«Clever never made no one rich
It doesn’t appeal to the teenage market
The teenage market!»

Dark Side, Tim Minchin
 

 

Si hay algo que despierta el odio del humano medio, aparte de levantarse y ver que no quedan galletas (¡no quedan galletas, JODER!), son las estrellas adolescentes. «Cantantes» como Miley «Hannah Montana» Cyrus, Selena Gomez o Justin «me odia todo el mundo pero tengo más dinero que fans» Bieber son blanco del odio de la mayoría de la población con más de catorce neuronas años. Sin embargo, créanme cuando les digo que tampoco es para tanto, que no hay que tenerles tanta tirria.

«¿¡CÓMO!? ¡Bóinez, sucia rata, tantas películas de Álvaro Sáenz de Heredia te han trastocado el cerebro! ¡Eh, no aproveches para meter spam de lo que escribes en otras páginas, mierda humana!», gritan ustedes, y no sin cierta parte de razón, pero antes de que empiecen a darme de gorrazos con una ídem de Justin Bieber, déjenme explicarme.

Estrellas adolescentes ha habido en todas las épocas. Sin ir más lejos, los Beatles, uno de los grupos más sobrevalorados de la historia (entrada en detalle, próximamente), eran en sus inicios un grupete de chavales con canciones pegadizas de letras tontas que causaban estragos entre las hormonadas chiquillas de los 60. Y si no, miren cómo eran algunas de sus letras: «Love, love me do / You know I love you / I’ll always be true / So please, love me do», o «Yeah you, got that something / I think you’ll understand / When I say that something / I wanna hold your hand / I wanna hold your hand / I wanna hold your hand» y díganme en qué se diferencia de «Step to the beat of my heart / I don’t need a whole lot / But for you I admit I / Rather give you the world». No son tan distintas, ¿no creen? De hecho, la de Justin Bieber es más compleja.

«AND I WAS LIKE BABY, BABY, BAAABY!»

Sí, claro, luego los Beatles evolucionaron (aunque colaron alguna que otra MIERDA como Yellow Submarine) y no parece que este vaya a ser el caso de, por ejemplo, los Jonas Brothers, pero ya saben a lo que me refiero: el auge de fenómenos de masas adolescentes no es nada nuevo.

Seamos sinceros: estos entrañables jovenzuelos no merecen nuestro odio. Una cosa es que no nos guste lo que regurgitan, y otra muy distinta es desearles un visionado en bucle del POGRAMA. Tienen un público objetivo muy definido: las crías unineuronales, e intentar hacer que se percaten de las carencias musicales de sus ídolos es en vano: ya se darán cuenta ellas mismas dentro de unos años.

Paint a nivel usuario.

Mucho más odiosos son grupos salidos del averno como Vetusta Mierda o Love of Monguer. Esos sí merecen todo su odio, con sus letras para borricos y sus metáforas vacuas (¡crítica gratuita!), pero, ¿las estrellas del Disney Channel? Son tan solo un producto de marketing y, como tales, pasarán de moda dentro de un tiempo.

Muchísimo más dignas de mofa, befa y escarnio son las fanáticas acérrimas de cualquiera de estas estrellas, sobre todo si cuentan con más de quince años. ¿Se imaginan hombres de cuarenta años babeando por Miley Cyrus? Bueno, pues hay madres de familia que pierden el culo por el canadiense más querido/amado del mundo: Leonard Cohen Justin Bieber.

Aunque reconozco que en esta foto Justin Bieber tiene un buen par de hostias.

Sí, pues ellas son las responsables de que cada dos por tres tengamos alguna subnormalidad belieber en los TT de Twitter (aunque casi mejor eso que alguna chorrada tróspida). Por cierto, ya me perdonarán que casi todos mis ejemplos sean relacionados con el muchachuelo este, pero es el más actual y reciente. En cualquier caso, y como ya les decía, si han de odiar a alguien, odien a las fans.

Ah, el fenómeno fan. Un tema que tendrá que ser tratado de forma más detallada en otra ocasión. Sin embargo, bastará una oración para resumir lo que hay que decir sobre el asunto: a tu ídolo le das igual, no eres especial para él, eres tan solo un fan más.

Así pues, PAS I HAMOR con los fenómenos adolescentes, amigos. No les diré «no odien», pues no todos los odios son malos, pero sí les recomendaré que se centren en el verdadero enemigo: ¡Vetusta Morla! ¡Valiente mierda de grupo! ¡A por ellos! ¡A POR ELLOS! ¡QUE NO QUEDE NI UNO! ¡SE VAN A ENTERAR ESOS CANTANTES DE TRES AL CUAR

Anuncios
comentarios
  1. Fosforo dice:

    Aquí hay material como para hacer una quincena de posts. Voy tomando notas.

    PD: Cuanta razón con Yellow Submarine. La puta peor canción de la historia de las putas malas canciones.

  2. Chuck Draug dice:

    Al oír de hablar de los niñatillos del Disney Channel o chavales de pubertad retrasada como Justin Bieber no me viene la palabra “odio”, pero sí “lástima”. La lástima es porque suelen ser chavales que viven en su mundo de la piruleta, a veces demasiado protegidos, a los que se exprime hasta que no son más que una sombra de lo que fueron.
    Cierto, algunos, como Justin, tienen una actitud que deja mucho que desear, pero tampoco es para desearles la muerte. Como mucho, que maduren y empiecen a vivir una vida de verdad, pero no merecen el odio de más de uno.

    El ejemplo de los Beatles… pues oiga, también es verdad que entonces ellos no estaban metidos en algo que en la actualidad está tan quemado, y es bien cierto que con los años mejoraron (y los recordamos más por cuando empezaron a dejarse melenas que cuando tenían esos peinados ridículos), a pesar de que Yellow Submarine (canción y película) es una soberana mierda… pero también tenían un fanatismo detrás que asustaba. Ellos, Elvis y a saber quién más.

    Y mire, me gusta que haya sacado el tema de los fanáticos, Bóinez. Realmente son los que hacen que haya quien odie a según qué artista… bueno, artistas, películas, novelas, cómics, series… los fans pueden ser muy dañinos.
    No, si al final realmente van a tener más culpa los fans que el hecho de que la Cyrus, el Bieber y los Jonas sean unos niñatos que aún tienen que madurar (y sí, incluyo a Miley Cyrus en la lista, porque se creerá ella que ir de putón verbenero es madurar…).

    Por cierto, que me llamen “desconectado de la realidad”, pero yo no he escuchado una sola canción de Vetusta Morla. Tener el valor para ponerle el nombre de un personaje de La Historia Interminable a un grupo y creer que harán algo a la altura, es tener tanta fe que solo puede llevar a mi decepción. Pero vamos, que no he escuchado nada ni de ellos, ni de Love of Lesbian, ni de Russian Red, ni de Casa Azul, ni de… esto… ¿por qué todo el mundo me mira así? ¿Qué es eso de “carcamal”, “marginado” y “asocial”?

  3. […] "CRITEO-300×250", 300, 250); 1 meneos Sobre las estrellas adolescentes crisiscreativa.wordpress.com/2012/04/03/odio-a-las-estrel…  por NubisMusic hace […]

  4. Nubis dice:

    Un artículo diferente a lo que esperaba en un primer momento, ¡olé! Me ha gustado mucho, aunque esté en contra de todas las movidas comerciales de este sentido. Se puede ser comercial y ser genial, pero hoy en día esto no es así, se suelen componer canciones para mover solamente a la masa más sencilla, esa que deja el dinero sin pensarlo mucho.

    Los Beatles fue un caso único, es como si ahora al Justin Bieber le diera por dejar de hacer conciertos y se pusiera a hacer música experimental que antes nadie había concebido. Una situación así es harto difícil, esa es parte de la magia de The Beatles.

    Pero vamos, por muy fan que sea, reconozco que la canción Yellow Submarine es harto aburrida, demasiado pachanga. Es lo que tiene experimentar a tope en un laboratorio, que suelen salir sustancias demasiado extrañas y desagradables.

  5. ¡Ahí, ahí, caña a los Bitels! ¡Espero artículo despellejándoles!
    Y, hoyga, a mí me gusta (vale, sólo una canción de) Love of Lesbian, pero a los tortugos otros no les he escuchado, y ni ganas…

  6. uelman dice:

    Bueno, que esto entra de lleno en mis habituales reflexiones y estoy dispuesto a comentar xDD

    Estoy de acuerdo en todo, he de decirlo, y aunque no soy un gran fan de los Beatles, me han contado que Yellow Submarine es una mierda porque todas las que hizo el batería lo son (no sé que canción hace cada uno, pero al menos esa lo es).
    Además, el grupo empezó como tu dices, con letras bastante malas y eso. Pero yo, la verdad, no critico [demasiado] la letra de los cantantes actuales, más bien el ritmo, la melodía, etc. Si fuera por la letra, Smooth Criminal sería mala, y es una obra maestra (a mi gusto). Yo, cada vez que oigo una cancion y veo si me gusta o no, después me pregunto ” ¿por qué?”. Ahí es cuando veo por qué no soporto oír una canción de Justin Bieber, pero sí una de Michael Jackson o Los Beatles.
    No es por la voz, ni por su estupidez (bueno, esto ultimo un poco, que lo de los continentes…), es porque NO SABE utilizar su voz. La voz aguda la utilizaban ya, por ejemplo, los Beach Boys, pero al menos sabían hacerlo. Con saber utilizarla, me refiero a la melodía, especialmente. El tono de la voz y la voz en sí han de tener una buena conexión con la melodía, y puedo decir que cuando oigo “Baybo oooh” no está poniendo el tono correcto sin miedo.
    El instrumental, algo que me ha fascinado desde mi época de la Música Clásica, es en las canciones actuales algo que no me parece tan increíble como en las antiguas, pero en muchas canciones son lo que las hace soportables (de nuevo, eso es para mí).
    Por ultimo, también la actitud del cantante hacia sus canciones es algo, para mí (que repetitivo), muy importante. La letra es algo que no influye [demasiado] en mi análisis de una canción, pero si un cantante canta una canción que no ha hecho él, que encima le pagan por cantarla y que no tiene mucho sentido, pues… Pierde automáticamente todo mi respeto, la verdad.

    Claro está, todo esto es muy subjetivo, aunque intento siempre ser lo más objetivo posible, es algo muy difícil teniendo en cuenta que estamos hablando de música.
    En resumen, podría decir que, de momento, las canciones de los cantantes adolescentes actuales no cumplen mis expectativas en todos los campos que analizo y hasta que me enseñen una canción que lo haga suya, o me argumenten para demostrarle lo contrario, yo no voy a cambiar de idea sobre ellos.

    • Nubis dice:

      Yellow Submarine es un mal tripi de Paul, Ringo solo compuso dos canciones él solito: http://www.youtube.com/watch?v=xSd4evT8Nw8 y esta otra http://www.youtube.com/watch?v=gdM3JAP_PTw que comprobarás son bastante diferenciables y un poco… bueno, eso. Lo que pintaba Ringo en el grupo es que era el batería perfecto para ellos, demostrando una técnica bastante única para la época (ni mejor ni peor, solo que bastante personal, con lo que ayudó a marcar más estilo aún en los Beatles).

      Bueno, si Justin Bieber (y toda la tropa de productos musicales del mismo saco) desafinara, no vendería ni la mitad. Dentro de su simpleza todas las canciones de la radio tienen que estar en armonía, una muy básica, sí, pero todo cuadrado. Pero creo que sé a que te refieres con eso de que parece que no esté a tono, en el estribillo Baby ese que suena “raro” y convencido estoy que es por el estudio “y su magia” que hacen mucho, siendo retocada a rabiar su voz para que quede con los canones actuales. Que esa es otra, hoy en día todo cantante parecen la Vocaloid con tanto digital y efectos que se meten, poniéndose aún encima de moda con aberraciones como Shakira, la que más abusa de ello. Aaaaaaarrrrgggg, me sale veneno por los poros nada más de recordarlo…

      Y mira, eres de los míos, también pienso que las letras de las canciones no son un elemento importante a la hora de valorar un canción. Si una canción es buena, ya puede decir otro texto que nos va a gustar igual. Ya ha pasado con plagios que gustan igual aún teniendo otra letra (el caso más famoso es el Creep de los Radiohead).

      • Chuck Draug dice:

        Nubis: Shakira, directamente, no sabe cantar. Punto.

        El autotune y otros artificios fastidian algunas canciones. Me hizo gracia, por ejemplo, ver en el canal de YouTube de Cristina Vee (una actriz de doblaje de los EE.UU.) tres versiones de la traducción al inglés de Bad Apple (una canción basada en Touhou que, seamos sincero, es mediocre, pero en inglés mejora), una de ellas en plan Vocaloid que suena horrible… y la versión sin artificios para la voz es la que mejor suena.

        Y Justin Bieber no canta mal, pero yo digo que este chaval, en cuanto la voz le cambie por completo, va a perder todo el supuesto encanto que algunos dicen que tiene. Si ha triunfado ha sido no solo porque es otro de estos productos fabricados, en este caso con intervención de su madre, sino también por esa voz de castrato que arrastra.

        Sobre si la letra de las canciones influye o no, que levante la mano quien haya escuchado canciones japonesas, sobre todo las intros de más de un anime, sin tener ni puñetera idea de qué están hablando, muchas veces solo centrándote en la música o en lo bien (pfffjajajajajajaja) que cantan. Claro que cuando descubres que la mayor parte de canciones van sobre amores rarunos, te rompe toda la magia.

  7. Fosforo dice:

    Para mi un grupo con letras mediocres, no es un problema. Pero un grupo con letras malas es infumable, la música tiene mensaje, y si cantas, el mensaje va en la letra. Si tu mensaje es una mierda, la canción es una mierda.
    Defender una canción por ser buena si no miras la letra es como defender que una película es buena si tuviera otros actores. Lo siento, pero no.

    • Chuck Draug dice:

      Cuando descubres de qué va la letra, muchas veces cualquier magia que tuviera la canción muere definitivamente. Hay que encontrar un buen equilibrio y por muy buenos instrumentos que haya, si la letra es mierda, se carga la canción te doy la razón ahí.
      De esto el ejemplo que puse con los openings de anime, a mí muchas canciones se me cayeron del pedestal tras descubrir el significado de la letra.

      • uelman dice:

        Buen, claro, yo me refería a que no influye demasiado, a que cómo la mayoría de las que oigo, estando en inglés, y no me sé el nombre, pues no puedo analizar la letra. Pero claro, si cuando las entiendes no tienen ningún sentido o son horribles, pues eso afecta mucho a lo que piensa uno de la canción.

  8. El Tipo de la Brocha dice:

    ¡Pero son tan socorridos para las comparaciones humorísticas! ¿Cómo prescindir de ellos?

  9. Hiawatha dice:

    Los Beatles. Ese grupo que empezó con unas pintazas algo locas y a los que el representante les “sugirió” que fueran vestidos de niños bien para agradar tanto a las chiquillas como a las madres de las chiquillas.

    Si tiene usted razón. Todo lleva inventado ya desde hace mucho.

  10. Espero que hayan oído la canción que abre la entrada, querida jauría de lectores.

  11. franciscopaez dice:

    Ja, genial post.

    Con respecto a los Beatles, antes que los agarrara Brian Epstein eran cualquier cosa menos una banda “teen”: Hamburgo, putas, sexo, anfetaminas, tocar para borrachos y asesinos, sifilis. Lennon era un verdader hijo de puta. Stuart Sutcliffe (el bajista original) murió en el 62 por los golpes que recibio en una emboscada a los Beatles al tocar en un antro en el norte de Liverpool un año antes (lo hubieran matado a patadas allí mismo si no lo rescataba Lennon).

    Luego, Epstein suavizo bastante su imagen, pero no duro mucho (63 – 66). El librito de Peter Brown y Steven Gaines es una biografía bastante decente de la historia privada del grupo, lo recomiendo.

  12. mariods86 dice:

    Joder, estoy totalmente de acuerdo. Yo personalmente estoy harto de oír hablar de ellos, tanto bien como mal. Sencillamente me hastía. No quiero tener tanta información sobre ellos, y los chistes ofensivos contra ellos dejan de hacerme gracia en el momento en que me doy cuenta de que NUNCA JAMÁS he oído ni visto nada suyo. Personalmente prefiero pasar. ¿Que me fastidia que se adineren y reciban tanta atención? Por supuesto. Pero más me fastidia que la gente, y más aún sus haters, les sigan dando publicidad, aunque sea mala. Uno está más feliz sin saber la última animalada que digan las revistas sensacionalistas sobre Justin Bieber. E igualmente estoy feliz de que me importen una mierda. ¿Para qué?

  13. Fran_Bicho dice:

    ¡Dios, alguien que me apoya en que los Beatles están sobrevalorados! ¡La de hostias que me habrán dado mis amigos por afirmarlo!

    • Buff… Qué me vas a contar… Una vez, en el blog de las Tortas creo que fue, nos dedicamos a poner a parir a las vacas sagradas. Nos cagamos en un momento en Alan Moore, en Tolkien, en Stan Lee, en Kubrick, en todos los intocables… ¡Pero fue mencionar yo a los Bitels y echárseme uno al cuello!

      • Chuck Draug dice:

        A mí me pasa eso mismo, pero cada vez que menciono a Kubrick y digo que la película de 2001 es muy inferior a la novela de Clarke (donde el final ¡hasta tiene sentido, y eso que es también bien raro!).

        • ¡Sí, joder! ¡La película me dejó muerto! ¡No tenía ni zorra de qué quería contar hasta que empecé la novela y llegué a la mitad de la segunda página!

          • mariods86 dice:

            Pues me pillaré la novela, tengo ganas de ver si mi teoría sobre el significado del final es la verdadera o si todos estos años lo había malinterpretado totalmente (Como imagino que habré estado haciendo). XDD

        • Fosforo dice:

          2001 una odisea en el espacio es la perfecta definición de SOBREVALORADO. Y lo dice una persona que la tiene en DVD, junto con el resto de la filmografía de Kubrick. Es visualmente muy bonita, pero como narración es inaguantable.

          • mariods86 dice:

            Leí por alguna parte que gran parte del éxito de la peli de 2001 radicó en el hecho de que se estrenó en la época de la reivindicación del movimiento Hippy y en esos días en que los jóvenes pretendían desvincularse de todo aquello que los adultos consideraban “correcto” y “legal”. La peli no gustaba a los adultos precisamente por esa puesta en escena aburrida y por esa incomprensión en la narración; y por lo tanto, ,muchos jóvenes vieron en ella un símbolo de su manifestación en contra del sistema, como una peli que se atrevía a decir no a lo establecido en otras pelis de ciencia ficción, del mismo modo que muchas escenas (sobre todo la escena final, Jupiter y más allá) para ellos era atribuible al consumo de drogas y marihuana. Es por ello que abarrotaban las proyecciones en las salas de cine y se convirtió en una peli de culto rápida para esos jóvenes. O, como digo, al menos eso leí yo.

  14. Vetusta Morla y todos estas bandas son los nuevos grupos comerciales. ¿Qué es lo que vendía antes? El pop. Pues hacemos a las Spice Girls, Britney Spears… ¿Qué es lo que vende ahora? El rollito indie moderno. Pues avalancha de Vetusta Morla, Lori Meyers o peor, SUPERSUBMARINA. De Jaén tenían que ser.

  15. Nubis dice:

    Debería estar dando guerra por aquí pero seguro que me pasa como con el artículo de Nirvana xD Así que me relajo que no es plan.

    ¿Sabéis? Es raro pero no me afecta que digan que los Beatles estén sobrevalorados, no al menos en la medida que lo decían de Pink Floyd xD Es como si comprendiera esas palabras ya que es un grupo que está hasta en la re-sopa.

    Aún así, insisto, lo mejor de los Beatles no está ni en su primera etapa ñoña ni en varias de sus canciones más conocidas. Tienen temas que supieron adelantarse demasiado a su época y que definieron la manera de hacer las cosas en más de un estilo. Por otro lado han llegado a interpretar más de 20 estilos de música distintos, ahí donde lo veis. Como bajista puedo decir que varias de las mejores líneas de bajo las compuso Paul, de una gran imaginación con este instrumento pero de pena para las letras como le gustaba meter la puñala su amigo John.
    Pero ¡qué diantres! Esta discusión me la reservo para el artículo de Boinez que hablará de The Beatles. ¡Ahí desataré toda mi cansina opinión! Y si ya haces uno de los Pink Floyd, pues ni te cuento. ¡Te reto a ello boinaaaa!

    Paz 🙂