El imperio del mal

Publicado: febrero 29, 2012 de Fosforo en Opinión

Me comentaba un amigo mío aficionado a jugar a Warhammer que últimamente escucha, más de lo habitual, que Games Workshop (propietarios, entre otras cosas, del jueguecito de marras) es “el imperio del mal”. La bestia negra de todo aficionado a este tipo de entretenimientos. Fue algo que me sorprendió bastante, porque después de haber retomado el juego tras unos años de descanso me lo he encontrado mucho mejor que como estaba. Al menos, en varios aspectos. Por lo pronto, el precio de los regimientos se mantiene, algo que cuando yo lo dejé era escandaloso, con unas subidas de precio bastante injustificadas. El reglamento era mediocre, cuanto menos. Y la variedad, regular. Ahora mismo encuentro muchísimas más variedades, facilidades tanto para entrar en el juego como para llevar adelante ejércitos ya consolidados. Unas nuevas reglas mucho más interesantes, presentadas en un formato mucho más atractivo. Los precios se hanmantenido desde que dejase de jugar, y los rediseños de diferentes ejércitos me parecen, con mucho, de lo mejor que ha hecho Games Workshop desde hace casi una década (que le compro material). ¿Por qué entonces esas acusaciones? Pues porque los “frikis” nunca estamos contentos.

Resulta que Games Workshop, ¡es una empresa! Sé que es duro de asimilar, amigos, pero aún hay más. Esa empresa tiene como principal objetivo…por favor, será mejor que lean esto sentados. Games Workshop quiere ¡GANAR DINERO! Aún más, la satisfacción y comodidad del cliente solo le interesa si con ello puede obtener aún más beneficios. No, sé que todos estábamos convencidos de que era una gran comunidad altruista dedicada a producir entretenidos juegos de mesa, pero no, nos equivocábamos. Y no solo en lo de que fueran entretenidos.

Puede sonar como una tontería, pero hay gente de la que critica GW que parece que no ha entendido lo que expongo en el párrafo anterior, y te hablan de la obligación de la compañía con sus clientes. Como si esta fuera más allá que venderte exactamente lo que tú estás comprando. No están obligados a ponerlo al precio que tu quieras, ni tampoco a vender lo que tú quisieras que vendan. Del mismo modo que ninguno de nosotros está obligado en modo alguno a dejarse los cuartos en sus productos.

Pero parece que una vez has empezado a hacerte un ejército de Warhammer, todo lo que no sea exactamente como tú quieres ya no es opcional, es que Games Workshop te ha puesto una pistola en el pecho. Sencillamente se trata de un error de planificación, tú debes saber como son los negocios con esta empresa antes de meterte en el juego. Si estuviéramos hablando de lo que me ocurrió a mí hace 5 años, cuando en poco tiempo las cajas de regimiento pasaron de 20 a 30 euros, pues todavía puedes decir que no tenías pensado que te fuera a costar TANTO. Pero joder, que ahora mismo las cosas están bastante estables.

¿Sacar el Codex?

¿Sacar el Codex de elfos silvanos? Paparruchas.

De todos modos, entre los aficionados a este tipo de hobbys “frikis” siempre ha habido una guerra contra esas multinacionales malvadas a las que tan tranquilamente alimentamos detrás del indignado discurso de “el imperio del mal”. Da igual que dicho imperio sea Games Workshop, Wizards of the Coast, Marvel, DC, Ubisoft, Nintendo…nos da igual, el caso es que siempre nuestros proveedores de entretenimientos serán unos malvados que nos agraden a nosotros, los inocentes consumidores. Un discurso parecido al que ya denunciaba con el tema de las descargas. Los malos son las personas que producen la “cultura” que queremos consumir, y nosotros, unos mártires que nos vemos obligados a pagar por consumirla. No se nos pasa por la cabeza el hecho de que podemos no consumirlo.

No seré yo el que diga que no se puede (y es más, estoy convencido de que se debe) criticar todo lo criticable que nos sirvan estas compañías, pero no podemos empeñarnos es que toda la culpa es de esas malvadas corporaciones que no nos sirven lo que nosotros compramos. Si un producto es de mala calidad, bien está denunciarlo, pero empeñarnos en atacar algo que tiene la calidad que queremos porque no se ciñe estrictamente a lo que nosotros deseabamos y al precio que lo deseamos…Es una actitud ridícula, el empeño absurdo en que las empresas tienen la obligación de darnos lo que queremos, cuando eso no es así.

"Yo pensaba que todo mi dinero era donado a una gran ONG"

Podemos desear cosas que no nos ofrecen, e incluso reclamarlas, pero lo que es lamentable es que lo convirtamos en un “Imperio del mal” a quien no nos lo da. Tampoco podemos pedir peras al olmo. Enfadarnos porque en torneos oficiales de Games Workshop no se pueden utilizar miniaturas de otras empresas tiene tan poco sentido como enfadarnos con DC porque no saquen mensualmente un spin-off entre Batman y Spiderman.

Me resulta muy patético ver a un tío criticar la amoralidad de grandes empresas mientras se deja cientos de euros en esas mismas corporaciones, no puedo evitarlo, quizá para otros sea normal. Es tal vez que hemos asumido nuestra propia hipocresía, como la que se esconde tras las máscaras oficiales de V de Vendetta de los Anonymous o el hecho de que grupos de rock nos canten contra la burguesía desde millonarios sellos discográficos en festivales patrocinados por El Corte Inglés, tienda donde podrás comprar sus discos. Apoyando esas actitudes, que condenamos, con nuestro dinero estamos respaldando esas mismas actitudes que tanta bilis nos mezclan en la saliva; y me parece cojonudo ponerse la pinza y hacerlo si la conciencia nos permite dormir tras ello (a mí me lo permite). Pero al menos tened la decencia de hacerlo calladitos y discretamente. Idiotas.

"Soy anarka. Comprad mi nuevo disco y pajeaos de insurreción"

Y solo puedo disculparme con vosotros, lectores, por mi ausencia del Lunes. Para compensar, este Jueves habrá post. Pero no mío, sino del nuevo fichaje de Crisis Creativa. Podéis consultar la página de miembros para conocerle un poco mejor, pero los habituales ya le conocen de sobra. ¡La familia Crisiscreativera crece!

Anuncios
comentarios
  1. Nubis dice:

    Ya sabes mi opinión sobre estos seres venidos de ultratumba, su triste condición/maldición de querer ganarse el pan a base de estrategias de marketing muy similares a la magia oscura.

    ¿Qué los jugadores vamos de mártires? En parte, pero ellos también tienen culpa de obligarnos a ser así, al igual que nosotros les obligamos a ser así. Es todo un círculo vicioso que se aplica a cualquier mercado, solo que en el ámbito más “friki” se sobreactua más. Demasiadas series y películas nos hemos tragado, vete a saber xD

  2. El niño de la gorra dice:

    Fosforo, deberías informarte de la gama Finecast,

  3. Elvenson dice:

    Como ex-aficionado (y casi ex-obseso) de este jueguecillo de miniaturas, me siento en la obligación de responder a este post.

    Estoy de acuerdo con la mayoría de las verdades que han salido (una vez más) de la boca del Sr. Fósforo. Este hobby ha experimentado una mejoría impresionante en el último lustro, pasando de pegotes de plomo con una lejana apariencia élfica o enana a verdaderas obras de arte en plástico, con una apabullante variedad de detalles, componentes, miniaturas, extras y ejércitos. No puedo negar que ahora las reglas son diez veces más versátiles y mucho más intuitivas (tanto en Warhammer clásico como en 40.000), haciendo de cada partida una experiencia infinitamente más divertida. Y sí, si te metes en ese mundillo, es porque esperas gastarte todo un Potosí en representaciones a escala de guerrerillos y maguitos.
    Pero si yo dejé este juego de mesa (y que quede claro que lo dejé) no fue por otra cosa que por los evidentes favoritismos en cuanto a ejércitos de esta compañía. Es perfectamente comprensible que si los Marines Espaciales dan dinero, se renueven los Marines Espaciales antes que otras razas, pero no hasta llegar al extremo que alcanzan los “genios” encargados de las renovaciones en esta empresa. Porque no es normal que en tres años renueven unas cinco veces a los Marines de marras y que haya otros ejércitos que acaben de ver la luz de las nuevas ediciones (Eldars Oscuros) e incluso otros no la vean desde hace más de tres años (Hermanas de Batalla, Elfos Silvanos). Si a eso le añadimos lo imposible de vencer a estos ejércitos “favoritos”, a uno se le quitan las ganas de gastarse los cuartos en estos juegos.
    Pese a todo, sigo diciendo que es un gran juego, entretenido como el que más y vistoso como ningún otro, aunque caro. Siempre que llevas un buen ejército, lógicamente. Por tanto, no llegaría a llamar a esta compañía “El Imperio del Mal”, porque entonces creo que tendría que inventarse un título nuevo para lugares mucho peores, pero sí que les dejaría de comprar miniaturas, como bien he hecho.

    Y después de haber despotricado un poco contra esta compañía, cierro este, mi primer comentario en Crisis Creativa.

    • Fosforo dice:

      Que no sea el último 😉

      Sinceramente, entiendo lo que puede llevar a alguien a dejar este juego (demonios, yo lo hice), pero, por ejemplo, yo juego Skavens y ahora están muy bien tratados, y nunca ha sido un ejército que acumulase muchas preferencias.
      Entiendo que puede frustrar, y tengo entendido que en 40K la cosa se ha salido de madre en ese aspecto, que actualicen hasta 2 veces otro ejército mientras el tuyo sigue atascado:

      • Elvenson dice:

        No se preocupe, que no lo será.

        Bueno, caso como el de los Skavens, en 40K, es el de los Eldar Oscuros que antes mencionaba, los pobres hasta hace nada eran poco más que polvo (sin renovar desde hace más de cinco años he escuchado) y ahora da gusto verlos. Pero, pese a esos dos ejércitos, y los Necrones, según estoy viendo, aún está el caso de los Elfos Silvanos, la Guardia Imperial, las Hermanas de Batalla y otros tantos. Es cierto que, últimamente, GW se ha lanzado en una bonita campaña de renovación de todos estos ejércitos olvidados, pero las diferencias siguen siendo muy fuertes.
        Y sí, 40K es una auténtica fanfarronada, y vuelvo a remitirme a los Marines para defenderme.

    • Nubis dice:

      Ese es uno de los puntos que suelo criticar, que el juego no está nivelado y si llevas a Marines lo tienes más fácil (sobretodo si son Caballeros Grises, aunque bueno, los cambiaron no hace mucho).
      En parte entiendo este problema, ya que el juego necesita su tiempo para ser pulido, pero hay ejércitos muy olvidados solo por el hecho de que no venden tanto. Vamos a ver, si los repasaran y dejaran a la altura, seguro que vendían más (ejemplo las Hermanas).

  4. Miguel dice:

    ¿Cuanta gente entra en internet a decir que un producto le ha gustado? ¿Cuanta entra a ponerlo a parir? Aquí hay otra opinión sobre Finecast…

    http://www.adeptvs.com/html/articulos/finecast/

    Mi opinión sobre el artículo es que, a pesar de ser una bonita sorpresa leer algo que no sea un “flame” sobre Workshop, no dices nada que no se haya dicho ya una y mil veces, aunque como he dicho antes, me da gusto ver como aún queda gente que vive en el mundo real y entiende como funcionan las cosas.

    Felicidades!

    • Fosforo dice:

      Efectivamente, el post no dice nada nuevo, pero a veces te encuentras con que el ruido de Internet es tan absurdo que necesitas desahogarte y decir lo obvio.

      Sobre el tema de la gente que dice que el producto le ha gustado y la que dice que no, vamos a ser claros: Es más divertido, más fácil y más interesante hacer una reseña negativa que una positiva. Y por mucho que intentes no centrarte solo en una de esas facetas, la realidad es que al final siempre vas a tirar a lo negativo (este blog, sin ir más lejos).

      Y me ha gustado el enlace, una buena opinión sobre Finecast, estudiada, con la que estoy de acuerdo. Al final parece que el problema es el precio, y me cuesta entender como alguien que colecciona Warhammer puede quejarse, a estas alturas, de que sea un hobby caro. Como digo, sabíamos donde nos estábamos metiendo.

  5. spikereven dice:

    Este es uno de los pocos “ocios frikis” de los que he conseguido mantenerme al margen todos estos años. Y no porque no me llame la atención, que lo hace, sino porque directamente no tendría ni para comer

  6. ejejejjejj es ke los friskis sois unos kejikas aakakkjjajajj

  7. Celtiberopagano dice:

    No se trata con el finecast tanto de que sea caro, como de que GW, a estas alturas, demuestre que carece de un control de calidad adecuado para el producto que vende y promociona como la mayor de las maravillas. A un conocido que compró 5 marines espaciales de edicion espacial para él y los amigos, le salieron los 5 plagados de fallos, los cambió, le salieron incluso peor (incluso con fragmentos de molde arrancado y bloques de resina informe en su lugar) y cuando los fue a reclamar, le dijeron que no se los podian cambiar de nuevo por la edicion limitada (simplemente, no habia existencias), que intentarian conseguirle reemplazos pero que no le prometian nada.
    Una actitud empresarial cojonudisima eh. Si yo saco a la venta un coche lleno de fallos, piezas mal repasadas, y errores de ingenieria ¿la culpa es mia o del que lo ha comprado?