Street Fighter: La leyenda de un batacazo

Publicado: agosto 9, 2011 de Fosforo en Cine
Etiquetas:

¿Qué os voy a contar de Draug a estas alturas? Webcomiquero autor de Las paridas de la guarida y M.O.D.O.K. Cabeza de I.M.A. además de twitero y comentarista no-remunerado de Crisis Creativa, el rey del reply, el señor de los tochos. Cuando le pedimos que escribiera algo para este verano tuvo miedo de que se confundiera el post con uno de sus comentarios habituales, pero aún así se ha esforzado porque sea aún más largo que sus habituales intervenciones aqui. Para los que ayer se quedaron con ganas de más Street Fighter. Por cierto Draug, que no me olvido de que te debemos algún premio por lo del comentario 2.000, lo hablaremos en Septiembre 😉

Hola a todos. Seguramente esperabais que hiciese un artículo sobre webcómics o sobre villanos cabezones, pero os quedaréis con las ganas de eso. En su lugar, hablaré de uno de esos abortos cinematográficos que dicen estar basados en un videojuego. En concreto, basado en una saga con la que he crecido: “Street Fighter”, la famosa serie de juegos de lucha de Capcom.

Y pensaréis “oh, vaya, va a hablar del bodrio protagonizado por Jean-Claude Van Damme y Raúl Juliá”. Pues no, no hablaré de ella… Ni de las películas de animación… Hablaré de LA OTRA. Porque… ¿Habíais pensado algún día que llegaríais a decir que hay una película de Street Fighter peor que la de Van Damme? Seguramente, cuando visteis “Street Fighter: La leyenda (de Chun-Li)”, empezaríais a soltar esta frase. Yo, al menos, lo hago continuamente.

Pero pongámonos en situación. Hace unos años dijeron que iban a hacer una película sobre “Street Fighter” de forma seria y realista. Y cuando leías que el personaje protagonista seria Chun-Li, la china agente de la Interpol con piernas enormes, algunos nos alegramos de que no se centraran en el zarrapastroso de Ryu y de que no volveríamos a ver a cierto belga haciendo de Guile. El hecho de que la ¿historia? en los juegos sea escasa y, además, absurda, sobre todo a la hora de basarse en ella para un film, no nos importaba en ese momento.

Ainsh, ¡qué equivocados estábamos! La película resultó ser un tostonazo con la Lana de Smallville, el Liu Kang de las pelis de Mortal Kombat y un fan de Pocero que dice ser M. Bison.

Y ahora toca entrar en detalles… no me centraré en el tema de adaptación, porque está claro que se parece al material original lo que un huevo a una castaña, sino en resumir la película. Me agradeceréis que os la destripe, así hora y media de vuestras vidas no serán desperdiciadas. Pensad en esto como un sacrificio que hago por vosotros.

Chun-Li (interpretada por Kristin Kreuk, así que a partir de ahora la llamamos Lana y punto) es una joven pianista con algunos conocimientos de artes marciales que aprendió de su padre… Padre que fue secuestrado, cuando era pequeña, por Bison y sus esbirros, liderados por Balrog (insertar estereotipo de negro grandote y chungo aquí) en una risible y predecible pelea introductoria. La norma que seguirá la película, porque excepto la lucha final, todas las demás peleas pueden ser ignoradas sin problemas, ya que no afectan a la historia, aunque sí roban preciados minutos de nuestras vidas.

Tras una de sus actuaciones, Lana recibe un pergamino misterioso, y por indicaciones de una anciana se larga a Bangkok en busca de un tal Gen que, al parecer, puede ayudarle con el asunto de Bison y su padre. La propia Lana nos trata de narrar cómo ha pasado de una vida cómoda a malvivir en las calles de Bangkok buscando al Gen de marras como si fuese algo profundo…

… Si por profundo nos referimos a palabras vacías que producen sueño. Ahí tenemos uno de los grandes errores de la película, aparte de su propia existencia: diálogos y monólogos que van de grandilocuentes y quedan en un murmullo molesto. En su intento de querer parecer seria, la película se olvida de que debe mantener la atención del espectador y estas palabras se las lleva el viento.

Si al menos las peleas animaran un poco el tema, pero ni eso.

Yendo con Bison, éste, en vez de ser un señor del crimen con poderes psíquicos, es todo un alumno aventajado de Jesús Gil que pretende convertir los barrios bajos de Bangkok en urbanizaciones de lujo. Y para ello mantiene al padre de Lana encerrado, obligándole a ayudarle en sus chanchullos gracias a sus contactos. ¿La recompensa? Pasarle vídeos clandestinos de los conciertos de su hija… En España, por el tema de los vídeos ya sería considerado un supervillano, por lo de las urbanizaciones sería adorado como un dios.

Y tras Bison van dos agentes especiales: Nash el chuloplaya y Maya la furcia. Por supuesto, en el dúo chulo-maciza, no faltan los intentos de ligue. Muy tristes y forzados, la verdad. No existe química entre ambos y sólo vemos a dos personajes que intercambian palabras en las que no sabes si hay una tensión sexual no resuelta o si juegan a ver quién suelta la burrada más gorda. Y sobre su investigación, demuestran ser más inútiles que los dos policías que perseguían a Willy Fogg.

Después de una pelea tan previsible como anodina en los suburbios de Bangkok, Lana conoce por fin a Liu Kang… quiero decir, Gen, quien es el líder de una organización secreta llamada la Orden de la Telaraña.

Damas y caballeros, con todos ustedes Robin Shou, actor que se está aficionando a esto de aparecer en películas chuscas sobre juegos de lucha. Yo estoy convencido de que este hombre, tras “Mortal Kombat: Aniquilación”, quiere arruinar su carrera aún más. Y antes de este “Street Fighter” estuvo en la película de “Dead or Alive”, para demostrar mi teoría…

Durante el rodaje, Robin le contaba a Kristin su carrera cinematográfica. Ella reía por no llorar.

Por supuesto, como todo maestro que es Gen, habla de modo místico y filosófico a nuestra protagonista. De nuevo, palabras que no dicen nada, y en este caso hacen que las parrafadas de “Matrix” tengan sentido. A eso se añaden unas escenas de entrenamiento que pasan sin pena ni gloria, mientras Gen trata de enseñar a Lana a controlar su ira para ser una buena luchadora y a lanzar bolas de energía. Porque Street Fighter sin sesiones continuas de Hadoukens no es lo mismo.

En su búsqueda, Lana se pega unas cuantas tortas en un bar de alterne para enterarse de lo que planea Bison: la entrega de un paquete conocido como “la rosa blanca”. Se lo cuenta a Gen y éste le mete un flashback del pasado de Bison y cómo era un hijoputa sin igual, capaz de matar a su propia mujer para sacarle a su hija recién nacida con una cesárea mientras nos cuenta un rollo de que traspasó su bondad a la niña para convertirse en un capullo sin escrúpulos. Y que esta niña es Rose, “la rosa blanca”.

Admito que esta parte no es tan mala, e incluso resulta interesante, pero tal vez porque Bison es el único personaje interesante de la película. Pero viendo el plantel, es normal que entre tanta mierda algo resalte, aunque sea por esa piel blanco nuclear del Bison de esta peli, Neal McDonough.

Pero sé que a vosotros no os interesa la historia, sino las peleas, ¿cierto?

Pues primero Balrog va con sus hombres a por Gen, en el asalto más corto y exagerado jamás realizado para cargarse a Gen. Explosiones para cargarse al Liu Kang harapiento, ¡que se note a dónde se fue el presupuesto de la película!

Y tras esto, hay una pelea entre Lana y Vega. Sí, ya sabéis: Vega, el letal y narcisista ninja-torero español, el mejor asesino a las órdenes de Bison y que sale en grande en el cartel de la película… y que le dura a Lana dos minutos de pelea, o menos.

No, no me lo estoy inventando: los trailers, los carteles, el hecho de que Vega fuese interpretado por Taboo, uno de los Black Eyed Peas (como si fuese algo bueno), nos anunciaban que su lucha con Lana sería todo un evento que sólo podía igualar la pelea en la ducha de Chun-Li y Vega en la película animada de Street Fighter II. Bien, pues lo dicho: dos minutos o menos. Y no habría problema si fuese corto pero intenso, pero es que ni a eso llega. Puedes pasar esta pelea y todo sigue igual.

A Bison se le inflan las pelotas y mata al padre de Lana delante de la muchacha, Gen resulta estar vivo, se cargan a Balrog de una forma muy vergonzosa, Nash y Maya se unen al Dúo Dinámico y llega la única escena de acción decente de la película: la batalla final contra Bison… bueno, decente, eso es mucho decir, ya que la bola de energía de Lana al final se carga el clímax. Y por si nos lo habíamos olvidado, llega el paquete (la hija de Bison) y se la llevan a lugar seguro porque sí. Por supuesto, ganan los buenos, ¿qué esperabais?

Pocero Bison, el único que realmente merece la pena, y acaba recibiendo la del pulpo.

Y ya está. Todo esto en hora y media. Una hora y media que se hace aburrida, con escenas previsibles, diálogos soporíferos y una factura que la coloca más cerca de un telefilm de sobremesa que de una película palomitera. Una hora y media en la que puedes oír las risas de los productores de la película e incluso ver su imagen subliminal apuntándote con el dedo mientras se carcajean.

Y también te da la sensación de que el guión no era para una película de Street Fighter, pero algún lumbreras pensó que si le ponías nombres de personajes de la saga de juegos de lucha vendería más, aunque el conjunto chirríe y sepas que, si cambias los nombres por otros (Lana, Liu Kang, Pocero…), sigue siendo la misma mierda. Esto un poco lo que pasó con “Dragon Ball Evolution” o con “The King of Fighters”, otros desastres como películas.

Vamos, que aunque la película con Van Damme también era mala con avaricia, al menos tenía un par de momentos graciosos (agradecédselo a Zangief) y de lo absurda que era podías reírte con tus colegas. Aquí no: aquí como mucho echarás una cabezadita para que, al menos, el tiempo que inviertas lo hagas en algo productivo.

Mucho posar y parecer un tío duro, pero Lara de Smallville te partió la boca en dos minutos.

Anuncios
comentarios
  1. Todo el mundo sabe que Raúl Juliá murió justo después de terminar de rodar street fighter. En concreto, en el screening, de vergüenza. 😀

  2. Kalitro dice:

    Joder, es que ni recordaba que esto existía. Sí que pasó sin pena ni gloria, sí. Como cualquier otro martes.

  3. Laniña dice:

    Hola, ya se que no viene a cuento, pero hoy en el Pais ha salido publicado esto y me he acordado de vosotros.
    http://www.elpais.com/articulo/cultura/canciones/Morrissey/lider/The/Smiths/transforman/vinetas/elpten/20110808elpepucul_2/Tes

    Saludos!

  4. mariods dice:

    No he visto esta peli, y creo que prefiero que así siga siendo. XDD Gracias por destripármela y ahorrarme verla. :b

    Ya solo por lo del corto momento de gloria de Vega esta peli me daría vegüenza ajena. ¡Con lo que mola la FUCKING pelea entre Chun-Lee y Vega en la peli de animación! Sigo pensando que esa fue la mejor adaptación jamás hecha basada en la saga de videojuegos, con todos los personajes recibiendo su protagonismo en un argumento simple pero efectivo, con animación buena y gloriosos momentos. Joder. ¿Cuánto se necesita para pasar ESO MISMO en película de carne y hueso?

    Y la peli de Van Damme no era una maravilla (de pequeño no era de mis favoritas), pero divertida es un buen rato (eso seguro XDD), y oye, como mínimo tenía un argumento honesto en plan “esto es lo que hay, nada de filosofía ni poesía chorra para llenar hueco, solo hostias y hostias” o sea, que no te vendía una moto al estilo “frases y diálogos que tratan de pasar por trascendentales” como bien dices que pasa en esta. De hecho, creo que esta peli de Lana era así para lograr que la gente piense “bueno, en comparación, la de Van Damme no estaba tan mal” y así reeditar el DVD Edición Especial de la primera (que de hecho, se reeditó).

    Y si Bison es lo mejor de la peli… madre mía, no quiero ni pensar como es lo demás. Personalmente, pienso que Raul Julia nos ofreció la que es sin duda (reconozcámoslo aún por lo cutre que era la peli) la mejor interpretación que se puede llegar a hacer de este personaje, nadie lo podrá superar jamás (Vamos a ver, si nos remontamos a los videojuegos, no es más que un dictador loco con fuerza y superpoderes, y no hay más, y Raul Julia lo personificó sin problemas).

    Pero lo dicho, si alguna vez tienes que comprarte el DVD de una peli de Street Fighter, que sea el de la PRIMERA peli de animación japonesa. No necesitas nada más (de momento).

  5. Sandbag dice:

    Recuerdo que un sábado que no salí la dieron en Antena 3 y me picó la curiosidad. Pocas películas se me ha hecho tan lentas y aburridas como esa y si le sumamos la duración media de los intermedios en esa cadena… En fin, os lo podéis imaginar. Terminé prefiriendo apagar la tele y acostarme a continuar con semejante coñazo.

  6. Al menos la otra era una de esas tan malas que te ríes.

    Lo mejor que tiene ésta es que no salen apenas luchadores de Street Fighter y así se cargan menos personajes.

  7. Si algo es posiblemente peor que la infame Street Fighter del belga, entonces los mayas no se equivocaban… un placer conoceros, veré si puedo sobrevivir vomitando en el vater tras evaluar esta peli…

  8. Turbiales dice:

    Es que, con perdon, te lo buscaste tu solito. Kristin Kreuk es garantia de mierdón al canto, yo ya me traumaticé en su dia con la serie de Terramar.

    • Chuck Draug dice:

      Nunca negué que me estaba metiendo en un cenagal de cuidado, pero cuando en su momento oía a gente decir “esto es peor incluso que la de Van Damme”, tenía que comprobarlo. La curiosidad mató al gato y a varias de mis neuronas (y otras más que perdí porque tuve que volver a verla para hacer esta crítica/lanzamiento de mierda a todo el que estuviera involucrado en la película).

  9. Anibal dice:

    Tan mala no la vi O_o