Un top rebuscado sobre videojuegos 2

Publicado: diciembre 5, 2011 de Fosforo en Videojuegos
Etiquetas:

No me voy a extender mucho. Digamos que la segunda mitad de este rebuscado top de Edorta quedó secuestrada en mi disco duro durante demasiado tiempo, e incluso me da un poco de vergüenza publicarlo ahora. Pero como todo llega, y más vale tarde que nunca, aquí podéis disfrutar de la segunda parte de ESTE POST con el TOP5 del sr. Edorta. Una secuela más aplazada que el estreno de El Hobbit

5- AMERICAN MCGEE’S ALICE (2000)

Soy una puta de Alicia en el País de las Maravillas. Adoro ese libro y su secuela, y me lo paso pipa viendo distintas versiones del la obra original. Salen un par al año, y hay tantas y tan variadas y personales que puedes encontrar prácticamente de todo en éstas. ¿Alguien ha dicho una con Sammy Davis Jr. marcándose un funkazo en mitad de la peli sin motivo alguno y Pat Morita apareciendo sólo para relinchar?

 

¡Aquí tenéis! ¡Alice in Wonderland de 1985! También sale Ringo Starr haciendo de Tortuga Artificial, pero a quién le importa. Nah, realmente me cae bien el tipo.

Una de las versiones que más me gusta es la de este juego. American McGee’s Alice te transporta a la mente de Alice, una cría con problemas mentales severos, su mundo interior. Mundo que debe salvar porque está contaminado de muerte y destrucción. La interpretación de Wonderland y de sus personajes es oscura y tenebrosa a rabiar, pero muy bien llevada y jodidamente inmersiva. Además la historia atrapa y tiene giros realmente buenos. Si aún no has jugado y piensas hacerte con la segunda parte pásate primero esta primera (que además viene de regalo con el nuevo juego, así que lo tienes fácil y es mucho mejor que su secuela) para así no estropearte el gran final.

En el aspecto negativo tiene un control muy frustrante y el hecho de que haya que guardar cada dos minutos manualmente, porque se autoguarda cada media hora muy pasada y teniendo en cuenta de que mueres cada dos por tres (en control ayuda) no hay más remedio, a no ser que quieras rejugarte de nuevo todo el nivel completo cada poco. ¿Merece la pena pasar esta frustración por vivir el juego? Oh sí. Y mucho.

¡Sin embargo en los niveles acuáticos se puede controlar a Alice bastante bien! ¡No debería ser así! ¡Debería ser al revés! ¡AL REVÉ...! ¡Oh! ¡Entonces por eso se le llama la Tierra del Espejo!

4- SAM & MAX HIT THE ROAD (1993)

Muchas veces leo listas de los mejores aventuras gráficas, o concretamente de la casa LucasArts que es la que más alegrías nos ha dado. Y sin embargo este juego rara vez lo veo nombrado, por lo que sólo puedo pensar que jamás lo han jugado, porque si conoces a la hilarante pareja de policías independientes que forman este entrañable perro con traje y su inseparable y psicótico compañero lagomorfo quedará para siempre en tu corazón.

Si algo hay en este juego es hilaridad, chistes por doquier gracias al que te pasas todo el juego descojonándote frente a la pantalla sin importar mucho realmente hacia dónde va la historia.

En este lugar debería haber un video que Youtube ha tenido a bien retirar. Trataremos de encontrarle sustituto. Toda la culpa es mía.

El problema de este juego es que si bien es muy certero con sus diálogos y ambientación, no lo es tanto con las soluciones a sus puzles. Está bien que el completo absurdo reine en su humor, pero que siga reinando a la hora de resolver puzles hace que muchísimas veces la solución sea completamente aleatoria y te veas obligado a probar con todos los objetos que tienes en el inventario. Objetos que ni siquiera valen todos y algunos sólo están para hacer un chiste, por lo que se salvan. Si algo está en este juego para hacer un chiste se salva. Y como todo lo está, por muy random que sea todo lo hace divertido de jugar de principio a fin.

Aunque eso sí, si quieres hilaridad y además puzles delirantes pero lógicos recomiendo encarecidamente los nuevos juegos de Sam & Max, uno de esos pocos casos donde se puede decir que superan al original. Especialmente la tercera temporada, que es absolutamente antológica por tantos motivos que podría dedicarle un artículo el doble de largo que este. Pero eso entraría en juegos olvidados actuales, tristemente.

¡Sam y Max en una de las misiones más espectaculares de su secuela! ¡Rodar una sitcom barata con risas enlatadas!

3- HERCULES (1997)

Hercules, la película que fue calificada como mala por el mismo tipo que dedicó un artículo completo a defender la peli de La Liga de los Hombres Extraordinarios (¡jej, algún día tenía que usarlo en tu contra, Fosforo!) tiene un juego cojonudo. ¿Qué? ¿Qué la película no es más que una versión bastarda de la mitología griega? Oh, vamos, ¡si nos ponemos así el 95% de las pelis Disney son versiones bastardas de otras cosas!

La versión bastarda de Kimba.

Pero eso, que el juego mola. Eso es tan cierto como tú. Sabes que va a ser grande cuando desde en el mismo menú de inicio suena a todo volumen ‘De Cero a Héroe’.

Si cuando llega la parte ‘¿QUIÉN ES EL AS DE GLADIADOREES?’ no estás dando palmas en la felicidad más absoluta es que no tienes alma. Y por ello te mataré en cuanto te vea como enviado de Satán que debes ser. Pero sin acritud, eh.

Y realmente de este no puedo sacar mucho chiste, así que me remito a lo anterior. Es muy divertido, tienes gran variedad de armas, una enorme variedad de enemigos, diferentes estilos de fases (¡hay una que puedes volar en Pegaso y todo!), al ser en 2D refleja a la perfección la peli (¡hasta la hidra siendo lo único en 3D chungo!), todo lleno de cositas coleccionables, una buena curva de dificultad (aunque tiene niveles realmente JODIDOS DE COJONES) y el HERCOZUMO, por supuesto, la bebida de los campeones. Lo dicho, un juego de acción altamente recomendable, hasta para aquellos a los que no les guste la peli.

2- TOY STORY 2: BUZZ LIGHYEAR TO THE RESCUE (1999)

Este juego es maravilloso, así de simple. Eres Buzz Lighyear, han raptado a Woody y debes rescatarle. La misma trama de la película, pero aún más espectacular. Escenarios enormes (bueno, puede que de ser un juguete no, pero no cuenta), una variedad increíble de cosas que hacer en cada nivel (desde buscar piezas perdidas, combatir esbirros malvados o echarles carreras a coches teledirigidos). Los escenarios están hecho con todo detalle, desde la casa de Andy, hasta el ático de Al con toda su mierda coleccionable. Uno de esos videojuegos que te lo curras para lograr el 100% (¡porque además puedes ganar nuevos poderes y mejoras para Buzz! ¿Alguien ha pedido un cinturón fosfo anti-gravitatorio? En definitiva se ve que es un juego hecho con HAMOR.

¿Cómo? ¿¡Acabamos de tener un nivel en el Almacén de Juguetes de Al y todavía nos dais un nivelaco completo en el pasillo de los juguetes espaciales!? Fuck yeah, tíos. En serio, FUCK PUTO YEAH.

Esta fue una época en la que se molestaron en sacar buenos juegos de sus franquicias. No sólo divertidos, sino también largos y desafiantes. Ahora cuando se trata de tomar franquicias que supuestamente son para críos… no se puede esperar mucho. Por ejemplo en el juego de Toy Story 3 un nivel estaba centrado únicamente en la habitación de Andy y otro en el sótano. Niveles en un juego que no llega a diez, que se pasaban en un minuto porque no tienes más que dar un par de saltos. En Toy Story 2 TODO el primer nivel ocurre en la casa de Andy y puedes recorrer desde el sótano hasta el ático con una gran cantidad de pruebas y retos que resolver.

Alguien, puede decir, ¡eh! ¡pero Toy Story 3 tenía el modo Sandbox además del modo historia de media hora! Sí, un modo sandbox que en principio parece que va a molar y luego te das cuenta de que el 90% del mismo son muñequitos pidiéndoles que les encuentres ropitas.

Cuando es la cuadragésima vez que haces lo mismo empiezas a percibir un patrón más repetitivo que en un juego de Rockstar.

Oh, y si alguien le da por jugar recomiendo la versión de PSOne. No por ser sonyer, que ya os oigo, sino porque esta versión tiene escenas completas de la peli entre niveles frente a los fotogramas con textos estáticos de la de Nintendo 64 y oye, como que te mete más en el juego.

1-      PERRO Y LOBO

Dije en su momento que el problema de estos juegos basados en franquicias es que muchas veces no tenían nada que ver con el show que representaban. Incluso en buenos juegos hay cosas que te chirrían o que sabes que son así por ser un juego. Lisa Simpson no se van a liar a hostias por las calles de Springfield, el mundo de Toy Story no está infestado por robots que disparan láseres de verdad, ni Mickey mata murciélagos a puñetazos (de torturar gatos a eso hay un trecho). Si bien lo aceptas por el contexto, a veces deseas que haya un juego que respete al 100% el espíritu de su franquicia. Y por suerte, ese juego existe, y aquí lo tenemos, ¡y con personajes de los Looney Tunes!

En Perro y Lobo controlamos a Ralph (no confundir con su primo el Coyote, ¡pues Ralph tiene la nariz roja!, personaje que ha sido referenciado de forma poco sutil en el artículo anteriormente, ¡quien encuentre la referencia gana… uh… mi más sincera enhorabuena!), quien debe robar al perro ovejero Sam. Sus ovejas, claro. Para ello debe usar el más variado arsenal de su catálogo ACME y construir intrincadas trampas que casi siempre acabarán en el desastre.

Y de eso va exactamente el juego. Tienes que usar tu ingenio y habilidad para robar las ovejas de tu compañero de trabajo. Desde usar cohetes, lanzarte a ti mismo con gomas elásticas, acercarte poco a poco escondido en un arbusto o totalmente locas, pero lógicas, combinaciones de trampas. La dificultad va subiendo según pasan los niveles, claro, pero la diversión nunca cesa.

¡Y además sale Gossamer! ¡¡GOSSAMER!!

Además de ser entretenido como pocos visualmente es una maravilla. Consigue trasladar los dibujos clásicos a la perfección. Todo movimiento, postura de cualquiera de los personajes que aparecen te remiten totalmente a los dibus. Pero lo más divertido es vivir estas locuras cartoonescas en tus propias carnes. Chocarte contra túneles pintados, las mil formas de volar por los aires, andar de puntillas mientras la música sigue tus pasos o salir disparado hacia el borde de un precipicio y  seguir corriendo unos segundos hasta que Ralph tantea el aire, se da cuenta de que está volando y cae al vacío. Vivir esto no tiene precio.

Una obra maestra que nunca me cansaré de jugar y volver a jugar. Respeto absoluto hacia los cortos originales. Diversión y slapstick por doquier. Puzles que te darán más de un quebradero de cabeza. Y un Lucaspletórico en cada una de sus apariciones. Ojalá hicieran más juegos así.

Si no juegas AHORA Ralph intentará devorarte con desastrosos a la par de hilarantes resultados. Así que niégate para que haga su magia. Ríe. Y luego juega.

Y eso ha sido todo, si habéis logrado llegar al final espero que al menos alguno de los juegos os haya suscitado curiosidad suficiente como para darle una oportunidad, o lo hayáis recordado de la infancia y os haya hecho pensar ‘pues sí, estaba bastante bien’. Entonces mi misión aquí se habrá cumplido.

Soy Edorta. Y recuerdo… porque alguien debe hacerlo…

O algo.

Anuncios
comentarios
  1. Fosforo dice:

    Dire en mi defensa que Hercules es una mierda de película (y no solo porque no tenga nada que ver con la historia mitológica) y que las canciones seguramente son de lo que menos me gusta de la película, de modo que no queda sino luchar…
    Ah, bueno, y mis disculpas a todos los que quedaron con ganas de saber como terminaba esto y a Edorta en particular. Le debo una.

    • mariods dice:

      Pues siento discrepar, pero para mí Hércules es un punto y aparte en el cine de animación, un divertido film que da un aire fresco a la tónica habitual de Disney y una maravilla estética y dinámica de principio a fin. Una película, para disfrutar en familia con no pocos momentos verdaderamente disfrutables y fascinantes. Es una gozada y una injusticia que no sea de las pelis más memorables de la época Disney de los noventa. No es una mierda para nada, en mi modesta opinión.

    • Secundo a MarioDS y aún digo más: ¡UUUH FOSFORO FUERA!

      ¡Le reto a un post debate de pros y contras de Hércules por categorías y que decida el público! xD

      Whatever, que si otro año necesita bloguistas invitados puede contar conmigo, ¡aún me quedan cosas de las que nadie se acuerda de las que hablar! Que le sigo apreciando, ¡a pesar de la tardanza!

  2. Chuck Draug dice:

    Menudo repaso en esta secuela esperadísima. =D Y hombre, Hércules me parece una película menor, pero el juego era muy entretenido. Y el juego del perro y el lobo… recuerdo haber visto esa portada, pero nada más… y si es tan genial como los cortos (¡esa nariz roja de Ralph para no confundirlo con Wile E. Coyote! xD), mejor que mejor.

  3. mariods dice:

    Cachis, en este post solo hay un juego al que no he jugado, y es al Alice Mc Gee`s (aunque le tengo unas ganas tremendas desde que hará ya la tira de años leí un artículo en una revista de consolas). Lo tengo que probar un día de estos, sin lugar a dudas. Y vamos por partes:

    – Sam y Max: La aventura gráfica de todas las aventuras gráficas chorras. En serio. Amo ese juego. En una época en que creía que este tipo de juegos no podían sorprenderme, este par de frikis aparecían con esa maravilla de videojuego en el que nada tiene ni pies ni cabeza. Empiezan ya con una de las secuencias más flipantes y desternillantes de la historia del videojuego (destrozar casa de científico loco y arrancarle la cabeza – aunque solo fuese un robot – no tiene precio), las situaciones son imprevisibles, sorprendentes y divertidísimas (el campo de golf, el lugar ese raro de los imanes y las puertas – cuyo nombre ahora no recuerdo – , la convención de Big Foots…) los diálogos, ingeniosísimos a más no parar y una historia que no tienes ni idea de a dónde te va a llevar (el final, tan ecologista pero a la vez tan siniestro, es tan memorable). XD Las nuevas temporadas las estoy jugando ahora (aún no he pasado de la primera temporada, todo a su tiempo) y tienes razón. LO SUPERAN CON CRECES, Y CADA VEZ VA A MEJOR. 😀

    – Qué decir de Hércules. En serio, sigo sin entender porqué la peli no está mejor valorada. Y aparte, este juego. Fue también de mis favoritos de la Play, debo reconocer que no lo jugué tantas veces como el Bugs Bunny Lost in Time, pero sí las suficientes como para poder pasármelo con cinco vidas y llegar a Hades solo gastando dos. Es sencillamente genial. El 2D de los gráficos daba un sentido nostálgico y le daba un mayor ambiente de dibujo animado, lo cual reforzaba la gracia del plataformas. Y muchas de las pantallas me encantaban por su jodiente dificultad pero al mismo tiempo por su originalidad, como esas en las que la cámara cambiaba a un sentido en primera persona y debías recorrer un camino vertical hasta llegar a un villano o bien a una meta que no parecía llegar nunca (La pantalla del cíclope, sencillamente fantástica). Y esa música. Joder, esa música.

    – Toy Story 2. Si esque practicamente has dicho todo lo que merece contarse de ese videojuego en el artículo. Y has dejado lo suficientemente claro POR QUÉ ES MEJOR que el de Toy Story 3 (por muchas maravillas estéticas y espectaculares que tenga el otro). Solo diré que me pateé tantas veces la habitación de Andy que me la supe de memorieta. Gasté tanto la demo de ese juego… y luego el juego original, ojo. XD Eso sí, debo admitir que a lo mejor este juego lo hubiera igualado más al Bugs Bunny Lost in Time, más que nada por las limitaciones de las pantallas, pero son gustos. 🙂

    – Y esque has vuelto a acertarme en la patata, tío. PERRO Y LOBO. PERRO Y LOBO. No me esperaba para nada ese, tío. Qué RECUERDOS. QUÉ GRANDE ERA. El humor Looney Tunes acertado y comprimido en un juego al cién por cién, la posibilidad de manejar a Ralph y joder a Sam (aunque la mayor parte de las veces sería él quien te jodiera a tí cuando tratabas de coger a las ovejas escondido en la hierba, o cuando intentabas usar la flauta hipnotizante contra él (CUANTAS PARTIDAS TUVE QUE HACER HASTA DARME CUENTA DE CÓMO UTILIZAR ADECUADAMENTE ESA MALDITA FLAUTA)… El viaje en el tiempo para traer a Gossammer al presente era sencillamente una genialidad. Como todo este juego. En serio. Qué buenísima opción para redondear este top. Me ha encantado, de verdad. Muy, muy, buen trabajo, sr. Edorta. 😀

    pdd: Me ha faltado ver el arcade de las Tortugas Ninja por aquí, así como el Patoaventuras de la NES/Gameboy, pero viendo la selección, lo entiendo estupendamente. XD Lo dicho, ¡Gran trabajo!

    • -Si todavía vas por la primera temporada de Sam y Max… sé que es un tópico, pero te envidio por lo que te queda por descubrir, por mucho que lo intentes no puedes imaginar las cotas de grandiosidad que alcanza esta saga. ¡Disfruta!

      -Hombre, en cuanto a pantallas creo que Bugs Bunny está más limitadillo que Toy Story 2… aunque he de reconocer que lo puse en el sexto puesto por dar mayor variedad a la lista y no meter dos juegos de los Looney en el top 5. En mi corazón seguirá siendo un 4º puesto, por el cariño que le tengo y por las veces que me lo he rejugado hasta tener el 100% (la última este mismo verano). Claro que en el Top 3 he metido dos juegos de ‘Disney’, pero ese es mi TOP 3 inamovible, así que no hay nada que hacer xD
      Por el tema de la variedad Bichos por ejemplo se quedó a las puertas de entrar en el Top, que si bien gráficamente es un poco feete me lo pasaba pipa jugando, con las bayas de un lado para otro. Y además tiene unos de los villanos finales más acojonantemente complicados a los que me he enfrentado.

      -Y me alegro que alguien comparta el aprecio que tengo yo por Perro y Lobo. Nadie parece saber que existe y ha resultado ser no sólo mi juego favorito desconocido basado en una franquicia sino mi juego favorito de toda esa generación.

      PD: Hombre, claro que se quedan juegos fuera, esos, el ya nombrado antes de Bichos, el de Chicken Run que me encantaba, los Tiny Toons también los tenían divertidísimos, el de… para una lista más larga xD

      • mariods dice:

        Cierto, el de Bichos también era muy divertido. El problema es que no llegué a pasarme la pantalla de la construcción del pájaro, no estoy seguro de si fue por un bug o algo… Je, je, un bug en a bug´s life. XD Y joder, ¡Es cierto, me dejaba los de los Tiny Toon! ¡Tanto el de la Nintendo como el de la Game Boy. Geniales ambos. La jugabilidad y los movimientos de Buster no tenían nada que envidiar al dinamismo de la serie. 🙂

  4. Neyebur dice:

    ¡Por Dios, creía que era de los pocos que recordaba los juegos de Toy Story 2 y Hércules! Dos grandes juegos que el tiempo ha olvidado y que yo quería volver a jugar nada más habermelos pasado 😀

  5. Sam y Max, el que está en 2D que salió en la época dorada de las aventuras gráficas es una maldita obra maestra que me ha quitado muuucho tiempo 😀

    Por lo demás, el de Hercules (y el del Rey León de paso) es divertido y con buena animación como nos tienes acostumbrados.

    Ringo a la larga ha sido el más listo de The Beatles jeje.

  6. red bat dice:

    Corroboro lo de ciscarse en el control patatero del Alice. Lo jugué un rato porque me venía con la segunda parte y es para llorar. Te haces la lia un picho y que un secuaz de los baratos te reviente o que te caigas por un precipicio sin querer es LO MÁS NORMAL DEL MUNDO.
    Algún dia debería ponerme con el otra vez, proque la segunda parte me he encantado.

    • Yo me he dado cuenta de que lo mejor es jugarlo en PC. Es más sencillo apuntar y controlar a Alice con el ratón, porque con el mando no hay PUTA MANERA.

      Lástima que me diera cuenta de esto tiempo después de escribir el artículo.

  7. Malleys dice:

    Soy un fan de Sam & Max como el que más, tengo todos sus videojuegos, así como todos sus cómics (sólo me falta la serie de animación, a ver cuándo la compro) pero el Hit the Road nunca lo he tragado, me lo pasé una vez y no más.
    Y es que por muy divertido que sea si la jugabilidad no acompaña mal vamos, Mike Stemmle se mató la cabeza para inventar chistes graciosos y gags divertidos. Tanta importancia le dio a esto que se olvidó de una parte fundamental: que hacen falta unos buenos puzles y una buena historia. Nos dejan en un mapeado enorme sin saber qué hacer, sin un objetivo más claro que el buscar unos pelos de yeti para quién sabe qué. La historia no engancha porque es prácticamente inexistente y la aventura se hace lenta, un terrible defecto en este género.
    Es un juego divertido pero de ahí a afirmar que es una de las mejores aventuras de LucasArts hay un trecho bastante importante. Como dice Edorta las tres temporadas de Telltale lo superan con creces.

    • Chuck Draug dice:

      Total y absolutamente de acuerdo. Con ese juego descubrí a Sam y Max, y me encantaron los personajes, pero lo que es la jugabilidad y la historia dejaban mucho que desear. Una cosa es que el jugador se busque las castañas y otra dejarlo sin saber qué hacer, en un mapa donde no sabe dónd poner el huevo, sin pistas claras que le dejen ver si tal o cual sitio es mejor para investigar, y puzzles que carecen de toda lógica (incluyendo la lógica interna del universo S&M). No fue precisamente la mejor forma de encontrarme con estos dos personajes, y eso que los chistes son muy buenos…

      … Pero gracias a Telltale Games, como más de uno ya habéis dicho, se ha hecho justicia. Mucha justicia.

  8. Vrede dice:

    Solo jugué al de Hércules. Rebatiría a Fosforo, pero él no tiene alma y carece de sentimientos positivos. Su corazón en realidad es un vitriolo negro, que genera vinagre por sus venas.

  9. Ovi-One dice:

    Me he emocionao al ver mencionado el juego de Hércules. Tengo muy buenos recuerdos de él, para ser en 2D y basado en una película consiguió tener bastante personalidad. Y la fase de Atenas… ay la fase de Atenas. La adoro, joder. XD

    Y por supuesto, a los Sam & Max de Telltale habría que dedicarles un artículo. O dos, incluso tres (uno por temporada). Son gloriosos y sin embargo pasan con más pena que gloria. Qué asco de mundo.