The Expendables 2

Publicado: septiembre 5, 2012 de Fosforo en Cine

Hace ya tiempo escribí una reseña aquí de Los Mercenarios The Expendables. Leyéndola ahora pienso en lo malos que eran mis posts antes que me pasé un poco alabando la película, y que su efecto ha pasado hasta el punto de revelar que se trata de una cinta bastante olvidable, de la cual finalmente casi la única escena que quedó realmente grabada en nuestra mente es aquel encuentro entre Arnold, Stallone y Willis. Aún así, mantengo que era (y es) un entretenimiento bastante decente, un festival de explosioncillas y peleas muy simpático. Y al pensar en ello me doy cuenta de que mi convicción, al salir del cine, de que esta segunda parte es peor que la primera, está plenamente equivocada. Cierto es que el guión es mucho peor, lleno de errores, fallos de continuidad y chorradas. Cierto también que los diálogos son incluso más absurdos que los de la primera parte, y que por momentos sientes que los actores ni se están molestando en interpretar a sus personajes, sino que sencillamente están de paseo. Y cierto es que la acción está algo peor rodada que en la primera. Pero es, sin duda, mucho más memorable que la primera, con muchos mejores momentos y, ante todo, más sentido del humor. Quizá el gran triunfo de The Expendables 2 sea no tomarse en serio ni siquiera un poco. Puede influir que los responsables tras las cámaras, en este caso, no sean el propio Stallone, que seguramente se sienta obligado a creer que lo que hace no es del todo ridículo y parodiable.

También hay una china que no nos interesa.

Nuevamente nos encontramos con una película de entretenimiento y explosiones, con intentos descarados de recordarnos a las cintas de acción de los 80 que encumbraron (es un decir) a los protagonistas de esta. Pero mientras que la primera atendía bastante a las condiciones de películas del estilo Delta Force, Rambo 2, y en general todas esas películas de guerras de Vietnam o en Oriente Próximo, esta segunda más bien parece un producto de Serie B, con un argumento ridículo lleno de agujeros y unas localizaciones más bien cutres, con una trama de terrorismo y soviéticos de por medio. Y no deja de ser gracioso que el villano de Serie B de esta cinta sea Jean Claude Van Damme. Yo al menos no pude olvidarme ni por un momento de su papel como villano en Street Fighter. A pesar de que aquí su personaje tiene bastante más dignidad.
Junto con Van Damme, que hace un villano ridículo, histriónico, desmedido y, en esencia, muy B, la otra gran incorporación al reparto respecto a la entrega anterior es Chuck Norris. El personaje de Norris es, sin lugar a dudas, el que menos sentido tiene de toda la trama, y es que directamente hace de Chuck Norris. Hasta cuenta un chiste de Chuck Norris. Sencillamente genial para el espectador, es una de esas cosas que no sabes si Stallone hubiera querido escribir y dirigir, pero el caso es que añade muchos puntos de humor y “no-me-tomes-en-serio” a la película. Y como he dicho, seguramente es una de las mejores bazas de esta secuela respecto a la primera.

La camisa de Arnold. ¡La camisa de Arnold!

Por el camino, y para compensar estos añadidos, perdemos a Mickey Rourke (y se le echa en falta) y a Jet Li que desaparece a los 15 minutos de película. Los que sin duda eran los mejores secundarios de la primera parte quedan compensados por un mayor protagonismo de los demás, las apariciones adicionales y un guión que no entiende de egos más que lo justo y necesario. Vale, esto último es mentira, el ego de todos y cada uno de los actores está presente, excepto el de Randy Couture, que apenas dice dos frases. Hasta Lundgren hablando de Lundgren mola. La película es una pequeña locura en ese sentido: los personajes desaparecen para dejar solo a los actores. El personaje de Willis, que no es un soldado, aparece aquí pegando tiros si la situación lo requiere Y PUNTO. Porque todos queríamos ver a Schwarzenegger y a Willis pegando tiros en la primera, y nos lo dan ahora, en la segunda. Ya no hay un grupo de Mercenarios con una misión, ahora sencillamente hay un montón de actores disparando al azar y matando extras como si no hubiese un mañana. Y al final, descubres, es lo que querías ver en The Expendables.
Ir a The Expendables 2 es ir a sentarte en la butaca del cine para ver un montón de chistes y referencias a las películas y biografías de los actores de acción de los 80, mezclado en un guión que de ridículo no se sostiene con diálogos de vergüenza ajena de los que reírte a carcajadas en la sala de cine con tus amigos. Al final The Expendables 2 es exactamente lo que prometía, de una forma tan exacta y precisa que llega a incomodar, pero que en definitiva, se disfruta. Y eso es mucho.

Resumen del argumento.

Anuncios
comentarios
  1. Squirtle dice:

    Ver esto no te hace mas hombre. Sigues siendo un mariconazo.

  2. Afani dice:

    ¿Os habéis fijado en que cuando recordáis escenas de The Expendables 1 y 2 decís lo que hicieron los actores en lugar de los personajes? De hecho, os reto a que me digáis cinco nombres de personajes de memoria.

  3. Carlos dice:

    De puro absurdo mola. Yo me lo pasé pipa 🙂

  4. Vrede dice:

    No vi la primera, tampoco veré esta. Interés cero.

  5. Chuck Draug dice:

    Eh… Fósforo… Van Damme en Street Fighter no hacía de villano, M. Bison, que lo interpretaba Raúl Juliá. De hecho, Van Damme hacía del héroe, Guile. Sí, un belga haciendo de un yanki, y no es la primera vez que Jean-Claude lo hace. ¿O lo mismo lo de “villano” viene por estar en la película? 😛

    De todos modos, sí, el gran fallo de la primera The Expendables fue tomarse en serio a sí misma. Y a mí Jet Li no me convenció en absoluto, y tenía ganas de que Lundgren lo hubiera hecho trizas, pero ya se sabe… el ¿guión? requería lo que requería. De todos modos, eso de que Rourke no esté en la segunda le quita puntos. Que Li salga 15 minutos y luego nada, suma unos pocos.

    Y no eres el primero que dice que Chuck Norris hace de Chuck Norris y que hasta hace “un Chuck Norris fact”. Lo mismo en boca de Norris hasta tiene gracia, pero eso huele a rancio.

    Aun así, estoy lo estoy diciendo sin haber visto la película. Lo mismo cuando la vea salga descojonándome y diciendo que de estúpida que es mola.

    • Fosforo dice:

      Ya lo estuve hablando ayer. Pero era más gracioso cuando lo pregunto Carlos “Van Damme no hacía de bueno?” “Sí, claro, depende lo que quieras decir con bueno”. Es un chiste con un amigo con el que fui a ver la peli, pero veo que molesta XD
      Lo de Norris es gracioso porque es el propio Norris. Y se hace con mucha soltura. Yo me reí bastante. La anterior me gustó, pero al tomarse en serio era más comedida y aunque entretenida, no era memorable. Esta es mucho más Serie B, como digo, y eso hace que muchas cosas sean tan estrafalarias que se quedan.

  6. “Y cierto es que la acción está algo peor rodada que en la primera”.

    Si por peor rodada te refieres a que el espectador ve con más claridad y se entera mucho mejor de qué está pasando en cada momento, estoy de acuerdo. De verdad, las escenas de acción de la primera están rodadas con el ojete.

  7. Yo no puedo defender esta peli. Que sí, no engaña y da lo que promete, sin más. Pero si me lo dan de cualquier manera, con el gusto en el ojete y soltando burradas a tutiplén porque sí y sin acción que merezca la pena ver ni na de na… Pos como que paso, que al final me da igual la vieja gloria que esté ahí riéndose de sí misma. Es que no se esforzaron nada, salvo en desbarrar, que puede estar bien para quien lo disfrute, pero no es mi caso.

    Y con el tiempo, estoy seguro de que me pasará con la primera: solo recordaré de la película a tres vejestorios cargando con metralletas y disparando al vacío, sin chicha, sin gracia, sin limoná ni na de na. Un rollaco.

    Pero vamos, el artículo está bien escrito. Es justo lo que dice: la peli es así y así hay que disfrutarla. Al final puede que el problema lo tenga yo por exigir un poco más. Si es que… quién me mandaría.

    • Fosforo dice:

      No te culpo. Yo salí indignado de la película. Lo digo en serio. Sentí que me habían tomado el pelo. De verdad. Estaba enfadado, irritable, estaba muy cabreado con esta película. Lo curioso es que a los dos días, al ir a ponerme a escribir… mi percepción de ella iba cambiando cuanto más pensaba en ello, y finalmente tuve que volver a escribir el artículo con el nuevo cambio de perspectiva. Y me reafirmo en ello.
      Palomitera y olvidable en su conjunto, pero memorable en sus detalles chorra y sí, indignantemente mal hechos. Supongo que como casi todo el cine protagonizado por estos pájaros.

      • Hombre, pues ya me habría gustado ver algo de Copland, de Terminator 2, de Rambo, de JVCD y de tantas otras películas han protagonizado estos, en este festín de tonterías sin sentido. Es que es lo que más me mosquea, si la gente dice que esta peli es puro cine de acción ochentero… oiga, quizá entonces los 80 no eran tan buenos, ¿eh? Que tampoco es eso, oiga, es que es cine ochentero, pero del montón, del que había muy malo. De ese que si quitas a las estrellas de la película obtienes un mojón del tamaño de Galactus, básicamente.

        Pero bueno, al menos funciona como peli de cameos. Argh, realmente no entiendo por qué está teniendo una aceptación tan bestia. Hasta ochos he visto que le han puesto, ¡OCHOS!

  8. […] #1: Se habla sobre una obra actual. Por ejemplo, Los mercenarios 2. La mayoría de ustedes ya conocen la película, cómic o lo que sea analizado, y por lo tanto […]