Pokémon y la ironía de la evolución

Publicado: octubre 25, 2012 de Nubis en Opinión, Videojuegos

Si algo ha perdurado a lo largo de varias generaciones han sido el virus del resfriado y los Pokémon. Y esto segundo con mucho gusto y menos remedios, oiga.
Tened claro que con nuestros nietos hablaremos de Pokémon animadamente. ¿Qué es lo que tienen estos videojuegos que no tengan los demás? Buena pregunta, al parecer el coleccionar y vacilar de tener es algo innato en la sangre humana.

Este artículo llevaba tiempo queriendo nacer, pues esta saga a supuesto demasiadas horas de mi vida y ya va siendo hora de hacerlo productivo… de alguna forma.

g

Comencemos a cuando éramos chavalines, las primeras versiones:

La pera, se me ponen los pelos de punta al oír la canción con ese sonido (¡La mejor consola de la historiaaa!) y la de recuerdos que seguro a más de uno han invadido.
A día de hoy apreciamos que el juego ha envejecido algo, un poco… bueno, se ha hecho mayor sí, pero sigue teniendo un encanto especial que en parte puede que fuera lo que lo hizo tan grande.

En teoría, este proyecto no apuntaba muy alto. Su creador Satoshi Tajiri y su amigo diseñador Ken Sugimori aún así tenían toda la ilusión del mundo y no se rindieron, consiguiendo incluso la atención de Shigeru “Dios” Miyamoto (Reconocedlo, Sonic habría sido mejor con él) para supervisarles y que Nintendo les distribuyera el juego que programaban en plan colegas. Miyamoto de nuevo supo ser visionario y ver el potencial que aportaba la idea, porque menuda se lió ya que a día de hoy sigue siendo de los videojuegos más vendidos de la historia. Y eso que en un principio no tuvo mucho éxito el asunto.

Si analizamos el juego vemos que es un RPG al uso hasta un poco “indie” para entendernos, pues goza de los típicos errores, sistemas y aspecto de juego novel que le dan un encanto tremendo. Los gráficos no eran muy allá (vale, vale, era la época) pero eran suficientes para meternos dentro y flipar con cada nuevo Pokémon que nos aparecía. Quien no haya alucinado con la primera vez de ver una evolución de alguno de los tres principales, miente.
Otro de los alicientes era la cantidad de personajes que poseía, 151 ni más ni menos, aunque muchos se parezcan unos a otros. Para que luego digan del Suikoden.

Y lo dicho, alrededor del juego giran mil y una leyendas urbanas de lo que fue y pudo ser, hasta un creepypasta de esos de regalo. O incluso esos detalles ya borrados y dudosos como el Team Rocket con látigos y su jefe chungo mafioso, tal cual, o esos entrenadores llamados “Domadores” también con látigos. Como juego primerizo es lo que hay, pero ya digo que por mi parte eso le da más puntos.

g

Para la siguiente generación ya notaríamos que la propia Nintendo metía mano, pues le había caído del cielo y contactos una nueva gallina de los huevos de oro. Pero lo que mejoró el asunto fue más la ilusión de ver un sueño cumplido por parte del equipo de desarrollo original, pues cogieron con ganas muy tremendas el nuevo proyecto.


De Lugia forever and ever!
Le den al del Oro, el gallo cósmico ese

f

Aquí está la mejor generación imaginable para un juego de Pokémon. Oro y Plata supuso un pronto antes y después para esta saga. En un principio todos nos fijamos más en eso de 100 nuevos Pokémon, pero al final fue lo de menos ya que aportaba más elementos de RPG y nuevos detalles como el enlazar objetos, cosa que aumentó la estrategia tan básica del anterior.
Lo que más se notó fue el querer corregir los errores del primer juego, pues aportaba todo todito todo lo que había antes pero mejorado. Aún encima gracias a esto el juego fue y es el doble de largo que cualquier otro de otras generaciones posteriores, junto a un factor nostalgia aún cuando no había pasado tanto tiempo, pues visitar de nuevo Kanto, ver a viejos personajes con diseño mejorado y escuchar las mismas canciones con mejor sonido hizo revolvernos a más de uno por el suelo, entre éxtasis de locura y diversión.

Debe de ser el juego al que más horas le he echado, tantas, que no quiero ni pensarlo por el bien de mi cordura (en serio). Aún encima sacaron el remake, idéntico con mejores gráficos del primer píxel al último, y con tantas mejoras en todo aspecto y con tantas novedades que se hace insuperable. Hice bien en dejarme las drogas.

g

Los siguientes juegos aportaban más de lo mismo siempre con el aliciente de nuevos Pokémon, unos pensados mejor que otros (EJEM, la bolsa de basura) y con novedades para mejorar la tan en un principio coja estrategia que ahora está bien nivelada.
Y he ahí el porqué del título del artículo, pues Pokémon ha sufrido siempre de no saber evolucionar. Da rabia ver como algo con potencial sufre del síndrome japonés de quedarse estancado tan visto en mangas o su televisión. Para ellos, si algo funciona, se deja tal cual, solo se añaden cosas por encima y a otra cosa, como los Power Rangers.

Absolutamente cada juego de la saga va de lo mismo, cada uno de ellos (hablo todo el tiempo de la principal, el RPG, se entiende), donde hay que completar la Pokédex por parte de un irresponsable Profesor Oak (¿alguien más piensa por aquí que en la serie dejó preñada a la madre de Ash?) mientras consigues ocho medallas y derrotas al Alto Mando para que aparezcan los Pokémon Legendarios de turno. Y lo peor es que apenas hay historia salvo en los últimos juegos, pues se representa a un chico o chica común que no habla y donde su madre no le dice ni hace nada para evitarlo a la vez que se gana dinero supuestamente en apuestas legales de combates Pokémon. Por no hablar de eso que si pierdes te quedas inconsciente y al despertar tienes la mitad de tu dinero… pienso de todo menos en algo bueno.

En fin, la historia deja mucho que desear, pues tiene un vacío de trasfondo muy grave, el legado de juego primerizo que aún perdura.

g

Muchas veces lo he hablado con gente, un Pokémon “tipo Zelda” sería la bomba, un juego en 3D como dios manda en el que haya libertad a lo Sandbox, una historia interesante que seguir y donde las dichosas medallas sean algo secundario para completistas y buscadores de retos.
Hubo un intento, sí, pero fue eso mismo, un intento. Pokémon Colosseum fue una patada baja ya que era un re-frito de los Stadium bastante lineal y repetitivo donde los copy-paste “a la Capcom” eran la orden del día. Mira que por diseños prometía algo más maduro, pero se quedó en algo más soso aún si eso era posible. También era corto y sufría en bastante medida el otro mal de estos juegos… su velocidad.

“El Tiempo Japonés” (a lo Kurosawa) nunca se había aplicado tan bien como aquí. En unos juegos que se basan principalmente en combates y cazar cientos de Pokémon, el mayor error es hacer el asunto lento. Me temo que las decenas de horas surgen principalmente por esperar a que parpadee la pantalla y surja lateralmente el bicho de turno mientras grita su sonido, el personaje saca al suyo que lleva primero y decides entre un segundo o dos de diferencia a que se realice el ataque. Es el mayor mal posible para un RPG y quita muchas veces emoción al asunto. Se compensa cuando los combates son contra los entrenadores tochos o se intenta cazar un legendario sin Master Ball, pero para eso tienes que tragarte antes incontables, pero que incontables, combates de relleno que hacen perder el tiempo. Vamos, que lance la primera piedra aquel que no se ha puesto en el emulador la velocidad a toda ostia jugando a algún juego Pokémon.

A ejemplo de otro RPG, siempre recordaré que una de las cosas que más me gustaban del Final Fantasy X era la velocidad de sus combates, pues te atacaban y ya estabas ahí, y a la vez que dabas una orden el personaje anterior ya estaba actuando, por lo que en un minuto te podías marcar varias peleas perfectamente. Si Pokémon fuese así sería ya perfecto.


Que gran verdad

g

Pokémon donde más ha influido y repercutido, en un modo que difícilmente podremos medir, ha sido socialmente. Desde cosas básicas como merchandising equiparable al de Hello Kitty, pasando por millones de dibujos por toda la red. E incluso hasta su propia sección en 4Chan, uno de los mejores aciertos de esta página. En serio, de los mejores memes (quien haya pensado en CuantoCabrón, fuera de aquí) o coñas de calidad han surgido en esa sección, y así lo atestigua su archivo, con paridas como esta o esta otra. Incluso hay para los fans de Disney…

Luego pasamos al argot y jerga con Pokémon de por medio entre chavales, o locuras varias como hasta matar por una carta. El juego de cartas de Pokémon, otro que tal baila, el único juego de este estilo que desbancó a “Magic: El Encuentro” por un tiempo. Aunque al final resultó ser una estrategia de marketing de la misma empresa de Magic para ganar jugadores… ¡Arg! ¡Otra vez nombrando a los empresarios!

g

Antes de terminar también quiero hacer hincapié en el diseñador Ken Sugimori que siempre ha estado presente en toda la saga. El tío es MUY bueno, de verdad, pues es capaz de lograr siempre algo efectivo a primera vista e incluso mezclar lo sencillo con complejo. No solo se encarga de los Pokémon, también de los personajes, donde, vamos a ser sinceros, sus personajes féminas vuelven locos a todos/as. Solo hay que ver la cantidad de fan-arts de los mismos y el Hentai predominante, siendo prácticamente el manga con más material de este tipo y eso que sus personajes son de palo y solo aparecen un momento en cada juego, habiéndose creado en realidad su personalidad y forma a partir de la admiración por red. De ejemplos recientes tenemos la pasión que han levantado el nuevo diseño de protagonista chica junto a la bajista y la líder eléctrico (que me recuerda a Panty y Stocking). Y decían que este juego era para niños…

g

En fin, este ha sido mi repaso a la locura nipona que no quiere pasar de moda, formando ya parte del patrimonio de la humanidad. ¿Qué exagero? Tiempo al tiempo, que las zarpas de Pikachu son muy extensas…

Anuncios
comentarios
  1. Sabéis que nunca he jugado a nada de Pokémon, ¿verdad? =D

  2. Chuck Draug dice:

    El problema de los juegos de Pokémon es, efectivamente, el de más de un juego japonés y algo que se ve en la industria nipona del videojuego: estancamiento. “Si algo está bien, déjalo así”. A ver, está claro que si algo no está roto, no hay que arreglarlo, pero dejarlo estancado tampoco es la solución pasado un tiempo. Ya te digo, es algo tan japonés que es normal que ahora estemos mirando con mejores ojos a los juegos occidentales, que hasta en los FPS tienen algunos elementos que den un poco de variedad (ejejejeje… NO).
    Normal que gente como Keiji Inafune se rebotara al ver este inmovilismo, pero ya ves lo que le pasó a este hombre: lo echaran de Capcom y, de paso, en plan venganza, jodieran a Mega Man. Así que imagínate si a los tipos de Game Freak les diera por cambiar algo en Pokémon que lo hiciera más revolucionario o si levantaran la voz, ya verías tú lo que durarían en Nintendo.

    Respecto a diseños… Misty adulta, Sabrina, esta chica pelirroja que va totalmente de azul de uno de los últimos juegos cuyo nombre no recuerdo… Sí, definitivamente se esmeran bastante en los personajes humanos, con diseños al menos interesantes, sobre todo los femeninos. Aunque, en mi opinión, los diseños de humanos, incluso los más ridículos, siempre me han parecido mejores que los de los propios Pokémon. Al menos mejores que los de los bichos a partir de la tercera generación, que antes teníamos diseños sencillos pero interesantes (siempre he pensado que Gyarados es la perfección en cuanto a serpientes marinas destructoras) y ahora ya ni saben lo que hacer, como la bolsa de basura o la gotilola.
    Y sí, los personajes en Pokémon no tienen personalidad y esto se crea a partir del fandom. Hmm… Me suena taaaaaantooooo a Touhou, con sus personajes de personalidad casi nula que luego han desarrollado los fans hasta que algunos elementos se han hecho canon…

    Y Pokémon como RPG es entretenido, pero efectivamente, de historia va justito si es que llega a tenerla (es básicamente “niño entrenador de madre irresponsable le hace el trabajo sucio a un profesor, sale al mundo a capturar Pokémon, quiere ser el campeón y se enfrenta de paso a unos malos”), así que luego en la serie tienen que recurrir a absurdos y tópicos…
    … Aunque bien pensado, yo también creo que lo de enviar a Ash a un “viaje Pokémon” fue la excusa del profesor Oak para meterse en la cama con esa MILF que es la madre del chaval. La historia de Oak debe ser más interesante que ver a Ash, el adolescente eterno, y su rata amarilla dando tumbos por ahí. xD

  3. Que la única novedad de los últimos juegos de Pokémon sea meter más especies no es suficiente para compensar nuevas secuelas, eso lo sabemos todos. Aunque al menos en las ediciones Blanco y Negro han intentado meter algo más de historia, aparte de la de siempre (entrenador Pokémon contra guardianes de gimnasio y blablabla), pero aún así los gráficos y el modo de juego siguen siendo los de siempre, lo cual provoca hastío al jugador que se pasó hace tiempo los azul, rojo y amarillo.

    Yo, desde que jugué a los Final Fantasy, siempre he soñado con un Pokémon con gráficos de última generación, más historia y nuevos diseños. Agilidad en los combates también estaría muy bien, ya que es cierto que suelen ser muuuy lentos. Por otro lado, los personajes humanos no son interesantes. A lo mejor en diseño (cuestión de gustos) pero tienen personalidad cero y no son más que la excusa para la historia de siempre. No se preocupan por desarrollar ninguno, y mucho menos los protagonistas, por el simple hecho de que no son importantes y buscan, a toda costa, la implicación total del jugador, que sienta que él es el entrenador, y no un personaje aparte con historia propia. Por eso sacrifican tantas cosas y es todo tan impersonal. Y por eso muchos nos cansamos de estos juegos.

    ¿Algún día se atreverán a revolucionar? ¿Quizá veamos unos gráficos más apropiados cuando estrenen una saga nueva en N3DS? A saber, pero está claro que mientras sigan teniendo éxito, la evolución solo se verá en los bichos virtuales.

  4. De Pokémon ya hablé en un extenso artículo en mi blog, en el cual me dediqué a contar mi experiencia personal con dicho juego en mi época del instituto… Pokémon edición azul/rojo era grande, y el oro/plata más grande aún, aunque de todas ellas me quedo con la edición azul por el factor nostalgia (y porque salía mi Pokémon favorito en portada).

    La verdad es que desde la tercera generación la saga está algo estancada, y ese es el motivo por el que muchos fans han dejado de jugar a juegos posteriores de la franquicia (salvo los remakes que hubo de las dos primeras generaciones, ambos más que notables). No pasa lo mismo con los Zeldas, Kirbys y Super Marios, que siempre incorporan algo verdaderamente nuevo que hace que la gente no se canse nunca de ellos.

    ¿Un Pokémon en plan sandbox? Sinceramente, llevo pensando en eso desde que jugaba a los Pokémon en mi Game Boy ladrillo, jeje. Han pasado más de 12 años y, desgraciadamente, estamos en las mismas. Una pena, la verdad.

  5. ovnysennin dice:

    Nostalgia Drive!!

    Yo lo jugué en emulador, la satisfacción que recibí por haber ganado la Liga después de 10 intentarlo es insuperable… Tambien tengo la frustración de no haber logrado evolucionar a mi Hunter.

    El último pokemon que he jugado fue el Esmeralda y mi recuerdo será que me encantaron 2 cosas, Rayquaza y Aura.

    “….enviar a Ash a un “viaje Pokémon” fue la excusa del profesor Oak para meterse en la cama con esa MILF que es la madre del chaval”

    No lo había pensado pero suena bastante coherente si uno lo piensa.

    Me quedo con el diseño de la nueva protagonista, ya me imagino los fanarts(Doujin tambien).

  6. […] Pokémon y la ironía de la evolución […]

  7. red bat dice:

    O, así que esa rockera es una líder de gimnasio. Tengo una ilustración suya de fondo de pantalla. Sabía que esos bichos eran pokemon, pero no el personaje.
    Yo soy de los que no pasó de la edición plata. Un pokemon de cada tipo subí a nivel 100 y luego algunos más. Con el paso del tiempo seguramente cambiaría a alguno por otro (Charizad por un Ninetales mismamente, que me encanta el zorrito) y siempre recuerdo a mis 2 favoritos: Gengar y Wobbuffett (un bicho capaz de tumbar cualquier pokemon pero que necesita suerte. Lo que me costó entrenarlo.) Esos 2 no salían de mi equipo ni queriendo. A estas horas el reloj interno del cartucho habrá muerto dejando al juego inservible. Una pena.
    Y como digo, de ahí no pasé. Tampoco me he comprado una consola portatil desde la Game Boy Pocket, claro.
    ¿Un sandbox? El problema de hacerlo es que luego tendrán que superarse. Aunque tendrían que meterle aire fresco a la cosa, que de las nuevas generaciones se suda muchísimo. A Charizard lo conoce todo cristo, al nuevo incial de fuego, ya joderá.
    Y sobre si los nuevos son feos… No jodamos. ¿Ya se nos olvida Jynx? ¿O Mr. Mime?

    • Chuck Draug dice:

      Siempre ha habido Pokémon feos, pero cuando antes tenías a Jinx, Mr Mime o Magmar (ese también me parecía feo de narices), ahora tienes una buena cantidad más por cada nueva generación (aunque creo que la segunda fue la que menos Pokémon feos sacó, bien pensado). xD

      Y estoy de acuerdo en que el problema del sandbox es que tendrían que superarse mucho con respecto a lo que hacen ahora. Eso y que, como ya he dicho, innovar en Japón o quejarte de que están estancados te puede valer un despido. 😛

      • red bat dice:

        Es que lo de “es una bolsa de basura, pero qué hostias”, no me cuadra. Ha habido engendros humanoides con Jynx, putos imanes (Magnemite), montones de barro (Grimer y Muk) flores sin imaginación (Sunflora) y un montón de bichos de estética cuestionable y poca creatividad, no es cosa de ahora. Siguen sacando monstruitos bien chulos y otros que no, pero ni que antes fuesen mejores. Lo que pasa es que se recuerdan con cariño o lo que sea. Los chulos de antes eran Arcanine, los de inicio, los legendarios y pocos más.

        • Chuck Draug dice:

          Yo lo del factor nostalgia no tiro, y ojalá, quiero estar MUY equivocado por una vez y no un poco equivocado. xD
          A mí me gustan diseños (aunque algunos pequen de sencillos) como Charizard, Rapidash, Arcanine, Ninetails, Gyarados… ¡hasta Mewtwo! Luego había otros menos interesantes, después horrores como Jinx y Mr Mime… y eso hablando de la primera generación.
          Aunque yo veo eso, que la proporción de Pokémon chulos en diseño se concentra más en las dos primeras generaciones (siendo generoso, si no diría que la primera y ya), aparte de que los que tienen más visibilidad en las últimas generaciones son… en fin… los menos agradables.

          Y luego están Pokémon como Gardevoir o Lilpunny (o como se llame la coneja) o la gotilola, que llevan lo humanoide a límites furries. xD

          • Nubis dice:

            Está claro que a partir del fenómeno fan los desarrolladores han motivado los diseños a cosas asi, para que “indirectamente” surjan fans de Pokemonas salidorras xD ¡Marketing! ¡Está todo pensado! ¡Hasta nuestras vidas! Me vuelvo a mi bunker esperando la tercera guerra mundial.

            • Chuck Draug dice:

              Lo triste es que no me extrañaría en absoluto. O es eso o es simplemente la mentalidad japonesa, que hablamos de Japón, un país que sigue siendo bastante misógino y con ciertas ideas sobre la mujer en la ficción discutibles, y que buscando “pokemonas”, no sé si por igualdad o por un calentón, hubieran sacado esos diseños, que van tirando más a la sexualización que a una supuesta igualdad (lo de la coneja, en serio, es de traca).
              Aunque lo mismo esto te daría para otro post. xD

  8. mariods dice:

    Mira por donde, yo desde pequeño también noté esas cosas que dices como remodelaciones que servirían para que el juego fuese mucho más interesante: más velocidad, añadir intensidad a las batallas, no quitar la estrategia, pero sí un modo de combate más ágil, con más posibilidades y más vistoso graficamente… pero bueno, igualmente el concepto del juego en sí era original (en su momento, bien es verdad que ultimamente no les vendría bien un poco más de novedad).

    Yo tampoco soy un mega-jugón de Pokémon, me uní tarde a la secta, pero tuve mis razones, la serie, aunque entretenida en sus primeros episodios, me provocaba cierto tedio y no me motivaba a hacerme con el juego, aparte, tanta gente hablando del juego me hastiaba tanto de nano que me hacía repeler toda la franquicia… finalmente decidí probar suerte con el Pokémon Amarillo, y mira, me gustó. Tampoco entendía tanto fanatismo al fin y al cabo, pero el juego es entretenido, con un concepto muy bueno y una muy buena programación en la que los poderes de los bichos andaban tan bien calculados que podían interactuar y equilibrarse perfectamente en el mismo mundo, dando lugar a batallas con un sin fin de posibilidades. Eso sí, llamadme raro, pero si algo nunca jamás soporté de este tipo de juegos (Final Fantasy y demás) son las escenas de encontronazos random con bichos (por lo que las escenas de bosques y cuevas las odiaba completamente). Aún así, pasé unos muy buenos ratos con el juego y me enganchó. Molón.

    De la segunda generación yo me acoplé al Pokémon Cristal, debo decir que me gustó bastante más que el Amarillo, aunque ya no tenías al bichito pisándote los talones (componente que no sirve de nada pero es divertidillo al menos) pero tenías un montón de opciones y posibilidades más, mochilas más gruesas, radio, y hasta se hacía de noche, variando las posibilidades de encontrarte con otro tipo de Pokémon. No hablemos aparte de la mayor cantidad de escenarios e historias, el juego era muchísimo más largo, lo cual implicaba viciarte durante mucho más tiempo. Aparte, recuerdo que flipé con el nuevo apartado gráfico, muy superior y coño, por fin los Pokémon lucían parecidos a lo molones que estaban en la serie. Pero seguía arrastrando los típicos problemas y mis odiadas escenas de bosque y cueva. En fin, no se puede tener todo en esta vida… Luego lo del Advance ya es otro cantar, pero qué queréis que os diga, me quedé ahí.

    E igual a alguien esto le parece una blasfemia, pero a mí también me jodía mucho el que hubiera Pokémon que solo pudieses conseguir una sola vez, y para volver a conseguirlos tenías que volver a reiniciar el juego… a mí eso me metía una presión terrible, y cuando supe que no me podía hacer con uno a no ser que algún alma cándida fuera a intercambiarme desinteresadamente uno suyo… a mí me desencantaba la cosa mogollón. Pero en fin. :b

    Aún asÍ, qué coño, unos buenos juegos, que ciertamente es una pena que no estén evolucionando y no traten de usar otro tipo de contenidos que puedan mejorar la jugabilidad o el entretenimiento del mismo, es una de las razones por las que hace tiempo que no me compro los nuevos juegos (una esa, la otra razón es que no tuve ni Game Boy Advance ni Nintendo DS, y los emuladores de esta última son muy cutres). 😄

  9. Nubis dice:

    @Lograi: Lo dicho, mejor esperar a una versión que haga justicia. Te digo que te pierdes un buen RPG, una locura de decenas de horas. Si no lo haces tú, lo hará tu nene.

    @Chuckdraug: Ahí está, los japoneses son demasiado tradicionalistas, algo bueno a la vista pero que en el interior… pues al final las aguas se estancan y les da por oler mal. Tienen ideas muy buenas en todo campo imaginable, pero no son de desarrollarlas, una pena. Digamos que consigues lo mejor de cada género japonés y te sobra, pues sabes que no te van a aportar más. Solo queda que occidente llegue y le mejore sus asuntos, aunque pueden nacer cosas como el amerimanga… D:
    No sabía lo del señor de Megaman, seguro que uno de sus padres no es japonés y la sangre puede 😄

    @Ovi-Master: Hay RPGs donde el prota es un trapo que no habla y tiene igualmente carisma. Como el caso de Link de la saga Zelda, donde jamás habla y donde se le ha cogido un cariño por igual.
    Los diseños son simples pero efectivos, tanto de Pokémons como de humanos. Esto genera que cualquiera pueda imitarlos y se genera como ha dicho Draug un fenómeno a lo Touhou, donde los fans ponen las carencias de los originales. Esto para mi es de lo mejor de Pokémon, el efecto fan que ha nacido lleno de locuras y dibujazos del quince. Así como una saga no oficial de juegos a base de ROMs de emulador, donde alguna está hasta la altura de los juegos de Nintendo.

    @Roy D. Mustang: He estado echando un ojo a tu blog y no he encontrado el artículo. Tampoco sé donde anda un buscador xD Pása el enlace, plis 🙂
    Y vamos, no estamos solos ante el deseo de un super Pokémon al libre albedrío, hasta imagino que los desarrolladores habrán barajado la posibilidad, pero mientras este sistema de dinero… antes lo veo creado por fans, ya verás.

    @Ovnysennin: Hay una especie de meme con el nuevo diseño, pues tiene los pechos más grandes y tortura con ello a la anterior protagonista del Blanco y Negro XDDD En páginas como 4Chan o Gelbooru puedes encontrar infinitas imagenes del personaje, ya te digo.

    @Red_Bat: También entrené un Wobbufett xDDD Es muy bueno, eso sí, a ver si acertamos con ataque físico o especial, que cuando salía un tipo lucha o un Pokémon que sabes de que van sus ataques… el señor Wobbu es imbatible, tenga el nivel que tenga, yeah.
    Diseños feos siempre han habido, pero es más por la originalidad del asunto. No es lo mismo imitar animales de las primeras ediciones a imitar ahora objetos que hay por alrededor, como falta de inspiración y que al diseñador o ayudante se le ocurrió un nuevo Pokémon mientras bajaba la basura… se nota la diferencia de esencias de una generación a otra, vamos xD
    También hay que decir que cada vez se parecen más a Digimon, jeje.

    @Mariods: Todos juegan aquí abajo… y tú también jugarás… 8D La fiebre Pokémon es bastante curiosa pues ha acabado por ser conocida por todo ser humano y jugada por toda edad posible. Me temo que la evolución aún está lejana, así que mantente alejado mientras puedas xD
    La serie, ¡uf! empezó bien, fiel al juego e iba rápida, pero a partir del episodio epileptico-discotequero, se cambió el asunto y todos los episodios se convirtieron en el mismo pero con otros aspectos. Una pena, pues 600 o 700 capítulos así es un tanto… bueno, heavy.

  10. Podríais poner imágenes de todo lo que decís pa’los que no tenemos ni zorra =D

  11. Chuck Draug dice:

    Ainsh, Lograi, espera que saque el diccionario Draug-Persona normal… a ver… Gotilola = Gothic Lolita. Y el bicho en cuestión se llama Gothita, que evoluciona a Gothorita y luego a Gothitelle. Ya tienes los nombres para buscar.

    Y ya he visto cómo se llama la coneja: Lopunny. Busca las imágenes y asústate. Asústate mucho.

    Lo de la Misty adulta… ¿algo que confesar, señor? 8D

  12. spikereven dice:

    Gran parte de mi infancia se la regalé al Azul y el Plata. La verdad es que no recuerdo que tuviese otros juegos en la Game Boy Color aparte de un Zelda y uno de Playmobil chustero. Me han entrado ganas de buscar por sitios malos alguno de los nuevos para jugar….