Gafapastismo y Frikismo, ¿cuando me he perdido?

Publicado: diciembre 20, 2012 de Nubis en Opinión

¿Qué es el gapastismo? En eras pasadas habría sonado más a fetiche que lo que a todos nos viene ahora automáticamente a la cabeza. ¿Es necesaria su existencia? Si surgió de la nada de un solo punto como toda moda que se ama u odia, todo índica que fue algo natural e inevitable.

El caso que a mi me pilló desprevenido, de la noche a la mañana, siendo a día de hoy la única tribu urbana que nunca me ha cuajado y que siempre me ha sabido agría, ajena a mi conciencia y que por mucho tiempo que pase la seguiré concibiendo como un suceso que no terminó de suceder para mi mente.
De la noche a la mañana saber de algo pasó a ser de pedantes, frikis y raros, ¡el conocimiento! Luego ya ves que se refiere a conocimientos de ocio en general y lo medio entiendes, pero la semilla creció y explotó resultando en una bomba expansiva que nutrió todas las mentes con un aplicar del apelativo a todo “pasado de listo”. De entre las victimas habían muchos culpables, cierto, pero también se hallaron inocentes.

Me sorprende que aún no haya surgido un documental a lo Felix Rodriguez sobre tribus urbanas, en clave de cierto humor a la vez que se explican seriamente las costumbres y quehaceres de estos animales sociales que se hacen de notar entre búsquedas de una identificación. Así que intentaré explicar como veo desde mi punto esa mini-sociedad y los errores comunes que cometemos los seres humanos normales frente a estos, mezclando mi propia experiencia en un intento de terminar de creerme esta fauna.

 https://i0.wp.com/25.media.tumblr.com/tumblr_m9whq2GgmS1rfzlpoo2_400.pngSiempre seré vuestro primer nerd conocido

x

El verdadero gafapastoso:

Surgió de la pura marginalidad, pero no de un gueto como es de esperar/desear, si no de la exclusión por “raro” o simplemente diferente. No es nada nuevo bajo el sol, pues tribus como el heavy o el punki empezaron en lo mínimo y ahora son una estúpida (pensadlo bien) moda. En este caso empezó con el típico “nerd” tópico americano que era apartado por ser aficionado a la ciencia-ficción y las matemáticas. A día de hoy siguen siendo objeto de mofa y burla, creo, donde seguirán siendo los que manden o tengan éxito en el futuro gracias a sus cerebros.

La cosa cruzó de alguna manera el charco, llegando por estos lares en forma de… moda. Espera, ¿imitar al típico empollón es molón? Hacer cosplay de Bernard de Day of the Tentacle no está mal, ¿pero tomarlo como ejemplo a seguir? Si dijeras que viste guay… ah, no, espera, que es solo las gafas… apaga y vámonos. ¿Y cuando es algo como separarse los dientes? ¿Eso qué es?
Entre todas las vestimentas posibles de este planeta (que no es pequeño, para nada) la más estúpida que se ha inventado son las gafas de pasta. Las puñeteras y odiosas gafas de pasta. En un tiempo eran para abuelos o investigadores descuidados, pero ahora son lo más. Eso, las gafas gruesas de nerd, de los marginados de las películas de humor para idiotas americanos. En serio, ¿dónde me he perdido? Reconozco que de niño deseaba que todo el mundo jugara a videojuegos. Me arrepentí. Luego, que los “diferentes” y más listillos fueran más aceptados. Me arrepiento mucho más. ¿Llegar al punto de imitar el aspecto de algo que es más bien un tópico de televisión? Me siento rodeado de gente que ha formado una organización en favor a una minoría, de ese estilo piden justicia a animales y/o seres humanos infravalorados…

x

Lo que surgió de ahí:

Hasta una serie para nerds, señores, hasta una serie. Por fin se ha conseguido que ser inteligente (o al menos tener cierta cultura) esté de moda, pero a que precio, a que precio…

Uno se siente como ese fan que ya explicamos por aquí que adora un autor u obra poco conocida y de repente todo el mundo habla de ella, sí, hasta esos que no tenían ni idea y se reían o te miraban indiferente cuando se la comentabas o recomendabas. ¿Cómo? ¿Qué se dice “Mainstream”? ¿Y eso dónde lo pone? Ah, ¿qué lo dice todo el mundo en Internet y por lo tanto es así? Vale, vale, el caso que… ¿lo cual, qué no ves nada mainstream por el simple hecho de que todo el mundo lo conoce? ¿No es contradictorio que uses “mainstream” cuando todo el mundo lo usa? No es que seas complejo, es que te has tragado una de las tantas formas de sentirte integrado.
El caso, por la razón que fuera ahora los listillos son “cool” (¿se dice así?) para cierta clase de personas. Pero ojo, es un arma de doble filo porque hay otros tantos que te llamaran pedante… no te jode, saber de un tema ahora es malo ¡Venden el conocimiento como algo malo! Menos mal que no todo el mundo es así… uf, realmente si que es cargante el tío este que habla de Evangelion, desconectaré… anda mira, si sabe quien es Tezuka, lo conozco y mola mucho… ¿qué? ¿Qué soy un gafapasta por leer eso? ¿Qué solo esa gente lee obras tan viejas? …me retiro del mundo en la siguiente parada.

Uno no puede escapar, en serio, lo que siempre te ha gustado desde ñajo puede ser ahora motivo de idolatración, de quema de brujas o de situaciones de encasillamiento. Si has jugado al Street Fighter y te sabes más de dos técnicas, ale, condenado como el maestro sabelotodo definitivo de los juegos de lucha, perdiendo y condenándote sin seguir haciendo nada ante la sorpresa de los demás por no ganar en el Tekken al niño que se vicia todo el día.

Todo esto ya es normal, ¿cómo vas a lograr escapar ileso si es hasta “meme”? (No se dice “moda” o “viral”, mal). Dios, yo solo quiero una escopeta y seré feliz.

x

El Ataque de los Necios:

Ah, guay, que por poner un título así voy de gafapastoso por la vida… en mi época se llamaba ENTERAILLO, pronunciad conmigo, EN-TE-RAI-LLO. Muy bien, ¡oh, no! ¡Estáis ampliando conocimientos! ¡Rápido, de golpes contra la pared para olvidar! Muy bien… así…

Cuando en un grupo de amigos adolescentes de hoy día surge el típico aficionado a cómics o cine, ¡zas! Se le condena sin desearlo al lastre de “Friki”, pero si es que además se sabe hasta la talla de calzoncillos de su director favorito pues… exacto, GAFAPAAAASTEEEER.
Es frustraste a niveles casi épicos, y no es por culpa del sufrido, es culpa de quien le achaca ese sobrenombre por el mero hecho de saber sobre algo que le gusta. ¿Es tan raro eso? De chaval admirábamos a los mayores cuando demostraban conocimientos de, que se yo, Bruce Lee o cine gore, lo que no fuera Dragon Ball, que ahí controlábamos todos. No habían etiquetas ni ostias, habían personas con aficiones. ¿Qué acaso es gafapasta alguien que sabe y controla sobre pesca? Pues al ritmo que llevamos al final lo será.

Es lo que digo, se ha convertido en un insulto para aquellos que no pueden defenderse de un ataque de cultura, una barrera para seguir ignorando el mundo y ser alguien normal que ve el fútbol aunque en el fondo realmente no le importe.

Pero el verdadero enemigo no surgió de gente así, si no de los que se ganaron toda ofensa posible de hasta en el fondo del inframundo y los confines de la galaxia donde ahora Alf es feliz. Hablo de los que se ponen camisas a rayas y… las gafas… las dichosas… gafas.

 https://crisiscreativa.files.wordpress.com/2012/12/christopher-drew-christofer-drew-31083039160_xlarge.jpg?w=181Él: – Chiii, dominaremos el muuundooo.
Ella: –No sé que te veo hoy que no te veía ayer, pero uuummm…

v

El Ascenso de los Necios:

Alguien creyó que era buena idea, alguien provocó cosas como que el fin del mundo en el 2012 fuera mainstream, aquellos que lograron que el insulso y repetitivo estilo musical Indie se definiera sin necesidad y fuera más común… ese alguien, el gafapasta como moda, el estilo “Hora Chanante” aunque no entendieran ni uno de sus sketches, el que despotrica como si fuese alguien alguien superior aún viéndose el plumero. El dios entre mortales que camina a cámara lenta porque está de moda, pero mañana negará toda evidencia de ese hecho porque ya nadie lo recuerda. Toma café de importación, va a masajes orientales, caga en postura zen… es el elegido… si no fuera porque hay demasiados.

Ya lo he comentado al principio, se vio de buen rollo el vestirse como un sabiondo moderno, el sentirse integrado con conocimientos que a nadie medio le importa. O sencillamente el hecho de alguna persona que se compra las gafas por pura “estética” sin saber nada sobre su origen que, de seguro, le repudiaría para atrás cual vampiro de efectos cutres.
Se llega al punto de un imitador de los verdaderos chavales que pasaban inadvertidos en clase y jugaban a la Game Boy “Ladrillo” (esto ahora es mainstream, aún vendiendo millones en su momento), los culpables de hacer a esta gran consola como algo “retro” que solamente los verdaderos jugones elegidos en la onda están dispuestos a entender y valorar.
El enemigo imitó a una subcultura sin un motivo claro, quizás porque habían más chavales así de los que se creían por ahí sueltos, y simplemente surgió. Puede ser que fuera a partir de alguien del estilo que cayó demasiado bien a todo el mundo a pesar de su rareza, produciendo lo típico de sin personalidades de igualar y comprender. Cuando esto sucede todo queda artificial, solo hay que comparar a los citados heavys y punkis de ahora con los primeros que existieron, principalmente en sus ideales, donde la cosa se ha tergiversado notablemente.
Esta tribu urbana ha contaminado y envenenado hasta las cejas el concepto de chaval sano que le gusta leer o visionar mucho. En un principio era algo diferente, pero hoy día la barrera entre friki y esta tribu urbana ha quedado difusa, ahora se mezcla sin compasión. Lo friki se ha convertido en una parodia, ¡cuando realmente ya lo era! Hasta los propios lo hacían como se puede apreciar en cómics pioneros de frikis, siempre con buen sentido del humor inofensivo donde algunos tópicos perduran aún hoy día. ¿Qué se creen los ofensores que han inventado algo?

Que ya que estoy, surge la rabia cuando uno va tan campante a escuchar el grupo que no conoce ni dios y te tachan de “Hala, que gafapasta…”. Vamos a ver, ¿qué culpa hay en ser inquieto y en investigar más allá de lo típico? Luego esos mismos acusadores repiten por inercia eso de “Hay música buena de grupos pocos conocidos”. ¿En qué quedamos? Y así en todo tipo de cultura.
Según veo, hoy día tenemos a disposición la herramienta definitiva para descubrir música y similares a solo clicks de distancia. Mirar una página de recomendaciones musicales no es malo, malo es que se te contamine el criterio y solo escuches lo que se dice ahí, “Pues tal artista es bueno, lo dice la Losétodo.com” , “No, colega, lo mejor es este otro, lo dice la Espabiladacongafas.es”. ¡Iros al cuerno! (a veeer cuantos saltan por lo de este verbo…). Parece que no se lea lo de “recomendaciones”, donde estas páginas son interesantes si se saben enfocar, pues no están tan absorbidas por grupos musicales que pagan más o sobornan menos.
Tampoco me parece raro investigar estilos raros hechos por cuatro gatos, toda idea puede ser interesante, es de atontados cerrarse por el simple hecho de que no lo escucha nadie. Espera, ¿qué de verdad solo los de gafas gruesas son los que escuchan estas cosas? Ya veo, entonces dejemos que se de a conocer y… espera, sí, ya, esa palabra ¿en qué quedamos? ¿Qué culpa tendrá un señor mayor aficionado a la música barroca de un compositor olvidado o infravalorado? Ya veo al pobre siendo señalado y apedreado por la calle por no escuchar a Bach como todo el mundo barroco, donde la cuerda con la que se ahorcó fue la única herencia que no estaba de moda, quedando sus hijos tan huerfanos y ofendidos por tener que desprenderse de esa colección de vinilos tan… vulgar, ¡oh!

g

La actualidad y la que se nos viene encima:

Nos estamos quedando todos tontos perdidos, no es nada nuevo que no se haya dicho. Solo hay que meterse a páginas de memes y otras modas para comprobarlo, pasearse por redes sociales para confirmarlo y acabar en Cuantocabrón para preocuparse. Por mucho que nos neguemos, todos somos frikis de algo, o bueno, gafapastas de alguna cosa. Todos vamos de listos con algún tema, todos vemos las series a la última o de un tirón, todos vamos al cine en días de estreno, todos tenemos una canción secreta de la que tememos ser acusados por algún motivo, todos tenemos nuestra manía que nos define… a lo que yo digo, ¿cual es el problema? No se trata de estar orgullosos o no (eso es de gafapasters) hasta el punto de tener incluso un día propio (sí, sí, los gays son todos unos gafapastosos cabezas cuadradas), se trata de vivir y disfrutar. Y punto. Luego ya, quien acuse, el problema lo tiene él por inseguridad, desconocimiento o por un dejarse llevar de tópicos y comportamientos ajenos.

Por lo que en un futuro… pues quedará la cosa más desvirtuada, a ejemplo cualquier tribu urbana con más de 10 años de existencia.

j

Y es que el término ha llegado bien lejos en su viaje, incluso a nuestra jerga popular, donde hoy día una discusión que no lleva a ningún lado puede acabar en ser un interlocutor tachado de nazi o, de manera de saber datos, como gafapasta.
No hay que irse muy lejos para comprobar un poco lo que vengo a decir. ¿Nos tomamos todo así de en serio en la vida? ¿Sobretodo lo importante? Yo creo que no.

Que sé yo, ser sabios está de moda y aún no me habituo a la idea de una tribu urbana de enteraillos, de listillos de palo que te cuentan que está en auge o no, que visten como presos sin gusto y llevan esas odiosas gafas que acabaron misteriosamente en su esófago. Nunca concibiré a la gente que sigue una moda que te margina doblemente para aquellas personas que se sienten precisamente el doble de confusas ante esos comportamientos tan… bueno, de sin vidas por el puro ocio y el conocimiento banal. Eh, que saber nunca está de más, pero una cosa que esté bien.

comentarios
  1. Rokuruta dice:

    Bueno soy el primero en comentar y te digo que “Amen hermano”, este tema lo tenemos muy hablado en persona y la verdad es que siento esa repulsión a gente que por vestir diferente y leer cuatro cosas se creen piedras angulares del conocimiento.
    Yo creo que cuando un desconocido llame gafapasta a alguien por tener conocimientos y opiniones mínimas sobre algo que controla se debería responder de una manera sencilla y concisa “puñetazo en la cara”, y asi a lo mejor se pone de moda regalar puñetazos en diferentes evento, como Navidad o Semana Santa que se yo.
    En fin dejo el tema que me enervo mucho. Un saludo sin puñetazo😉

  2. Oye, que yo llevo gafas de pasta… D=

  3. fernanj dice:

    Desde luego, más de acuerdo no puedo estar.

    Aunque bueno, nada nuevo que no se haya visto dentro de una moda…

  4. Corto dice:

    Touché. Nada nuevo que no pase siempre cuando mezclas modas, estereotipos, culturas, contraculturas y las infinitas posibilidades de la estupidez humana.

  5. No sé qué decir aquí, has profundizado tanto en todo que me he quedado sin saber que aportar. Salvo que estoy de acuerdo, claro está. Estoy harto de la tiranía del nombre y de los estereotipos. Todo es encasillar a alguien, joder. Pero los peores son los que se encasillan a sí mismos y siguen un patrón solo por molar. Eso sí es lamentable.

  6. Yo es que soy muy fan de los tópicos y cuanto más gracioso pueda ser, mejor. Así que me declaro culpable de ir llamando a la gente gafapasta. Pero cuidao’, con sus matices. Esto es, llamar gafapasta al que ha adoptado unas ideas concretas `para molar` pero que mucha idea no es que tenga.

    Admitamoslo; es gracioso, tanto como decirle a un heavy que es un auténtico hijo del metal por escuchar canciones grabadas en calidad “Lavadora/Secadora con TurboMIX-3000”.

    Estoy de acuerdo con el post, esto es así y ya. Lo bueno es que ese espíritu vengador de lo “auténtico” se pasa con los años y llega un momento que oye, sí, te deja ese regustillo amargo ver cómo está el patio, pero ya pasas y que el necio se las apañe con su necedad.

    PD: Sí, llevo gafas de pasta. Pero y lo bonitas que me quedan. ¿QUÉ? Bueno, eso y que ahora sí ya veo lo que tengo delante.

  7. Chuck Draug dice:

    El término “gafapasta” lo escuché por primera vez al hacer referencia a la gente que le gusta esos cómics “independientes” donde predomina el slice of life y el dibujo feo de narices. Vamos, que serían los que ahora se pasean con el término novela gráfica y van de pedantes. Pero es un término que veo más como algo de cachondeo y rara vez uso.
    Y algo parecido pasa con la palabra “mainstream”: está bien para hacer el chiste del hipster, pero poco más.

    Lo que está claro que se ataca aquí es la hipocresía de gente que cree que algo “mola y está de moda”. Pues qué queréis que os diga: flaco favor os hacéis si vais con esa mentalidad. Seguramente alguno acabará realmente interesándose por eso que le parece tan exótico, guay o lo que quieran decir, pero más de uno es de palo y da gracias.

    Claro que luego habrá quien diga que como esto ya lo conoce más el público general, que no es solo cosa de nuestro gueto y demás lindeces, que somos unos envidiosos y unos infantiles con el “¡es mío!” en la boca. No es eso lo que se critica, sino la falta de honestidad y el querer ser lo que no eres.
    De hecho, creo que somos muchos los que damos la bienvenida a alguien que se interese por aficiones como cómics, juegos de rol y videojuegos, que quiera empezar. Que luego lo abandone porque no es lo que esperaba, bien, al menos ha tenido la decencia de interesarse y ver si iba consigo mismo, pero lo de creerse un empollón (que es, a fin de cuentas, lo que simboliza el estereotipo del “nerd”) por estar a la moda, pues MAL.

    Y Nubis: tranquilo, si te gana un niño en el machacabotones Tekken, sobre todo con Eddie Gordo y Christie Montiero, es lo normal. Lo que tiene mérito es jugar para que la gente no se piense que esa saga es un machacabotones. xD
    [NOTA: Esto es una broma, realmente Tekken no es un machacabotones tan descarado… pero Eddie y Christie extienden esa fama]

  8. […] Gafapastismo y Frikismo […]

  9. Josei dice:

    Creo que se confunden términos, o almenos yo seimpre lo he entendido de otra forma.

    Un gafapasta es un tío que siempre busca lo más raro y minoritario que pueda existir, tanto en libros, música, cine y otras aficiones. Y no lo busca porque le guste, sino por ser minoritario y poder alardear delante de los demás lo diferente, alternativo, indie, underground o epiteto que se quiera, que es, a parte de decir que es lo mejor de lo mejor y el resto mierda pinchada en un palo. En cuanto deja de ser minoritario, entonces “se vuelve demasiado comercial” y deja de gustarle, y empieza a insultarlo e insultar a todo el que le guste eso.

    Ah, y lleva gafas de pasta.

    En fin, un snob.