Cuando Corea y los MMORPG Violaron mis Juegos de Rol

Publicado: marzo 29, 2012 de Nubis en Juegos, Opinión

Este artículo tiene ya su tiempo, fue escrito por La Policía del Rol (RafanásRokurutaBertowulf y servidor) en una época de locura y obsesiones. Bueno, sigue siéndolo pero con más edad. Iba a ser subido en su momento en la temporada de autores invitados pero al final no pudo ser. Como soy así de testarudo, pues quería cumplir ese pequeño deseo que aún rondaba en mi corazoncito como es el ver este pequeño retoño en la página de las dos ces.

Así de paso lo podéis disfrutar quienes no lo hayáis leído aún y para los que ya lo conocéis poder disfrutarlo de nuevo.

El mago en el laboratorio estaba listo para conseguir el mayor propósito en su orden, de gozar de la reputación que tanto buscaba. Las risas ajenas morirían por fin y su ego al final sería quien riera último. Ya se imaginaba con la túnica de los mil elogios mientras el bastón de los cuernos del metal se alzaba triunfante sobre sus futuros súbditos.

Se relamió un poco los labios antes de lanzar la gota verde en el cuenco de líquido amarillo… solo un par de gotas más y… pifia. De nuevo Roberto había sacado un 1 en el dado, las risas de sus compañeros de juego se escucharon hasta en Guadalunpur; hasta el Master no pudo contenerse, había bromas repetitivas que jamás cansaban. Pero la cosa solo se acrecentó para Roberto, cuando su madre apareció de repente abriendo la puerta para decirle que ya tenía los calzoncillos limpios, que anda que no había costado sacar la suciedad esa vez…

Buenas noches entes que malgastáis vuestra vida tirando dados, como nosotros.

Queremos tratar con un análisis concienzudo y científico sobre un problema social que por lo menos a nosotros nos quita el sueño… No es la crisis, ni la SGAE, ni siquiera Belén Esteban… se trata de la orientalización

Tal y como nosotros lo entendemos, los juegos de rol están basados en gran parte en la fantasía épica EUROPEA (Ya sabes, castillos, princesas, dragones…)

Roleando voy, roleando vengo...Así fue nuestra última partida de rol, ¡Qué épico!

Sin embargo en la actualidad a Ivanhoe lo mató Seiya y los lápices y dados acumulan polvo en un rincón sustituidos por teclados y ratones. Aún así los de la vieja guardia luchábamos con uñas y dientes para aferrarnos a nuestros juegos que gracias a los dioses permanecían inviolados.

Un aciago día no obstante… el número “3” destruyó mi vida… Hablamos señores de la 3ª edición del Dungeons&Dragons.

– Como el número 3 destruyó mi vida…

Vamos a ponernos nostálgicos. Con la caída del milenio todos los roleros del mundo asistimos extasiados al advenimiento de la 3ª edición de Dungeons&Dragons. Teniendo en cuenta que la anterior encarnación fue en el año 1989 llevábamos mucho tiempo esperando por algo que finalmente resultó ser un anticristo comparado con el viejo y fiable Advanced Dungeons&Dragons. No contentos con la tortura que supuso la creación del demoníaco sistema D20, tan solo 3 años después perpetraron el crimen de publicar la aún más abominable 3.5 (algo así como Apocalypse Now Redux). Cuando nos preguntábamos que más podía salir mal, en el año 2008 (que digan lo que digan los mayas fue el fin del mundo) publicaron el WOW digo la 4ª edición con la que cualquier parecido con D&D es una mera coincidencia. Queremos invocar al espectro de Gary Cygax para que maldiga in aetérnum a Wizard of the Coast (esos malditos surferos) y sus puñeteros libros de colorines que cobran a precio de Mithril.

Antes de llegar la 3ª edición de D&D la cosa molaba. Actualmente viola el trasfondo y la toma también contra la suspensión de la incredulidad.

¿Cómo era mi personaje en Advanced Dungeons and Dragons? Pues un guerrero, con su cota de malla, su espada y demáses. Era necesario un elaborado trasfondo de historia para hacerlo único y especial. Pero llegó el 3 (ni más, ni menos, no contamos el 2 o el 4, salvo que sean para dar paso al 3. Eliminado será el 5…) y nuestro humilde guerrero se convirtió en un tipo con espada imposible, pinchos hasta en el culo y capaz de girar cómo Sonic. Está claro que el 3 descubrió la manipulación genética, además de que el tipo es y será así, POR QUE SÍ, PORQUE LO DICEN LAS PUTAS Y ABOMINABLES REGLAS.

AD&D era el IKEA de los juegos de rol, era completamente modular, quitabas y ponías reglas opcionales. En 3ª sin embargo lo que antes era una opción, ahora es una imposición que te obliga a incluir reglas absolutas/absurdas a costa del trasfondo.

AD&D era un juego ágil que con dos tiradas de dado resolvías un combate (1D20, luego daño del arma). En 3.5 el combate exige el apoyo de una puta calculadora científica para calcular todos esos bonus y malus inflados (y suelen salir decimales). Dónde antes un Master podía describir un mandoble, ahora se ve obligado a narrar una gran hendedura giratoria al curry porque lo pone en las putas y abominables reglas.

Si un personaje jugador te pedía llevar un enano Samurai con 2 katanas y armadura de Mithril, te reías en su cara. Si ahora un jugador quiere jugar con Dante el payaso andrógino chulesco y metrosexual de Devil May Cray, LE TIENES que dejar porque las putas y abominables reglas así lo dicen.

Diréis, “pues mola tener opciones”, pues no, no mola, por que todos sabemos que en el alma de cada jugador se esconde en el fondo ese pequeño troll busca bonus dispuesto a vender a su madre por un maldito bonificador de puntos de experiencia.

Es como si Tolkien en una orgía de alucinógenos hubiera decidido introducir arbitrariamente en la Compañía del Anillo a Zoro Rononoa, a Kenshiro de El Puño de la Estrella del Norte (en representación de los monjes) y a Vegeta.

Así la cosa se habría acabado rápido...Tu ya estás muerto…

Pero horror y terror, ¿y si Tolkien decide que en vez de los Nazgúl les persigan las mellizas gata de Dominion Tank Police junto a barcos voladores? Por que… ¡qué demonios! No tienen el porque trolear sólo los jugadores.

Diréis también, ¡qué exagerados, nadie hace eso! Y nosotros decimos… ¡cómo nos gustaría estar equivocados amigos! Vamos a dar ejemplos que conocemos:

*(Los siguientes datos están basados en hechos reales. Los nombres han sido suprimidos para evitar linchamiento público de estas personas/seres. Todas estas aberraciones han sido vistas y justificadas por las putas y abominables reglas, y nos tocó callarnos la boca y llorar sangre)*

– Primer caso: Castlevania contra Ravenloft

 Titotitóoooo (8)http://www.youtube.com/watch?v=j03DVgCTLQs

Si habéis jugado a Ravenloft, sabréis que tiene que ver con Castlevania lo que un huevo a una castaña. La 3ª edición ha conseguido que ambos extremos se unan. Y si os parece que esto no es un drama, imaginad que rompéis un candelabro con vuestro personaje y cae un corazón humano (¿¡Quien cojones vive aquí!?). Imaginad también que cuando acorraláis al vampiro malo huya a la luna con un cohete y el castillo se autodestruye…

– Segundo caso: La Psico-Oveja

Tras un duro enfrentamiento contra una puñetera oveja gigante, aparece de entre sus entrañas una maldita espada Berseker +2 ¿¡En qué prados pasta esta oveja!? (Esas tablas buenasss) Y si encima te persigue un Contemplador por todo el Dungeon, sin atacar, solo por que sí, (le salió por otra tablica maja) porque se aburre (Contempla, vaya) y además va contigo un Kobold porque tu personaje no sabe (según las reglas) mapear, vamos tomando conciencia de que esta partida es una caca.

Seré malo, pero no merezco ni la mitad de lo que ocurre...Avergonzando hasta a los señores oscuros

– Tercer caso: Abuso de poder

En una partida de niveles muy altos, habían personajes jugadores capaces de asustar a un ejercito de orcos con tan solo decir “Bú”. Habían guerreros que podían causar más daño con ataques especiales que el producido por el disparo de cañón de un tanque Leopard. Cuando ves a la Tarasca cagando vinagre y huir llamando a su mamá por que vienen los personajes o al equivalente de Sauron pidiendo perdón al mago del grupo por sus maldades, es el momento de abrirse las venas a mordiscos.

Y es que amigos, de un personaje de nivel 9 de antes a uno de ahora de 3.5 hay universos paralelos. Es como enfrentar a la Liga de la Justicia contra Daredevil. Un personaje de antes era más humano y ahora está varias escalas de poder por encima de Jehová (esta sopa es digna de…). Cuando quiero jugar a ser Dios, me enciendo los Sims ¿Sábes?

De ello podemos inferir que AD&D y D&D 3ª tienen que ver tanto como la Íliada y la serie de Xena. (Esta es una afirmación trampa, si eliges Xena, pulsa la “x” de cerrar la página, pliis. Graaacias).

El fallo es querer llegar a todo el público. Ahora se lleva el Manga, por lo que hay que adaptarse a los tiempos, ay los “niños”, actuales, vaya.

Hagamos una comparación con Dover y su archiconocido “Devil Came to Me”, estaréis con nosotros de que la versión de ahora se caga en tu mente. Pues así pasa con el rol, “¡Ey! ¡Vamos a “manganizarnos”!” (cómo diría Barney, inventar palabras demuestra creatividad, yeah).

Vayamos a los conceptos comunes en personajes del rol. Tenemos por una parte al típico héroe europeo que es un personaje trágico, anclado en la realidad, sufre y vive en un mundo amenazante. Si no sabes de que hablamos, pulsa la “x”, plis.

Pero por otro lado del ring hace su aparición el héroe manga: Ninjas, 4 elementos, Samurais, Kames y tías de tetas gordas. Pero eso no es todo, no se mancha, nunca alcanza la pubertad, por costumbre sodomiza a la realidad con sus poderes, no se sabe si es chico o chica, es bobo y viene o está relacionado con una profecía. Sí, ¡todo a la vez! Espera que hay más, el mal del 3 no conoce límites. Llegó entonces un malvado capitalista de chuletón y puro y quiso añadir “las 6 letras”: MMORPG. Para robar un poquito más, imaginad una mano deforme que golpea con 6 extraños dedos en toda la cara del fan y la realidad.

Gracias a eso, ya no tienes un guerrero, tienes un tanque…

¿Os he dicho ya que no me convence el trasfondo de Warhammer?

 Pues sí señor master, tiro por el camino de la derecha… ¿orcos? ¡Chof!

…ya no tienes un mago, más bien casteas…

Hocus... what? Problem?

…ya no apoyas, buféas…

Master después de horas preparando una partida y ser trolleado por los tiernos jugadoresWTF???

…y ya no te vas de aventuras, te vas de Raid o lo que es peor, de Quest

A lo mejor incluso mejora la carrera de este... eh... actor Por favor que alguien me saque los ojos…

Todo esto en un entorno virtual es viable y lógico, pero en algo tan clásico como el papel es mieeerdaaa.

 

¿Té imaginas La Llamada de Cthulhu orientalizado? PUES NO, GRACIAS.

 Hello to your dead!Cada segundo de mi vida es una agonía…

 Seguramente diréis que da igual todo esto, que en realidad se puede jugar una y muy buena historia. Pues no (again) ¿Por qué? Si necesitas capar las reglas para que no te rompan el trasfondo y que Juana de Arco lleve la espada de las mil verdades (de más de 2 metros), una HK MP5 y monte el turbo-potro (Bravestaaar) mientras viste su armadura de Japanium, es que algo está rematadamente y jodidamente MAL.

Antes de ser acusados de “mangafóbicos” (ese Barney) o puristas, diremos que es muy licito jugar así en un entorno manga siempre que sea la premisa del juego (nada en contra, en serio). La nocilla está bien, el ketchup guay. Pero un bocata de ambos es, vamos, un aborto y un crimen contra la humanidad. No siempre de dos cosas buenas sale algo mejor.

Y es que cuando intentamos que los personajes se envuelvan en la atmósfera del juego no puedes hacer ciertas cosas. Los experimentos con gaseosa y los mangas para Toriyama. Gracias.

 En mente un artículo de "Dragon Ball no fue para tanto..." Ya sabéis chicos y chicas…


Anuncios
comentarios
  1. odiolitos dice:

    Totalmente de acuerdo: D&D se tendría que haber quedado en el 89, o haberse “Runequestizado”. Siempre he creído que Rune Quest era de los mejores juegos de rol, aunque imagino que muchos lo discutirán con pasión.

    Eso sí, lo tengo que decir porque soy un nerdo: ¡Gygax, con G! ^__^

    • Nubis dice:

      Uuuuups, fallo nuestro >_< Y mira que está escrito veces por varios lados…

      Del RuneQuest conozco un juego de ordenador de hace muchos años y del que me vicié cosa mala. Sé que ahora muchos juegos de tablero han mamado de este pionero, que seguro sigue siendo tan divertido como el primer día.

  2. Chuck Draug dice:

    Ainsh, recuerdo que dejé un escueto comentario en el blog original. Y sigo pensando igual: nosotros hemos jugado a la tercera de D&D y no era tan abominable… pero sí que evitábamos barrabasadas del tipo “samurai enano” y “elfo bárbaro”. No, en serio, es como poner un semiorco paladín, por ejemplo. Que puedas hacerlo no quiere decir que sea lo más sensato. Ya es bastante que la gente admire a Drizzt Do’Urden, una excepción a todos los elfos oscuros, como querer que todos sean Drizzt. O al Dante de DMC. O la madre que parió al personaje de moda de turno.

    No es el mejor sistema de juego, cierto, los anteriores D&D eran mejores, sí, sobre todo la flexibilidad del AD&D (que, además, era el sistema “usado” en los Baldur’s Gate y Icewind Dale de la antigua Bioware), pero ya digo, a mí no me parece abominable… siempre y cuando tengas un poco de sentido común de tu parte, que era lo que mi grupo tenía siempre a mano. Y aun así, sigue siendo mejorable e inferior.
    No sé cómo será la cuarta, pero no he oído cosas buenas… aunque claro, una cosa es oír y otra experimentarlo.

    De Runequest sé que un amigo una vez trató de adaptarlo, y era más fácil hacer un sistema de juego desde cero que tomar como base el RQ. xD El problema de RQ es que podía llegar a ser demasiado complicado para algunos.

    Luego están otros ejemplos de juegos como La leyenda de los Cinco Anillos. Hablo del juego de rol, mangurrianes, no del juego de cartas… Y es que con las nuevas ediciones se iban adaptando a los nuevos trasfondos que surgían en la historia, incluyendo unas cuantas reglas nuevas, pero en el fondo L5A no fue terriblemente violado en su tercera edición, e incluso daba más cancha a los que queríamos jugar con personajes corruptos…
    … Dentro todo de sus límites, claro, y más cuando tu máster es experto en la historia del juego (que luego hicieran gilipuerteces como cargarse toda la dinastía Toturi de un plumazo o convertir al prometedor Clan Araña en Siths de pacotilla… lo que me dolió esto último, como jugador de Tierras Sombrías y, sobre todo, samurais Perdidos en el JCC) y en las costumbres de Rokugán. De esa gente que se lee las historias oficiales del juego de cartas, las novelas y los manuales antiguos para poder incluso jugar perfectamente en el contexto donde Daigotsu (alias Tito D, Big D o EL MEJOR PUTO PERSONAJE DE LA HISTORIA DE L5A) aún se lo hacía en sus pañales y todavía era un heredero Hantei y no el Señor Oscuro.
    Vamos, que ni los shugenja se han convertido en supersaiyans, ni los samurais son ahora Zoros o Kenshins varios, ni los monjes hacen que Kenshiro se cague del miedo. Pero todo puede pasar… el sentido común, nuevamente, viene al rescate.

    Y por cierto, recuerdo a todos que soy rolero influenciado en buena parte por la vieja escuela, aunque hasta los 15 años no jugué mi primera partida. Y, una lástima, llevo más de 2 desde la última (una partidaza de una versión mejorada de Elric que acabó con una batalla épica en altamar y uno de nuestros compañeros sodomizado por un consolador de madera).

    • Fosforo dice:

      ¿Escueto comentario? ¿Tú? Venga Draug, no nos hagas reir.

      • Chuck Draug dice:

        ¡Que sí, que sí! Mira la entrada en RolPolice, es un mísero párrafo, y encima pequeño. Pero claro, eso fue entonces, no ahora. Ahora tengo una reputación que mantener aquí y en Rotoscopia…

    • Nubis dice:

      ¡Ahí, ahí! ¡Bañame en letraaaaaas! En serio, me gusta xD

      Es curioso, pero la Leyenda se presta a eso mismo, a ser manganizada sin piedad por la cultura que representa. Si no ha acabo así del todo será porque los creadores tienen dos dedos de frente.
      Según tengo entendido, el juego de cartas es lo más importante de este mundillo, decidiéndose aspectos de la trama según lo que ocurra en los torneos oficiales, de hecho, a partir de esto se convirtió una dragona en emperatriz (ein?).
      Yo soy fan de Togashi, que puntazo de personaje jeje. Soy de los Dragón y Shugenja, yeah.

      Y bueno, que un juego es mejor o peor siempre está claro que depende de los jugadores, un libro aporta el trasfondo y reglas, aspectos los cuales siempre están dispuestos a ser modificados. Pero más de una vez hemos visto ese falto sentido común del que hablas, lográndose partidas un tanto tontas donde no había ni emoción ni merito por superar los retos. Así de aburrido debe de ser el día a día de un dios en la tierra de estos que se pueden llegar a crear en los nuevos sistemas. Elfo bárbaro, semiorco paladín, eso me ha matado… que sean personajes únicos que aparecen una vez entre mil juegos pues lo tolero, pero que sea norma general mata el propio encanto de esa rareza que fue concebida por eso mismo, para ser único e incluso a veces no jugable como parte de una historia. Vamos a controlar a la Compañia del Anillo compuesta por todo tipos como Sauron y vamos a enfrentarnos a un tirano Hobbit, por ver que pasa…

      • Chuck Draug dice:

        Ya digo que no ha sido violado tanto como, por ejemplo, D&D. No estoy negando que haya una orientalización, pero es más basada en las leyendas chinas y japonesas que en el manganime (que también tiene, pero no tanto). Lo que ocurre es que hay algo más de control. O eso es lo que creo, que lo mismo es que es más sutil y ni me he enterado. 😛

        Sobre la rareza de ciertos arquetipos… pues es eso mismo, una rareza. Lo triste es que mucha gente quisiera en su tiempo hacerse ‘su Drizzt’ cuando este personaje es, precisamente, una excepción dentro de Reinos Olvidados.
        Lo de los ejemplos de elfo bárbaro y semiorco paladín los he dicho por decir, porque sirven para ilustrar que en la tercera edición no se ponían límites raza-clase. Si quieres añadir algo de exotismo, OK, pero si lo conviertes en la norma, mata la magia y lo que lo hace único. Por eso insisto en el sentido común.

        ¿Que ese sentido común puede quitar algo de libertad? Sí, pero hay que entender que el mundo en el que estés desarrollando tus partidas tiene su propia coherencia, debes hacerlo creíble a pesar de que exista la posibilidad de que un grupo compuesto por magos, guerreros y criaturas fantásticas puedan enfrentarse (y vencer) a hordas de monstruos. Si pierdes la credibilidad, no puedes tomarte la partida en serio.
        Que luego haya juegos de coña como Fanhunter (el original, el que tenías que lanzar multitud de d6), vale, pero incluso estos tienen su lógica.

  3. Yo por eso sigo jugando a AD&D… Bueno, cuando juego…