Tintín, las expectativas y el miedo que me dan

Publicado: noviembre 11, 2011 de Fosforo en Cine

(Cierto angel de la guardia ortográfica me recuerda que es eXpectativas. Lo cambio en el titular, pero en la dirección quedará constancia de mi ortografía mediocre para los restos)

No ha habido chaval de nuestra época que no haya amado y admirado a Steven Spielberg, en muchos casos, sin saberlo. Steven forma parte de esa nueva generación de directores que redefinieron el cine y convirtieron el entretenimiento de masas ante la pantalla grande en un espectáculode aventuras, luz y sonido, por encima de las comedias y otras obras cinematográficas que se habían ganado antes los parabienes de las masas de todas las edades.

Detenerse en la obra de Spielberg podría dar para un blog entero, o incluso para varios. Pero digamos que nadie nacido entre los 80 y los 90 se ha librado de ver ET, el extraterrestre. Por el camino fuimos tropezando, consciente o inconscientemente, con su nombre en tantas otras películas donde la mano como productor de este hombre aún tenía un toque mágico: Gremlins, Regreso al futuro, Los Goonies, Cariño he encogido a los niños, e incluso la entretenida (y denostada hasta la muerte) Esta casa es una ruina.  También películas de animación como, Fievel en el Oeste,  En busca del valle encantado (su primera e impecable primera parte) o la legendaria e inmortal “¿Quién engañó a Roger Rabbit?”.

Ya un poco más mayores, y seguramente justo después de Tiburón, Indiana Jones, y un no parar. Jurasic Park marcó una década y a varias generaciones para siempre. Cuando nos hicimos mayores de verdad pudimos ver Salvar al soldado Ryan y La lista de Schindler (película que considero uno de los mayores atentados contra la diversión del mundo, ¡que tostón!). Desde finales de los 60 hasta el final del siglo, Spielberg ha dejado, de un modo o de otro, una huella imborrable en la historia del cine.

En el siglo XXI es otra cosa…

Inteligencia Artificial (2001) es una película larga, densa, bastante aburrida y ambigua. Cándida para ser para adultos, tediosa para niños, la recuerdo como una tortura en el cine y solo la he visto una vez más. Me aburrió sobremanera. Minority Report es otro tostón, además de una violación dolorosísima del texto original en el que está basado. Mediocre es poco. En 2004 dirige “La Terminal”, una cinta que es todo lo contrario de lo que había hecho grande al cine de Spielberg en tiempos mejores.

Munich y La guerra de los mundos son dos películas mediocres (especialmente la segunda) y donde a Spielberg ya se le ha ido toda la chispa, convirtiéndose, sencillamente, en un director ultra semita con mucho dinero para respaldar sus bodrios. Las cosas que produce ya no destilan magia, da la sensación de que están pagadas sin mirar, y cuando no, dirige la 4ª película de Indiana Jones (una película que no existe, ¡por Crom y por Tiago!). En resumen, no Steven, así no, es como si al cumplir 55 se le hubiera escapado toda la genialidad de golpe.

Peter Jackson logró escapar del interior del gordo que se lo comió allá por 1998

El caso de Jackson es notablemente distinto. Aparte de Braindead no he visto gran cosa de este señor, y a pesar de que la película es un festival grotesco y mofante, la película no pasa de aceptable y gracias. Para el recuerdo, claro, la bella traducción de su título a la lengua de Cervantes. “Tu madre se ha comido a mi perro” es un hito en la historia de la unión entre esas dos bellas filologías.

Después de eso dirigió las tres películas de El Señor de los Anillos, sobre las que también podría explayarme hasta el infinito, pero no creo que sea necesario. Diré que para mí la mejor, con diferencia, es La comunidad del anillo y la peor Las Dos Torres. Con eso debería bastar. Pero es que después dirigió King Kong. ¿Por qué? Una película que lo tenía todo para ser una gozada convertida en un mojón sin gracia ni alma gracias al nuevo Peter Jackson. Y ahora nos lo quieren vender de nuevo. No amigo, perdiste tu oportunidad.

De modo que estos dos señores, una vieja gloria que lleva una década en decadencia, y una rutilante estrella estrellada antes de brillar con luz propia, estos dos caballeros son los encargados de llevar al cine la película de Tintín. Me consuelo. Me digo que Jackson adapta las cosas muy solventemente, y que Spielberg no puede estar TAN viejo…quiero que me guste esta película. ¿Me gustará? El Lunes, lectores, lo sabrán ustedes (a no ser que me sigan en Twitter, en cuyo caso se enterarán probablemente un poco antes).

Anuncios
comentarios
  1. Chuck Draug dice:

    Pues a mí “Minority Report” me gustó… la primera vez que la vi. La segunda vez ya no tanto, y eso que no leí el texto original de Dick. ¿Y “Atrápame si puedes” no es de Spielberg? Que yo recuerde, vamos, y la película también me gustó. Pero sí: comparado con el Spielberg de décadas anteriores, en el siglo XXI no es que se haya lucido.

    De Peter Jackson no tengo mucho que decir, no es que haya seguido su filmografía con interés aparte de Braindead y la trilogía de ESDLA (a mí me gustó más El Retorno del Rey, pero sí, Las Dos Torres es la peor de las tres), y me gusta la trilogía y lo que marcó en el cine de fantasía heroica, pero es cierto que tras ello no ha vuelto a lucirse mucho Peter.

    Y aún no he visto la de Tintín, pero sin ser un fan del personaje ni de sus historias… no sé… aunque estén Moffat y Wright de guionistas… hablamos de Spielberg y Jackson.

  2. Atento estaré a esa opinión tuya, me fío mucho de tu criterio 😉

  3. Fievel en el oeste era basura. La buena era la primera.