¿Inteligente, provocador o estúpido?

Publicado: agosto 9, 2013 de Fosforo en Opinión, Televisión

2013-07-19-family_guy_simpsons-e1374238709146-533x336Llevo bastante tiempo con este artículo en la cabeza, dudando sobre si debería hacerlo o no. Primero habría que aclarar algunas cosas. ¿Por qué “Inteligente, provocador o estúpido”? La primera y la última categoría son más o menos claras y opuestas, pero habría que matizar la “provocación”. Para mí que un programa de la televisión sea capaz de afectarnos, de hacer que nos sintamos aludidos, de indignarnos, enfadarnos o de levantar ciertas pasiones es algo muy meritorio. No es fácil de hacer, o por lo menos, no es fácil de mantener en el tiempo. La provocación burda se agota deprisa, una provocación bien construida puede estar metiendo el dedo en la llaga indefinidamente.

No hace falta ser inteligente para provocar, hay provocaciones tontas y provocaciones inteligentes. Igualmente, hay sátiras inteligentes que no provocan, que no hieren, y hay programas totalmente imbéciles que quieren jugar a ser incorrectos y no dan más que asco. Para mí es importante, ya que vamos a hablar de sátira, incluir este parámetro. No es contradictorio con ninguna de las otras dos categorías, pero para mí añade un valor. Aquello que es capaz de ser inteligente y al mismo tiempo provocador tiene un mérito mayor que la simple parodia inteligente. Forma parte de mi manera de entender la crítica social.ngbbs50f4ecd976b78

¿Qué es inteligente? ¿Qué es estúpido? Algo inteligente es algo que nos conduce a una idea, que nos introduce un concepto, que nos hace reflexionar, que nos obliga, como espectadores a pensar, a tomar parte, a elegir si la explicación que nos han servido nos gusta o no. Un show inteligente nos trata como interlocutores, no como meros objetos de recepción. Un chiste inteligente no necesita explicarse, ni ser obvio, ni encuadrarse en unas risas enlatadas, una situación alargada artificialmente o una hipérbole fuera de tono. Una reflexión inteligente tiene argumentos, y los expone antes de llegar directamente al enunciado final. Un guión inteligente sorprende, poco o mucho, y deja huella.

Estúpido es ser obvio, es ser burdo, es ser unidireccional, estrecho de miras, monolítico, es no argumentar nuestras opiniones, es no prestar atención a la construcción del discurso, es sobre-explicar las cosas, es pensar que el espectador es un mono que necesita que le entretengan sin  obligarle a esforzarse, que es idiota, que no entiende de lo que se le está hablando, que no tiene opinión propia ni criterio. Estúpido es, al fin, tratar al espectador como si fuese eso, un espectador, un elemento inferior en la cadena de montaje audiovisual del programa.sp607_simpsons

También querría matizar el tema elegido. Cuando ideé este artículo, tenía claro que quería comparar a los tres titanes de la animación americana para adultos: Los Simpson, South Park y Padre de Familia. Después de reflexionar sobre estas, elegí el tema de la religión porque está más o menos tratado en varios capítulos de las tres series, y es un tema que no pasa de moda, no deja de ser sensible ni de identificarnos con sus posturas. Además es un tema sumamente polémico (incluso más en EEUU que aquí) lo que hace que la inteligencia juegue un papel clave a la hora de elegir cómo enfocar una sátira.

Me hubiera gustado poder explayarme más en los ejemplos para los capítulos elegidos, o escoger más, pero no quería tampoco hacer análisis muy pormenorizados de los episodios (es más, recomiendo verlos si no los conoces o hace mucho que no los viste para poder leer este post con total propiedad). Finalmente me decidí por 2 capítulos para cada programa. Haciendo trampas, como suelo hacer cuando tomo una decisión, he escogido un total de 8 episodios, 2 pertenecientes a las primeras 10 temporadas de Los Simpson, 2 de la segunda década de historia de la serie, 2 de Padre de Familia (de las primeras temporadas) y 2 de South Park (espaciados en el tiempo de emisión de la serie).

He pasado un mes revisionando South Park y Los Simpson para elegir capítulos, y la última semana indagando en todos los capítulos de Padre de Familia que tratan el tema de las religiones. Elegir en ocasiones ha sido complicado, he intentado sacar los mejores capítulos posibles, y por encima de eso, los que con más profundidad tratasen el tema de las religiones. Algunos de ellos se han quedado fuera por no ser suficientemente buenos, otros muy buenos se han quedado fuera por no tener suficientemente peso el tema (como el sensacional Rock Cristiano de South Park).

Sin título

Homer el hereje 3×04

El capítulo es un clásico hasta puntos irritantes. Pero si sobrellevamos el hecho de que me lo sé de memoria, es un buen capítulo, tiene frases memorables, un par de gags realmente buenos y contiene cierto mensaje, sin llegar a la sátira o la parodia. Homer decide dejar de ir a la iglesia y vivir la religión “a su manera”, una “manera” que consiste sencillamente en no hacer nada y despreciar al resto de las religiones. Sin embargo, finalmente las personas a las que él despreciaba demuestran ser gente con valores que le salvan la vida, con lo que Homer se reconcilia con Dios.

No hay un mensaje anticlerical ni anti-religioso en la serie, pero sí que se toma la libertad de plantear en nuestras mentes lo apropiado o inapropiado de la religión y de los rituales. Y pone a todas las religiones en situación de igualdad, no tiene un mensaje cristiano realmente, aunque sí un mensaje a favor de la tolerancia y que defiende el valor de las creencias como forma moral. Homer es el malo de esta historia, y es malo por despreciar las religiones de los otros.

Mis momento favoritos: “No quiero ofender Apu, pero cuando repartieron las religiones tú debías estar haciendo pis”. “El siguiente album de Jhonny Calhum fue una obra conceptual sobre sus convicciones de extrema derecha que pusieron fin a su carrera”.

¿Inteligente, provocador o estúpido? No existe una gran provocación en el capítulo, cuyo mensaje final es incluso parte del sistema. Sin embargo, la historia está bien llevada, los chistes son ingeniosos, los diálogos están bien y la suave dosis de absurdo no entorpece a la historia. Yo lo acercaría más a “inteligente”.

The_Simpsons_5F05

Lisa la escéptica 8×09

Lisa descubre en una excavación los restos de lo que parece un ángel. A pesar de su escepticismo, todos los demás habitantes de Springfield rinden culto al ángel, circunstancia de la cual se aprovecha Homer para sacar beneficios económicos. Finalmente, y a pesar de los intentos de Lisa por demostrar que es una farsa, esto solo se desvela cuando el gran Centro Comercial de Springield se destapa como el creador del esqueleto misterioso en un gran montaje publicitario.

Este capítulo sí entra directamente dentro de la sátira, pero lejos de la crudeza o de la excesiva acidez, sencillamente pone sobre la mesa la fragilidad de la razón humana ante lo desconocido, lo lucrativo de la superstición y, si me apuras, lo hábil manipulación comercial de la fe y las creencias de las personas. Retrata a una sociedad dispuesta a montar turbas anticientíficas para, minutos después, olvidar toda su fe y entregarse al consumismo más ridículo. Al final, sea religión o consumo, los habitantes de Springfield son unos borregos. Y Lisa, con toda su seguridad en la ciencia, también es humana, también se asusta y se asombra por lo desconocido. Nadie está libre de tener algo de fe en los momentos más vulnerables.

Mis momentos favoritos: “La ciencia es como esos bocazas que te destripan las películas contándote el final. Opino que hay ciertas cosas que no queremos saber. ¡Y cosas importantes!” “Debes admitir que cuando ese ángel empezó a hablar, me apretaste la mano con mucha fuerza”.

¿Inteligente, provocador o estúpido? Sin duda inteligente. No se moja, no se implica, sencillamente señala, y con acidez pero respeto nos señala algunas de nuestras pequeñas miserias humanas y de nuestras vulnerabilidades. Además, los gags son casi todos redondos, e incluso Ralph es gracioso. Capítulo de cuando esta serie estaba en lo mejor.

captura-de-pantalla-2013-02-14-a-las-21-12-17

Ella de poca fe 6×13

Recordaba este capítulo bastante mejor, y ha sido un chasco descubrir que tras su concepto inteligente se encuentra un capítulo notablemente estúpido. Homer destruye por accidente la iglesia, a lo que el Sr. Burns se ofrece a renovarla a cambio de usarla como espacio publicitario de distintas marcas comerciales. Ante esta perversión de la iglesia, Lisa abandona el cristianismo, y busca una nueva religión. Encuentra esta en el Budismo, pero su familia la presiona para que vuelva a la religión de sus padres. Finalmente, Lisa aprende que puede ser budista y convivir con las creencias diferentes de otras personas, siempre que estas se basen en la tolerancia.

El mensaje del capítulo es un mensaje de hermanamiento de las religiones, mucho más evidente que el de Homer el hereje. Su crítica a la prostitución religiosa llega a un nivel de absurdo que hace difícil asimilarla con la realidad, y además está expuesta de una forma tan evidente que no cala. Los chistes son bastante peores que los de otros capítulos comentados, cayendo incluso en lo vergonzoso. No me he reído ni una sola vez viendo el capítulo, y los diálogos explicativos son más artificiales que el célebre “Señor Burns, su campaña parece un tren de mercancías desbocado y sin frenos ¿por qué es usted tan popular?”.

Mis momentos favoritos (a pesar de todo): “Necesitamos una especie de milagro…[mira al cielo] Bueno, nos las apañaremos solos… una vez más”. “Yo sueño con bocadillos de albóndigas. Los que me quepan por dos pavos”.

¿Inteligente, provocador o estúpido? Desde luego no resulta nada provocador. En cuanto a dirimir si es inteligente o estúpido, es algo que me cuesta más. Se nota cierta inteligencia en la idea, pero la resolución y los espantosos diálogos nos hacen pensar más bien en una estupidez. Además, el guión está menos compensado y más deslavazado que en capítulos anteriores. Yo creo que en esta época la serie aún era un show inteligente, y este capítulo lo es, pero que comenzaba su andadura a temas más tontos y resoluciones más ridículas.promogabf09

El padre, el hijo y el espíritu invitado 21×16

Y a medida que nos alejamos de la décima temporada, la cosa se nos va yendo de las manos. En este caso, ante el mal comportamiento de Bart, sus padres lo mandan a Francia una escuela militar un colegio católico. Ahí el niño comienza a interesarse por las sangrientas historias del santoral católico, hasta el punto de convertirse a su religión. Homer también se une a este nuevo credo, por lo que Marge, Flanders y el Reverendo intentan devolver a Bart a la senda protestante.

Contrasta muchísimo lo extremo y absurdo que llega a ser todo cuando en todos los capítulos antes planteados Marge intenta que un miembro de su familia vuelva a la iglesia sin sacar las cosas de quicio. El nivel de absurdo se dispara, los chistes se salen de madre y el mensaje finalmente queda totalmente borrado. La crítica social es evidente, obvia y superficial, y el mensaje no tiene alma ni segundas lecturas: para encefalogramas planos.

Mis momentos favoritos: “No te metas en la iglesia católica. Esa gente está venga a sentarse, levantarse, arrodillarse… es como jugar a Simón dice, pero sin ganador”. “Han convertido el desayuno en cena. ¡Es un milagro!”

¿Inteligente, provocador o estúpido? Definitivamente, estúpido. Todo rastro de inteligencia se ha perdido por el camino, el mensaje es tonto, los chistes no son graciosos y están anormalmente estirados y, de nuevo, nos encontramos con un exceso de explicaciones para un capítulo con muy poquito fondo. La serie se ha quedado sin material y está produciendo por producir, capítulos clónicos de otros, con mensajes clónicos de otros. Pero mucho peor contado.Church_Fonz

El padre, el hijo y el Fonz Santo 18×04

Repetimos chiste en el título, pero ahora en la serie Padre de Familia. Peter descubre que puede creer en la religión que quiera, de modo que investiga varias fes distintas antes de decidirse por la suya propia, una religión basada en un personaje de televisión. Consigue muchos creyentes, pero tardan poco tiempo en aparecer nuevos credos sobre personajes televisivos que le arrebatan sus fieles y todo vuelve a la normalidad.

Es complicado decir si el capítulo en sí tiene mensaje. La escasa unidad, lo aleatorio de los gags y lo insustancial de la trama principal hace que este mensaje no tenga gran relevancia en el conjunto del capítulo. Finalmente se conforma con un mensaje típico: toda religión es buena siempre que predique buenos ejemplos. Sin embargo, esta es una conclusión sacada ad hoc al final del episodio, sin presencia a lo largo de toda la trama, donde la serie prefiere hacer chistes sobre famosos y reiterar los ya famosos flashbacks de la serie.

Mis momentos favoritos: “No me llevéis a un médico negro”.  “Tú solo vas a la iglesia a dejar a tus recién nacidos sin lavar y cubiertos de sangre a las escaleras”.

¿Inteligente, provocador o estúpido? Dado que el tema de la religión, incluso siendo el supuesto eje central del capítulo, se toca muy lateralmente, y sin exceso de crítica, no estamos de ningún modo ante nada provocador. Las dos frases sueltas de Bryan en contra de las religiones no bastan para considerarlo siquiera “crítico”, y finalmente tampoco veo ningún rastro de inteligencia ni en la construcción ni en la resolución del dilema, siendo este un mero hilo conductor (en el mejor de los casos) para la sucesión de gags sin demasiado sentido ni demasiada gracia. Desde luego, lo meto dentro de la categoría de “estúpido”.Texasyouthclub

 Los chicos sí lloran 15×05

Más que un capítulo sobre la religión, es un capítulo sobre la intolerancia. Ya sea gente que cree que un niño está poseído, u homófobos de Tejas, el capítulo intenta ser una crítica a las comunidades conservadoras, en apariencia muy felices y éticas, pero profundamente intolerantes, supersticiosas y crueles. La familia se muda a Tejas para huir de una breve oleada de fanatismo religioso al pensar que Stewie está poseído. Ahí, fingirán que el bebé es una chica y tratarán de adaptarse a la vida en el estado republicano mientras encuentran una sociedad de moral fuerte en la que encontrar su guía.

El mensaje vuelve a estar difuso ante la gran cantidad de gags, pero el guión es algo más sólido y está todo menos deshilachado, con lo que se puede seguir bien todo el razonamiento de la serie.

Mis momentos favoritos: “¿Vamos a Tejas en busca de tolerancia religiosa?”. “Por ejemplo, si ves un programa en la tele y decides sacar de ahí tus principios  eres imbécil. Quizá deberías sentirte responsable de las cosas que aprenden tus hijos”.

¿Inteligente, provocador o estúpido? El episodio retrata un estado intolerante, racista, xenófobo y paleto, pero lo hace careciendo de todo ingenio. Los chistes sobre sexo y sobre drogas están metidos con calzador con la esperanza de que alguien considere el programa como “para adultos”, y el mensaje está innecesariamente explicado y reforzado con contrastes y paralelismos. Las hipérboles funcionan a medias. No es lo más estúpido que he visto en la televisión (ni en esta serie), pero sí que se acerca más a esta categoría que a la de “inteligente”.Todo_Sobre_los_Mormones_4

Todo sobre los mormones  12×7

En este capítulo, Stan conoce a un niño mormón que se acaba de mudar a la ciudad. Tanto él como el resto tienen reticencias hacia el niño, que parece ser el estudiante perfecto, el niño perfecto, el amigo perfecto. Más aún, su familia es jodidamente perfecta también. ¿Es porque son mormones? ¿Qué tienen los mormones que les hace tan felices y agradables? ¿O es que acaso son una panda de locos con el cerebro totalmente lavado? La genialidad de este capítulo es la de no responder a ninguna de esas preguntas.

La serie hace buena mofa de los mormones, de sus creencias y de su profeta. Nos plantea en todo momento que los mormones son idiotas, que son tan buenos porque son tontos. Que creen en cosas absurdas, ridículas y que evidencian su falta de crítica. Sin embargo, el capítulo toma un giro final totalmente rompedor que dinamita no solo el mensaje burlón que nos han estado enviando. También destruye las moralejas, se aleja del mensaje fácil y ante todo, nos hace pensar. Ataca con saña a las religiones, pero también a nuestros prejuicios con ellas y a todo lo que tiene que ver con eso. Es un gran mensaje, un mensaje igualitario: todos somos imbéciles, buenos y malos, sin importar la tontería en la que hayamos decidido creer.

Mis momentos favoritos: “¡Voy a partirle la cara a ese tío!… El señor Harrison es blanco, ¿verdad?”. “Yo solo quise ser tu amigo, Stan. Pero tú eres tan prepotente que no supiste ver más allá de mi religión. Tienes que madurar. Que te follen”.

¿Inteligente, provocador o estúpido? Creo que cumple con los dos grandes compromisos de la serie, ser inteligente, que lo es, y al mismo tiempo ser provocador, irreverente.  Para un mormón puede llegar a ser difícil digerir un capítulo tan ofensivo para su creencias, mientras que para todo aquel que considere que los mormones son unos tarados espera un cubo de agua fría, un puñetazo de hielo que te pone en su lugar. Un lugar donde resulta que eres el malo de la película. Crees que eres Stan, pero te estás comportando como el jodido Cartman.southpark-1514-press-image-02-mccormick-siblings

El chico pobre 14×15

Me gusta este capítulo porque es como todo South Park, muy polivalente. Pero su burla de las personas con un acusado rechazo a la religión, hasta el punto de hacer que su obsesión con este llene sus vidas más allá de lo que permiten la gran mayoría de los creyentes es una de las sátiras mejores que he visto nunca. Kenny y Cartman son enviados a una casa de acogida regentada por una pareja de agnósticos completamente obsesionados con la incertidumbre de la existencia de seres superiores. Estos procuran un trato espantoso a los niños que están a su cargo, tratando de extirpar de ellos todo rastro de certeza o de fe.

El mensaje no es obvio, ni evidente. No existe una moraleja. Solo una historia en la que juega un papel la sátira a aquellos ateos (o agnósticos) cuya negación de Dios les lleva a comportarse como los mismos fanáticos por los cuales desprecian las religiones. Finalmente, el mensaje es que no podemos dejarnos llevar por ese tipo de gilipolleces, ni en un sentido ni en otro. Es solo una vuelta de tuerca más a la burla contra todo tipo de fanatismo que envía esta serie. Si logras indignar a los ateos, es que algo estás haciendo bien.

Mis momentos favoritos: “En esta casa tomarán solamente bebidas agnósticas. Dr Pepper y Dr Pepper light. Porque, ¿a qué sabe? Nadie puede estar seguro de qué sabor tiene”.  Toda la trama del niño pobre de Cartman, así como sus números musicales. Sencillamente, una locura.

¿Inteligente, provocador o estúpido? En contra de lo habitual en South Park, debo decir que es muy, muy inteligente. Mucho más inteligente que provocador. La crítica vale para cualquier postura religiosa, sí, incluso para la negación de la misma. Es una crítica brutal y descarnada a todo tipo de fanatismo, y eso es jodido. Su nivel de absurdo se mantiene en lo justo para que podamos extrapolar la hipérbole a cualquier ámbito de la vida. Y los diálogos son brillantes. Su sátira va más allá de la religión, pero eso sería tema para otro artículo.

Aquí hacía falta una foto. Y he puesto esta.

Aquí hacía falta una foto. Y he puesto esta.

No es que sea una conclusión muy original, pero esta es mi conclusión: mientras que Los Simpson son (o eran) un programa sumamente inteligente en sus orígenes, los otros dos navegaban muy por debajo. Pero mientras que Padre de Familia no ha sabido remontar sus orígenes (y he visto bastantes capítulos de las nuevas temporadas, y NADA), South Park ha puesto su voluntad de provocar (en lo que superaba por goleada a la familia amarilla) en un segundo plano, prestando mayor interés a su audiencia, y creando un producto sumamente inteligente. Mientras tanto, Los Simpson se han ido hundiendo cada vez más en la estulticia, hasta límites casi dolorosos donde es complicado distinguir sus guiones de los del peor Padre de Familia.

No creo que exista debate entre cual de los tres programas es más inteligente en la actualidad, pero voy a aventurarme con una afirmación dura: South Park está ahora mismo en unos niveles de inteligencia y crítica tan buenos o incluso por encima que los mejores episodios de Los Simpson. Su humor grueso en ocasiones, sus compromisos con cierta actualidad y su animación… vamos a decir que “difícil de ver” no puede empañar, o no debería, la inmensa calidad que tiene como reflejo, no solo de la sociedad humana, sino de la naturaleza humana, de nuestra condición como personas. Lo mismo a lo que aspiraban Los Simpson cuando eran lo mejor que se programaba en televisión. Pero la serie creada por Groening llegó y luego se la pegó, mientras que South Park ha llegado y se mantiene. No podemos negar la importancia de Los Simpson para toda la producción televisiva posterior, pero yo, ahora mismo, me atrevería a decir que South Park está al nivel de esta, y sin síntomas de envejecimiento.

Lo de Padre de Familia, pues hombre, que lo cancelen ya. Entretenido, sí. Pero cada vez menos. Y un entretenimiento vacío, tonto, pobre. Personalmente, me parece una alternativa en la parrilla televisiva, pero no le veo motivación para ponerme activamente a ver la serie pudiendo elegir entre toda la oferta de series que existen. Un producto prescindible. Un programa estúpido. Y si vosotros no sois estúpidos, nos vemos el Martes aquí de nuevo.

comentarios
  1. spikereven dice:

    Buen análisis. Creo que South Park es la única que más o menos ha seguido fiel a su “estilo” durante todos estos años, Los Simpsons se estancaron aunque siguen siendo entretenidos (sin más) y Padre de Familia ha evolucionado a algo bastante diferente de lo que era en un principio llegándose a tomar demasiado en serio a si misma, lo cual a mi parecer ha matado la serie.

  2. Carlos dice:

    Me ha encantado tu análisis. Y debería volver a ver South Park, que lo tengo abandonado hace tiempo.

  3. Ay… sé que me vais a matar por esto pero… sí, lo sé. Debería ver South Park. Algún día me pondré con ella.😦

    Y los últimos de los Simpson es que son HORRIPILANTES. Podemos decir muchas cosas sobre Padre de Familia, pero jamás alcanzan el bochorno y la estupidez sin gracia alguna que llegan a tener los últimos capítulos de la familia de Springfield. ¡Que la dejen morir ya!

    • Fosforo dice:

      Ovi, aquí matamos, pero primero damos la ocasión de enmendarte. Los dos capítulos aquí enlazados, o la lista de los mejores episodios que en su momento hizo Doug Walker son buenas formas de comenzar (a mi entender, mejores que empezar por el capítulo 1). Las 2 primeras temporadas de South Park no están mal, pero para mí su grandeza está a partir de la 4ª temporada.
      Mira unos cuantos capítulos sueltos y ya me dirás.
      Sobre las cosas de los últimos capítulos de Los Simpsons, si te fijas he cogido capítulos de las temporadas 13 y 16. No me he querido meter a comentar cosas de la temporada 20 o así, porque los capítulos son tan nefastos que no me servían para el análisis. Un poco me ha pasado también con Padre de Familia, cuanto más temporadas hacen, más sermonean, y más vacío es el sermón.

  4. Kalitro dice:

    South Park a veces es cansino si ves varios seguidos, porque se nota más el esquema (sobre todo cuando Cartman y Kyle se dedican a joderse la vida, argumento harto repetitivo), pero con bastante frecuencia tocan un tema comprometido y, efectivamente, lo hacen con una genialidad y tirando a todos lados digna de aplauso. Da igual tu ideología, porque vas a recibir.

    Yo comentaría el capítulo de Futurama Godfellas, que quizás falla en el final, donde dicen el mensaje de una forma demasiado evidente, pero Bender como dios de una comunidad diminuta no deja de tener bastante gracia y Fry mientras tanto asaltando un templo para usar el radar del mismo para buscar a su camarada perdido. La idea genérica es que «A Dios rogando, y con el mazo dando» pero curiosamente también desde el punto de vista de un dios novato (Bender) y uno más experimentado.

    • mariods86 dice:

      Coincido, la verdad es que yo también he echado en falta mencionar aunque sea de pasada ese episodio de Futurama, para mi gusto refleja la temática de la religión de un modo tajante y muy interesante.

  5. Recuerdo lo muchísimo que me reí con esa familia agnóstica de acogida, me pareció una idea cojonuda el concepto.
    Sobre lo que dices, estoy de acuerdo, South Park es una serie que ha mejorado desde sus inicios y que a partir de ahí se ha mantenido en su forma de criticar y hacer reír de un modo cojonudo, una verdadera pena que sus últimas temporadas no hayan llegado a España porque tiene momentos memorables y como dices han logrado superar a los Simpsons en muchos aspectos y más ahora que los Simpsons han perdido toda dignidad como serie.
    Sobre Padre de Familia, bueh, bien para echar el rato pero nada más, ahí está el capítulo doble de South Park de Cartoon Wars que lo retrata de puta madre.
    Pues buen artículo, de acuerdo en todo esta vez.

  6. mariods86 dice:

    Un gran análisis, la verdad es que se nota que te has currado una buena selección y has expuesto muy bien cada argumento. Bravo.

    Sobre los Simpson, qué se puede decir, toda la verdad. La serie llega a tal punto que degenera hasta un límite terrorífico, ya hace tiempo que dejé de verla y la verdad es que los pocos nuevos episodios que he visto no me ayudan a querer retomarla. Prefiero quedarme con el buen recuerdo que conlleva pensar que la serie acabó después de que Bart y Lisa se fueron a la escuela militar (con ocasionales momentos posteriores, como Burns intentando ser buena persona).

    Sin ánimo de ser pesadete con el tema, a mi Padre de Familia me parece una serie divertida, y sé que con esto no vas a coincidir, pero yo personalmente me lo pasé muy bien con las primeras temporadas, no es una serie para reflexionar, no le pido reflexiones filosofales extremas ni puyas gordas como las de los mejores episodios de Los Simpson, y esos episodios señalados a mí personalmente me siguen pareciendo divertidos. A mí personalmente me resulta bastante ingeniosa la idea de exagerar hasta el límite la idea de expresar tu fé a un personaje de la cultura pop (como se hace en ciertas sectas) y poner de relieve lo ilógico de tal acción, con lo que del mismo modo se ponen en entredicho los mismos cimientos de la fé.

    Por último, sí, esto es así: South Park le da mil vueltas a ambas series a día de hoy (de hecho yo también incluiría la segunda temporada en el rango de remontada). Es una serie que también se basa en la estupidez y el absurdo, pero en este caso hay un extraordinario trabajo detrás en cuanto a guión y diálogos: todo tiene una razón de ser dentro de un contexto que es capaz de hacerte reflexionar sobre los temas más tabú de la vida. Cada vez que acaba un episodio sientes esoi tan bonito de “qué argumento más estúpido… pero qué bien ha reflejado tal o cual verdad” (es un sentimiento que me ha pasado con muy pocas series, y muy pocas de ellas dirigidas al público adulto, curiosamente). A mí esa serie ya me gana con episodios como el de Stan siendo despreciado por no querer ejercer su derecho al voto, los inmigrantes del futuro, el señalado de los mormones, el relativo a la fiebre Pokémon, muchos de sus especiales navideños… joder, hasta los episodios sin una reflexión específica (como el del juego de rol o los paródicos del WoW) son demasiado buenos y siempre son motivo de debate. Sin lugar a dudas, si hay una serie que en la actualidad no ha perdido ni un ápice de frescura si no que encima sigue sorprendiendo (se nota mucho cuando hay detrás gente que se toma en serio su trabajo y al mismo tiempo se lo está pasando de puta madre) esa es South Park.

    Sin más que decir, lo repito: muy buen trabajo con el análisis,

  7. Neyebur dice:

    Todos han dicho alguna vez que Padre de Familia es una copia de Los Simpsons. La inspiración de la familia amarilla es obvia, pero creo que cuando Family Guy encontró su identidad (“hacer lo que le diera la gana”) y dejó de recordar a los Simpsons, fueron los Simpsons los que empezaron a copiar a Family Guy, dejando a un lado los guiones “inteligentes” a favor de otros buscando risa fácil. Pero ya hacía tiempo que los Simpsons no eran lo que fueron.

  8. Chuck Draug dice:

    Cuando digo que South Park comienza en la segunda temporada, no miento. Pero South Park superó por goleada a las otras dos a partir de la sexta temporadas (sin desmerecer las cuatro temporadas anteriores, que tienen cosas geniales como Chimpokomón, NAMBLA o la evolución de Butters como personaje), y es que es eso: son irreverentes, pero no se pasan de estúpidos y resultan muy inteligentes. South Park sabe estar a la altura de las circunstancias, puede ser muy crítico, muy irreverente, pero a la vez muy inteligente. El episodio de los mormones, por poner un ejemplo, sí, pone en duda esa religión, resaltando el absurdo de su fundador, pero también destaca que en concreto la familia mormona que aparece es una familia muy agradable que no hace daño a nadie, y al final aquí es Stan el malo de la película (y el chaval mormón se lo deja muy claro y dan ganas de aplaudirle por tener los huevos de decirlo).

    South Park es más irreverente que inteligente, sí, pero tiene unos signos de inteligencia muy bestias y que reparten estopa por todos lados, desde los religiosos (la Cienciología no es una religión ni deberían reconocerla como tal) hasta los escépticos que se obsesionan al punto de obligar a no creer, pasando por los milagreros, los famosos, los magnates, WalMart… Saben reírse de sí mismos y es curioso, pero en “La guerra de los dibujos” era menos sobre lo repetitivo e insustancial de Padre de Familia que sobre la censura y la mojigatería hipócrita del mundo en el que vivimos. Claro que el tema tratado aquí es la religión, pero puede extrapolarse a otros.

    Eso sí, los dos primeros capítulos que has elegido de Los Simpson son, desde luego, inteligentes en el sentido de que hay mucho que criticar, pero también mucho que sacar bueno, no todo es negativo, y expone las debilidades de la gente y las virtudes que también pueden tener. Somos tan débiles a la fe cegadora como al comercialismo rampante y al escepticismo borreguil (porque también hay escepticismo de ese calibre, no solo la fe y lo comercial).

    Pero luego está el contraste de los episodios del budismo (que admitámoslo: solo sirvió para el cameo de Richard Gere) y el de las luchas cristianas… y da pena, el primero porque es una buenda idea desperdiciada y el segundo porque es una prueba evidente de la “padredefamiliación” que lleva años arrastrando la familia de Springfield. Es decir: los Simpson, si no lo iniciaron, sí que pusieron sobre la palestra la necesidad de que la ficción animada pudiera ser crítica e inteligente, de resaltar nuestras virtudes y defectos, de saber reírnos de ellos y de nosotros mismos, aunque sea desde la óptica estadounidense. Y ahora no son más que “Homer y sus gilipolleces”, para estar, supongo, a la altura de “Peter y sus gilipolleces”.

    Que eso es, básicamente, Padre de Familia. El capítulo doble de South Park “La guerra de los dibujos”, como ya he dicho, es sobre todo acerca de la censura y la mojigatería, pero también revela la realidad de la serie de Seth McFarlane: es un montón de chistes referenciales que no corresponden a la trama, la cual, de por sí, es muy enclenque, los temas tratados se hacen de pasada o de forma tan obvia que parece escrito por un niño de 5 años… McFarlane usa los chistes para intentar tapar que no tiene el punto de inteligencia y reverencia de Matt Groening (en sus tiempos), Trey Parker y Matt Stone, ni sus guionistas.

    En definitiva: South Park SÍ; Simpson, hasta la novena y, si me apuras, la décima temporada; Padre de Familia, para desconectar el cerebro, pero lo mismo luego te olvidas de ponerlo en marcha por la sarta de gilipolleces.

  9. Vrede dice:

    Si haces varias entregas analizando distintos temas que coinciden en estas series, ya sería la hostia.

  10. La verdad que me ha gustado bastante este artículo, tanto que incluso se me ha hecho corto. Creo que en este país hay ciertos problemas para entender una fe diferente a la católica, que es la que está muy asentada en la sociedad y eso nos hace estar, como conjunto, un poco con los ojos vendados a otras realidades. Se agradece que haya este tipo de episodios en las series más vistas entre los jóvenes para mostrar otras caras de la religión y que además se hagan artículos como este para poder matizar algunos puntos de los mismos.
    Si esto que hemos leído hubiese sido más profundo, y bien analizado por cada religión y personaje que aparece, (sé que fósforo lo hubiese hecho, pero sería extenderse demasiado como bien dice) llegaríamos a la conclusión de que creer hoy en día en un “ser” creador, omnipotente y omnipresente es insultar a la inteligencia humana. El ser humano creó al dios y no al revés.

  11. […] Crítica/comparación de Los Simpsons, Padre de Familia y South Park […]

  12. VOID dice:

    Excelente articulo, especialmente por lo dicho respecto al episodio del angel, sin lugar a dudas uno de mis favoritos. Sobre padre de familia la verdad sea dicha es una serie divertida y se nota que no tiene mayor interés en dar un mensaje sino simplemente burlarse, aunque a mi parecer los temas politicos son bien tratados (de vez en cuando) en padre de familia. South park……es DIOS la serio no da moralejas te tira la verdad en toda la cara, por eso es tan genial

  13. jariknoah dice:

    South Park es esa serie que veía cuando mis padres se iban a dormir o seguía viendo descubriendo internet (a parte de porno) y me veía capítulos sin necesidad de que lo supieran los parientes.
    A veces pienso que si nunca me hubiera picado por ver South Park lo mismo hoy sería un cura como el obispo de Alcalá de Henares, yo qué sé

  14. Josei dice:

    Para ese viaje no hacían falta tales alforjas. A mi, en cambio, South Park siempre me ha parecido mediocre.

    • Fosforo dice:

      ¿Sabe para lo que hacen falta tantas alforjas? Para dar una opinión razonada, argumentada y construída sobre argumentos debatibles sobre la que los demás puedan reforzar, oponer o cuestionar la suya propia..
      De modo que le invito a argumentar qué le parece mediocre de South Park.

      • Josei dice:

        Lo siento pero no, no tengo ninguna obligación de argumentar porqué me parece mediocre South Park. Y eso es porque esa mediocridad es una sensación, es la impresión que me da la serie. Son sentimientos. No tienen nada de objetivo. Usted puede creerselo o no, o puede pasar de mi comentario, no importa.

        En verdad, no hay nada objetivo. Quizás sólo las matemáticas.

  15. Malleys dice:

    Chapó, de lo mejor que te he leído. Coincido además en absolutamente todo lo que has dicho.

  16. Sin dejar de estar de acuerdo con lo expuesto en el artículo, me gustaría romper una lanza a favor de ‘Padre de familia’.

    Creo que ésta es una serie que juega en una liga muy distinta que las otras dos. No hay más que ver un solo episodio para darse cuenta de que la sátira y la crítica social han estado siempre en segundo plano, y que las únicas pretensiones que tiene la serie son las de hacernos reír con el chiste más chorra imaginable. Y pese a haber perdido bastante fuelle a día de hoy (algún episodio nauseabundo hay), de momento sigue funcionando. Compararla con ‘Los Simpson’ en su buena etapa o con cualquier episodio de ‘South Park’ es una putada.

    Y aquí es cuando ya sacáis antorchas y tridentes y me esperáis en la puerta de mi casa, pero puestos a escoger una serie de Seth McFarlane que haga más crítica social, se podría haber hablado de ‘American Dad’. Es una serie que empezó siendo un clon cutre de ‘Padre de familia’ pero que ha evolucionado hacia un estilo mucho más inteligente y con un humor mucho más negro que absurdo. Recomendaría echarle un ojo, por seguir con el tema de la religión, al tercer episodio de su tercera temporada, en el que Stan se echa un amigo ateo.

    No es ‘Los Simpson’, ni muchísimo menos ‘South Park’, pero me parece comparación más justa que con ‘Padre de familia’, que esa es sólo para echarse unas risas (a ser posible yendo hasta el culo de LSD).

    • Fosforo dice:

      Estoy completamente de acuerdo con lo que dices sobre Padre de familia. No obstante, no se puede negar que la serie ha sido comparada una cantidad enorme de veces con Los Simpson, y (en mi opinión por desgracia) mucha gente lo ha hecho para poner a la de McFarlane por delante de la familia amarilla.
      Sobre American Dad, sin embargo, siento no estar de acuerdo. La verdad es que la serie me aburre sobremanera, no me hace ninguna gracia. Pierde lo poco bueno, original o divertido que tuvo Padre de Familia, y no tiene ni el ingenio ni la habilidad para gestionar la crítica que intenta infundir. Es sátira política para niños de 10 años, y personalmente no me llena nada de nada.
      Que traigan las antorchas, pero para mí el mejor programa de Tv relacionado con los artífices de Padre de Familia no es de McFarlane, sino de otro Seth, Seth Green. El programa es Robot Chicken. Una mezcla genial entre la parodia dura de South Park y el absurdo de Padre de Familia.

      • Poner a esas dos series a la misma altura es un poco de NECIO. Tienen similitudes sobre el papel, está claro, pero no hay más que ver cinco minutos de episodio para ver que no tienen nada que ver.

        El problema es que ‘Los Simpson’ se habían venido muy a menos, y ‘Padre de Familia’ llegó en buen momento, ofreciendo una alternativa mucho más alocada y con menos pretensiones. Claro, que ‘Los Simpson’ en vez de responder aumentando su calidad, prefirieron prostituirse e imitar el humor McFarlane. Y ahí fue cuando la cagaron fuerte.

        Yo, por ejemplo, pondría por encima las últimas temporadas de ‘Padre de Familia’ que las últimas de ‘Los Simpson’; pero no me atrevería a comparar la etapa clásica de éstos con cualquiera de las de Griffin y CIA.

        ¡Ojo! ‘Robot Chicken’ le pega mil patadas a las tres series de McFarlane. Eso no te lo discute NADIE. Seth Green es un crack.

        ¿Pero estás completamente seguro con lo de ‘American Dad’. Yo creo que los primeros episodios estaban muy cerca de ser una mierda, pero ha crecido muchísimo desde entonces. Lo digo porque igual le echas un ojo y te llevas una sorpresa.

        O igual me quieres romper un cenicero en la boca.

      • Parnassuss dice:

        Cuando se ha comparado “Los Simpsons” y “Padre de familia” ha sido precisamente para lo contrario. Para desprestigiar la serie de Mcfarlane acusándola de plagio, que quizás pudieran tener razón en algunos casos, pero si nos ponemos en ese plan, mirándolo todo con esa perspectiva, caerían muchos mitos de algunos que se creen muy bohemios y cultos por admirar ciertas cosas que no saben que son plagios. De todas formas, yo prefiero tratarlo como inspiraciones, salvo casos escandalosos. Además, Mcfarlane ha reconocido múltiples veces que “Los Simpsons” fue su inspiración para crear su serie.

        Con American Dad tampoco estoy de acuerdo, creo que como dice Juankiblog, ha mejorado mucho con el tiempo, no es como South park, pero sin duda es mejor ahora que en las primeras temporadas.

        Con el resto estoy de acuerdo al 100%, tanto con la decadencia de Los Simpsons y Padre de familia, como con la inteligencia y calidad de South Park. De todas formas, Padre de familia aún consigue hacer reir a la gente, y como dice el compañero Juanki, la sátira siempre estuvo en un segundo plano, así que también considero un poco injusto compararlas con las demás y desprestigiarla por ello. Es cierto que ya no tiene los mismos capitulazos, al menos no con tanta constancia y regularidad como antes, pero sigue siendo una buena serie, cosa que no se puede decir de otras.

        • Fosforo dice:

          Oh, no te creas, mucha gente comparaba las series para decir que mientras una estaba de capa caída, la otra era muchísimo mejor, más fresca y divertida. Personalmente, no encuentro en la curva de calidad de ambas series el momento en el que la de McFarlane supera a Los Simpsons, pero bueno.
          A mí la serie no me disgusta, pero no me parece memorable para nada. No suelo volver a ver capítulos que ya he visto, y las últimas 2 temporadas se me han atragantado muchísimo. Es un programa entretenido, pero no pasa de ahí.

  17. Juan DeJesus dice:

    Ninguna de estas 3…. la mejor serie de animacion de hoy por hoy la tiene FX y se llama Archer

  18. Juan Manuel dice:

    Es lamentable la decadencia de los Simpson, y concuerdo contigo completamente en buscar el origen de su decadencia en copiar el humor (si le podemos llamar así) de Seth McFarlane. Pero era algo comprensible ¿no? recordemos toda la campaña que se armó hace unos años sobre el fin de los Simpson y lo que se pagó para que siguieran. Algo que en mi opinión no era un intento de Groening de rentabilizar su creación sino un síntoma de su falta de motivación para continuar.

    Sobre las series de McFarlane no hay mucho que decir, es un producto para consumir y olvidar. He visto regularmente las series por el cable (Padre de Familia, American Dad y The Cleveland Show) cuando no tenía nada más que ver. Pero incluso en esos casos algunos capítulos eran tan malos me obligaron a apagar el televisión. Quizás esto sea lo único que debo agradacerle al buen Seth.

    Sobre South Park debo decir que no es una serie que siga regularmente. Si bien algunos capítulos son tan buenos que algunos amigos me los recomiendan, por ejemplo, el capítulo donde aparece César Millán, el encantador de perros, o el que citas de los mormones. Quizás algunas de sus creencias nos resulten extrañas pero los resultados, hay que reconocerlo, son bastante buenos. Un día en sus casas y he encontrado un estilo de vida que solo había visto en las series familiares de los 80 jajaja.

    Algo que quizás muchos no sepan es que los mormones tienen fondos de educación para preparar a su gente más pobre e inculcan fuertemente el que los jóvenes obtengan una educación superior. La moraleja, es que todos solemos dejarnos llevar por estereotipos, y solemos juzgar que la gente religiosa es estúpida, solo porque no entendemos el por qué aparentan ser más felices y hasta más prósperos que nosotros.

    Una intolerancia similar a la xenofobia creciente en ciertos países hacia los extranjeros, cuya prosperidad parece que nos indignara. Quizás necesitamos menos crítica social contra la religión y más contra toda forma de fanatismo que conduzca a la violencia, en todas sus lamentables modalidades.

  19. Buen texto, crítico y a veces controversial, sin embargo bueno. Felicitaciones. No dejemos de ver historietas animadas, es un deber socialmente divertido para nuestra animada realidad.

  20. Muy buen análisis. Tanto que me han dado ganas de empezar a ver South Park de una vez (a la cabeza no, por favor)