Bienvenidos a Periodismo, la facultad de tus sueños

Publicado: enero 16, 2012 de Fosforo en Opinión

Si algún día, en España, se decidieran a rodar un BUEN reality donde los concursantes se encontraran en un entorno hostil, confuso e insalubre de temperaturas extremas; comiendo comida de aspecto nada apetecible y absolutamente incomunicados, solo dotados de tecnología obsoleta, sinceramente, yo lo rodaría en la Facultad de Comunicación de la UCM. Este edificio, que sirve como escenario principal a la película Tesis, ha cambiado tan poco desde que aquella se estrenó que asusta. Ubicada en un edificio originariamente construido como prisión/bunker franquista, esta mole de hormigón gris de plano asimétrico y absurdo (en serio, luego os cuento) acoge en el campus de Ciudad Universitaria a los estudiantes de Periodismo, Comunicación y Marketing, y es probablemente el centro de mayor renombre y prestigio para estudiar Periodismo en España. Esto, en la práctica, quiere decir que tenemos una buena plantilla de profesores de 60 o 50 y muchos que llevan tantos años metidos en la universidad que no saben qué han estudiado sus alumnos antes de llegar, ni les importa. Profesores que llevan dando su clase tantos años que ni se plantean que, quizá, estaría bien actualizar la materia. En estas magnas aulas yo he leído libros donde se habla de ‘la moderna tecnología de cintas magnéticas’, me han dicho que el uso de la informática para los archivos bibliográficos es ‘una moda’ o he oido decir que los ‘telefoninos’ (teléfonos móviles) son tonterías para jóvenes. Sí, estos señores son expertos en comunicación…

Precioso.

La universidad hace honor a esta teoría por parte de sus docentes. La construcción del edificio bloquea las señales inalámbricas telefónicas o de Wifi, los ordenadores públicos de la universidad son el paradigma de lo inútil (por lentos, capados, faltos de recursos e incompatibles). La red informática en el campus, vital para conseguir los apuntes de los profesores que no se niegan a usarlo, pagar los plazos de la matricula o entregar trabajos, es un despliegue meticuloso de contra-usabilidad. Poco a poco la cosa va mejorando, pese al hecho de que haya conviviendo varias plataformas distintas, cada una con un login distinto, interfaz diferente y errores mayores. Cada profesor usa una u otra a su gusto, añadiendo diversión del proceso. Pero si una facultad de la comunicación que no permite la comunicación digital os parece poco, hay más…oh sí, claro que hay más.
No es el único absurdo de comunicación en este lugar lleno de dignos doctores en comunicación. La propia estructura del edificio y la disposición de las aulas es un caos de plantas asimétricas, colores vivos, pisos numerados caprichosamente… (subir 3 tramos de escalera para subir del primer al tercer piso SIN INTERRUPCION en los tramos para un segundo piso, para que luego a la cuarta planta la separen menos de diez peldaños del piso inferior). Las aulas, numeradas, no están dispuestas en el edificio de forma consecutiva, sino que cada número ¡está donde quiere! Junto a la 513 puede estar la 521 y no, no estoy exagerando.

Este hall no es así de luminoso ni con el Dr. Manhattan apareciéndose justo al lado.

No es que esté muy quemado con esta facultad. Podría soportar las incomodidades de dar clase en un frío bunker de hormigón armado si el ambiente fuera el propicio. Pero, ¿sabes?, todas esas cosas que te contaron sobre la universidad son mentira, y no te digo na’ sobre los universitarios. No es que esperase a las élites intelectuales de nuestro tiempo aprendiendo en aulas que fuesen capillas de la gran catedral del conocimiento, pero joder, uno pensaría que en una carrera que exige un Notable alto de media para entrar iba a tener un cierto nivel. Bienvenido a la dura realidad, los estudiantes de mi facultad son, mayoritariamente, el grupo humano más despreciable que ha pisado una biblioteca en su vida. Sepan perdonarme las excepciones a los parámetros que os voy a describir, pero habéis de creerme, son una aguja en un pajar. Un pajar engullido y descomido por una recua de animales de campo.

Hay que hacer una distinción por sexo, para empezar. Y os voy a hablar de los hombres. Si decimos que un 50% de ellos quieren dedicarse al periodismo deportivo, me estoy quedando realmente corto. La inmensa mayoría tiene como aspiración presentar los deportes en Cuatro como un nuevo Manolo Lama o, al menos, escribir en Marca. Gente que considera algo que jalear el hecho de que ese periódico sea el más vendido en España. Personas que consideran que las asignaturas relativas a política, sociología o historia son innecesarias para su formación. Gente que se queja porque algunos profesores ‘ningunean’ el periodismo deportivo. Esa gente. Personas en su mayor parte sin ninguna inquietud hacia el mundo más allá del próximo jugador español (¡viva España!) fichado en la NBA y que en el mejor de los casos acaban la carrera sin pena ni gloria sin haber aprendido NADA. Dan ganas de llorar, porque además suelen dárselas de entendidos, y a abrir su bocaza para vanagloriarse de su ignorancia o quejarse por los niveles de exigencia mínimos que se piden en las asignaturas ‘que no necesitan’. Tengo la suerte de haber conocido un par de forofos deportivos en la carrera con más luces, que me hacen mantener la fe, ligeramente, en que el hecho de que te guste el fútbol no te convierte en un rematado subnormal.

WOO PAVO VIVA ESPAÑA QUE TENEMOS AQUI A LOS REYES DE LA F1 CON LA ALCALDESA Y UN FERRARI

Luego están las chicas. Como atiende a la condición del género, hay más variedad, pero no necesariamente más calidad. Hay un grupo importante cuyo objetivo es lucir en TV, y consideran que trabajar en prensa o radio es ‘inferior’, indigno de ellas. Estas suelen ser las que vienen a clase maquilladas, con tacones y luciendo modelito en todo momento. Su interés por lo tratado en la carrera se reduce a los pocos guiños sobre Tv que aparecen en la materia y realmente solo estudian para tener curriculum. No les interesa demasiado el género periodístico pero sí el salir en la tele. Asumo que sus  modelos periodísticos son Sara Carbonero, Letizia Ortiz y, en el mejor de los casos, Ana Pastor. Desearles la muerte es sumamente amable, en mi opinión. Por suerte (es un decir) a este modelo se contrapone el otro, el de chicas cuya obsesión es trabajar en la prensa en papel. ¿El País? ¿El Mundo? ¿National Geographic? No hombre, las revistas de moda. Frente al “me da igual en qué trabaje mientras salga en la tele” tenemos la superespecialización definitiva. Estas chicas siguen modelos similares a los del machito futbolero, bien podríamos decir que es su correspondencia del sexo opuesto. Y aún queda otro grupo numeroso, que puede entremezclarse con alguno de estos dos precedentes: la periodista de celebritys. Sea en la Superpop o en la MTv, en Sálvame o en Corazón de…, para ellas el periodismo es solo una vía para acercarse a la ‘alfombra roja’ de turno. Si piensas que la gente no confesaría públicamente que estudia para ser la nueva María Patiño, no has hablado con algunas de mis compañeras de clase. Quizá alguien se lleve la impresión de que me baso en estereotipos machistas para hablar de mis compañeras. No. Hay gente que no es así. Una minoría. Os juro que así está el patio.
Vale, la gente tiene unas aspiraciones despreciables bajo tú criterio, dirán algunos (como si mi criterio no fuese EL CRITERIO), pero seguramente se trata de gente muy capáz. Ja. Ja, ja y 100 veces Ja. Os presento a mi Top 10 de cosas disparatadas que he escuchado en clase de las fauces de mis compañeros. Todos estos casos son 100% verídicos, 100% vergonzosos y 100% lamentables.

-“No quiero que metamos en el trabajo expresiones de esas pedantes como Grosso Modo o A priori” Sí, gracias por participar en nuestro concurso ¿Quién quiere utilizar mal la palabra pedante? Ha ganado usted una patada en la boca un diccionario, y que le retiren su título de bachillerato de letras.

-“Los profesores no nos deberian poder obligar a tener una opinión”. Sí. Eso es. ¿Qué clase de profesores fascistas bolcheviques tenemos en la universidad pública que nos obligan a opinar en clase? ¿Es este el futuro que queremos para nuestros medios de comunicación? ¿Personas con criterio? No, claro que no.

-Esta es una de mis historias favoritas, y no está más destacada porque lo que viene es grandioso. El primer día de clase el profesor presenta la asignatura y después da turno a los alumnos para que pregunten lo que quieran sobre la materia o el profesor. Entre las preguntas tuvimos “¿Está usted casado?”, “¿Eres del Madrid o del Barça?” y “¿Cree usted en extraterrestres?”. La última no fue una broma, sino una pregunta de verdad. En serio. Sí.

-Una estudiante identifica una fotografía como un fresco. La profesora corrige, no era un fresco, sino un mosaico. La chica suelta una risa forzada y pregunta con prepotencia: “¿Y cuál es la diferencia?”. Un aplauso. O dos.

-“Profesor, hemos hecho una recogida de firmas en la clase para pedirle que la asignatura tenga menos lecturas obligatorias”. Sin comentarios.

-Compañera de clase que tiene que hacer una exposición de tema libre de cinco a diez minutos para una práctica. El tema que escoge es: ella misma. No contenta con ello, nos explicó que es una artista underground y que ya de niña era muy especial porque su padre le ponía discos de Janis Joplin y que no dibujaba cosas normales. Dibujaba letras y números ¡con ojos y boca y manos! GUAU. Que nivel.

-“Profesor, es que usted habla del marxismo y creo que yo, y como yo muchos otros compañeros y compañeras, no tengo muy claro como es eso”

-“Yo no entiendo para que necesitamos saber sobre derecho ni economía en Periodismo”. Y yo no entiendo como demonios estoy permitiendo que compartamos el mismo aire, maldito deshecho.

-Y mi favorita. Las hay mejores, pero no mucho. Y no tan memorables. Nos ponen en pantalla este cuadro:

“¿Quién está ahí representado?” pregunta la profesora. Y la candidata favorita a Miss Bocazas 2012 suelta “La virgen María y el Niño”. Sí. Yo digo SI. Lo digo muy alto y muy mucho, porque hay que echarle cojones para soltar semejante perla. Joder. Joder. Puto joder. Y encima, cuando la profesora le dijo que pensara antes de contestar, la chica se dio por ofendida. Que digo yo que si no tienes ni puta idea, mejor cierras la boca.
Con estos subseres inmundos me las tengo que ver. Y dirán ustedes que en todas partes cuecen habas y que seguro que mis buenas burradas habré soltado yo en clase. No se lo niego, que todo puede ser. Pero me enorgullezco de no haber dicho nunca algo que me ponga tan en evidencia como estas frases de aquí. Algo que revela completamente que los 20 años solo los tienen, estas personas, en el DNI (y digo 20 años, pero algunos de los artífices de este Top10 pasan de sobra esa edad).
Que no os engañen. Me gusta esta carrera. A pesar de los medios obsoletos, los compañeros imbéciles, los trabajos en grupo (como el que me ha impedido publicar nada en los últimos 10 días en este blog), la asistencia obligatoria (viva Bolonia) el edificio ruinoso y los profesores que chochean. A pesar de todo esto, me gusta. Pero, como idealista que soy, me imagino la posibilidad…no sé. De faltar un día a clase y que alguien decida probar como de resistente es ese bunker. Y que sea muy poco resistente.
Mañana más (y mejor, siempre mejor) de la mano de Randy. No se lo pierdan.

Anuncios
comentarios
  1. […] "CRITEO-300×250", 300, 250); 1 meneos Bienvenidos a Periodismo, la facultad de tus sueños crisiscreativa.wordpress.com/2012/01/16/bienvenidos-a-per…  por NubisMusic hace […]

    • Germán dice:

      Deje de leer este post cuando llegué a lo de “Ubicada en un edificio originariamente construido como prisión/bunker franquista”. Si no es capaz de ser objetivo con algo como un edificio, no creo que sea objetivo con sus ideas.

  2. Vrede dice:

    ¿Por dónde empezar? Tal vez en el hecho de que no solo confirmo los estereotipos que hay, sino que se pueden incluir más. La cantidad de gente que cree tener aptitudes de periodista, que se cree sumamente inteligente y, por ejemplo, cambió de universidad habiendo aprobado una única asignatura siendo una estúpida absoluta para dárselas de persona culta, moderna y OH QUE PUTOS DEMONIOS, ES UNA SUBNORMAL PROFUNDA. La cantidad (excesiva también) de gente con pretensiones de ser superior, relamidas y muy leídas (que en realidad el libro más gordo que han cogido ha sido el libro de monólogos de Luis Piedrahita) que caen en evidencia con cada comentario que hagan en público o privado, asquea. Peña que fundamenta sus opiniones en citas sacadas de la Wikipedia en su mayoría, o que se basan en cuatro puntos sobre los que giran continuamente. Peña que se cree mierda y no llega a pedo.

    Cómo no, el interior del edificio, ese gran desconocido. Aun me pasa que NO SE LLEGAR A LA MIERDA DE AULA DE INFORMATICA. Es imposible, me confunden al decir que se encuentra en X planta la localización de un aula o un despacho, es una puta locura. Ni el arquitecto que se haya metido más puto LSD aderezado con tripis varios y ver la película North habría hecho tal despropósito. Fuck it.

    JODER LA MIERDA DE ALUMNADO, DAMN IT. ES IMPOSIBLE NO VOLVER SOBRE ELLO. GENTE CON UNA EDAD CONCRETA QUE PARECEN PUTOS CRÍOS DE LA ESO, NIÑATOS QUE PIENSAN UNA MIERDA, QUE MANCHAN EL NOMBRE DE ESA CARRERA. ¿POR QUÉ ESTÁS ESTUDIANDO ESTO? ¿POR VOCACIÓN? ¡MIS COJONES TIENEN MÁS VOCACIÓN QUE TÚ, INFELIZ DE MIERDA, ESTEREOTIPO DE ESPAÑOLITO RETRAPUTA QUE SE PIENSA QUE LA UNIVERSIDAD ES EL MODELO DE PELÍCULA AMERICANA TIPO AMERICAN PIE, DONDE LA GENTE VA DE FIESTA EN FIESTA, FOLLANDO POR DOQUIER Y APROBANDO SIN HACER NADA. PUES NO, COJONES, NO. Y TENGO PUTA GENTE ASÍ EN MI CLASE, TAN HOSTIABLES COMO IMBÉCILES.

    El profesorado…Una cantidad saturada de dinosaurios frente a algo de sangre nueva y fresca que se ve atada de manos para hacer cambios por ser minoría. No niego que antaño, fueran grandes doctores pues eran los modernos, la nueva generación. Pero esa nueva generación sigue vigente a día de hoy, llevan 30 putos años ahí y de nueva ha pasado a obsoleta. Gente que no se jubila y tenemos a perfectos capullos que no quieren adaptarse a los nuevos tiempos, que ni dan clase con dos dedos de frente ni hostias.

    Y LUEGO ESTAN ESOS COMPAÑEROS DE CLASE QUE TE DEMUESTRAN QUE LA MISANTROPIA ESTÁ JUSTIFICADA, CON SUS APORTACIONES INSUSTANCIALES Y HACIENDO QUE DESESPERES CON LOS TRABAJOS CONJUNTOS. OH SÍ, ESA GENTE QUE N EL INSTITUTO HACÍA TRABAJOS EN GRUPO PORQUE PODÍAN ESCAQUEARSE, Y AUN LES FUNCIONA PORQUE NADIE HACE NADA PARA PONERLOS EN SU SITIO (PORQUE TOTAL NO SE PUEDE HACER NADA CON ESTA LACRA). GENTE QUE SEGURAMENTE APROBARA SIN HACER ESFUERZO ALGUNO, PREPARANDO CHULETAS CORRIENDO EL RIESGO DE SER EXPEDIENTADOS PERO QUE COJONES LES IMPORTA SI LA CARRERA SE LA PAGAN SUS PADRES PARA QUE ESTÉN ENTRETENIDOS Y NO MOLESTEN MIENTRAS SU VIEJO SE FOLLA A LA ASISTENTA QUE TIENEN. ESA PUTA GENTE QUE TENDRÁ UN TÍTULO UNIVERSITARIO QUE NO ACREDITARÁ NADA, PUES NO SE LO MERECEN.

    Es una carrera bonita. Pero su belleza a veces se difumina y me es imposible concebirla.

  3. Verdoux dice:

    Periodismo. UMA. Un compañero que se supone era de los más interesados en el verdadero periodismo no se le ocurre otra cosa que poner en un examen que Gandhi era africano. Por si te sirve de consuelo, no es cosa sólo de la UCM 😉

    • Fosforo dice:

      No me cabe duda. La UCM será paradigmática en algunos aspectos, pero es solo una islita en el mar de lágrimas que vamos derramando algunos…

  4. spikereven dice:

    Te alegrará saber (o más bien no) que no es solo un mal de tu universidad. Yo hice Comunicación compartiendo tres años con Periodismo y Relaciones Públicas en Salamanca y la cosa era igual. Por suerte había profesores que realmente sabían de lo que hablaban y que supieron trasladarnos su pasión por algunas materias (curiosamente casi todas relacionadas con el cine).
    En cuanto a los alumnos… bueno, digamos que te acercas bastante a los perfiles habituales xD

  5. El Tipo de la Brocha dice:

    Tengo que dejar cosas como esta. No me queda mucha fe en la humanidad que digamos y esto no va a aumentarla.

  6. Pero lelos y fronterizos en las universidades siempre hubo, no es algo solo de periodismo, pasa en todas las carreras.

    Recordaré toda mi vida como un compañero dijo:

    “El alcalde de Gijón es del PNV”.

  7. Me encanta el “Joder! Puto joder”” a lo Matías Prats hijo… A mí los artículos que más me gustan son los que destilan pura rabia y odio hacia lo despreciable. Y sí, se trata de un artículo extrpolable a una gran cantidad de Universidades (la mía tiene literalmente todas las tuberías y cables a la vista) y carreras (el 70% de gente que se metió en Derecho estoy seguro de que lo hizo para poder opositar a algo y tocarse la vaina el resto de su vida)

  8. Neyebur dice:

    Y yo que me quejaba de mi universidad, si la mitad de lo que cuentas aquí no son exageraciones, en periodismo estáis peor de la cabeza

  9. Paradox dice:

    En mi carrera de Enfermería, prácticamente mis únicos momentos de vergüenza para con mis compañeros se reducen en mi graduación (hay mucha enfermera choni dentro y fuera de la carrera y muchos enfermeros chulopiscinas) y, en cuanto a conocimientos, en las asignaturas de Estadística y Enfermería Comunitaria, que conllevan matemáticas (Math? In my scientific career? It’s more likely than you think!).

    A Dios gracias que luego eran competentes en las prácticas clínicas, que si no…

  10. Conozco gente más interesante sin estudios que con estudios. ¿El estudiar vuelve tonta a la gente? ¿No se supone que la Universidad es algo ya respetable? Es como si esa reforma de la educación fuese creada a caso hecho para crear ovejas… todo para tener más control. Teorías de la Conspiración atacan de nuevo xD

    Pero sí, tengo una amiga en la Universidad que me se frustra cuando tiene baja nota en los trabajos en conjunto, ¿qué culpa tendrá ella de que sus compañeros sean así? Si hasta me dijo que uno de los trabajos parecía de niños de E.G.B.

    Por eso lo mejor es no juzgar a nadie por sus estudios, no tiene absolutamente nada que ver. Es mas el interés y motivación de la persona hacia una materia lo que la hace de verdad una persona decente.

  11. Mr. Fail dice:

    BIBA VOLONIA

    El que diseñó las escaleras debía ser admirador de Escher o algo. Algún día iré a verlo.

  12. Malleys dice:

    Leer cosas sobre alumnos imbéciles siempre es entretenido.
    Y por cierto, te dejas muchos acentos.

  13. Hermano, no está usted solo. En mi carrera, Traducción, donde piden (al menos cuando yo entré) un 7,8 para entrar, hay más borregos que en el campo. Y eso que, para ser traductor, tienes que tener (o se supone, al menos) un nivel medio tirando a alto de cultura general (y no tan general).

    ¿Por dónde empezar? ¿Por las compañeras que no saben diferenciar el verbo to be de una berenjena madura? ¿Por los compañeros que no saben escribir dos palabras sin tener, como mínimo, cuatro faltas de ortografía? ¿Por el completo desconocimiento de la gramática y sintaxis española? ¿Por el NEFASTO nivel de inglés? ¿Por la nula capacidad de comprensión lectora? ¿Por la total incapacidad para leerse un libro sin dibujos? ¿Por el compañero catalanista que pide, en clase de Lengua Castellana, que le dejen escribir los trabajos en catalán?

    Y ojo, que allende las fronteras castellonenses la cosa no está mucho mejor: aquí en Salford disfruto (por decir algo) de la compañía de unas alumnas Erasmus de la Universidad Nebrija. En un examen tuvimos que traducir un texto sobre Sumatra, y se mencionaban unas chanclas made in China, de lo que una tiparraca interpretó que eran de los chinos y, como no sabía expresarlo en inglés, pensó en poner que eran del mercadillo. ¿Que cómo lo tradujo? Of the little market. Of. The. Little. Market. OF THE LITTLE BLOODY MARKET.

    Por si fuera poco, no sabía cómo se decía orangután en inglés (nota: se dice orangutan), así que, tras ponderar escribir monkey, decidió ser más creativa y poner chimpancé. En castellano. En un examen en el que tenía que traducir al inglés.

    Y podría seguir, pero mi médico me lo desaconseja porque me sube la tensión arterial. Eso sí, mire el lado bueno de tanta estulticia: menos competencia laboral.

  14. randy dice:

    A favor de algunas cosas, en contra de otras. Es cierto que en las carreras hay mucho idiota suelto (en el caso de mi universidad, había quien no conocía a Hitchcock o escribía “Jichcoc”. En COMUNICACION AUDIOVISUAL), y la UCM es un caos. Sí, de acuerdo en todo eso… pero no en el tema de las asignaturas basura.

    Le pongo un ejemplo: Comunicación Audiovisual. Allí dimos las siguientes clases obligatorias: Derecho de la información, Marketing, Economía, Historia, Derecho de lo audiovisual, Arte (o similar) y unas cuantas más. Todo perfecto. ¿Cuál es el problema? Que he aquí las que no dimos obligatoriamente: Guión, historia del cine, documental…

    Con cariño, pero no me metí a la universidad para aprender marketing, sino comunicación audiovisual. No podré nunca tomarme en serio una carrera que pretende crear comunicadores que no sepan quiénes son Chaplin y Orson Welles pero sí conozcan el flujo económico. No quiero aprender cultura básica: Para eso estoy yo con mi vida. Quiero aprender comunicación audiovisual. Y no me lo dieron. Puedo entender a tus compañeros en pequeñas dosis. Por lo que veo de mi señora novia, hay muchas asignaturas de cultura general pero no tantas de aprender a ESCRIBIR (algo que mi señora novia sabe hacer maravillosamente, por suerte). Algo tan jodidamente básico para un periodista como saber escribir.

    No me sirve de nada quien sepa mucho de economía o política pero no tenga ni puta idea de redactar un texto y hacerlo informativo, ameno y bien escrito. Para eso no le llevo a Periodismo, creo una nueva carrera que se llame “Culturilla general”.

    • Fosforo dice:

      Sí, si yo estoy de acuerdo con que las asignaturas, al menos aquí, están traídas de culo, con una mísera cuatrimestral en 2 años sobre escribir y en cambio dos, y varias optativas, sobre economía. Pero no es eso lo que plantea esta gente de la que escribo, sino que quieres especialización en periodismo deportivo YA, y lo que no tenga que ver con eso les parece una pérdida de tiempo. ¡Y para colmo, economía sí es útil para periodismo deportivo!

      • red bat dice:

        ¿He contado el examen (chorra afortunadamente) de formulación química que hice en 1º de Diseño Gráfico? Oh, si y también mamé “Sociología y márketing”.
        Y bueno, las materias siempre son mejorables. En mi caso yo hubiese matado por una asignatura dónde se impartiese diseño web. Ojo, no estoy hablando de aprender como funciona una web (entiendo que se deban tener unas nociones básicas de como funcionan para hacer los diseños en base a eso) sino de diseñar una web, de diseñar botones, interfaces, iconos, menús de DVD o cualquier cosa, no de programar, que para eso ya hay programadores. Si que tocas algo, pero muy muy por encima.
        Supongo que es algo compartido a toda formación, siempre hay cosas mejorables, pero bueno, siempre puedes aprender por ti mismo. Es formación, pero no la formación definitiva.

    • Lizara dice:

      Hola, sé que este no es el lugar para pedir orientación académica, pero tengo que elegir dentro de nada entre irme a Madrid a estudiar Comunicación Audiovisual o quedarme en Zaragoza estudiando periodismo, y este post y sus comentarios me están asustando mucho xD ¿En serio es así todo, tanto las asignaturas como el ambiente y los profesores?

      • Fosforo dice:

        Hola Lizara. Como habrás visto en los comentarios, esto que cuento es algo generalizado. El nivel del alumnado medio da bastante grimilla (más en letras que en ciencias) y eso. En cuanto a los profesores, hay de todo. La Complutense tiene algunos de los mejores y de los peores profesores de España en Comunicación.
        Las asignaturas están bien, el problema siempre son los profesores que las impartan, claro. Si finalmente te pasas a Madrid, hay un par de páginas de Internet con “valoraciones de profesores” que no están mal para orientarte…
        En cualquier caso, yo sigo en la carrera, he hecho amigos y me lo paso relativamente bien. Lo que pasa es que la parte buena no es tan graciosa.

    • spikereven dice:

      Estoy de pié aplaudiéndote tío. ¿Y cosas como semiótica y antropología a santo de qué? Salí de la carrera sabiendo un poco de todo pero experto en nada. O te metes cuando acabas directamente en un máster y te apuntas a cursos o estás totalmente fuera.

      • Fosforo dice:

        A mí Semiótica me está pareciendo lo mejor de la carrera. A la que me descuide, me pongo a buscar la forma de especializarme en ello. Pero sí, para el periodismo práctico no vale de nada.

  15. Despollándome vivo con lo de “of the little market”

  16. Chuck Draug dice:

    Pues sí que pinta mal la cosa… Yo habré sido de esos seres vivos que tuvo suerte, pero en Teleco nunca me topé con imbéciles… bueno, miento, un par o dos me encontré en mi etapa malagueña (la UMA no es precisamente el mejor lugar para estudiar ingeniería, porque estudias para exámenes, no para ser ingeniero), pero los perdí de vista pronto, cosas de meterse en una carrera que te abre el culo y te lo deja todo un año escocido al mínimo despiste.

    De todos modos, nunca jamás imaginé que alguien pudiera pasarlas tan putas en una carrera que le gusta solo por el ambiente y por las burradas de más de uno y de dos y de tres… Y todas esas burradas que han puest, me han dado ganas de golpearme contra la mesa si no fuese porque uno de mis compañeros de piso es un quejica que por unos tamborileos en la pared del pasillo (y encima la que no da a su habitación, sino a los cuartos de baño) puso el grito en el cielo, así que imagínate un golpe FUERTE. xD

    Y estoy con Randy, aunque esto se salga ya del contenido de tu texto, en que hay carreras que deberían centrarse más en lo que van a hacer, sea Periodismo, Comunicación Visual o Teleco o la madre que las parió a todas. Si marketing no pinta nada como obligatoria, ¿por qué la ponen como obligatoria? Igual que en Teleco me sorprendió ver una asignatura sobre empresas como obligatoria. Esto no es ADE, es una asignatura que se puede poner como optativa, pero hay asignaturas sobre señales, comunicaciones móviles, redes… que sí son de un ingeniero y las ponen de optativa.
    Lo gracioso es que más de uno dice que “esto es para orientarse al mercado laboral, a la vida real”. No. Eso era otra asignatura que teníamos, que mientras aprendíamos sobre transmisión nos ponían casos reales de la ingeniería en general y telecomunicacionesn en particular, una clase que te hablaba de lo que te ibas a encontrar ahí fuera. Yo no soy empresario ni economista, soy ingeniero. Está muy bien ampliar tu cultura, por supuesto, no lo niego, seguramente yo habría elegido esa asignatura si fuese optativa (“seguramente” como en “si me pones esa junto a robótica, señales y antenas, comunicaciones móviles… ya me dirás tú qué pillo”), pero limitar mi formación básica y esencial con una asignatura que no guarda tanta relación con mi carrera…

  17. mariods dice:

    Dios mío. Cuánto te compadezco por tener que aguantar ciertas cosas que comentas aquí.

    Euh… me he quedado totalmente flipado tras leer la cita “Los profesores no nos deberian poder obligar a tener una opinión”. No me lo puedo creer. Lo demás me ha parecido más normalito después de eso, hasta el niño Jesús con alitas y el fresco mosaico. O_O

  18. oldtangerine dice:

    Dios, no puedo estar más me acuerdo… Yo también estoy en el búnker, y no me quejo de los profesores (aún), pero los alumnos pueden llegar al límite de lo absurdo y pasarlo. Frases como “y yo para qué tengo que saber de política” sientan como patadas, sobre todo cuando a continuación añaden “…y todavía no han hablado del periodismo deportivo, ¿cuándo “vamos a dar periodismo deportivo”?”.

    Sólo añadiría una cosa. Creo que los que quieren hacer periodismo no forman el 50%, sino que se encuentran en un inquietante 80% :S

    • Fosforo dice:

      Como decía, el 50% se queda terriblemente corto. Lo del periodismo deportivo da hasta miedo, parece una invasión.

  19. Cuando he visto la lista ya pensaba aparecer yo (sí, fuimos a la misma clase el año pasado, y sí, en más de una ocasión me dieron ganas de coger una escopeta y ponerme en plan “tú vives, tú mueres”) No he podido evitar sonreír ante esa lista, ya que casi enterita es de cosas que yo también viví. Eso sí, el soliloquio underground de Claudia fue la ostia xD

  20. Daniel Delisau dice:

    En fin, Fosforo… creo que tienes razón en algunas de las cosas que has criticado (especialmente en lo que se refiere a la calidad de las infraestructuras de la facultad y al carácter antediluviano del profesorado). De hecho no te puedes considerar estudiante universitario si no pones a parir a tu facultad. Pero, el caso, es que el año pasado compartí clase contigo, y aunque he de reconocer que nuestros compañeros no tenían una gran nivel, tampoco creo que sea como para llamarles “el grupo humano más despreciable que ha pisado una biblioteca en su vida”. No sé si englobas en este saco a aquellas personas de las que expones alguna anécdota (cuyo nombre has omitido por consideración), pero sí en un clasificación semejante. El caso es creo que a algunas de esas personas las he tratado más frecuentemente que tú, y en consecuencia las conozco un poco más para no considerarlas como “miserias humanas”. Con esto no te estoy reprochando nada, simplemente es una cuestión de perspectiva que intento mostrarte. Cuanto más lejos estamos de determinadas personas, más sencillas son de clasificar en base a ideas preconcebidas. Nos pasa a todos, a mí incluido, pero de ahí a creer que esa es la regla general de nuestra facultad, me parece un tanto exagerado. Estoy convencido de que de la facultad saldrán profesionales muy buenos en el futuro. Simplemente hay que fijarse bien.

    Pd: deberías contrastar eso de que nuestra facultad fue concebida como cárcel. He oído eso y mil historias más, pero ninguna me acaba de convencer…