Fosforo contra los X-Men

Publicado: julio 1, 2014 de Fosforo en Fosforo contra...

Vamos a hacerlo así. 2 meses. 2 artículos semanales. Martes y Viernes. Una vez por semana con la sección “Fosforo contra X” con una temática algo más amplia y analizando varias cosas que no daban para post, y el día restante un artículo al que estábais acostumbrados cuando esto actualizaba (más o menos). Dentro de dos meses hacemos balance, no me voy a parar a pensar en si esto vale la pena antes del 31 de Agosto. Espero que lo pasen bien.

El mes pasado terminó la etapa de Jason Aaron al frente de la que se ha convertido en mi colección de Marvel preferida de los últimos 10 años: Lobezno y la Patrulla X, continuación de los eventos ocurridos en el Cisma mutante guionizado por el mismo Aaron. Durante dos años he sido testigo de una aventura sorprendente en la que la combinación de referencias al pasado, personajes nuevos y la formación de mutantes clásicos prácticamente al completo han protagonizado una colección divertida y tierna, llena de momentos emotivos y escenas geniales. El humor y la sensación de aventura han impregnado cada momento, y la sensación general que he tenido ha sido “Esto es lo que uno debería sentir cada vez que lee superhéroes”.

Así de fuerte. Así de bien. No hay muchas más palabras para describir una etapa asombrosa. Su relevo, a cargo de Jason Latour, ha llegado ya a España, y el primer número es, sin lugar a dudas, decepcionante. No sólo porque la trama que plantea no sea demasiado interesante, ni demasiado divertida. También porque en más de 40 páginas no vemos ninguna sorpresa, ningún nuevo estudiante de la escuela, ningún personaje querido al que todos habían olvidado, ni un solo chiste digno de tal nombre. En general tengo la impresión de que el nuevo guionista no ha comprendido el gran valor de Aaron al frente de la colección.WolverineAndTheXMen_4_Cover

El tono ligero de Lobezno y la Patrulla X ha sido clave para seguir la colección. Esa sensación de humor y aventura sin grandes implicaciones morales ni tragedias insalvables, con unos villanos que, más allá de sus historias macabras, están narrados con una frescura distendida que nos hace olvidar que son asesinos de masas. Lobezno y la Patrulla X es ante todo divertida, y supedita casi todo lo demás en aras del entretenimiento. La otra gran apuesta es el desarrollo de la personalidad de nuevos mutantes que están descubriéndose a sí mismos en un instituto. En esto el guión le debe tanto a la primera “nueva” formación de Claremont que no haberlo visto significa no haber leído mutantes en la vida.

42 números después, podemos decir que el gran defecto de esta etapa ha sido su cruce con los distintos crossovers marvelitas, tanto los relativos exclusivamente a los mutantes como el que enfrentó a los X-Men con los Vengadores a cuenta de la Fuerza Fenix. A pesar de que estos eventos tuvieron repercusiones más o menos importantes en la colección de Lobezno y la Patrulla X, y que Aaron ha hecho lo que ha podido por mantener el tono, se nota un bajón de la calidad y una pérdida de parte de esa esencia divertida al tener que enmarcarse en una historia mayor y de tintes más dramáticos y seriotes. Una pena, porque esta circunstancia complica también la futura recopilación de la que, ya lo he dicho, me parece la mejor colección de los últimos 10 años.

Sin duda mi personaje favorito, Quentin Quire.

Sin duda mi personaje favorito, Quentin Quire. Inmaduro, prepotente, inseguro y malvado a ratos.

De paso, mis encuentros y desencuentros con los mutantes no ha terminado con el papel. El otro día acudí a ver X-Men Días del futuro pasado. Para una persona que se ha perdido Capitán América Soldado de Invierno y Amazing Spiderman 2 en los cines este año, lograr al fin ir a ver una película de superhéroes debería haber sido un motivo de alegría. Pero no, iba acojonado. Iba acojonado porque la saga X-Men ha sido, en mi opinión, la más maltratada de las franquicias de superhéroes marvelitas adaptadas a la gran pantalla. Si bien es cierto que los 4 Fantásticos fueron malditos con la representación menos carismática y apropiada de sus villanos correspondientes, y que Ghost Rider fue torturado haciendo que Nicolas Cage llevase el papel principal, no hay nada comparable a la pareja X-Men 3 + Lobezno: Orígenes.

Seguramente dos de las peores películas de superhéroes de la historia rematando de muerte una saga que, a pesar de sus momentos brillantes, erraba la dirección en muchas ocasiones.

Para mí la trilogía inicial de X-Men adolece de un defecto profundo, que comienza desde los minutos iniciales de la primera, atraviesa la a pesar de todo notable segunda parte y explota con crudeza ante el desbarajuste imperdonable de La solución final. El problema es que no se trataba de películas corales, y los que debieron ser protagonistas eran olvidables secundarios sin apenas desarrollo. Cíclope quedaba vaciado de carisma, convertido apenas en el rival de Lobezno en un triángulo amoroso con una irreconocible Jean Grey. Tormenta juntaba apenas la personalidad de un mosquito… y en realidad el grupo de los mutantes era eso. Los X-Men eran 3 personajes. Creo que es el grupo más exiguo que ha llevado nunca la X en el traje.

Odio muy fuerte este cartel, por cierto. Me parece una mierda.

Odio muy fuerte este cartel, por cierto. Me parece una mierda.

Mientras que Lobezno acaparaba el protagonismo y otros mutantes peleaban por ser secundarios recordables (Mística, Rondador Nocturno, Ángel) otros muchos pasaban sin pena ni gloria en un festival de cameos mutantes vergonzoso: Kitty Pride, Coloso, Juggernaut, Callisto… Todo esto se agravó muchísimo en el debut en solitario del verdadero y único protagonista de la saga, Lobezno: Orígenes, donde los secundarios apestaban muchísimo y la trama ya directamente no tenía ni idea de hacia dónde avanzaba a partir de los primeros 20 minutos.

X:Men Primera Generación cambió eso. Fue una gran película y una notable película de superhéroes. Trasladando el protagonismo a Charles Xavier y creando un verdadero reparto de secundarios memorables y villanos no tan memorables, X-Men Primera Generación no era, en absoluto, la película de mutantes que muchos habíamos querido, pero su calidad nos hizo perdonarle su distancia con el material original en tono y en contenido. Y lo pasamos muy bien. Y aquello era, por supuesto, muy peligroso. Porque la siguiente película, este X-Men Días del futuro pasado, resulta que volvía al elenco de las tres primeras películas, devolvía el protagonismo a Lobezno, y volvía a salir toda esa gente que no estábamos seguros de querer volver a ver: Tormenta, Coloso, Kitty Pride…

Peor. Kitty. Pryde. De la historia.

Por cierto: Peor. Kitty. Pryde. De la historia.

¿Cuál es el resultado? [Lo plantearé con pocos spoilers, pero cuidado aquí] Una película que ha aprendido de sus errores. Ante todo se trata de un intento de enmendar una saga desastrosa. Y en ese sentido, debo decir, es una película muy marvelita. En lugar de optar por el formato reboot de “todo lo que has visto no ha pasado” de Amazing Spiderman, más típico de DC, X-Men Días del futuro pasado se dispone a hurgar y purgar en la continuidad de la saga mediante viajes en el tiempo, futuros apocalípticos y deus ex machinazos. Algo que, insisto, es muy propio de los cómics. Revivir personajes, revisitar momentos desde otra perspectiva, crear todas las paradojas posibles… En cierto modo esta es la película más “comiquera” de la saga.

Pero también ha aprendido de sus predecesoras cinematográficas en cuanto a lo que directamente consideramos cine. Aunque el protagonista sea Lobezno, comparte ese protagonismo en gran medida con Xavier, en una especie de arreglo entre Primera Generación y la trilogía. La película sabe, no sólo lo que te quiere contar, si no que sabe cómo te lo quiere contar y más importante, qué te quiere contar en la siguiente película. Y eso es muy de agradecer. Y para colmo, los nuevos mutantes que toman protagonismo están mejor desarrollados, mejor trabajados y tienen un papel un poco más relevante que los insulsos X-Men de las primeras películas.

Sí, algunos de sus fallos siguen ahí. Tormenta tiene tanta personalidad como Hodor, las referencias a X-Men 3 nos hacen sentir incómodos y los Centinelas no tienen ni puñetera gracia. Pero Bestia, Mercurio, Mística y Magneto tienen la relevancia suficiente como para aguantar sobre sus espaldas cada minuto que los protagonistas les conceden. las coreografías de batallas muestran realmente poderes (muy bien aprovechada Blink) y no simplemente saltos enormes como en La solución final, y los humanos tienen un papel un poco más elaborado y complejo que en Primera Generación, quizá demasiado centrada en los mutantes y sus dinámicas internas. Creo que el gran acierto de esta nueva visión de la saga es centrarla en momentos históricos y apostar más por el drama mutante de “temidos y odiados” que por la personalidad de un Lobezno que, sinceramente, me sorprende que le siga interesando a alguien.

Los centinelas tienen el carisma de Keanu Reeves sedado y con la cara llena de botox.

Los centinelas tienen el carisma de Keanu Reeves sedado y con la cara llena de botox.

Yo sigo soñando con una película de X-Men con Bestia, Cíclope, Jean Grey y, a falta de que Ángel o el Hombre de hielo entren en esta primera etapa por cosas de la continuidad, otro par de mutantes clásicos (Tormenta y Coloso, por decir) haciendo grupo para enfrentarse con las amenazas descritas en los primeros años de los cómics. Más centinelas, una Hermandad de los mutantes diabólicos con algo de chicha, Morlocks,… Las posibilidades están ahí y el material en viñetas es excelente. A pesar de que las ganas de que Marvel recupere los derechos de los mutantes siempre estarán ahí, puedo decir que X Men. Días del futuro pasado me ha devuelto la fe en que, mientras eso no ocurra, habrá películas de mutantes que cumplan los mínimos de calidad.

comentarios
  1. Vrede dice:

    En primer lugar, BIENVENIDO, PEDAZO DE HIJO DE LA GRAN PUTA. Se echaba de menos leerte.

    Por otro lado, completamente a favor del tema pelis. Joder, quiero algo que se asemeje más a la serie de los 90 y que no sea un “Lobezno es nuestro héroe y salvador”. No me gusta Lobezno. Muerte a Logan.Viva Nightcrawler.

    Creo que te voy a mangonear cosejas de los X Men cuando vuelva…

  2. spikereven dice:

    Un placer leerte de nuevo y más de un tema que me apasiona tanto. Vamos por partes:

    Lobezno y los X-Men: La etapa de Aaron ha sido muy divertida. Ha sabido darle personalidad a personajes nuevos y una nueva vida a otros que llevaban tiempo estancados, de manera que no sientes que nadie sobre… mmmmm, aunque yo diría que Tormenta, no sé, por llegar la última y adueñarse del cotarro porque sí. Es un comic de aventuras y de relaciones entre personajes genial por lo que el autor ha conseguido su objetivo. Sin embargo coincido en que tanto crossover le ha hecho mella y es que muy difícil desarrollar historias bien hiladas e intensas cuando tienes que hacer malabares para encajar cada tres meses con el acontecimiento de turno.
    Aprovecho este inciso para recomendar la, por norma general, ignorada etapa de Peter David en X-Factor, la que concierne a Investigaciones X-Factor del 2005 al 2013, y dónde ahí sí que podemos ver lo que un autor puede hacer cuando le dan verdadera libertad para ello y no tiene que rendir cuentas a nadie (entiéndase que obviamente a alguien sí que le tendrá que rendir cuentas), minimizando crossovers (aunque paradójicamente la serie surja de uno), logrando formar un universo propio y desarrollando unos personajes que realmente sientes que cambian con el paso del tiempo y cuyas acciones tienen repercusiones.

    X-Men: Días del Futuro Pasado:Me pareció entretenida pero sigue sin ser la película de los X-Men que quisiera ver, entre otras cosas porque es una película de mutantes yendo y viniendo como pollos sin cabeza, vamos, que ni grupo ni leches. Copy-pasteo la reflexión que hice tras verla:
    Tengo dos problemas con la película. El primero es que se nos presentan dos historias y me quedo con la sensación de que la que no se desarrolla es la más interesante; y el segundo es la manía que tiene la FOX de convertir las películas de los mutantes en un desfile de personajes que no suman más de un minuto en pantalla y que ni hablan ni se mencionan sus nombres si quiera. Entiendo que es un guiño a los fans (ey, gracias) pero si no aportas nada en la película, sobras.
    Caso diferente es el de Mercurio, cuya aparición es breve pero posiblemente lo mejor de la cinta. Lo malo es que le han hecho que mole tanto y sea tan sobrado con sus poderes que le tienen que sacar de la película para que no resuelva él todas las situaciones. Desde luego le han puesto las cosas muy difíciles a Whedon para que su versión del personajes en Los Vengadores esté a la altura.

    • Fosforo dice:

      Lo dicho con la película: tampoco es la película que yo estoy esperando, pero me ha dejado satisfecho por el momento. Sobre lo de Mercurio, no veo que el problema sea que “pueda resolver todas las situaciones”. Hablamos de un equipo de mutantes con el mayor telépata del planeta y Magneto, el problema no es la enormidad de poderes.
      A mí me deja con los dientes largos la posibilidad de Mercurio haciendo de malo en la próxima entrega…. ya veremos.

  3. Kalitro dice:

    Lo primero maldecir a Marvel por esta pequeña época dorada y todo el material que me está dejando pendiente de leer.

    Lo segundo, la peli me ha gustado bastante y coincido con las opiniones (las de Lobezno me las salté porque preveía el desastre). Creo que ha salido una historia bien equilibrada entre personajes y con un buen ritmo y a ratos muy divertida. No se puede pedir mucho más a una película de superhéroes, creo.

  4. De acuerdo en todo.
    Aaron es tremendo. Ascoputo de Lobezno en las pelis ya.
    Ojalá los 5 originales con (al menos) la frescura de (irónicamente) All New X-Men.

  5. mariods86 dice:

    Absolutamente de acuerdo con lo referente a la película. En cuanto a los cómics ya no se, no los llevo al día, pero a ver si me pongo a ello pronto.

    Me pareció una secuela más que divertida, con puntazos muy entretenidos y personajes con una evolución y desarrollo la mar de interesantes (aunque alguna que otra regularidad, como el hecho de cómo desentona Mercurio en todo el jaleo, por muy guay que sea su secuencia). Igualmente, es un cierre más que digno a la presunta saga (digo “presunta” porque tiene menos coherencia interna que la trilogía de Evil Dead, algo que han intentado solventar en esta última como humanamente han podido).

    Yo también deseo una peli nueva con el quinteto de mutantes originales y sin Lobezno, snif. :_D

  6. Fosforo dice:

    Contestando a Marja y a Mario de una sola tacada, a mí que sea el quinteto original o no me es indiferente. Por ejemplo, me parece mucho más carismático el grupo de la segunda generación (Tormenta, Lobezno, Rondador y Coloso). Yo lo que quiero es que sea un grupo, no dos o tres mutantes más o menos perdidos. Un equipo donde la personalidad de cada uno importe. Y por eso el quinteto original no es mala jugada. Ya digo, si me cambian a alguno (presumiblemente el Hombre de hielo) por Tormenta tampoco me voy a quejar.

    • mariods86 dice:

      Sí, ciertamente esa sería la idea. Tampoco importa quienes sean los mutantes, lo importante es que se refuerce el concepto del trabajo en equipo y no sea otra “Lobezno y sus amigos contra Magneto”

  7. Chuck Draug dice:

    Lobezno y la Patrulla X es como ese remanso de paz en los mutantes y que, además, encima es lo que uno pide a un cómic de superhéroes sin muchas pretensiones. Y lo hace muy bien. No sé cómo va a ser la continuación sin Aaron, la verdad, de Marvel ya colecciono poco… de hecho, de cómics en general colecciono poco, pero es bueno que haya cosas que vayan a lo que van, que no se las den de ultra-importantes, sino que peguen directamente donde tienen que pegar. Y que lo hagan bien.

    Ya sobre las películas, es totalmente cierto: es Lobezno, Lobezno y más Lobezno. Y X-Men Orígenes: Lobezno no mató la franquicia por poco, porque ya no es solamente lo que hicieron con Wade Wilson, sino que la película en sí es básicamente “ir de punto A a punto B y luego a C”, con los secundarios haciendo lo que peor se hace en esta saga, cameos, y poco más.

    Días del futuro pasado… Está bien. Es, como dices, muy marvelita, en vez de reboot decide ir a retocar las cosas a base de viajes en el tiempo, paradojas y demás. Sabe aprovechar algunos personajes que no son Lobezno, incluso es capaz de que tengan sustancia (Xavier, Magneto, Mística, e incluso Bestia), hay cameos que funcionan (mencionas a Blink, y me parece buen ejemplo), luego está Mercurio con sus pintas de Poochie que resulta que al final su parte está mejor de lo que esperaba… Pero claro, cae en los cameos innecesarios, tienes la sensación de que más de una vez quieren volver a tener Lobezno-Lobezno-y-Lobezno, Hugh Jackman ciclao da grima… Creo que el intentar juntar virtudes de la trilogía y de Primera generación ha sido un punto a su favor, pero aún arrastra algunos de los defectos de la trilogía. Pero eh, es un buen paso.

  8. Ovi-One dice:

    Igual es que yo tenía las expectativas demasiado altas, no sé, pero con la adaptación de una saga tan buena como Días del futuro pasado y la recopilación de los actores de las precuela y la trilogía original… pues la verdad es que me esperaba más, aunque los avances no engañaban en absoluto.

    Como película me parece que está… bien, aunque la encuentro algo irregular y tramposa. Tiene unos cuantos hallazgos narrativos que me hicieron disfrutarla mucho en algunos momentos: el poder de Blink, la famosa escena de Mercurio, la forma en que juegan con las cámaras de televisión de los años 70 que enfocan el intento de asesinato a Trask, etc. Tiene, desde luego, escenas para el recuerdo, pero también un clímax muy decepcionante y algunos detalles del guión que son para moler a palos a los guionistas. Me molestan especialmente las incoherencias tan fáciles de salvar como el que Logan tenga adamantium en el futuro sin explicación alguna cuando lo perdió en “Lobezno Inmortal”, (solo se me ocurre que Magneto se lo reinsertara en una complicada operación, pero no se dice nada al respecto) que Kitty tenga inexplicablemente un nuevo poder, que Xavier pueda andar bajo los efectos de la droga de McCoy (cuando su telepatía no tiene ninguna relación con su parálisis), el que recurran a Mercurio para rescatar a Magneto cuando les habría resultado mil veces más efectivo para detener el asesinato de Místico (si os paráis a pensarlo, no necesitaban a Erik para nada, ni siquiera era alguien fiable por entonces, era un riesgo innecesario), el que el futuro prosiga pese a que Logan lo cambia todo desde el momento en que va a buscar a Xavier, etc, etc.

    La verdad es que algunos detalles son pasables, pueden ser quisquillosos (eso ya cada uno…) o simplemente obviables. Sea como sea, a mí me dieron la impresión, en conjunto, de componer un guión bastante cogido por los pelos. Y ya que estamos, tanto que se critican los decepcionantes cameos de varios mutantes en X-men 3, esta adolece mucho más de ello, mostrando personajes que solo aparecen para ser carne de cañón sin el menor peso en la trama.

    Pero lo que más me “duele” de esta película, con diferencia, es el hecho de que me cuesta mucho verla como una película de X-men propiamente dicha. No negaré que la adaptación de la saga de Claremont y Byrne cumple en cuanto a la idea principal y ciertos detalles, en ese aspecto es quizá la más afortunada en toda la saga en cuanto a traslación fílmica, pero no me quito de la cabeza de que en tono es la más personal de Singer con diferencia, y el hecho de que eso sea bueno o malo ya es cosa de lo que cada uno quiera ver en una película protagonizada por estos mutantes. Me explico, se nota muchísimo que este filme no está hecho para encantar a fans de los cómics, es completamente deudor de la trilogía original (sí, incluyo la de Ratner), y no se corta a la hora de homenajearla y rendir tributo a sus personajes más punteros, que vienen a ser Xavier, Magneto, Logan y Mística (esta última beneficiada por First Class), pero con ellos no vemos un grupo de X-men propiamente dicho luchando contra una amenaza, sino que más bien nos encontramos con los personajes tratando de cumplir una misión imposible. Repito, no es que esto esté mal o bien, es cuestión de gustos, pero personalmente YO (destaco esa primera persona del singular) me siento defraudado por este “paso atrás” que supone esta entrega, más auto-masturbatoria que dispuesta a ir hacia delante, como sí me parecía que lograba el film de Vaughn, que me resulta bastante más redondo que este en muchos aspectos, especialmente en el hecho de que intenta contentar a ambos tipos de fans: el de los cómics y el de las películas. Aquí tengo la sensación de que se avergüenzan de los superhéroes y que prefieren hacer una especie de thriller de gente con poderes que tiene sus buenos momentos, pero en general peca un poco de anodino. Lo veo como tímido en sus pretensiones, a medio camino de todo.

    En definitiva, una película buena con momentos maravillosos pero repleta de fallos y con un tono que si te gusta sumará puntos durante el visionado pero si no… solo queda resignarse.

    Madre mía, he escrito un artículo a lo tonto.😄

    • Fosforo dice:

      Me parece un poco injusto comparar la película con el cómic del que toma el nombre y la premisa. Básicamente porque se parecen como un huevo a una castaña desde su misma concepción.
      A mí los personajes “carne de cañón”, supongo que te refieres a Sendero de guerra y compañía en el futuro, me parece que sí, están un poco como carne de cañón, pero es una carne de cañón justificada, y al menos salen sus poderes y tienen una escena de auténtico lucimiento. Por otra parte salen unos cuantos candidatos a formar parte de la “Hermandad de los mutantes diabólicos”. Lo dicho, para mí lo bueno de estos cameos es que sí que apuntan en un sentido, la película tiene dirección y sabe hacia dónde van sus próximos movimientos, algo que es inédito en esta saga.
      Te reconozco que hay muchas, muchas cosas cogidas con pinzas. Obviando todo lo relacionado con el viaje temporal (donde admitimos la premisa “lo hizo un mago”) el tema de la droga milagrosa que permite andar me pareció horrible (e innecesario, ya que estamos) y lo de sacar a Magneto de prisión tiene sentido (quieren que les ayude a hacer entrar en razón a Mística) pero luego efectivamente la trama pega un giro y nos olvidamos de para qué estaba Erik ahí en primer lugar. Lo del adamantium revisalo, estás fallando al situar cronológicamente la película en la continuidad.
      Sobre que forma parte de la saga, sí, sin lugar a dudas, pero lo hace con cierto estilo, y aunque reconozco en el post que las referencias a la fallida trilogía me crisparon un poco, entiendo su necesidad por ser, precisamente un reboot a medias.

      En general, entiendo tus puntos, pero lo que para ti ha sido más dificil de perdonar, yo lo he tolerado en base a que el conjunto de la película y, también importante, el sendero al que empuja a sus sucesoras, me gusta mucho más que lo que teníamos antes.

      • Ovi-One dice:

        Hombre, puede sonar injusto comparar, pero lo curioso es que no he comparado, en ningún momento me quejé del argumento de la película porque no fuera fiel al cómic, ¿no? No sé dónde está mi injusticia, yo solo he dicho que con lo que éste ofrecía, se podría haber hecho quizá mucho más (especialmente en el clímax), pero es una apreciación personal más que una comparación.😄

        Que aparezcan personajes solo para hacer de carne de cañón tiene su justificación dentro de la historia, eso no lo niego, la pena es que no consigan dotarles de un mínimo de personalidad con algún diálogo, pero bueno, que tampoco es algo con lo que rasgarse las vestiduras y estoy dispuesto a decir que esto sí es una quisquillosidad por mi parte.

        Lo de Magneto porque ayudaría a Mística a entrar en razón todavía lo encuentro un poquito raro, más que nada porque la relación entre ambos la encuentro muy descuidada y poco desarrollada en esa peli, cuando debería ser lo importante. Y no sé qué debo revisar del adamantium de Logan referente a continuidad, ¿acaso no tiene recuerdos Logan de la trilogía original de X-men y la escena tras los créditos de Inmortal enlaza con esta? ¿Se supone que está bien que la supuesta entrega anterior a Días del futuro pasado y secuela directa de X-men 3 no cuenta? Pues qué conveniente, ¿no? E innecesario complicarse la vida así, pero bueno.

        Y ya decía que todo lo que yo veo mal que no sean fallos de guión son preferencias personales. Es lo malo de ser “fan-letal” de algo, que resulto más difícil de contentar. Aunque, ey, ya digo que la peli mal no es que esté, es solo que me parece más insatisfactoria que First Class.

        • Fosforo dice:

          Es que si nos ponemos con el tema del adamantium, ¿dónde dejamos que el Profesor X esté muerto desde X-Men 3? Lo que hace la película es plantear un futuro lejano respecto a la trilogía original, con muchas, muchas cosas intermedias que no salen… y que se borran en Días del futuro pasado.
          Por eso, los sucesos de X-Men 3, Lobezno inmortal y buena parte de Orígenes han quedado fuera de la continuidad de las películas, y esas “incoherencias” desaparecen facilmente con el “cambio de continuidad”.
          Vamos, que es que en el fondo esto es un Mefistazo en toda regla. Para entendernos.

          • Ovi-One dice:

            Pues eso es precisamente lo que más me jode de la peli, que no se molestan en hacer que ese futuro sea coherente con la trilogía original. ¿Qué les costaba respetar ciertas cosas? Es como que cogen lo que les conviene y obvian lo que les puede dar complicaciones, a mí me parece pura vaguez de los guionistas, que seguramente pensaran algo tipo: bah, eso solo va a molestar a los frikazos de siempre que se quejan por todo. Y lo peor es que tienen razón.😄

            Pero vamos, cuidar esos detalles creo yo que no habría estado de más, o al menos ya que no los cuidan y muestran el futuro que les dan la gana, no haber metido flashbacks de X-men 2, 3 y Lobezno Inmortal, así no habría quedado todo tan raro e incoherente. Es una saga muy muy mal hecha, la verdad, por mucho que la hayan intentado “corregir”.

            Que esa es otra, ni en los cómics ni en ningún sitio me gusta el “borrar” para reparar algo. Eso no es reparar, es poner un parche encima. Agradezco ver en cine algo como esto, no te quepa duda, me parece algo “único” (no del todo, ya que el Star Trek de Abrams hace algo similar y no deja de ser una variante de Regreso al futuro), al menos en el género dentro del celuloide, pero me da pena que esté hecho “de cualquier manera”.

            Y es que para “arreglar” cosas de X-men 3 no hacía falta tanto rollo: Jean es Fénix, sus poderes podrían permitirla resucitar y de ahí se podría hacer una historia. Xavier pasó a otro cuerpo, bastaba con coger otro actor y tirar hacia delante. Cíclope murió fuera de cámara, bastaba con explicar que simplemente fue teleportado por la propia Jean para salvarlo de todo el meollo. Todo eso habría sido suficiente para volver al status quo anterior, que esa es otra: ¡no es lo que quieren! Pretenden continuar con los personajes del pasado. Por lo que todo este “parche” se me antoja pueril.

            No quedé satisfecho del todo, pero aunque no lo parezca por mis palabras, tampoco estoy tan disgustado. Es solo eso, que la franquicia está muy mal llevada por Fox desde hace mucho tiempo.