«But what do we really know of the dead
And who actually cares?»

Dig, Lazarus, Dig!!!, Nick Cave & the Bad Seeds

  

Cuando hace dos semanas les hablé de Los Juegos del Hambre, les dije que tenía una trama bastante más elaborada que Battle Royale, película con la que se le ha comparado infinidad de veces y que a mí me parece que tampoco es para tanto. Fue el Dr. Fleibur el que dijo que la cinta japonesa bien merecía una entrada, así que me tuve que tragar otra vez la peliculita de marras para asegurarme de que la baja calidad del filme no era cosa de mi memoria y sus malas pasadas. No lo era, no.

Ya sabrán de qué va Battle Royale, pero por si acaso: en un Japón con un quince por ciento de desempleo (nos reímos los españoles de eso, ¿eh?), cada año se celebra un Battle Royale: un concurso en el que los alumnos de una clase de instituto escogida al azar han de batirse el cobre hasta que solo uno sobreviva.

Venga, los que tanto presumen de verlo todo en versión original sin subtítulos: QUÉ PONE.

  

La premisa es muy interesante (aunque el mérito sea de Koushun Takami, el autor de la novela original), eso es innegable. Entonces, ¿cuál es el problema? Pues que, como en Los Juegos del Hambre, en cuanto empieza el concurso el interés salta por la ventana para no volver.

Seamos sinceros: Battle Royale, lo que se dice argumento, tiene poco. Claro, eso podría ser más o menos perdonable si al menos los personajes tuvieran carisma y uno pudiese encariñarse con ellos. En lugar de eso, nos encontramos a unos personajes planos sin interés alguno cuya única función es deambular de un lado para otro y hacerse perrerías. Los intentos de que empaticemos con la pareja protagonista, Nanahara y Nakagawa son inútiles. Es como si el guionista hubiera intentado meternos por la garganta que oye, «que son dos buenos chavales, que te tienen que caer bien», pero no.

Nótese la pose chulesca del perillán de azul: por desgracia cobrará mayor protagonismo. Also, CUCHILLACO EN LA FRENTE.

  

Por si fuera poco, cada dos por tres sufrimos insertos de texto entre planos con frases supuestamente trascendentales, pero que podrían haber sido escritas por cualquier hamorcritora de tres al cuarto, y que, en la mayoría de ocasiones, son repeticiones de lo que un personaje acaba de decir. Eso cuando no nos arrean unos flashbacks y escenas oníricas que arrojan algo de luz sobre el pasado de los personajes. El problema es que A QUIÉN LE IMPORTA. Es como si en Perdidos nos hubieran hecho un episodio sobre el origen de los tatuajes de Jack. ¿Se imaginan? ¡Menos mal que no pasó! (Nota: SÍ PASÓ).

Tampoco ayudan escenas como la de Kitano (interpretado por Takeshi Kitano, ¡giro inesperado!) levantándose para hablar con su hija por teléfono después de SPOILER haber sido cosido a balazos y comiéndose una galleta («¡muy buenas, por cierto!») antes de estirar la pata FIN DEL SPOILER. Probablemente esa escena fuese escrita después de haber consumido con avidez ingentes cantidades de droga, porque si no, no me lo explico.

Lo peor es que Battle Royale es aburrida. Muy aburrida. Uno tarda poco en cansarse de ver a adolescentes (adolescentes de veinte años) matándose entre ellos, lo que sumado a su excesivo metraje (dos horas) y al inexistente atractivo de sus personajes, hace desear que ejecuten un ataque nuclear sobre la isla en la que se celebra el concurso.

«¡Hola, soy una histriónica presentadora nipona! ¡Llevo un hacha y cobro poco!»

  

Para nota es también el epílogo de la edición extendida, que consiste en tres escenas que YA HABÍAN SALIDO antes en la película, repetidas y con algún plano extra. Eh que sí, claro que sí.

 

Pese a todo, Battle Royale es una película de culto. Claro, que también lo es Spice World, una prueba más de que los argumentos ad populum no son más que falacias retóricas. Yo, qué quieren que les diga, si tuviera que escoger entre Battle Royale y Los Juegos del Hambre (y conste que defiendo que no ha habido plagio), me quedaría con esta última: al menos tiene una primera hora interesante y sale Woody Harrelson con una peluca loca.

Anuncios
comentarios
  1. red bat dice:

    Y sin hablar de Humor Amarillo. ¿Cómo ha sido posible?

  2. Jorde Bucay, inventor de la autoayuda. dice:

    Que mal te ha sentado Inglaterra, chaval.

  3. Siempre dice:

    Vamos que, si no he entendido mal, puestos a perder el tiempo, mejor perderlo en cualquier otra cosa que en ver la película aunque, eso de hacer una edición extendida, que consista en meter escenas que YA HABÍAN SALIDO antes en la película… ¡Qué idea tan rompedora y arriesgada! digna de un productor que conozco yo y tal vez usted también.

  4. El Tipo de la Brocha dice:

    A mí me parece divertida. Le conmino a ver la segunda, Bóinez. ¡Conmino!, ¿me oye?

  5. Sorprendente no mencionar SPOILER la tienda de campaña en la escena del barco…

  6. […] "CRITEO-300×250", 300, 250); 1 meneos Battle Royale: Los Juegos del Tedio crisiscreativa.wordpress.com/2012/05/15/battle-royale-jue…  por NubisMusic hace […]

  7. La ví en una noche de indigestión y me pareció como un clásico de los 80’s con todos los clichés adecuados: el veterano, la sádica y el malvado muerto que revive al final para volver a morir antes de regresar a casa con un amanecer lleno de esperanza. La pongo junto a Tammy and the T-Rex.

    Ahora lea el manga de Battle Royale.

  8. “En cuanto empieza el concurso el interés salta por la ventana”.

    Y yo añadiría que la lógica también… Recuerdo que cuando fui al cine el día del estreno era la única persona de la sala. Mala señal. Debería hacer más caso a mis instintos.

    😄

  9. Chuck Draug dice:

    Habrá que leer la novela, el manga o lo que sea, porque la película… bueno, hace años que no la veo y, la verdad, no es que acabase pensando que era la hostia ni nada parecido. Tuvo sus momentos entretenidos, pero ciertamente, cuando empieza la “acción de verdad”, solo es un festival gore de esos de ver adolescentes japoneses matándose entre sí. Alguna cosa había entretenida, pero entre las frases corta-rollos y el cameo de Takeshi Kitano (porque lo suyo es un cameo, ¿no?), se rompe el ritmo. Bueno, eso y que como son japoneses, tienden a exagerar y a hacer las cosas absurdas hasta el punto en que ni gracia tiene.

    Vamos, a mí no me parece una película mala, pero no esa obra maestra de culto que más de uno decía que era en su momento. Y si con un 15% de paro en Japón hacen esto, ¿aquí en España están pensando ya en, directamente, una guerra civil o qué?

  10. Fujitaka dice:

    Seamos sinceros: la peli es MALA. El libro es entretenido, el manga nostamál. Pero la película tiene demasiada fama para ser lo que es: una sucesión de japos que no nos importan para nada muriendo. Meh.

    Que conste: no quiero sonar racista, pero los asiáticos tienen una forma de actuar que no me gusta. Será porque el lenguaje corporal es distinto, por la mayor sutileza de la expresión o cosas así, pero ni idea.

    Por otra parte, muy buen artículo, Bóinez.

  11. mariods86 dice:

    Pos a mí aburrida no se me hizo para nada. Tampoco me parece una obra maestra, pero aburida no es.
    Escenas impactantes, punto de vista malsano y atmósfera inquietante salpicada de humor negro, todo bien conectado para transmitir un cúmulo de sensaciones en el espectador. El cine como transmisor de emociones. Que en mi caso fueron muy positivas. Por mí, calidad tiene. Y de sobras. 🙂

  12. carlos dice:

    ciertamen toda la imprecion de tuvistes lo senti yo, pero para ese año la sensacion fue fresca y mal aprovechado en este largo metraje en mi opinion.

    pero me llamo la curiocidad lo suficiente para leer el manga Batle Royale y !!sorpresa!! de hecho es mucho mas correcta que la pelicula en un principio la premisa es la misma pero poniendo puntos de vista a los personajes algo que la pelicula no entro y cuando vemos la primeras muerte que esperamos te das cuenta que de alguna manera plasma lo que se devio aver plasmado en su momento de la pelicula y la cosa mejora presentado a los ya conocido villano realmente carismaticos, a este punto ya sientes que es un buen manga gore ni mas ni menos pero donde realmente este manga me causo esa sensacion de leerme de manera maratonica (lo mismo me paso con gantz) es cuando llega la adaptacion de las partes importante de la pelicula aqui el manga llega a niveles increibles y sobrepasa a la pelicula

    ahora verme la pelicula Los Juegos del Hambre, no me entusiasma como adaptacion y comprarme el libro es algo pendiente pero quiero estar seguro, lo unico que estoy seguro es que el manga Batle Royale se gana mi respeto y pone en alto el titulo Batle Royale a la que ahora soy fan.

  13. Juan dice:

    Coincido en que Los juegos del hambre tiene un mayor mensaje y una historia con más sentido, pero no creo que haya que menospreciar a Battle Royale porque ambas nacen en contextos distintos y en el fondo hablan de distintas cosas. Así lo explico en mi artículo http://laestaciondelfotogramaperdido.blogspot.com.es/2012/11/los-juegos-del-hambre-vs-battle-royale.html por si te interesa. Saludos.

  14. TocaPelotas dice:

    Un dato: los actores tenían todos 16 años menos es que interpreta a Kawada. Es un comentario un poco para tocar los cojones, lo reconozco.

    • Entre en la Wikipedia, vea las fechas de nacimiento de los actores, y verá que no.

      Es un comentario un poco para quitarle la razón que no tiene, lo reconozco.