Justin Bieber: “Under the mistletoe”. Cómo morir por dentro en 13 pistas.

Publicado: noviembre 22, 2011 de randy en Música
Etiquetas:, , , , ,

Uno sabe que una serie, película, libro, artista o animal de compañía (como Lassie, Garfield o Flipy) están en horas bajas cuando sacan un especial de Navidad. Lo hizo Star Wars (¿han visto qué bien lo reseñamos en Normas de Eq…? Fósforo, ¿a dónde vas con la garrota anti-spam? ¿Es para Un Tipo Con Boina, verdad?), lo hicieron Los Pitufos y hasta Pac-man tuvo un episodio especial de su terrible serie de animación, de la que ya hablaremos en otro momento. Y ahora, en pleno siglo veintiuno, cuando todos creíamos que la fiebre por los especiales navideños se había quedado anclado en Glee (que, total, más bajo de lo que cae en cada episodio normal ya no puede caer), llega Justino, un asesino de la tercera edad, y nos saca un disco titulado “Bajo’l muérdago te meto un morreo que flipas” o, más conocido por las adolescentes, “Under the mistletoe”. ¿Que de quién hablo? Está claro: Del tipo que moja bragas como quien compra natillas, del adolescente con más probabilidades de convertirse en el próximo protagonista de “¿Qué fue de…?” diciendo su futura famosa frase “Antes de la heroína y el jaco yo tenía vida”. Justin Bieber está aquí, nenas, con su disco más empalagoso, terrible y fascinante hasta la fecha. Claro, que teniendo en cuenta que solo tiene un disco (y otros cinco de remixes y versiones de dicho disco) aparte de este, no es algo muy arriesgado de decir. Veamos canción por canción lo que nos quiere decir el bueno de Justino en las canciones escritas por él (porque, claro, tampoco se ha matado: También tiene terribles versiones de clásicos como “Santa Claus is Coming to Town” o “Fa La La”. Imbécil).

"Y ahora le ponemos "Filtro nieve" en el Photoshop y... ¡Cojonudo!"

1-”Only Thing I Ever Get For Christmas” (“Solo me han regalao una cosa y no tenían el ticket pa devolverla”)

Al inicio de la canción uno se pregunta si Justin Bieber realmente canta así o es que tiene un pequeño problema (llamado, para más detalles, “resaca aguda”). Nada quedan de los chillidos de Baby, y sí mucho de una voz ronca que, para dentro de cinco o seis años, puede cantar perfectamente Calle Melancolía a dúo, en ese ridículo español que cantan los ingleses y que tanta risa hace. En la letra, bien analizada, uno solo puede sacar dos conclusiones: O nuestro héroe toma sustancias psicotrópicas y se imagina mujeres-regalo, o es tan bobo que prefiere encontrarse a una chica bajo el muérdago para darle un beso con lengua antes que conseguir regalos de verdad.

La letra en cuestión mezcla momentos engreídos (“Tú eres la única luz, he hecho mi lista, eres mi único regalo de Navidad. Te esperaré bajo el muérdago, bésame allí”. Así, sin preguntar a la chica ni nada. Estás en mi lista, ¿vale, muñeca? O me besas o hago otro rap con el hijo de Will Smith. Y nadie quiere eso, ¿verdad?) con auténticas alegorías a la droga dura (“En la mañana, cuando todo el mundo corra para ver qué hay bajo el árbol de Navidad, ¿sabes lo que te digo? Yo no lo encontraré allí, todo lo que necesito es el muérdago, harás geniales mis vacaciones, así que escúchame”. Cuando todos los niños corran felices yo me enrollaré con una tipa debajo del muérdago. Quizá me la folle y todo, qué coño. Si total, es solo para las vacaciones de Navidad. Supongo que mis papis me habrán comprado a una mujer para que me haga guarradas bajo el muérdago, ¿no? ¡Claro que sí! ¡El dinero lo puede todo!). Y así, la canción blandengue termina poco a poco mientras los oyentes empezamos a querer tirarnos de un quinto piso por ver si la pesadilla, repleta de Justins sin ritmo haciendo coros a Justins sin ritmo (ojito a ese “Merry merry christmas” que haría reír al mismo Cañita Brava) acaba.

¿Es Eminem? ¿Es un rapero chungo? ¡No, es alguien peor!

2-”Mistletoe” (“Quería poner Cameltoe pero era mu porno”)

Justino está obsesionado con besar a alguien debajo del muérdago. Si la primera canción trataba, basicamente, de un psicópata que despreciaba los regalos de sus padres para esperar a mujeres imaginarias bajo el muérdago, este segundo track trata de… bueno, de un psicópata que desprecia todo lo que tiene que ver con la Navidad para esperar a mujeres imaginarias bajo el muérdago. Con esta descripción, Justin podría ser el malo de cualquier temporada de Mujeres Desesperadas, aunque lo intenten ocultar con bonitos cascabeles sonando por detrás (y mezclados, por cierto, con una terrible base y una guitarrita como queriendo decir “mira qué íntimo es este disco, que tenemos guitarras acústicas”) y Justino haga como que pone buenas intenciones al cantar. Lo mismo da: Una voz dulce diciendo “Te asesinaré con una cuerda de piano” no da menos miedo. Más bien al contrario.

Total, que Justino empieza a contarnos lo bien que se lo va a pasar en diciembre: “Es la mejor época del año” (¡claro que sí!); “las luces en las calles desprenden tanta alegría” (y consumo eléctrico que luego pagamos los contribuyentes en tiempos de crisis, pero bueno, ¡yupi en todo caso!); “debería estar jugando en la nieve” (hombre, tienes ya 17 años, es como ir de Halloween con cuarenta, pero tú mismo); “pero estaré bajo el muérdago. Ouch. Imaginaos la imagen: Una ciudad en la que todo el mundo se divierte y la alegría navideña se contagia, en la que Papá Noel lleva a los niños en su trineo y Cortylandia tiene, una vez más, una canción hortera que nada tiene que ver con las de antaño, y un adolescente sombrío, sonriendo, bajo el muérdago, en mitad de la calle, esperando que pase algo. Maldita sea, esto se lo vendo a Crapsmith y sacamos algo seguro. La letra después no mejora: “Todo el mundo se junta en el fuego, debería estar pasándomelo bien con mis amigos, lo sé, pero estoy bajo el muérdago”. Spoiler: Al final de la peli, Justino saca un arma y se carga toda la alegría navideña que no disfrutaba por estar bajo el muérdago, viendo la vida pasar.

Bienvenidos a "Dando grima en Crisis Creativa", tu nueva sección que...

7-”Drummer boy” (“Esa que canta siempre Raphael en Nochebuena”)

Si hay una canción que odiar en este disco, esa es El Tamborilero. Justin no se ha conformado con destrozar la canción, sino que ha decidido darle un giro absolutamente genial. Ha añadido a El Tamborilero, ese clásico navideño, exactamente lo que le faltaba: Rap cantado de forma cutre. Oh, sí, Justin sabe justo lo que queremos al escuchar un disco de villancicos: Imaginarnos al pobre tamborilero con una gorra hacia atrás, collar de oro y haciendo “Yo yo” a todo el que se cruce por la calle, rimando como buenamente pueda (“Soy el tamborilero, copio CDs con el Nero”). Es, de verdad, algo digno de escuchar. A su lado, el “Come as you are” de Ramoncín es una obra maestra. Escalofriante.

Solo hay que echar un vistazo a la pseudo-letra que se han inventado para el rap: “Jugando por el rey, jugando por el título, estoy sorprendido de que no hayais escuchado esto en la Biblia” (guau, y yo pensando que las batallas de rap tenían que tener cierto sentido); “estoy tan apretado que voy a volverme un psicópata” (Espera, ¿qué?); “Es Navidad, así que aquí traigo un recital, soy tan malo como Michael, sé que aún soy joven pero voy, voy, estúpido, estúpido, amor como Cupido, soy el tamborilero así que voy, voy”. Eh, al chaval le pagan por cantar y tener cara bonita, no por ser Becquer, ¿no? Total, que tras la aparición de otro rapero, más referencias al muérdago (¿obsesión? Nah, cosas vuestras) y a Twitter (porque, claro, todos sabemos que el tamborilero twitteaba un montón en su cuenta @Tocadordetambor), Justino termina diciéndonos lo malos que somos y que deberíamos ir a dar dinero a los pobres. “Si quieres dar, es esa época del año” (deja que se mueran de frío y hambre en otoño y primavera, hombre); “JB tocando, yeah, yeah, estoy con el tambor, es de locos ver cómo algunos dicen, dicen que no les importa cuando hay gente en la calle sin comida, no es justo” (¡Rápido, lo dice Justin! ¡Yo ya he sacado todos mis ahorros del banco! ¡Los cinco céntimos íntegros!). Un par de manipulaciones más (del rollo “Tú tienes juguetes y ellos no. Dales dinero”, pero con palabras bonitas) y se acaba esta violación a cualquier cosa que tenga que ver con la Navidad. Ahora entiendo el odio de muchos hacia este hombre. Lo que me extraña es que nadie le haya sacrificado a Satán.

¡Esto sí que es un disco de Villancicos, hostias!

9-“All I want is you” (“Solo quiero tu diner… esteee… no, a ti, a ti”)

Justino es un ser solitario e incomprendido, y como tal lo muestra en sus canciones. Después de varios temas diciendo que espera a su mujer ideal bajo el muérdago para hacerle de todo, ahora dice que se siente solo, mirando por la ventana, esperando que la mujer ideal aquella baje de la nada y le bese. Francamente, chico, lo tuyo es una obsesión. Qué coño, este disco no es un disco de villancicos: Este es un disco sobre un adolescente obsesionado con el sexo. Pese a que la letra es más normalita, Justino nos enseña su táctica para ligar. ¿Alisarse el pelo? ¿The naked man? ¿Montar en moto a lo Lorenzo Lamas? No: Dar pena. Tal cual. “Desenvolviendo regalos sin ti, nena, es como estar a mediados de Diciembre y no tener frío” (lo que viene siendo “Desenvolver regalos sin ti es de puta madre, oye”); “No puedo hacer esto solo” (¿el qué? ¿Desenvolver regalos? ¿Hasta este punto de tontería de famosete hemos llegado, Justin?); “He cambiado mis maneras, sigue corriendo hacia delante y hacia atrás, estoy aquí para quedarme, yeah” (hola, busco al señor Sentido. ¿Conoce usted al señor Sentido?). Pese a todo, aunque la música sea empalagosa y den ganas de clavarle una guitarra eléctrica a Justino en el ano, hasta puede escucharse de fondo sin morir.

12-“Christmas love” (“Bajo el abeto te la meto”)

Esta, la última canción en la que Justino ha metido mano (anda, que se ha matado escribiendo, ¿eh?) trata de un tema complejo que no ha tratado anteriormente y que nos deja entrar en nuevas capas de profundidad emocional. Tristemente, se le debió perder la letra y al final canta otra vez que quiere una chica y que él la esperará bajo el muérdago. Francamente, Selena Gómez debería leerlo entre líneas: El muchacho no está muy contento con ella. Tanto sexo loco, tantos momentos inolvidables… ¿Es que no te das cuenta de que Justin solo quiere muérdagos y muérdagos, que te disfraces de muérdago, tener preservativos hechos con muérdago? ¡Hasta yo puedo verlo! ¡Muérdagos! ¡Más muérdagos, maldita sea! Por no hacer más larga esta tortura, digamos que en la letra Justino anuncia a Santa que “este año está guay” y que termina rogándole un beso a la chica de sus sueños, que, claro está, pasa de él pensando que es un creepy más. Con razón.

Y entonces, el disco se acaba. Y la alegría navideña llega a nuestros corazones, al menos hasta que aparezca el nuevo disco de singles de este disco, los remixes, las caras B y el Greatest Hits con las canciones escogidas de sus primeros dos discos. Lanzo una idea: Cambiar todos los “Baby” de la canción “Baby” por “Muérdago”. ¡Mucho más fiel a la realidad, a dónde vamos a parar! 

Anuncios
comentarios
  1. A-funny-name dice:

    Usted no ha entendido el verdadero significado de la navidad.

  2. Joder, cómo me he reído. Y qué aguante tiene usté por escuchar todo eso, oiga. En momentos como este me alegro de llevar audífonos y todo. 😄

  3. Valor tiene usted sabiendo cómo se las gastan las fans de este jovencito. No me quiero ni imaginar si éste articulo llega a alguna de esas histéricas adolescentes…

    … venga, que alguien lo postee en algún foro xD

    Pd: ¡Muérdagos!

  4. mariods dice:

    XDDDD Muy buen y divertido análisis de CD navideño. Deberías hacer más. 😄

    Algo que señalar: si, según dices, el especial navideño se realiza en las horas bajas de una serie… ¿qué pasa con Los Simpson, cuyo primer especial navideño se emitió en su primera temporada y el segundo más o menos llegó en la sexta temporada? 😄 Na, tenía que soltarlo.

    Por otro lado, estoy de acuerdo en que todo lo que hace este crío es deleznable para los oídos humanos… pero… ¿no habíamos quedado en que lo que debíamos hacer para no alimentar a este monstruo es sencillamente no hablar de él? Yo estoy enteramente de acuerdo con ello, y me pareciste tremendamente lógico con esa decisión; crear posts negativos sobre él no va a ayudar a que deje de hablarse de esta abominación… Me gusta muchísimo el post, no me malinterpretes, pero… ¿en serio este crío es un artista tal como para merececerse más posts sobre él, ya sean buenos o malos? Yo creo que ni eso. :b

  5. Chuck Draug dice:

    Joder… quiero decir… JO-DER. Randy, deberían pagarte solo por esto. ¡A eso se le llama sacrificarse!

    Y no es que Justin parezca un creepy: es que lo es. Ahora sabemos que lo es. Es un creepy con un fetiche por el muérdago. Pero ahora que te has sacrificado y has dicho lo que tenías que decir, vamos a volver a nuestras vidas, donde este chaval con adolescencia retrasada no existe (ojalá).

  6. mariods dice:

    Arg. acabo de darme cuenta de que el autor de este artículo es Randy, y no Fosforo. Fallo mío, ahora lo que he dicho en el último párrafo de mi comentario de antes no tiene sentido. XDDDD Bueno, igualmente grandioso y divertido post, y recalcar lo dicho: no miremos al monstruo y él solito se irá a tomar viento. 😄

  7. Malleys dice:

    Muérdago everywhere.

  8. […] "CRITEO-300×250", 300, 250); 1 meneos Análisis del último disco de Justino Bieber: Morir por dentro en 13 pistas crisiscreativa.wordpress.com/2011/11/22/justin-bieber-und…  por MinasTirith hace […]

  9. Estoy pensando en dejar la coña de que a Elis le mola Justin Bieber después de leer esto, ¡Uf qué ulcera me está dando! Ni el buen humor de Randy ayuda a enfrentarse a esta satánica deidad… no puede ser canadiense, ¡no lo puede ser! ¡Te digo que no! A este lo adoptaron de Estados Unidos.

  10. Me faltan la mitad de los temas. ¿Es que esos te gustaron, Randy?

    • Fosforo dice:

      En defensa de mi compañero dire que:
      “Veamos canción por canción lo que nos quiere decir el bueno de Justino en las canciones escritas por él (porque, claro, tampoco se ha matado: También tiene terribles versiones de clásicos como “Santa Claus is Coming to Town” o “Fa La La”. Imbécil).”

  11. […] Justin Bieber: Under The Mistletoe. Cómo morir por dentro en 13 pistas […]

  12. candela dice:

    Cuanta hipocresía e ignorancia en un solo ”post” como suelen llamarle ustedes, busque un análisis de una canción de Jb y terminé acá, me tome el tiempo de leerlo pero leí un parrafo y logre entender que estaba realizando una perdida de tiempo, como ahora, pero me pone mejor saber que vos perdiste muchas cosas más, y en si valiosas, cuando hiciste este ”post”, y vos? que escuchas? rock? y te crees capo solo por eso? heavy metal? ELECTRONICA? que? alguien que tiene su mente abierta, sabe opinar y analizar, soy belieber mas que nadie en este mundo pero soy gran fanatica de bandas como Paramore, Soja, The police, Daft Punk, y Demi Lovato que tambien es del ambito de Justin, pero, te das cuenta cuanta diferencia entre estas bandas? uno puede reconocer cuando un artista es buen músico y esta donde esta porque lo merece, pero para eso se necesitan dos cosas: inteligencia y una mente abierta, las cuales vos careces. Mis condolencias hacía vos por tener que vivir toda tu vida con esa mente tan asquerosamente retorcida, queriendo sentirte mejor criticando cosas que no te influyen ni te cambian en nada solo porque tu propio ser no te llena, y solo porque no estas conforme con lo que sos. Saludos.