Death Jr

Publicado: abril 12, 2012 de Fosforo en Libros y comics

Esta semana pasada estaba con mi novia en una de nuestras habituales compras de cómic cuando de pronto ella sacó del montón de saldos un tomo bastante grueso de un cómic llamado Death Jr. Debo reconocerle que para ser casi una profana, una recién llegada, en esto del cómic tiene un ojo que me reafirma en mi teoría de lo superior que es a mí en casi todo. Porque en cuanto me lo puso en las narices, la portada de Mike Mignola me hizo brillar los ojos, y saber que estaba ante algo que, por lo menos, tenía ganas de investigar. Finalmente se lo compró, por una cantidad ridícula, y así pude echarle un vistazo a este cómic que, como pude comprobar en cuanto lo abrí, no es parte de la obra del bueno de Mike, sino de unos desconocidísimos Gary Whitta Ted Naifeh. Y debo reconocer que a pesar de ser dos personas bastante ajenas al mundillo del cómic, han realizado un buen trabajo, bastante correcto, con este tomo.

Probablemente muy pocos recuerden (yo no lo recuerdo, esto lo sé gracias a nuestra amiga la Wikipedia) el videojuego de Death Jr, un jueguito para PSP que pasó con bastante más pena y críticas negativas que gloria. No obstante, y sin entender yo demasiado de los porques de semejante maniobra, se decidió lanzar un cómic con los personajes del juego, que tenía una estética supuestamente “Tim Burton”, algo menos mona, más cercana precisamente a ese Mike Mignola que lleva la portada. Y a pesar de que Ted Naifeh no goza de la genialidad del creador de Hellboy ni por asomo, resuelve muy bien ese mundo algo tenebroso, gótico y a la vez un poco naif (atención, esto es un chiste) en el que se resuelve la historia.

Yo si veo esta portada, lo quiero. Soy así.

El protagonista es, como podéis haber adivinado ya, Death Jr, es decir, el jovencísimo hijo de la Parca, que en esta historia se parece bastante a la memorable encarnación de la muerte del universo de Mundodisco. Así vemos al pequeño D.J. acudiendo a su primer día de escuela. Allí será marginado por su aspecto (“¿Qué aspecto?” preguntará él) y acabará junto al resto de freaks del colegio. Y aquí es donde la obra pone todo lo que tiene para aportar, porque el reparto es escandalosamente bueno. Al pequeño, inocentón y tímido D.J. se le suman Smith & Weston, dos hermanos siameses que comparten un cerebro descomunal; Stigmartha que es una niña que sufre estigmas constantes que le sangran, Seep, una especie de bebé creado en un laboratorio que vive dentro de un tanque lleno de líquido. Y la chica que toda historia de colegio necesita, Pandora. La mismísima Pandora, con una obsesión con las puertas, cajas, cofres, vitrinas y en general cualquier cosa que pueda ser abierta.

Como digo, el grupo es de lo más entrañable, la asustadiza y sensible Stigmartha hasta el mordaz y desagradable Seep, pero es Pandora la que monopoliza nuestra atención, imponiéndose por encima del pobre Death Jr. que solo quiere que la gente le quiera y no le tenga miedo, y que busca encajar como puede a pesar de su mala suerte con las mascotas (todas se le mueren).El resultado es como si coges a los chicos de Scooby Doo y los conviertes en una tropa freak con referencias al cine de terror. Sencillamente delicioso, es probablemente la única excusa que necesitó nadie para querer llevar al cómic los personajes del videojuego, y da la sensación de que tienen potencial para mucho más.

Entrañables.

Lo que es la trama en sí tampoco es demasiado. Un poquito de aprender a aceptarnos a nosotros mismos, otro poquito de amistad, lo sazonamos con un poquito aquí y allá de travesuras y lo terminamos con un duelo épico en el que todos los protagonistas se enfrentan a Moloch, el peligroso nigromante enemigo de la Muerte (padre). Es en el apartado visual, y también en el sentido del humor que destila toda la obra, donde de verdad el cómic brilla y se hace merecedor de los aplausos. La historia aguanta y se disfruta, no deja de ser una especie de Hellboy para adolescentes con una aspecto más mono (por algún lado leí que podría ser la nueva moda goticucha para adolescentes no goticuchas) pero el sentido del humor es genial, y debo reconocer que cosas como el nombre de los gemelos me hizo partirme de risa pero bien (todo un toque de genialidad).

En general me sorprende de este cómic como una persona que no ha tenido trabajo anterior guionizando cómic ha sabido llevar así de bien la obra en papel, porque nadie diría que es un novato. De hecho, las páginas están mejor construidas y la trama tiene mejor ritmo que muchos de los cómics de supertipos ahora mismo, y sea mérito esto del guionista, del dibujante (que tampoco tiene experiencia previa) o de ambos, es algo que llama la atención, porque de una adaptación a la viñeta de un videojuego cabría esperar una chapuza de merchantising malo hecho con el único objetivo de vender muñequitos. Por cierto, existen. Si alguien los encuentra, me pido uno de Seep de inmediato.

SE BUSCA.

No sé a que precio se puso este tomo a la venta, pero la verdad es que al precio al que lo encontramos es regalado. Regalado casi del todo. Si lo veis a un precio lógico por su número de páginas y os gustan cosas como el humor de Terry Pratchet o Hellboy, no dudéis y haceos con él. No os arrepentiréis. Y si os arrepentís, pues que os jodan. Eso os para por hacerle caso a un blog de Internet.

¿Quién es tu papi?

Anuncios
comentarios
  1. A mí me pasa al revés, que recordaba el juego pero no sabía que partía de un cómic. Me lo apunto.

    P.D.: Es usted un mariquita, quiere a su novia.

  2. Oye, pues no lo conocía. Si me lo cruzo en algún sitio, lo tendré en cuenta…

  3. mariods86 dice:

    Wow, muy interesante, me lo anoto. 🙂

    PDD: Perdón por lo de antes, no entiendo por qué, Google Chrome no me deja comentar aquí. :b

  4. Nubis dice:

    A mi las historias con personajes raros, cuanto más raros mejor, me van. Y si además forman un grupo en común, más que perfecto.

    Así que apuntado queda, el caso que me suena haberlo visto ya por ahí…

  5. Vrede dice:

    Pues pinta chuloide, cojona.

  6. El Tipo de la Brocha dice:

    Fosforo, tú novia cuando lee el “lo superior que es a mí en casi todo”, ¿no te pide que seas más concreto? Esto es, ¿en qué no te supera?