El síndrome de Hora de Aventuras

Publicado: julio 13, 2013 de Fosforo en Opinión

La idea lleva tiempo en mi cabeza, aleteando, y quizá la formulé por primera vez con Rompe Raplh, la película de Disney sobre videojuegos que se impuso, en cuanto a cantidad de hype y de coñazo que daba la gente, a películas como El Hobbit o Django Desencadenado. No estamos diciendo que a gente que le gustan los videojuegos prefiriese la película Disney a alguna película de Sofia Coppola, no, estamos hablando de que el mismo “público objetivo” que debería estar entusiasmado con la obra de Tolkien en cines, o con Tarantino, estaba que no cagaba con una película Disney bastante correcta. Correcta y gracias. En serio.sampleImg2SecondSlider

Y ejemplos los hay a patadas. Hay gente que dice que su serie favorita actual es Hora de Aventuras, y eso me preocupa, no porque la serie no me guste, sino porque ahora mismo hay tantas series, tantas producciones tan diversas y de calidades tan altas (también hay mierda, como en todas partes) que me resulta muy confuso que haya gente para la que lo mejor que nos puede ofrecer el audiovisual estos años sea un producto infantil, por bueno que sea este. ¡My Little Pony! ¿Qué nos está pasando? Y0 lo he venido a llamar el Síndrome de Hora de Aventuras.

Por supuesto, los de marketing lo saben. ¿Qué fue antes, el huevo o la gallina? ¿Primero un grupo de veinteañeros comienzan a reivindicar productos infantiles y entonces les sacuden con más productos del estilo y con merchandising realmente caro orientado a gente con poder adquisitivo? ¿O es que directamente, viendo el potencial de una generación con complejo de Peter Pan, aparecen cada vez más productos orientados a llenar ese hueco que nuestras infancias nunca terminadas están reclamando? ¿Desde cuándo se da esta situación?

BOP3DpOCYAAsg5Q.jpg large

Esto es otro tema del que ya he hablado otras veces…

Ojo, vamos a separar las cosas. No estoy hablando del nostálgico fenómeno de lo retro, o de las docenas de franquicias televisivas de los 80 y los 90 que están viendo su oportunidad de aparecer en la gran pantalla. Esto de lo que hablo es un fenómeno distinto y que, creo yo, no tiene precedente generacional (como si lo tiene lo nostálgico). Hablamos de productos actuales, franquicias actuales y modelos actuales de entretenimiento infantil, pero extrañamente orientados para un público adulto. Hablamos de un público adulto que no está viendo cosas de su generación, sino que se baja de Internet lo que los niños de ahora ven en la televisión.

Cuando Lego saca cajas de juegos por valor de 200 o 500 dólares (y los llama “productos exclusivos”) no está pensando en un padre que se lo compra a su hijo por Navidad. Está pensando en un veinteañero o incluso treintañero  friki que cobra un sueldo que se gasta en pijadas. No te compres una figura, compra un Lego. Por algo esos precios solo se ven en productos de la franquicia Star Wars o en Lego de El señor de los anillos. Nadie va a comprar un furry de Lego de 199$ más gastos de envío. Si Las Crónicas PSN se hubieran dibujado dentro de 10 años, los protagonistas serían adictos a Disney Channel y a Cartoon Network. Y no se trata de una falta de calidad, de hecho hay buena calidad, ¿pero de verdad es normal que genere más expectación la programación infantil que la “adulta?

En los 90 series como Animaniacs, Batman TAS o El Pato Darkwing eran tan buenas como lo pueden ser las de ahora, pero no creo que hubiera un gran público de gente que pasaba ampliamente los 20 años viéndolas. Quizá la de Batman un poco, pero una cosa marginal, dudo que nadie hace 15 años considerase “La máscara del fantasma” como la mejor película de Batman jamás hecha. Ahora me creo que para algunos Rompe Ralph ha sido la película del año 2012, y eso me preocupa. ¿Qué nos ha pasado? Como generación, o generaciones, como grupo, ¿qué clase de complejo de Peter Pan se ha apoderado de nosotros?my-little-pony-friendship-is-magic-brony.com_

Habrá quien quiera presentarlo como una pérdida de los prejuicios definitiva, la libertad (¡al fin!) de valorar de forma objetiva, sin dejar que nos empañe su público objetivo, la calidad de la producción infantil. Pero yo lo que veo es la creación de nuevos prejuicios, de nuevos sistema de análisis de la producción audiovisual que prima y enaltece lo infantil por encima de producciones de mayor calidad destinadas para adultos. Nos ha fascinado tanto poder disfrutar de producciones infantiles que quizá no las estamos juzgando desde la libertad, sino desde la necesidad de concederles un crédito mayor por ser capaz de trascender la barrera de la edad. Y tampoco es justo que tengamos más ganas de ver Gravity Falls que Black Mirror.

¿A qué viene esta fascinación por lo infantil ahora? ¿Por qué a nosotros? ¿Qué tendría que decir Freud a todo esto? ¿Es culpa de todas aquellas adolescentes que llevaban estampados, carpetas y mochilas de Piolín? Quizá es eso, nuestra adolescencia ha acabado por asociar aquellas cosas de dibujos animados con la explosión hormonal, y en realidad todos nos sentimos extrañamente atraídos por los productos infantiles, a los que oscuramente asociamos con nuestra primera sexualidad.

"¡Mucho mejor que los cómics!"

“¡Mucho mejor que los cómics!”

Igual algunos pensáis que estoy exagerando. Que no es para tanto. Que realmente Hora de Aventuras es la mejor serie televisiva de los últimos años, que Rompe Ralph es la mejor película del año pasado, que yo es que lo odio todo, y ahora me ha dado por odiar a los niños. Pero, ¿qué os voy a decir? A mí me parece  que algo ha pasado, que esto no ha pasado siempre, que es un fenómeno nuevo. Y no lo entiendo, a pesar de que soy consciente de que yo mismo estoy atrapado en esa dinámica, en esa trampa infantil en la que ha caído mi generación. Solo estoy planteando ideas, pero lo que de verdad me interesa es lo que tiene que decir la gente. Muchos seguramente se han dado por aludidos en este texto, y quiero saber qué ven ellos en este tema, cómo lo entienden. Porque igual es que arrastramos todos un trauma, igual es una ingeniosa manera de trabajar por parte de los técnicos de marketing de algunas de las empresas más importantes de entretenimiento. O igual es sencillamente que soy (somos) gilipollas.

¿Breaking Bad? ¡No tengas prejuicios, deja de ver aburridas series para adultos y disfruta de Hora de Aventuras!

¿Breaking Bad? ¡No tengas prejuicios, deja de ver aburridas series para adultos y disfruta de Hora de Aventuras!

comentarios
  1. Kalitro dice:

    Lo primero diré que Futurama es mi serie favorita, aunque dudo que sea algo para todos los públicos.

    Yo creo que la fuerza de estas series y películas es que son sencillamente entretenidas, pero tienen calidad. Es la versión agradable y no vergonzante de un Fast & The Furious, pero si con la segunda eres un canorro, pues con estas, no queda mal, aunque efectivamente, seas un treintañero dispuesto a dejarse chorrones de pasta.

    Yo me lo pasé pipa con Rompe Ralph, claro, es divertida, la animación está bien, tiene referencias bien encajadas, es una buena peli. Pero no es, por dios, ni se acerca, de lejos, a una peli genial. Ni se me ocurre ponerla al mismo nivel que 8 y medio, por poner el primer ejemplo pedante pero bueno que se me ocurre.

    Y obviamente el merchadising es mucho más agradable. Un peluche de Jake vale ¿pero una figurita de Tony Soprano? Eso roza el uncanny valley… sobre todo ahora que Gandolfini ha muerto.

    • Fosforo dice:

      Hombre, Futurama no es una serie para niños.
      A todo lo demás, sí, supongo que en parte es eso, pero me sigue desconcertando un poco. Lo que digo, la calidad de estos productos infantiles de otras épocas también era cojonuda y no me parece que hubiera equivalentes en público adulto ni en merchandising ultracaro.

  2. SrMejillon dice:

    Curioso, yo estuve viendo series de dibujos animados hasta los veintialgo. Después, bastante repentinamente, dejaron de gustarme. No es que las despreciase, pero ya no me llenaban.

    Vi la primera temporada de mlp porque la gente se había puesto bastante pelma con el asunto, algo bueno tenía que tener… Pues no me convence. Es entretenida y poco más. De Hora de Aventuras he visto un par de capítulos y me disgusta. Me han dicho que es por el doblaje de aquí, que es infame, pero la propia temática no me atrae.

    Sin embargo he visto Rompe Ralph tres o cuatro veces y me encanta. Sé que aparte del entorno en que sucede, es bastante típica y ñoña (que no sé por qué “ñoño” ha de ser necesariamente malo, pero bueno), pero la disfruté muchísimo. No puedo explicar por qué ésta sí y las otras no, la verdad.😄

    En cualquier caso la mejor película de 2012 fue Los Vengadores, esto es un hecho.

  3. sumire93 dice:

    Pues sere yo la rara, pporque no veo ni esas series ni esas pelis…..prefiero las series de adultos

  4. mariods86 dice:

    Desgraciadamente, voy a decir que no coincido con el tono alarmista de este post. QUE RAROOOOOOOOOOOO MARIO DIMISIÓN

    Para empezar voy a decir que sí, soy un gran fan de muchas series animadas actuales,y me considero fan, no solo de Hora de Aventuras, si no de cualquier serie en la que se haya utilizado el recurso de la animación para realizar algo dirigido a un público tanto infantil como para todos los públicos (no es la misma cosa, eso es algo MUY importante a tener en cuenta): por eso mismo me encanta la agresividad y pesimismo del Looney Tunes Show y Regular Show, la expresividad y dinamismo de Gumball, la caña y gran respeto a la aventura de Los Vengadores, los Héroes más poderosos de la Tierrra, el buen caracter y buen hacer de My Little Pony: Friendship is Magic, el poder de expresividad y sentimiento de Full Metal Alchemist o One Piece(que esa es otra, a ver exactamente cuál es la línea que separa el anime japonés del dibujo animado americano para que no se pueda merecer un post igual que este, yo hasta ahora nunca lo he entendido y no me vale “esque salen cosas violenteas”, porque si ser adulto implica que solo las masacres homicidas o lo que contenga detalles sexuales o pornográficos a mansalva es lo que DEBERÍA gustarme, pues perdóname, pero prefiero mil veces quedarme con My Little Pony)..

    A mi juicio, para nada las producciones infantiles tienen por qué ser mejores que las adultas ni mucho menos (Soy un fan convencido de Breaking Bad, adoro cualquier peli gore y cualquier historia o serie supuestamente dirigida a un público adulto siempre y cuando el guión y los personajes me atraigan o sea peculiarmente divertida. Pero no por ello los voy a exponer a un juicio de valores menor o mayor que al de una serie infantil. Y en mi modesta opinión, eso es exactamente lo que referencias en uno de los párrafos: “Habrá quien quiera presentarlo como una pérdida de los prejuicios definitiva, la libertad (¡al fin!) de valorar de forma objetiva, sin dejar que nos empañe su público objetivo, la calidad de la producción infantil.” y yo digo UN GRAN SÍ. Porque puede que vale, haya gente que sea tan ofuscada que no pueda verle los valores a algo pretendidamente adulto y sea mucho menos tiquismiquis con las producciones infantiles, pero puedo decir sin temor a equivocarme que no es mi caso para nada. Si algo infantil me gusta porque lo considero un buen producto fuera de su público objetivo, me gusta. Si algo adulto me gusta porque lo considero un buen producto fuera de su público objetivo, me gusta. Y así con todo. Y no es cierto que toda la programación infantil sea la que mande (a mí personalmente Fanboy y Chum-Chum, Jonnhy Test y la mitad de episodios de Los Pafdrinos Mágicos me resultan detestables). Pero no quita que a mi edad de veintitantos pueda ser capaz de disfrutar tanto como cuando era niño de los Tiny Toon. Y no creo que sea síndrome de Peter Pan, sencillamente no entiendo por qué debemos quitarle valor a algo meramente porque sea un dibujo animado en el que no se trate un tema adulto o pesimista. El entretenimiento para edades se rige en generalidades, pero mira por donde, esas generalidades a mí me la soplan. Si algo es un buen producto, y disfruto con ello, pues sencillamente me gusta, sin más. No me importa el público objetivo. Que otra gente lo tome como un dato importante, adelante, no voy a decir que no lo haga. Pero a mi juicio, este tipo de cosas se centran más en las prioridades de cada uno. Y mi prioridad es el buen entretenimiento con una calidad de guión bien trabajado, y si recibo más de lo que pido, bienvenido sea.

    Así que nada, cada cual con su opinión al respecto. Y muy mal por no incluir en esta lista el maravilloso remake de Scooby-Doo: Mystery Inc. Muy mal.😄

    • Fosforo dice:

      Si no se trata de negar la calidad de estas series. Concretamente este post originalmente estaba escrito en Febrero (esto es una versión posterior) cuandos e estrenaban en la misma semana Black Mirror, Gravity Falls y Community. Y vale que BM sean 3 capítulos, y que todos cogimos esta 4ª temporada de Community con miedo, pero veía mil veces más expectación por twitter con la serie de dibujos que con las otras dos. Con Rompe Ralph y Django y El Hobbit otro tanto. Y no voy a discutir que Romper Ralph es una buena película, ni que el Hobbit sea una mierda, pero me extraña que la gente tuviera más ganas de ver una Disney que las otras dos. No porque la Disney tenga poca o mucha calidad, es que me parece que las expectativas deberían ser más altas en las otras dos. ¿Por qué no?

      Creo que Kalitro a podido dar en el clavo, es porque es más fácil, más digerible, más cómodo ver Rompe Ralph que 3 horas de Tarantino. No lo sé.

      Y sobre lo de la animación japonesa, pues como con la animación americana, hay niveles. No es lo mismo Phineas y Ferb que Futurama, y no es lo mismo Doraemon o Naruto que One Piece y no digamos ya del anime verdaderamente adulto (no, no me refiero al porno)

      • mariods86 dice:

        No, si intuyo que la cosa del post es que la cosa es que debería haber un equilibrio más o menos compensado, y en eso estoy de acuerdo (de ahí que remarque que aquello en lo que no estaba de acuerdo era en el tono alarmista). Pero esque yo con el paso del tiempo he aprendido a pasar de lo que la gente hypea, porque aparte, de toda esa gente que hypea esas cosas, muchas de ellas lo harán más por el mero “acompañamiento a la masa” que por el hecho de compartir esa opinión. Del mismo modo pasa con cosas como el amor/odio a Justin Bieber o el fanatismo exagerado de My Little Pony: Friendship is Magic. Ampliar el fanzone de un pensamiento generalizado por el mero placer de formar parte de ello. Es por eso mismo que normalmente cuando me hago a mí mismo expectativas de cualquiera de estas cosas prefiero guiarme en aquello que yo mismo pienso antes que en lo que el resto de la gente se empeñe en decir. (Tampoco es, por ejemplo, que esté expectante por cuando sale el próximo episodio de Hora de Aventuras ni esté al acecho de cualquier noticia que se haga sobre la próxima peli Pixar). Tengo mis prioridades, sencillamente. Y el hecho de que la masa diga “pues Michael Bay es mierda y no debería hacer más pelis” no significa que vaya a unirme a ellos solo porque es el pensamiento general. Del mismo modo tampoco me uno al excelso campo de fanboys que lamen el culo a Christopher Nolan por cualquier cosa que haga.😄

        Sencillamente por eso, considero que alarmarse por cosas así no va conmigo, sencillamente me he acostumbrado a que la opinión de la masa es una cosa y la mía otra diferente. Y el hecho de que la masa coincida conmigo en algunos gustos, como es el caso de ciertas series de dibujos, tampoco hace que me sienta precisamente más feliz. Sin más.

        Oh, y personalmente yo sí soy MUY de soportar tres horas Tarantinianas seguidas, pero eso es otra historia que no viene a cuento.😄

    • red bat dice:

      ¿Cuantos años lleva One Piece o similares? La gente que lo lee ha crecido con esa gaita es normal que siga aún con pelos en los webos.

  5. red bat dice:

    Bueno, también te diré… ¿En qué entorno te mueves tú moreno? Si hablas del círculo en el cual nos movemos, un poco en el orbe freak, es una parte de gente que se ha criado con dibujos animados y cómics desde siempre, relaativamente joven y que en cierto mood siente intrés por el entorno. Fuera del orbe freak, la gente normal, la que forma parte de tu familia y tu bloque de vecinos, la que lleva el coche al taller, escucha Marea, ve águila Roja y se va al pueblo los fines de semana, suda, y mucho, de dibujos animados y movimientos fan. No me parece que sea algo aplicable a toda una generación pero si a un determinado círculo. La única serie a la que he visto saltar esa barrera ha sido a Bob Esponja.
    Por otra parte los dibujos siempre han sido considerados para niños, ( Y es irónico viendo los inicios de la animación con cosas tan sexualizadas como Betty Boop o Los Picapiedra anunciando cigarrillos. No sé en qué punto pasó todo a ser para niños.) aún hoy sigues sin poder decir tranquilamente que ves dibujos. Cosas como South Park o Los Simpson en su día rompieron las barreras del público infantil y dejaron el campo listo para que la gente a la que le gusten estas cosas tenga menos complejos a la hora de ponerse con algo de ojos saltones. Y por otra parte, si rompen la barrera infantil, es normal que pillen público fuera de los niños. Dora la Exploradora o Ben 10 no lo hacen.
    Antes, como digo, había una línea muy clara que separaba “dibujos de adultos” y “dibujos para niños”. Ahora hay cosas que han difuminado esa línea muy a lo bestia.
    Por otra parte también ha combiado la forma de consumir dibujos animados. Antes lo que había eran 4 canales que tenían contenedores infantiles despachados a horarios infantiles y no había más cera que la que ardía. Ahora tienes canales tamáticos las 24 horas e internet, donde puedes hacer lo que quieras (Por mi parte ahora estoy con las Supernenas) y es más fácil ver lo que te dé la gana o engancharte a algo sin complejos.
    Tampoco antes había tios de 30 años con videojuegos.

  6. Carlos dice:

    Yo creo que todo está infantilizándose. Lo más visible son los treintañeros que ven ponis, sí, pero ¿y qué me dices de los pseudodebates políticos de PP vs. PSOE? ¿Y de la «información deportiva»? ¿Y de los propios informativos que, más que informativos, parecen zappings de catástrofes y tonterías? Es poner la tele y ahogarse en un mar de banalidad. Suerte que hay alternativas, pero joder…

    • red bat dice:

      Nah. Lo que pasa es que internet ha sacado todo a la palestra y antes las paletadas y simplismos se quedaban en casa. Los cuñaísmos, el y tú más y lo mio lo mejor existen desde siemrpe.
      Por dios, que llevamos milenios de religiones y guerras y como quien dice 2 días con internet.

      • Carlos dice:

        No, si el problema no es internet, donde precisamente se puede acceder a cosas serias. El problema son los medios generalistas que antes se cortaban un poco y trataban de aparentar seriedad. Ahora ni eso.

  7. Chuck Draug dice:

    “Correcta y gracias”. Cuando piensas en ella y le das un segundo visionado, te das cuenta del mensaje tan conservador que tiene Rompe Ralph, lo irritiante que es en versión original (no solo en la española) Vanellope y que, definitivamente, es una película normalita, que tiene muy buenos guiños sobre videojuegos (a pesar de poner a Zangief de villano), pero que habría mejorado si no tuviese ese mensaje tan conservador.
    Y si te soy sincero, salí mucho más encantado con Django que con Ralph, pero vamos al meollo del artículo…

    Yo soy un amante de la animación desde crío. No he dejado de ver animación, aun cuando mis padres lo miraran con una sonrisa en plan “aún conserva su niño interior”. Sí, he pasado de He-Man y Transformers a las Tortugas Ninja, a Tiny Toons, a Dragon Ball, a la serie animada de Batman (la de Timm y Dini), descubrí a Lobo por la serie de Superman (también Timm y Dini), a los Simpson, a Futurama, a South Park, a Phineas y Ferb, a Gravity Falls… Animación en general.

    ¿Que qué pasa ahora con la gente poniendo en un altar la animación en general y la infantil en particular? Pues mira, no lo sé. Ya digo que a mí me gusta la animación siempre que sea entretenida o que ofrezca algo interesante. A mí no me parece tan alarmista, voy a admitirlo. Será que estoy tan metido en la trampa que no veo la salida, pero veo más cosas aparte de animación. Claro que me gusta mucho Gravity Falls, claro que los ponis de colores no son tan horribles, pero no voy a decir que son las mejores series de televisión de la historia, por ejemplo. No voy a negar la calidad de un producto cuando la tiene, sea animado o en carne y hueso.

    También hay que tener en cuenta quiénes son los que ven esas series. Ya te he puesto mi caso, soy alguien que ve animación desde su más tierna infancia, y me gusta la animación. Y veo que la calidad se mantiene e incluso ha mejorado con los años (no solo en lo técnico, también en historias y factor diversión). A eso también se añade que los dibujos animados infantiles intentan buscar también la complicidad de los adultos, por eso de que vean los dibujos con sus hijos sin pasar mucha vergüenza, de ahí que se pueda hasta hablar de más bien para todos los públicos.

    Vamos, yo no veo tan preocupante que gusten mucho las series de animación, infantiles o no, aunque también hay que pararse un poco a pensar y no estancarse solo en animación, que hay series y películas hay fuera muy interesantes con actores de carne y hueso..

    Otra cosa es, más bien, el fenómeno fan. Los fanpesaos de Hora de Aventuras, los bronies y demás gente. Llegar a ese extremismo es bastante inquietante, aunque igual pasa con muchas otras cosas. Quiero decir, el fanatismo está en todos lados y con ese hay que tener mucho cuidado, sea el que sea.

  8. Si bien “Wreck-it-Ralph” es una “película infantil”, contiene numerosas referencias deliberadas y guiños orientados a un público más adulto, que idealmente se ha criado entre videojuegos, por lo en mi opinión encaja mejor en la categoría de productos aptos para nostálgicos y no en la aquellos concebidos exclusivamente para un público infantil y que satisfacen a aquellos con eterno síndrome de Peter Pan (aunque también los habrá).

    Pero es que además, y aquí ya entramos en el ámbito de mi valoración personal, tiene personajes bien desarrollados, un guion bastante original e ingenioso, cosa muy encomiable hoy en día, en esta época en la que se asumen tan pocos riesgos creativos a nivel comercial, y además deja muy buen sabor de boca si eres capaz de dejarte llevar por la emotividad (algo ñoña, eso sí) que transmiten los personajes.

    En cualquier caso, hay que tener en cuenta que Internet a menudo magnifica nuestra percepción del éxito o popularidad de cualquier producto, movimiento o incluso ideología y que dudo que fenómenos como los “brony” sean algo tan generalizado como muchos creen.

    • mariods86 dice:

      Eso también es un dato a tener en cuenta. Yo en la vida real no conozco a mucha gente que verdaderamente haya visto My Little Pony o Breaking Bad, por mucho bombo que se les dé por internet. Mucha gente al fin y al cabo solo conoce lo que la televisión y el alto merchandising les ofrece, y algún que otro anime. La gracia está en que internet magnifica, pero nunca llega a sobrepasar los límites generales de la vida real. Si la mayor parte de los memes y un alto porcentaje de Facebook se basa en omitir o hablar mal del futbol y en criticar al gobierno (tanto uno como otro) la dura verdad es que en el mundo real el futbol es el deporte rey español y vende más entradas en un día que un cine en todo un mes. Y el bipartidismo político sigue imperando. Por algo será. :b

    • Fosforo dice:

      Pondamos que yo hablo siempre de un perfil de entre… digamos 16 y 30ymuchos años, aficionado a la subcultura, a la televisión y a Internet. Evidentemente, mis padres no ven dibujos animados, ni mi hermana la pija de toda discoteca, ni mis conocidos machacas de gimnasio.
      Sobre Ralph, sí, puede que entre en el término nostalgia, pero más por su marketing que por la película en sí, que tenía referencias, sí, pero decir que eran “numerosas” me parece excesivo, igual que decir que son para el público adulto… creo que hay pocas o ninguna que los niños no pudieran entender incluso sin haber jugado a los juegos…
      La película está bien, pero como comenta Draug, no pasa de ser una peli Disney, conservadora en las formas y en el mensaje, con un envoltorio algo más llamativo.

      • mariods86 dice:

        Eso de que esa peli tenga mensaje conservador… también voy a tener que discrepar, eh.😄 Fuera del hecho de si me gustó o no la peli (que me gustó, no como joyaza Disney a la altura de El Rey León o Atlantis, por poner dos ejemplos, pero me gustó) no creo que a estas alturas podamos encasillar un mensaje acerca de admitir las limitaciones de cada uno como algo “conxervador”, a mi entendimiento, es un mensaje que retrata el hecho de que una persona vale para lo que vale, y debe saber sentirse orgulloso/a de lo que es y lo que hace para poder apreciarse a sí mismo/a, y no necesita para ello calentarse la cabeza en ser el mejor (detalle que por otro lado aprenden a la inversa el resto de personajes, que aprenden a no menospreciarle por lo que es). No creo que el mero hecho de que una peli Disney no acabe con el prota convertido en príncipe o en algo mejor de lo que ya era haga que el mensaje sea claramente conservador, y por tanto, malo. A mi juicio eso lo convierte en una película más modesta en sus pretensiones. Personalmente si por algo tengo que aplaudir la peli no es por sus referencias ni por sus chistes, si no por la humanidad que desprende con ese mensaje.

  9. Solo diré: PETERPANISMO.

  10. Malleys dice:

    A mi me encanta la animación, no hay más, y esto desde siempre. Allá por 2008 -si no recuerdo mal- ya miraba con interés el piloto de Hora de Aventuras años antes de que llegara a España, o veía series de animación que aquí no conoce ni el papa, como -bueno, estas no son para niños- Clone High o Mission Hill.
    Más tarde este mismo año me di cuenta de que Hora de Aventuras lo estaba petando bastante, al menos en mi ambiente de adolescentes prepúberes puedo decir sin dudarlo que a la gente le gusta de verdad, no van de posers ni de guays, así que bien por ellos, no me quejo.
    Los que les ven My little pony. Esos. Esos sí que son unos hijos de puta.

    • Fadri dice:

      Lo gracioso es que tú eras uno de los que iba recomendándola al principio. “¡La nueva serie animada de Lauren Faust!”.
      Es culpa tuya TODO.

      • fernanj dice:

        Eh, conocí a gente (veinteañera) que por aquella época (mediados del 2000) eran fanáticos de Las Supernenas.

        Vamos, que lo de MLP tendrá algo que ver con ese estilo que da la srta. Faust.

        (ojo, tambien digo, o eso o no tengo ni puta idea)

      • Malleys dice:

        Eh, no, te equivocas, yo jamás he recomendado My little pony, ni siquiera he visto un capítulo entero

  11. Malleys dice:

    Oh, y es comprensible que guste a adultos porque los creadores de la series, adultos también, siempre meten coñas, guiños o chistes que un niño no entenderá, y esto no es nuevo, que ya pasaba hasta en Las Supernenas -serie cojonuda-

  12. Fadri dice:

    Pues eso, ya lo han dicho varios, pero la “gente normal” fuera del círculo de dibujantes, comiqueros y friquis en general no es de ver muchos dibujos.😛
    Y los de dentro de este círculo, pues claro que es más normal. ¡Dibujantes viendo dibujos! Normal que sea normal.

    En mi caso, aunque estuve unos años sin particular interés en las series de animación americana (sin contar películas de Pixar y similar :P), no paraba de ver anime, que por muy “dibujado” que esté no me vas a contar que “Monster” es para niños. Que no quiere decir que no me viera también animes más “para niños” (sin llegar al nivel de Doraemon, claro xD). Hasta me vi buena parte de Naruto, que al principio molaba. 8D

    Luego, con “Avatar: The Last Airbender” y “Panty & Stocking” (que es japonés, pero es más cartoon que anime XD), me volvió a dar por ver series de dibujos americanos. Por suerte, parece que sólo me perdí unos años bastante sosos de animación americana.😄

    Así que antes de que lo pregunte alguien, no, MLP no es mi serie favorita de la muerte, aunque me guste bastante y haga un webcómic de ella. xD
    Pero el webcómic lo hago más por el fenómeno del fandom. Que hablando de eso, todo esto de que parezca que hay trillones de personas viendo algo que luego sólo ve un número de gente normal (o incluso ESCASO) podría ser simplemete culpa de los fandoms, que con un puñado de personas que haya, incluso sin intentar ser pesados, lo son por haber varios hablando de lo mismo a cada rato.😄
    Que vas a Tumblr y te encuentras 10000 gifs de una serie porque los fans más hardcore van reposteándolas, y cosas así. O que si te vas a deviantArt y ves más fanarts de ponis y “Hora de aventura” que de cualquier otra cosa (que es porque están tirados de dibujar XD).
    Lo de los bronies más exacerbados en particular es que van diciendo: “¡Mirad! ¡Veo una serie para niñas y no me da vergüenza!”. Pues vale, yo me veía series de magical girls años antes y me creía que daba igual.

    Por otro lado, que me he desviado del tema xD, parece que implicas un poco en tu post que cualquiera que hable de dibujos mucho no ve series de imagen real y que su serie favorita no puede ser una de las “series adultas”.
    Yo ahora mismo diría que mi serie favorita podría ser “Juego de Tronos”. Que tampoco es algo 100% fijo, nunca me ha gustado la idea de tener algo favorito sobre todo lo demás xD.

    O sea, que en resumen.
    – Apenas hay gente viendo dibujos en el Mundo Real (TM).
    – Los que ven dibujos también ven más cosas.
    – Adventure Time a veces es más gore que Breaking Bad.
    [img]http://images3.wikia.nocookie.net/__cb20111108152659/adventuretimewithfinnandjake/images/8/88/Adventure_time_beautopia_youtube_008_1_0011.jpg[/img]
    8D

  13. Mi opinión, es que aún suponiendo que todo lo que digas sea correcto y no un sesgo debido a que te relacionas más con frikys que con otra gente ( xD ) , no veo motivo para preocuparnos por esta tendencia. ¿Ahora la animación con apariencia infantil pero dirigida a adultos lo peta? pues genial. O tal vez es que ahora hay series de animación que no tratan a los crios como retrasados, y claro, esas si se pueden seguir viendo aunque seas mayor.

    • Es que NO está dirigida a adultos.

    • Chuck Draug dice:

      De hecho, hay bastantes series que no tratan a los niños como tontos, solo hay que ver Phineas y Ferb o Gravity Falls para comprobarlo. Y como todo, las series infantiles tienen guiños para adultos, pero eso ha sido de siempre, para que vean las series con los niños.

    • Fosforo dice:

      La cuestión es, primero, que no se trata de animación dirigida a adultos.
      Segundo, que series de animación de calidad que no traten a los niños como retrasados ha habido siempre, pero esta nueva tendencia no había pasado antes, no hablo solo de verlo, hablo del mercandising, hablo de temporadas completas de series infantiles en DVD en edición coleccionista…
      Evidentemente, no creo que el mundo se nos venga encima, la pregunta es más bien, ¿por qué ahora y no antes? ¿Por qué no con las excelentes series de finales de los 80 y principios de los 90?
      O si precisamente haberse criado con esas series de excelente calidad tiene que ver con que como adultos queramos volver a ello con series nuevas, y no solo con nostalgia. Cultura de animación. O algo. No lo sé.

  14. Estoy tremendamente decepcionado porque no haya foto de buenorra en este post.

    Respecto al tema. Desde mi humilde punto de vista, todo esto no deja de ser una moda, horrible y lamentable, pero una moda. Peterpanismo o no, parece que ahora lo que mola es decir que ves Hora de Aventuras y similares.

  15. -R- dice:

    Pues yo veo Hora de Aventuras, Futurama, anime,… y eso no me quita que también vea series mas adultas. ¿Por qué? Simplemente disfruto de ello ¿Que hay de malo? No te gusta, no lo veas, pero tienen mas cosas para adultos escondidas entre lineas de las que crees. Y aunque no las tengan, no necesito mas motivo que este: Me gusta verlo.

    Que no os guste no quiere decir que otros no disfruten viendo cosas “infantiles”, al igual que otros ven MHYV o Gran Hermano, y otros solo películas españolas o directamente solo disfrutan de un buen libro.

    • Fosforo dice:

      “No te gusta, no lo veas”. No solo es un argumento estúpido, es que además demuestra poca comprensión lectora. En el artículo reconozco ser el primer paciente de este “Síndrome”.

  16. John Wheel dice:

    No, tronco. Lo siento pero no es nuevo😄 Hace treinta años la cultura hacker y un huevo de norteamericanos con pelos en los cojones se apiñaban ante la tele para ver series como Batman TAS o El Pato Darkwing por su calidad y por su equilibrio entre apto para críos y mensajes, tramas, referencias y parodias entretenidas para adultos. Y también veían series sin ese componente adulto pero que también eran cojonudas, porque joder, estaban bien hechas. Y luego pasó con las Supernenas y con muchas otras series. Y luego ya llegamos a Hora de Aventuras que casi es más para adolescentes con todas las referencias veladas a drogas y sexo y la trama oculta de la guerra nuclear.

    En cuanto al merchandising y cosas variadas, pues por ejemplo Lego vende mierda para frikis que les quema la cartera desde que se estrenó Star Wars y desde que se enteraron de que los kits con motores los compraban más los aficionados a la robótica y estudiantes de ingeniería que los padres.

    Todo esto es viejo, lo que pasa es que España llega tarde. Como siempre😄

    • Bastante de acuerdo. A lo que comentas, habría que sumarle el relativamente reciente boom de internet, redes sociales, y estas zarandajas. La puta globalización, vaya. Esta gente reivindica por activa y por pasiva los gustos que tienen (lo cual hace más evidente su existencia, no es que antes no existiesen como dices), ese paladar que los hace exactamente igual de diferentes que el resto de individuos similares que proclaman a los cuatro vientos de forma parecida lo distintos que son con respecto al resto del populacho.

    • Fosforo dice:

      Pues mira, eso no lo sabía. A mí me pilla de nuevas, pero tienes razón, aquí llega todo un poco tarde.

  17. Mario Angel Baracus dice:

    Lo de las series infantiles es algo que realmente me a dejado pensando varias veces… Me pasa algo parecido a lo que dice el tal SrMejillon en su comentario, en algún momento indeterminado las series de dibujos animados dejaron de llamarme la atención y ahora rara vez sintonizo el Cartoon Network por más de un minuto… Y es por eso que el hecho de que amigos y conocidos míos se enganchen con series como Hora de Aventura o A Regular Show me desconcierta, no termino de entender si el raro soy yo por no interesarme o ellos por sí hacerlo… Pero creo que este “síndrome” es más bien un síntoma de algo mayor, no me atrevería a ser tan fatalista como para decir que es una pandemia de inmadurez que se está expandiendo por nuestra globalizada civilización occidental, pero se me vino a la mente una frase que leí en una crítica del blog Historias (bastardas) Extraordinarias: “La generación de los 70, adolescentes en los 80, que se negaron a madurar en los 90 y que dejaron la primera década del Siglo XXI atrás. El tiempo ha pasado y posiblemente nos neguemos a ser conscientes”, la Generación X ya tiene 40 años y más, muchos miembros de mi generación (cumplo 22 años este fin de mes, no se cuantos años tendrá el que escribió el post) fueron criados por padres inmaduros o acomplejados por dejar de ser jóvenes, podría decirse que no tienen bien clara la noción de lo que es “ser un adulto” y quizás la aceptación social de ver dibujos animados aún siendo mayores les permite dejar de lado ese problema de identidad que es no saber que es “madurar”… No estoy diciendo que miren Hora de Aventura porque se “nieguen a crecer” (yo mismo no estoy seguro de ser un adulto) solo digo que quizás estemos en medio de una especie de cambio de paradigma, en un período de confusión lleno de ideas extrañas, diversas y contradictorias

  18. Afani dice:

    Yo soy prácticamente un crío así que no sabría comparar lo que sucede ahora con lo pasado, pero sí es cierto que, al menos en Internet, o para ser más preciso, las partes de Internet por las que me muevo, la gente aprueba mucho y muy fuerte las series de animación y habla más de ellas que de las otras.

    Quizá, solo quizá, se deba precisamente a eso que dices de que se ha producido un cambio, y precisamente por miedo a que a esas series de animación no se les diera “el crédito necesario”, la gente a la que le gustaban hablara más de ellas que de las series, er, “de verdad”.

    A lo que voy es que lo mismo hace dos o tres años un tío dice que Breaking Bad es buena y vale, pero dice que Hora de Aventuras es buena y tiene que repetirlo varias veces para convencer a la gente para superar el bache de que es animación. Es sólo una teoría pero es probable que así empezara el rollo este, que o bien continúa, o bien se sigue haciendo por inercia o porque se entendió mal el tema y la gente intuyó que “los dibujos molan”.

    No sé, la verdad.

    • Chuck Draug dice:

      También está ese tema que dices, por dónde se mueve uno. No todos los grupos demográficos son iguales, y lo mismo nosotros vemos mucha gente ensalzando exageradamente la animación cuando para otros la animación les queda muy lejano.

      Sobre el handicap, el problema de recomendar una serie de animación, aunque tienes razón en que cuesta más por el estigma de “la animación solo es para críos” habiendo series como los Simpson o South Park, tampoco debe ser excusa para ponerte en plan fanpesao como ocurre con no pocos fans de HdA o con muchos bronies. Que oye, a mí me gustaría estar a todas horas recomendando Gravity Falls (y eso que al principio yo no le veía tanto la gracia), pero la gente quiere respirar.

  19. […] Síndrome de Peter Pan actual […]

  20. valerian32 dice:

    Que comentarios más interesantes (salvo éste)

  21. Tengo 45 años, y creo que desde Ren & Stimpy no me gustaba tanto una caricatura.
    Me encantan las clásicas (Bugs Bunny, El Correcaminos, Tom y Jerry); Las de no hace mucho tiempo (Ren & Stimpy, El Laboratorio de Dexter, Las Chicas Superpoderosas); y por supuesto, Hora de aventuras. Una veces las veo con mi hijo, otras las veo solo. ¿Alguien tiene problemas con eso? No me importa, en lo absoluto.

  22. fernanj dice:

    Bueno…bueno…no sé que comentar al respecto. Esperaba algo en contra, pero por X o por Y me he vuelto cuerdo para escribir sobre este articulo.

    Lo que tengo es una cosa clara, que esto No es nuevo. Antes ya existía, luego otra cosa es que gracias a Internet y a la existente subcultura otaku se haya unido más llegando a crear fanatismos (que hay que tener en cuenta que antes de esta aquí en España no había nada así, ni a la americana siquiera, con lo que es normal que te encuentres ahora en Salones del Manga ocho mil cosas cosas de Jake y Finn, cuando antes la animación americana en esa subcultura friki ya formada ni se olía).

    Y ya fuera de esa unión, como comentan por ahí arriba, animación adulta ya se hacia, e infantil a la que la gente le veía rasgos adultos como ya he leído que han escrito aquí. Y no hay que irse muy cerca temporalmente: los Looney Tunes o animaciones de Tex Avery. Luego llegó la tele, y los 70, y la cosa se volvió un pelín rara/casposa/muy para niños… hasta que llegan 90, cuando la animación americana se “liberaliza” artísticamente. Ahí si, los dibujos animados de Spielberg en Warner, John K con Ren y Stimpy, Cartoon Network, y como no, Los Simpson.

    No me gusta que la animación se clasifique tanto por franjas de edad. Si se hace bien, vale, pero que lleguemos a calificar de verdad lo que es para niños como animación preescolar y luego lo infantil como infantil…una maraña de chismes sin sentido.

    Y por cierto, me he echo un lio escribiendo, no quería escribir así, como lo he hecho aquí y en mi anterior comentario en forma de respuesta.

  23. kurodachi dice:

    Voy a salirme por la tangente en cuanto a la pelicula 2012.
    “El atlas de las Nubes”
    Ahi queda eso.

  24. Jesús dice:

    Yo acabo de ver esto en tumblr y me he acordado de este artículo

    http://soymonguer.tumblr.com/post/56561166182/future-finn-two-weeks-to-otakon

  25. spikereven dice:

    Desde luego esto da para una investigación sociológica bastante interesante. Como no me apetece ponerme a filosofar sobre la sociedad en general me centraré solo en mi caso.

    Me gusta mucho Hora de Aventuras, me parece una serie redonda tanto en género como en su función de atrapar al público. ¿Dónde reside su genialidad? En que es muy divertida. No digo ni que sea tronchante (aunque llega a serlo) ni que tenga los mejores guiones de la historia (aunque tiene genialidades). Simplemente es eso, divertida, con múltiples referencias y con unos personajes completamente locos que me resultan encantadores. Supongo que me recuerdan a las idas de olla que se me ocurrían de pequeño cuando creaba historias, y creo que es esa sensación la que me hace disfrutarla como un enano.

    Ojo, eso no quiere decir que sea la mejor serie del mundo. Hay muchísimas comedias que me hacen más gracia y series más locas aún que funcionan a la perfección, pero consigue transmitir esa sensación eufórica de subidón de azúcar por atracón de chuches, y mi niño interior no puede resistirse a eso xD

  26. Paracosmos dice:

    Pues claro que es un fenomeno nuevo. Se llama retronostalgia.

  27. Poleifor dice:

    Venga va. Que ahora resulta que ya ninguno nos acordamos de ¡Qué vida más Triste! y ya no nos acordamos del Borja Pérez con 30 tacos y llevando camisetas del troll Hugo que salía en un programa infantil de Telecinco. Bah, bah, bah.