El Título Blanco (The Beatles contra The Beatles)

Publicado: noviembre 22, 2012 de Nubis en Música

Y una revolución fue lo que lograron, tan similar a los tiempos que vivimos por aquí pero posicionado en una época de la que ahora solo leemos o vemos en constantes referencias. Aún así es posible sentirnos identificados gracias a aquellos músicos del momento que soltaban su desacuerdo con melodías y acordes, donde los más famosos fueron, sin discusión posible, The Beatles.

Pero antes de que esos Beatles más quejicas surgieran, se tuvo que pasar por varias etapas, donde en este artículo he querido separar en dos para enfrentarlas y dar a conocer al lector que este grupo es más de lo que aparenta y que su éxito no es, ni mucho menos, pura suerte.

(¡Alarma, gracia obvia aproximándose!) Si es que están hechos unos monstruos…

Y es que la música de The Beatles es para todo tipo de público, en parte por eso su éxito. Es una banda tan variada y adaptada que es perfecta tanto para listos como para tontos, para los que tienen su culturilla musical y para los que no tanto, para los que buscan el ritmo o lo relajado, para los cotidianos y los alternativos, para los exigentes o los que simplemente siempre van con prisas. Para todo el que se atreva, sin manías y sin quedar desfasado gracias a su atemporalidad.Vamos, como el sexo.

d
En sus principios eran una maquina de hacer éxitos millonarios, una gallina de huevos de oro de la que se comenzó a exprimir al máximo y que produjo tanto para bien como para mal una presión insoportable para los cuatro de Liverpool.
Sus temas eran acordes a la época, el Rock&Roll más puro se paseaba por el Blues y lo popular del momento (que nada tenía que ver con lo que entendemos por “popular” ahora), resultando ser una fábrica de singles a veces tonta y simple, pero muy efectiva y siempre, pero siempre, fresca a todo lo escuchado anteriormente de aquellos años. La mayoría de temas conocidos pertenecen a esta época, pues la sencillez es algo que a la larga siempre ha quedado más marcado para las radios comerciales, que tanto buscan ese tema que entre a la primera por el oído.
Es por esta época que The Beatles suelen tener fama de singles efectivos y fáciles de tararear, donde su melodía siempre pegadiza te obliga a moverte o morir, donde su pasión por la vida y la energía happy inundan los oídos haciendo olvidar los problemas y mostrar que el mundo no está tan mal. Gracias a dios no llegan al extremo de los litles ponies.
Sin embargo por el final de esta época sucedió que también les dio por hacer música folk, e incluso algún que otro momento de música hindú, que tan presente tendrían hasta el final.

Pero volvamos a dicha presión que, como dije, fue algo bastante malo, surgida de realizar una barbaridad de apariciones en directo que los hastió comenzando a odiar lo que su imagen representaba, viéndose al final obligados a dejar de hacer conciertos, y de tal forma que fue para siempre.
Aunque también he indicado que hubo un lado bueno, ya que a partir de ahí ocurrió lo impensable y que fue su mejor época, sin ser tan emitida en comparación a la primera pero que igualmente se conoce. Se centraron en componer y grabar exclusivamente, con un resultado más innovador si cabe a lo que ya tenían. Sus canciones ahora eran nuevas (en todos los sentidos de la palabra) y se enfocaban por caminos musicales que nadie antes se había atrevido a pisar o que simplemente se desconocía ese enfoque que tanta escuela creó posteriormente. En definitiva, la única gallina de huevos de platino que ha existido.
Para entenderlo hoy en día, es como si de repente a Justin Bieber le diera por dejar de hacer conciertos para centrarse solo en componer y grabar en estudio, siendo el resultado un nuevo estilo musical o enfoque jamás escuchado antes y aún encima de calidad. Pero vamos, no imagino al relamido niñito experimentando y produciendo joyas “alternativas”. Lo más parecido será colaborar con un rapero, y creo que ya lo ha hecho.

d
Ya por esa segunda época, hay un tema que poco se recuerda como que The Beatles fueron uno de los pioneros de la música Psicodélica junto a otros de sobra conocidos como Pink Floyd, esa música tan influenciada por alucinógenos en pos de una búsqueda de lo espiritual y la creatividad más pura. O eso es lo que decían.

“Lucy in the Sky with Diamonds” es el tema más conocido de este estilo, pero para nada la gran bizarrada que supondría “I’m the Walrus”, por ejemplo. El primer disco de los ingleses que se lanzó con esa premisa (aunque en el anterior, Revolver, ya habían retazos) fue el tan conocido Sgt. Pepper & the Lonely Hearts Club Band, considerado toda una obra de arte.
Aunque desde mi punto sinceramente… no es para tanto, siendo el siguiente disco Magical Mistery Tour una bomba en comparación, destacando cada tema y donde podemos encontrar un brillo “psicodélico” nuevo con respecto al Pepper, incluso paseándonos por el único tema instrumental que hizo la banda o el denso y oscuro “Blue Jay Way” poco acorde a la idea que se tiene sobre ellos (porque para temas oscuros, este). Aunque quizás donde más flojea este álbum es en precisamente la conocida “All You Need is Love”, que aún con buena grabación y buena melodía, es algo tonta a la larga. Pero bue, funciona realmente bien como final del disco, que esa era su intención más que de ser single.

d
La cosa avanzó y llegó “El álbum blanco” titulado simplemente como The Beatles. Aquí está el disco que mejor definiría lo que pretende explicar este artículo, el nivel de complejidad y mezcla que llegó a tener esta banda. Un disco tan ecléctico que es imposible que guste a la primera, pues se requiere de cierto esfuerzo para asimilar tanto dato y cambio, tanta idea que apenas cabe en un hueco así, produciendo bastantes defectos que en cierto modo le dan hasta su encanto.

Como curiosidad, aquí se encuentra el que quizás sea el primer tema Hard-Rock de la historia: Helter Skelter.


Tema que volvió loco hasta a Charles Manson, literalmente

El final llegó enseguida como aquel que dice, algo corto pero intenso, siendo su carrera definida por una década, por lo que había que ser más que humano para haber seguido soportando tanto suceso en un espacio tan pequeño. El cúmulo de casualidades de juntarse estos cuatro específicos hombres, la época en que se nació y las decisiones tomadas conllevaron a resultados difíciles de repetir, donde puede que hasta las matemáticas del momento y el saber escoger un camino definieran todo lo que se desencadenó, tan fácil de no existir que jamás lo sabremos.

d

Y es que hoy en día casi todo suena a ellos. Incluso me atrevo a decir que hay grupos que tienen temas a lo Beatles y ni lo saben, en un juego de influencias indirectas a través de unos grupos a otros.
Otro asunto recurrente por otro lado es cuando hemos escuchado una canción de ellos y ni lo sabemos, surgiendo la posterior sorpresa. Eso cuando no ocurre por la versión de algún otro grupo, pues siguen siendo después de todo el grupo más versionado.

De otros aspectos vemos como de las letras se han discutido alguna vez que otra, donde han quedado en malas o simples de fama por culpa de los inicios de la banda. El tema que más tratan es el amor, no hace falta investigar mucho, pero a partir de su cambio de época y madurez musical vemos letras más mixtas de varios sentidos, con a veces significados ambiguos o abstractos y fumadas varias de la época psicodélica. Las siguen habiendo tontas (Ejem, Yellow Submarine), pero las hay bastante filosóficas donde no tratan al oyente de tonto para nada, invitando a profundizar e investigar un poco más allá. Cabe destacar que Lennon tenía buenas letras de crítica, por lo que se recuerda que artistas actuales de crítica le deben mucho a este señor y, por otro lado, a Bob Dylan.

Es que es tal la amplitud musical de estos compositores que llega a abrir el oído. Es un ejercicio más que recomendable investigar por toda su discografía donde más de una sorpresa nos llevaremos. Con casi 200 canciones es normal encontrar “ese tema de Los Beatles” que nos mole, escuchemos la música que escuchemos y tengamos los gustos que tengamos. Incluso aquel que no se ha atrevido con ellos, tarde o temprano acaba encontrando su canción de The Beatles de la que no cansarse.
Eso si contamos cuando estaban juntos, pues en solitario es otra aventura que explorar donde temas muy buenos también hacen presencia. El más conocido es obviamente “Imagine”, del cual erróneamente se le atribuye como “la mejor canción de los Beatles” cuando más bien es un 25% de ellos.

Lo mejor es que deje ejemplos, así que aquí tenéis una lista con enlaces a canciones que abarcan más de 40 estilos que llegaron a interpretar y que de seguro falta alguno.

Aunque, bueno, dentro de su amor por la música y su amplitud de miras crearon cosas como esta, ya que cada uno juzgue lo que quiera:

De seguro ahora entendéis mejor la coña de Los Simpsons sobre Barney en el episodio de los “Sol-Fa-Mi-Das” cuando aparece con lo de “Número 8” Aparte de ser una clara referencia a la época final de Lennon cuando quería ir a su bola. Que ya que estoy, casualidad que hace poco emitieron el episodio donde Flanders se descubre como gran fan de la banda. ¿No os ha pasado qué recordáis un episodio de esta serie, o recuerdas alguna coña con algún amigo, y emiten ese episodio en cuestión al poco tiempo? Hay psicología ahí, o Iker Jimenez y su mujer con boca de cueva, lo menos. Incluso que Antena 3 resulta ser el “Big Brother”, lo que nos faltaba…

d

Situémonos en la actualidad, ¿los sustitutos de The Beatles? Imposible decidir, pero lo más parecido es Radiohead, pues cada disco es un maldito mundo con calidad (meno, quizás el primero y el último) y a este paso también habrán pasado por toda clase de palos musicales. Ya digo que esto es una comparación, no una afirmación, pues lo que supusieron los de negro es prácticamente irrepetible, aún buscando un grupo que abarque tanto y lo sepa hacer bien como pez en el agua.
Ya que estoy, Radiohead es algo más que Creep, de los temas más normales de la banda ahí donde se ve. Con deciros que ya ni lo interpretan en directo, y ni se echa de menos.

Si es que se ha dicho alguna vez, el mundo necesita de nuevo a un revolucionario musical que poner por bandera, que ponga a todo el mundo las pilas. Como están las cosas actualmente, todo apunta a que tarde o temprano surgirá un grupo afectado por estos tiempos modernos que soltará toda su verborrea a presión a través de canciones. Bueno, de hecho hay decenas, pero ninguno tiene esa empatía universal con la que poder identificarse casi todo un planeta.

d

Bueno, para ir terminando y tenéis más curiosidad por el lado menos conocido de estos cuatro, os recomiendo que echéis un ojo a este artículo que escribí hace tiempo, en el cual se hablan “de los otros Beatles” donde están incluidos unos de otra dimensión… tal cual.

En resumen, The Beatles representan lo más comercial que jamás ha existido junto a Hello Kitty con todos los sentidos que pueda llevar esa palabra, de tan mala fama en algunos grupos sociales y/o musicales. Incluso como fan los temas más comerciales, a pesar de cantarlos y disfrutarlos, me resultan a veces demasiado ñoños o “estúpidos” aún siendo de su época (reconozco que “I Want Hold Your Hand” me da algo de rabia), pero se compensa por esos temas más sofisticados donde ya no tratan de básico al oyente, donde con melodía elaborada pero fácil de oír logran introducirte en un fondo bastante profundo conforme más se explora en cada escucha. Y todo aderezado siempre con acierto en absolutamente cada canción por su maniático trabajo en estudio donde no paraban de experimentar como si fuese un instrumento más, dotando de ricas armonías de las que cada vez descubres más detalles a cada escucha.

Así que el combate lo gana de goleada la segunda época, tan apreciable aún en nuestros días. Si uno gusta de la música en general como lo que es, lo que representa, sin manías de estilos y encasillamientos cual portada en blanco de uno de sus discos, The Beatles es tu grupo, uno bien valorado en su justa medida… que no es poca.

Anuncios
comentarios
  1. valerian32 dice:

    Que chulada de entrada, al feisbu al tuiter y a todo. No conocía yo el number 9 xD

  2. odiolitos dice:

    Pues… Yo sigo creyendo que no fueron para tanto. Como fenómeno sociológico, desde luego: cambiaron la industria musical y la percepción de las cosas de mucha gente. Pero musicalmente, me parece que no hicieron sino captar, amplificar y hacer más comerciales tendencias que otros ya apuntaban y desarrollaban mejor.

    Como grupo de vanguardia, usando grabaciones de campo, creando atmósferas variadas y estructuras complejas, United States of America son mucho más hábiles.

    Como psicodelia más popera, el “Piper at the gates of dawn” de los ya citados Pink Floyd, el “Forever Changes ” de Love -con mucho más colorido en la composición y arreglos y la mitad de medios- o los 13th Floor elevators se arriesgaban mucho más, haciendo más cosas sin perder de vista las canciones:


    Como grupo de rock potente, The Who les daban muchas vueltas. Por no hablar de MC5, con un compromiso político mucho más firme.

    ¿Grupos de pop con armonías brillantes de quitar el hipo? Joder, los Beach Boys o los Zombies hacían magia con los coros.

    Todo esto sin entrar en la energía de Jimi Hendrix, el comentario social mucho más mordaz de los Kinks, el colorido de la factoría Motown o los huevazos de la Velvet Underground.

    Ojo, los Beatles me siguen pareciendo una muy buena banda con canciones tremendas… Pero me sabe un poco mal cuando talentos comparables o mayores quedan relegados por la que no dejó de ser una banda comercial, más o menos espabilada. Si muchas cosas pueden sonar a los Beatles, es porque ellos mismos chupaban de muchos sitios (y bien por ellos, ¿eh?).

    Y vaya, eso, que soy un plasta y la beatlemanía me enerva. 😛

    • Nubis dice:

      No puedo si no montar un altar en honor a este comentario, ¡qué buen repaso a la música de la época! Es que has citado todo canela en rama, los conocía a todos y cierto es que más de uno (como los United States of America o 13th Floor Elevators) se quedaron injustamente en “lo underground” sin vender tanto.

      Litos, a ver para cuando nos deleitas con un post-invitado por aquí en Crisis Creativa 😉

      • odiolitos dice:

        ¡Me halagas! Es que jo, me da rabia que se queden tantos buenos fuera cuando se habla de finales de los sesenta… Eso, y que los Beatles los quemé hace la tira y ya les he perdido el gusto y todo. :S

        Lo del post invitado… Molaría, ¡pero no tengo ni idea de qué hablaría, la verdad!

        • Nubis dice:

          De música, por ejemplo xD

          Los sesenta y setenta tienen tanta calidad que me sorprende que hoy en día estén un poco olvidados, al menos por aquí, claro. Aunque cuando se hablan de influencias… siempre estarán presentes todos esos grupos.

  3. Da gusto leer estas cosas por la mañana. Muy buen artículo Nubis, como siempre.

  4. Tú ya sabes que a mí esta gente ni fú ni fá, pero mira por donde les voy a dar una oportunidad… De momento, Helter Skelter me mola.

  5. Sabiduría Inmunda dice:

    Esa canción de Revolutión #9 la verdad es que resulta algo… inquietante, parece algo que se podria poner en esos videos de leyendas urbanas como “suicide mouse” o “el suicidio de calamardo”

  6. […] El Título Blanco (The Beatles contra The Beatles) […]

  7. Nubis dice:

    @juanarias Gracias tío 🙂 Los de música siempre les pongo especial cariño, a ver que os parece el siguiente 😀

    @Lograi Como bien digo, siempre se encuentra algún tema de ellos que se sale. Sabiendo que te mola Helter Skelter, te buscaré otras del estilo, así más durillas. ¿O algún estilo en concreto?

    @SAbiduria Inmunda Pues si que le pega, sí… inquietante cuanto menos, pero creo que su intención era completar El Album Blanco con un estilo que aún no tuviera, atreviendose a hacer un “collage” o algo.

  8. […] The Beatles, me remito a mi anterior artículo. […]

  9. […] estos ya no tengo nada más que decir, pero sí de este tema que se ha ganado con mucho cariño el mote. Y es que era muy rara en su […]