Brutal Legend

Publicado: julio 5, 2013 de Fosforo en Videojuegos

1151432-brutal_legend__0

Vaya por delante que mis tiempos de metalhead han pasado. Hace ya mucho que pasaron. Tuve breves rachas de recuperación cada vez que integré a alguien nuevo en mi círculo de amigos, pero normalmente vuelvo rápido al redil y del heavy metal me quedo con los 4 clásicos que siempre me van a gustar y las 4 rarezas que me gustan cuando no quiero disfrutar de la vida. El resto del tiempo, la importancia del heavy metal en mis oraciones a Satán se reduce a suplicarle por un concierto de System of a Down cerca de casa.

Con estos mimbres me embarqué en Brutal Legend, un videojuego que rinde honroso homenaje al mundo del metal, a su estética (desde todos los puntos), a su mitología y a sus supuestos valores morales, esos que se supone que quedan por encima de ser un pintas, usar productos capilares absurdamente caros y ser subnormal. El amor a la música, el honor, la libertad, la creatividad, la lealtad y las tías buenas en camisetas negras ajustadas. Se trata de un juego de aventuras y acción en tercera persona en el cual, armados con nuestro hacha de guerra y nuestra guitarra eléctrica del poder, debemos  abrirnos paso por un mundo de fantasía heavy hasta destruir a una pandilla de pijos glam cegados por el lucro y que ha esclavizado a las nobles gentes del lugar.

La locaza de nuestro enemigo, Lionwhyte.

La locaza de nuestro enemigo, Lionwhyte.

 

Y funciona. Sea por el sentido del humor del juego, por sus diseños imaginativos y originales (más en los decorados que en los personajes, todo hay que decirlo), sea por su jugabilidad consolera pero fluída… el caso es que el juego es divertido, avanza bien, es complicado pero sin pasarse, ofrece entornos abiertos y misiones secundarias divertidas pero en el cual lo realmente grande es la historia de fondo… Es un buen juego, de verdad que lo es, y me lo he pasado muy bien durante buena parte del juego…

Lo cual hace un poco más peliagudo explicar por qué he dejado el juego a la mitad y no planeo retomarlo.

El juego que os he descrito está razonablemente bien. Lo que ya no está tan bien es cuando nuestro personaje se convierte en una suerte de general de campaña de un gran ejército compuesto por simpáticos estereotipos metaleros, y se impone ir comandando batallones, tomando decisiones estratégicas y ubicando a las tropas. En ese momento el juego se convierte en un aburrimiento, una especie de MOMA sin gracia ninguna. Los malditos combates de escenarios, para los que creo que incluso existe un modo multijugador.

No era esto por lo que habíamos pagado, este no era el trato. A mí ir avanzando entre filas de enemigos hacha en mano, sembrando el fuego a mi paso por distintos escenarios, o echar endemoniadas carreras de coches llenas de tiros y explosiones me parecía bien. Pero no me pongas a comandar unidades y a ser estratégico, porque esto ya no es METAL. Esto es aburrido.  Los controles consoleros pasan a ser un incordio para gestionarlos con el teclado y el ratón, la partida se alarga más y más sin aportar nada ni a la historia ni al jugador, y visto uno, vistos todos, los malditos combates no tienen ningún componente interesante.

"¡Adelante, mis tediosas hordas!

“¡Adelante, mis tediosas hordas!

Ni siquiera parece fácil perder, no lo he conseguido, si no me termino los combates es porque ME ABURRO, si tomas una mala decisión te toca reorganizarte, reclutar de nuevo las tropas, prepararlo… es un proceso tedioso y sin interés, y mientras hago todo esto estoy deseando que se termine. Al final uno toma la decisión de que no merece la pena jugar a un juego en que estás deseando terminar lo que estás haciendo, no para ver qué viene después, solamente porque te aburres.

No me gusta dejar videojuegos inacabados, menos aún cuando tienen una historia que me estaba gustando, como es el caso de Brutal Legend, pero el juego ha superado mis capacidades para malgastar mi tiempo en cosas que no me gustan… ¡Maldita sea, estoy de vacaciones! No creo probable volver a tener ganas de jugar a Brutal Legend más adelante. Han empañado el encanto de los primeros niveles con misiones aburridas de gestionar cada vez contingentes más grandes, y no me interesa, no es a lo que había venido a jugar.

"¡Id allí y aburridnos a todos!"

“¡Id allí y aburridnos a todos!”

Fuera de estas apreciaciones personales, creo que es un buen juego para aquel que esté buscando lo que yo no quería y compré engañado. Si te interesa lo de mover batallones de headbangers, de motoristas en llamas y aplastar ejércitos de locazas glam tiesas de purpurina, seguramente sea tu juego. Échale un vistazo a cómo va lo de los combates de escenarios y elige. Pero no te dejes engañar por esas imágenes en las que nuestro héroe cabalga solitario por escenarios mágicos, hacha en mano, porque eso es solo un tercio/la mitad del juego. Luego cambia.

Me he vuelto una nena, no puedo con el auténtico METAL. O igual es que, igual que con la música, me he cansado del rollo competitivo del heavy. ¿No puede cada uno pasear libremente por el campo soltando hachazos contra la población, corriendo locas competiciones de coches con Judas Priest a todo volumen y ayudar a la gente a que su cerveza llegue bien fresquita hasta la fiesta? ¿Hay que juntarse en camarillas que se odian entre ellas y competir por ver quién es el mejor y quién puede conseguir más fans y más puestos de merchanmierdas? ¿No puedo sencillamente dedicarme a ligar con la chica metalera de turno y dejar que la gente del glam se pelee con la gente de Manowar sin importarme una mierda cuál gana? Al final la reflexión sobre la muerte del auténtico heavy metal del videojuego me ha llevado a una reflexión sobre el nulo sentido de vivir la música como si fuera una religión.tumblr_liohk0hQmd1qh561do1_400

La música es infinitamente mejor que la religión.

¿A qué juego me dedicaré ahora? Pues aparte de los multijugadores de siempre, me pondré con Psychonatus y con The Witcher 2 (un día de estos os comento sobre el primero), y acepto sugerencias para algo más ligerito.

comentarios
  1. Vrede dice:

    No he llegado a jugarlo, pero valiente mierda será que no se trate únicamente de una fase o momentos puntuales el elemento de estrategia por batallones. A mí en los juegos de acción no me gusta que me metan puzzles, pero cuando toca me resigno y lo paso. Malo sería (y muy raro, dicho sea de paso) que el juego cambie por completo su tónica para ser un Age of Metalheads. Y mira que le tengo ganas a este simplemente porque supone humor jebiata y burlarse del propio mundillo, pero DEMASIADOS JUEGOOOOOOOOOOOOOOORLS.

    PD: ese concierto de SOAD llegará. Algún día. Algún… día…

  2. Corto dice:

    Mi desengaño con Brütal Legend fue precisamente por otra cosa, que no es lo contrario pero se aproxima. El juego es cojonudo en historia, en sentido del humor, en los detalles tontos del escenario… El hecho de que las misiones a lo Grand Thef Auto acaben derivando en fases de ‘Estrategia en Tiempo Real’ no me disgustó ni me supuso una ruptura con el juego hasta el momento. No negaré que era una pena que al final todo fuese eso y ya pero podía sobrevivir con ello. Entonces claro cuando empiezas a pillarle el tranquillo a todo (recuerdo que empecé como un macho en la dificultad más alta y ahí si que te oliteraban cada vez que tomabas la decisión equivocada, aun así era jugable) resulta que, oh sorpresa, has terminado el juego. Es en el momento en que descubres que aunque tienes la tontuna de coleccionar piezas de tu coche, desbloquear poderes e ir buscando las misiones secundarias que te has dejado por ahí perdidas el juego es condenadamente corto, por raro que yo lo diga. Es decir, entiendo que hay juegos que dan más o menos horas, pero Brütal Legend tiene una historia que consiguió darme unas expectativas que no se cumplieron. La sensación de que todo terminó de manera demasiado breve cuando podía haber dado mucho más de sí.

    Aun así, lo que verdaderamente me desengañó no fue la duración, sino el sistema de juego de estrategia. No porque me disgustase, sino porque es un sistema de estrategia simplón basado en cuantas unidades, ¿cuatro o cinco? Las facciones distintas son, ¿tres o cuatro también? Entiendo que solo juegues en el modo historia con los metaleros y el resto estén exiliados a ser los villanos o directos al modo multijugador, pero las diferencias entre facciones son verdaderamente nulas, todo es estética y teatro. Entiendo que si los escenarios de estrategia no son el eje central del juego sino más bien un minijuego recurrente no tenga la profundidad de un juego de estrategia puro, el problema es que el juego acaba reduciéndose a dichos escenarios completamente. Como para ponerse a jugar en el modo multijugador donde todo es eso.

  3. Neyebur dice:

    ¿Este era el juego que doblaba Jack Black?

  4. red bat dice:

    Ya te comenté que con el juego no podía ser objetivo y que el tema de las batallas es un borrón para mucha gente. A mí no me molesta, así que no sé.
    A modo de curiosidad, este tema fué tapado intencionadamente por EA hasta poco antes de su lanzamiento, sabiendo que no se comerían una mierda y lo vendían como juego de acción, así que lo que es realidad, un juego estratégico sencillote, se lo callaron.
    Es cierto que la primera parte es más variada hasta que reclutas a las tropas básicas, luego son todo ir de una batalla a la siguiente. En cuanto reclutas a las Zaulia no hay más, el resto de la campaña te lo fundes en un plis. Joder, en la primera partida eché mucho en falta cosas como el cubil de la araña más adelante. Con el tiempo se lo perdoné por el arte y el humor, pero claro, es mi opinión. Te recuerdo que yo me lo he pasado como un enano con Lollipop Chainsaw (crucificado por miles y con razón) y me aburrí como una ostra con Borderlands (alabado por miles).
    No es dificil, para nada, a no ser que saques unidades de mierda y te ataquen con las tochas. Te puedes ventilar cualquier batalla contra la CPU en 5 minutos a base de rush con las chicas razor.
    Para mi lo peor fué la sensación de que se habían dejado un webo de cosas en el tintero (el libro de arte me lo confirmó) que mejor no te comento por spoilers.
    Una pena que no te haya gustado, pero bueno. Así son las cosas.

  5. Nubis dice:

    Lo curioso es cómo vendieron el juego, en plan acción heavy metal de la muerte cervecero. El concepto de toques de estrategia no está nada mal, pero estaba claro que si te lo vendían así desde un principio habría vendido mucho menos.

    Siempre nos quedará su banda sonora, ea.