Knights of the Dinner Table

Publicado: agosto 18, 2011 de Fosforo en Libros y comics
Etiquetas:

Es dificil presentar a una persona que se define como el poseedor de una gran predisposición a procastinar. Tuitero de pro, Lord Urko es de esas personas que nunca me arrepiento de haber empezado a seguir en twitter. Su afición por los juegos de mesa y el rol le hacian el candidato perfecto para escribir algo para Crisis Creativa, y a pesar de que al principio se mostraba algo reticente, al final mis grandes dosis de chantaje y acoso han permitido que este artículo invitado vea la luz.

Situación. Durante las épocas de exámenes universitarios, hace falta un tipo de ocio diferente. No puedes ponerte a ver peliculones ni tampoco hacer sesiones maratonianas de videojuegos porque sabes que tienes un deber que cumplir. Tu madre se suele encargar de recordártelo. Por eso, hay que recurrir a formas diferentes de entretenerte, cuya característica principal será la concisión. Osea, cosas breves pero de gran contenido, que te sirvan para llenar 15 minutejos de descanso pero que en cierta medida no te distraigan demasiado. Por eso, leer Canción de Hielo y Fuego en exámenes sería un suicidio académico. Personalmente, he solido recurrir a tres grandes cosas, que revisito precisamente en exámenes. Primero, el archivo del webcomic “Eh tío!”, pilar imprescindible del mundo webcomiquero español y de mi humor en general. Segundo, los capítulos de Que vida más triste, que se pueden encontrar perfectamente en youtube, y que a pesar del paso del tiempo, me siguen provocando la sonrisa que busco en ellos. Por último, el cómic sobre el que voy a hablar. Un cómic ligero, que me esas dos veces al año, con algunas situaciones que nunca dejarán de hacerme reír. Un cómic extremadamente simple pero sorprendentemente fresco… Ajustad vuestro yelmo, revisad los mecanismos de la ballesta y preparad una bola de fuego para conocer a ”Los caballeros de la mesa del comedor”

La legendaria épica de las partidas de rol.

“Los caballeros de la mesa del comedor” es un cómic sobre roleros. La mayoría de sus historias nos muestran páginas de 3 viñetas similares a la de arriba. Y por similares quiero decir prácticamente idénticas. Iguales. El autor, Jolly R Blackburn, comenzó su cómic en 1990 (pero no se empezó a publicar de forma mensual hasta 1996) y desde entonces, casi todos los arcos nos muestran a estos 5 personajes, en esa misma posición, en ese orden en la mesa, con sutiles variaciones de las expresiones y poco más. A veces sonríen, a veces levantan los brazos un poco, a veces miran para otro lado… Todo en riguroso copypaste. Puede que sea el cómic regular en el que se pone menos esfuerzo en el dibujo.
Pero ojo, que esto no es necesariamente malo. Espantará a los que buscan un cómic por su dibujo, pero todos los demás encontrarán que esta reiteración se convierte en algo familiar. Y me parece razonable que si una persona tiene una historia que contar o unos chistes que hacer, se centre en el guión mucho más que en el dibujo. El mensaje sigue llegando, los gags siguen funcionando. No hace falta más. El autor supo encontrar el formato perfecto. Esta serie no funcionaría si careciera de dibujos y fueran solo relatos. Y tampoco mejoraría si contrataran a alguien para dibujar. Al final, los roleros son lo que son: gente sentada a una mesa que pasan horas y horas hablando. Al final el cómic va a ser eso. Una partida de rol. La experiencia completa de una partida de rol con los amigos. Que nadie espera un cómic “slice of life”, pero tampoco una historia de aventuras, duelos y batallas. O precisamente, esperad ambas cosas.
Podríamos decir que el cómic se divide en arcos, que corresponden a aventuras y campañas. Así, hay arcos de muy pocas páginas, (sobre todo al principio, que vienen bien para ir conociendo a los personajes y su forma de ser) y arcos que se extienden en más de un número del cómic (la saga de la infame Guerra de Mundibolsa). Y más o menos todas empiezan igual. El DM (Dungeon Master, o Master a secas) les propone una aventura, los jugadores la juegan (muchas veces después de quejarse porque parece que va a ser diferente de lo que les gusta), y de alguna forma, acaban.
Suelen pasar dos cosas: o el Master termina llorando porque le han reventado una partida, o los jugadores están muertos por haberse metido en más problemas de los que deberían. Entonces, ¿por qué os estoy recomendando a todos este cómic si ya podemos ver que bastaría con leer el número 1?

Lo repito: por el dibujo NO

Pues simplemente porque es divertido. Muy divertido. Estamos hablando de un grupo de amigos que juegan a rol como si llevaran a Conan empapado en crack, o a Saruman en la Villa de los Pitufos.

Hackmaster (el juego de rol al que juega, muy similar a D&D) es un mundo de fantasía épica, de tono medieval occidental. Tiene sus reyes, sus dragones, sus mazmorras, sus pueblos, sus razas, su magia, sus religiones… Nada fuera de lo “normal”. ¿Pero qué pensar de unos jugadores cuya máxima es “Si está vivo, rájalo. Si no muere, rájalo de nuevo”? ¿Os imaginais que sois reyes y mientras estais encargando a los héroes que rescaten a vuestra hija ellos intentan robaros los tapices de la sala del trono? ¿O que un jugador se dedique especialmente a buscar agujeros en las reglas y acabe casi consiguiendo ser un dios? Son éstas las situaciones que hacen a este cómic un pionero (empezó a editarse bastante antes que webcomics como Dork Tower o The order of the Stick) en el humor rolero. Es una mirada muy lúcida sobre un mundillo que se presta al humor y a la sátira como pocos. Y es curioso como siempre que lo acabo, me entra el gusanillo de hacer partida de nuevo. Transmite bien esa  pasión por tirar dados y apuntar cosas en una hoja de papel, y es una manera  perfecta de explicar qué es el rol a alguien que no lo sabe.

Hagamos un rápido repaso a los personajes principales:

-B.A. Felton: el Master y anfitrión. Suya es la responsabilidad de tener una partida preparada cada semana, y suyo el deber de conducirlo. Se suele dejar una pasta en la tienda de juegos para, al final, acabar llorando porque los  jugadores no hacen nada de lo que deberían. Raras son las veces en que acaba sonriendo. Oscila entre el patetismo y cierto grado de crueldad.

-Bob Herzog: en mi opinión, el mejor personaje, de calle. Tiene las mejores frases, como “me hago un torniquete en el cuello” o su legendario grito de guerra “¡los aniquilo con mi ballesta!” Su vida es el juego, y su fetiche son los dados. Su capacidad destructiva solo es comparable a su falta de escrúpulos.

-Dave Bozwell: el típico rolero que busca llevar un guerrero con un arma grande de narices (en este caso, su Hackmaster +12). Es el más tontorrón del grupo, y tiene la personalidad menos definida, pero no por ello es menos caótico en su alineamiento. Además, su personaje se llama El Arrasador. ¿Qué más quereis?

-Sarah Felton: el único oasis de cordura en este loco loco mundo. Pese a llevar una bárbara de los bosques, ni va en tanga de cuero (ya ha habido collejas por ese tema) ni actúa de forma irreflexiva. No obstante, a pesar sus intentos por parlamentar con los personajes no jugadores o ser caritativa, sus planes no suelen salir adelante.

-Brian van Hoose: la enciclopedia con patas y pelo que le tapa los ojos. Revisa todo manual en busca de agujeros de reglas que poder usar a su favor. Es la mente maestra del grupo, el verdadero obstáculo de las partidas de B.A. Inteligente y malvado, llega a empollar huevos de nosé-qué-bestia solo para poder matarlos al nacer y conseguir los puntos de experiencia.

Estos cinco son los Caballeros que dan nombre al cómic, pero enseguida aparecen nuevos personajes, como Pete Ashton (el dueño de la tienda local, que sablea regularmente a B.A.) y su grupo de juego, los Manos Negras, mucho más disfuncional y desestructurado, u otros secundarios ocasionales…

Lo peor de este cómic es que es casi inencontrable en tiedas físicas. DEVIR editó los 19 primeros números hace años, y en su tienda online faltan unos cuantos… Son reliquias. Por suerte, en Taringa (lo siento, soy partidario del comic físico, pero también de la difusión de mis cosas favoritas) se encuentran los 14 primeros. La segunda cosa mala es que no tiene un final. De hecho, el número 14 deja inconclusa una saga que prometía bastante, pero… Es lo que hay. Lo siento. Tendreis que encontrar el amor en otro lugar. Pero eso sí, es uno de los cómics que más ganas provoca de releerlo. Sabes lo que vas a encontrar, y quieres encontrártelo. Maldita sea, ¡te gustaría estar en esa mesa!

Siempre hay que ir a por todas en el rol.

Para ir acabando…
Nos vemos.

Venga, de bonus track, el principio de la historieta más mítica, que incluso provocó la producción de un montruo del popular juego de cartas “Munchkin”.

Anuncios
comentarios
  1. Chuck Draug dice:

    Es uno de esos cómics para roleros que siempre sabe sacarte una sonrisa o una sonora carcajada (lo del mirador es, ciertamente, mítico). Lástima que ahora coneguirlo en formato físico sea tan difícil, pero es una lectura muy recomendada para todo rolero.

  2. 13 dice:

    Soy muy fan de la colección. Tengo todos los tomos de Devir en la estantería y bueno, da cierto orgullo saber que ahora resulta difícil encontrarlos. Nadie diría que pasaría algo así el primer día que lo vi, un cómic feo, cutre, pero que hablaba de rol, y me lo compré…

    Al principio no lo entendía muy bien, tiene una narrativa algo rara. Pero joder, qué divertido. La de veces que me lo he leído, y me lo vuelvo a leer una y otra vez. Y hay que reconocer que se puede ir más allá del gag, algunas tramas como la del Mundo Bolsa resultan realmente deliciosas, llenas de sorpresas y recursos de guión que solo se entienden asumiendo que tras esa eterna fotocopia de jugadores sentados en una mesa hay trabajo, un buen trabajo. Y recordar que había spin-offs con buen dibujo y tal… Pero no era lo mismo. Realmente curioso.

    Al final se convirtió en el cómic esperado, ese que siempre miras si ya se ha publicado… Ese que estás pendiente y que sigues puntualmente. La desaceleración de la colección (espaciando cada vez más la salida de los tebeos) y la temida cancelación son de esas cosas que aún sigo lamentando, me encantaría seguir leyéndolos… Seguir avanzando.

    Ah, y me gustaría comentar que tengo un amigo no rolero que es también muy aficionado a la serie… Todo un logro.

    Salut!!!

  3. Fosforo dice:

    Yo he conocido el comic gracias a Urko y este sensacional post. Y no puedo alegrarme más.

  4. rokuruta dice:

    En nuestro grupo de juego los leímos hace años y nos encantaron, casi siempre les nombramos o citamos, ademas gracias al cómic nos dimos cuenta de la cantidad de cosas raras/chorras que te pueden pasar ( y nos pasan) en una partida 🙂 .

  5. Con que a una persona le haya picado la curiosidad y lo haya buscado y haya sonreído al conocer a los Caballeros… Me doy por más que satisfecho!

  6. Este cómic demuestra lo que un cómic debe de tener: personalidad propia. Lo único malo es que es solo para un tipo específico de lectores, pero aún así los chistes son muy intuitivos y geniales. ¡Describe el mundillo tal y como es! En el rol pocos adornos florales hay, ¡todo por el tesoro y la experiencia! ¡A saco!

  7. Vrede dice:

    Me ha encantado, Lordurko, sensacional. Y la última tira, redios, qué genuina coño xDDDDDD

    ¡¿UN MIRADOR?!

  8. Kalitro dice:

    Yo añadiré que lo del Mirador y la Cabeza de Vectra son ¡ojo! hechos reales. Tal cual. Que piensas que no puede haber alguien tan lerdo, pero sí.

    Yo directamente me los voy a pillar en inglés a los propios autores. Me gusta lo suficiente como para tenerlos en papel y si juntamos que es una cosa un poco artesanal, creo que se merecen vender originales.

  9. Otuplam dice:

    Agradezco con toda el alma que me hayáis descubierto estas tiras. Me he descargado unos cuantos números de Taringa y MARE MÍA. Me los voy a comer TODOS.

  10. […] & slash (o también conocido por sajarraja ya que así se tradujo el término en el cómic de Los caballeros de la mesa del comedor), el hack & slash consiste en optimizar las capacidades del grupo para petarse todo lo que […]