El Jardín secreto

Publicado: noviembre 10, 2011 de nadieygris en Libros y comics, Opinión

La lectura ha sido durante la mayor parte de mi vida una de esas actividades que necesitaba realizar todos los días en los que tuviera un hueco y si no lo tenia me lo inventaba tranquilamente. Últimamente no dependo tanto de la lectura, ya sea por el tiempo que me roban otras actividades y porque a mi pesar desaprovecho inútilmente la mayor parte el tiempo libre. Esto, también a contribuido en que no busque nuevos libros y que empiece a rescatar de los que tengo en casa algunos de los cuales nunca había pillado aun teniéndolos desde hace más de 10 años. El libro que viene hoy es uno de esos, un clásico del siglo XX que me ha dejado algo más que frió. El jardín secreto.

Detrás del curioso titulo, que nada le tiene que envidiar al de alguna de las películas pornográficas del momento, nos topamos con un cuento tierno de esos que tira un poco de la fantasía para que todo quede mucho más entrañable. El jardín secreto empieza presentándonos a una niña de padres británicos instalados en la India a principios del siglo XX. Mary, que así se llama la protagonista del relato, es el vivo ejemplo de alguno de lo que entra en las aulas de primaria en muchos colegios a día de hoy, es decir, una niña a la que te plantarías soltarla de todo menos cosas bonitas ante su falta de educación y la chulería con la que se mueve. Todo esto se debe a la actitud de indiferencia total que tienen los padres con ella. Los padres nunca tuvieron la oportunidad de mejorar, pues ya de buenas se los carga el Cólera al principio del todo.

 

Mary que sobrevive a todo eso y le toca irse a vivir la casa de su tío en Inglaterra, allí se encuentra con un servicio que la trata al principio con desdén, pero interesándose por ella algo mas de lo que lo hacían en la India. Su vida en la mansión de su tío, se ve mezclada por el misterio de un jardín que perteneció a su difunta tía y que lleva cerrado desde su muerte, y el descubrimiento de un primo que tiene un carácter muy parecido al que traía la protagonista heredado de la India, además de ser ignorado por su padre también, al haber sido el nacimiento del hijo la causa de la muerte de la madre. A partir de aquí, la historia avanza con del descubrimiento del jardín, el empeño por revivirlo, y los cambios que sufren los primos protagonistas en su forma de ser y de enfrentarse a la vida.

 

Los personajes principales consiguen evolucionar a lo largo de la trama, de una manera radical, realmente es el pilar más sólido del cuento. Eso si, todo eso solamente es logrado gracias a la ayuda desinteresada que brindan todos los personajes secundarios del libro. La primera característica común que tienen todos ellos es que son parte de los empleados pobres de la casa. Todos dejan constancia de que su vida no es la más desahogada, pero ninguno de ellos, tiene reparo en regalarles comida a los dos niños protagonistas como la madre de un tercer amigo de ellos, que también es pobre, esta siempre dispuesta a acudir a gastar su poco tiempo libre con ellos, ya que aparte de sus 12 hijos  es capaz de dar todo por cualquier niño.

 

No es que sea el primer cuento donde se perciben claramente que las clases mas bajas de la sociedad en estas historias solo sirve para ayudar a los personajes más afortunados, pero en concreto el Jardín secreto deja un regusto amargo al machacar con tanta fuerza ese aspecto de la historia.

 

La única y gran valoración que le puedo hacer al libro, es como relaciona la evolución del jardín y la de los protagonistas, el autor no recurre a descripciones eternas, consigue a lo largo de todo el libro, hacer que el jardín se visualice muy bien con apenas unas cuantas frases, que por norma general son las descripciones que cuentan unos personajes a otros dentro de la historia.

 

En definitiva, El Jardín secreto es uno de esos libros medio populares del pasado siglo, ahora mismo no es para nada tan conocido y probablemente a más de uno no lo suene. No recomiendo su lectura, es mejor, que  se busque otra historia que lance unos mensajes parecidos a los de este libro. Y con esto hasta la semana que viene.

Anuncios
comentarios
  1. Chuck Draug dice:

    Por lo comentado, el libro realmente te deja una mala sensación. A ver, es bonito ver la actitud desinteresada de los secundarios para que los personajes principales cambien para mejor, pero cuando recuerdas que los secundarios son los criados pobres, te da repelús y se te queda mal cuerpo, porque ellos seguirán igual de desafortunados. Supongo que esto habrá que mirarlo desde el punto de vista del autor a principios del siglo XX. Pero igualmente… mal cuerpo, sí.