La materia oscura

Publicado: marzo 23, 2012 de Fosforo en Libros y comics

La saga de La Materia Oscura, publicada a finales del siglo pasado, tuvo una acogida discretita entre el público juvenil al que estaba dirigida, especialmente si se la compara con la muy cercana en el tiempo saga de Harry Potter. Sin embargo, en medio de la euforia de publicar películas sobre sagas literarias protagonizadas por niños/adolescentes a cuenta del éxito del niño mago, la primera de las entregas de la trilogía tuvo su tardía (ya casi fuera de este periodo de “todo vale) y muy muy mediocre adaptación a la gran pantalla bajo el nombre La brújula dorada. Aquello logró un buen descrédito para la saga literaria, que merece un análisis detallado. La reivindicación de esta obra me ha costado ya algunos comentarios en Twitter muchas veces, porque creo que se trata de mi saga favorita de literatura de este tipo, por encima de las, también maltratadas en sus adaptaciones al cine, Eragon, Narnia o el propio Harry Potter.

Cuando cambian el nombre porque sí, hazte una idea de la fidelidad del resto de la adaptación...

Cuando yo empecé con Luces del Norte (y NO “La brújula dorada”, nombre estúpido) debía contar unos 14 años. Por aquellas yo no estaba demasiado interesado en nada parecido a lo que me ofreció aquella obra excepcional y que a partir de ese momento me llevó a leer muchas cosas, incluso la Biblia y una especie de Evangelios Apócrifos muy malos. Ahora que la releo veo que hay muchos conceptos que en su momento me fascinaron que no son para tanto, pero que son sorprendentes en una obra destinada a chicos de esas edades, sobretodo comparando con las sagas arriba citadas.

La protagonista de la historia, Lyra, vive en un universo distinto al nuestro. En él todas sus personas tienen su “alma” exteriorizada en forma de Daimonion, criaturas unidas a la persona y que adoptan la forma de un animal. Cuando el individuo alcanza la pubertad, este adquiere una forma fija, pero durante la niñez este puede cambiar de forma a voluntad (teoría conspirativa: ¿Está Hora de Aventuras inspirada en este universo? ¿Es Jake el perro un daimonion? Seguiremos investigando). El universo de Lyra además transcurre en una especie de Londres steampunk donde la iglesia, a través de distintos organismos, controla y legisla sobre toda la sociedad de forma implacable, y su poder se confunde con el poder político (que directamente, no parece existir fuera de jerarquía eclesiástica).

El caso es que los teólogos de este mundo viven bastante preocupados por el Polvo, una partícula elemental misteriosa que parece guardar alguna relación con el proceso de madurez y los daimonions. Esto llevará a la Iglesia a realizar horribles mutilaciones y experimentos en niños con intención de descubrir la verdad sobre esta partícula y destruirla, pues la identifican de algún modo con el pecado. Contra estos se sitúa Lord Asriel, el tío de Lyra (posteriormente se descubre que es su padre) cuya intención es servirse del Polvo para abrir puertas a otros mundos y reunir fuerzas para luchar contra el mismísimo Dios y así terminar con las religiones de todos los universos.

La historia enlaza magistralmente las teorías de los múltiples universos y mundos con una lectura libre (pero bastante cercana) de las escrituras religiosas judeo-cristianas. Luego le mete una aventura de fantasía juvenil con sus razas mágicas, sus brujas y sus criaturas fantásticas. Añada un nivel de sesudez un poco (un poco) por encima de la media de la literatura para adolescentes, y tendrá usted la saga de La Materia Oscura. Una saga que no es para una película infantil, en ningún caso, por mucho que la película intentase serlo.

La segunda parte trata sobre una sociedad hundida en el caos, la maldad humana y los "otros mundos".

Para empezar, toda la obra, y especialmente el primer y tercer libro, están llenos de reflexiones sobre la represión sexual de las religiones. Se habla de la circuncisión y la ablación, y se juega con la metáfora de ello en los experimentos en niños para investigar el Polvo. También se habla de represión religiosa en muchos más ámbitos, lo intelectual, lo científico y lo político. La saga dio lugar a buenas polémicas, sobretodo en Estados Unidos, a cuenta de lo nocivo de su texto por las blasfemias que contiene. Por suerte, lo único que consiguió fue aumentar ligeramente el interés sobre la obra.

Pero también cuenta con una buena cantidad de reflexiones que podrían calificarse de teología, sobre la naturaleza de Dios, el Infierno, los ángeles, el Pecado, y especialmente sobre el mito de Adan y Eva, sobre los seres humanos y lo que Dios significa y ha significado para nuestras vidas. Esto, por supuesto, incluye más referencias sexuales, muchas de ellas relacionadas con los personajes protagonistas, dos (no lo olvidemos) chavales de 13 años. El autor también aprovecha para meterse en algunas reflexiones sobre universos paralelos, realidades alternativas, mundos interconectados y demás, y si hay que admitir que, habiendo leído lo suficiente no sorprende, para la edad a la que está dirigida en muchos casos será el primer contacto medio serio con este tipo de temas.

A pesar de ser el que más contenido tiene, el tercer libro me parece el más flojo. Salvo su final.

Es más, el autor no se conforma con esto, y le imprime a toda la obra un sello de seriedad y de tomarse en serio lo que está haciendo. Los personajes son bastante maduros, redondos y complejos; los mundos descritos son más ejercicios de creatividad y coherencia que sencillas excusas argumentales o “versiones guays” de la realidad en la que vivimos. Y el desarrollo y evolución de los protagonistas sucede de una forma bastante natural y fluida. Vamos, algo bastante difícil de encontrar en este tipo de literatura, y a la saga de Harry Potter me vuelvo a remitir.

Como digo, en general no es que sea una obra que vaya a romperle los esquemas a alguien de veintitantos que ya se ha leído muchas cosas, pero como lectura juvenil, para adolescentes, es muy rompedora, diferente y madura. Toma al lector como alguien que no quiere leer sobre eternos adolescentes o sus problemas de disciplina, sino que se está convirtiendo en un adulto. Le trata como a un adulto. Y se agradece. Su calidad literaria es bastante buena, está bien escrito y construido, con lo que constituye una buena lectura en cualquier momento. Yo lo he releído esta semana y he disfrutado mucho, deteniéndome en los momentos que menos recordaba de la obra. Y vale la pena.

El cartel. EL CARTEL. Por favor, no juzguen un libro por su adaptación chunga.

No quiero hablar mucho sobre la película, baste decir que su punto de partida era absolutamente erróneo, y que por eso su resultado fue tan lamentable. Estamos en la Semana Positiva, que hoy toca a su fin, de modo que reflexionemos sobre una buena saga que se lee en unos cuantos viajes en tren a lo largo de la semana y que se disfruta mucho. Recomendado.

Anuncios
comentarios
  1. Oh, sí, oh sí, oh sí… Precisamente estoy esperando a terminarme lo que tengo entre manos para leerme esta magnífica trilogía por tercera vez, esta vez en catalán. Todo lo bueno que se diga de esta saga es poco, y todo lo malo que se saque, es culpa de la película.
    Y, como digo, un autor de fantasía está haciendo algo mal si la Iglesia no se le tira al cuello…

  2. Kalitro dice:

    A mí me encanta. Tengo que releerlo a ver si mantiene la impresión, pero en su día me enganchó a lo bestia y me parece una obra muy bien hecha a todos los niveles, como has dicho. Por ponerle peros, el principio del tercer libro es flojo y Lyra pasa de ser un gran personaje en el primero a roña en los otros dos (supongo que en parte por dejarle protagonismo a Will).

    Y si alguien opina que Iorek no es el mejor personaje no-humano de la literatura es que no tiene ni idea, proclamo.

  3. Fran_Bicho dice:

    No sé si será porque me la leí ya mayor (a los 20 años aproximadamente), pero esta trilogía me dejó sentimientos encontrados. Por una parte, me encantó toda su ambientación, imaginativa y profundidad, pero encontré los personajes excesivamente sosos y poco carismáticos, por lo que no llegó a emocionarme en ningún momento. El balance es bueno, porque historia y mensaje enganchan y sorprenden, pero se me quedó esa espinita clavada de lo que podía haber sido si me hubiera implicado más con sus protagonistas, con los que no llegué a empatizar. En fin, quizá fue cosa del momento en que leí los libros, y una relectura me haga cambiar de opinión en ese aspecto.

    Aun así, buena crítica, sí señor, aunque personalmente te prefiero con tu mala leche, Fosforo, digan lo que digan… xD

    • No sé qué decirte, yo la leí la primera vez con unos 17 años, y a la segunda con 26, y me siguió gustando igual…

      • Fran_Bicho dice:

        Pues no sé, porque es una saga que pensándolo fríamente tiene todos los elementos para convertirse en mi preferida, y realmente esperaba que fuera así, pero no me llegó tanto como lo hacen otros libros, ni me dio tanta pena despedirme de sus personajes, como siempre que me sumerjo en una buena historia. Fue como un coitus interruptus, porque le faltó “algo”, y aún no sé exactamente qué es… Casi seguro le daré más oportunidades, porque realmente quiero que me encante, pero sólo me gustó…

    • Fosforo dice:

      A mí los personajes me gustan, si bien es cierto que, como dice Kalitro más arriba, Lyra pierde bastantes enteros de carisma a partir del primer libro.

      Sobre la “mala leche”, volverá muy pronto. Esta “Semana positiva” ha tocado a su fin, y mañana le damos carpetazo, para volver la semana que viene a ser los de siempre.

  4. Chuck Draug dice:

    La semana positiva se va acabando, pero mira, al menos ha servido para leer este artículo sobre “La materia oscura”. Nunca he leído esta saga y me daba algo de miedo porque la gente decía que era un libro muy para adolescentes. Pero eh, yo soy el tío que durante su Erasmus se leyó Harry Potter y las reliquias de la muerte en inglés en un vuelo Göteborg – Málaga y no se sintió demasiado sucio. Si esto es mucho mejor que HP, pues bienvenido sea. Y más con estas buenas referencias, tanto en el artículo como en los comentarios.

  5. Nubis dice:

    No la he leído aún sabiendo de ella, veo que está gafada desde sus inicios y la película remarcó este hecho. Me temo que ya no saldrá a flore, siendo una de esas obras de admiración por una minoría con cabeza.

    Ey, la trama principal me parece muy buena por lo poco que comentas, y eso de enfrentarse a Dios me parece una idea muy chula para un libro de adolescentes, incita a plantearte muchas cosas y a ver lo muchos sentidos ahí.

  6. Deschain dice:

    Sin duda una de las sagas que más me gusto de chavalillo, y para mi gusto supera a Harry Potter y similares por su imaginativa y complejo mundo (al menos para lo que estaba acostumbrado a leer) y por atreverse a tocar temas tan profundos y complicados en un libro de este tipo. La verdad es que el segundo libro me gustó especialmente por el tema de la daga, y recuerdo que el último me pareció más flojo, pero creo que va siendo hora de darle una nueva lectura.

  7. Deschain dice:

    Por cierto, acabo de recordar, y comento por si alguno no lo sabe, que hace un par de años salió un libro de Philip Pullman titulado el Oxford de Lyra, un pequeño cuento que no pasa de curiosidad pero podría interesaros. También escuché que planeaba escribir otro libro, llamado “El libro del Polvo” que recogería varias historias ambientadas en el mundo de la saga. Un saludo.

  8. maskedgoka dice:

    De las mejores sagas que he tenido el gusto de leer (de la película prefiero ni hablar), cierto que los personajes pueden ser algo planos a veces y que Lyra pierde protagonismo, pero lo gana Will. A mí toda la historia en torno a la religión y a cómo pintan a Dios y los ángeles me gustó mucho, y cuando lo leí de chaval pensé que no era tan para críos como se pudiera pensar (o al menos, si uno quiere sacarle todo el jugo).
    E Iorek es de los mejores personajes que hay, he dicho XDD

  9. Me regalaron los dos primeros libros cuando salieron: jamás pude acabar Luces del norte, me parecía demasiado pesado. Decidí saltar a La daga, y BIEN. Volví a intentar leer el primero. No hubo manera. Salió el último libro. Lo leí. BIEN. Volví a intentar reconociliarme con Luces del norte. Seguimos sin hablarnos.

  10. spikereven dice:

    Soy de aquellos a los que ver la película les ha dejado una marca difícil de superar, vamos, que ni de coña me hubiese acercado a los libros después del despropósito cinematográfico.
    Aunque después del análisis me tranquiliza ver que la obra original si tiene una cierta calidad, no me acaba de llamar lo suficiente ahora mismo como para embarcarme en una saga entera. No obstante me lo apunto para un futuro

  11. adearli dice:

    Es el primer libro (o saga) gracias al cuál he decidido rotundamente no ver nunca la adaptación cinematográfica antes que el libro. Menos mal que leí la trilogía completa un mes antes de ver la película…

  12. David dice:

    viejo, tengo 29 años y hace un par de oras terminè de leer Luces del Norte, me ha encantado, pero parece que aqui en Mèxico ya descontiinuaron la saga. culpo a la iglesia por eso, y por el polvo… saludos

  13. Danny dice:

    Soy de las personas que no tocan ni un libro ni para moverlo de lugar sin embargo al empezara leer el primer libro de esta trilogía no pude parar. Espero que muy pronto alguien me recomiende un libro con unas ideas tan originales como las de esta trilogía.