Leather Goddesses of Phobos 2

Publicado: julio 6, 2012 de Fosforo en Videojuegos
Etiquetas:

El tipo de la brocha es un tipo que presume de ser más mayor que los lectores habituales de este blog. Él tiene su propio blog muy recomendable donde habla de todo eso, más o menos, de lo que hablamos aquí. Si no lo conocen, den una vuelta por su blog. Menos bilis y más nostalgia, pero mismos temas.

“¡Intergaláctica! ¡Interactiva! ¡Una aventura gráfica apasionante!”. Con semejante reclamo, a la vista del título y de la carátula, y sabiendo que es este videojuego es un spoof de las películas de ciencia-ficción de serie de B de los años cincuenta, me era imposible resistir la tentación de probarlo. Sería como ponerle a Charlie Sheen una raya de cocaína sobre la mesa y decirle: “Se mira, pero no se esnifa”. Y que conste que empiezo con un chiste fácil de Charlie Sheen, para ver si se gastan pronto; que ya está bien, hombre.

Diosas de Cuero de Phobos 2: Las tres empleadas de la gasolinera encuentran al tentáculo palpitante del Planeta X (del original, Leather Goddesses of Phobos 2: Gas Pump Girls Meet the Pulsating Inconvenience from Planet X!… aire, por favor) es la continuación de una popular aventura conversacional de 1986 en la que el jugador debía evitar que unas amazonas del espacio exterior sometiesen sexualmente a toda la Tierra. No, no sois los únicos; yo también hubiera ondeado la bandera blanca.

La secuela de la que os hablaré hoy salió varios años más tarde, en 1992, lo que supuso que aparte de ese elemento tan novedoso conocido como grá-fi-cos, también tenía música, sonido e incluso voces en castellano. Voces pésimamente interpretadas y todavía peor digitalizadas, pero voces al fin y al cabo; todo un dechado de virtudes para la época.

El punto en común de Leather Goddesses of Phobos y su secuela, y la única razón por la que se vendieron más de dos copias, es su carácter subido de tono. El contenido no llega a ser ni mucho menos pornográfico, pero sí lo suficientemente sugerente como para provocar el efecto conocido como “portada del Barbarian de Atari”.

De entrada, algo que sorprende bastante del juego es la posibilidad de elegir entre tres personajes, que incluso tienen a bien presentarse a sí mismos al pasarles el cursor por encima:

Zeke: “Reparo coches, cazo serpientes de cascabel, miro las estrellas fugaces y bebo bourbon“. (¿Y quién no?)

Lydia: “Encantada, soy Lydia Sandler, del planeta Tierra”. (¿Qué más necesitáis saber? Solo es una chica.)

Barth:“Soy un tentáculo palpitante, una cosa totalmente corriente en el Planeta X. Nunca hubiera imaginado que iba a ser el primer embajador de mi planeta en la Tierra”. (Extrañamente es el personaje con el que me siento más identificado.)

¿Se puede saber qué clase de nombre es Zeke?

En realidad, entre Zeke y Lydia no hay mucha diferencia más allá de que el primero puede besuquear a casi todas las mujeres con las que se cruza, mientras que la segunda… bueno, tiene vagina y desafortunadamente no es lesbiana. La aventura de Barth es un poco más variada, pero también acaba compartiendo pasos con los otros dos personajes. Si a esto le añadimos que el juego se desarrolla en primera persona, básicamente da igual a quién escojamos. Todo es la misma mierda

La historia de Zeke y su polo caqui, que es la única que pienso comentar porque he calculado que a partir de las 2.000 palabras la gente deja de prestar atención a lo que escribo, comienza tras la caída de un supuesto meteorito cerca de la gasolinera que regenta en Atom City, Nevada.

Al poco del incidente, esa misma tarde, Lydia se presenta en la gasolinera diciendo que le gustaría investigar el meteorito, pero que sus zapatos nuevos la están matando, así que ¿por qué no somos tan amables de hacerlo nosotros por ella? No me lo invento. Esa última línea es prácticamente una cita literal.

Zeke debe de tener cara de desesperación y ella da el sí por hecho. Y esto viene a resumir el papel del hombre ante la mujer en lo largo Historia desde la época en que el primer cazador, probablemente de nombre Atouk o Tumak, salió de la cueva a investigar ese extraño ruidito que molestaba a su mujer y fue salvajemente despiezado y devorado por una manada de tigres dientes de sable. Todos somos unos calzonazos.

Bonito peinado. Sigues ignorando la moda, ¿no?

Los iconos de la imagen superior representan los posibles temas de conversación que podemos elegir, excepto los labios, que, como canturreaba el travestí de la película Polvo de oro, están hechos para besar. Normalmente os hubiera dejado deducir esto por vosotros mismos, pero con el calor que hace es probable que vuestra capacidad intelectual esté seriamente mermada. Mermada significa patata. Creo.

En determinadas ocasiones, los labios son reemplazados por un tornillo; un juego de palabras con screw, que, como sabrán los lectores más duchos en la lengua de Shakespeare (aquel monstruo verde del espacio que comía parquímetros), significa tanto “tornillo” como “tirarse a alguien”. Humor fino que le dicen.

Aunque Lydia no es un blanco fácil para nuestras atenciones, algo que parece difícil de creer teniendo en cuenta que adoptamos el rol de un mecánico alcohólico que caza serpientes en su tiempo libre, las tres empleadas de nuestra gasolinera, Flo, Zoe y Doe, siempre están dispuestas a darse un revolcón con su jefe. Es una suerte que el mobbingno se inventase hasta 1999.

Que alguien me explique cómo se les sostiene el sombrero.

[Que alguien me explique cómo se les sostiene el sombrero.]

¿Las imágenes os parecen sugerentes? Pues no corráis a descargaros el juego, tetasendosdéfilos, porque no vais a ver ni un solo píxel más. Las escenas de sexo consisten en fundidos en negro y clichés como cohetes despegando y trenes entrando en túneles, y los besuqueos suenan como si alguien estuviese despegando una tira de velcro, lo que es poco menos antierótico que encontrarse un tampón usado en el cuarto de baño.

En todo caso, las empleadas de Zeke no tienen mucho que aportar a nuestra aventura aparte de algunas líneas estúpidas que parece haber escrito un chaval de quince años con las hormonas desatadas. Ahora este chaval tiene 35 tacos, sigue siendo virgen y escribe los guiones de Juego de Tronospara la HBO.

¿Me quito los zapatos a lo bestia o debería desatarme antes los cordones? ¡Oh, la duda!

Creo que gracias a estas capturas de pantalla voy a conseguir que probéis el juego o, al menos, que busquéis algún gameplay de esos en YouTube. Lo triste es que luego regresaréis decepcionados por haberos hecho perder el tiempo. Pero necesitáis verlo con vuestros propios ojos, ¿verdad? Os comprendo. La carne es débil.

Tras asaltar sexualmente a nuestras empleadas, nos dirigimos al área donde ha caído el meteorito, que todavía no está acordonada ni atestada de soldados o agentes del FBI pese a que hay una base militar en el pueblo. El lema de la base debe de ser “Mejor que lo haga otro”. En el lugar del accidente, descubrimos que el supuesto meteorito se trata en realidad de una nave espacial de otro planeta. Y no hay ni rastro de su tripulación. Dun-dun-dun… La trama se complica.

O no. No, desde luego que no. Solo se vuelve más estúpida.

Tirorarirorariro… La musiquita de Expediente X, por si no la habíais reconocido.

La investigación del OVNI nos lleva a recorrer las calles y hogares de Atom City; su barbería, su cine, su bar, su Iglesia… y su prostíbulo, sorprendentemente heterogéneo teniendo en cuenta que ofrece los servicios de una oveja. Sí, tirarse a nuestras empleadas está bien las primeras 7.293 veces; pero luego se agradece un poco de variedad. Eso por no mencionar que las noches en Nevada son muy frías y la lana es la lana.

En algunos de estos lugares, y para que esto se parezca un poco a una aventura gráfica, podemos recoger objetos; pero la mayoría de ellos solo sirven para ocupar espacio en la caja de herramientas que hace las veces de inventario. No todo puede usarse, porque el juego está en la versión 0.1. Luego me explico.

Pero un cliente no puede ser habitual desde el principio. ¿Será un chiste?

Al tiempo, averiguamos que el visitante del espacio exterior no es otro que Barth, el tentáculo palpitante, que ha viajado hasta la Tierra en busca de auxilio interplanetario después de que las Diosas del Cuero de Phobos invadieran su planeta natal para esclavizar a su raza.

Y ahora, por favor, dadme un instante para que me recupere. Tengo casi treinta años y un trabajo serio. No puedo escribir estas memeces sin morirme un poco por dentro.

Tan agradable a la vista como el vómito de gato.

Después de curar a Barth, malherido tras el aterrizaje forzoso, y de ayudarle a reparar su nave, ponemos rumbo al Planeta X, donde nos reunimos con el Consejo local y flirteamos con su voluptuosa líder, cuyo nombre no recuerdo, pero que tampoco es importante.

Luego por fin dirigimos nuestros pasos al Phobos del título. ¡El gran desenlace se acerca! Liberamos a algunos esclavos de las Diosas del Cuero, los colamos en una nave y regresamos a la Tierra con ellos a tiempo de impedir la invasión de las Diosas del Cuero.

Todo lo anterior ocurre en un intervalo de diez minutos, viajes interestelares y resolución de puzzles incluidos. Esto es así.

Necesitamos con urgencia una segunda era espacial.

Visto lo visto, probablemente esta sea la aventura gráfica más corta que he jugado nunca, y, de hecho, da la impresión de que el juego está incompleto, sobre todo por la cantidad de objetos que podemos recoger y a los que nunca llegamos a dar uso. Y lo está. El propio manual del juego señala que “nefandos agentes del mal vestidos de negro” se llevan juegos que están lejos de estar terminados para venderlos antes de tiempo. Me gustaría decir que esto ha cambiado y que eso ya no ocurre, pero… Skyrim.

Sea como fuere, el resultado dista mucho de ser siquiera mediocre. El planteamiento es llamativo al estilo de las pelis de serie B; pero su ejecución es lamentable.

Por lo tanto, a pesar de las titis semidesnudas y de la posibilidad de sodomizar a una oveja, no puedo recomendaros que probéis Leather Goddesses of Phobos 2 por muy aficionados a las aventuras gráficas que seáis. Os recomiendo, en cambio, la colección Conan: La leyenda que está publicando Planeta DeAgostini en una edición bastante cuca y también que comáis muchas verduras.

Ojito con los tentáculos palpitantes.

Anuncios
comentarios
  1. Corto dice:

    Curioso. Ahora la duda, ¿la jugabilidad con Barth cambia mucho? Ya entiendes a que me refiero xD

  2. Chuck Draug dice:

    Precisamente de crío, con las revistas de PC que tenía mi tío, había hasta una guía de este juego. La guía no llegaba ni a las cinco o seis páginas y porque hablaba de los tres personajes y la mayor parte de la guía eran imágenes del juego (de las jamelgas, se entiende). Jugarlo después en emulador (creo que era DOSBox el que usé) te hacía entender por qué.

    Y el juego es poco más que eso: una fallida parodia de la serie B de los años 50 con la madurez sexual de un protoadolescente. El juego no da ni para media paja y como aventura es lamentable. La sensación de juego incompleto, además, empeora la situación.

    Vamos, básicamente vengo a decir que comparto la opinión del Tipo de la Brocha. Pero en bonito.

  3. “El tipo de la brocha es un tipo que presume de ser más mayor que los lectores habituales de este blog.”
    “Tengo casi treinta años”

    Se acabó el presumir =D
    Este juego me suena sólo la portada. Ni lo jugué ni nada. Veo que no me perdí nada…

  4. vladek dice:

    La principal duda es: ¿Esto es una segunda parte? Tiene algo que ver con la primera?

  5. […] "CRITEO-300×250", 300, 250); 1 meneos Leather Goddesses of Phobos 2 crisiscreativa.wordpress.com/2012/07/06/leather-goddesses…  por NubisMusic hace […]

  6. Fosforo dice:

    A mí lo que me encanta es que hable de las tres chicas como si tuvieran distintos grados de atractivo, cuando son las mismas tetas enormes con pezones antinaturales con unas cabezas casi clónicas encima.

  7. mariods dice:

    Ay Dios, qué partida de caja con las chorradas de Barth. No me quiero ni imaginar como será jugar al juego con él. XD

  8. Afani dice:

    ¿Pero al final quién perdió en lo de desnudarse? ¿Y fueron al jacuzzi? D:

  9. […] » noticia original Esta entrada fue publicada en Noticias de musica por admin. Guarda el enlace permanente. […]

  10. […] » noticia original Comparte Comments comments /* […]

  11. […] conoce el juego ‘Leather Goddesses of Phobos 2’? Pocas manos veo levantadas, y no me parece anormal. Estamos ante una aventura gráfica de esas de […]

  12. Nubis dice:

    ¿Es mi imaginación o Blarth es una parodia de chino? ¿Indirecta de la época?

    Dios, me vienen recuerdos del Space Quest, solo que ese mola y este… es… este… sí.

  13. Anónimo dice:

    Yo lo jugué en su día y, si bien es cierto que tiene de erótico lo que una piedra en el desierto, los diálogos cutres picantes me parecían graciosos, amenos por lo verde que eran. Claro que por entonces la edad era caracterizada por batidos de leche a todas horas.

    Si esperáis un juego guarrete, no lo es porque no se ve nada. Si esperáis un Leisure Suit Larry descafeinado y facilón, muy facilón y muy descafeinado por cierto, tenéis un juego divertido con diálogos tontos que no te servirán en la barra de un bar pero que te resultarán graciosillos.

    Sobre el apartado técnico, para la época, se veía genial y si mal no recuerdo, los diálogos tenían voces. Al menos algunos para darle el acento sexy, por decirlo de algún modo.