Episodes, ¿cómo va eso?

Publicado: mayo 29, 2012 de Un tipo con boina en Televisión
Etiquetas:, , , , ,

Ahora que todo el mundo está enganchadísimo a Juego de tronos, Breaking Bad e (inexplicablemente) Once Upon a Time, no es mal momento para hablar de una de esas series poco conocidas: Episodes. Esta serie nos llega de la mano de uno de los co-creadores de Friends, David Crane, quien, junto a Jeffrey Klarik, nos trae esta serie sobre el mundillo de la televisión.

Los protagonistas, Sean y Beverly Lincoln, son dos reputados guionistas británicos. Después de ganar otro de sus numerosos BAFTA, les contratan para hacer un remake americano de su serie. Para ello, se mudan a Los Ángeles, donde les imponen a Matt «Joey de Friends» LeBlanc como protagonista. Promete, ¿verdad? Pues tampoco es para tanto.

¡Ese granujilla de LeBlanc…!

Episodes es otra de esas magníficas ideas mal llevadas. En principio, todo presagiaba una serie más que notable: Matt LeBlanc interpretando a una versión exagerada de sí mismo, las diferencias entre las políticas catódicas americanas y británicas, los problemas que surgen al adaptar algo para un mercado distinto… El problema es que todo se queda a medio gas.

Matt LeBlanc acaba haciendo de Joey. Un Joey algo más espabilado de lo que estamos acostumbrados (sobre todo si lo comparamos con el de las últimas temporadas, donde rozaba el retraso mental), pero Joey a fin de cuentas. No muy listo, mujeriego, impulsivo… Pues eso, Joey. Por otro lado, Lyman’s Boys, la serie que pretenden adaptar, no es graciosa. Nos enseñan una escena de un episodio, que el aclamado protagonista de la versión británica representa delante de los productores, y no tiene gracia. No ayuda que los asistentes a la lectura se rían como hienas, porque los diálogos son tan graciosos como los de Aída. Por eso, cuando todo se va al garete por las imposiciones de la cadena, no resulta creíble. La serie estaba muerta desde mucho antes.

«¡Zí, me guzta el zpeedball!»

La serie también falla enseñándonos los entresijos de las cadenas. Todo está demasiado manido, y los constantes comentarios de «eh, mira, ha venido Celebridad McFamoso» no funcionan porque nunca sale nadie. Dado que las referencias son totalmente innecesarias, les iría mejor sin ellas, más que nada porque parecen intentos cutres de parecer importantes, un quiero y no puedo.

La serie tiene un punto fuerte: Merc Lapidus. El clásico arquetipo de productor autoritario, mandón y preocupado solo por el dinero y trincarse a su asistente a espaldas de su mujer ciega. Una especie de señor Crapsmith que despide a un empleado porque le gusta una serie «sobre un perro que habla», que acaba siendo un éxito. El señor Crapsmith, eso sí, hubiera sabido reconocer el potencial de esa IDEACA al instante. Al final, las escenas más divertidas son las protagonizadas por Lapidus, el único que aporta ese punto de cinismo e incorrección que le falta a Episodes.

El jefe de todo esto.

Episodes no es una mala serie, es sencillamente una serie del montón. Por lo tanto, no me explico cómo es posible que estuviera nominada al Globo de Oro a Mejor Comedia y mucho menos que LeBlanc ganase el galardón de Mejor Actor de Comedia. Si tienen un rato, échenle un vistazo. Para entretenerse durante los escasos veinticinco minutos que dura, sirve.

Anuncios
comentarios
  1. Jesús dice:

    Le tengo ganas a Episodes aunque solo sea por ver cómo se desenvuelve Matt LeBlanc en un papel hecho para él. Tampoco es que le tenga mucha fe pero seguro que mejor que la segunda temporada de Joey sí que es (porque la primera no fue TAN mala).

    Y también le tengo curiosidad a Tamsin Greig, que en Black Books lo hacía francamente bien a pesar de quedar (obviamente) eclipsada por Dylan Moran.

    Si no ha visto Black Books deje de leer comentarios absurdos y póngase con ella.

  2. Fosforo dice:

    El primer párrafo da unas ganas locas de ver la serie. Los demás van restando interés. Luego nombran a un perro parlante ¡Para luego volvernos a decepcionar! Vamos, que no sé, me ha dejado a medias…vamos, como deja la serie, por lo visto. Si este verano estoy muy aburrido, le daré una intentona.

  3. Vrede dice:

    Habiendo acabado asqueado de LeBlanc en el spin off que hubo de su personaje de Friends, creo que ni curiosidad tendré por ver esta serie.

  4. Siempre dice:

    ¡Ayyyy, LeBlanc! No me gustaba en Friends, en Joey le di una segunda oportunidad, más que nada porque soy buena gente y me gusta darlas, y aún me gusto menos y ahora, después de leer su entrada… vamos que no creo siquiera que lo intente. Si al final me decido a darle una tercera oportunidad pasaré por aquí de nuevo y le digo algo.

  5. Chuck Draug dice:

    Matt LeBlanc: “quiero canas de George Clooney y no llego ni a José Mota”. Nunca fue santo de mi devoción y estoy con usted, Bóinez: Joey pasó de poco espabilidado a directamente subnormal sin remedio, y su spin-off solo agravó las cosas.

    La premisa es muy interesante, aunque era de esperar que la cagaran o, siendo más suaves, no cumpliesen con todas las expectativas mínimas. Aun así, me gustaría darle una oportunidad aunque sea solo por la premisa, que luego no sea para tanto… pues mal asunto para ellos, porque así no van a aguantar a menos que lo remedien.

  6. Confieso que yo veo esta serie. ¿Por qué? Porque empecé con ella el año pasado (por la misma curiosidad que la de todos: ver a Matt LeBlanc haciendo algo más) y aunque es floja, no se me hace tan pesada como para querer abandonarla. Además, los dos guionistas tienen acento british y ese detallito de nada a mí me gusta.
    La primera temporada tiene una trama floja, pero es que en la segunda vamos ya tres capis que han pasado y al acabar no sabrías decir qué te han contado.

    Secundo totalmente a Bóinez: si os sobra tiempo, no sabéis qué empezar y LeBlanc os caía bien… Pues no es la peor opción que hay.

  7. omardeschain dice:

    El año pasado la cogí con ganas, sobretodo en los 2-3 primeros capítulos. Me gustaba el rollo “meta” que tenía, y la caña que le daba a la forma de hacer televisión. Pero de repente decidieron que era mejor sacarse un triángulo amoroso y convertirla en una serie más, y se cayó con todo el equipo. Ahora no hago sino leer que la 2ª temporada es magnífica y no puedo evitar reír.

  8. Noelia dice:

    Y vos te queres hacer el critico de cine solamente tirando mierda.. mala onda