Los Juegos del Hambre, una película para matar el gusanillo

Publicado: abril 30, 2012 de Un tipo con boina en Cine, Opinión
Etiquetas:, , , , , , , , , ,

Mucho se ha escrito en las últimas semanas sobre Los Juegos del Hambre, aunque la mayoría de ello eran cosas como «diossssssssss peeta sta to weno!!!!», «katniiiiiiiiis eressss la mejoooooooor» y «nooooooooo cavrones os bais a arepentir x no aberme degado ir al estreno». Si a esos alaridos hormonales les sumamos las catorce mil comparaciones con Crepúsculo, ya tenemos cubierto el noventa por ciento de lo que se ha dicho sobre la peliculita de marras.

Hace ya unos cuantos meses, Randy escribió su visión sobre la novela, pero lo que no se atrevió a hacer, el muy cobarde, es a hablar sobre la película. No, no me vengan con excusas como «es que no se había estrenado aún», que a mí no me la dan. Randy, COBARDE.

Si bien no he leído la novela (porque, para qué negarlo, no está entre las primeras en mi cola de lectura) y, por lo tanto, desconozco la similitud crepusculera de esta, sí puedo decirles que la película tampoco es para tanto. No, no me refiero a que no sea para tanto porque sea horrible, sino al contrario: tampoco es para tanto, porque es pasable.

Como diría Chiquito, «¡PAPARL, FUEEEGORL!».

 Tampoco es que sea ninguna maravilla, claro. Los Juegos del Hambre, por si no lo saben, nos sitúa en una distopía en la que los ricachones viven en una lujosa metrópolis llamada  Capitolio (¡sutil crítica social!) y los pobres hacen lo que pueden en doce distritos, cada uno de ellos dedicado a producir artilugios para disfrute de los acaudalados (¡más crítica social!). Cada año, para castigarles por una antigua rebelión, se celebran los Juegos del Hambre, una especie de Battle Royale, en la que dos chavales de cada distrito salen elegidos para curtirse el lomo en un reality televisado.

La película, que dura casi dos horas y media, como la EXCELSA Los Vengadores (sí, he metido spam de RduTcB. ¿Quién me va a detener? ¿Ustedes? No me hagan REÍR) se divide en dos partes bien diferenciadas. La primera nos muestra cómo funciona la sociedad de Panem, que no es más que una Norteamérica postapocalíptica, sus costumbres, cómo lleva la gente eso de que cada año maten a críos for the lulz, y demás zarandajas. La segunda, claro, son los propios Juegos del Hambre.

En Panem se visten como si vivieran en una película de Terry Gilliam.

Es precisamente la primera parte la que resulta interesante, en la que nos muestran los entresijos del asunto: patrocinadores que ayudan a los concursantes más populares, galas al más puro estilo Gran Hermano presentadas por un Stanley Tucci con un estilismo tan extremo como el de Mercedes Milá (aunque sin ser tan irritante) o las diferencias entre los concursantes de los distintos distritos y sus actitudes hacia los Juegos: mientras muchos no tienen especial ilusión ante la perspectiva de morir en directo (welcome to prime time, BITCH!), los provenientes del Distrito Nosecuántos (no esperarán que lo recuerde, ¿verdad?) reciben preparación desde pequeños para ganar.

La segunda parte es muchísimo más aburrida, en gran parte por las limitaciones que la calificación PG-13 le impone a una trama como esta, que exigía más carnaza, nunca mejor dicho. Al no poder enseñar muertes de chavales en pantalla (no vaya a ser que se vea que se hacen pupita), Gary Ross, el director, recurre a la usada y abusada cámara temblorosa, que provoca que cada muerte parezca rodada por una gelatina Royal. ¡Compren gelatina Royal! ¡Deliciosa!

*Este párrafo ha sido patrocinado por Gelatina Royal*

El respetable durante la proyección de los Juegos del Hambre.

El causante del tedio de la segunda parte es, sin duda, el escaso carisma de sus protagonistas. La inexpresiva Jennifer Lawrence interpreta a la sosa Katniss Everdeen, que cae muy bien a los patrocinadores porque es muy natural e impulsiva y blablablá. Al menos eso es lo que nos quieren hacer creer, porque en realidad tiene el carisma de un zapato viejo. Pero no un zapato de esos elegantes que están desgastados de tanto bailar claqué, no. Un zapato viejo y hecho polvo de haber sido mordisqueado por el perro.

Mucho se oye hablar de Jennifer Lawrence, que si es la nueva revelación, que si qué bien lo hacía en X-Men: primera generación, que si estamos ante una nueva bestia de la interpretación… qué quieren que les diga, si lo que buscamos es un sustituto de Buster Keaton, entonces Jennifer «Carapalo» Lawrence es perfecta. Sin embargo, si lo que buscamos es a alguien capaz de transmitir emociones, será mejor que sigamos buscando. Mucho me temo que nos encontramos ante otra afectada por el síndrome de Scarlett Johansson: actrices mediocres pero que están BUENACAS, por lo que hay que decir que actúan bien para no quedar como unos pervertidos. 

– Katniss, tu madre ha muerto y, con ella, todos los que conocías y amabas.

– HO NO

Tampoco ayuda que Peeta (tiene gracia porque se pronuncia como un Peter británico), interpretado por Josh Hutcherson, sea igual de inexpresivo que ella y que, por momentos, parezca sufrir cierto retraso mental. ¿Y tenemos que creernos que al público zí, le guzta, le da placed que estos dos tengan una relación sentimental?

Sexy cual percebe.

Para variar, el carisma (tampoco demasiado, no se crean) recae en los secundarios: Haymitch Abernathy y Caesar Flickerman. El primero, como ya habrán adivinado por ese nombre rednequesco, está interpretado, cómo no, por Woody Harrelson, que añade un personaje más a su ya extensa lista de tipos chalados. Abernathy es un antiguo ganador de los Juegos y sirve de mentor a Katniss y Peeta. Harrelson hace lo que puede con los pocos minutos que tiene en pantalla y bueno, bien. El segundo, interpretado por Stanley Tucci es el presentador de las ya citadas galas, y cumple su función de maestro de ceremonias histriónico y populista. Vamos, como Mercedes Milá, ya les digo.

Uno de los mayores argumentos en contra de Los Juegos del Hambre es su supuesta mezcla de Battle Royale y Crepúsculo. Bien, les puedo asegurar que el parecido con la cinta nipona se limita tan solo al hecho de que hay un reality con críos dándose pa’l pelo. Ni el origen del concurso, ni el desarrollo, ni el «premio», ni lo que hay detrás tiene nada que ver con Battle Royale. Y, ya que estamos, hay que decir que Los Juegos del Hambre tiene un argumento bastante más elaborado que Battle Royale. De hecho, y al contrario que la película oriental, esta TIENE argumento.

En cuanto al supuesto acrepusculamiento de la trama… bueno, sí es cierto que hay un triángulo amoroso que se deja intuir al principio de la cinta, pero tampoco es que sea algo que inventara Crepúsculo, ¿eh? Vamos, yo creo que ya existían de antes, pero igual me equivoco, espabilaos. La trama romántica no resulta especialmente molesta, ya que al menos aquí sirve a un propósito: ganarse la simpatía de los patrocinadores de los Juegos. Además, La saga Crepúsculo depende mucho de sus secuelas, mientras que Los Juegos del Hambre funciona perfectamente como película autoconclusiva hasta el punto de que, tras el final, las secuelas se antojan totalmente innecesarias.

Jennifer Lawrence y su Mueca de Besugo© que luce durante todo el metraje.

 Dicho esto, ¿es una mala película? No. ¿Es una buena película? No. ¿Es un pionero en el mundo de los blockbusters para adolescentes con contenido? Tampoco. ¿Entonces, qué es Los Juegos del Hambre? Pues una película que ni fu ni fa, que sirve para verla una vez, pasar un rato y olvidarla. Es una película MEH, por eso no entiendo las pasiones y los odios que despierta. A no ser, claro, que odiar a Justin Bieber y a Crepúsculo ya sea demasiado mainstream y haya que buscar nuevas cosas a las que despellejar. Si es por eso, les recuerdo que hay objetivos que se lo merecen más, como Moderna de pueblo o el nuevo POGRAMA de Buenafuente. Sí, otro enlace a RduTcB. ¿Y qué va a hacer Fosforo? ¿No publicar esta entrada? Venga. Venga. A VER SI TIENES COJ

Anuncios
comentarios
  1. nimbusaeta dice:

    “Al no poder enseñar muertes de chavales en pantalla (no vaya a ser que se vea que se hacen pupita), Gary Ross, el director, recurre a la usada y abusada cámara temblorosa, que provoca que cada muerte parezca rodada por una gelatina Royal.”

    xD

    Era lo que más nerviosa me ponía de la película. Mi hermana hasta se mareó, pero porque ella es mucho de marearse. Estoy contigo, me esperaba algo peor así que me gustó bastante. No es un peliculón pero entretiene.

  2. Vrede dice:

    Pues yo no pagaría por ella. Viendo el percal que es su argumento (mierder en mi opinión) y que por lo que se ha visto en trailers es una bazofia la capacidad para transmitir emociones de los actores, de empatizar con ellos salvo que estés en plena ebullición adolescente y que tiene mucho que ver con Crepúsculo… Le van a dar por culo a le peliculilla. ¿Que puede entretener? Sí…Supongo… Pero tengo formas mejores para entretenerme.

    PD: la actriz principal no tiene nada de atractivo :/

  3. POR FIN una opinión decente.

    Ni siquiera sé porqué leí la saga, supongo que por culpa del revuelo que causó, el caso es que empecé a leerla y me enganchó, y al final acabó gustándome y todo. No estará en mi lista de ‘mejores libros leídos’ ni nada, como tú dices, es un ‘meh’, pero si aguanté hasta el final es que mala no es. De hecho, la saga Crepúsculo no pude leerla, me quedé en el primer libro y perdí totalmente el interés.

    Pero no entiendo porqué esa moda ridícula de criticarla porque sí, sin haber leído la saga ni haber visto la película. Entiendo que le pueda parecer mierda a alguien, porque hay cosas infinitamente mejores que no han tenido repercusión, pero que de repente se convierta en un fenómeno hater de tales magnitudes NO LO ENTIENDO.

    Leo un montón de opiniones en Twitter y veo que una persona con más de 1000 seguidores se leyó 4 páginas y opina que es MIERDA —->*+50FAV* *+50RT*. Entonces sí, debe de ser mierda, porque lo dice este tío que se leyó 4 páginas y debe de saber mucho.

    Y luego están los que me dicen que ‘Battle Royale es mejor’ y yo digo que no he leído Battle Royale, pero que INTUYO que sólo se parecen en el concepto de liarse a machetazos con otras personas. “Que no, que no, que Battle Royale es mejor. ¡BIBAH BATTLE ROYALE!”.

    En fin, todo este asunto me tiene frita, todo el asunto de criticar modas juveniles me tiene muy, pero que muy frita. ¿Las beliebers son pesadas? Pues seamos lo doble de pesados criticándolas.

    Si no se diese tanto bombo a las cosas… no se daría tanto bombo y ya, todos contentos.

    Y por lo demás, opino lo mismo: personajes sosos (y no creo que sea culpa de la pobre de Jennifer, es que la tía en el libro da la misma sensación: poco carismática e inexpresiva), el mareo innecesario de la cámara, el triángulo amoroso, todo…

    Bless this post.

  4. Me leí la saga del libros el año pasado y me gustó bastante, así que llevaba unos meses esperando la película.

    Sinceramente, como el tráiler y el estreno en EEUU causó tanto revuelo quizá me emocioné más de la cuenta, y al ver la película me decepcioné, me hizo sentir como que no me había perecido la pena esperar tanto tiempo.

    El principal fallo de la película, según mi punto de vista, es que es lenta. Dura unas dos horas y media, y no es que sea aburrida, pero eso, es lenta. Con los actores no puedo meterme mucho. Le tengo un extraño cariño a Jennifer Lawrence porque tras ver muchas entrevistas y vídeos sobre ella me cayó en gracia, no sé, la veo muy simpática, y quizá por eso no soy capaz de juzgarla bien como actriz. Josh Hutcherson (Peeta)… bueno, la verdad es que sí que pone cara de lelo, hay que admitirlo. Y a Liam Hemsworth (Gale) no le encuentro tan mal actor, de hecho no sale en muchas escenas, y tampoco me parece que lo haga tan mal… en fin, aunque tiene el efecto que decís como el de Scarlett Johansson; como está bueno, pues ya está.

    Por otra parte, yo no he leído Battle Royale, pero vi la película (la primera si es que hay más de una, porque no lo tengo claro) y no le encontré sentido. Mucha sangre y mucho grito y mucho de todo (que además tampoco lo vi tan exagerado, porque, sinceramente, hay películas mucho más gore), pero a fin de cuentas, nada. Y los que no dejan de compararlo con Los Juegos empiezan a tocarme ya la moral, porque muchos ni siquiera habrán visto la película, y sólo con el argumento ya se atrevan a juzgar. Y oye, expresar tu opinión bien, pero hablar sin saber es otra cosa. Creo, vamos. Volviendo al tema; el libro, personalmente, no creo que sea un plagio, porque como bien indicó la autora, tuvo unos referentes claros de los que sacó el argumento, y tal y como explicó todo cuadraba perfectamente. Aunque si es una copia o no sólo lo sabe realmente ella. Y bueno, la película no tiene nada que ver.

    Otra cosa que más me fastidió al ver la película es que había muchas cosas importantes que no habían puesto o cambiaban, pero claro, los que no se hayan leído el libro no lo entenderán. (SPOILER) En fin, la “chispa” que causa de la revolución en el distrito 11 después de la muerte de Rue, eso no sale en la película. Al igual que el origen del símbolo del sinsajo dorado que posee Katniss, la explicación de cosas vitales como las teselas, y el carácter de algunos personajes (por dios, Sae la Grasienta, que es la que le da un cuenco de guiso a Katniss al principio de la película y que le regala el símbolo del sinsajo, ¡es de todo menos adorable! Y le pusieron un rostro apacible en la película como si fuera una amable ancianita). Todo eso son cosas que joden una adaptación. Pero en fin.

    A pesar de todo, y aunque no concuerdo completamente con todo lo que has dicho, después de pasar días leyendo críticas sin sentido y estupideces varias, al leer esto ha sido como “oh, señor, por fin alguien que piensa antes de hablar”. Así que gracias.

    PD: Vrede, la actriz principal no tiene nada de atractivo en la película, pero al natural, rubia y con ropa “más mejor”, es mucho más guapa. Vamos, o me parece a mí.

    • Vrede dice:

      Jennifer Lawrence no tiene nada que no tengan otras tantas de cientas de tipas idénticas a ella. ¿Guapa? Sí, no lo niego… Pero no es una para decir “Dios, está tan buena que me la follaba dándome cabezazos contra la pared”. Niet.

    • Pues sí que hay una segunda película de Battle Royale. Me han comentado que es ligeramente más entretenida que mirar a una pared para ver cómo la pintura va perdiedo color.

  5. destaperman dice:

    ¿Soy el único que piensa que la Lawrence está mas guapa (dentro de lo que cabe, que tampoco da para mucho) en la película?

    Yo creo que no hay triángulo amoroso ni polleces en vinagre. Un beso forzado y nos tenemos que creer que se quieren. Vamos a ver. Los que ven los juegos dentro de la propia película se supone que quedan encandilados por el “romance”. Si están viendo lo mismo que veo yo en la puñetera pantalla, la población de Panem debe estar compuesta de retrasados mentales, porque no hay dios que vea a Carapalo y a Carapan (JAJA, CARAPAN Y ES PANADERO) y piense que ahí hay pasión o amor o algo de eso.

    Y es que luego hay quien le quiere dar vueltas diciendo que en realidad Katniss sí que se está enamorando del otro, pero no se da cuenta. Pues no, hoyga, porque si fuera así se vería en la película.

    También hay un punto que le daría como bueno a la película, y es meter las explicaciones del presentador para cosas que los espectadores no sabemos. Al ser el libro en primera persona, en la peli nos ahorramos los monólogos internos de Katniss (POR SUERTE), y aunque hay explicaciones muy metidas con calzador, son inevitables para entender algunas cosas.

    En fin, ya habrá fanáticos de los libros decepcionados que saquen con bata de operaciones y escalpelo todas las incoherencias libro-película, así que el resto lo voy a obviar.

  6. spikereven dice:

    A la película le paso lo mismo que a la mayoría de las adaptaciones de estas macrosagas de libros, que el espectador no versado en ellos siente que hay cosas que están mal explicadas o que directamente se han suprimido dándole más importancia a otras, pero que seguro que en el libro se profundiza ampliamente en ellas. Es lógico que si has leído los libros puedas cerrar mentalmente esos “huecos” argumentales y por tantos creas que la adaptación es correcta, pero para el resto resulta un quiero y no puedo.

    Sin embargo creo que el mayor problema que tiene la cinta es la realización, el montaje y la dirección. Y es que, como bien señalas, el querer rebajar la calificación a 13 en una historia en la que la crueldad y lo emotivo van de la mano conlleva el viejo truco de “pues no te lo enseño”. Han intentado justificarlo diciendo que se ha pretendido dar una sensación de primera persona como en el libro, pero lo único que se consigue es que el espectador se deje los ojos intentando ver qué narices está pasando en pantalla.

    El reparto sin más. A mi la protagonista si me parece que hace un trabajo correcto y gracias a ello se sostiene gran parte de la película, aunque también es cierto que quizás aporte más el propio personaje que está interpretando que ella misma.

    Otra mención especial al trabajo de efectos especiales y decorados. En algunos momentos muy logrados, pero en otros percibes que estás en un mundo de cartón piedra como el de Xena (a destacar los decorados de la ciudad, para descojonarse).

    En definitiva, una película medianamente entretenida, pero que comete el error de traicionarse a si misma por llegar a un público más amplio.

  7. L.V.M dice:

    Ayer mismo fui a verla y me decepcionó. Flashbacks fuera de lugar, actores decentes que sólo aparecen brevemente (sutherland y harrelson), un reparto mediocre en general, escenas de acción incomprensibles en las que sólo ves pelo, cabezas o brazos mientras la cámara no deja de bailar. Por no decir que el trasfondo, que me explicó un poco mi hermana que si leyó la trilogía (y calificó como “meh”), está cogido con pinzas. Es una distopia de segunda, orientada al público adolescente, y eso la hace cutre. Una América postapocalíptica no puede estar tan edulcorada, ni el pueblo tan espabilado como parece. Son pobres encerrados en escasas hectáreas de campos de trabajo, tanta iniciativa como muestran algunos personajes, o predisposición a rebelarse no debería haber. Vamos, la rebelión que surge cuando matan a la niña-palmera, ¿qué sentido tiene? ni que durante los 74 años no les hubieran matado uno o dos críos por cosecha. Y porque sí de golpe todo estalla cuando se supone que la costumbre y la vergüenza de la guerra los tiene más que subyugados. Y otra cosa que no entiendo es que no haya presencia del régimen clara en los distritos. Ni carteles, ni cámaras, sólo ves seguridad cuando escogen a los tributos, las vallas electrificadas no funcionan…
    Y finalmente, si la clase alta ve la jugarreta que hacen los dos personajes principales al final de la película como un gesto de rebelión, y sólo se limita a pedirle amablemente al de la barba rara (no recuerdo su nombre) que se suicide por su fracaso (o eso entendí), realmente no cumple con lo que un régimen de esa talla cumpliría… ¡oh, devolvámoslos a su pueblo como símbolo de la victoria del pueblo contra la dictadura! pues no, reeducación al canto, lavado de cerebro y a predicar con los valores del régimen.
    Por no decir, que podrían haber conseguido una película infinitamente mejor rompiendo con el libro. ¿Quieren drama, atención, amor desesperado? que maten a alguno de los personajes principales. Yo deseaba profundamente que mataran a Peeta. Y luego en las siguientes, que reinventen, que para algunas cosas se les da genial.
    Al fin y al cabo en el señor de los anillos matan a Haldir y ni siquiera había partido a la guerra…

  8. Ovi-One dice:

    Pues yo me leí el libro días antes de ir a ver la película. Y la verdad es que el susodicho es flojísimo, pero flojo en plan “la escritora no se ha devanado nada los sesos”. Vamos, que es más simple que el resorte de un botijo, y la narración en primera persona es más bien un error en una trama como la de Los Juegos del Hambre. Por no hablar de que se supone que es un torneo de supervivencia en el que deben matarse entre sí, pero resulta que la prota, tan heroína ella, solo dispara dos flechas contra alguien: una para salvar a una niña y otra por piedad. Forzadísimo y absolutamente pensado para adolescentes impresionables, pues una trama como esa daba para mucho más. Sin ir más lejos, Peeta habla en un momento determinado de lo mucho que puede cambiarles la experiencia, el temor a dejar de ser uno mismo tras convertirse en un asesino, pero es que el chico tampoco es que le haga ningún rasguño a nadie. Además, también le dan demasiado protagonismo a la historia de amor, aunque sea fingida por los protagonistas para ganar. Lo dicho, que no hay riesgo, ni sorpresa, ni giros impresionantes, ni personajes interesantes ni nada de nada. El libro se salva de ser una mierda gracias a que por lo menos engancha. No sé cómo, pero es cierto que se lee de un soplo y es difícil dejarlo de lado. Quizá por eso mismo, por ser tan sencillo de leer.

    El primer fallo de la película es, pues, ser extraordinariamente fiel. Eso es algo que, sinceramente, le da muchos puntos a la adaptación, que además se atreve a potenciar algunas virtudes y eliminar algunos defectos (si os digo qué son los perros esos del final en el libro os cagáis patas “pabajo”), minimizando la trama pseudo-romántica incluso.

    Además, por mucho que no le guste a uno Jennifer Lawrence (que no es mi caso, a mí me parece superior a la media, otra cosa es que la media sea una mediocridad), le otorga un carisma especial a Katniss, que en el libro es mucho más detestable. Vamos, que por lo menos ella presenta más emociones. De hecho, no sé por qué dicen que no transmite nada, está creíble en los momentos en los que sufre y cuando sonríe realmente te sientes de su parte. Vamos, que no es precisamente una sosez, en mi opinión. No puedo decir lo mismo del reparto masculino juvenil. Tanto Peeta como Gale son de lo más insustanciales. No transmiten absolutamente nada y tienen siempre la misma cara de “no sé qué hago aquí” en toda la película. Bueno, siendo justos, el segundo no tiene demasiado papel en el que explayarse, pero el primero tiene una química totalmente ausente con la chica, y en ningún momento crees que realmente se enamore de ella. Es, para mi gusto, el punto negro del filme, que lastra bastantes escenas.

    ¿Eso la hace una mala película? No, es para pasar el rato, sin más. ¿Es un Battle Royale mezclado con Crepúsculo? Tampoco. Como bien dices, del primero solo saca superficialmente la premisa, pero en Los Juegos del Hambre está incluso un poco más elaborada. Y de lo segundo saca el triángulo amoroso, pero no es algo que inventara la saga de vampiros y licántropos enamoradizos, por lo que las comparaciones resultan absurdas, como si dijera que Spiderman es una mezcla entre Superman y Salir de Clase. Igual de chorras.

  9. Nimbusaeta: La puñetera cámara temblorosa. Vale que haya que darle trabajo a Michael J. Fox, ¡pero no de cámara!

    Vrede: Que no tiene nada que ver con Crepúsculo, copón.

    HurricaneAles: Me gusta que le guste, y que comente.

    Sta. Dark Paradise: El dejarse cosas fuera de las adaptaciones es justo y necesario. Lo que no entiendo es que dejen cosas que, por lo que usted dice, son relevantes.

    Mr. Fail: El presentador es de lo mejor de la película. Ya le digo, el film tiene sus mejores momentos cuando no está contando los Juegos de las Narices.

    Spikereven: Una vez más, totalmente de acuerdo con usted.

    L.V.M.: No le pida peras al olmo. Bastante hay ya con que sea decentilla.

    Ovi-One: Eso se lo comentaba yo a mi novia: que mucha supervivencia, pero los protagonistas que no maten, que matar es de malosos. Y si han de hacerlo, que sea porque no les quedaba otra opción, claro, no vaya a ser que ganen algo de profundidad y eso sí que no, ¿eh? ESO SÍ QUE NO.

  10. ¿Battle Royale también está patrocinada por gelatinas Royal?
    ¿Lo ven? Como no he visto la peli, tengo que hacer chistes malos…

  11. bunyolet dice:

    El único apunte que puedo hacer a su crítica es que Jenn hace perfectamente de Katniss, porque es así también en el libro. De hecho, hay un momento en que Haymitch le dice que tiene “El encanto de una babosa muerta”. Y tiene razón. Sin embargo, Jennifer no es mala actriz, y Josh tampoco. A mí personalmente, me gustó bastante porque soy una fanática de las novelas, aunque me molesta la cantidad de detalles importantes en el desarrollo y ambiente de la novela, que no les habría costado nada introducir y que habrían aportado mucho, como las ya nombradas teselas, más detalles sobre el régimen, y la familia de Gale.
    Por otra parte, en cuanto a las similitudes con Crepúsculo… NO. NO, NO, NO. En esta ni hay triángulo amoroso ni ostias. QUE KATNISS ESTÁ FINGIENDOLO TODO PARA QUE LOS PATROCINADORES LES ENVÍEN COSITAS. Peeta si que está enamorado de ella, pero en el libro tampoco es que muestre mucha química, más allá de unos cuantos besos. Hay que estar atentos para pillarlo (y preferiblemente, haber leído el libro), pero es así. Puro teatro. Esa ha sido otra cosa de la película que me ha molestado muchísimo, no lo dejan claro, y luego tiene una importancia clave para el desarrollo de Katniss en las tres novelas.
    A L.V.M tengo que decirle que en el libro, la rebelión no empieza ahí, si no que es a mitad de la segunda novela cuando empiezan los levantamientos.

    • Imagino que las comparaciones con Crepúsculo son como las que hacían entre Harry Potter y Artemis Fowl, que cualquiera que conozca ambas obras sabrá que nada de nada.

  12. […] "CRITEO-300×250", 300, 250); 1 meneos Los Juegos del Hambre, una película para matar el gusanillo crisiscreativa.wordpress.com/2012/04/30/los-juegos-del-ha…  por NubisMusic hace […]

  13. […] hace dos semanas les hablé de Los Juegos del Hambre, les dije que tenía una trama bastante más elaborada que Battle Royale, película con la que se […]

  14. Micaela dice:

    Los Juegos Del Hambre son lo mas , hungeriana/tributo por siempre ❤