Kingdom, el juego medieval más tonto del mundo

Publicado: septiembre 28, 2011 de Fosforo en Uncategorized

Yo antes jugaba a Travian. Para los que no lo conozcan, se trata de un juego online donde galos, romanos y germanos combaten en un territorio hostil. Cada jugador pertenece a una de las tres “razas”, con atributos y tropas diferentes, y cuenta con una ciudad con diferentes explotaciones de recursos que ha de mejorar para poder alimentar su ejército, expandirse e imponerse a sus vecinos, generalmente con la ayuda de alianzas y pactos.

Travian es un juego muy divertido donde viví algunos de los momentos más entrañables de mi vida en internet junto con algunos tipos casi tan guays como los lectores de este blog, pero que además me llamaban “jefe”. En Travian, cada hora se producen una serie de recursos en base al desarrollo de tus explotaciones de trigo, madera, roca y barro. El juego, de hecho, tiene muchos parecidos con Los
Colonos de Catan. El principal problema, de hecho, suponía que debes estar siempre al toque con el tema de los recursos. No solo para invertirlos siempre cuanto antes, sino porque tus vecinos siempre podían atacarte para robártelos. Esto vuelve a Travian un juego, o bien sumamente absorbente, y si no excesivamente frustrante.

Hace ya tiempo que abandoné Travian, y a pesar de que en ocasiones vuelvo, mi compromiso con el juego ya no es igual y lo abandono en cuando las cosas se tuercen. Pero he encontrado un sustituto que cuenta con muchas de las ventajas, y casi ninguno de los inconvenientes, de Travian. Los que siguen mi twitter ya habrán tenido ocasión de leer mis paparruchas acerca de Kingdom.

Kingdom se sitúa en la Edad Media. Cada jugador empieza como un caballero que debe dirigir una ciudad (habitualmente de nombre horrible) y debe hacer “giros” de producción en un panel para obtener recursos, soldados y población con los cuales va expandiendo su reino conquistando territorios y ciudades vecinas, sojuzgando bajo su mandato a caballeros de otras ciudades. Cada “giro” de producción añade uno o varios recursos a tu reserva, pero el panel genera las posibilidades al azar, de modo que resulta algo incontrolable y peligroso si no lo montas bien. Así mismo, cada giro hace que envejezcas una semana…¿Y que pasa con eso? Que llegado a un punto (entre los 50 y los 70 años) tu personaje muere, dejando constancia de hasta donde llegó su poderío en un ranking, y
vuelves a empezar de 0, con un nuevo caballero que obtiene una nueva ciudad.

Esto de la muerte de Kingdom es una de mis partes favoritas. Si bien en la práctica es algo más complejo, en la teoría elimina del todo el brutal desequilibrio que se producía en Travian entre jugadores que entraban nuevos y gente que ya llevaba un par de semanas en el servidor. Otro de los puntos es el propio panel de producción. Para mi yo de hace algunos años, será un paso atrás, porque el azar
tiene más peso que en Travian. No obstante, le da un componente más activo a todo el proceso, porque en Travian te limitas a esperar y construir, esperar y construir, esperar y atacar…

En conclusión, yo diría que Kingdom es un buen juego, divertido, activo, no demasiado absorbente y bien construido, que puede proporcionar mucha diversión e inquietud.

¿Ya?
¿Qué es eso de que ya? ¿Qué más queréis de mí?

Ah,
vale. Que haga sangre. Que insulte a gente. Eso es lo que os gusta, ¿eh, zorritas morbosas? Pues vamos a ello.

La primera pega importante en Kingdom es que la comunicación entre jugadores está muy limitada. El sistema de mensajes de Muxxu es una auténtica mierda, pero no mierda como cuando yo digo “bla bla bla es una mierda”, sino mierda en plan un crossover entre Piratas y el remake de Cheers sin motivo aparente. Además, cuando consigues contactar con alguien, esa persona puede que
ya esté muerta y jugando en otro servidor. ¡Bien! Digo…no, es una mierda. Para colmo, como los jugadores no están habituados a comunicarse entre ellos, mensajearse con algún vecino es un dificultoso ejercicio de paciencia.

Pero luego están los otros, los jugadores que mensajean gratuitamente. “EY WEY XQ ME HISISTE ENEMIGO”. Pues verás, puede que tenga algo que ver con las 40 catapultas que están a 5 minutos de tu ciudad. Igual quiero decirte algo con ello. Igual sencillamente es que me apetece atacarte y destruir todo tu ejército para anexionar tu patética villa a mi creciente reino de horror. KE MALA ONDA HERMANO, HAGAMOS ALLY. Arg. Debería haber enviado más catapultas.

Y hablando de catapultas, aquí viene otra de las cosas más enervantes del juego, y que Travian lograba hacer muy fluido (quizá demasiado). Los combates. Yo recuerdo cuando en Travian mis tropas llegaban a la ciudad, el juego hacía balance de quién vivía y quién moría y se terminaba la lucha. Aquí no, las luchas duran tiempo (una cantidad considerable además) en el que puedes mandar refuerzos durante el combate o ver el desarrollo de la contienda. Esto estaría muy bien si no diera lugar a absurdos cósmicos.

Si yo mando una armada de 20 catapultas, 40 soldados rasos y 20 caballeros, y se encuentran con una fuerza de 4 soldados rasos, el juego empareja a cada uno de esos soldados con UNA SOLA de mis unidades. Esto quiere decir que esos 4 soldados retienen durante una o dos horas a un descomunal ejército. Y se vuelve cargante. ¡Pero es más! Si el tipejo en cuestión tuviera 8 soldados rasos, combatirían primero 4, y luego los otros 4, multiplicando por dos lo que tardaría en eliminar a una guarnición que no es ni la décima parte de mi tropa. ¿Por qué no combaten todos a la vez? O, al menos, si tienen que luchar de uno en uno, que se hagan a la vez la mayor cantidad posible de emparejamientos. Pero no, así funciona Kingdom. Rechinar de dientes y esperar. Esperar MUCHO.

Otro de los defectos principales del juego es el hecho de no poder personalizar el nombre de las ciudades. Entiendo los motivos hasta cierto punto, porque muchas veces cuando empiezas el juego y obtienes tu ciudad, esta está bajo el control de un señor feudal importante, y sería una lata que le estuviera cambiando el nombre a los territorios. Pero es que los nombres son tan feos…Yo ahora mismo soy señor de Andajillón (¿?) y estoy bajo el reinado de un Marques afincado en San Dafancio, que ahora mismo parece que planea atacar la ciudad de Huyumynd. Me siento ridículo invadiendo territorios con nombres como Granazold. Y todos son así, no he buscado nada especialmente ridículo.

Pero eso es, probablemente, lo de menos. Otra cosa que me resulta muy frustrante de Kingdom es que hay muchos jugadores que parece que no juegan. Tú vas con tu fantástico ejército, tomas una ciudad y pones bajo tu mandato al señor feudal de turno. Le dejas vía libre para expandirse y ampliar su reino, lo cual también revierte sobre la gloria del tuyo. Y el tío se queda aplatanado, encerrado en
su castillo, sin producir tropas, envejeciendo hasta morir. Hay que ser imbécil.

Al margen de todo esto, os recomiendo jugar a Kingdom y desahogar de rato en rato la frustración contra hoygans que no saben nada de estrategia y a los que es fácil dar un paseo por el barro mientras gritan “EY XQ ME ATAKAS KE ISE YO????”

Recordad que hoy hemos publicado un post por la mañana. No os lo perdáis.

Anuncios
comentarios
  1. Vrede dice:

    A mí me pareció una puta mierda de juego que no puede enganchar. Y mira que estuve años en el droGame, ¿eh? Pero este es una puta hez. Y eres un mancazo en él. Marica. Juega al WoW.

  2. Esa ortografía haría que cualquier tribunal internacional te absolviese de tus crímenes de guerra.

  3. Red bat dice:

    A mí estos juegos siempre me han parecido un coñazo, prefiero la accion directa y sin complejos. En cuanto salen árboles de habilidades, potenciadores, combos de mil botones, puntos de experiencia, combates a turnos y unos recursos que se me pasan de ver cuanta munición tengo, me invade el tedio. Pokémon, la excepción fué esa.

  4. MrAlbu dice:

    Me parece una crítica muy acertada!!! Se trata de un gran juego con aspecto de mierda, para quien guste la estrategia y la reflexión.. y no sea impaciente es un muy buen juego.

    Eso sí…. parece que “Muxxu” atrae con Brutus y otros juegos toda clase de gente tipo “E WEI YAPE” . Cuesta mucho contactar con los novatos.

    Y evidentemente la mayoría pasan su vida siendo caballeros o señores, con trabajo costeando su ejército hasta la muerte o la ruina.

    Igualmente es de mis favoritos.

  5. Eddar Stark dice:

    Chicos…yo ahora estoy en una batalla épica de 350 unidades mías contra 270 de mi enemigo…y el combate dura más de un día…créeis que no merece la pena jugar al kingdom? Por favor…ahora os digo….si no sois pacientes,así os irá la vida…pero el que sabe esperar,construye un imperio