Los “One-Hit Wonder”: Acaparadores del menú del día

Publicado: diciembre 6, 2012 de Nubis en Música

¿Qué sería de la música actual sin los “One-Hit Wonder“? Esos temas que se clavan en el corazoncito, unos más que otros (algunos hasta sangrar) y que definen, o mejor dicho, condenan, a un artista de por vida.

Por España se llevan los “OHW” casposillos, véase Las Supremas de Móstoles, el Chikilicuatre o David Bisbal. Luego uno analiza o investiga y descubre que las primeras son unas coristas importantes conocidas en el circuito que tuvieron la mala pata de darse a conocer “al otro reverso” con un tema que poco… bueno, eso, las definía. El segundo iba de cachondeo, parodia/crítica y ni él mismo se creería que la gente le votara para Eurovisión, así que lo pasaría mal asomándose por allí. O el último, que si no hubiese sido por el dichoso OT no lo conocería o recordaría ni su madre, demostrando una vez más que si se sabe vender un producto, todo lo demás da igual.

Luego está Ramoncín, que ese no tiene salvación posible, ni la ha tenido. Sí, su éxito más conocido me parece caca de la vaca.

 https://i1.wp.com/melodeando.es/images/davidbisbal.jpg
Giro tanto para poder moler bien el gramo

g

La cosa ya cojea cuando se descubre que muchos de los número 1 son en realidad porque han pagado más, con lo que “Los 40 Criminales” pasa a hacer más honor a ello por ser en realidad “Los 40 que más pagan”.
Aunque vamos a ser sinceros, que venda más no quiere decir que sea mejor (menos con The Beatles 8D) y las ventas dependen más bien por la publicidad realizada. ¿Qué acaso por aquí no ha vendido siempre más el PC que el Mac? Aparte de que el segundo cuesta un ojo de la cara, el PC siempre gozó de más fama por cualquier lado gracias a la constante publicidad. Sin salir del tema ordenador (aunque más para los viejunos), Spectrum contra Amiga fue otro ejemplo claro, ganando el de menos calidad (técnicamente hablando) por lo bien que supo meterse en el mercado.
Los One-Hit Wonder son un terrible arma de doble filo que arruina o ensalza la carrera musical, todo en una ruleta rusa de fama. Cuando en un concierto la mayoría de gente va a escuchar solo “el tema en cuestión”, sabes que algo va mal y que en realidad ese tema tan genial no fue cosa del talento, si no más bien de la pura y dura suerte o de un marketing bastante efectivo.

Me remito a gente como Europe, todo el mundo conoce The Final Countdown, ¿os sabéis alguna más? Claro, la de Carrie, pero… ¿algo más? Y mira que llegaron a sacar discos. Aquí suceden varios elementos donde el dinero es el primer implicado, pues puedes vender toneladas como para no preocuparte por un tiempo y grabar el siguiente disco, pero si no hay otro éxito igual… la discográfica te obliga a cumplir el contrato y, ale, fuera, explicándose así la cantidad de discos del montón que surgen, compuestos casi siempre por obligación o pura desmotivación de grupos con buenos inicios que tan rápido como suben, bajan. Mägo de Oz son expertos en esto.
En parte por eso tengo cierta manía a la década musical de los 80, pues esto era así por casi cada grupo que lograba avanzar un poco, salvándose más tarde los 90 por un surgir de grupos más originales y menos embotellados (influenciados en parte por artistas previos a los 80) y donde los 2000 se salvaron gracias al boom de Internet con el que podías encontrar música a medida y grandes músicos con, hasta ahora, pocos medios de difusión.

Grabar de manera independiente no significa ser un gafapaster (de este tema trataré en un futuro), moderno, alternativo o simplemente pobre, pues la calidad puede ser la misma, solo que se tendrá que pagar el precio de no sonar en todos lados por no querer adaptarte a las reglas del extraño juego que llevan las multinacionales y radios comerciales del momento. Así que cuando un grupo diga que va de independiente, no hay que tomarlo a mal, si no mirar que quien ensalza esas cosas como lo más “cool” o lo suficientemente alternativo es en realidad el fan, el verdadero culpable de que muchos de los grupos clónicos Indie de hoy en día sean así. Que ya luego cueste identificar una canción de otra es otra historia.
Otro ejemplo que no habla bien de la música de por aquí es la producción a la hora de grabar, pues muchos discos graban muy similar entre sí. Cuando no, suenan “guarros” en comparación a como lo haría cualquier banda media de Suecia, por ejemplo, que ya da mil patadas en elementos, trucos y limpieza del sonido. No sería la primera vez que un grupo español manda su disco a alguno de estos países para tener una masterización “profesional”, al menos comparada con cualquier cosa grabada en España. Me da rabia que se sude tanto del tema por parte de las discográficas; y de los grupos, que aquí no se salva nadie. Lo importante es vender, como no, y si es rápido y barato pues mejor. Y así con casi todo.

Y es que me temo que la música de hoy en día es comida en bote, de usar y tirar, acabando al final con esa clásica sensación de no saber que has comido el día anterior. Eso es muy triste, y más cuando hay gente detrás trabajándose con ilusión su creatividad, la cual ve sus horas perdidas al ser consumida cual hamburguesa del McDonalds. Acabar el arte como la comida rápida… algo impensable producto de un genio o del mayor de los locos.

Ey, David, que te echo un cable (¿habéis leído ya mi autobiografía?)

j

Ahora me dispondré a repasar rápidamente unos pocos grupos bastante vendidos (en el buen sentido de la palabra) en un intento de comprender mejor los “OHW”:

h

Queen tiene unos inicios brutales para una banda primeriza, con un rock elaborado y bien pensado que no se quiere encasillar. Luego supieron evolucionar y caracterizar su sonido hasta un último disco a la altura de lo que supusieron. Es una pena bastante tremenda que se escuchen de ellos siempre los mismos temas, principalmente esos dos que no quiero ya ni recordar.

Núnca me explicaré como Metallica llegó a sonar tanto en todos lados, aunque eso se explica cuando ves que la más escuchada es la baladica de turno junto a algún par de temas de más fácil escucha. Porque vamos, me molaría escuchar a menudo sus temas más thrasheros de los primeros discos, los que en realidad les lanzaron a la fama mucho antes que los ya re-quemados por altavoces de local.

Mike Oldfield siempre a pisado todo tipo de terrenos, pero su mejor obra al final fue su mácula como lo es el Tubullar Bells (nooo tieeene naaada que veeer con El Exorciiista), por no hablar de “Moonlight Shadow” que conquistó toda radio posible, pasando a un segundo plano todo un plantel estupendo de otros temas cantados igual de buenos.

Radiohead está considerada de las mejores bandas actuales y prácticamente ya han hecho historia. Es increíble, pero que increíble (como diría precisamente Bisbal), que solo se ponga en todos lados un tema de ellos (al menos en España) como lo es la dichosa Creep, que aún encima puesta a veces en plan “remember” como si Radiohead hubiese surgido y desaparecido sin más. Vale, la canción es muy buena, no se puede negar, pero conforme más se conocen los otros singles y joyitas del grupo, esta se va quedando coja, y más cuando se descubre que es una especie de versión o algo.

The Beatles, me remito a mi anterior artículo.

The Rolling Stones, por lógica después de uno viene el otro. El inexplicablemente segundo grupo más vendido de la historia tiene el privilegio de haber rayado el mayor número de mentes con su sencillo pero mega efectivo Riff en Satisfaction. En teoría poseen decenas de singles, pero las radios de por aquí se ve que se perdieron en lo primero que se les envió.
Los Rolling son muy buen grupo, con gran actitud y bastante apreciable su amor por la música por seguir aún en activo, pero no tienen tantos temas memorables como otras tantas bandas. Quizás me quedo con esta, todo un trallazo bien elaborado.

Nirvana, algo así habló nuestro amigo Boinez en un pasado.

De Pink Floyd siempre suena “el muro”, que aunque perfecto, es ya cansino por culpa de terceros. Además, es imposible definir lo que realmente es esta banda y a los niveles a los que llegaron con solo una canción, algo que me parece tremendamente injusto.

Para entender porqué Iron Maiden son considerados los padres del Metal moderno, nos es imposible con sus singles más resquemados con cariño, pues es ahí en los temas menos comerciales y enormemente elaborados donde se aprecia la evolución que tomó el Heavy Metal para dejar de ser definido como una cosa y darse a conocer como una veintena. Pero claro, para sonar por la radio necesitas algo como The Trooper o, en fin, Fear of the Dark. (No sé si por vuestros lares suenan a todo trapo estos temas, pero por aquí los conocemos demasiado bien).

Y, no sé, cualquier cosa de los 80 o de la mayoría de grupos Hard Rock, Punk o Metal puede servir, demasiado para nombrar y que creo que con los ejemplos citados es suficiente para comprender mejor el tema que tratamos.


Soy así de cabrón, lalalalalaaa

g

Puede que el principal problema es la cultura musical que se ha inculcado aquí por este país, bastante limitada con respecto a otros países, solo hay que analizar nuestros número uno por varias radios contra los de otros países para notar puntos en común, pero unas diferencias bastante notables en cuanto a respeto por la música. Que sí, también tendrán su Leonardo Dantés, pero de seguro que bien metido en una jaula y con la llave tirada al mar por el bien de la nación.

Ains… ¿qué haríamos sin los One-Hit Wonder? Esos descubridores que normalmente encasillan tanto al artista como al oyente, esos temas que aún cansinos a la larga nos marcan un buen día cuando sus primeras notas ya nos avisan de lo que se va a mantener por un buen tiempo en nuestra mente. Todo lo malo tiene algo bueno, después de todo.

Anuncios
comentarios
  1. A mi lo que me gustaría saber es la razón por la que algunas radios (m80, KissFM…) siempre ponen las mismas canciones de cada grupo. Que estamos hablando de grupos con un buen fondo de canciones como SuperTramp, Wings, REM, Springsteen, Dylan, Kinks, Oasis… Con la de buenas canciones que tienen siempre acaban sonando los mismos temas una y otra vez. ¿Hay que pagar por cada nueva canción? ¿Las radios compran las canciones por packs?

    Respecto a la producción en España. Es lo que hay, aquí poca gente se para a mirar quién produce tal disco, y si el público no se interesa por ese apartado, tampoco lo harán las discográficas. Más aún si vemos que a las discográficas lo que menos les interesa es la calidad del disco sino la cantidad que venda.

  2. Interesantisimo artículo. A mi también me crispa que, hablando de Queen, la gente siempre diga las dos mismas canciones, añadiendo quizás Bohemian Rhapsody si son consumidores de internet. Los singles son una cosa muy peligrosa porque te dan a conocer, pero la mayoría de la gente se queda ahí. En mi época de fan de Mago de Oz me jodía profundamente que la gente dijese “JO MOLINOS DE VIENTO JO COSTA DEL SILENCIO JO FIESTA PAGANA”, porque yo sabía que, ni eran las únicas, ni eran ni mucho menos las mejores. No soy de los que consideran que Gaia 1 y 2 sean discos del montón ni para rellenar, aunque sí que lo son Belfast, la ciudad de los árboles, los recopilatorios, las rarezas y demás mierdas.
    Pero esto es algo que afecta, queramos o no, a todos los grupos que tienen cierta fama, a la que han llegado precisamente por ese single que les ha lanzado al “estrellato”
    Metallica no me gusta, quitando precisamente esa balada (y si canto Enter the sandman es ma´s por inercia). Me da mucho coraje no introducirme más en Mike Olfield, que me huelo que es un artista de tomo y lomo
    ¿Que quieres OHW? En españa solo tienes que poner Rock.fm y te AMETRALLAN con uno detrás de otro. Que si, que está muy guay la emisora… pero joder, más variedad!! De cada grupo se quedan con una, o dos, de las canciones más sonadas y a tomar viento.
    Un arma de doble filo, como dices. A mi me pasó con los puntos, y lo ODIO. Claro que eso es más cachondeo por vuestra parte, cabrones xd

  3. Kalitro dice:

    Es que a la gente le cuesta mucho adentrarse en la música. Les acaba gustando la que suena mucho y se acostumbran. Vale, también contribuye que sea sencillita y tarareable, que igual si pones mucho In C en la radio, pues no se va a volver popular.

    Centrándome en el principio del artículo, es curioso la cantidad de gente que tienen una carrera musical dilatadilla y pasan desapercibidos hasta que por avatares de la vida, lo petan. Aparte de los ejemplos citados, Chenoa (que también pasó por O.T.) anduvo bastante tiempo cantando bluses y El Koala, antes de surgir con ese rock rústico estuvo 20 años tocando, nada menos.

  4. Pablo dice:

    Es muy sencillo, cada vez que una emisora de radio emite una canción tiene que pagar los correspondientes royalties al autor y a la discográfica, y si la cadena tiene, digamos, X euros para gastar en pagos de derechos de autor a lo largo del año, en cuanto se acaba el dinero dejan de comprar nuevas canciones. Eso explica por qué en sitios como Kiss, Last o la Cadena del Grupo PRISA parece que estén poniendo TODOS LOS DÍAS las mismas putas canciones del mismo puto CD que compró Toni García cuando terminó BUP, (en serio, cualquier día de estos vemos a Chimo Bayo y Boney M encabezando otra vez la lista de los más vendidos, y será gracias a la lobotomizante labor de este locutor)… Luego están las tres o cuatro estrellas nacionales que hay que promocionar porque la discográfica de turno necesita que compres lo último de David Bisbal o OT, y ahí es cuando entramos en un bucle sin fin en el que el puto ‘hit’ suena en las emisoras más veces que el himno del Tercer Reich en Auschwitz, porque para eso pagan. En fin, que demos gracias a Dios por tener Internet, porque como fuera por estos tíos lo más parecido que tendríamos a un artista transgresor sería Enrique Iglesias…

  5. […] Los “One-Hit Wonder”: Acaparadores del menú del día […]

  6. Supongo que las dos canciones de Queen que todos detestamos son las mismas, a saber: la de las finales de jurgol y la que cantan todos los borrachos (mú’malamente) a la primera oportunidad.
    Cuando vi que el tema iba de One Hit Wonders pensé que te referirías a los grupos que sacaron una canción, lo petaron, y nunca más se supo de ellos… ¡hay que escribir sobre eso!

  7. mariods86 dice:

    Creo que ya se ha dicho por los comentarios El problema principal recae en que el tema de las discográficas recae siempre en la repetición con tal de enganchar a la gente. Y si consiguen atraer a oyentes en base a reponer la misma canción, no tienen por qué “arriesgarse” con temas que a la gente no les suenen, porque corren el riesgo de cambiar la sintonía / abandonar el garito / no consumir bebidas / etc.
    A mí también me parece una lástima que grupos con una trayectoria más que definida de repente se vuelvan populares por una mísera canción que no tiene porqué ser la mejor y tengamos que oír hasta en la sopa. Como otros ejemplos, yo añadiría a Psy (el del Gangnam Style), que lleva siendo compositor desde hace diez años y solo por la última canción le conocemos. Y ya entrando en otro género fuera de lo musical, ahí está el bueno de Zorman, que para muchos sigue siendo el del “Yo soy Cani” cuando tiene otras canciones satíricas igual de geniales (y me atrevería a decir que mejores), como la del rapero, la del pijo o la del freak.

    ¡Buen e interesante artículo, como viene siendo habitual! XD

  8. David Peñasco Maldonado dice:

    Por no hablar de la eficaz labor de propaganda que hacen grandes almacenes como El Corte Inglés o la FNAC, machacándonos a todas horas con el temazo del momento a través del hilo musical; privilegio por el que las discográficas tienen que pagar su correspondiente ‘mordida’ a estos emporios del Mal, of course. A lo que hay que sumar otro aguinaldo por colar el disco del artista que interesa promocionar en SU lista de los más vendidos, una propina aparte para que el CD esté en la posición correcta de los estantes, justo a la altura de los ojos para que el pardill… cliente habitual no pueda resistir el impulso de llevárselo a casa, etcétera, etcétera. Somos todos las putas de Don Draper y la SGAE, está claro.

  9. Pues lo de siempre. Radioformula y mercadotecnia, que siempre tienen de base ritmica el sonido de cajas registradoras. Y es que la música hoy día, como el arte, es principalmente eso. Un negocio donde tratas de dar lo menos posible y que te paguen todo lo que puedas sacar del producto antes de tirarlo a la basura y montar otro tinglado. Capitalismo en accion, mire usted.

    Aunque la alternativa es hacerse oyente de musica tribal etíope, ponerse gafas de pasta y arrugar la nariz cuando mas de dos personas han oído la misma canción que tu. Pero claro, luego llega el corte ingles, y te vende CDs de musica tribal etíope, fulares de seda morada y gafas de pasta todo en el mismo estante….Asi que de nuevo lo mismo. Capitalismo en accion.

    Asi no se puede ganar, chicos XD

  10. L.V.M dice:

    Buen artículo… pero sobre lo de Pink Floyd tengo que discrepar. En el mundo de la música se les conoce perfectamente por cada una de sus etapas, la más descuidada de Syd Barrett, la primera etapa psicodélica que duró como 3 discos después de que Gilmour llegara, después una intermedia con los discos más geniales en mi opinión (y en la de muchísimos músicos) que fueron en los que Gilmour, Wright y Waters trabajaron codo con codo (Meddle, Dark side of the moon, Wish you were here y Animals), después la etapa más comercial guiada por Waters (The Wall y The final cut) y después sin Waters(Donde, como con Barrett al principio, me parece que hacen aguas). Y sí, a nivel popular es evidente que el trabajo de Waters ha sido el más valorado y puede que hasta sobrevalorado (cosa con la que no estoy de acuerdo, porque The Wall es el álbum con más trasfondo (ha dado hasta para una película que en su época vio muchísima gente por todo el mundo) y el que más está más lleno del ego de Waters, que no es precisamente pequeño), a nivel del mundo de los músicos, productores, melómanos o gente con un poco de cultura sobre los 70, sabe muy bien el impacto que causó Pink Floyd en la música con todo su trabajo, hasta Syd Barrett(que a mi sus temas me hacen convulsionar) consiguió hacerse un hueco en la historia de la música junto a este grupo. Como apunte final diré, que muestra de la calidad y de la importancia de ese grupo, que en los conservatorios de Europa se usa “The great gig on the sky” de el Dark side para enseñar a los cantantes con acompañamiento pianístico. Nada de nivel amateur ni elemental ni medio ni chorradas, en el superior de canto. También se ponen canciones como Shine on you crazy diamond como ejemplo de como componer un acompañamiento BIEN en la música moderna. O que en escuelas de la talla de la Berkeley haya profesores de guitarra totalmente dedicados al estilo de Gilmour o teclistas que se dediquen durante años a dominar el looper al estilo de Wright en directo.
    Así que calma, Pink Floyd es un grupo que se puede defender muy bien en el mundo de la música… y el de la cultura popular puf, ya vendieron lo que tenían que vender(y si mil tontos siguen comprando solo El Muro allá ellos), y sinceramente a día de hoy, ni waters ni Pink Floyd son lo que eran, así que ¿who cares?, mientras mis vinilos sigan furulando…

  11. Lagartijo dice:

    ¿Europe tiene solo dos canciones conocidas? Eres un ignaro de primera

    • Nubis dice:

      ¿Consideras a Europe como una de las bases (o al menos algo a tener en cuenta) como parte de la historia del Rock? Repasa quien merece ser escuchado y no. Aparte, no es culpa mía que en la tele y radio solo suenen dos o tres temas 🙂

      • La verdad es que, tras treinta años, sí, la gente sólo conoce dos canciones de Europe. Que tiene más y las tiene mejores, pero son las dos que conocen los ignaros de primera. Y si alguien aquí no lo es en cuanto a música, ese es Nubis.