Las redes sociales, ¡inventos infernales!

Publicado: octubre 21, 2011 de Fosforo en Opinión

Hay tres cosas muy importantes que debe hacer toda persona que utilice Internet. La primera es liberarnos de todo prejuicio susceptible, porque rápidamente vamos a encontrarnos todas nuestras opiniones subjetivas se ven ofendidas una y mil veces desde la web. La segunda cosa importante, dado que estamos aprendiendo a usar Internet, es a borrar el historial, porque todos aprendimos a usar Internet, o bien para ligar, o bien para pajearnos viendo porno. Y la tercera, y también relativa a la privacidad, es a crear la “cuenta de correo del SPAM” o “el correo de registro”, una cuenta de e-mail que dar en todas esas molestas webs, foros y demás que te piden registro para participar o incluso para leer los contenidos.

Sin embargo, hay gente que no aprende estas cosas. Y por una vez no es culpa de los recortes en la enseñanza pública (total, los profesores saben menos de Internet que los alumnos de primaria) sino directamente de los usuarios. Así, tenemos a gente ofendidísima porque a mí Series Yonkis me parezca un negocio cochambroso construido sobre la estafa, o sencillamente porque determinado webcómic o serie e la tele me da arcadas. También tenemos a gente que no sabe borrar el historial (todo un proceloso mar de anécdotas familiares que permanecerán durante décadas en la memoria colectiva). Y sobretodo, tenemos gente que utiliza la misma cuenta de correo para todo.

Sí, esa vieja cuenta de Hotmail que ya nadie en su sano juicio lee ni utiliza para nada, esa en la que mucha gente tiene +99 notificaciones y cosas igualmente aberrantes y desconocidas. A la que te mandan powerpoints con música (¡aún existen!) y mierda de listas de correo a las que te suscribiste en 2005, cuando aún había gente que creía en las listas de correo. Esta historia va de que un buen día, unos buenos amigos míos (o no tan buenos) se hicieron una cuenta en una web que preferirían que yo no supiera que tenían.

Podría haber sido muchas cosas. Pero por desgracia, fueron las redes sociales. Y ahora va mi pequeña anécdota al respecto: ODIO LAS ‘REDES SOCIALES’. Con la salvedad de twitter, no tengo ninguna, ni me interesa tenerla, ni me come la curiosidad ni nada de nada de nada de eso. Yo soy así de retrógrado, con mi cuenta de gmail, mi twitter y mi msn me va de lujo. ¡El caos! ¡El horror! Fosforo pretende llevarnos a la era de las cavernas, donde chateabas a pantalla completa en lugar de en una cómoda y práctica pestañita minúscula.

Lo primero fue Tuenti. Pero pronto empezó a ser Facebook. Las malditas invitaciones para Facebook no dejaban de lloverme por parte de mis “amables amigos” que disponían así de mi bandeja de entrada para llenarla de infecto SPAM. ¡Qué no quiero Facebook! Si lo quisiera, os lo habría pedido. Pero que fácil es hacerte la puta y mandarle a toda tu lista de contactos de Hotmail la invitación de marras. Al menos cuando te mandaban invitaciones para juegos online es porque les regalaban cosas si metían a gente, ¿pero esto? Ridículo.

Sin embargo, y llegado un punto, las invitaciones a estas dos fueron parando. Sea porque ya tenía tantas que Facebook me dio como caso perdido, o sencillamente porque la gente asumió de una vez que no me interesaba. Las que no dejaron de aparecer, de forma insistente y alarmantemente spameante eran las de otra red social: Badoo.

“¿Qué es Badoo?” Preguntarán los más afortunados. Badoo es la red social más sincera desde el nacimiento de “Todocanis”. Es una red social que se asume como un lugar donde desesperados necesitados de sexo y sus amigos cansados de tanto SPAM entran (o no) en busca de sexo. Su lema es “¡Charla, liga, socialízate y diviértete!”, toda una declaración de intenciones. En Badoo se dan cita solteronas ansiosas de morder las nalgas de algún chaval acomplejado, adolescentes demasiado tristes como para ligar en persona, productos de divorcios sin vergüenza ninguna y algunas personas hechas y derechas a las que considerabas por encima de la mugre que busca rollo por Internet.

Que esto de ligar por Internet es muy de hace 5 o 6 años, y ahora todas las tías guapas, fáciles y cercanas a ti que conozcas en Internet son tíos que se creen graciosos por hacer algo que ya es un cliché gastado. La verdad es que me sorprendió la cantidad de gente de mi círculo social que tenía cuenta en Badoo a medida que iban llegando los mensajes invitándome a unirme con sus fotos y perfiles. La verdad es que con más de una de mis amistades ahí presentes me unía de calle, pero conociendo mi suerte, acabaría de pagafantas hasta en Badoo, y eso ya es demasiado para mi orgullo de machote.

Ya desde el instituto, haciendo mis pinitos por la red como troll y adolescente palillero (aquí estamos entre amigos y hemos pecado ¡todos!) lo de ligar por Internet me pareció de lo más triste. No es una cuestión romántica de que el verdadero amor se descubre cuando ves en sus ojos el brillo que sientes en los tuyos y…¡No! Todos asumimos que “ligar” por Badoo, Facebook o el chat que sea se trata, salvo para alguna excepción perturbada, en una forma de desahogarse carnalmente con otro cacho de carne igualmente lamentable y ansioso por un poco de lorza contra lorza en posición horizontal.

Pero precisamente eso es lo que me resulta incómodo del tema. Exhibirse cual carne de kebab sudando en el mostrador, en busca del puro y duro mete-saca de toda la vida es algo para lo que no estoy preparado. Casi prefiero ligar en farolas, esquinas y rotondas que en una página web donde mis amigos, gracias al servicio de SPAM, pueden ver como me vendo sexualmente a bajo precio (la dignidad, que si tienes cuenta allí, es poca cosa).

Un año después, el SPAM no dejaba de llover, como si esto fuera una película ambientada en la Inglaterra victoriana. Algo cansado del tema, pensé: “Si me hago una cuenta, dejaré de recibir estas molestas invitaciones”. También pensé en que había amigas mías y que igual enseñaban cacha. Pero lo importante es el primer pensamiento, dejemos lo otro para la intimidad. El caso es que efectivamente, y en contra de todo lo que yo creo que es bueno, limpio y natural, me registré en esa web que, además de tener mi correo, me relacionaba con personas a las que prácticamente había olvidado, demostrando saber de mí casi más que yo mismo.

Hice la cuenta de Badoo y no alteré absolutamente nada de ella. Cerré y no volví a entrar, convencido de que la pesadilla había terminado. Al fin y al cabo solo querían eso, ¿no? Un usuario más con el que hinchar la promoción de su barra libre de sexo lamentable online. Pero resultó que no. Desde entonces la lluvia es la misma, pero en otro sentido. Multitud de bellas mujeres que “quieren conocerme” o a las que les gustó mi perfil. Lo cual es irónico, porque está en blanco.

Huelga decir que he pasado del tema, pero finalmente, y cansado de que esto no cese, os lanzo una pregunta. Una vez Badoo tiene mi cuenta de correo gracias a la inestimable ayuda de mis supuestos amigos necesitados de un polvo, ¿hay forma alguna de que dejen de atosigarme? Yo solo quiero vivir feliz y en paz, fracasando sexualmente en vivo y en directo, que es todo como más divertido.

Por cierto, alguno pensará que este artículo llega “tarde” pero hay un buen motivo. Y es que ayer fue
un día bonito donde la bilis no me salía de natural. Era un día para estar todos y todas contentos. Esperemos que no la jodan los de siempre, mirando su ombligo, su billetera y su sillón antes que en la paz y las personas.

Anuncios
comentarios
  1. Chuck Draug dice:

    Fíjate… Facebook ya apenas lo uso para autopromoción y poco más, Google+ también está muerto de risa, Tuenti es un caso perdido… sí, de redes sociales lo único que tengo en activo es Twitter. Y a veces creo que está demasiado activo. 😛

    Sobre cuentas de correo, la de Hotmail es un vertedero de spam y, como mucho, correo familiar (aunque POR FIN están empezando a ver que mi cuenta verdadera es la de Gmail), otra de Yahoo que ídem de ídem… y… bueno, en fin, así van las cosas.

    ¿Y de verdad hay gente que no sabe borrar el historial? Creía que esa gente se había extinguido…

  2. A-funny-name dice:

    Recomiendo fuego. Y en cantidades.

    Y por cierto, el tuenti tiene cieeeeeerta utilitad. Puedes usarlo para reírte de los canis en los momentos en los que dejas de sentir vergüenza ajena. Y para chatear con la gente que es demasiado vaga como para abrir el msn. Como yo, por ejemplo.

    Pero que el post mola y tal.

  3. A-funny-name dice:

    Y por cierto, no había recibido un powerpoint moñas musical en meses. Es mencionarlos tú y me mandan uno. Tienes poderes paranormales.

  4. Hauclir dice:

    Una vez más, realzamos nuestro odio a las redes sociales.

    Ahí tenéis una canción bastante interesante

  5. Vrede dice:

    Pues no termino de compartir todo. De no ser por internet es muy probable que no hubiese conocido a mi pareja, y no dejó de ser a través de una red social: el WoW. Sí, reid, pero sin buscarlo surgió. No todo el mundo son como esos tipos que llaman a los programas de madrugada buscando pareja, no. La amplísima mayoría sí, no lo niego. Pero hay gente que no es tan retromonguer coñe.

    Eso sí, admito tener tuenti, pero es por una cuestión de contacto: gente a la que nunca veo en el MSN (porque lo tengo casi de adorno) y compañeros que me comunican cualquier cosa por ahí. Saben que soy bastante enemigo del teléfono aunque me estoy reformando, y que no tendrían otra forma de contactarme.

    Intuyo que Badoo tendrá algún tipo de formulario de cierre de cuenta, y adeás es tan sencillo como bloquear los mensajes del destinatario, y muerto el perro. Eso es que ni has buscado, gañanazo.

  6. Mr. Fail dice:

    Pensando en los desesperados que entran en Badoo para ligar, y yo pienso ¿No es más sencillo irse de putas, y acabas menos atado?

    Ahora en serio, tengo Tuenti. ¿Por qué? Porque nadie de mi entorno usaba Facebook. Pero ni se me pasaría por la cabeza usarlo para ligar (personalmente no creo en el amor por internet. De hecho, no creo en el amor de casi ningún tipo. Y además, soy feo y no sé venderme)

  7. mariods dice:

    Veamos:
    Tengo cuenta en Facebook, pero la utilizo muy ocasionalmente. Como mínimo me sirve para comunicarme con personas de las que aún no tengo el correo electrónico. Y de vez en cuando hablo por el chat (aunque personalmente prefiero mil veces el de MSN).

    Tengo cuenta en Tuenti, porque TODOS mis amigos de por aquí tienen uno, y me dijeron de hacerme una. Me la hice y no aguanto Tuenti. En serio, no me gusta. No sé qué porras tiene de diferente con Facebook. No suelo entrar casi nunca. Y lo peor es que se lo comento a mis amigos, que para contactar conmigo, que usen Hotmail, pero no, siempre suelen usar Tuenti. Y por culpa de ello tengo que conectarme de vez en cuando no sea que planeen algo y yo no me entere. :b

    Lo último que me he hecho es cuenta en Twitter. Como mínimo este me parece un poco más agradable, potable y divertido, pero es más que nada porque solo llevo una semana. Aún tengo que ponderarlo. XD

    Por lo demás, gran artículo y tal.

  8. Pues yo a ver. Tengo Feisbuc porque toda la gente que conozco de los internetes tenía una, y la curiosidad me pudo. Ahora sólo la mantengo porque es la única forma de comunicarme con mucha gente.
    Tengo Tuenti. Pero no porque yo me la hiciera. Me la hizo una amiga. Por toa’la cara.
    Tengo tuiter. No la considero una red social, pero la tengo y es la que más me gusta.
    Me hice Badoo por la misma razón que Fósforo, pero no me aceptaban la cuenta por no haber subido una foto de mi jeto, y ahí se acabó Badoo.
    Y una Vampire Freaks, que me convenció una amiga, y gracias a la cual salí con una gótica xD
    También probé alguna que otra, pero me borré de todas ellas.
    Ah, y también conocí a mi actual novia por internet, pero en un foro de literatura, que es donde liga la gente con clase ;p

  9. accmc dice:

    A mí también me mandan correos con lo de Badoo…pero vamos, que yo no me pienso registrar como tú…XD
    La verdad, que yo sí que tengo tuenti y lo utilizo bastante, me lo hice porque el primer año de carrera toda la gente de mi clase subían cosas relacionadas con las clases y demás…y al final, la verdad, es que para mi tiene bastante utilidad a la hora de relacionarme con la gente que conozco y con mis amigas…pero lo que odio es subir fotos!es que a nadie le interesa mi vida…las únicas fotos que subo son porque mis amigas con tan pesadas, que las tengo que terminar subiendo para que dejen de darme la tabarra…eso sí, con un mes fijo de retraso…XD
    Las demás redes sociales ni las utilizo, me parecen una tontería, es más de lo mismo! Y si ya tengo tuenti, msn…y con estas puedo relacionarme con la gente…pues para que más.

    Lo de ligar por internet…es caer un poco bajo!jejejeje…yo a veces pienso si con la persona que estoy hablando es realidad esa persona y no otra…XD…porque te pueden engañar fácilmente, en realidad no ves con quien estás hablando!
    Ah! y con esto no me estoy metiendo con la gente que ha encontrado novi@ por internet…me parece muy bien y la verdad que deben de estar orgullosos por sacar una relación adelante a través de internet.

  10. accmc dice:

    Ah!que no he dicho nada…Me alegro de que hayáis vuelto a las andadas los tres juntos!
    Se os echaba de menos 😉

  11. by Atx dice:

    ¡NOOO! ¡BADOO ES EL MAL! D8

    Ahora en serio: las redes sociales pueden estar bien si se utilizan bien (vamos, como todo). El problema es que parece que la gente usa todo como si aún se tratase de los tiempos del chat de Terra (sí, aún me acuerdo de esos chats que por suerte abandoné hace mucho tiempo xD), y luego encima se quejan…

    En fin… somos humanos xD

    P.d.: lo del Badoo lo digo con toda mi alma… no hay red social que más odie que esa (y por eso jamás se me encontrará ni ahí ni en sitios parecidos)

  12. Yo debo ser de los raros que siguen siendo más de msn y teléfono… y eso que tengo tuenti y facebook, (me los hizo una amiga, así que ahí están) pero me meto de año en año cuando alguien me obliga a punta de pistola a ver ciertas fotos o cosas así.

    Y me alegro de que esto haya vuelto a las andadas, que vivo en otra maldita órbita y me acabo de enterar de golpe y porrazo. ¡Viva y bravo!

  13. Neyebur dice:

    Yo debido a mi insularidad estoy casi obligado a usar redes sociales como Facebook, Twitter o Messenger para hablar con otros autores
    Y mis compañeros de instituto y universidad me obligan a seguir usando Tuenti, o si no no me entero de nada, y no hablo de fiestas que poco me interesan, sino de apuntes, trabajos y actividades

  14. A mí lo que me jode es la gente a la que le pides que te pase las fotos de tal o cual fiesta o reunión y te dicen que no, que pa’qué, que están en Facebook…