XD Cómics, el pasado y el presente

Publicado: julio 20, 2012 de Fosforo en Webcomics

Hoy quería hablar de uno de mis webcómics en castellano favoritos. Un webcómic que descubrí cuando cerraba, y que regresó del cierre con muchísimo escepticismo por mi parte, una actitud precavida que ha sido derribada día a día gracias a la buena labor de su equipo, que ha sabido tomar lo mejor de la etapa anterior y aunarlo con toda la experiencia, no solo propia, sino la que han generado dos años de webcómic en español sin ellos. Creo, sinceramente, que han llegado a un momento en el cual el webcómic está mucho mejor de cómo estaba cuando lo dejaron, y ellos también han tenido que ser mejores, y deberán seguir así, para evitar quedarse atrás. Os hablo de XD Cómics.

Cuando comencé a leer XDC hubo una cosa que fue creciendo dentro de mí. Las ganas de hacer un webcómic. Un ramalazo más o menos pasajero que no condujo a nada importante, pero que no me había provocado ningún otro de los grandes webcómics que había leído antes. XD Cómics es como un buen grupo de punk, te da la sensación de que es sencillo, es tan cercano, fluido y natural que piensas que tú también podrías hacerlo. Luego, cuando lo piensas seriamente, te das cuenta de que todas esas sensaciones han sido destiladas con mucho trabajo y una inmensa labor de guionismo, y que no tienes la más mínima opción de hacerlo así de bien. Porque ellos son unos grandes.

Otra de las virtudes que me asombran cada día de XD Cómics es como ha conseguido llevar la premisa más odiosa del webcómic (esto es, el webcómic de videojuegos con dos amigos que juegan y referencias a porrillo) y sobreponerse sobre todas las obras similares (o casi todas) para ofrecer un producto divertido y fresco donde no sientes que estés en una excusa argumental. En parte porque los videojuegos son, en la mayoría de las tiras, elementos secundarios, mientras que es el choque personal entre Mr X y Monroe el que hace caminar todo esto. No se trata de un webcómic de dos personajes jugando a videojuegos, sino que se trata de un webcómic sobre dos amigos a los que les justa jugar a videojuegos. El matiz es sutil, pero importante.

El Peter Molyneux de XDC es tan real que da miedo.

A estas alturas pocos aficionados a los webcómics voy a pillar que no conozcan XD Cómics, entre otras cosas porque su repercusión ha sido grande y su sombra muy alargada en todo este mundillo, incluso a pesar de su ausencia. Monroe fue un running gag de la primera comunidad del WEE, al que había que matar a toda costa. Elementos como la Ninja Lamp, “Universo de dolor” y la recientemente llamada a ocupar un puesto de honor, “Redenganza” han sentado cátedra en la webcomicada al mismo nivel que las ornitovejas de Defriki, el ¡SANGRAD! de Moran o Mi pequeño pony.

Chistes tontos convertidos en canon.

Si bien la lectura del archivo resulta de una actividad frustrante a la que se le suman chistes privados que perdieron su gracia hace años, cosas relacionadas con otros webcómics que casi parecen cuentos del abuelo cebolleta y unas primeras tiras abominables, merece la pena darle la oportunidad a la irregular producción pasada de XDCómics para sorprenderse de lo realmente bien que lo podían hacer sus autores. Y la producción actual le pasa la mano llena de orín por la cara a la antigua. En todos los sentidos, el nuevo XD Cómics se vale por si mismo, sin necesidad de nuestro amor nostálgico e incondicional a su etapa anterior, y nos sorprende volviendo a ser de los mejores webcómics que hay ahora mismo en España, a pesar de que la competencia se ha vuelto mucho más dura. Voy a admitirlo, no me lo esperaba en absoluto.

Y debo reconocer que lo que menos ha logrado ganarme de este regreso es la labor gráfica de Mr X, que sí, ha mejorado y sigue siendo uno de los lápices más claros y agradables de leer de Internet, pero que no ha logrado aún sobreponerse a mi amor por el aspecto de los personajes cuando el webcómic echó el pestillo hace ya tiempo. Es muy difícil no sentirse satisfecho con el actual dibujo de XD Cómics, pero el factor “esto antes molaba más” se me ha quedado encasquillado en el diseño de los dos protagonistas. Supongo que será cuestión de adaptarme. Cada vez estoy más cerca de ello.

El antes y el después.

No puedo eludir tampoco hablar de los famososo Tochos de XDCómics, en mi opinión, uno de los factores que ha hecho a este webcómic original y también, sensiblemente mejor que muchos de sus iguales. Como persona que escribe, y persona a la que le gusta leer lo que otros escriben…a veces, admiro muchísimo los Tochos de XDCómics. Como en cierto modo le ha pasado al archivo, al tratar mucho de ellos de cosas que eran novedosas, inesperadas o sencillamente interesantes hace 4 años, han envejecido REGULAR. Sin embargo muchos de ellos han mantenido cierta frescura y buenas dosis de lo que convendríamos en llamar “el buen hacer” de Monroe. Tampoco esto ha tenido demasiado que envidiar en su nueva etapa. Pero es lo único donde no se aprecia, quizá, una mejoría, una mayor madurez. Los artículos vuelven a estar muy apegados al ahora, y en algunos sentidos, ser excesivamente ego-blog en los últimos tiempos, algo que se comprende si uno sabe cual es la situación personal en la actualidad de su protagonista y autor, pero que no me deja de martillear en la cabeza. ¿Cuándo dentro de un año alguien lea XD Cómics, Tochos incluidos, desde el archivo, le interesarán 14 artículos sobre la boda de Mon? Seguramente no. Y seguramente a Mon le importe tres cominos.

Al margen de estos pequeños fallos, que se resumen en que es “un webcómic para los que lo siguen, no para los que lleguen nuevos”, en mi opinión XD Cómics es un gran webcómic que se llega a querer a pesar de que, cuando llegases, aquello no estuviera pensado para ti. Acabas amando a los personajes, deseando que todos los secundarios salgan más a menudo, y sobretodo, deseando tu nueva dosis de XDC porque no sabes por donde te van a salir esta vez. ¿Lavavajillas superhéroes? ¿Videojuegos nuevos? ¿Nostalgia rara? Dadle la oportunidad a este webcómic y no os arrepentiréis.

Y mañana subo un pequeño contenido exclusivo.  Que también podéis no entrar mañana y verlo el Lunes. Claro, si no os importa ser unos pringaos que llegan tarde a ver las cosas.

Anuncios
comentarios
  1. valerian32 dice:

    Oh, contenido exclusivo.

    Pues yo del dibujo de Mr X los nuevos diseños me gustan más. Si bien es cierto que no funcionarían tan bien sin 200 tiras anteriores de vestir siempre igual (porque sería más difícil asimilar qué personaje es cual) creo que le da la fluidez que Mr. X ha ganado como dibujante.

    Y la tira de Podría ser Peor es hipnótica. Es cruel colocarla encima de los comentarios. Y me acabo de fijar que Mr. X tuvo el detalle de variarle la sombra al oso en función de lo que le ocurría. Flipindor.

  2. Uno de los primeros webcómics que media España empezó a leer, y de los culpables que más de uno acabásemos metiéndonos en esta mierda…
    Grande. Mucho.

  3. spikereven dice:

    Yo soy uno de tantos que gracias a XDComics (junto con Eh! Tío y Leie) quiso empezar su propio webcomic.
    Hay poco que decir de este webcomic que no se haya dicho ya. Para mí es la combinación perfecta entre webcomic y blog, por los tocho que le acompañan.

  4. Nubis dice:

    Pese a que me da cierta rabia un cómic protagonizado por avatares de autor/es (le dije a Mario de probarlo, y ahora me gusta menos xD), XDComics tiene personalidad, mucha, y eso es innegable se guste o no de los videojuegos. Ahí está una de las claves del éxito, que la creatividad innegable de estos dos es plasmada a la perfección, quedando los videojuegos muchas veces a segundo plano, con lo que tenemos un punto a favor para ser leído y disfrutado por todo el mundo. El sentido del humor va ligado a la inteligencia, y aquí hay mucha, si no te molan las tiras, te lees los tochos de Monroe y es como leer un blog personal, dos en uno, y con buen nivel. Otra muestra de gran trabajo en equipo, reluciendo los puntos fuertes de ambos y reforzándose mutuamente las carencias.

    Ser considerado el Penny Arcade en español tiene bastante merito, y espero que lo sigan teniendo por mucho tiempo.