El jodido Robert De Niro

Publicado: noviembre 29, 2011 de Un tipo con boina en Cine
Etiquetas:, , ,

¡Lectoooooooores! ¡Lectoooooooooores! ¡Salid, lectores, quiero veros la colita… sin ser yo nada de eso! ¡Soy yo, vuestro jodido actor favorito! No, no soy ese afeminado de Johnny Depp, ni ese estúpido niñato de Robert Pattinson. ¡Soy Robert De Niro, maldita sea! Resulta que en la cuarta entrega de una de mis películas más exitosas, euh… Los padres de ella, tengo que hablar español en un par de escenas, así que, como jodido actor del método que soy, hice un curso y en pocas semanas aprendí como hablar una perfacta español. Bueno, pues en eso que estaba mirando en internet algunos de esos malditos blogs en vuestro jodido idioma, ¡y me encuentro con que un jodido tipo con una jodida boina está hablando en Crisis creativa de cosas que están sobrevaloradas!

Me partes el corazón, Bóinez. Me partes el corazón.

Naturalmente, yo sé que era una jodida cuestión de tiempo que ese cabronazo hablase sobre mí, así que decidí adelantarme a los acontecimientos y honrar a esta mierda de blog escribiendo una jodida entrada sobre mí mismo, para así no darle el placer al inútil de la boina de criticarme.

¿Por dónde empezar? Como algunos sabréis, siempre me ha gustado meterme mucho en los papeles que interpreto. Cuando hice de Vito Corleone en El padrino, parte II investigué los métodos de la mafia,  además de empaparme en la jodida interpretación de Marlon Brando en la primera parte de la saga. Ya sabéis, en la que salía ese maldito enano de Al Pacino. Pero no solo eso, sino que me fui a vivir a la jodida Sicilia, nenes. ¡Por eso mismo gané un Oscar por ese papel y esos pomposos británicos pieles rosadas me nominaron a mejor actor debutante! Cuando hice Taxi Driver trabajé de taxista durante varias semanas. En Toro salvaje aprendí a boxear y gané unos cuantos kilos. ¡Y cuando hice de pirata afeminado en Stardust frecuenté varios jodidos bares de ambiente donde conocí a un tipo muy apuesto con el que tuv…! Ejem, como os decía, soy un jodido actor del método.

¡Cómo me estilizaba las caderas!

Pero he de reconocer que me he encasillado bastante. Sí, sí, sé lo que estaréis pensando: «Robert, no digas eso, tú eres el mejor jodido actor de tu jodida generación, mucho más  que ese enano de Al Pacino». Y no os falta razón, amigos. ¡No os falta razón! Pero aun así, he de admitirlo: hice demasiado de mafioso y de tipo duro. Y eso pasa factura. Me lo creí demasiado. Durante un tiempo estuve en la jodida cima del mundo, con Los intocables, Uno de los nuestros, El cabo del miedo… «¡Abogadooo! ¡ABOGAAAAAAADOOO!». ¡Qué tiempos! Pero luego, no sé qué pasó. Frankenstein. El jodido Frankenstein. Se suponía que iba a ser un gran éxito, pero fue jodidamente mal, igual que El rey de la comedia. ¡Trabajé muy duro para esa película! ¡Insulté a Jerry Lewis para mejorar las escenas de la película! ¡Me aprendí chistes! ¡Me dejé bigote! ¡Ni siquiera hice mi característica mueca hasta el final de la película!

Pero todo fue inútil. Tuve que acabar haciendo una película con ese lameculos que no levanta dos palmos del suelo de Al Pacino, Heat, y bueno, no estuvo mal, y hasta me consta que en España le cambiaron el actor de doblaje a él en vez de a mí, pero desde entonces… un puto desastre, os lo digo. Un puto desastre. Me llamó Tarantino, y pensé «esto revitalizará tu carrera, Robert, ya lo verás, el jodido Tarantino lo petó con Reservoir Dogs y con Pulp Fiction», pero ¡BUM!: Jackie Brown. Nadie se acuerda de Jackie Brown. ¡Ni siquiera yo me acordaba de Jackie Brown! ¡He tenido que buscar mi jodida filmografía en la jodida Wikipedia para acordarme de que yo salía en la jodida Jackie Brown! ¡Y luego intenté hacer comedia! ¡Una terapia peligrosa, con Billy Crystal! ¿Y de qué hacía? ¡De mafioso! ¡Siempre de mafioso! Así que me dije «Robert, amplía tu público: haz Las aventuras de Rocky y Bullwinkle, a los jodidos niños les encantará». Pero todos sabemos cómo salió el asunto.

¡No fue bueno, tío! ¡No fue bueno!

Y ahora me veo reducido a hacer cosas como las mil entregas de Los padres de ella, con ese monigote de Ben Stiller dándome la jodida réplica, o El jodido espantatiburones, o Machete, o catorce mil mierdas con las que pueda pagar la hipoteca. Debería haberme ceñido a mi carrera de director, como en Una historia del Bronx o El buen pastor, donde salía poco y todos decían «la película está bien, pero se echa en falta al JODIDO ROBERT DE NIRO». No como ahora, que el público me dice «Robert, siempre haces el mismo papel, te interpretas a ti mismo». ¡Bueno, el jodido Jack Nicholson siempre hace de sí mismo y nadie se queja! ¡Ni siquiera se cambia las jodidas gafas de sol!

Además, parte de la culpa la tiene el actor de doblaje que me ponéis aquí, ese Ricard Solans. ¿Qué cojones le pasa? Le he oído cuando me doblaba hace veinte años y ahora y parece que sea una jodida parodia de sí mismo. ¡Y luego dicen que yo siempre pongo la misma mueca en todas mis películas! Yo creo que la mueca paralizada la tiene el jodido Solans, y por eso me dobla como me dobla.

Bueno, pues ya me he desahogado. Ya sabéis que soy consciente de que realmente no soy tan buen actor, que he perdido con los años, que siempre pongo la misma jodida cara haga del jodido papel que haga. Pero os diré una cosa: me da igual, porque cuando a la gente le preguntan quién es su actor favorito, ¿sabéis quién suelen decir? ROBERT FUCKING DE NIRO. Y sí, puede que mis tres películas más taquilleras sean Los padres de él, El espantatiburones y Los padres de ella, y puede que lleve sin hacer una actuación decente en años, pero sigo siendo el jodido Robert De Niro. Y voy a seguir cobrando un acojonante montón de dólares por cada película que haga, por mucho que ya ni me esfuerce en cambiar de registro, o de jodida mueca. En eso consiste ser yo.

Y ahora, corred a ver alguna de mis películas, panda de gilipollas.

Anuncios
comentarios
  1. ¿El padrino es aquella del supermafioso que se moría haciendo malabarismos con naranjas?

  2. Kotl dice:

    Hey, pues a mi como Capitán Shakespeare en Stardust me gustó

  3. Chuck Draug dice:

    Si lees esto con la jodida voz de Ricard Solans en tu jodida cabeza, es jodidamente maravilloso, por mucho que el jodido Robert De Niro se queje de esa jodida voz.

  4. maribel dice:

    que siga por mucho tiempo de mafioso, lo hace de coña y me gustó en la de Stardust y a mi hija más

  5. mariods dice:

    Leer esto con la voz del doblador es JODIDAMENTE GENIAL. XDDDDDDDDDDDDD

    Ah, por cierto, a mí Los padres de ella y Machete me gustan. Y Jackie Brown quizás no es de las más memorables de Quentin Tarantino pero a mí me dejó bastante satisfecho. :b

  6. Me alegra que todos hayan leído la entrada con la voz de Solans, supone el 50% del chiste :’)

  7. El Tipo de la Brocha dice:

    ¡Mierda, lo he leído con la voz de Verónica Forqué en la cabeza! Tendré que empezar de nuevo.

  8. Estoy acostumbrado a su voz original, pero he hecho el esfuerzo y le he puesto doblaje. Ma gustao mucho, Robert De Niro me encanta pero hay que admitir todo lo que dices, sobre todo que Al Pacino es un enano.

  9. Jijiji, sí que le estilizaba las caderas, sí. Ese es mi jodido comentario.

  10. Siempre dice:

    ¿Cómo lo ha hecho?
    ¿Si yo soy quién leo porque es usted el que pone la voz que quiere en mi cabeza?
    Una entrada jodidamente buena

  11. Ovi-One dice:

    Ha sido fácil imaginarse al doblador de DeNiro leyendo todo el artículo. Bien hecho.

    A mí también me gustó como Capitán Shakespeare en Stardust. Pero seamos sinceros, no porque haga un buen papel, sino porque hace lo que le da la gana y le sale bien. XD