No salgas con un friki, sal con una persona

Publicado: abril 7, 2012 de Fosforo en Opinión

Uno de los post que ha triunfado esta última semana y que me he cruzado varias veces a través de Twitter y Facebook es el “emotivo”, “inspirador” y demás tontadas Sal con un friki, que si no me equivoco se publicó originalmente en el blog Una de rizos. Un artículo que se regodea en ese terrible complejo de superioridad que de pronto le ha crecido, cual tumor maligno y letal(mente aburrido), a muchos aficionados a lo que antes conveníamos en llamar subcultura. Lo freak, vamos. Y como impenitente enemigo de esa mentalidad, no es difícil adivinar cuales fueron mis sentimientos y lo que me inspiró el texto, un compendio de tópicos y lugares comunes sazonados con “los frikis somos especiales, imaginativos y mejores”. Aparte de que, como en todos estos listados de “lo freak” y lo que no, acabas por no estar de acuerdo en algunos de esos puntos comunes. ¿Perez-Reverte friki? Hombre, realmente hay que ser especial para disfrutar sus últimas novelas, pero especial en el mal sentido, en el de “te faltó aire al nacer”. ¿Lisbeth Salander? ¿La protagonista de un best-seller que se ha vendido a millones en todo el mundo y que ya va por su segunda adaptación al cine pertenece a “lo freak”? ¡Si los libros siquiera son “de género”! ¿Lost forma parte de “lo freak”? ¿Kafka? Bueno, y lo de Star Wars, que siempre es discutible.

No me quiero meter mucho a sacar la paja y lo que no es la paja de un artículo que se resume en puntos comunes tan manidos como “a los frikis no les gusta el fútbol” (yo ODIO el fútbol) o “los frikis somos más sensibles”. Por lo menos no comete el error de tirar por dónde suelen hacerlo estas cosas de la nueva tribu urbana favorita de todos y asociar ser “friki” con escuchar música heavy metal, una de tantas manías que me horroriza hasta la muerte (a mí me gusta el heavy metal). Y así, más y más lugares comunes de libro (de libro MALO de esos del Orgullo friki). Lo que me ha vuelto a traer a escribir sobre “lo freak” es precisamente eso, “lo freak”. Este artículo solo ha sido el detonante de una aún más terrible sensación de desamparo ante el hecho de que una persona que siempre ha hecho y ha disfrutado con lo que le ha dado la gana (yo) va camino de convertirse en un estereotipo como no deje de engordar al terrible ritmo al que lo estoy haciendo. Y lo peor, ¡no es porque me pase el día en casa comiendo, sino porque me paso el día fuera de casa comiendo!

Y siquiera voy a terminar siendo un estereotipo guay, como los negros que juegan al baloncesto porque en el colegio ya eran altos y escuchan rap porque el rap mola. Voy a convertirme en el repugnante estereotipo de la tribu urbana más estúpidamente creada desde que alguien decidió que ir a Starbucks y Fnac y tener mal gusto comprando gafas ya era una tribu urbana (yo tengo gafas de pasta). ¡Oh dioses! Hasta tengo gafas. Soy un asqueroso friki. Dentro de poco podría salir en The Big Bang Theory para que las nuevas hordas de “lo freak” puedan aplaudir con las orejas mientras cientos de risas enlatadas nos dan la sensación de que lo que estamos viendo sigue siendo tan gracioso como vagamente recordamos que era al principio.

Antes las aficiones eran frikis, ahora los frikis somos las personas. Las cosas han llegado a ese punto que describía en su momento Federik Freak. Cualquiera es un friki por cualquier cosa, y no quiero ser elitista, no quiero decir “los frikis somos los que hemos leido al menos 5 novelas del universo expandido Star Wars”, porque francamente no lo creo (yo las he…oh, para que os lo voy a decir. Y son malas, no vale la pena.). Ahora mismo conviven esas dos acepciones de la palabra de marras que me parecen a cual más vomitiva. Por una parte, friki es una especie de tribu urbana de gustos y estética definidos donde entra, realmente, cualquiera que comulgue con un 50% de sus gustos y que tiene un espantoso complejo de superioridad intelectual (al artículo sobre el que he empezado a hablar me remito) para compensar, supongo, las décadas de inferioridad social que se nos presuponen a los aficionados a estas cosas (yo de pequeño…). Por otra parte ahora tenemos frikis de fútbol, frikis de los coches, frikis de la religión, de la política, del porno…¡Frikis por todas partes! Obviamente, lo que estamos haciendo es sustituir una palabra preciosa de nuestra lengua, “fanático”, por este anglicismo perturbado que es “lo freak”, para posteriormente extenderlo también al “aficionado”, el pobre que no tiene la culpa de nada y pasa a ser friki de forma terriblemente gratuita.

Esta segunda acepción, creada como un recurso de defensa por los englobados en la primera definición para “demostrar” que la palabreja de marras no es un insulto, espero que será una moda pasajera que desaparecerá con el tiempo, mientras que la primera, me temo, se convertirá en un espantoso estereotipo permanente que catalogará una montaña de cosas, en algunos casos de forma inexplicable, dentro de los gustos de una tribu urbana, confirmando la necesidad de olvidarte de ellos a la “hora de madurar”. Es más, tiemblo con los “frikis maduros indomables”, igual que existen ahora entre otras tribus urbanas. Tipejos de 50 y 60 años que han sido incapaces de evolucionar desde su pose adolescente de “heavy”, “punky” o lo que sea, y que han hecho de su capa un sayo, enarbolando la bandera de un falso síndrome de Peter Pan que en realidad es un síndrome de falta de vergüenza. Ya se está empezando a dar con “lo freak”, pero puede ir a peor.

De modo que por mi libertad (y la vuestra) para poder leer, ver, jugar y hacer lo que a mí me salga de los cojones, por la lógica y la normalidad, y sobretodo, para evitar que dentro de 10 o 15 años una panda de pirados llamen a sus hijos Yoda, Sasuke o Indiana; por favor, di No a “lo freak”. No salgas con un friki, sal con una persona.

Anuncios
comentarios
  1. Lo malo es que parece que des a entender que los frikis no son personas. XD

    Pero es verdad que el uso del término empieza a ser muy gratuito por parte de unos y de otros. Tanto los que lo usan de modo despectivo como los que se arropan con él. Aunque, en verdad, parafraseando a Tyrion (yo no soy friki, no), diré que prefiero hacer el mío el término antes de que lo usen contra mí. Pero eso sí, sin convertirlo en mi mantra ni sintiéndome orgullosísisisisisisimo de él. Que ese es justamente el error en el que caen muchos. ¿De verdad era necesario un día del Orgullo Friki? Sigh…

    Y a riesgo de ser pataleado, apedreado y de perder por completo tu respeto (si es que ya quedaba algo XD), confesaré que el artículo que abominas, sin considerarlo ni mucho menos certero (anda ya), me resulta simpático. No me matéis, por favor. XD

  2. Carlos dice:

    Amén.

    Por cierto, recuerdo haber escuchado la palabra «friki» por primera vez en el fútbol, para referirse a un «libre directo» (free kick) 😛

  3. La Rizos dice:

    Pues qué quieres que te diga, pero tienes mucha razón en lo que dices.
    Te daré más datos: yo soy la tonta del morado. Toda mi vida he vestido de morado, he llevado mochila morada al cole cuando era cría y he pasado de las modas. Siempre fui la rara. Y ahora, en 2012, va y se lleva el morado. Todo el mundo va de morado porque es muy cool, y yo ahora resulta que soy una más.

    Con ésto pasa lo mismo, creo. El que ha pasado de todo durante toda su vida y ha ido a su rollo, ahora parece que mola porque lleva gafas de pasta en vez de las de aviador, que son las que se llevaban el año pasado. El que sabe hablar esperanto este año es súper cool.
    En tu defensa diré que yo escribí este artículo desde toda la humildad que mi pavez me permite. Mi blog no lo leen más que cuatro gatos, y tampoco pretendo mucho más. Leí el “sal con una chica que lea” y me pareció divertido hacer una versión, pensando en dos o tres amigos y ex parejas que he tenido. Use el término friki pero bien podría haber usado “auténtico” o “diferente”, que no raro. Yo no creo que por odiar el fútbol seas friki. Tampoco creo que todos los frikis sean guays, igual que Rose Marie Urquico tampoco pretendía decir que todas las chicas que lean son maravillosas. Eso de ponerle Yoda a sus hijos me parece muy exótico, pero poco práctico. Un poco de sentido común, señores.

    El mío es un blog personal, y por tanto doy mi experiencia y de la forma que me parece divertida a mí.
    No pretendo sentar cátedra, señores. Ni mucho menos me creo superior intelectualmente a nadie, ni mucho menos xDDDDD

    En definitiva y como comentan por ahí arriba, siento que te hayas tomado mi texto tan en serio. Soy una persona con mucho sentido del humor y, por supuesto, respeto tu opinión con respecto a Sal con un Friki. Pero que sepas que hay algo que me ha molestado muchísimo, vaya, me ha parecido fatal y me siento bastante indignada. ¿CÓMO PUEDES DECIR ESO DE REVERTE? xDDD

    ¡Saludos!

  4. Jarik Noah dice:

    Redondo tio 🙂
    Esto ha sido redondo.

  5. Chuck Draug dice:

    Yo el texto no me lo tomé en serio. De hecho, en Twitter solté la ‘perla’ de que tendría que haber hablado de los granos, las gafas y las camisetas negras para que lo tomaran en serio, así que imagínate…

    ¿Está lleno de estereotipos? Sí. ¿De incorrecciones? También. Pero vamos, que yo lo leí, me encogí de hombros en plan “pos fale” y seguí con mi vida. No es algo que me mate, no es algo que me indigne. Este artículo, comparado con el esperpento del Día del Orgullo Friki de Buebo y sus acólitos, es inocuo.

    • Fosforo dice:

      Más que tomármelo en serio (a estas alturas, yo soy incapáz de tomarme en serio Internet) me indujo la reflexión. Como siempre, la vomité malamente en forma de post, y ya. No le he querido dar más importancia.
      Sobre los estereotipos e incorrecciones, como digo, pasa con cualquier cosa que liste “lo freak”. Y sobre Buebo, por suerte parece que él al menos ha desaparecido de la escena y ya no le tiene en cuenta ni su puta madre.

  6. Jarik Noah dice:

    Digo más, redondo porque dejando los exigentes vocabularios de las etiquetas a un lado, has partido de todo lo que afecta a “lo freak” para terminar hablando abiertamente de qué cojones pasa hoy en día con la libertad de expresión. Me guuuuuuuuuuuuuuuuuuuusta 🙂

  7. senhorese dice:

    La verdad es que esta lectura me deja en una situación curiosa. Por un lado coincido totalmente con lo que planteas (y ains, qué difícil es ciertamente luchar contra los arquetipos cuando uno parece salido del molde!), y por otro he leído el post “Sal con un friki” y me ha parecido bastante gracioso. A lo mejor lo estoy pillando yo mal, pero la impresión que me da es que ha cogido otro post por el estilo y le ha dado una vuelta de tuerca “enfrikizándolo” just for the lols… y ya sabes que tengo debilidad por las vueltas de tuerca 😉

    No salgas con un friki, sal con una persona. Y si no eres capaz de ver la persona más allá de la etiqueta, mejor cómprate un gato.

    PD: Me alegra ver que no soy el único al que el “día del orgullo friki” le da vergüenza ajena

    • La Rizos dice:

      Ains, senhorese,¡tú sí que me entiendes! xD Es exactamente lo único que pretendí: versionar un texto famoso llevándolo más a mi terreno 😉

      Y sí, coincido totalmente con vosotros. El día del orgullo friki, pese a hacerme mucha gracia y haber hecho el canelo alguna vez con fotomontajes élficos para tal evento, me parece innecesario igual que el día del orgullo gay.

      • Fosforo dice:

        No es que sea muy fan del orgullo gay (básicamente, me resulta represivo sexualmente que se intente representar a cualquier alternativa a la heterosexualidad con esas carrozas llenas de cabareteras locazas y tíos vestidos de sadomasoquista) pero me parece que tiene más sentido (o que al menos en su momento lo tuvo) que el Orgullo Friky.

        Y ren respuesta a Senhorese…¡A ver si aprendes a poner en tu nombre el enlace a Caos y Entropía! Que poco SEO, madre mía. Por otro lado, la “situación curiosa” no es tal… es lo normal.

        • La Rizos dice:

          Yo soy heterosexual, pero no estoy orgullosa de serlo ni necesito irlo clamando a los cuatro vientos en carrozas, medio en bolas. Cuando un sentimiento te provoca orgullo es porque, en cierto modo, te hace sentirte superior al resto. Que no está mal, ojo; todos deberíamos sentirnos orgullosos de nuestras virtudes y logros. Pero una opción sexual no es ninguna virtud, sea cual sea. Igual de chungo es menospreciar al homosexual como sentirte superior por serlo.

          Aún así, sigue siendo mi mera opinión, claro 🙂

          • Fosforo dice:

            Originalmente “el orgullo” era una forma de “salir del armario” y tratar de quitarse los complejos y la sensación de inferioridad que en aquel momento había contra los homosexuales. Una forma de decir “Aquí estamos, no nos avergonzamos de lo que somos”. Si ahora mismo eso hace falta o no…yo personalmente creo que no.

            • Yo soy hetero, pero si fuera gay, lo del día del orgullo sería como el orgullo friki: de vergüenza. Tendría que salir del armario sólo para gritar “¡No me representan!” xD
              Y aparte, tengo amigos gays (en serio, no es una forma de hablar) y me han comentado lo mismo.
              Imagino que para ellas será como para mí es el orgullo (por llamarlo de una forma, yo prefiero llamarlo “me alegra haber nacido aquí”) gaditano. Yo puedo estar orgulloso (digo lo mismo que antes) de ser de aquí…pero no de que según otros lo sean también.

        • SenhorEse dice:

          @La RIzos creo que doy vueltas de tuerca extra tan a menudo que me es fácil identificarlo cuando lo veo xD

          @Fósforo: Yo SEO ninguno hasta ahora… la verdad es que no me he preocupado lo más mínimo en publicitarme… gracias por el consejo. Teóricamente ahora debería linkar. Veamos si es cierto 😉

          Y si la “situación curiosa” es lo normal, mis disculpas por la confusión, fallé la tirada de averiguar intenciones 😉

  8. El día del orgullo friki hacen que te den ganas de borrarte de “friki”.
    De hecho, cuando empezó el tema del friki y tal, uno podía decir “vaya, yo veo anime desde que tengo 3 años, leo manga desde que empezó a publicarse en España, aprendí a leer (también con 3 años) con Superlópez y Mortadelo, escucho música de grupos que mis amigos sostienen que no existen, conocí a Capa y Puñal antes que a Spiderman, Star Wars forma parte de mi educación, aunque mola menos que Star Trek, juego al rol, escribo novela fantástica y space opera y tengo un hámster llamado Muad’dib. ¡Lo mismo voy a ser un friki desos!” Y cuando hablamos de un grupo que es asocial muchas veces no por propia elección, sino porque difícilmente encontrará a gente con la que compartir sus gustos, pues oye, qué quieres que te diga, el sentimiento de pertenencia es algo que tira mucho…
    Y no sé cómo sería en las grandes ciudades, pero yo, que hasta hace unos meses vivía en un pueblo grande, eso es muy chungo…
    Pero qué pasa, que luego llegan los tópicos y toda esa mierda, y los tópicos, sean buenos o malos, nos gusten más o menos, no son correctos. Y capaz que hay mucha gente que huyendo de esos tópicos, por miedo (lógico) a convertirse en un ser asocial, con problemas de acné, sobrepeso o exclusión social, acabe aplastando sus auténticas aficiones bajo capas de miedo e hipocresía.
    Respecto al artículo en sí, yo no me lo tomé en serio, y haría algunas observaciones como aquí el resto de compañeros, pero es verdad que me pareció muy tierno y simpático.
    ¡Y estuve a punto de pasárselo a mi novia para decirle “¡mira, mira la suerte que tienes!”!, pero como ella es el doble de friki que yo, tampoco iba a servir para mucho más que para darme, aún más, cuenta de la suerte que tengo por compartir mi vida con ella. No porque sea friki, sino porque es dulce, cariñosa, sensible, tierna, preciosa, inteligente y muy graciosa. ¡Y sí, joder, además puedo compartir mis gustos con ella!

  9. Topicazos que atentan contra el ¡LOS FRISES SOMOS DIFERENTES!. Si hubieran sido estereotipos negativos, todo el mundo se hubiera quejado, pero claro…

    Eso sí, un diez a la autora por tomarse bien las críticas y no ponerse en plan Villén.

  10. by Atx dice:

    Ains… esto de las modas nunca me han gustado (y que algo que es completamente normal le hagan su “etiqueta”, aún menos).También soy del club que vestía de morado dándole igual si se llevaba o no xD

    Siempre me he reído de la gente que usaba “friki” como insulto (que sepa cosas de ordenadores o me gusten ciertas pelis o los comics me es indiferente, allá ellos; yo al menos lo disfruto xD)… y ahora me veo este estereotipo que dice ser friki sólo por ser guay (y por ahora diría que no me he tropezado con nadie así todavía, pero…). En fin, como dijo un amigo mío, un friki nunca se autodefine como tal.

    También leído el artículo original y debo decir que también me ha hecho gracia xD

  11. mariods86 dice:

    A mí personalmente también acaba cansándome la denominación. Y artículos como el que criticas no harán más que extender más y más esa manía por catalogar y marginar a los que tenemos ciertos gustos, al parecer, no aceptados por la sociedad, con una simple palabreja con la cual generalizarnos.

    Joder. Muy buen post. Muy, muy, muy buen post. 🙂

  12. Buen artículo, a mi también me crispa cómo se ha degenerado una palabra (ya non grata desde el principio) como es “friki”. Estoy de acuerdo completamente con tu artículo, ya dejando de lado las verdaderas intenciones de la señorita Rizos. Ahora está de moda ser “friki”, “nerd” y esas cosas, y es que ya lo sabemos, si algo llega a la masa, la masa lo convierte en mierda.
    Me quedo con eso de “falso síndrome de Peter Pan que en realidad es un síndrome de falta de vergüenza”.

  13. […] "CRITEO-300×250", 300, 250); 1 meneos No salgas con un friki, sal con una persona crisiscreativa.wordpress.com/2012/04/07/no-salgas-con-un-…  por NubisMusic hace […]

  14. Nubis dice:

    Demasiado tarde, ya hay un Naruto García por ahí por la vida…

    Cuando algo es minoría el común de los mortales automáticamente piensa que “no mola” a partir del instinto del grupo. Como animales sociales que somos es lo normal. Cuando esa minoría crece, pues se comienza aceptar y a formar parte para poder “sobrevivir”, como si aún estuviésemos en el principio de los tiempos, vamos.

    A mi me da igual lo que me llamen, sé que la palabra es muy diferente según quien la use, y si es a modo despectivo se nota sea la palabra que sea, porque es la emoción y el contexto usado lo que cuenta. Y, joder, que manía de etiquetarlo todo ¿no? Y aún encima dentro de esas etiquetas, hay sub-etiquetas que se dividen en más etiquetas y…

  15. spikereven dice:

    A mi el artículo me hizo gracia, es muy tierno, aunque obviamente nunca se puede generalizar porque de todo hay por el mundo. El problema de la gente es que se toma las “etiquetas” como definiciones y verdades universales.

  16. No comprendo esta cosa de, últimamente, enarbolar banderas en favor de grupos sociales que no necesitan precisamente de liberadores. Cada uno de nosotros tenemos nuestras propias pasiones, aquello que nos hace felices y lo que nos hace sentirnos realizado. ¿La mía? Escribir (que no escritor, le tengo mucho respeto, prefiero decir que soy un ‘aprendiz’ y quedarme corto a excederme) ¿Pero por ello soy un friki de la escritura? Pues, honestamente, no lo creo.
    Tengo multitud de peculiaridades: en lo que me gusta, lo que me divierte, lo que me saca una sonrisa y lo que me emociona. Y no reniego de ellas, pero prefiero decir que soy un fanático antes que autodenominarme ‘friki’. Lo que tampoco niego es que no me gusta esa palabra por todas las connotaciones negativas que tiene en su castellanización.
    La traducción que la gente conoce sobre la palabra ‘freak’ es raro, y eso es a lo que se acogen muchos para decir que ellos son frikis porque son ‘diferentes’, ‘especiales’. A mi modo de entenderlo, es una manera ‘hipster’ de decir que ellos no son como los demás, como bien alguien apuntaba, a que tienen cierta superioridad intelectual.
    Sin embargo, tirando de WordReference (como el 99% de la población, aproximadamente, y si no, pues una palmadita para mí y nos vamos de copas), muchas acepciones no son precisamente favorables al término: ‘anormal’, ‘monstruo’ o ‘bicho raro’. Todo un catálogo de cosas que nosotros asumimos como negativas pero, oye, en inglés, todo suena bastante más molón y buenrollista.
    No me gusta lo friki. Me gustan las peculiaridades dentro de la normalidad de todos ser seres humanos, cada uno con nuestros gustos para ser, pensar, disfrutar y vestir. Y tampoco me gusta lo friki porque es asumir que la gente toma mis peculiaridades, mis ideas y mis sentimientos propios, diferentes, extraños, como algo malo.
    Y dirán: ”¡si hay toda una cultura de lo friki!” Y yo diré: ”Pero si a mí una persona que supuestamente me aprecia me llama ‘friki’ porque me gusta algo, y no lo dice precisamente con un buen tono, no voy a tomármelo como algo positivo. ”
    Lo siento, pero no comparto la oda a lo friki.
    ¡Es más! Para concluir mi respuesta (algo desfasada en tiempo), diré que una de las primeras veces que el término friki entró en nuestras vidas aquí en España, de manera generalizada, fue con los especímenes como Carmen de Mairena en Crónicas Marcianas, que derivó en esa marcianada que fue ‘Hotel Glam’.
    ¿Y de verdad pretenden darle la vuelta a la tortilla? Mejor dejémosla como está y que cada uno haga con su vida lo que quiera, sin enarbolar banderas ni hacer odas a lo que nunca fue dicho como algo bueno. A veces es un escudo, y a algunos les sirve, no digo que no, pero no todo el mundo que se acoge bajo su capa protectora tiene la misma entereza ni la misma fuerza para soportarlo.

    • “¡Es más! Para concluir mi respuesta (algo desfasada en tiempo), diré que una de las primeras veces que el término friki entró en nuestras vidas aquí en España, de manera generalizada, fue con los especímenes como Carmen de Mairena en Crónicas Marcianas, que derivó en esa marcianada que fue ‘Hotel Glam’.”
      La primera vez que tuve contacto con el palabro, de manera no generalizada, fue en una revista de manga, la Dokan, seguramente, y se refería al friki como aficionado a un tipo de cultura que se sale de lo conocido por la masa. Que luego fueran asociales y demás, ya no sé si venía incluido…

    • Chuck Draug dice:

      Seguro que eres de los que creen que el Día del Orgullo Friki es una pantomima innecesaria que merece más llamarse Día del Orgullo del Monstruito. Si es así, BRAVO y bienvenido al club, que no somos pocos.

      Es curioso cómo las palabras cambian con el tiempo o, como en este caso, se vuelven polisémicas. Por adaptación, por querer cambiar el significado por algo menos dañino… pero toda palabra tiene su origen.

      Creo que la primera vez que vi la palabra ‘freak’ fue porque en una revista hablaban de “La parada de los monstruos” y ponían su título original, “Freak Show”. Vamos, feria o espectáculo de monstruos, de rarezas en el sentido de deformidades y cosas que no son “lo natural”. Con el tiempo esa palabra, ese “bicho raro”, se ha suavizado entre muchos, especialmente aquí en España, por la comunidad de fans, de otakitos y demás.
      Pero sí, una de las primeras veces que se usó ese término (freaky) fue con programas como Crónicas Marcianas para referirse a gente como Pozí o Carmen de Mariena. ¡Si hasta el Cárdenas hizo una película llamada “FBI: Frikis Buscan Incordiar”!
      Claro que no, que la gente dirá que ellos no son ese tipo de frikis, sino “frikis buenos”, de los que tienen aficiones que no son lo normal. Te lo digo porque yo fui durante un tiempo así. Sí, todos fuimos inmaduros alguna vez.

      Y precisamente, hace años que no me autodefino como friki. Bastantes años. Lo del Día del Orgullo del Monstruito hizo que hasta la repudiara un tiempo. Luego dejé de repudiarla, pero seguí sin usarla para referirme a mí y a mis aficiones. Me gusta lo que me gusta, por las razones que sea. Como muchos de por aquí, por lo que uno puede apreciar.

      • Realmente, estoy casi en contra de cualquier tipo de ‘Día del Orgullo…’, a menos que este tenga una base histórica y que se refiera a algún tipo de causa que no se haya conseguido ”superar”, por así decirlo. Sé que suena demasiado conservador, pero al final todo ese tipo de fiestas acaban degenerando en un espectáculo mediático (cada uno a su nivel). A mí, por ejemplo, el Orgullo Gay me tira bastante para atrás, por no decir que me parece bastante vergonzoso, porque aunque digan que no, esos son los estereotipos que se venden y que venden, los que acaban por mantenerse (y lo digo como homosexual que soy, que no me da vergüenza afirmarlo, cualquiera que vea mi Twitter se daría cuenta).
        Pero… ¿día del Orgullo Friki? ¿Orgulloso porque te gusta lo que te gusta? Genial, a mí también me gusta lo que me gusta, y no por eso hago un día del Orgullo Literario, ni un Día del Orgullo de Películas que a la gente le parecen malas y yo las disfruto como enano. Todos deberíamos estar orgulloso con nuestros gustos, en lugar de hacer fiestas por absolutas ridiculeces.

        Encantado. Soy un seguidor del blog desde hace bastante tiempo, pero ya sabes, hasta que te lanzas a comentar… pasa tiempo.