Turismo de litrona

Publicado: agosto 14, 2011 de nadieygris en Opinión, Televisión

Hoy es uno de esos días en los que no tienes material preparado y no sabes que narices vomitar aquí y aunque malamente y a última hora he podido rescatar algo que comentar y de lo que nos llenan la cabeza con la caja tonta: el turismo que importamos y del cual nos nutrimos en este país.

España siempre ha estado en los primeros puestos de la lista que más turismo venden y la razón más simple es la que te enseñan desde que te cagas como los perros, el sol. Lucimos playas, calor, luz y buen ambiente. El resto de nuestro turismo es el que mas se parece por ejemplo al resto de países europeos, el turismo cultural y de montaña.

Uno de los edificios que enamoran en cuanto te acercas.

Ciudades y pueblos con catedrales de postal, puentes de la época en la que nació Fraga (Por ahora por mucho que nos quieran mentir, ni el propio Fraga sabe la fecha), castillos emblemáticos y un montón de cosas mas por las cuales puedes pagar una entradita que oscila entre precios tan populares como 1, 2 o 8 euros, vamos, que a veces tan tirado como ver una película en el cine. De montes, laguitos y demás tampoco nos podemos quejar. Aunque el turismo de monte de la península lo solemos colapsar nosotros mismos, no nos podemos quejar de que también se han sabido aprovechar las numerosas zonas montañosas y de campo. Y si en una zona, escalar, darse la ostia en canoa o tirarte de un puente no se veía bien, pues te plantaban un campo de golf y ya ves tu que mas puedes pedir.

Todas estas cosas están muy bien, y sin coñas, hasta ahora no se ha gestionado nada mal nuestro turismo de interior. Lo malo (aunque esto es personal y para gustos los culos, cada cual tiene uno) es cuando afuera se descubrieron nuestras fiestas y cuando dentro no supimos ponerle algo de freno a lo que se nos avecinaba. Nuestras fiestas más populares ya representan casi el principal reclamo al turismo. La sensación que da cuando ves a cientos de turistas vivir fiestas como los San Fermines, la Tomatada o alguna otra festividad popular, es la de que afuera esto se vende como días en los que no hay responsabilidad ninguna por nada de lo que hagas,  que el alcohol, los destrozos urbanos y la falta de respeto hacia el resto no existen.

A esta discoteca llegan todos los fines de semana autobuses llenos de turistas

Acto seguido, esto provoco que zonas de playa que ya vivían casi principalmente del ocio nocturno, se transformaran en autenticas zonas sin ley. Magalluf o Lloret de Mar, son la viva imagen de esto. No puedes pensar en estar allí más de un día, sin ir con ganas de emborracharte, meterte mierda hasta las cejas, bailar aunque sea al ritmo de las sirenas del Samur y conformarte con dormir en la arena de la playa. Para los que crean que esto es la hostia, que no hay nada mejor como vivir eso, que prueben una semana entera, acabas hastiado, molesto por cualquier cosa que veas y con una sensación de que ese tipo de ciudades, son como putas que trabajan a destajo, dando un placer sin cariño y solicitando su legítima paga.

Dentro de poco "Tipical Spanish"

En definitiva, hace años no entendí porque los compañeros de una clase no quisieron atreverse a viajar fuera del país para pasar un fin de curso, decían que no había fiesta fuera de las fronteras de España y que sin ese aliciente ellos no se iban. Eso es tan falso como que al Papa le importa algo el mundo fuera de su secta. Fuera hay fiesta, y además sin tener que sufrir excesos de precios ni vergüenza por el lugar. La cuestión es que vivir borracheras de madrugadas y sexo playero seduce a la totalidad de los jóvenes “tan responsables” que somos a día de hoy, tanto fuera como dentro. Y si, yo soy el primero en emborracharme y beber alguna que otra vez en la calle, pero hasta yo se donde están los limites. No aquellos que nos imponen, si no los que definen el respeto.

Perdonen por la falta de entrada del Viernes y el Sabado, pero estoy teniendo ultimamente una curiosa relacion amor odio con mi Pc por sus caprichos respecto a la correcta funcionalidad.

Anuncios
comentarios
  1. Más razón que un santo, vale que no nos controlemos con el alcohol, pero ya hay que ir muy “idiota perdio” para causar estragos. ¿Qué conseguimos con esto? Que los de fuera nos vean como borrachuzos y fiesteros irresponsables, metiendo en el saco hasta los que pasan de salir.
    Precisamente hablabamos hoy en la comida con mi familia que los ingleses nos ven como lo que acabo de decir antes, cuando ellos también se pegan unas fiestas que pa’que. ¿Qué acaso en todos los países no tienen sus celebraciones? ¿Qué el alcohol está prohibido en todo el mundo menos aquí? Claro que no, lo que pasa que aquí tenemos mala costumbre y no sabemos ocultarla o rectificarnos, mientras que fuera sí.

    Te has ganado un buen Meneame. Ahora a ver que ocurre… 😉

  2. […] Turismo de litrona – Las fiestas y el turismo en España crisiscreativa.wordpress.com/2011/08/14/turismo-de-litrona/  por NubisMusic hace 2 segundos […]

  3. Y eso, aquí hay un texto que habla de la ciudad: http://nubis84.deviantart.com/gallery/#/d46dp1n

  4. MD dice:

    Lo que somos España es tontos, porque mientras Holanda pasan frío y lluvias los que van de “turismo de la maria” y la gente sigue yendo. Aquí en España tenemos sol y playas, para salir de la crisis solo habría que legalizar la hierba de la discordia en plan como Holanda.

    Y lo dice un no fumador ni de tabaco.

    • nadieygris dice:

      Al final, holanda disfruta de la legalización de la “María” con unas condiciones estrictas. Aquí, aun poniendo las mismas limitaciones, la legalizacion de la María no traeria mas beneficios.

      Aunque claro, eso es lo que creo XD, que puede pasar cualquier cosa XD

  5. Alba dice:

    He de darte la razón en todo, no tiene desperdício tu artículo. La foto del que está sobre el contenedor en el estercolero de la calle, me ha recordado lo que sucede en San Fermines. Yo vivo en Pamplona y cuando llegan las fiestas somos muchos los que huimos de la ciudad, porque los meados y vomitonas se huelen en toda la Comarca, no sólo en Pamplona.
    Es la fiesta del desmadre, donde todo está permitido, donde no paran de pasar ambulancias, donde se refuerzan los servicios en los hospitales, donde más trabajan los equipos de limpieza y donde cada año los nativos nos sentimos más incómodos. Ese desmadre incluye los encierros porque mucha gente incontrolada e incontrolable quiere participar en ellos, después de una noche de meterse de todo y como decimos nosotros: “El encierro abre el día no lo cierra”.
    Así es como nos lo han dado hecho, poca solución tiene, cuando la gente que llega, muy joven por cierto, vienen tras la estela de un alcohólico, drogadicto que terminó suicidándose, y, claro, quieren emularle.
    Hay una fuente en Nabarrería donde escalan hasta lo más alto y se lanzan al vacío, y no siempre tienen la suerte de que haya brazos para recogerles; cada año algún tetrapléjico vuelve a su país. Lamentable.
    Un saludo,

  6. Mr. Fail dice:

    Lo que no termino de entender es cómo todo esto sigue vendiendo internacionalmente. A mí, irme de vacaciones a un país sabiendo que vas a desfasar a bajo coste, no sé si me agradaría.

  7. mariods dice:

    Bravo, bravo, bravo, bravo, bravo.

    Y bravo. 🙂

  8. Y en esta semana tenemos la Feria en málaga. Y es vergonzoso lo que se monta ahi. Una noche de estas iré a documentarme y haré un post dedicado en mi blog. Por ahora me limito a ponerle un +1 como una casa al post

  9. zervio dice:

    Vivo a dos pueblos de Lloret. He trabajado como seguridad privada en Lloret en varios hoteles, en un club de alterne y varios locales nocturnos. Te puedo asegurar que Lloret es un sitio estupendo siempre y cuando no te acerques a los barrios céntricos que es donde estan los locales y discotecas más bulliciosas. Estas fechas es una locura. Es como Sodoma y Gomorra. I love the costa brava.

    Creo firmemente que gran parte de la culpa es de los padres que las visten de putas…. esto… quiero decir que la culpa es en gran parte de los mismos hoteleros que ya les importa un carajo traer a este tipo de turismo barato. Con unas instalaciones deplorables no pueden ofertar nada mas ni aspirar a otro tipo de turismo mas familiar.