Real Life Superheroes: el día en que los frikis fueron héroes

Publicado: marzo 22, 2012 de Fosforo en Opinión

Nuestro autor invitado más prolífico, Lord Urko, vuelve a la carga con un nuevo post para los jueves. Si tú también quieres ser autor invitado de Crisis Creativa, ponte en contacto en fosforoblanco (arroba) gmail.com y te daremos instrucciones.

Música recomendada para la lectura
Heroes – David Bowie
Molossus – Hans Zimmer

Hasta los que no hemos leído una historia de Spiderman en la vida y preferimos borrar de nuestro recuerdo las pelis de marras tenemos grabada a fuego la frase más famosa del mundo del cómic. Un gran poder conlleva una gran responsabilidad. Toma ya. Dices eso y te quedas mirando al público, esperando que te aplaudan mientras les preguntas “am I right? Hey, am I right?”. Es la frase que suele pensar todo buen frikazoen su primer día de trabajo o cuando se decide a cocinar para los amigotes. ¿Sabíais que aparecía en el Amazing Fantasy #15 (la primera historia de Spidey)? Vale listos, ¿sabíais que el primer uso de la frase se atribuye a Voltaire? ¿Y que se puede rastrear casi hasta la Biblia en Lucas,12 48 (“a todo el que se le ha dado mucho, se le exigirá mucho; y al que se le ha confiado mucho, se le pedirá aun más”)?

Asimismo, en Mateo 23 17:23 se dice: Y cuando Judas se le acercó y lo besó, Jesús miró a sus compañeros y susurró “en verdad os digo, mi sentido arácnido está vibrando”

Bien, una vez explotada la Wikipedia todo lo que daba de sí, pasamos a la clásica introducción “por qué Urko está escribiendo este post”. Hará un par de meses vi la peli “Super” (con Rainn Wilson, Ellen Page y Kevin Bacon), y la semana pasada vi “Kick-Ass”. Aparte de constatar que, como siempre, me falta por ver una cantidad terrorífica de buenas pelis, me llevó a darle vueltas a una idea y a recordar un podcast de Milenio 3 que oí algo más de un año Superheroes urbanos se llama, está en ivoox por si alguien lo quiere escuchar). Todo esto orbita en torno a un simple tema, los Superhéroes de la vida real. Oh sí, amigos. Existen. Hay gente que compagina una vida normal con enfundarse en un disfraz y salir a la calle con el objetivo de hacer el bien.

Supongo que es imposible decir quién fue el primero, enfermos mentales aparte. Tampoco me he molestado demasiado en averiguar una fecha de inicio, aunque yo no creo que surgiera de forma tan generalizada antes de la publicación de Kick-Ass, y sobre todo, tras la película. Para los que no la hayan visto, la película cuenta la historia de un chaval normal, aficionado a los cómics, que un día decide comprar un traje de neopreno por internet, customizarlo un poco y salir a la calle a impedir fechorías. Lleno de buenas intenciones, pero casi como un juego, como una fantasía, se verá involucrado en una historia compleja donde tendrá que madurar y tal… (el argumento no os va a sorprender). La de “Super”, por si a alguien le interesa, es más oscura y cínica. A un hombre le deja su pareja y se va con un traficante de drogas. El hombre, inspirado por unos dibujos animados, se hace un traje y bajo el nombre de Crimson Bolt sale a luchar contra el crimen y a recuperar a su chica. Dejando de lado las diferencias que son muchas (sobre todo en la motivación del protagonista), ambas pelis enseñan algo parecido. A un hombre común haciendo cosas fuera de lo común. Ojo, que ninguno de ellos tiene ningún super poder ni nada parecido. Kick Ass lleva un par de bastones y Crimson Bolt una llave inglesa. Lo que ambos tienen es una revelación, una epifanía, un despertar de su sentido de la responsabilidad… ¡Alto! ¿Responsabilidad? ¿No era la frase “un gran poder trae una gran responsabilidad”? ¿Se tiene pues esa responsabilidad sin el poder?

¡Jajá! ¡Lucharé contra el crimen avisando a los malos
de que voy a luchar el crimen! Y vestido así, para que me tomen en serio.

Lo más fácil es pensar que no. Que si lo único que tengo es un cuerpo normal (tirando a lo michelinesco), una mente normal (recordar todos los nombres y relaciones internas de “Canción de Hielo y Fuego” no es un gran súper poder) y una fortuna mediocre (“papá, sí, mándame más dinero… Para comida, el alquiler, y el rellenado mensual de los gases lacrimógenos del traje, sí”) mis únicos intereses son los normales: la novia, los amigos, la familia, el trabajo, el ocio variado… Y sin embargo, siempre queda un poso de algo más. Es decir, llevar una vida normal es lo suyo, es a lo que aspiramos la mayoría. Pero luego ves una injusticia y el cuerpo se te queda mal, y piensas “¿es que nadie piensa en los niños va a hacer nada?”. Algunos (la mayoría) se quedan en eso, en un lamento que queda muy bien en una columna de periódico pero que no sirve de nada. Otros en cambio actúan. Se hacen voluntarios en una ONG. Van a visitar enfermos. Se meten en una pelea para detenerla. Viajan a lugares que necesitan ayuda urgente y echan una mano. Son verdaderos héroes. Y algunos, muchísimos menos, más jóvenes e indudablemente con un punto friki, se hacen un traje, piensan unos minutos en un nombre molón, y salen a la calle. Son los Real-Life Super Heroes.

El Real-Life Super Hero (RLSH) no nace, se hace. Es imposible que nazca, ya que es tan normal como tú, oh astuto lector. Simplemente, decide levantarse y durante unas horas, hacer su entorno un poco mejor. Nada de lanzar cables y saltar de tejado en tejado detrás de algún maníaco. Lo suyo es pasear por lugares relativamente peligrosos e impedir, con su mera presencia, un atraco o una violación. O colaborar en algunos actos benéficos. Algunos se orientan más hacia temas ecológicos, otros recaudan fondos para los desfavorecidos de su comunidad… No tienen una némesis desquiciada que secuestrará a la hija del Alcalde y la matará si no le entregan el diamante más grande del mundo. Sus enemigos más grandes son el aburrimiento,el frío, la lluvia, las burlas, las necesidades de su vida privada… No son millonarios excéntricos ni tienen un tutor que les ha enseñado la diferencia entre un hombre y un super héroe… Han crecido con sus cómics y su imaginación, al tiempo que adquirían conciencia social, y lo único que quieren es que su ciudad sea mejor, que la sociedad sea más segura. ¿Por qué entonces disfrazarse?

A mí me generan una mezcla de admiración y vergüenza ajena.

A primera vista, lo del traje es una soberana mamarrachada. Casi parece que no han querido ver los obvios inconvenientes que trae hacer algo así disfrazado. Un RLSH, a primera vista, no es más que un chaval que ha visto muchos dibujos animados y se ha perdido camino a una Comicon. O que está participando en algún juego de rol. Cuesta que te tomen en serio. Aunque pagaría mucho dinero por ver a Mariano Rajoy dando un enfervorecido discurso vestido con mallas rojas y amarillas, no me creería ni una sola palabra de lo que dijera. Bueno, tampoco habría tanta diferencia con el Mariano normal… Es un mal ejemplo. Pero ya me entendeis. Sin embargo, el disfraz es esencial. Es lo que diferencia al RLSH de otros voluntarios. Proporciona cierto anonimato a quienes lo buscan (aunque no todos los RLSH quieren mantener su verdadera identidad como secreta) y les hace destacar sobre cualquier otro activista (es más fácil que te fotografíen y se interesen por ti si llevas una capa multicolor que si vistes un abrigo marrón). Y como fruto de esa notoriedad está la verdadera razón de los RLSH: inspirar.

El RLSH sabe que por sí solo apenas supone una diferencia. El mundo sigue girando, el crimen sigue existiendo, las injusticias siguen acechando tras la esquina y ningún justiciero puede aspirar a desfacer todos los entuertos. Por ello, el RLSH siempre intentará inspirar y dar ejemplo, darse a conocer para que otros como él, otros jóvenes que creen en una forma distinta de hacer las cosas, otros frikazos con unos principios tan sólidos como sus conocimientos comiqueros, se atrevan a dar un paso al frente. Y por lo que parece, cada vez hay más… Y no solo en Estados Unidos, sino en todo el mundo. ¡Incluso África tiene su propio RLSH, que se hace llamar Lion Heart! Incluso aunque al ver a uno de ellos no sientas el deseo de emularlo, si un RLSH llega a sacarte de un apuro serio, es bastante probable que te lo tomes como una señal para que tú también te comportes mejor…

Superbarrio, el RLSH mexicano. Tan apañado que hasta tiene muñequitos.

Ahora bien, ¿cuál es la posición de los distintos cuerpos de policía? ¿Cómo se toman el hecho de que exista un enmascarado pretendiendo ayudarlos? Lo cierto es que la mayoría agradecen la colaboración, pero desearían que se limitara a la observación y denuncia, nunca a la intervención. Y es que ya ha habido más de un RLSH arrestado por haberse pasado en su celo de justiciero ya que la ley no ampara a nadie que se tome la fuerza por su mano. ¿Hasta dónde debe llegar un RLSH? Cuando se dictó la sentencia del caso de Marta del Castillo, yo me imaginaba a uno de esos que gritaban en la puerta del Juzgado llegando a su casa esa noche, poniéndose una máscara, y yendo a torturar a los acusados hasta que confesaran dónde está el cadáver. ¿Cómo juzgar a esa persona, que llegaría a casa de los señores Del Castillo con el cuerpo de su hija en brazos? ¿Como el delincuente que sería? ¿Como el héroe que la sociedad reivindicaría?

No pretendo ir tan lejos, porque esto es Crisis Creativa, no un I Congreso de Ética Social. Pero sí me gustaría sembrar en los lectores el germen de una idea… ¿Por qué no hacerlo? ¿Qué te impide, más allá de la vergüenza inicial, convencer a un amigo, poneros una máscara para que no os reconozcan, coger el coche e ir a una zona mala a impedir los atracos que tienden a producirse? ¿Por qué no hacerlo? ¿Por qué no darte cuenta de que tienes un gran poder?

(Disclaimer: Ni Lord Urkoni Crisis Creativa favorecen actitudes violentas ni desean que nadie se ponga en peligro a sí mismo ni a los demás. Este post es puramente informativo. Pero si te ha convencido y te haces RLSH, ¡olé tus cojones!)

Anuncios
comentarios
  1. Afani dice:

    ¿Y existe alguna versión real de Underdog?

  2. […] "CRITEO-300×250", 300, 250); 1 meneos Real Life Superheroes: el día en que los frikis fueron héroes crisiscreativa.wordpress.com/2012/03/22/real-life-superhe…  por NubisMusic hace […]

  3. Nubis dice:

    Solo era cuestión de tiempo que esto se hiciera realidad. Los cómics de superhéroes solo fueron el detonante, la inspiración para aquellos que ya se les había pasado por la cabeza tuviesen excusa para lanzarse al ruedo.

    Que si es moral o ético o no ya depende de cada uno, pero ante la ley está mal. Es lo mismo que se habló el lunes con la reseña del Regreso del Señor de la Noche, donde Batman mola mil pero el tomarse la justicia por su mano genera polémica y mucho debate.

    Así que, o esto se queda así o evolucionará. Si aumentaran el número de héroes de este estilo, pues incluso pueden llegar a ser algo más de la policia, como ya es en algunos lados, colaboradores de este cuerpo.

  4. mariods dice:

    Muy, muy complicado, sin lugar a dudas, lo que se plantea aquí. Todos tenemos nuestra idea de lo que está bien y de lo que no, de lo ético, de la moral… El hecho de que algunos quieran actuar en este tipo de formas (obviando lo de la presencia ridícula y los disfraces) mola, dice mucho a favor de la determinación de algunas personas. Pero…¿en serio deberían tomarse ciertas libertades que van más allá de evitar un simple atraco o ciertas muestras de buen hacer ciudadano? Nuestro corazón nos dice que sí, pero algo de esa sociedad presuntamente “civilizada” en la que vivimos que nos dice que hay cosas con las que no se puede jugar solo por respeto a los demás nos frena, nos impide ver esto como una solución definitiva. La verdad es que es un post bastante reflexivo, muy interesante.

    Por otro lado, cuidadín, este surgir de superhéroes ciudadanos que van ganando adeptos me recuerda muy sospechósamente al origen de los “Watchmen”, no se si me explico. 😄

    • Nubis dice:

      Y que por culpa de un par de volados de repente surjan leyes contra ellos, o al menos en leyes de un pueblo o ciudad… pues podría suceder, oye.

  5. Yo ya propuse crear un cuerpo de superhéroes que apalizasen a los falleros, pero mi sugerencia cayó en saco roto.

  6. Vampireto dice:

    Satisfaccion y justicia no son lo mismo y unos creen que un superheroe deberia llegar, patear a los malos y desaparecer sin dejar rastro..pero es solo pasa en los comics..aqui no le puedes hablar mal a un tipo sin peligro de que te siga a tu casa con toda su bola de malandros y nunca más seras libre de la sospecha.

    La unica trayectoria real para los superheroes reales, personas que toman su inspiración y susnatuendos del genero superheroico o RLSH (entendiendo que ni con todas las mejores intenciones del mundo somos a prueba de balas) no es la de pelear con criminales,( lo que solo contribuiría al ciclo de violencia y para acabar violencia que los niños o cualquier otro friki admirarían aún más), sino el de ser concientes ejemplos a seguir: positivos, optimistas, dignos de respeto y admiración. Atletas (para variar a la apariencia pasada de peso que algunos rlsh tienen), verderos artistas del misterio…que traigan algo de luz al panorama en vez de tanto relajo violento y psicotico que se ve todos los dias.

    Casi siempre en la ficcion los superheroes y los policias van de la mano..siempre es el superheroe que ayuda a la policia porque segun esto “estan del mismo lado”….”pelean por lo mismo”…que en palabras decualquier superheroes seria: “proteger a la gente de los tipos malos” pero la verdad es que un policia esta para mantener el orden y ¿de qué le va a servir un tipo disfrazado que traiga caos a la ecuación?. No. Los superheroes son un tema totalmente aparte. Modelos a seguir para lo más chavos y parodias del bien para los que los vean en la calle y quijotes de la mancha para los mas bohemios.

  7. juanillo dice:

    yo pienso que si la policía se molesta con ellos deberian instruirlos y formarlos como policia comunitaria, en mi pais los hay y tienen poder para ayudar a la policia sin problema.