¿Qué es una buena película de Spiderman?

Publicado: julio 8, 2013 de Fosforo en Cine, Libros y comics

Al margen de mi odio profundo, y compartido con toda la raza humana, por Spiderman 3, menos común es mi rechazo a Spiderman 2, la más aclamada de las tres entregas cinematográficas del trepamuros dirigidas por Sam Raimi. Y de hecho, pese a que me indignó muchísimo la tercera, siempre me pareció una consecuencia necesaria de la espantosa predecesora, que inexplicablemente cautivó a una gran cantidad de personas. No voy a entrar demasiado a discutir por qué Spiderman 2 me parece una auténtica mierda, o qué hace que el reboot, Amazing Spiderman me haya gustado muchísimo más que las de Raimi. Me parece más interesante dar las claves de qué cosas yo considero totalmente imprescindibles en una película de Spiderman. ¿Qué necesito ver en una adaptación a la pantalla de las aventuras del lanzarredes para quedarme satisfecho? ¿Qué otras cosas me parecen muy prescindibles? Y ya entonces podremos pensar en qué cosas tenía cada una de estas adaptaciones. Os adelanto que nunca de ellas me convenció por completo.spiderman

Por contextualizar, yo conocí al personaje, supongo que como casi toda mi quinta, gracias a muy mediocre pero entrañable serie de televisión de los 90. Desde muy pequeño leí cosas de Spiderman, y pronto empecé a comprar números en tiendas de cómics. Por aquel entonces andaban por ahí la Araña Escarlata y todo el rollo de los clones, que visto en perspectiva es bastante horrible pero a mí me tenía enganchado, con curiosidad. Uno de los números que más me marcó en aquella época fue la muerte del Dr. Octopus. Más adelante, y cuando Ben Reilly se convertía en el único Spiderman, me di cuenta de que aquellos cómics eran una mierda y dejé de comprarlos, para volver en los tiempos de JMS. Como detractor absoluto de todo el rollo de los totem araña de JMS, reconozco que tuvo momentos que me gustaba, así como las colecciones de Spectacular y Tangled Web. Me volví a bajar cuando metieron a Spidey en los Vengadores (algo que aún no le perdono a Marvel) y volví tras el Mefistazo, para salir huyendo a los pocos meses, bastante desengañado. Empecemos con lo que yo considero imprescindible, aquellas cosas que encontré en esos cómics que me gustó o que me hizo abandonar las colecciones.

Para mí Spiderman siempre ha tratado también sobre Peter Parker. En general, los guionistas de cine parece que han entendido esto mucho mejor que algunos guionistas de tebeos, pero me explico. A diferencia de los mutantes, o la mayoría de los Vengadores, la vida de Spiderman y la de Peter Parker no tienen mucho que ver. Las personas con las que se relacionan, el lugar por el que se mueven, incluso su forma de comportarse es bastante distinta con o sin la máscara. Ha habido excepciones, como en el caso de la Gata Negra, y todos sabemos que ha habido grandes intrusiones de personajes de Spidey en la vida de Parker, pero en general lo que quiero ver es no solo como reacciona Parker a los dilemas como Spidey, sino a los propios dilemas del personaje humano. Primero como estudiante, luego como universitario, como adulto que tiene que sentar la cabeza, como parado o como trabajador precario, como marido… Muchas veces estos dilemas eran más interesantes que las batallas enésimamente repetidas contra los villanos de turno.

Hoy, en Parálisis facial, Kirsten Dunst.

Hoy, en Parálisis facial, Kirsten Dunst.

Por eso me asustó mucho que en Amazing Spiderman el protagonista revelase su identidad a Gwen rápidamente. Pensé que a partir de aquél momento todo se iría a la mierda. Pero curiosamente, es la película que más profundiza en Peter Parker. Las de Raimi tenían mucho rollo pasteloso, pero prácticamente todos los momentos emotivos entre Peter y MJ ocurrían con Spiderman o un maloso de por medio. La escena del beso en el callejón, el momento en el que MJ descubre la identidad secreta del héroe, todos los toma y daca de rupturas y reconciliaciones (que si Octopus ataca una cafetería, que si es un plan de Harry Osborn…), que si el simbionte…

Nada de lo que le pasa a esos personajes podría pasarme a mí, nunca tendré una relación así porque no hay supervillanos interrumpiendo en mi vida cada 15 minutos. En cambio, en Amazing eso no pasa. La torpeza del protagonista con las chicas, esa Gwen con sus miedos, sus debilidades y sus decisiones. Sí, claro, no es cualquier cosa, pero muchas veces tienes la impresión de que estás viendo a dos personajes de verdad, y eso hace mucho.

...Y en "Le daba toda la noche", Emma Stone.

…Y en “Le daba toda la noche”, Emma Stone.

En consecuencia de esto, para mí la química entre los personajes me parece muy importante. Muchos fans le dan gran importancia al parecido físico entre los personajes de las viñetas y los actores. Esto, en un personaje por el que han pasado docenas de dibujantes distintos me parece ridículo, pero más aún cuando de estupendos parecidos físicos nos hemos encontrado con actores de lo más mediocre o, peor, química nula entre la pareja protagonista. No seré yo el que se queje de que Emma Stone se parezca mucho a la Gwen de los cómics (un poco actualizada, que es un personaje que iba vestida de años 60) pero es la enorme química que tiene la que hace que me guste en el papel, y si Kirsten Dunst hubiera logrado transmitir algo más que muecas de mierda y pezones como clavos me hubiera importado poco o nada que se pareciese a Mary Jane lo mismo que un huevo a una castaña. Y no, es que ni voy a comentar a Tobey Maguire. No lo merece.

Otra cosa importante. Los villanos. Spiderman tiene, con permiso de Batman, la mejor galería de enemigos de la historia del tebeo, al menos a mi juicio. Podrías hacer veinte equipos de superhéroes y supervillanos con ellos y todos serían mejores que los Vengadores de Bendis. Para mí un villano bien construido, un personaje bien hecho, puede levantar la película mucho más que cualquier Spiderman (y a la película de El caballero oscuro me remito). El Dr Octopus de Spiderman 2 es una personaje de vergüenza, es una auténtica catástrofe sin interés, ni carisma ni nada que se le parezca. Sus motivaciones son absurdas, el control mental de los brazos es algo que parece de algún número muy Serie B de un cómic pulp y para colmo tiene un final vergonzoso. El hombre de arena de Raimi adolece de defectos muy similares, cuando el original es un personaje muy tridimensional y que da muchísimo juego. En lugar de tomar a los maravillosos personajes originales, Raimi reinterpreta a los villanos para que encajen en sus ideas de bombero. Lo de Harry Osborn en la tercera es como para suicidar al guionista.

El primer golpe del Dr. Octopus fue atracar una peletería.

El primer golpe del Dr. Octopus fue atracar una peletería.

Al siguiente condicionante lo he venido a llamar “Spiderman: ¿Peligro o amenaza?”, y es que hay algo que me repatea de TODAS las malditas adaptaciones al cine del personaje. Spiderman es un personaje marginado, maldito, que tiene a prácticamente toda la ciudad en su contra. Unos lo consideran un pirado, un freak, un bicho raro. Otros, una peligrosa amenaza. Nadie, salvo Flash Thompson y poco más, le considera un verdadero héroe. Ha debido salvar por lo menos a uno de cada tres ciudadanos de NY en algún momento (sin contar las veces que ha salvado el mundo entero) y sin embargo casi nadie le tiene respeto ni aprecio. No hay gratitud con un tío con máscara que huele a bicho. Mientras los 4F dan conferencias y los Vengadores reciben condecoraciones, Spidey está más cerca de los mutantes que de estos. Pero nada, una y otra vez se empeñan en decirnos lo contrario en las películas (salvo con JJJ, que parece ir contracorriente), y para mí eso le quita una de las peculiaridades y encantos del personaje.

El mayor acierto de las películas de Raimi.

El mayor acierto de las películas de Raimi.

Y otro de los elementos que considero necesarios de Spiderman es que aúnen todas sus habilidades de forma correcta. No hay nada más triste que el guionista que es incapaz de lucir más que la superfuerza para dar puñetazos y los lanzaredes de Spiderman, olvidando su sentido arácnido y sentidos mejorados, su agilidad, sus grandes saltos, su flexibilidad (que no va en mallas porque sea un enfermo), su capacidad para adherirse a cualquier superficie (cosa que no debería usarse solo en una maldita escena y YA) y, ¿por qué no? El ingenio y la perspicacia del humano que está debajo del traje. Muchas veces parece que Parker solo es un cerebrito mientras no esté disfrazado, para convertirse con el uniforme en un idiota que no comprende el funcionamiento de los poderes de su rival. Y eso es algo que tampoco me cuadra. He dicho que son dos personalidades y dos vidas distintas, sí, pero también son el mismo ser, y maldita sea, deberían pensar parecido más a menudo.

Y por supuesto me hace falta el sentido del humor, característica definitoria del personaje. Y ninguna película ha logrado llevarlo bien a la pantalla, en buena medida (creo) por los mismos motivos por el que la narrativa de Ibañez nunca encajará bien al llevarla al movimiento. Porque el papel y la película funcionan distinto. Es complicado rodar escenas de acción llenas de hostias, explosiones y paredes derribadas mientras metes chistes. Para eso hace falta un personaje que pueda esquivar los golpes, saltar de aquí para allá y no encajar los tortazos entre gruñidos de dolor. En este caso, y a diferencia del de Ibañez, creo que tiene arreglo, pero habría que convencer a Hollywood de que los fans preferimos ver a Spidey dando botes y burlándose del villano a las hostias de varios megatones y cosas que se destruyen.

¡Pim! ¡Pam! ¡PUM!

¡Pim! ¡Pam! ¡PUM!

En cambio, hay otras cosas a las que la gente da un enorme valor y yo, personalmente, no le encuentro el punto. La necesidad de que se ciñan a la historia original, por ejemplo, a mí no me aporta nada en un personaje con una mitología tan extensa. Me gusta mucho el final del Duende Verde en la primera película, pero es porque es un gran final, no porque sea lo que ya había leído. Porque también me encanta la lucha en la Jaula antes de que Spiderman se convierta en un superhéroe… y no, no se parece demasiado a lo que hay en los cómics. El espíritu está ahí, y con eso basta. Cuando te cargas el fondo, como en el caso de Otto Octavius, me duele (aparte de que estamos ante otro caso de “genio a ratos, a ratos mongol con poderes”), pero no me importa si el origen de los brazos mecánicos es exactamente igual al de los cómics o no. El personaje es algo mucho mayor que eso.

Ya he dicho que tampoco el parecido físico es uno de mis grandes dolores. El actor que mejor había encarnado a un personaje Marvel antes de Robert D. Jr era Hugh Jackman, y se parece al Lobezno original poco y menos (eso sí, logró que al final el personaje de los cómics se le parezca bastante). Por no hablar de buenos parecidos entre el actor y el personaje dibujado resultantes en interpretaciones o películas de mierda (Depardieu como Obelix, por ejemplo). Pero otra cosa que tampoco me importa nada de nada, y parece que muchos fans sí que llevan a muerte, es el tema del aspecto de los personajes y uniformes. Ese sí es un gran acierto de Spiderman 2, con un actor y una indumentaria muy alejadas de las habituales en el personaje (y que curiosamente no funcionó cuando intentaron llevarlo al papel al calor de la película, como en el caso de Lobezno). Por eso a mí el traje de Power Ranger del Duende Verde no me molesta en exceso. Me hubiera gustado ver una máscara de latex, claro que sí, pero si el traje hubiera estado bien, no me hubiera importado que se pareciera o no al original. Lo mismo en el caso del Lagarto de Amazing, que no se parece demasiado al de los cómics, pero si no pareciera tan feo, me hubiera importado un comino.

¡PUM! ¡PAM! ¡PIM!

¡PUM! ¡PAM! ¡PIM!

¿Qué cosas de las que considero imprescindibles tienen las adaptaciones del personaje? Personalmente, creo que solo la primera y el reboot mantienen el carisma e interés del villano, y que salvo Amazing, ninguna ha logrado de verdad reflejar el mundo de Peter Parker más allá de las telarañas. Sí, en Spiderman 2 intentan meter un nuevo novio para MJ y tal, pero aparte de ser un pegote dentro de la saga, no le vi el interés a esas escenas, en buena parte porque Kirsten Dunst es la peor MJ del mundo, y los guionistas, conscientes de ello, no intentaron darle ni un poco de profundidad a su personaje. Los intentos de meter humor de Amazing son muy forzados y quedan mal, pero tampoco es que las otras lo tengan en grandes cantidades. De hecho, si hay una que destaque por su uso del humor y la ligereza del personaje es la infecta Spiderman 3. No me gusta mucho la acción de ninguna de estas películas. Reconozco su espectacularidad, pero no le veo más chicha, podrían ser peleas de cualquier héroe random, no tienen nada que te haga pensar en Spiderman, más allá de los uniformes y villanos. Tengo aún un poquito de fe en que alguien logre hacer esto bien. Algún día…

comentarios
  1. mariods86 dice:

    Interesante la reflexión acerca de las películas. Coincido en gran parte en lo que señalas de que el parecido físico o no con el personaje del cómic es lo de menos siempre que se mantenga la esencia y lo que da encanto a un personaje en especial. En ese sentido, se echa mucho en falta ese ingenio y sentido del humor “debo usarlo para compensar que mi vida es una mierda” de Peter Parker, que hasta ahora ninguna peli ha retratado en profundidad (tan solo en pequeñas coñas que suelta solo cuando lleva la máscara). También comparto que sí, el Doctor Octopus como villano salió perdiendo mucho con el cambio (lo cual para mí tampoco lo convierte en un mal personaje, pero eso lo discutiré luego) que J.J.Jameson es un hallazgo muy importante de la saga de Raimi el cual mereció un mayor trasfondo que lograra que la ciudad marginara más aún a Spider-man (el rollo de tanta gente alabando las virtudes del héroe no pega con Spider-man) y por otro lado, que la Gwen de Amazing le da mil vueltas y media en una nave espacial pegada a una tortuga con casco a la MJ de las pelis de Raimi. En resumen, mi valoración de cada peli sería más o menos así:

    Spider-man 1: En mi modesta opinión, como película definitoria del sentido más optimista de los cómics, me resulta muy divertida. Es un film hecho para el disfrute que falla en sus pretensiones. digamos, más conceptuales, pero no estropea del todo el conjunto. Es Serie-B de la que huele, pero es entretenida y tiene golpes de efecto bastante buenos. Sí, el Duende Verde es guay como personaje, pero lamento decir que no estoy de acuerdo con el aspecto físico, y no porque no se parezca al del cómic, es sencillamente por la misma razón que no te tragas al Lagarto de Amazing: Es feo. MUY feo. Es un disfraz hortera sacado de Jet Jaguar (no me cansaré de decirlo) al que han pintado de verde y han tratado de darle semejanza de duende con un casco con orejas y dientes. No me funciona como traje de villano porque es demasiado poco sutil, no arranca el más mínimo miedo, la escena de la destrucción de la casa de la tía May me resulta muy bien orquestada pero el disfraz del villano revienta absolutamente toda la gracia. No aporta temor en absoluto. De pequeño me disgustaba y de mayor me sigue disgustando. Si lo que quería provocar Raimi era rechazo hacia el duende, lo consigue. Pero no miedo. Y aparte de eso, una peli entretenida con un ritmo muy alocado, muchos errores de continuidad pero aún así con el acierto de portar como bandera la diversión y el pasar un buen rato, una especie de versión de la serie de los 90 guionizada por un demente. Pero disfrutable.

    Spider-man 2: Esto es en lo que más voy a diferir con este post, y esque sencillamente, aunque Spider-man 2 se mea y viola en gran medida el cómic original y juega tanto con los caracteres de los personajes hasta el hastío, no me resulta una peli mala. De hecho me gusta que los personajes evolucionan más o menos coherentemente de lo que queda de ellos en la primera y sencillamente Raimi trata de darles una profundidad totalmente distinta a la de los cómics creando su propio universo. Para mi gusto, el doctor Octopus es una patosada si tenemos en cuenta el personaje del cómic, pero aún así, me gusta. Es un villano reprimido pero la idea de mezclar a la mujer muerta y el rollo de llevar doble personalidad con sus tentáculos no me duele en absoluto. Por supuesto, yo soy el que siempre suele disfrutar de esas animaladas, pero creo humildemente que el tono general de la peli no se da de hostias con ello, me resulta bastante fluido y Octopus llega a ser el villano que la peli necesita. Aún así. ¿Esto haría que Spider-man 2 fuera una muy buena película? No. ¿Hace que sea una buena adaptación? Tampoco y mucho menos. Pero aún así. para mi gusto en lo que respecta a crear un entretenimiento bastante bueno y en lo que es jugar de una manera muy interesante con la psicología de ciertos personajes, amén de una orquestación de la acción muy bien medida (y para mi gusto, muy superior a la de la primera parte porque todo resulta menos atropellado) es una película aceptable y refleja el sentido de heroicidad y el sacrificio del superhéroe de un modo que hasta ahora he visto en pocas películas sobre el tema superheroico. Eso sí, le sobra mucho pasteleo. Demasiado. Digamos que el pasteleo es lo que provoca para mí que la película pierda todo el encanto que pudiera tener. Aún así, sigo pensando que la película es bastante decente.

    Spider-man 3 es la que destruye toda la saga, y la principal razón es que la evolución de la primera a la segunda que para mí funcionó medianamente al principio se desencajó totalmente en la tercera sencillamente porque trataron de ir al todo por el todo, y destrozaron todo el encanto de los personajes, que basicamente parecían degenerar en un halo de edad del pavo que se potencia más cuando se llega a la adultez y el personaje de Venom es absolutamente desaprovechado hasta llegar a límites imposibles. Sencillamente no me gusta, sí, la considero de lo peorcito que se haya hecho con superhéroes. De todos modos, me gusta la manera en que se retrata al Hombre de Arena. Como ya digo con el hecho de Octopus, no me molesta que se llegue a cambiar mucho la esencia de un personaje si al fin y al cabo es lo que requiere la historia, y en este caso no me parece tan mal el cambio, de hecho para mi gusto, de haberse desarrollado mejor, la historia del personaje a mí me resulta bastante cautivadora. Pero por supuesto, esto es muy discutible. En todo caso, sí, Spider-man 3 es la peor con diferencia, y menos mal que la cosa acabó ahí.

    Amazing Spider-man, fuera de lo que muchos consideren, a mí me parece bastante buena y de momento la que mejor ha retratado al personaje de los cómics. Los personajes actúan de una manera natural, cada uno está desarrollado de un modo la mar de adecuado, el guión fluye la mar de bien y todo el rollo superheroico no queda dañado para nada. Incluso metiendo un par de escenas más propias de la saga de Raimi no estropea el conjunto en absoluto porque no pierde de vista lo que hace encantador al persoanje e Spider-man. El hecho de que el actor que haga de Spidey no parezca nerd “porque va en skate” me resulta sencillamente intrascendente. Para mí cumple tan bien como Gwen y todo el resto del elenco. Ciertamente el Lagarto no es lo mejorcito, pero en cuanto a carisma y terror está bastante bien llevado. A esta peli para haber logrado ser la película definitiva de Spider-man le faltaba un poco más de humor y quizás un desarrollo un tanto más ameno (los primeros minutos de la peli resultan un tanto cansinos cuando se ve por segunda vez, pero pronto llega el arranque). En tal caso, sí, prefiero como película del trepamuros el reboot, sin lugar a dudas. Aún así, no desprecio a las dos primeras de Raimi, y es sencillamente porque las considero otro punto de vista más alocado y malsano del personaje. Y quizás sea más infantil, pero para mí algo infantil no supone necesariamente algo malo.

    Y bueno, es mi punto de vista.

  2. Bueno, en cierto modo coincidimos, pero solo en algunas partes.

    Por ejemplo, comparto contigo que Amazing Spiderman está injustamente vilipendiada, y que tiene muchas más virtudes como película que cualquiera de las 3 películas de Raimi, aunque solo sea por el tratamiento de personajes y el tono. De hecho, creo que habría sido mucho mejor si no hubiese salido como reboot y hubiese sido la primera superproducción sobre Spidey, así no se habrían preocupado tanto por cambiar ciertas cosas para variar. A todo esto, si te gusta realmente esa película, te aconsejo leer Ultimate Spiderman, porque la mayoría de las virtudes salen de ahí, y te aseguro que es una versión del trepamuros más que notable.

    Por otro lado, aunque Amazing me guste más que ninguna de la trilogía de Raimi, sigue sin ser LA película de Spidey que me gustaría ver. Y es que Spiderman 2, pese a sus defectos (que son muy gordos, no sé cómo no has mencionado a esa MJ vestida de novia corriendo a por Peter y dejando a John Jameson en el altar de la manera más cabrona posible) tiene un toque despreocupado a lo serie-B, tan naif, tan increíblemente absurdo que, de alguna forma, logra entretenerme y hasta maravillarme en algunas partes. Todo el mundo critica la escena de Octopus con tía May (con motivo), pero para mí tiene un encanto especial, sonrío cada vez que la veo, consciente de estar viendo algo más propio de un cómic de los 60 que de una película seria y bien hecha. Y es que eso es Spiderman 2, quizá la mejor de la trilogía por mantener ese término medio entre lo estúpidamente entrañable y la seriedad ñoña e impostada. Jamás diré que sea perfecta, pero creo que, al igual que la serie de dibujos de los 90, me resulta memorable. La primera y la tercera, sin embargo, las detesto, en mayor o menor medida.

    Lo que digo, que aún no ha llegado la película de Spiderman que realmente me guste. Amazing es la que más se acerca y aún presenta unos problemillas que la hacen decente, pero no memorable o asombrosa. ¡Los calificativos del propio Spidey aún no se pueden aplicar a sus películas! ¿Logrará Amazing Spiderman 2 superar el reto? A ver qué tal.

  3. Nigridal dice:

    Solo diré sobre el tema de los trajes, si quieren que se ciñan a los originales que tengan la decencia de ser coherentes y exijan TELARAÑAS SOBAQUERAS. Es todo

  4. Tendría que revisionar las dos primeras de Raimi para ver si estoy de acuerdo o no con lo que dice, porque el recuerdo que guardo de ambas es bueno.
    Ahora bien, estoy de acuerdo con lo que EXIGE a una película del trepamuros.

  5. Chuck Draug dice:

    Con las películas más o menos recientes en mi mente, el mayor acierto de las tres de Raimi es, precisamente, el personaje de J. J. Jameson. Y es que J.K. Simmons estaba siguiendo el guión, sí, que es una parte importante, pero él aportó la presencia de Jonah, algo que es también importante. No es por el aspecto, que también, sino la interpretación. Sigo viéndolo como el mayor acierto de las películas y que luego en Marvel hayan contado con él para ponerle voz a Jameson en las versiones animadas, también.

    Ahora bien: completamente de acuerdo en que las películas de Raimi deberían haber tirado por el camino de que la gente se trague las palabras de Jameson en vez de confiar ciegamente en Spider-Man. Hace al personaje de Jonah más creíble, aunque no lo parezca (mayores burradas se dicen en la realidad y la gente se las traga) y puede plantear también el dilema de si realmente Peter está haciendo buen uso de sus poderes o si otra vez está fallando al tío Ben. No sé lo que pensaréis, pero algo así hubiera estado bien.

    Sobre el tema de Spidey en sí, estoy de acuerdo en que Amazing consigue más esa división entre Peter y el Trepamuros de forma más convincente que en la trilogía de Raimi. Es un punto muy importante el que marcas, y es que mientras en la saga de Raimi todo tien su origen en Spider-Man (empezando por el hecho de que quien enamora a M.J. es Spidey, no Peter… hasta que descubre su identidad secreta), mientras que en Amazing consigue que Peter también tenga sus méritos sin la máscara.

    Sobre el tema de los chascarrillos del héroe arácnido, pues estoy de acuerdo en que ninguna de las dos vertientes (Raimi y Amazing) ha conseguido encajar bien el humor de Spider-Man, un personaje que utiliza los insultos ingeniosos y el humor tanto para distraer a sus adversarios como usarlo de válvula de escape. A fin de cuenta, Peter y Spidey son dos caras de la misma moneda y la tensión de uno la libera como el otro. Eso sí, remarcar que siempre hablamos de la misma persona.

    Otro tema a tratar: la cercanía. Hace tiempo escuché que “Superman es lo que queremos ser, Spider-Man es quien somos”. Tal vez la segunda parte de Raimi sea la que más se ha querido esforzar en mostrar un Spider-Man más cercano a la tierra, por así decirlo, pero la verdad es que tampoco le dedica mucho tiempo. Y Amazing, aun a pesar de lo que he dicho de saber ver la parte de Peter y la de Spidey, tampoco está tan cerca de ese Parker más llano, pero lo intenta también.

    Villanos… El Duende Verde y El Lagarto, a pesar de que sus diseños son cuestionables (bonito eufemismo para decir que me parecen feos), tienen presencia en pantalla, suponen una amenaza real. El Doctor Octopus se convierte en una triste parodia de villano, con un potencial (el de la doble personalidad por el trauma de su mujer y por la repentina fusión con los brazos mecánicos) desaprovechado, que hace que el obeso original de los cómics parezca decente y todo. El Hombre de Arena tampoco me resulta un villano interesante, y fuerzan demasiado que tiene un lado bueno. Y cuanto menos hable de Harry Osborn y de Veneno, mejor que mejor.

    El tema de “la chica”. Emma Stone gana, en actuaciíno y en presencia, a Kristen Dunst con diferencia. Quiero decir, no esperaba a la despampanante pelirroja de los cómics, pero la Dunst resulta ser sosísima y poco agraciada en muchos aspectos, y su Mary Jane es, en momentos, ridícula, y sobra en no pocas escenas. En cambio, tal vez porque todavía solo la hemos visto en una película, la Gwen de Stone me resulta un personaje más creíble, y una buena adaptación también en diseño.

    Lo que sí queda claro es que en ninguna de las cuatro hay acción digna de mencionarse. Teniendo un personaje con agilidad y fuerza superiores, con sentido arácnido, capacidad de agarrarse a las paredes… poco más que se balancea, hace posturitas y da golpes, veo a Spider-Man desaprovechado en ese aspecto. Lo que es una lástima, porque en Amazing esperaba que se aprovechara mejor.

    Ahora tocará esperar a la segunda de Amazing, de la que ya han puesto el grito en el cielo porque Electro es negro. Yo prefiero esperar a ver qué nos ofrecen antes de lloriquear.

  6. VOID dice:

    Yo personalmente siempre he odiado la trilogía de Raimi especialmente Spiderman 2, son películas tan ñoñas e infantiles por no decir aburridas, despues de tres peliculas tuve la sensacion de no haber visto NADA mas alla de la violacion a un gran personaje, pero Amazing Spiderman es sin lugar a dudas no la mejor si no LA ÚNICA película de Spiderman y espero con ansias la secuela.

    P.D: Yo también le daría a Emma toda la noche😄

    • Fosforo dice:

      Usted piensa como yo. Lo cual le convierte en mejor persona.

      • VOID dice:

        Eso de “mejor persona” me parece un poco exagerado espero que lo haya dicho en broma, es solo mi opinion al que le guste el Spiderman de Raimi pues no hay problema, solo digo que a mi no me gusta dicha trilogia

        • Fosforo dice:

          No, no lo digo en broma. Para mí, todos los que piensan distinto deberian estar muertos y sus hijos reeducados en escuelas fascistas con castigo físico por doquier.

          Es la posibilidad más lógica.

  7. yolimpo dice:

    Estoy con VOID. Demasiado infantiles y Peter Parker un error en la película.

  8. Paracosmos dice:

    Mayormente coincido en este punto: Emma Stone y “le daba toda la noche”.

  9. 0mega151 dice:

    Me gusto tu reseña, Amazing Spiderman es una película muy infravalorada que tenia el handicap de mostrar una historia que ya todos conocen pero de una manera diferente y lo hizo de una forma mas profunda y compleja al explorar la psicologia del personaje y un Peter Parker que no necesita que se parezca a Steve Urkel para sentir empatia por el.

    Me gustaria ver una critica por que Spiderman 2 es una mierda, esa película me parece muy sobrevalorada.