiará casi al instante; siendo mejorada su velocidad en un milisegundo cada poco tiempo. Es por ello que la policía informática serán ahora gente de acción, paseando por casas sospechosas donde tipos han enlazado sus ordenadores con conexiones anticuadas, y todo para pasar datos entre sí a espaldas del mundo.
El Internet cogerá tanta fuerza que absolutamente cada ser humano estará conectado a ello, quedando como parias aquellos que no pueden. En teoría hay pocos de estos, o debería ser así, pero los datos serán falseados o desinformados para la tranquilidad del ciudadano común, ajeno a los datos reales que podrían alarmarle.

La realidad económica propia son dos tipos de suerte: o naces teniendo o sin tener, una ecuación sencilla pero decisiva a la hora de definir una vida. Estos dos extremos son mundos tan diferentes que barajar una alternativa se hace difícil, tan acostumbrados a lo que viven desde siempre.

Los que tienen abusan de compras que hinchan al gigante económico hasta ver dónde está su límite, para ver como explota y tener que volver a empezar. Ha sido algo que ha sucedido tantas veces, y cada vez con más rapidez, que se le ha terminado llamando “Big-Bang” con una naturalidad un poco escalofriante. Los que tienen, son despreocupados, pues se conforman con comprar lo que puedan y mientras puedan para así tener entretenimiento mientras dure la explosión económica y ésta tenga que volver a subir, comprando de nuevo poco a poco para prepararse para el siguiente “invierno”.

Sus vidas estás reguladas y registradas en lo central, siendo raro aquel que se salga de las acciones de levantarse, estudiar/trabajar y relacionarse días específicos, días donde siempre conocen a su pareja para formar una familia y no ser menos que nadie. No hay otro modo, ¿y qué necesidad habría de ello? Es la seguridad absoluta, siglos de evolución han logrado esa fórmula perfecta que ya no se debe alterar. Saben que así lo central tienen mejor control sobre cada uno; y así debe ser, para que el mundo perfecto siga girando…