Acción en extinción

Publicado: septiembre 21, 2011 de Fosforo en Cine
Etiquetas:

La feliz pareja que hoy tiene  a bien cubrir Crisis Creativa ya ha tenido su minuto de gloria en este blog, pues se trata de ni más ni menos que de los autores de JC-Superhero, webcómic que reseñamos hace no demasiado tiempo por aquí. Srmiedes y Alfonso_GC son además de unos artistas de cuidado, dos tipos majísimos que se ofrecieron voluntariamente a hacer algo para este espacio de la red, como si no fuera suficiente con la calidad de la que poco a poco van inundando subcultura, para humillación de todos los demás. ¿Qué puedo decir sin que siga sonando a peloteo? Que siento haber retenido esta perita en dulce tanto tiempo.

En los lejanos y truculentos años ochenta (si, la época de las melenas permanentadas  y el cubo de Rubik) emergió para mayor gloria de los videoclubs y actores con la cara de piedra un nuevo tipo de cine de acción que podríamos calificar de  “cine de testosterona”. Básicamente, estas pelis combinaban un protagonista chulo y duro, frases lapidarias, malosos un tanto imbéciles, explosiones de coches o gasolineras por doquier y ausencia de coherencia en el guión. Pero eso no importaba, la calidad técnica e incluso artística era lo de menos. Lo importante era ver al héroe partiendo la pana, cargándose a todo Dios mientras escupía chistes y se acostaba con bellas señoritas.

Este tipo de cine, que pronto conocería rutilantes estrellas como Arnold Schwarzenegger (en adelante Chuache), Sylvester Stallone o Bruce Willis, tuvo su inspiración directa en grandes pelis de acción de los 70, tales como “Harry el Sucio” con el inimitable Clint Eastwood y su vamos, alégrame el día, “La huida” con Steve McQueen, o cualquiera de las pelis de Charles “faz difícil” Bronson.

Esos eran los ejemplos más significativos a seguir, aunque bien es cierto que el cine de acción que nació en los ochenta para desarrollarse plenamente en los noventa fue mucho más alocado y falto de pretensiones que sus predecesores. El objetivo era divertir, flipar al personal, y a fe que lo hicieron con pelis como “Rocky”, “Acorralado” (ese hombre comería cosas que harían vomitar a una cabra), “Conan el bárbaro”, “Terminator” o “Arma Letal” (que posteriormente dieron paso todas ellas a sagas con distinto resultado) y los grandes “Tango & Cash”, otro ejemplo de diálogos gloriosos: -¿quién te ha enseñado a conducir? – Stevie Wonder . Y el que vemos en la imagen.

Como en todo, la ya de por si irregular calidad de estos productos a veces baja a cotas insospechadas, con películas tan disfrutables como olvidables (y algunas deleznables) tales como “Kickboxer” con el ¿gran? Jean Claude Van Damme, los “Desaparecido en combate”, protagonizada por el Walker de Texas Chuck Norris o las “Alertas Máximas” del bueno de Steven Seagal y su coleta.

Ahora vamos con las buenas de verdad. A finales de los ochenta un tío llamado Bruce Willis arrasaba con una telecomedia llamada “Luz de luna”. Parece ser que no le iba mal el rollo romanticón y pasteloso, pero sería el cine de testosterona y frases como yipi ka-yei hijoputa los que acabarían convirtiendo al bueno de Bruce es una gran estrella tras “La Jungla de Cristal (curiosa adaptación del título original “Die Hard”, tema que daría para otro post). Siguiendo con el tito Willis, no podemos dejar de apuntar “El último boy scout”. La cinta del hermano de Ridley es una amalgama de cine de tíos duros y detectives, frases célebres, explosiones espectaculares y momentazos únicos, como cuando el personaje de Willis, en poder de los malos, le dice a su captor si me tocas te mato, cumpliendo instantáneamente su amenaza de un solo puñetazo.  Esta es una de las pelis con mayor número de diálogos delirantes por minuto. Incluso grandes enseñanzas sobre la vida: el agua moja, el cielo es azul y las mujeres tienen secretos.

La ciencia ficción tampoco quedó ajena del cine de testosterona. Ya en los noventa, el señor Stallone protagonizó éxitos como “Demolition Man” y fracasos como “Juez Dredd”. Pero si nos tenemos que quedar con una película de esta rama, ésta sería “Desafío Total” con el gran (por voluminoso) Chuache. La trama inspirada en un relato de Philip K. Dick es tremenda, pero el burrerío con el que actúa el bueno de Chuache durante toda la cinta es digno de mención (la escena escudos humanos en las escaleras mecánicas de un centro comercial no tiene precio).

Conforme nos íbamos acercando y adentrando en la década del dos mil este tipo de cine fue paulatinamente menguando. Aún nos quedaban buenas pelis de acción como “La Roca” o “Con Air” (protagonizada por el actor de reparto de JC, Nicolas Cage). Cabe reseñar alguna parodia como “El último gran héroe” o la gran “Kiss kiss Bang Bang”, que si bien adolece de héroe musculado sí que tiene todos los demás elementos de este tipo de cine.

Los últimos intentos de revivir este tipo de cine extinto han venido de la mano de Sylvester Stallone y sus “Mercenarios” y de ese ¿actor? fetiche de Robert Rodríguez llamado Danny Trejo. Sí señores, Trejo es muy grande, tanto que hasta tuvieron que hacerle una película de verdad después de protagonizar un falso tráiler que iba de extra para la inefable “Grindhouse”. Así fue como nació la que podemos afirmar es la última peli de testosterona: “Machete”, si vas a contratar a Machete para cargarse al malo, más vale que te asegures de que el malo no eres tú. Magníficamente demencial. Ahora nos encontramos en un momento de stand by, de cuando en cuando aparece alguna peli que podríamos incluir dentro de ese espíritu de antaño, pero ya no es lo mismo. La tecnología, el dichoso 3-D y los cromaqueis campan ahora a sus anchas, barriendo con todo, iluminando nuestros ojos pero vaciando nuestro espíritu. Supongo que el tiempo del cine de testosterona pasó, fue testigo de una época, de una forma de hacer las cosas. Ni la mejor ni la peor, solo la suya.

Anuncios
comentarios
  1. Danny Trejo es puto enorme, nada más que decir.

  2. Vrede dice:

    Soy de esos que disfrutan con esas pelis de disparos, hostiones y diálogos épicos. Tanto Avatar, tanta mierda de ciencia ficción. A mí dejadme todas las de Bruce Willis y me hacéis feliz.

  3. mariods dice:

    Joer. Esque coincido con todo el artículo. 8D

    Bruce Willis fue y es único e inimitable. Y tanto su Jungla como su Boy Scout nunca serán igualados. Y más ahora que puede ser el villano de Los Mercenarios 2. En serio, de ser cierto el rumor, Stallone y su equipo lo van a tener MUY jodido contra él. 😄 Es una pena que en el pensamiento colectivo solo sea “el tío que está muerto al final del Sexto Sentido”. Tanto en sus papeles humorísticos (“Cita a Ciegas”) como en sus papeles más fantásticos (“El Quinto elemento”, “Doce Monos”, “Armageddon”) o como en este tipo de cine, adoro a ese tío, maldición.

    Schwarzenegger es, obviamente, el primer nombre que se te viene a la mente con el término “acción”. Ha supuesto un antes y un después gracias a gran parte de sus películas. Su actuación es lo de menos. Lo esencial es cómo impone. Cuando le ves en la pantalla consigue que tiembles. Es el tipo de actor que te hará un peliculón si el director y el guionista saben cómo aprovecharle. 😄

    Clint Eastwood es una leyenda. No solo porque fue el iniciador de este tipo de cine, sino porque él no se conformó y logró demostrar que valía para muchos otros géneros, hasta con el tiempo protagonizar papeles más serios y variopintos, y no solo eso, sino convirtiéndose en un director con muchas cosas que contar. Ha logrado ser actualmente uno de los directores más valorados por el público, yo inclusive.

    Para mí, Seagal y Chuck Norris son del montón (en serio, será muy divertido lo de los hechos de Chuck Norris, pero seamos realistas). Van Damme para mí aún tiene un pase. Ha protagonizado pelis realmente interesantes (la de “Timecop” por ejemplo no está mal en su concepto, y “Muerte Súbita” es adrenalina pura y dura (aunque no se si es más por Van Damme o por las ganas que tienes de que el villano muera de forma horrible y espantosa. XD).

    Y Stallone pienso que muchas veces está infravalorado como actor, de hecho tiene su peculiar forma de actuar, que no es ni buena ni mala. Es la justa y necesaria para el tipo de pelis que hace, y siempre da el pego. Para mí su gran valía es que ha conseguido que todo el mundo le identifique y su gesto ahora es sinónimo de tío duro. Eso muy pocos lo han conseguido.

    Y Kurt Russel. Joer, qué decir de Kurt Russel. El mítico Serpiente Plissken. Actualmente háblale a alguien de Kurt Russel y no sabrá de qué hablas. Maldición, Kurt Russel es el puto amo. Es sinónimo de acción ochentera, es el jodido Motherfucker que cualquiera querría para su peli de acción. Todos los actores de cine de ahora deberían recibir clases suyas, pardiez. 8D

    Y el bueno de Danny Trejo, ah, le auguro un porvenir muy bueno a ese tío, ahora que ha demostrado que puede hacer algo más que ser un esbirro secundón. 🙂

    Yo, personalmente, destacaría en el cine actual de acción a Jason Statham. Me parece que apunta a ciertas maneras y muchas de sus películas tienen ese regustillo a acción descocada de la buena. “Crank” y la saga “Transporter” son dos buenos ejemplos. Y joder, en “Los Mercenarios” está que se sale de la pantalla, se nota que está muy bien integrado en el grupo. XDD

    Y las caricaturas. JODER, QUÉ DECIR DE ESA MARAVILLA DE CARICATURAS. 8D

    Y hasta aquí mi opinión. 🙂

    • De hecho, en Los Mercenarios, da la sensación de que Statham está para recoger el relevo.
      “Aquí está el tío, vosotros podéis iros tranquilos al retiro, que dejáis el género en buenas manos”.

  4. by Atx dice:

    Con más de una de estas pelis he crecido (y también me gustan). Me he sentido algo mayor leyendo y recordando escenas… xD Excelente, como siempre 🙂

  5. Oli Bolsón dice:

    Buen artículo, y geniales las caricaturas (que vi hacerse en el Livestream 8D). Yo de Clint soy más de los westerns, y de Bruce, Pulp Fiction. De los otros no he visto, más que nada porque soy un inculto en la materia xD.

  6. Chuck Draug dice:

    Esos años ochenta… germen de lo mejor y de lo peor de finales del siglo XX. Y el cine de testosterona se movía entre ambos pantanos con alegría y facilidad.

    Y es que seamos sinceros: todo el que estaba implicado en esas películas sabía que o hacía algo decentillo o algo deleznable, pero lo que no podían hacer era aburrir. Vale, Van Damme, Norris y Seagal son unos aburridos (no me miréis así, ¿qué gracia tiene Chuck Norris aparte de chistes que van mejor para Mr T, Chuache y similares?), pero luego tenías al Chuache con su acentaco austríaco, a Stallone con su labio torcido, a Bruce Willis siendo Bruce Willis… y eran tipos que no sólo te daban tu ración de violencia, frases molonas y mala hostia, sino que encima tenían carisma.

    Sí, lo he dicho y no lo retiro: Arnold, Sly y Bruce tenían carisma (y algo les queda a los dos últimos, el Chuache lo damos por perdido), y eso es algo que yo valoraba más en el cine de acción ochentero. Porque esos tres conseguían atraerte a la pantalla y disfrutar de entretenemiento descerebrado (aunque Rocky y Acorralado no son tan descerabradas xD) sin importar que estuvieras viendo un truño del tamaño de tu perro. Ahora, era aparecer Van Damme en pantalla y suplicar cual Zangief que cambiaran de canal.

    Y… ¿es Machete realmente la última película ochentera machota? No lo sé… lo de la última, digo, porque lo otro lo cumple. Está claro que todo era para ¿lucimiento? de Danny Trejo, que todos los que estaban en el proyecto sabían que estaban metidos hasta las rodillas en el guano más infecto, pero se lo pasaron de puta madre, la gente se lo pasó de puta madre viéndola (menos quien hubiese olvidado apagar el cerebro), así que ¿qué más necesitaba? Al menos no tenías que retorcerte en la butaca porque salía Jet Li sin venir a cuento. 😛

  7. […] Acción en extinción (Repaso al cine de acción ochentero/noventero) crisiscreativa.wordpress.com/2011/09/21/accion-en-extincion/  por NubisMusic hace nada […]

  8. Que grande que era este tipo de cine… Siempre me encantó. Genial artículo, me ha encantado y me ha traido muy buenos recuerdos.

    De todas formas, en cuanto a películas que han heredado esta temática creo que se podrían incluir las protagonizadas por Jason Statham (sobre todo la delirante Crank. Bueno, las dos de Crank…) Es más, seguro que de haber estado de actor a finales de los 80 / principios de los 90 hubiese sido un personaje más en la línea de los que encarnaban Willis, Stallone, etc… Al menos, Stallone tuvo eso en cuenta y le alistó en sus mercenarios.