Chicas Malas…2 (Sí, existe)

Publicado: noviembre 30, 2011 de Fosforo en Cine

Muchos recordarán “Chicas malas”, una pésima comedieta americana que en 2004 lanzó a la pantalla grande a una, aún no tan intoxicada, Lindslay Lohan que acababa de cumplir la mayoría de edad por aquel entonces. Me disponía a reseñar semejante petardo de instituto americano cuando, buscando en la wikipedia, me di de bruces con uno de esos hallazgos que te hacen desear no tener tendencias masoquistas. Resulta que dicha película tuvo una secuela directa al consumo doméstico protagonizada, ya no por la pelirroja Disney, sino por Meaghan Jette Martin, una actriz de segunda fila de la factoría Disney con una frente sobre la que los políticos valencianos ya hubieran construido varios aeropuertos.

¡Le cabe otra cara sobre la cara!

Partiendo, por tanto, de que el principal atractivo de la película estaba completamente perdido, arranca esta película donde el elenco de la primera parte ha desaparecido. Ahora nuestra protagonista es Jo, la sabelotodo y segura de si misma hija de un mecánico importante, que ha viajado de instituto en instituto durante los últimos 8 años dándo la réplica, por lo que vemos en la película, sin encanto, ni gracia ni carisma, pero con unos guionistas muy mediocres.

Jo hace de tía buena en la película, pero dado que no puedo apartar la vista de su frontón de pelota vasca, no estoy en condiciones de decir si es una buena idea o no. El caso es que el padre rico de una chica marginada de la escuela contrata a Jo para que cuide de su hija y la proteja de las “chicas malas” de la película, un grupo de tres reinas de la fiesta que tienen poco que envidiarle en carisma a un palo de fregona con un caniche ensartado. La nerd en cuestión se llama Abby, y sí, ya sabemos como va a terminar esta película y solo llevamos 20 minutos…

Si la primera parte iba de atrevida, rompedora y pedófila, esta segunda entrega promete aún menos provocación y menos pedofilia, dado que el elenco es de todo menos atractiva, empezando por una némesis, Maiara Walsh, con una boca que hubiera envidiado Jack Nicholson para la película de Batman. El vestuario también grita “Esta película no tiene nada de juvenil” y la banda sonora es de hace una década por lo menos. Vale, ya sabíamos que esto iba a ser espantoso.

Y a esta le cabe la frente de la otra en la boca.

No tarda en estallar el tópico del chico guapo, deportista, atlético y anormal profundo que ella quiere meterse desnudo entre las piernas. Y él quiere frotarse con su frente, de modo que quedan. Pero, ¡oh, dios mío! La chica mala quiere fastidiarles el plan y el probable embarazo no deseado. Y para eso, su novio le presta al chico guapo de Jo su coche, con una grabadora. Y así descubre el secreto de Jo, ¡qué es virgen! ¡Y se lo cuenta a todo el instituto! ¿Cuánta maldad puede albergar una adolescente?

Sin embargo, Jo mola tanto que aún así se hace más popular gracias a ese secreto. Y con ello, hace un poco más popular a Abby. Y crean su propio grupo guay. Y además Jo empieza a ser la principal candidata a reina del baile de “vuelta a las clases”.

¡Un momento! Después de años de ver Tv y películas americanas, todos hemos aprendido a aceptar los bailes de fin de curso. Pero eso de un baile de comienzo de clases ya es pasarse de la raya. Más increíble que Superman retrocediendo en el tiempo cambiando el giro del planeta. Llevamos 3 cuartos de hora de película y pensaba que esta mierda ya había terminado conmigo y que no podría seguir.

Pero entonces se pone interesante. Jo empieza a pensar en decirle a Abby que realmente empezó a ser su amiga a cambio de dinero. Pero no lo hace. Se arrepiente.  En un inesperado giro de guión, la sinceridad no hace su aparición, sino que lo dejamos para un momento dramático cuando llevemos dos tercios de la trama. ¿Tendré razón? Lo sabremos dentro de lo menos 20 minutos. Que rollo.

El novio es tan Robert Pattinson en feo que ni me aprendo su nombre

El típico truco de echar un medicamento que provoque el cólico en la comida para arruinar una fiesta, descubrir el amor. Jo crea un grupo de chicas inadaptadas, preparadas para luchar contra las chicas populares. Las soluciones contra ellas son lo contrario de lo original. A la putilla la delatan cada vez que se enrolla con un chico. A otra le pintan la cara de verde. Pero en el camino, nuestra protagonista olvida ser justa y amable con los demás. Pero Abby y el novio se dan cuenta, y trata de avisar a Jo, que de pronto se viste como si fuera una Avril Lavigne menos puta.

En su intento de portarse mejor, devuelve el dinero al padre de su amiga, pero la chica mala lo descubre y…oh, dios mío. ¡Que imprevisible! ¡Lo dije hace dos párrafos! No me lo puedo creer. Esto es tan aburrido y previsible, y sigue tan al pié de la letra la estructura de la original que casi no merece ni ser un telefilme barato.

Ya no puedo más. Llevo más de una hora narrando lo que veo frente al ordenador, pero esta mierda me puede. Voz en off, tópicos, absoluta falta de imaginación y nada, absolutamente nada de juvenil, ni rebelde ni rompedor. Esta película es una de las mayores mierdas que he visto en mi vida. Quedan 20 minutos de sufrimiento y ustedes, lectores. Lo valen.

Retomo mi puesto, respiro profundo, me asombro una vez más de lo amplia y despejada que es la frente de la protagonista, y me dispongo a tragarme los últimos pasajes de esta galería de cosas ya vistas. De hecho, está tan visto, que no voy a seguir contando el argumento como he hecho, porque ustedes pueden imaginarlo. No es nada que no hayamos visto mil veces, y todos sabemos como termina esto. Como la chica que se ha quedado sola recupera a sus amigos en el último momento, descubre el valor de la amistad y logra todo lo que se propone. Todos sabemos cuanto apesta ese final.

No sé que me escandaliza más de esta película. Si la banda sonora predeterminada, el vestuario, los escenarios, los diálogos, la jerga supuestamente guay, el canto a la anorexia que supone cada uno de los estereotipos que pinta la película…Hasta hay un cerebrito informático con una camiseta del gato de Schrödinger. Es vergonzoso. Todo se resuelve en un partido de futbol donde se juega con lo poco que saben las chicas de deportes, cometiendo errores todo el rato y dando lugar a cómicas situaciones nada machistas, claro…

Si la primera parte era mala, aburrida y tópica, potenciaba unos estereotipos insanos (y no lo digo por la afición a los estupefacientes de la actriz principal) esta innecesaria secuela, que ni siquiera es una secuela sino un remake más cutre, barato y aburrido. Evidentemente no me esperaba nada de esta película, sino un plagio con actrices más feas de Chicas malas. Sin embargo, es aún peor de lo esperado, ha superado todas mis expectativas de mierda e incluso me ha dado ganas de hablar bien de la de Lindslay Lohan.

No voy a decir lo que cabe ahí. Ya lo están pensando ustedes...

Anuncios
comentarios
  1. mariods dice:

    … ¿Qué extraña razón te impulsó a ver la película en un principio para empezar? O_o Vale, he visto pelis cutres, pero siempre sabiendo a lo que iba y en un estilo diferente a este. Este es el tipo de películas de las que directamente huyo al ir al videoclub. XD

    … Oh, se me olvidaba: Niño-leyendo-un-cómic.

  2. Mr. Fail dice:

    Serás masoquista.

  3. “No voy a decir lo que cabe ahí. Ya lo están pensando ustedes…”
    Tío, eres bueno…

  4. Chuck Draug dice:

    No sé si llamarte valiente o gilipollas por haber visto esta película… Te dejo elegir.

    Y no sabía que existía una película llamada “Chicas malas”, así que menos sabía yo que tenía segunda parte. Pero está claro que es algo que NO debemos ver (es resaltar lo obvio, pero eh, a veces viene bien resaltar lo obvio).

  5. red bat dice:

    Yo en su día me tragué “Una conejita en el campus”, pero tenía momentos surrealistas. Esto ni eso, me temo.

  6. alexjalon dice:

    Realmente la mayor mamarrachada de la película para mi gusto son los nombres, especialmente “Jo” una mezcla entre teletubbie y niño llorica

  7. No sé qué hacías viendo esto pero sí, es malísima, aunque discrepo en lo de que la de la frente y el doble de RobertPé son feos.

    No sé, a mí me parecen chavales normales aunque habría que asesinar al peluquero.

    • Fosforo dice:

      Hombre, hay un poco de exageración para hacer humor, pero la chica tiene mucha frente, eso es así. Y hacen los dos de superguapitos cuando son más bien, como dices, normales.

  8. franco dice:

    no sabes lo que decis homosexual sin sentido de la vista y oido.anda y hace vos una pelicula seguro que te sale “espectacular”jajajajajjajajajajja. asi que no te pongas a escribir estupideces y pensa el trabajo que se toman algunas personas al hacer una pelicula.