El hobbit, un viaje inesperado

Publicado: diciembre 24, 2012 de Fosforo en Cine

A diferencia de otros agoreros, yo tenía muchas ganas de ver El Hobbit en el cine. Puede que las decisiones de Jackson no siempre me parecieran muy acertadas (lo de las tres películas y eso… ¿qué os voy a contar?) pero en general tenía bastantes esperanzas puestas en esta producción. Al fin y al cabo, también había muchas cosas respecto a la trilogía de El Señor de los Anillos que no me habían convencido en su traslación a la pantalla, y aún así había salido muy contento del cine en dos de las tres ocasiones (Las dos torres fue para mí una película agridulce).

El_Hobbit_un_viaje_inesperado-249234415-large
Puestos en esta situación, no me esperaba, a pesar de todo, que fuera a salir del cine iracundo y alterado cuando finalmente acudí a ver la primera entrega de las aventuras de Bilbo Bolsón… Y es que realmente para mí la película ha sido un rotundo fracaso a la hora de cumplir cualquier fin que no fuera el de recaudar una cantidad ingente de dinero a costa de un libro que es vilipendiado y ultrajado cada pocos minutos ante el desconcierto de aquellos que tenemos el libro reciente en nuestras cabezas, aprovechando el tirón de una saga de películas resueltas infinitamente mejor que esta… cosa que Jackson nos ha querido vender como una precuela de El Señor de los anillos, cuando el libro, evidentemente, no lo es.

No es que estemos ante una película inmunda que nos haga arrojar nuestra bebida contra la pantalla y pedir cabezas en picas (salvo que seas yo) pero sí ante una cinta absurdamente irregular, anormalmente extendida hasta el punto de hacerse larga y vergonzosamente mal diseñada. Los grandes momentos de la cinta, que los hay, quedan eclipsados al final por el cúmulo de despropósitos que nuestra cabeza va atesorando, producto la mayoría de ellos de la previsible indecisión de los guionistas, que no saben que tono imprimir a una adaptación que quiere ser varias cosas a la vez sin conseguir satisfacernos en ninguna de sus facetas.

MAKE IT EPIC

MAKE IT EPIC

Una de las cosas que El hobbit quiere ser es una película de aventuras, desenfadada, alegre, con momentos mágicos y maravillosos, criaturas terribles que causan pavor y un protagonista burgués y acomodado que sufre y sufre sin parar ante todos los terribles imprevistos que suceden a lo largo de ese “viaje inesperado”. En definitiva, la película quiere ser una fiel adaptación del libro original del Tolkien, una lectura juvenil, ligera y entretenida, con un personaje que cumple él solo la función de alivio cómico en una función aventurera e imaginativa, sin excesos de ambiciones. En esta situación la película nos regala algunos de sus mejores momentos, como es la huída de la guarida de los trasgos o el excelente encuentro de nuestro Bilbo con un aterrador Gollum. La película se toma sus licencias, pero no podemos culparla en exceso, porque las de LOTR también lo hacía y, del mismo modo que en esta, funcionan aceptablemente.

Sin embargo, la película quiere ser también una unidad propia. Dividir la historia en tres partes aleja mucho al dragón Smaug de la acción en esta primera entrega. Curiosamente esto es algo que también pasa en el libro, y hasta que no llegan a la Montaña solitaria, ni los enanos ni el hobbit piensan lo más mínimo en la amenaza que supone Smaug el Terrible. Tampoco tienen tiempo, pues su camino está lleno de trolls, huargos y trasgos (y arañas, y elfos y hombres) que les acechan por todas partes, haciéndoles caer, como dice el título de uno de los capítulos, de la sartén a las brasas una y otra vez. Parece que a Jackson no le parece suficiente e introduce una larga historia con una némesis ad hoc para Thorin a la que a partir de ahora llamaremos “la trama de Copito de Nieve”. Esta subtrama, que en varios momentos se come la propia trama de la novela original, está mal construida y no aporta prácticamente nada a la trama, pero está construida en un tono oscuro y amenazante que no pega ni con cola con los momentos más desenfadados del “primer tono” del que hablábamos antes.

"Quita retaco, el protagonista soy YO".

“Quita retaco, el protagonista soy YO”.

Pero la cosa no acaba aquí. Porque entre antiguos enemigos que persiguen a la compañía y chistes sobre trolls que se limpian los mocos con el protagonista, hay una voluntad de que El hobbit sea una precuela directamente construida como acompañamiento a El señor de los anillos. Y la película se resiente en varias ocasiones de la voluntad de Jackson de empapar a las aventuras de Bilbo en la sopa de acción épica y lucha heroica del “hermano mayor”, lo que conduce a un sinsentido total, donde se alternan pasajes más o menos humorísticos con grandilocuentes escenas de épica trágica que pierden toda la fuerza posible al servirse con una guarnición de aventura ligera que poco tiene que ver con la definitiva contienda entre el Bien y el Mal que nos quiere meter Jackson, esta vez, con calzador.

El resultado es, como digo, absolutamente irregular. Ahora aquí hay una gran batalla, aquí un chiste de enanos, aquí un momento de gran tensión, aquí Copito de Nieve no importando nada de nada, aquí una escena de acción que no viene a cuento y aquí otro chiste, justo antes de otro momento dramático que no nos emociona en absoluto. Cuanto más se aleja del libro, más se resienten las partes que se han mantenido fieles, y el espectador lo nota. Si le sumamos que todo está, era evidente, innecesariamente extendido en el tiempo, el resultado es una película que no se termina de ninguna manera con escenas desaprovechadas y otras absolutamente prescindibles.

ES GRASIOSO XQ TIENE UNA KAKA DE PAJARO EN LA KABESA XDDDDDEDEDE

ES GRASIOSO XQ TIENE UNA KAKA DE PAJARO EN LA KABESA XDDDDDEDEDE

Nada representa mejor esa irregularidad que el personaje de Radagast el Pardo, añadido a la función después de que Jackson lo omitiera, con cierta lógica, en La comunidad del Anillo. La trama de Radagast pretende conectarnos con la abrumadora amenaza que se forja en el Este de la Tierra Media, es decir, con la vuelta de Sauron y sus más poderosos sirvientes tras una Edad de relativa tranquilidad. Se trata de un añadido épico que conecta directamente con El Señor de los anillos, trastocando de paso la cronología de acontecimientos establecida por Tolkien en sus novelas (pero no nos vamos a poner muy tiquismiquis con ello). Sin embargo, el personaje elegido para conectar con ello es un secundario cómico con momentos de vergüenza ajena al que Jackson trata sin ningún tipo de respeto incluso cuando el personaje no aparece en pantalla. Lo que nos debería conmocionar sencillamente nos hace reír, y la acción protagonizada por el personaje solo despierta jaleo, aplausos ante lo grotesco del tratamiento y gritos de “¡Es el Papá Noel Pordiosero!”.

Parece más un cosplay de los Otros de Canción de Hielo y Fuego que uno de los Istari...

Parece más un cosplay de los Otros de Juego de Tronos que uno de los Istari…

Para compensar, supongo, estas deslealtades a la obra que se supone que está adaptando, la película incluye a capón varias citas textuales del libro, metidas absolutamente a capón y, en ocasiones, fuera de contexto (por aquello de que las escenas originales de la novela no se han trasladado literalmente). El resultado para el lector de la novela que ve la película es nefasto, queda como un pegote mal construido. Pero para pegotes, los guiños a las películas de El señor de los anillos. La película cuenta con varias, diría que demasiadas, alusiones a la saga de LOTR: escenas calcadas a las de la película, cameos de objetos y personajes y un innecesario prólogo que transcurre solo segundos antes de donde arrancaría La comunidad del anillo, con la aparición anecdótica y, por supuesto, innecesaria de Elijah Wood. Uno o dos no molestan, pero son multitud y acaban agobiando. ¡Ya nos hemos enterado de que es una precuela de El Señor de los anillos! ¡Dejen que veamos la película en paz!

Pero en mi opinión lo peor de la película es Bilbo Bolsón. Y en ese sentido creo que le pasa un poco como a Bruce Wayne en la última de Batman de Nolan: el personaje no tiene sentido, no lo comprendemos, y por tanto, nos resulta imposible empatizar con él. Una mala construcción de personajes, con el delito en este caso de que hay pocos personajes más claros, sencillos y eficaces que el Bilbo Bolsón de la novela. En el libro, Bilbo es un acomodado y respetable hobbit en una comunidad donde ser respetable es sinónimo de ser previsible y comodón. Un hobbit de la Comarca. Este pobre personaje es arrastrado, aprovechándose Gandalf de su confusión, a una aventura horrible donde pasa miedo, hambre, frío y toda clase de percances que poco a poco van forjando su decisión y le hacen caminar hasta un destino heróico. Desde su primer acto de aventurero hasta el último hay una progresión lógica en sus actos, y por el camino recibe una serie de objetos legendarios que le ayudarán en su misión. Vamos, una forja del héroe bastante clara, ¿no?Bilbo
En la película no pasa nada de eso. Y aviso, este párrafo y el siguiente contiene mini-spoilers. El Bilbo de la película no es ni de lejos tan educado y acomodado como el del libro. Se comporta maleducadamente con Gandalf, no invita a nadie el día de la gran merienda con los enanos, y no solo esto, cuando estos aparecen, ¡trata de echarlos de casa! Algo que el Bilbo que yo conocía no haría jamás. Pero no solo eso, sino que además parte a la misión por voluntad propia, y tras reflexionarlo. En el libro no ocurre así, Gandalf se aprovecha de su desconcierto para obligarle a salir corriendo en pos de la aventura. Las primeras acciones de Bilbo como saqueador de la compañía las hace a la fuerza y tras mucho discutir con los enanos para evitarlo, pero aquí muestra iniciativa propia. Todo esto choca frontalmente con los otros momentos donde Bilbo se arrepiente y se lamenta por el viaje, algo que ocurre en la novela y donde tiene sentido.

Hay dos momentos catastróficos en este sentido. El primero es, ya en las montañas, justo antes de caer en manos de los trasgos, cuando Bilbo decide, de buenas a primeras, volverse solo por el camino ya hecho. Ha visto en el camino gigantes de roca, trasgos y huargos, pero el tío decide irse solo y sin avisar a nadie. Esta escena está construida para alimentar el conflicto personal entre Thorin Escudo de Roble y Bilbo, pero bien pensada es rara y estúpida. El hobbit es cobardica, ¿por qué iba a atreverse a semejante locura? El segundo momento es ya al final de la película, cuando Bilbo se lanza a combatir él solo a un orco y un huargo que acaban de poco menos que matar a un guerrero enano experimentado. Otra vez se trata de reafirmar la relación entre Thorin y Bilbo, pero otra vez es raro y ridículo, y lo será más cuando Bilbo vuelva a ser cobardica y asustadizo en la segunda película de El hobbit.

En conclusión, que Bilbo Bolsón es, en esta película, poco menos que un esquizofrénico con ramalazos suicidas. Y eso que el actor elegido para interpretarlo me gusta mucho y le pega bastante a la imagen del Bilbo que sacas de los libros. Es una pena que el guión el fuerce a abandonarlo para alargar innecesariamente las cosas y darle a todo un tono más épico.

También salen otros 12 enanos, pero no importa...

También salen otros 12 enanos, pero no importa…

Como decía, la película tiene aciertos, y grandes momentos, pero estos quedan eclipsados por su indecisión a la hora de elegir un tono, su mezcla confusa de elementos y su protagonista mal construido. Errores todos que no parece probable que hayan podido solucionarse en las posteriores entregas, lo cual me hace plantearme, muy seriamente, si acudiré a las salas de cine a ver la siguiente entrega de El hobbit. Algo que no me planteé, siquiera, cuando Las dos torres me parecieron un bajón del nivel en la trilogía de El señor de los anillos. Una auténtica pena.

comentarios
  1. Kalitro dice:

    ¿Entonces no te gustó cuando Radagast lo da todo para salvar al erizo Sebastian? Qué nombre más común en Tierra Media, por cierto.

  2. No tenía muchas ganas de verla, pero leído esto, se cumplen mis peores pronósticos.

    Por cierto, veo que no soy el único al que Las dos torres le parece la más floja de las tres, por mucho que la gente afirme que «sta to wapa pork en el avismo de jel se pegan un uebo de rato tio».

    • Roy D. Mustang dice:

      Curioso. Mi película favorita de la trilogía de ESDLA es Las dos torres, seguida de La comunidad del anillo. Claro que la actuación de Christopher Lee como Saruman también tiene mucho que ver…

  3. 13 dice:

    Estoy de acuerdo en prácticamente todo.

    Entretenida, sí. Pero con esos mimbres se podría haber hecho un cesto mil veces mejor.

    La película cae en el empacho a golpe de falsa epicidad, y precisamente cuando no empacha es cuando mejor funciona… Así que ellos sabrán pero la conclusión me parece clara.

  4. Jesús dice:

    A mí me pasa exactamente igual que al boinas. Ya me daba bastante pereza pagar diez euros por ver la primera de tres películas alargadas hasta el absurdo, como para encima leer críticas de gente entendida y ver que, después de todo, tampoco merece tanto la pena el desembolso.

    Si no me acaban invitando, pues se espera uno al BRrip y aquí paz y después gloria :_)

  5. VictorSauron dice:

    Tienes razón en bastantes cosas y especialmente en la de Radagast. Aún así, como la peli me parece grandioso, que sepas que estás muerto Fosfi😛

  6. Beelzenef dice:

    Con todo lo que estoy leyendo, se me quitan las ganas de verla xD
    Hace bastante que me leí “El Hobbit”, pero hay cosas que recuerdo y que se mantienen fresquitas. Y si lo están destrozando tanto… Veremos a ver que pasa xD

  7. mariods86 dice:

    Pos como que estoy muy de acuerdo. Una crítica bastante bien desarrollada, en profundidad y coincido en varios aspectos. Una pena también el simplón desarrollo de Bilbo, a mí también me parece que el talento del actor aspiraba a algo mucho mejor.
    Oh, y me mosquea que no menciones a los pobres conejos de fuerza ilimitada que tiran del trineo de Radagast y que son aparentemente abducidos por alienígenas (o más posiblemente devorados por wargos) fuera de plano,, son los auténticos héroes de esta aventura, por verse obligados a salvarle las pelotas a un viejo tan chocho como ese brujo. Pero en fin. :b

  8. Pirataaaaah dice:

    ¿DONDE ESTÁN LAS BARBAS?

  9. pescao dice:

    Fosforo, no es por defenderla, ya que a mi esta peli me ha parecido para pasar el rato. Pero busca información sobre el libro “La buusqueda de erebor” (the quest for erebor). De ahi saca el 70% o mas de la peli.

    Y boina, opino lo mismo sobre las dos torres, sobretodo sabiendo que le añadieron escenas para ajustarla mas al gusto de “el gran público”.

    • Si saca el 70% de ahí no es una adaptación muy buena de El hobbit

    • Fosforo dice:

      Voy a ponerme “estupendo”. Tengo bastante presente la historia de Erebor a la hora de criticar esta historia. Pero tengamos en cuenta que:

      A) Tolkien consideró pertinente dejar fuera el tema de Erebor en El hobbit, y su inclusión a posteriori sirve como una forma de encajar el tono jovial de El hobbit en una saga como LOTR. Es decir, que inspirarse más en Erebor y menos en el Hobbit es exactamente lo que yo comento que hace la película.

      B) La historia de La búsqueda de Erebor añade varios momentos, pero en ningún caso altera partes importantes de la historia de El hobbit (solo las amplía) cosa que la película si hace. Todo cambio experimentado en la trama de El hobbit para dar mayor protagonismo a los personajes de la búsqueda de Erebor, a mí entender, atenta contra la entidad de ambas obras, que eran complementarias.

      C) Si nos ponemos con el tema de la literalidad con la que Jackson traslada la obra de Tolkien, cabría destacar que la aparición del Nigromante entonces quedar completamente fuera de lugar en esta primera entrega cinematográfica, dado que durante la “Tertulia inesperada”, Gandalf admite haber conseguido la llave y el mapa de Thror al rescatar a su hijo de las mazmorras del Nigromante. ¿Entonces cómo es que aparece por primera vez, y algo después, en la película? ¿Sale eso en La búsqueda de Erebor?

      D) Si Jackson quería atender fielmente a La búsqueda de Erebor, hubiera hecho bien en ceñirse a “El Hobbit anotado”, mucho más fiel al espíritu de J.R.R.T. que las obras póstumas “arregladas” por Chris Tolkien.

      Dado esto, decía, no creo que las apostillas de La búsqueda de Erebor puedan jsutificar los cambios significativos de momentos de El hobbit, si bien podrían validar algunos de los añadidos fuera de la visión de Bilbo como el pequeño concilio celebrado en Rivendel. Pero da la casualidad que casi todos estos acontecimientos fuera de la visión de Bilbo son los de Radagast que, como digo, no se corresponden cronológicamente con lo dispuesto por Tolkien, tanto en Erebor como en sus apéndices y en El hobbit.

      De todos modos, es un tema interesante sobre el que tengo una “versión extendida” del post de unas 1000 palabras más, y te agradezco que saques el tema =)

  10. Malleys dice:

    Esto me hace especial gracia porque antes de entrar a la sala estaba bromeando constantemente con Vrede y Fósforo sobre que nos íbamos a cagar constantemente en la película, y al final resultó que sí, que nos cagamos en ella. Una pena, yo tenía un buen presentimiento.
    Estupenda crítica, Fósforez.

  11. Malleys dice:

    Joder, y olvidaba los enanos, vaya mierda de enanos en general, medio grupo parece de humanos. Menos mal que está el enano narigón de barba blanca, que me moló bastante.

  12. A mí me gustó bastante. También es que no iba al cine con muchas expectativas pero si mucho miedo por el hecho de que la primera película durara 169 PUTOS MINUTOS.
    Normal que sea lenta de cojones en algunos momentos.

    Y que hará como unos 6 años que me leí el libro y no recuerdo nada de lo que pasa, por lo que no puedo ser capaz de argumentar/opinar sobre la parte que comparas con el libro.
    En ese sentido, yo hace tiempo que deje de buscar un calco de las obras originales en las películas, te llevas menos decepciones. Otra cosa es cuando te la venden como una adaptación fiel de la obra original (¿la vendieron así en los tráilers? No lo recuerdo, estaba distraída con los erizos), entonces es legitimo sacar las antorchas y las picas.

    Sobre algo que si estoy de acuerdo es sobre Radagast: está metido con calzador. Se podría omitir totalmente ese personaje y todo iría igual. Salvo por una notable falta de erizos en el metraje. Y los erizos molan. Mucho.
    Y otra cosa que me parece metida con calzador es la parte de la discusión del Concilio sobre qué hacer con los enanos. Y la comunicación telepática entre Galadriel y Gandalf, ¿eso desde cuándo pasa?

    Sobre la parte de Thorin, la verdad es que hay momentos en los que dejé de pensar en Bilbo y me preocupaba más que iba a pasar con Thorin (y con Kili). Pensándolo un poco, casi parece que Bilbo sea una excusa para contar la historia de Thorin y el viaje a Erebor, más que el protagonista de la película.

    Y algo que echo en falta que no hayas mencionado son cuatro cosas:
    -El poder distinguir a los enanos unos de otros rápidamente. Era uno de los retos que se plantearon y para mí está cumplido con creces.
    -La banda sonora. LA PUTA BANDA SONORA. AL QUE NO LE EMOCIONE NO TIENE ALMA.
    -Esos planos aéreos que solo tienen como excusa enseñar paisajes diciendo: “¡Hey, mirad! ¡Mirad que escenarios naturales más chulos tenemos en esta isla dejada de la mano de dios! ¡Venid a hacer turismo! ¡Y dadnos vuestro dinero!”
    -¿Por qué los enanos tienen tan poca barba? Si creo que Fili y Kili tiene cuatro pelos mal contados.

    Y sobre la actuación de Freeman: SEJURO KE TIENES EMBIDIA XK EL ASE DE JOVVITT Y TU NO.

    Y como apunte, saber que el anterior papel de Richard Armitage fue haciendo de Guy de Gisborne en la serie de la BBC de Robin Hood de hace 5 años. Un personaje que iba vestido de cuero ceñido TODA LA SERIE. Salvo cuando se descamisaba.

    • Fosforo dice:

      Por partes. No soy nada purista, intento evitarlo. Cuando comparo al Bilbo de la película y al del libro no establezco que deban ser idénticos, lo que digo es que uno está bien construído y otro no. Si el Bilbo de El hobbit hubiera sido todo el tiempo más predispuesto a la aventura no me hubiera quejado mucho, pero el problema es que es esquizofrénico.

      Sobre Thorin, es verdad que roba mucho protagonismo, pero no me parece necesariamente mal. Lo que pasa es que en realidad el malo, Copito de Nieve, no me convence nada de nada, por lo que dificilmente me puede interesar una historia donde sé que el protagonista (Thorin) va a ganar a su némesis y encima este tampoco tiene ningún carisma.

      Los planos aéreos, nada que no hayamos visto en las de LOTR. Son parodiables, pero no me disgustan. Otro tanto con la banda sonora, pero en este caso para bien. Es sensacional. Uno de los aciertos de la película.

      Respecto a poder distinguir a los enanos…aparte de que muchos no están muy bien caracterizados como enanos, la verdad es que me parecen aún más anodinos y olvidables que los del libro, siendo Thorin, y en mucho menor medida Kili los únicos que realmente parecen tener algo que aportar. Mención aparte para Bombur (ES GRASIOSO PORQUE ESTA GORDO).

      • Sobre Bilbo en la película, no me chirrió tanto su comportamiento.
        En la parte de volver, supongo que Bilbo optó por un “más vale malo conocido que bueno por conocer”.
        Y en la parte final, cuando se abalanza contra el huargo. En una situación de “vamos a morir” y mezclada con que después de que volviera Thorin le siguiera reprochando ser un cobarde, un poco de entusiasmo suicida tampoco me resulta extraño.

        Sobre Copito de Nieve, no creo que haya salido lo suficiente como para que le odiemos lo suficiente. Toda su maldad se reduce a que ha matado ¡al abuelo de Thorin! ¡Durante una batalla! Si al menos hubiera muajajeado un poquito, vale.

        Sobre los enanos, ya no hablo tanto que a veces no me parecían muy enanos (supongo que no se presta tanta atención a los tamaños cuando 13 de 14 personajes tienen la misma estatura), si no que si te ponen a dos de ellos eres capaz de diferenciarlos sin problemas (aunque lo de llamarlos por su nombre va a parte).

        Spoiler.
        Sobre Kili, yo ya no sé si destaca mucho o es que la muerte de ese personaje me traumo en exceso cuando leí el libro y no paro de fijarme en él todo el rato.
        Fin Spoiler.

  13. Chuck Draug dice:

    A mí la película me entretuvo. Eso sí: hay que olvidarse del libro, y de los relatos, y de los apéndices… Porque si no, las comparaciones son odiosas, como pasó con la trilogía de ESDLA. Porque si tuviésemos que ir a por el tema de adaptación, para empezar que lo hubieran llamado “Erebor” y no “El Hobbit”. Pero no voy a quejarme de eso…

    Esta película se nota artificialmente alargada, no solo por hacer caja, sino también por la obsesión con conectar todo en esta trilogía con la anterior. Tratar de conectar ambas trilogías no está mal, porque a fin de cuentas El Hobbit va antes, pero no llevarlo a la obsesión de que todo esté conectado. Hay nexos, sí, pero con cuidado.

    Ejemplos de bien hecho: el Nigromante con sus licencias (y que ya era mencionado en la novela) y el concilio de Rivendel me parecen adecuadas de establecer esa conexión, aunque si hubiesen sido más breves (y se hubiesen ahorrado la telepatía Galadriel-Gandalf) seguramente estarían mejor, porque el concilio acaba lastrando. Lo malo es que esto nos brinda los momentos ridículos de Radagast, y tengo miedo de lo que pueda pasar con el Nigromante.

    Ejemplo de todo lo contrario: el prólogo de Bilbo, innecesariamente largo y contando detalles que no vienen a cuento, no todavía. Lo ideal habría sido que este prólogo fuese breve, con Bilbo anciano comenzando a escribir la historia. No es necesario alargar para tener el cameo de Elijah Wood para que digamos “¡mirad, es Frodo!”, y la historia de Erebor habría quedado mejor en la reunión en casa de Bilbo, como un flashback de un par de minutos, no un prólogo de casi diez. Y la mención a la piedra es demasiado temprana, porque para cuando lleguemos a la tercera película el público general ya la tendrá olvidada.

    Los enanos están bastante bien diferenciados, sí, aunque la caracterización tenga sus altibajos. Los únicos con cierto protagonismo son Thorin (obviamente, es el nuevo Rey Bajo la Montaña), Balin y Kili (y reírnos de Bombur porque está gordo y es un inútil)… y la verdad, a Thorin y Kili no los veo de enanos; es más, Kili puede pasar perfectamente por humano bajito y hasta apuesto… ¡y seguro que más de una suspira por sus huesos! xD Una cosa sí es verdad: los enanos se ven más competentes, cuando son capturados no es tanto por su inutilidad como por otros factores. Eso no evita que sean igual de anodinos.

    Respecto al pretendido epicismo que se le quiere imprimir no me parece del todo reprobable, aunque hay una víctima en el personaje de Bilbo. Es cierto que se vuelve algo esquizofrénico; una cosa es hacerlo más osado que el original, y otra no saber cuándo ponerlo más Bolsón y cuándo más Tuk, esto debería haber sido más gradual en lo que se refiere al personaje. Pero la última locura de Bilbo en la película no es tan culpa del personaje como sí de la necesidad de meter un villano persistente. Y sí, hablo de Azog, que es un pegote. El viaje en sí es toda una aventura llena de peligros hasta el “jefe final” (Smaug), no creo que sea necesario añadir una amenaza persistente. Y a ver cómo resuelven esto, porque igual que con lo del Nigromante miedo me da.

    A mí me ha gustado, la banda sonora me parece una delicia y el momento de los acertijos en la oscuridad está muy bien, pero tiene bastantes imperfecciones más allá de la adaptación que hacen que no brille tanto como debería. Menos metraje, reducir más las partes de apéndices, no poner cameos innecesarios… Eso habría mejorado el conjunto, en mi opinión.

    • Fosforo dice:

      A mí la parte del Nigromante no me dijo nada de nada, la verdad. Me resultó de lo menos interesante, y eso que cuando dijeron que iban a meterlo, yo estaba muy entusiasmado, sobretodo por ver a Gandalf haciendo uso de sus poderes contra un enemigo a su altura (me esperaba más que en el lamentable enfrentamiento con los Nazgul de El retorno del rey). Y de momento he tenido a Radagast, un trineo y un concilio bastante largo y que no aporta nada a la película.

    • “Que hagan las películas que quieran, pero que no lo llamen adaptación.”
      Por cierto: ¿Y los ponis?¿Andestán? Que san escapao.

  14. jariknoah dice:

    La vi en Francia.
    En la escena que se presenta a Radagast, una francesita sentada a mi izquierda estaba angustiada por saber si se salvaría el erizo. Yo estaba angustiado por saber cuándo acabaría la escena.

    Copito de nieve… pues eso, apodo que ni pintado. Y de paso, ya que la peli va a su puta bola, también podrían haber incluido a Heidi en el bando supermaligno de la ostia. Que entre estos dos haciendo trío con Jabba el Hutt de los trasgos ya habría hecho sentir miedo en la sala francesa.
    (nada de purismos!!…………. vale vale)

    Pero aparte, la patada en el culo que le das a Bilbo por esquizofrénico la entiendo, pero ostias, ¡algo tendremos que salvar de la peli!. La interpretación de Freeman, aunque hace lo que le mandan y no sea con total fidelidad, la he disfrutado.

    Pero claro, esto no salva que veamos la sucia mano del que prefiere llenar su bolsillo a hacer pelis de calidad.

    Tres películas, que felicidad…

  15. Roy D. Mustang dice:

    El libro me lo leí hace más de una década y apenas me acuerdo, salvo de alguna cosa que otra.

    Lo que no me gustó de esta película es la mezcla entre drama y comedia. A veces la mezcla sale bien, otras veces no.

    Las escenas de acción tampoco me gustaron. Demasiado frenéticas y confusas. Y hay muchas.

    De todas formas, creo que el principal defecto fue dotar a la historia de un tono y estilo oscuro que si bien con la trilogía de ESDLA quedaba bien, con El hobbit pasa lo contrario. El hobbit es un cuento infantil, no una odisea épica orientada para todos los públicos.

    En cuanto a lo del Bilbo borderline, opino lo mismo que tú.

    Ah, ¡y viva Las dos torres!

  16. Bueno, como ya dije por twitter a mí la peli me gustó. Tal vez porque todo el mundo me había dicho que era horrible y no hay mejor promesa de futuro que ir al cine con las expectativas por los suelos, prácticamente me arrastró mi hermana. Esperaba encontrar una historia que se me hiciera pesadísima con exceso de batallas y un protagonista que me cayera mal, pero ni lo uno ni lo otro. Vale que dura tres horas y que se han pasado convirtiendo un libro como El Hobbit en una trilogía solo para recaudar, pero cuando se acabó pensé “¿ya?”. Lo cierto es que no me aburrí.

    Bilbo me pareció, antes que nada, estupendamente caracterizado. Martin Freeman es el hobbit que yo tenía en la cabeza cuando leí la novela hace ocho años, y también por eso tenía los detalles tan difuminados ya en la memoria que me colaron todas las licencias que les dio la gana sin que me enterase demasiado. Me reí con Radagast, la verdad, y solo tuve UN momento de pánico al principio que fue cuando los enanos se liaron a cantar y creí que estábamos ante una peli musical al estilo de Disney. Por fortuna no.

    ¿Es un peliculón? No. ¿Iré a ver las siguientes? Sí. La cinta me entretuvo, el guión no me pareció que llegase a ridículo, la fotografía para no variar alucinante, los enanos más o menos cumplen su función cada uno con su carácter, y Bilbo… bueno. Como después de ver el trailer me esperaba casi que se lanzase a la batalla al grito de “esta noche manda mi polla” pues me pareció muy comedido y bastante parecidillo al original.

    Y eso es todo :3

  17. Hombre….la pelicula tampoco estaba tan mal. Eso si, a Gorbad Garra de hierro le podrían haber montado en un jabalí, que tampoco les costaba nada, y Grom el Panzudo no es contemporáneo a los acontecimientos de la trama, aunque quede bien. Nagash salía un poquillo desmejorado con tanta cagada de pajaro, Malekith es un cachondo… y tambien se echa de menos algun cameo de Vidente Gris Thanquol en vez de centrarse tanto en Lumpin croop y sus gallos de pelea, que al fin y al cabo no tienen ni codex publicado, y no pintan nada. Lo que no queda muy claro es por que hay un enano lampiño, debe ser la verguenza de su fortaleza…. pero supongo que en la segunda peli lo aclararan.

    Hay grandes escenas, no obstante, como la carga de los rompehierros de Belegar contra los orcos negros en las puertas de Karak-ocho-picos, y la aparición de Gotrek, con armadura y sin Felix, en la misma escena (sera una pista de por que se hizo matador??). Vamos, que despues de tanto tiempo esperando una pelicula de warhammer, me parece bastante aceptable, los de games workchop han tirado la casa por la ventana🙂

    Pero…espera un momento….decis que esto esta basado en el libro “el hobbit” de Tolkien??

    VENGA YAAAAA, HOMBRE!!!!

    En fin, que no es nada que uno no espere….Una sodomía al texto original, bromas chuscas con enanos y magos escapados del geriatrico, hobbits caguetas y orcos malotes, un minijuego de coleccionar frames para montar tu propio dragon (un ojo alli, un ala alla…) y muchas tortas espectaculares que fijo que van a 1.000 dolares el pixel. Lo de siempre, vamos. Pero es entretenida, y se van a forrar, asi que…bien por Peter, que lo ha vuelto a hacer XDDDD

  18. Y aún así, la mejor peli que vi el año pasado…