La reseña más tardía posible del Amazing Spiderman 700

Publicado: julio 29, 2013 de Fosforo en Libros y comics

¿Cómo? ¿Que desde que hemos vuelto llevamos ya dos artículos, con este tres, en los que hablo de Spiderman? Pues sí, eso me temo. No se preocupen, prometo no volver con el trepamuros en una cantidad de tiempo importante. Pero después de tres años, tres, dando la lata en este blog con lo enfadado que estoy con Marvel y Spiderman, es de ley reconocer que por fin me he comprado un cómic de Spiderman y he quedado satisfecho. Llevaba sin pasar casi 200 números de Amazing Spiderman (aquel número 500 dibujado por Romita Jr) pero el cierre de la cabecera más importante de la historia de Marvel, coincidiendo con su número 700, me ha gustado lo suficiente como para dedicarle unas pocas palabras. Pero primero, voy a hacer una aclaración sobre los SPOILERS, que, por cierto, contiene este artículo. También de dos cómics de 1995 y 2004 respectivamente. OJOCUIDAO.

Yo siempre he dicho que no hay cosa más lamentable que una historia cuyo único interés es conocer como acaba. Eso no es una historia, es un chiste. Para todo lo demás, especialmente todo aquello que sea más largo que 140 caracteres, debe haber algo más, en el cual el final de la historia sea solo una pequeña parte. La forma de narrarlo. Para mí no era importante conocer qué ocurría al final del número 700 de Amazing Spiderman, me lo reventaron y lo toleré sin demasiados aspavientos. Es más, me hizo interesarme. Quería saber cómo iban a contar eso. Y lo han contado y de eso va a ir este artículo. Personalmente, si después de 20 años comprando tebeos, leyendo libros o viendo cine sigues pensando que lo más importante es el final de la historia, seguro que eres de esos que aún se cagan encima de la alegría cuando ven Origen.

Portadaza.

Portadaza.

Ahora, y después de tres párrafos de offtopic, entramos en harina, esto es, el final de Amazing Spiderman y el comienzo de Superior Spiderman, la nueva etapa de la continuidad “normal” del trepamuros. Y que me ha gustado mucho, y que hay otras cosas que me han rechinado más. Primero vamos a ir con lo bueno. El cómic está bien contado, la historia está bien construida y si no sabías como termina, se mantiene la tensión porque no sabes lo que va a ocurrir. Peter Parker se ve metido en un verdadero atolladero, una de las situaciones más desesperadas a las que se ha enfrentado en 50 años, y además una situación bien construida, sin necesidad de grandes giros argumentales ni chorradas variadas.

El plan del Doctor Octopus para derrotar simultaneamente a Spiderman y a la muerte es tan sencillo como podría ser cualquier plan previo del personaje, pero está muy bien engrasado y le sale bien. Esa es la gran diferencia, pero no estamos ante un cómic muy distinto de cualquiera otra buena historia del trepamuros, y para mí eso ha resultado muy importante. Mientras me lo leía entendía que el propósito no estaba únicamente en llegar hasta el punto final, el guionista se ha preocupado de que cada diálogo y cada escena tengan entidad e importancia, y no sean meros trámites para llegar al final. Hace falta determinación para escribir el cómic en el que matas a Spiderman sin estar en cada línea de texto con la cabeza nublada pensando en matar a Spiderman.

No solo el plan de Octopus está genial, sino que se agradece mucho la presencia de otros personajes clásicos de Spidey como el Escorpión, dando así forma a un cómic que ha pasado muy, muy de puntillas por los cambios efectuados con el Mefistazo, lo cual, como persona que lo dejó por estar hasta los cojones del susodicho arco de One More Day, pues se agradece bastante. Estamos ante una historia que nos provee de grandes dosis de clasicismo arácnido, y que se podrá leer en cualquier momento con relativa comodidad.

La historia nos acerca a un nuevo paradigma arácnido en el que Peter Parker ha muerto… o al menos su mente. Su cuerpo, sus poderes y, en resumen, Spiderman pertenecen ahora a Otto Octavius, que ha usurpado su cuerpo y su vida. El sentido de la responsabilidad le llevará a concederse otra oportunidad, la oportunidad de no ser un criminal fugitivo que pasa la mayor parte del tiempo en las cloacas.

La oportunidad de ser un héroe, querido y admirado, con una vida plena, un trabajo honrado y, por qué no, una pelirroja cachonda.

Iba a poner una foto de una pelirroja, pero al final he pensado que esto os parecerá mejor.

Iba a poner una foto de una pelirroja, pero al final he pensado que esto os parecerá mejor.

Para terminar con “lo bueno”, vamos a poner algo “menos bueno”, esto es, el dibujo de Humberto Ramos, querido por unos y odiado por la inmensa mayoría, yo reconozco que al principio de Spectacular, hace unos añitos ya, era bastante fan, pero la progresiva dejadez de Ramos, especialmente en lo relativo al diseño y la reinvención de personajes, acabó por bajarme del barco y unirme a la muchedumbre que agita el brazo detrás de cada insulto a la anatomía que perpetra el dibujante. Y a pesar de que este cómic contiene algunos horrores flagrantes, debo admitir que el cómic al final se deja leer sin demasiado escándalo, y sin ser lo mejor que podía haber disponible, el dinamismo de las viñetas pesa más que las incorrecciones del amigo Humberto, que se marca unas páginas potables.

El brazo de Spiderman. El puto brazo.

El brazo de Spiderman. El puto brazo.

Sin embargo, y si nos vamos a lo malo, hay dos momentos que me incomodan bastante del final de Peter Parker en esta saga, y es que dos de los tres momentos más importantes y dramáticos de la colección ya los había leído. ¿Cuándo? Bueno, lo primero hay que remontarnos a 1995, a la saga del Clon, a la colección Spectacular Spiderman (número 221), guionizada por un pobre DeFalco que no sabe qué hacer ya para que esto no sea un bodrio y dibujada por Sal “no-sé-cómo-podía-gustarme-este-dibujante” Buscema.

En esta historia, Peter Parker se está muriendo de una enfermedad contraída gracias al ingenio de uno de sus enemigos. No obstante, el Doctor Octopus (apropiado) decide trabajar en salvar la vida de Peter Parker (cuya identidad conoce) para ser él, precisamente él, quien acabe definitivamente con el trepamuros, y no otro advenedizo. En un momento, parece que Dock Ock no lo va a conseguir, y Peter Parker se traslada entre nubes “al cielo”, donde se encuentra con sus seres queridos ya muertos, Tío Ben y sus padres. De hecho, y a pesar de todo, me gusta más cómo está contado aquí que en Amazing Spiderman, porque estas páginas contienen un detalle que me encanta. Cuando Octavius intenta reanimar a Peter, este es atraído hacia abajo y sale del mundo de los muertos. El único que intenta salvarle y mantenerle muerto es Harry Osborn, mitad amigo mitad Duende Verde. Peter se niega a aceptar el trato que le propone Osborn y vuelve a la vida. Curiosamente, en ese número Octopus muere al final, víctima de Kaine.

¡Un post documentado! ¡Que alguien nos salve!

¡Un post documentado! ¡Que alguien nos salve!

En realidad no es muy original mandar a un personaje que está muriendo a ver a sus seres queridos en una especie de cielo, o algo. Pero curiosamente uno de los momentos del ASM 700 que más decididamente buscaban emocionar al lector a mí me dejó muy frío, precisamente porque ya he leído algo muy parecido.

Otro de los grandes momentos de esta conclusión es la muerte definitiva del cuerpo de Octavius y de la mente de Petar Parker. Justo al final, en el climax de su último enfrentamiento, Octavius accede a los recuerdos de Peter Parker y se embriaga de su sentido de la responsabilidad, de sus acciones en defensa de todos, de su altruismo y de su heroicidad. Tanto es así, que se da cuenta de que tiene la obligación de mantener el legado de Spiderman y ser un héroe. Un héroe distinto al que ha sido Parker, pero más parecido a este que el Doctor Octopus que tantas veces ha intentado poner en jaque a la ciudad de NY o incluso a todo el país. Es un gran final.03602

Lástima que ya lo había leído en Amazing Spiderman 508, editado en el no tan lejano 2004.El final de la saga del totem de JMS llegaba en el momento en el que Ezequiel, el misterioso guía místico de Peter Parker, lo secuestraba y drogaba para ofrecerlo como sacrificio al dios araña (o algo así). Por lo visto cuando Ezequiel se había apropiado de los poderes arácnidos que compartía con Peter había creado un desequilibrio que había hecho que diversas entidades místicas aparecieran para acabar con Ezequiel. Este habría engañado habilmente a Peter para que luchase sus batallas por él, y ahora estaba decidido a ofrecer a Parker en su lugar para devolver el equilibrio a las fuerzas arácnidas o alguna pollez mágica similar.

En un templo arácnido de Sudamérica, Ezequiel mezcla su sangre con la de Peter, con la idea de apropiarse de su destino y legar a este el suyo (que es morir devorado por una araña gigante). En serio, a la gente le gustó esta saga. El caso es que al mezclar sus sangres y sus destinos, ambos acceden también a los recuerdos del pasado del otro. Ahí Ezequiel se da cuenta de que Spiderman ha sido durante todos estos años el héroe que él nunca ha llegado a ser, que siempre había querido, y casi demasiado tarde entiende que el otro es el elegido por algo, y que él no tiene derecho a robarle su destino. Vuelve, lucha contra la araña gigante y muere.Amazing Spider-Man 508 (17)

Octavius no lleva a tanto su sentido de la responsabilidad, lo cual es de agradecer, porque no hay nada más tramposo, obvio y aburrido de leer que el final de Ezequiel. Tres años conviviendo con un personaje para que finalmente haga lo obvio, como si hiciera falta un rito mágico para darse cuenta de que Peter Parker es un héroe que se juega el tipo y Ezequiel solo es un viejo bocazas que te mira por encima del hombro. Los lectores ya nos habíamos dado cuenta, maldita sea. Casi parece que Slott haya querido rescribir aquel final para que no de tanto asco-pena, y en ese sentido le sale bien. La decisión de Octopus no cambia, pero su personalidad sí se ve alterada por la mente de Peter, hasta el punto de que siente como suya la responsabilidad asociada con el gran poder del que dispone.

Claro que ahora me imagino a JMS intentando sustituir a Peter Parker por el anodino y falsamente misterioso Ezequiel y me viene un escalofrío desde los talones hasta la parcela del cerebro en la que tengo alojadas las palabras “Ben Reilly”.

Al margen de este reciclaje de ideas un tanto molesto en mi opinión, diría que Amazing 700 es un buen cómic (y qué buen cómic de Spidey hoy en día no recicla conceptos) y que supone la satisfactoria apertura de una nueva etapa que, quiero creer, durará un par de años. Mi único miedo es que al calor del estreno de la nueva película de Spidey alguien en Marvel decida devolver a Parker a la vida (no vaya a ser que se muera alguien por comprar un cómic de Spiderman y que no sea exáctamente como las pelis). Tengo muchas ganas de ver qué pasa con Superior Spiderman y de quitarme el pésimo sabor de boca que aún mantengo desde la vez anterior que abandoné al cabeza de red. Me arriesgaré, porque nunca se sabe. Ya sabemos que Marvel es una puta, y que de cuando en cuando, trae sorpresa.

¡Mierda!

¡Mierda!

comentarios
  1. Neyebur dice:

    Tengo que decir que yo también conocía ya el final de este tomo, por lo que no me llamaba mucho para leermelo, creyendo que sabiendo el final no me reservaría ninguna sorpresa, pero has conseguido captar mi atención y puede que le de una oportunidad
    Y yo también tengo miedo de lo que haga Marvel al estrenarse Amazing Spiderman 2

    QUEREMOS FOTOS DE PELIRROJAS

  2. spikereven dice:

    A mi también me ha gustado. El cómic sabe mantener tu atención en cada página y haber leído como se desarrolla toda la historia ha estado muy bien. Yo soy de los que siguieron con la colección después del Mefistazo y aunque la serie ha tenido altibajos se ha dejado leer, ahora habrá que ver como se mantiene con este nuevo rumbo.

    Por desgracia también creo que esta tesitura tiene fecha de caducidad y muy probablemente se vuelva a la normalidad con el estreno de la nueva película. Es curioso que en DC sea algo normal cambiar al personaje debajo de la máscara y sin embargo en Marvel sea casi un sacrilegio hacerlo.

  3. Superlayo dice:

    Es una buena historia (como la mayoría de Slott publicadas después de este golpe de efecto), que nos ha dado la oportunidad de ver historias nuevas. Me parece que han hecho todo respetuosamente para todos los personajes involucrados (y coherentemente). La verdad, los que se rasgan las vestiduras por este o algunos otros cambios de Slott (si bien es verdad que algunos de los más recientes me parecen algo excesivos), lo hacen por puro fanatismo.

    Lo único que echo en esta etapa es ver alguna historia (no necesariamente secundaria) a ver como ha cambiado la percepción del público hacia este menos amistoso (pero más eficiente) vecino Spiderman, más allá de viñetas puntuales.

  4. Chuck Draug dice:

    ¿Somos muchos los que tienen dudas sobre cuánto durará este cambio visto que se acerca Amazing Spider-Man 2? Sí, somos muchos. O creemos que somos muchos.

    A mí en un principio, cuando me enteré de que el Peter que estábamos viendo era Otto, se me hizo extraño. No, no me rasgué las vestiduras, tampoco me pareció insultante, simplemente me tomó por sorpresa. Hay que decir que Slott ha hecho bastante por el trepamuros, y no cosas puntuales fáciles de arreglar (¡como si algo estuviera roto!). Y sí, hay momentos que suena a ya vistos, pero la parte del reencuentro de Peter con los muertos me pareció tan respetuoso como la versión del 95, y desde luego lo de Otto le da mil patadas a lo de Ezequiel…

    … Que por cierto, de los tótems de JMS solo me quedo con la primera parte, la de “Vuelta a casa”, hasta que tía May descubre al fin que su sobrino es Spider-Man… el resto puede irse al guano.

    También estoy de acuerdo en que es importante ver cómo se llega hasta el final, porque puedes saber cómo termina, pero ¿qué camino has pasado para llegar hasta allí? Ahí está la verdadera chicha, la verdadera explicación. No todo se reduce a un final y punto. Sin un planteamiento ni un nudo, no hay desenlace.

    Eso sí, por mucho dinamismo que haya, el dibujo de Humberto Ramos se me atraganta muchísimo. Deforma por deformar, no simplemente por querer crear un efecto óptico de movimiento, por ejemplo.

  5. VOID dice:

    A mi me encanto el 700 me parecio un buen comic, el unico pero que le veo vendría a ser ese lazo psíquico al final se siente un poco forzado….solo un poco, pero fuera de eso me pareció genial, tampoco tuve problema con Humberto Ramos, se que dibuja como la mierda pero sus dibujos me hacen gracia, tienen un noseque que me encanta, sobre Mephisto….si yo tambien odie One more day pero me parecio injusto dejar la colección por una mala saga, números posteriores contamos con buenas sagas como American Son, Big time y el evento Spiderisland, no digo que sean obras maestras pero me gustaron mucho.

    • Fosforo dice:

      Dejé Spiderman con la Cacería Macabra, un auténtico insulto a la inteligencia y a los fans de Spiderman que estamos hasta los cojones de los malditos hijos de Kraven. También OMIT tuvo mucho que ver. Después de eso no me quedaron ganas de volver, y me he acercado a este 700 por purita curiosidad, porque lo que es el personaje, lo tengo atravesado por lo mal que me lo hicieron pasar tras OMD (que es una mala idea, pero encima estuvo construída de culo).

      De todos modos, yo soy muy de enfadarme con las colecciones. Spidey ya la he abandonado en 3 ocasiones distintas en algo más de 12 años.

  6. mariods86 dice:

    Estoy absolutamente de acuerdo con el hecho de que siempre, o al menos la gran mayoría de veces, es más importante el camino que el final. Y este cómic es uno de esos casos. A mí personalmente me mola que el final “sorpresa” llegue tras un arduo desarrollo en el que te lo hacen creíble y natural. En ese caso Sloth se porta la mar de bien y esa escena final de los recuerdos de Parker “fusionados” a los de Octavius queda potente, evocadora y la mar de emotiva. Yo digo sí, es una propuesta muy interesante y habrá que ver por qué lares lleva a Spidey. Podría ser una buena idea ver cómo se desarrolla esta nueva “personalidad” hasta que todo vuelva a su cauce, dependerá de cómo el guionista sepa enfocarlo. Quizás no ya dos años, pero sí una docenita de números estaría guay, para aprovechar al máximo las posibilidades de esta condición.

    Y madre mía, ahora entiendo por qué no te gusta el rollo totémico tras lo de “Vuelta a Casa”, no conocía esa mierda que hizo Ezequiel, qué puto MAL, por Crom.😄

    Sobre Humberto Ramos… bueh, a mí su rollete “cartoon” me cae la mar de simpático, pero sí, reconozco que su anatomía exagerada y desproporcionada llega a doler mucho en determinados momentos, pero he leído cómics suyos en los que se “modera” que me resultan la mar de atractivos (cuando se esfuerza más en potenciar la expresividad de los rostros y menos en jugar con las leyes de la física)… así que no lo considero un punto demasiado flojo.

    • Fosforo dice:

      Lo mejor que ha hecho Humberto Ramos, a mi juicio, es el loco rediseño de Veneno en Spectacular Spiderman, hace también 8 años o así.

      • mariods86 dice:

        Precisamente hablaba de su trabajo con Veneno, sí.😄 Me encanta ese modo en que lo rediseñó, ese dinamismo y “mocosidad” le venía genial al personaje, es una de esas raras veces en que un autor hace suyo a un personaje.

  7. Superlayo dice:

    Humberto Ramos a veces funciona (el nuevo Duende, el Veneno que comenta Fósforo) y a veces no (el Duende Verde, Spiderman en general). Pero se puede pasar y transmite mucha “rapidez” a la acción (en “Último deseo”, la lectura se vuelve francamente frenética).

    Y respecto a la etapa de Slott, que antes se me olvidó, me pasa un poco (lo comenté hace tiempo creo que con Fósforo in person, creo recordar) como con el Lobezno y la Patrulla-X de Aaron. Me encanta en una primera lectura, pero en la segunda lo encuentro que flojea bastante (respecto a la primera). Y no sé muy bien a qué se debe.

  8. The Superior Spider-Man es una gran colección y fue este número el que me condujo a ella. Ya era hora de darle un lavado de cara al personaje, y si quiero historias como las clásicas, ya las tengo en la estantería.

  9. randy dice:

    Amazing #700 fue cojonudo, precisamente por lo que Fosfato dice, porque podría ser perfectamente una saga en la que Peter diera la vuelta a la tortilla en el último segundo, como hace habitualmente. Solo que no lo hace. Y es brillante. Espero con ganas leer al Superior Spiderman, alejándome de comentarios rollo ZonaNegativa: “Este no es Spiderman”, “Vaya bazofia”, bla, bla, bla. Tonterías y niñatadas de gente que pretende que Spiderman no cambie nunca y que todas las sorpresas sean “tiene un hijo” o “madura y tiene un trabajo de oficina abandonando el tarje para siempre. ¡La increíble vida de un contable!”.

    A mi me sorprendió mucho lo de Doc Ock, y me parece un golpe maestro de Marvel, al igual que me lo pareció el Reinado Oscuro o la primera colección de Thunderbolts. Hay que reconocer que, cuando se ponen a dar sorpresas, no hay quien les pare.

    Por cierto, Slott ya ha anunciado que tiene planes a largo plazo con Superior Spiderman y que no esperemos el retorno de Parker para la segunda parte de la peli (y menos con el cataclismo inter-dimensional que parece que está a punto de llegar a Tierra-616 y Tierra-1610… Y quizá Tierra-928). No deja de ser curioso que puede que lleguemos a ver dos Spidermans en el mismo universo y ninguno sea Peter Parker… Y los dos funcionen igualmente bien. Porque, a estas alturas, todos los que leemos Ultimate Spidey ya nos hemos encariñado con Miles Morales tanto como con Parker.

    Vamos, que sí. Que hay que aplaudir estas ideas. Y a Dan Slott. Y más al precio que sale en España (números 1-5 y el primero de Alpha, que nostámal, por la miseria de 7 euros).

  10. ffff dice:

    chido carnal