Nazis, OVNIs, bombas atómicas y la Antártida

Publicado: mayo 11, 2012 de Fosforo en Opinión

Hace ya un tiempo…[Mira la fecha del post. ¡Joder sí que pasa rápido el puto tiempo!] publiqué un artículoen este blog en el cual intentaba introducir a los lectores en un mundo que a mí me resulta sumamente apasionante: el de las teorías de la conspiración. Era un acercamiento algo vago, discutible entre los “expertos” y superficial, que se centraba en algunas de las teorías por las que siento predilección, sea por su nivel de absurdo (veamos la Tierra Hueca) o por lo enormemente desarrollada que está la película (caso Planeta Nibiru y los Anunakis). En aquel momento uno de los lectores del blog comentó que sus predilectas eran las que tenían que ver con la Luna, o con nazis. Dado que las teorías sobre que el hombre no llego a la Luna y demás son bastante más conocidas, y están basadas, y es lo peor, en una parodia de esas mismas teorías, decidí buscar un poco de cosas sobre los nazis.

CHAN CHAN CHAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAN

Sorprendentemente, o quizá no tanto, muchas de las teorías relacionadas con nazis cuentan con relaciones con el espacio exterior, la Luna o inclusive Marte. De este modo, os pido que os abrochéis los cinturones, porque nos preparamos para entrar a velocidad luz en la nebulosa de las magufadas de la conspiparanoia (ya, ya, se dice conspiranoia) relacionadas con el III Reich.

Que Hitler sobrevivió a 1945 es una de esas cosas con la que se lleva jugando mucho tiempo, e incluso podría ser que acabase siendo verdad (sinceramente, me es indiferente), y ha dado desde series de Tv (Randy-nostalgia, pero no porque es malo y no me actualiza los Martes) hasta cómics variados, porque ya sabemos que los americanos tienen un trauma con los nazis. De paso también nos ha dado para bastante conspiración que poco o nada tiene que ver realmente con las teorías plausibles que enlazaba antes. Ya hablaremos más adelante de esto, pero partamos del hecho de que lo interesante es imaginar que el régimen nacionalsocialista sobrevivió al final de la II Guerra Mundial.

Quizá emigrase a la Antártida. Y es que, de verdad, hay gente que asegura que los nazis, gracias a sus submarinos, escaparon a la caída de Berlín y se refugiaron en bases polares construidas bajo el hielo del Círculo Polar Antártico. Bueno, no nos dejemos llevar por nuestros prejuicios, tal vez sea verdad. Y es que hay un hecho histórico que nos destapa serias dudas al respecto. No es otro que la Operación High Jump, efectuada en 1947 y dirigida por Richard Byrd, el hombre que, según fuentes tan fiables como las que enlazaré a continuación, demostró originalmente la teoría de la Tierra Hueca.  Cabe entonces preguntarse, ¿y si “bajo el hielo polar” quiere decir “en el centro de la Tierra”? Nuevas posibilidades amplían nuestra mente.

¡Heil Hitler!

La operación High Jump sufrió unas pocas bajas, probablemente causadas por el combate contra las fuerzas arias (y no, OCBIAMENTE, por las condiciones climatológicas de la Antártida). Pero, ¿lograron destruir a Hitler y a sus seguidores? Como si de una mala película con previsible secuela se tratase, la mayoría de las versiones apuntan a que no, y realmente se produjo una victoria para el Reich exiliado. Algunos dicen que se mantiene en la Tierra, donde ha ido creando bases subterráneas (entendemos que en la Tierra Hueca) desde las que prepara sus ataques contra la civilización. Pero otros aseguran que directamente escaparon en sus platillos volantes (ya saben que la civilización de la Tierra Hueca está más adelantada que la nuestra y, por lo visto, apoya al nacionalsocialismo. Eso debería hacernos plantearnos cosas).

Entre los defensores de la migración nazi fuera de la tierra tras 1947 están los que aseguran que los nazis llegaron finalmente a algún tipo de pacto con los estadounidenses (ojo con este enlace, lo tiene TODO) que les permitió transferir ahí su maquinaria tecnológica que iba garantizando que las misiones espaciales llevadas a cabo por Hitler desde el año 1941 continuaban creciendo y mejorando la colonia lunar de los nazis.

Por supuesto, destacar lo absurdo de semejante teoría, que hace aguas por todos lados incluso en el plano de fechas y coherencia histórica mínima, sería arruinar el argumento de una bonita película de ciencia ficción, o peor aún, demostrar para los adalides de estas teorías que nuestras mentes están cerradas y controladas por la “versión oficial”. Es decir, que somos dignos esclavos mentales de un estado que hizo tratos con nazis para que estos pudieran mantener su colonia supremacista en la Luna. ¡Claro que sí!

Ambas teorías, eso sí, nos aseguran que los avistamientos de platillos volantes que han sido recogidos desde el año 1947 son en realidad naves y astronaves nazis destinadas a preparar su ataque a gran escala. ¿1947? ¿De qué nos suena esa fecha? ¡Exacto! La operación High Jump. Es decir, que es imposible discutir que el uso de vehículos voladorespor parte de los nazis tuvo que ver, sí o sí, con el conflicto antártico. ¡Y tú ahí, en el sofá, quejándote de lo de Bankia!

¿Vas a creerte la versión oficial y no lo que cuentan en Internet?

Por supuesto los nazis, con su afán expansionista no se han quedado ahí. A pesar de contar con el apoyo de la Tierra Hueca para evacuar en 1947, ellos ya contaban con equipos de platillos voladores, algo que está documentado y que por supuesto, también demuestra que ya había máquinas voladoras en el Renacimiento (espero que alguien nos aclare dónde se fueron los Medici, si a la Luna o a Marte). Desde sus bases lunares, ocultadas por la NASA, han dado el paso a la conquista de Marte. Aún no sabemos si los nativos del Planeta Rojo se han aliado con Hitler y los suyos o si los alemanes se han impuesto por la fuerza, pero las evidencias de estructuras en la superficie del planeta son indiscutibles. Aún más, en sus planes de ocultación, y para tratar de hacer las cosas lo más coherentemente posible, han desdibujado también zonas enteras del Google Earth, para poder justificar sus flagrantes manipulaciones.

Algunos apuntan incluso a que la NASA ayudó a los nazis e erradicar a la antigua civilización lunar (de la que hay miles de evidencias de sus estructuras) y que posteriormente estas construcciones pre-terrestres fueron silenciadas y destruidas por los gobiernos occidentales. Es decir, que estamos hablando de genocidios interplanetarios para encubrir una segunda venida del III Reich desde Marte y desde la Luna. ¡Queremos que se juzgue a Neil Armstrong por encubrir crímenes de guerra!

Bueno, y ahora hablando en serio. Nos encontramos, otra vez, contra un despilfarro de imaginación convertido en supuestas revelaciones de la realidad, creadas por la ente, bien de un perturbado absoluto, o bien de un manipulador inteligente, o un bromista glorioso. De entre todos los personajes que cubren este tipo de “teorías” el más importante de los castellanoparlantes es Rafapal, al que seguramente muchos conocen, aun que sea únicamente por los enlaces a su web que os adjuntaba en el artículo previo. A la espera de un ¿Quién es Rafapal? que analice seriamente el trabajo de este “señor”, os animo a visitar su web, llena de mucho más material para más y más posts de esta ¿podríamos llamarla “futura serie”? de posts sobre la teoría de la conspiración.

Mientras tanto, vigilad las estrellas. Y buscad información sobre esto.

Anuncios
comentarios
  1. Nubis dice:

    Rafapal es el clon menos malvado de mi colega Rafanás, está demostrado científicamente y lo pone en la Wikipedia ¿Qué mejor fuente si no?

  2. Chuck Draug dice:

    Cuando la gente se aburre, se aburre mucho. Los conspiranoicos son una buena prueba de ello

    Las teorías sobre los nazis, como ya dejan claro los enlaces, son de lo más variopintas, y la verdad es que la de “OVNIs nazis” y “bases nazis en la Luna y Marte” llevan bastante rondando… todas ellas, claro, sin una fuerte base que las mantenga, quedándose en poco más que habladurías. Por supuesto, lo mejor que ha dado esto ha sido la alianza del general Morden y los marcianos en Metal Slug 2 y X (traicionados después en el 3). Detallazo al poner esa imagen.

    Lo de High Jump, en cambio, no lo tenía tan localizado. Sí es cierto que había leído y oído de los submarinos nazis y cómo podrían haber escapado a la derrota o llegar a aliarse con los EE.UU. en secreto, pero ya al punto de llegar a las bases bajo la Antártida y unirlo con la teoría de la Tierra Hueca… admito que me ha sorprendido y como relato de ciencia-ficción, pues bien (sobre todo lo de que los habitantes de la Tierra Hueca apoyen al nacionalsocialismo, ¡la amenaza está en el interior!), pero ¿que haya gente que se lo crea? Uf…

    Sobre Hitler fingiendo su muerte, creo que es mejor dejarlo estar, no es un tema que realmente me interese. Igual que no me interesa tampoco si Elvis también fingió su muerte. 😛

    Me hace gracia, además, que enlaces a Escalofrío.com. En la universidad, me pasaron el enlace a esa página porque decían que había cosas interesantes… Interesantes si buscas inspiración para un relato de ficción, no para creértelas. Me resulta curioso que siga activa…

  3. Fujitaka dice:

    ¿Por qué coño esta entrada tiene tan pocos comentarios? Está genial 😄
    Los conspiparanoicos son un mundo, desde luego. Tengo amigos que creen cosas de éstas, y al final uno no puede sino echarse unas risas a costa de todo esto.

    Y claro, cómo no, ahí están los nazis. Salen hasta en la sopa. Y ese último enlace…
    Joder. JODER.