Extraterrestre (de Nacho Vigalondo)

Publicado: abril 11, 2012 de Fosforo en Cine

Hola, amigos de lo desconocido. Me presento ante vosotros en una situación precaria esta semana, camino de la cual he perdido dos posts (por suerte, conservo borradores y demás) y mi asentamiento sedentario online, con lo cual mis problemas para escribir y actualizar hasta, previsiblemente, la semana próxima podrían repercutir negativamente tanto sobre la actualización como sobre la atención que le preste a vuestros muy agradecidos comentarios.

Dicho esto, y ya con la tranquilidad que proporciona saber que no se trata de una reseña de actualidad (¿se han dado cuenta de que casi nunca trato estrenos de cartelera?) aquí va mi pequeña reflexión sobre la última película que he ido a ver al cine, la de Nacho Vigalondo, esa tan famosa. Bueno, para los que no tienen Twitter, hablo de Extraterrestre, pequeño éxito en festivales y entre la crítica internacional, obra del autor de la también algo ninguneada por estas tierras Los cronocrímenes, y una de mis películas españolas favoritas.

Este es el cartel de marras.

Como decía, a los que tenemos Twitter puede sorprendernos que haya quien no sepa quién es este tipo ni de qué va su película. Pero como siempre, tu TL no es el centro del universo, ni el Universo mismo, solo una visión sesgada de las opiniones de unos cuantos spameadores masivos. Lo cierto es que la película ha sido poco celebrada en la taquilla, por lo que cuentan, y en parte me atrevería a culpar de (casi) todo al cartel. Porque por muy bien que hayan resultado estar luego dentro de la película, a mí lo de Michelle Jenner también me hubiera echado para atrás una barbaridad. Joder, que es la tía de Los Hombres de Paco. Ninguna película que quiera evitar los prejuicios que existen contra el cine patrio debería relacionarse de un simple golpe de vista con lo más rancio de la producción de ficción televisiva española. Tampoco ayuda en esa primera impresión la presencia de Carlos Areces, que lamentablemente yo identifico más con ese despropósito de Plutón Verbenero que con ese otro despropósito que era Balada triste de trompeta.

Sin embargo, superados los prejuicios nos encontramos unas interpretaciones bastante correctas por parte de todos los actores, con mención especial a Raúl Cimas que lo parte por todos lados con el personaje más bipolar y memorable de la película. Su papel como novio ingenuote que se ve atrapado en un aparente Fin del mundo es hilarante por completo. Y es que la película va de eso, de reírse un rato mientras los protagonistas se quedan atrapados en un piso intentando dar explicación, sentados a la mesa de la cena, a qué demonios están haciendo los alienígenas que han llegado al planeta y han dejado sus descomunales OVNIs flotando sobre las ciudades.

Los personajes son Julia, una chica bastante tonta que me recuerda sobremanera a la exnovia de un amigo mío; Julio, un tío también algo soseras que acaba de casualidad en su cama la noche que empieza el desastre (sin que ninguno de los dos se entere hasta la mañana siguiente), Ángel, el vecino cotilla enamorado de la chica; y finalmente Carlos, el novio de Julia. Un doble triángulo amoroso (ingenioso y bien traído a pesar de que la Michelle Jenner sea una guapa de palo y el personaje de Julia tenga menos carisma que Raúl Cimas en el dedo de un pié) funciona y da pie a los enredos que se resuelven mediante excusa argumental gigantesca que levita aterradora sobre la ciudad, vamos, los propios Extraterrestres.

Ahora no dejo de imaginarme una parodia de Mad Max protagonizada por este hombre...

La película juega con muchas propuestas, desarrolladas de una forma más o menos hábil, desperdiciando alguna para salvas otras. Que si los extraterrestres somos nosotros (en múltiples sentidos), que si hace falta el fin del mundo para que las personas se acerquen y por fin traten de darle caña a sus sentimientos, que si los gordos bajitos están condenados a ser pagafantas, etc, etc, etc. Ante esto hay dos tipos de imbéciles profundos que he visto por Twitter y especialmente por los blogs y reseñas variadas que han logrado soliviantarme hasta el punto de que voy a acabar por centrar la mitad de esta reseña en ellos.

Por una parte los que dicen que sin la nave espacial la película no funcionaría. Entiendo que esta gente vería completamente normal que en unas condiciones normales, un hombre encontrase perfectamente normal que otro tipejo durmiera durante noches en la casa de su novia, así como los enredos diversos entre los personajes bajo la sospecha de que alguno de ellos es un replicante. También que el novio aceptase al vecino coñón al que odia en su mesa. Todas esas cosas, por lo visto, serían perfectamente posibles sin la presencia de naves espaciales para esos críticos de postín. Y ya no entra a comentar el resto de la película.

Por otra parte están los graciosetes que insisten, como si esto fuera a resultarnos a todos muy ingenioso en “a ver si en otra ocasión salen más los extraterrestres”, “con más presupuesto quizá nos hubiera mostrado a los extraterrestes” y similares chanzas sobre la escasa cantidad de minutos en pantalla de los elementos alienígenas de la cinta. Con un razonamiento digno de un cani con retraso severo, se da por hecho que la película, al llamarse Extraterrestre, si no saca alienígenas hasta del escote de Michelle es por la falta de fondos. Cuando la película no necesita llenarlo todo de brillantes efectos por ordenador para funcionar perfectamente.

¿Qué le pasa a Michelle en la cara en este cartel? ¿La idea era que pareciera ella el alien? Tengo pesadillas desde que lo vi.

Extraterrestre supone al mismo tiempo una visión cotidiana, casi paródica, del cine de género extraterrestre, como una comedia romántica de situación y enredo que, al combinar ambas perspectivas, hace funcionar lo que a priori nadie necesita volver a ver; vamos, un triángulo amoroso que gira sobre la prota mona (mona y gracias, que por los piropos que le dedican algunas reseñas parece que la chica es la Scarlett Johansson nacional) y algo insulsa. En cierto modo, más inglés, también más parodia que comedia romántica (al contrario que aquí), podría parecerse a Shaun of the Dead, donde algunas de las mejores líneas de diálogo son pura comedia romántica, mientras que el tono es apocalípticamente paródico.

Las interpretaciones, como ya he dicho, resultan bastante correctas, el argumento funciona, los diálogos son sencillamente geniales y el ritmo de la película te mantiene en el asiento fielmente, esperando un desenlace que al final es un poco demasiado previsible, quizá, pero perfectamente funcional. Puede que no sea tan redonda como Cronocrímenes, pero tiene menos pegas técnicas y actorales y una cosa compensa la otra, logrando un buen producto, divertido y muy recomendable, que se suma como segundo éxito en el largometraje de su director. Vamos, que si no le conocen porque no tienen Twitter, no se pierdan estas dos películas que realmente valen la pena. Mucho más que Rec y sus secuelas, sin ir más lejos.

Claro que a mí REC me pareció un sopor…

Anuncios
comentarios
  1. A ver si pronto se puede ver por internet PAGANDO, porque con esto de estar en Inglaterra, tururú.

    Respecto a Michelle Jenner, a mí ni me parece buena actriz ni guapa. Como usted dice, mona y ya, pero mona de las que hay por la calle a patadas.

    En cuanto al cartel… ¡zí, ahoda ella ez el alien!

  2. mariods86 dice:

    Habrá que verla. Ultimamente he estado habituándome a ver los cortometrajes de Nacho Vigalondo (perdón, se que llego tarde) y tengo unas ganas tremendas de rever los Cronocrímenes y esta peli. ^^

  3. […] "CRITEO-300×250", 300, 250); 1 meneos Extraterrestre (de Nacho Vigalondo) crisiscreativa.wordpress.com/2012/04/11/extraterrestre-de…  por NubisMusic hace […]

  4. Nubis dice:

    Los Cronocrímenes no me parece lo máximo pero si que la vi buena peli, de esos directores que podrían salvar un poco más al tan infame porque sí cine español.

    Y, joder, sin ver la peli ya sé que ella es la alien y que en realidad han venido a recogerla… ¿A qué sí? De todas formas tengo ganas de verla porque Raúl Cimas siempre me pareció de lo mejor en la Hora Chanante/Muchachada Nui, aparte que sus monólogos son muy buenos. Gran actor menospreciado, sin duda.

  5. spikereven dice:

    A mi la peli me encantó, sabe ser divertida y tierna a la vez. Está claro que lo de la nave es un macguffin, pero como bien dices, sin él no podrían darse las situaciones que nos plantea.
    Ah, y yo soy de los que les gusta Michelle Jenner!

  6. Chuck Draug dice:

    No voy a negar que con la presencia de Michelle Jenner yo me mostraba con dudas sobre la película. Es una chica mona, sí, pero no el bellezón que más de uno clama, y como actriz, visto lo visto en series como Los hombres de Paco, no vale tanto. En la película está correcta, básicamente porque su personaje es bastante anodino, así que tampoco es que requiriese mucho esfuerzo.
    Y coincido en que Raúl Cimas hace un papelón. Desde luego, su Carlos es de lo mejor de la película, cómo va evolucionando con tanta paranoia y desconfianza general, hasta el punto de… bueno, que la gente lo vea, pero a mí me parece uno de los puntos fuertes de la película.
    El resto del reparto es correcto, funcional, aunque Areces me sorprendió a pesar de interpretar a su enésimo personaje marginal. Será porque le ha puesto más ganas… o algo… no sé…

    La película en general me pareció más de sonrisa que de risas, pero cuando hubo risas, eran honestas. Igual que la sonrisa. Juega con la comedia romántica y la ciencia-ficción de un modo similar, y es oportuno que lo saques, Shaun of the Dead juega con la comedia romántica y los zombis. Ambas películas consiguen el equilibrio entre ambos géneros, los mezclan cuando es necesario y evitan que la parte romántica sea empalagosa y que la parte fantástica esté demasiado fuera de lugar. Sí, SotD es más paródica, pero sigue existiendo ese equilibrio, porque la parodia ahí toca tanto la comedia romántica como los muertos vivientes.
    Así que los que dicen “sin el OVNI sería lo mismo” o “¡enseñad extraterrestres!”. Precisamente el elemento alienígena, aunque no sea omnipresente (en el sentido de verse en pantalla, porque los personajes en todo momento saben en qué situación están) es lo que hace que la película destaque, igual que, y volvamos a ello, Shaun of the Dead tenía risas, amor y zombis.

    Y a mí me convenció la historia de principio a fin. Todo se desarrolla con el ritmo adecuado, te mantiene atento a lo que ocurre, va enlazando eventos y conversaciones y dan sentido sobre todo a las partes finales de la película. Eso incluye el final, previsible, pero correcto y que casa con lo que ha sido la película hasta el momento. No sé si otro final habría funcionado.

    También aplaudo tu reflexión sobre “tu TL de Twitter no es el centro del Universo”. Es lo que le solté a más de uno tras las elecciones municipales del año pasado, porque algunos decían “pero si en mi TL estamos contra el PP, ¿cómo puede pasar esto?”… y la gente se olvida de ese “mi TL”.
    Igual ha pasado con Extraterrestre y yo soy consciente de ello: cuando fui a verla, éramos 15 personas contadas, en un sábado, y a la semana siguiente ya la quitaron. Y a mí el cartel me parece una pésima elección, me pregunto qué otros carteles se habían planteado para que al final saliera este, porque no sé si es una mala estrategia de marketing o que quienes hicieron los carteles no sabían cómo empeorar la cosa.

    Por cierto, Fósforo, si no te gustó REC, no te recomiendo ver Quarantine, el remake estadounidense. Es mucho peor.

    • Chuck Draug dice:

      Vale, me respondo a mí mismo, que antes no me salía el otro cartel, el “internacional”… es mejor, tiene a la pareja de sosos ocupando más espacio y dando la idea de que esto se centra más en ellos que en el OVNI… pero ciertamente, la cara de Michelle Jenner es de pura pesadilla.