The Walking Dead no es lenta, ¿y tú?

Publicado: abril 20, 2012 de Fosforo en Televisión

Cuando un producto empieza bien y acaba empeorando hasta convertirse en una bosta, siempre hay quienes buscan una excusa para mantenerse firmes en su apetencia por dicho producto, como si necesitasen alguna clase de argumento justificante que les eximiese del escarnio de disfrutar con lo que otrora gustaba a muchos y ahora desencanta a casi todos. Estos argumentos suelen variar entre lo más absurdo y lo más estúpido, siendo la combinación de ambas algo no demasiado difícil de ver tampoco… Uno de los últimos casos ha resultado ser The Walking Dead, una serie con un arranque prometedor que por una entonces primeriza Crisis Creativa nos cautivó. Sin embargo, con el tiempo ha alcanzado dosis de sopor que no pueden ser toleradas, y que superan casi cualquier otra serie que yo haya visto (y llevo meses intentando seguir Gossip Girl).

Esta imagen es Spoiler. Esto es lo que pasa en más de la mitad de los capitulos de la segunda temporada.

Con el tiempo hemos ido encontrando diversos argumentos para que no “soltásemos la serie”, desde algunos más o menos convincentes al principio que han acabado por escudar lo indefendible (“La serie trata sobre personas, no tienen porque salir zombis todo el rato”) hasta las habituales acusaciones y juegos de “es que tú no lo has entendido” amparándose en la obra original, el cómic. El primero es “No tiene porque seguir fielmente lo que dice el cómic, no quiero ver lo que ya he leido”, con la que estoy de acuerdo, pero que no es lo que se critica de fondo, y la segunda argumentación: “Es que la serie mantiene un ritmo lento, como el cómic”.

¿Qué? Desde el primer momento en el que me topé con esta frase me pregunté que cómic había leído esta gente. O más bien, qué cómics habían leído para decir que The Walking Dead es una obra lenta de ritmo pausado. Por supuesto, habrá quien se enroque en este discurso contradictorio para mantenerse fielmente a la serie, cuando con estas cosas no queda otra que decir “lo sigo porque me gusta” y tragarte los sapos de que los demás no entendamos que demonios le puede ver nadie a una serie tan cansinamente lenta.

Hace poco tuve la oportunidad de volver a leer los primeros tomos españoles de The Walking Dead (los finos de tapa blanda, no los libracos que están sacando aprovechando el tirón de la serie) y me reafirmé en lo que venía pensando desde hace tiempo. Que no es una historia lenta. En cada número americano ocurre al menos un suceso interesante, ya sea un conflicto personal, la aparición de un nuevo personaje o una situación desesperada con zombis. Calculo, por el número de páginas, que los dos primeros tomos (280 páginas) equivalen a, aproximadamente, un año de publicaciones. En ese tiempo habíamos visto a Rick descubrir el mundo donde ha despertado, encontrar a su familia, los conflictos entre él y Shane, las dos primeras huidas, varias muertes, la llegada a la granja, el problema con el granero y finalmente la huida hasta llegar a una base militar.

¡Todo eso en un año de publicación! Llevo todo el año comprando la nueva colección de los 4 Fantásticos (en total 10 números americanos y un par de anexos extras) y de momento ha pasado que llega Spiderman al grupo (sin explicaciones), reclutan a varios villanos para luchar contra unos Reed Richards de universos alternativos (sin explicaciones sobre de donde salen) y una primera batalla donde el Doctor Muerte es atrapado por uno de los Redd Richards alternativos. Y ya. En un año. De modo que me revienta mucho escuchar decir que The Walking Dead es una saga lenta.

He puesto un ejemplo, pero podría poner cualquier otro, y cualquier lector que compre con cierta frecuencia cómic americano puede corroborar que el ritmo actual de cualquier cómic es mucho, mucho más extendido y parsimonioso que The Walking Dead, cuyos primeros números hasta resultan frenéticos ante la comparación. En cambio, en dos años (dos temporadas) de la serie, aún no han llegado a lo que vendría siendo un equivalente en el cómic, y ya si tomamos esta segunda temporada, es algo que Kirkman hubiera contado en 48 páginas, como mucho. Se puede responsabilizar a quien se quiera (al presupuesto, a la salida de Darabont, a la cadena de TV) pero lo que queda claro es que la serie transcurre aún más lenta que el cómic.

Y probablemente no debería ser así. Los lectores de cómic estamos más o menos habituados a esperar durante 30 días para una nueva dosis de 24 páginas lentas y pausadas, pero en la televisión estamos acostumbrados a series con capítulos casi autoconclusivos. ¿Qué? ¿HBO? Bueno, vale, pero si quieres ser la HBO, lo siento, tienes que soltar una inversión como la que hace HBO, confiar en tus guionistas y equipos como lo hace HBO y entonces quizá, solo quizá, saques un producto que sea equiparable a lo que hace la HBO (que no todo igual de bueno). Y aún así, muchos de estos productos no son enormes éxitos de audiencia, precisamente porque una buena parte de los espectadores no comulgan con la forma de narrar de este tipo de producciones.

La serie televisiva de The Walking Dead es lenta y aburrida, con muchísimo relleno, algo que no se puede sostener por mucho tiempo antes de que la mayoría de la audiencia te mande a la mierda sin ningún tipo de piedad. Ahora que la Tv a la carta cada vez está más cercana, cuando logras llamar la atención de la gente, lo que hay que hacer es reafirmarte en el modelo, no echarte atrás y confiar en que la gente te va a seguir viendo, que es lo que parece que han hecho los responsables de estos Muertos Vivientes.

¿Quieres verla? Fantástico, no necesitas excusar tu aguante, es algo loable que no compartimos, pero no pretendas defender tu postura, o intentar hacer ver que “no hemos entendido la serie”, o que somos unos ansiosos de la acción palomitera soltando tonterías sobre el cómic original, que no tiene nada que ver con esta vergonzosa segunda temporada de The Walking Dead.

Anuncios
comentarios
  1. Anónimo dice:

    Pues yo estoy con el argumento de ” si quieres ver zombies todo el rato mírate una película y no una serie” si salen todo el rato caminantes si que seria un peñazo acabaría rayando hasta la saciedad.

    • Fosforo dice:

      Insisto en que “que pase algo” no tiene que ver con “que salgan zombis” (a pesar de que siendo una serie de zombis, estaría bien que ocurriera con una cierta frecuencia). Pueden pasar muchas más cosas que no pasan, los capítulos son relleno puro y duro. Tiene que haber un sano punto medio entre zombis por todas partes y ningún zombi. El cómic lo consigue, la serie no.

  2. Esta temporada ha costado. Si no tuviera que limitarme a tumbarme y a esperar que pasara ante mis ojos, me habría costado la misma vida.
    Por aquí confiamos en que la tercera le dé más caña al asunto. Si no, ya veremos…
    Por cierto, aún no me he leído el cómic, vaya tela…

  3. kanifberuna dice:

    Completamente de acuerdo. La serie ha ido empeorando hasta pudrirse con el culo de un zombi. Pasan más cosas por minuto en una peli de Kurosawa.

  4. spikereven dice:

    Daría igual que la serie fuese “lenta” si por lo menos tuviese algún motivo para serlo o si pasasen cosas interesantes. A la segunda temporada le sobran 11 de 13 capítulos, y no es que se hayan estado desarrollando los personajes, al contrario, han estado andando en círculos tanto físicamente, buscando a la niña pedorra, esa por la que nadie empatiza y que por tanto nos da igual que estuviese muerta o no ( y que solo sirve como justificación para estirar el asentarse en la granja), como interiormente, jugando al “ahora soy de esta manera, ahora cambio, ahora no” en función de la necesidad de la trama, algo que en algunos personajes si ha funcionado y en otros ni por asomo. (El baile del racord emocional de Lori es de juzgado de guardia)
    Eso sin contar que con taaaaaaantos capítulos para ahondar en los personajes, no deja de ser destacable que haya como unos 6 de los que no nos aportan absolutamente nada (vease todos los de la granja a excepción de Hersel, Maggie y en cierto modo la niña suicida), y que solo servían como carnaza para el ataque zombie.
    Y luego cosas como la muerte de Dale, totalmente gratuita. Vale que el actor quisiera dejar la serie, pero vamos, creo que hay maneras y maneras de matarle más allá de “me voy enfadado a dar un paseo HOSTIA UN ZOMBIE me comió!”, que sí, que venía como consecuencia de lo de Carl, pero vamos…
    Motivos para seguir viéndola? Que por suerte por delante queda la mejor parte de la historia… y que cojones, todos queremos saber cuánto más va a durar T-Dog xDDDDD (por cierto, otro al que no le han hecho ni puto caso durante toda la temporada)

    • ¿Hacemos una porra a ver cuánto dura T-Dog? Yo digo que en cuanto termine de zumbarse a quien quiera que se esté zumbando de la productora.

      • spikereven dice:

        xDDDDDD
        Yo creo sinceramente que le están manteniendo vivo hasta que vuelva Merle para ajustar cuentas con él por perder la llave de las esposas. Es su más que previsible final. Vamos, que esta temporada cae.

  5. mariods86 dice:

    Completamente de acuerdo. El tono de la serie lento a más no poder y llegando a un punto donde la trama ha perdido todo tipo de interés. A mí desde luego dejó de interesarme ya a mitad de la primera temporada, y esta segunda no me interesó ni desde un principio. :b

    Eso sí, discúlpame pero un pelín en desacuerdo con el párrafo final (o al menos del modo en que lo expresas): toda persona es libre de poder defender su postura. Igual puede haber una persona que tenga tan buenos argumentos para que le guste una serie como nosotros tengamos buenos argumentos para criticarla (Solo remarcar eso, eh, que ya sabeis que aquí si uno no se queja por una cosa se queja por otra). XD

  6. Pues yo nunca critiqué a la serie por lenta, la critico por incoherente, por ser poco creíble (esa granja parecía el paraíso, por dios), por tener malos personajes y por ser simplemente sosa y aburrida. Y punto.

    No tienen porque pasar mil cosas a cada minuto, no tienen porque aparecer mil caminantes en cada capítulo, no tiene porque morir nadie, no tienen porque cambiar de escenario constantemente… No, una serie no necesita nada de todo eso para ser interesante, necesita simplemente contar algo o desarrollar personajes complejos con los que empatizar. ¿Consigue The Walking Dead algo de eso en esta segunda temporada? No, ni de puta coña.

    Y es que la defensa más risible que pueden hacer jamás de esta serie es que sea “de personajes”, cuando es justamente al revés: es malísima precisamente porque los actores, en general, son bastante flojos, los personajes que interpretan están muy mal escritos y no hay ni uno solo con un desarrollo interesante. Si tuviera que destacar a uno sería Daryl, y ese tampoco es que se lo curren demasiado, da demasiados tumbos, como todo lo demás.

    Pero al final todo esto se puede resumir con la comparación que se hace en este artículo con HBO: tienes que confiar en la serie, darle el presupuesto que necesite (que además lo merece, no por la calidad que ofrece, sino por el éxito comercial que tiene) y confiar en unos buenos guionistas que tengan un rumbo prefijado. No es un caso que se esté dando en este momento, por lo que, en toda mi ingenuidad, confío que en las siguientes temporadas cambie el rumbo. Cruzo los dedos.

    Ah, y por cierto, ¿qué os pareció la muerte de cierto personaje que debía haber muerto mucho antes? Sí, ese que cae en el capítulo 12, al que matan con el niño delante. ¿No os pareció una cobardía la adaptación de esa escena? Terrible.

  7. Jorge dice:

    Creo que odias en demasía la serie, pero coincido en que hay relleno a más no poder. La segunda temporada podria haber sido de 4 o 5 capítulos y no habrían quitado nada.

    PD: acabo de descubrir este blog, creo que lo voy a poner en mis habituales.

    • Fosforo dice:

      No odio la serie, en absoluto, solo me ha dejado de interesar. Más bien trataba de ser una comparativa entre el cómic (que me encanta) y la serie (que me disgusta) y eso puede hacer que la serie quede en realmente muy mal lugar en el post.

      Bienvenido a Crisis Creativa; como todos los demás, está usted en su casa.