Fosforo contra DC

Publicado: julio 8, 2014 de Fosforo en Fosforo contra...

El otro día aproveché que mi cartera de Steam estaba petada de vender skins y detallitos que no entiendo que nadie compre y me hice con Injustice, el Mortal Kombat de DC. No soy muy fan de la saga de videojuegos con gore de baratucho, pero había tenido la ocasión de probar Injustice es la Madrid Games Week y pensé que valía la pena darle un tiento. Quizá la sustitución de los aburridos modelos serie B de Mortal Kombat por personajes de los cómics, unido a unos golpes finales algo más elaborados, acabaron por convencerme de que el sistema de juego no está tan mal, aunque yo sea mucho más aficionado a Street Fighter.Injustice

El caso es que, dejando aparte la carcasa de superhéroes, debo decir que el juego me gusta. Y mucho. El sistema de combate, bastante machacabotones en un principio, juega con una serie de combos bastante sencillos y eficaces, con controles bastante genéricos, que permiten que muy rápido puedas pillarle el truco a cada villano. Las interacciones con el entorno y los poderosos fatalities le añaden algo de gracia y variedad al asunto, y para rematar muchos de los personajes incluyen pequeños elementos propios, como la “caja de sorpresas” de Harley Queen, los distintos estilos de combate de Nightwing o Wonder Woman o las flechas de Green Arrow.

Y hablando de Green Arrow, estas mismas semanas he estado devorando la serie de televisión del personaje, llamada simplemente Arrow. La conclusión que saco es que, joder, muchas películas de superhéroes tienen mucho que aprender de Arrow. Arrow no tiene ningún tipo de complejo con su naturaleza superheroica. Hay personajes, hay guiños, y sobre todo, hay disfraces, máscaras, uniformes y secuaces cuando esto es necesario. Pero también tiene trama, y personajes que se van desarrollando, y romances y dilemas humanos. Puede que haya a quien esto le siga pareciendo demasiado Smallville, pero yo, que soy lector de toda la vida de Spiderman, estoy acostumbrado a que los superhéroes traigan una buena cantidad de carga de amoríos y tramas adolescentes. Y me gusta. Lejos de restarle interés a la serie, le suma puntos y le da la carga “seria y atormentada” sin estropear o impedir las escenas de acción, las máscaras y los superpoderes.Arrow_review_1600-1

A pesar de todo, sigue manteniendo un poco esa nueva marca Warner en el tratamiento de superhéroes, esto es, personajes más serios y los poderes más estrambóticos o inexplicables son cambiadas por cosas más mundanas. El caso es que a pesar de todo funciona, porque sabe cuándo tiene que ser más realista y cuando el público está dispuesto a aceptar un poco más de “magia” y superpoderes. El equilibrio es bueno y la relación de villanos que han ido apareciendo es más que satisfactoria.

De todos modos, no os dejéis engañar por esta valoración, Arrow no es la panacea. Es una serie algo irregular, con capítulos flojos, interpretaciones flácidas en algunos personajes clave y algunas decisiones absurdas por parte del protagonista que permiten avanzar las tramas con más o menos continuidad. No nos vamos a poner picajosos, es una serie entretenida y digna, pero no es 100% fiable. Habrá que ver como avanza, y también cómo avanza su crossover, Flash, al que ya le tengo bastantes ganas. ¡Esta serie ha conseguido que me interese ver una serie de Flash! Es realmente impresionante.

Mi novia de la serie, Willa Holland.

Mi novia de la serie, Willa Holland.

Como se puede apreciar, llevo un mes de Junio bastante deceita, de modo que he aprovechado también para leer unos cuantos cómics y sagas que tenía pendientes. De todos, el que más gana tenía de leer era Batman: Silencio (Batman: Hush), del que me habían hablado auténticas maravillas. Y la verdad es que, a diferencia de Arrow o Injustice, me ha parecido uno de los mayores bluf que he leído en tiempo. Menuda chatarra de cómic. No es que sea malo, vamos a entendernos. Pero tampoco es nada del otro mundo. La verdad es que no me acaba de gustar lo que yo ya he empezado a llamar “La fórmula del Fantasma”, en referencia a la célebre película de animación del caballero oscuro La máscara del fantasma.

Es un esquema algo recurrente en los cómics de Batman. No pasa nada, todos los superhéroes tienen su esquema recurrente, y es bastante normal en personajes con tanta continuidad, construyen clichés y acaba siendo más divertido jugar con ellos que romperlos. Pero en el caso de Batman me saca de quicio, porque “el mejor detective del mundo” es incapaz de darse cuenta de la repetición del cliché. “La fórmula del Fantasma” es, en resumen, la de la película: aparece un personaje nuevo (en muchos casos con relación con el pasado de Bruce Wayne), y más o menos al tiempo aparece un villano nuevo y misterioso con el que el guionista intenta establecer un paralelismo entre él y Batman. Después de mucho rato, y seguramente manipular a uno o dos de los villanos habituales de Batman… ¡Caramba! El personaje misterioso y el villano misterioso son la misma puta persona.00201467_ff8e52d5_580_530419653229e4.85352759

¡No jodas Batman! ¡Eres un genio! ¿Quién lo hubiera creído? Siempre hay un pecado que purgar, o algo. Batman siempre intenta rescatar a la persona de su oscuridad. Siempre fracasa. Menuda sorpresa. Al final es agotador empezar a leer un cómic de tantas páginas y cuando no llevas ni la mitad saber prácticamente todo sobre ello. Debo reconocer que, dentro de “La fórmula del Fantasma”, Batman Hush es la mejor de las versiones que he leído. Incluso guarda un último giro final que no es del todo, no del todo previsible. Y sale Batman zurrando a Superman. A todos nos gusta que Batman zurre a Superman, aunque claro, cuando lo hizo Frank Miller en los 80 aún molaba, ahora mismo ya lo tenemos un poco visto.

Pero sin duda, lo peor del cómic es el tufo a Jim Lee que el propio Jim Lee emite. Por cada composición de página interesante hay otro par bastante mediocres. Por cada postura de aspecto natural y bien hecha hay otras dos que dan dolor de espalda. Por cada rostro bien dibujado hay dos muecas de dientes apretados. No hay duda de que Jim Lee es de lo mejor de su generación, pero reconozcamos de una vez que aquella generación era un desastre. El mejor Jim Lee compite a duras penas, no ya con los clásicos, también con la mayoría de los dibujantes actuales. No entiendo la mitomanía que hay con él, porque a mí en el mejor de los casos me parece un dibujante decente tirando a bueno. Como el propio Batman: Silencio. Nostamal.

La portada más genérica del año.

La portada más genérica del año.

Creo que es la primera vez que hablo de un cómic de DC en este blog. ¿Qué será lo próximo? ¿Ganas de ver una serie de Aquaman? ¿Que La broma asesina me deje de parecer una mediocridad? Esperemos que no.

comentarios
  1. Chuck Draug dice:

    El problem es que en Netherrealm Studios, desde los tiempos que eran Midway, solamente han sabido hacer Poochies de sangre y vísceras. Las nuevas generaciones, con un nuevo Street Fighter, un nuevo King of Fighters, un BlazBlue… ha hecho que se pongan las pilas, tanto con el reinicio de Mortal Kombat (que, sin embargo, sigue siendo un Poochie) como con Injustice. Y eso que para mí Injustice, como juego, es normalito, pero tiene los suficientes detalles para ser interesante.
    Y precisamente la historia, tanto en el juego como en los cómics, de tan puramente absurda, resulta un Elseworld interesante. Al menos, más interesante que más de un argumento de la DC actual.

    Y Arrow… me pasa igual: es irregular, y para mí empezó a trompicones, pero mejora, me va gustando cada vez más, y aun con sus defectos, se disfruta. Porque yo también veo que hay veces que Oliver toma unas decisiones para inflarlo a collejas. Y aun así, me gusta lo que veo, me convence. Eso y que consigue que te interesen cosas como una serie de Flash.

    Por último, no he leído Batman: Silencio, pero la verdad es que cuando no sabes salir de la “fórmula del Fantasma”, como la llamas, acaba cansando. No sé… Batman es más que la “fórmula Fantasma”, abusar de ella cansa, lógicamente.

    Y ahora nos debes una reseña de La broma asesina, aunque sea por la bilis ajena.

  2. Yo me cansé de dar oportunidades a Arrow, pero es que la nulidad como actores de la pareja protagonista (el cachas y la que hace de guapa oficial, aunque la guapa es la hermana de Green Arrow), no me deja disfrutar de las cosas buenas de la serie, que las tiene.

  3. […] fin, ¡y eso que no he hablado de Arrow, ni de Penny Dreadful ni de True Detective! Madre mía, un montón de series. Y para todos los […]