La música; verdades no tan universales: Porque la música no interesa al 99’7% de la población aunque crean que es así

Publicado: agosto 6, 2011 de Fosforo en Música
Etiquetas:

Poco puedo decir del amigo Nubis que no esté ya dicho. Guionista, bloguero, y ahora también, policia del rol, este tío es un auténtico fiera. Y si ya pudimos “disfrutar” de su gusto para el cine, ahora vuelve a la carga (en realidad no es que vuelva, que este artículo lleva una temporada ya en el mail del blog, pero bueno) para hablarnos de su otra gran pasión, la música. ¡Y de paso se meterá con mi grupo preferido! Como ya sabeis, nosotros solo nos hacemos responsables de lo que ha escrito cada cual XDD

Parafraseando a Seto de la comunidad musical RYM, comienzo mi primer artículo ever para este buen blog como lo es Crisis Creativa.

¿Por donde empezar? Quizás sería algo extremo irnos a cuando los primeros hombres nacidos golpeaban e improvisaban con sus huesos y palos. Así que como estos no tenían culpa de aún no entender la definición de “música” pues nos iremos a los tiempos modernos, donde estos SÍ tienen culpa de, para empezar, no entender (o al menos pararse a pensar) que la palabra música representa a la primera de las artes. Por algo será ¿no?

Hoy en día escuchar música es algo que se consume más que algo que se disfruta o se analiza artísticamente. Vamos a ver, podemos ser consumidores de música y disfrutarla como un enano y entender o saber analizar no es obligatorio, si no seríamos todos un poco pedantes con tanto tecnicismo. Lo que me refiero es más que hay propósitos monetarios de por medio, algo que no debería afectar al producto final musical pero que sin embargo lo modifica de tal manera que te entra a la primera. Ese es el objetivo, cuanto antes forme parte de nuestras vidas, más rápido pagaremos por ello. ¿Pero qué conseguimos con esto artísticamente? Una obra más sencilla y adornada con la magia de la producción para dejarla así más bonita por fuera pero hueca por dentro. Entonces es cuando viene el mal con forma de jinete del apocalípsis; si existiera un producto o dos de estas características, sería algo más, hasta tolerable. Pero cuando la mayoría, lo que manda, es de estas características… un arte muere, se convierte en regla general y parece que ya no hay otra manera de hacerlo por que se nos nublan las otras posibilidades.

Lo peor fue cuando esta nueva manera de hacer las cosas se contagió a otros estilos musicales (hoy en día, prácticamente todos) y aunque a primera escucha no pareciera, a la larga se encontraban los mismos elementos. La estratagema de discográficas que prefieren el dinero al arte había funcionado, no todo el objetivo venía a sus productos, por lo que iremos nosotros con lo que les gusta. Delicioso cebo de otro color.

Abrir y consumir ¡Tan sencillo como eso!

Creo que uno de los problemas bases es la educación musical que recibimos. Vale que hoy en día es una asignatura obligatoria en muchos centros educativos, pero el simple hecho de enseñarte solfeo y flauta no es suficiente, necesitamos una educación que nos diga como identificar una obra mejor que la otra. Claro que entran los gustos personales de cada uno, pero si sabemos entrenar al oído podemos identificar más rápidamente esas piezas musicales más ricas en su contexto y armonía. No es tan difícil como puede parecer, todos somos capaces, y con el tiempo, en teoría, lo logramos si escuchamos la suficiente música. Y con escuchar música no me refiero encerrarse en un estilo o dos durante muchos meses, por mucho que te guste no ayuda. Para entrenarlo cualquier estilo vale (sí, cualquier estilo, hasta “esos”) pero siempre y cuando sean varios, cuantos más mejor y escuchados poco a poco. También cuantas más diferencias de un estilo a otro mucho mejor. ¿Qué conseguimos con esto? Pues que a la hora de escuchar cualquier canción conseguimos darnos cuenta de detalles que siempre estuvieron ahí pero que se nos escapaban, logrando analizarlos mejor y conociéndonos mejor a nosotros mismos en cuanto a gustos y necesidades musicales. Todo esto te abre la mente en cierto modo, o al menos expande un poco más nuestro plano artístico y creativo, así como el analítico para que no nos tomen más el pelo.Exactamente me refiero que no hace falta ser un erudito para entender de música, simplemente que no recibimos una educación musical adecuada por ninguna parte, se nos dejan sueltos a la aventura y obviamente acabamos topandonos con las radios comerciales por todos lados logrando así que pensemos que no hay nada más allá de eso. Nos limitan el mundo por conocer, nos lo meten tantas veces y de tantas maneras que no caemos en la cuenta de que hay algo más.

Si cogemos por ejemplo, no sentiros por ahora identificados, a un heavy, te digo y pongo la mano en el fuego que la mayoría escuchan esa música por sentirse parte de un grupo o moda. Solo el 0,3% (por poner el porcentaje del título, realmente a saber cual es, será más) ama de verdad esa música y la siente hasta la última nota.

Si recibiéramos una educación en el sentido de que en la televisión y similares viéramos tooodo tipo de música, entonces creceríamos con gustos mejor definidos y sin tener tan poca personalidad de gustarte lo que le gusta a la mayoría. Se podría convivir con ello por muy diferentes que fuéramos cada uno.

Me mosquea de la música hoy en día esa visión pobre a la hora de analizar un tema. Normalmente nos fijamos más en la melodía y la voz ¡en incluso en la letra por encima de la música! Ignorando así a la base rítmica, a los arreglos, detalles o armonía que también costaron su trabajo. Irónicamente muchos temas que triunfan es por el ritmo y ni nos damos cuenta de ello. Hoy un tema triunfa si te mueve, si te hace bailar como loco, y ni siquiera recordarás que rayos estaba haciendo la batería o percusión similar. Entonces, a partir de esa poca educación musical que digo, atribuimos que lo que nos mueve es la voz, lo primero que se percibe como humanos que somos e identificamos como un igual. La melodía se queda por que es muy bonita (la clave son hacerlas sencillas, el oído se hipnotiza enseguida) y entonces las cantamos convenciéndonos a nosotros mismos que nos gusta por el simple de cantarlas a la segunda escucha, o la primera, que son las más peligrosas.

Otro de los meollos de todo esto es lo injusto de ver como músicos de composiciones complejas que han dedicado su tiempo a ello son escuchados por cuatro gatos y eclipsados por esos otros que con gusto u obligación fabrican 4 notas bien combinadas y se llevan méritos colosales. El premio por según que méritos está mal repartido en muchos campos, y en la música no iba a ser menos.

Si os digo la verdad, si triunfara con un grupo de canciones de cuatro notas me sentiría sucio, no me sentiría que lo merezco o me lo he trabajado tanto como para ganármelo. Actualmente estoy con uno de solo versiones, y no me llena como debería el ganar dinero por ello, no hay mucho merito  real ahí. No me refiero que un grupo que compone de manera sencilla pierda todo su merito, no, hay grupos que con poco dicen mucho y expresan emociones sin complicarse. Y eso es admirable. Solo pongo de ejemplo una opinión mía, que me gusta complicarme la existencia a la hora de interpretar.

Chicos de Crisis Creativa ¿lo estoy haciendo bien?

Hoy en día culturalmente la música es muy diferente a como se interpretaba hace solo tres o cuatro décadas. En los 60 hubo una revolución musical, la cual se utilizó para pedir derechos y para abrir el alma y la mente. ¿Os imagináis hoy en día a los oyentes en general de la radio liando una revolución en nombre de sus ídolos musicales? Difícil pero por el simple hecho de que no me veo a ninguno de esos productos de buen ver y “voz mágica digitalmente” siendo un líder con ideas o al menos una buena filosofía. En parte no es así por que a ellos, los del billete antes que la expresión, no les interesa. Eso no da money, solo da quebraderos de cabeza.

En antaño gente como Hendrix, Lennon, Joplin o Morrison movían masas enteras con una filosofía en común, con un pedir de derechos. Una unión que se lograba gracias a la música que expresaban, a esa revolución de nuevo sonido.

Otro ejemplo de poder musical en las masas y en la onda de los anteriores son los Sex Pistols, músicos pésimos como pocos (bueno, más bien el amigo Sid Vicious) que lograron un primer disco revolucionario donde inventaban de todo: sonido, tendencia, expresión agresiva nunca antes vista y hasta manera de vestir. Lo bonito es que ningún magnate del dinero les dijo como tenían que hacer todo eso, simplemente lograron promover una palabra, una idea y una lucha por ellos mismos. ¿Cómo logró “aquel de arriba que no le interesaba” deshacerse de ello? Fácil: convirtiéndolo en moda. Una estrategia que siempre ha funcionado y que hasta hoy en día sigue funcionando con los propios punkys, los heavys y los indies. Una vez descubierta la formula de contraataque para acabar con las masas pues ya solo quedaba lucrarse con lo mismo pero fabricado de manera más rápida y de escucha más digerible y bonita sumándole buenos productos como ropa para sacar más beneficio.

Reconozco que fui Heavy en mi juventud quinceañera, ahora me arrepiento un poco. El ver a gente ya treintañera que siguen con la misma actitud me hace darme cuenta de como de lleno cayeron en la trampa del consumismo. A esas edades se puede seguir siendo Heavy, pero más de corazón y no de manera artificial. Seguir en esa etapa lo veo un signo de inmadurez y no haber sabido crecer. Si te gusta el Heavy Metal de verdad, siempre lo tendrás ahí, pero por favor, no seas el resultado de un producto.

¿Un bajo? “Ezo que hé?”

En resumen, la música solo gusta al 0.3% por el simple hecho de que a veces no saben ni lo que están escuchando realmente, porque consumen música como si fuera comida en lata, porque intentan aparentar algo a partir de escuchar tal o pascual o porque sencillamente no se han parado a pensar y analizar si les gusta de verdad o no y si hay todo un mundo allá fuera.

Una de las frases que más odio con todas mis fuerzas es esa que dicen “En la música está todo inventado” ¡JA! Cada década aporta nuevos estilos, y en la propia RYM existen más de mil géneros… para tener derecho a decir esa frase hace falta escucharse tooodos esos géneros. Pero aún así cuando quisiéramos terminar bastante tiempo después descubriríamos que han nacido nuevos conceptos y enfoques aparte de combinaciones de estilos.

La manera de entender todo esto es fácil, de manera técnica la música es matemática, y esta es infinita, y de manera artística la imaginación no tiene límites… así que…

¿A ti realmente te gusta o no la música?

¡Gracias por la paciencia y el leerme!

Si quieres leer otras curiosidades musicales, échale un vistazo a estos otros textos que se escriben en esas idas de pinza que todos alguna vez hemos tenido:

http://nubis84.deviantart.com/gallery/?offset=48#/d3327f4

 http://nubis84.deviantart.com/gallery/#/d357u2e

Anuncios
comentarios
  1. Juan dice:

    “Las discográficas prefieren el dinero al arte”.

    Coño, y la mayoría de grupos de cierto éxito también. Que a nada que empiezan a vender discos, los grupos deciden “gustar más”, basta ver la gran diferencia que hay entre el primer disco y el tercero de cualquier banda.

    A mi lo que me parece injusto siempre es que nadie se acuerde de la figura del productor, y creo que algunas veces es tan importante como el grupo en sí. Escuchar discos de bandas que cambian de productor en cada disco es fascinante, más que nada por cómo cambia el sonido de un disco a otro, incluso ver que todo parece de peor calidad de un productor a otro…

    Y lo de que a la gente no le gusta la música o le da igual. Es algo que yo llevo diciendo casi toda mi vida. Leer en foros a gente ofendida porque se escuche a Bisbal, incluso al Bieber este que tanto odia cierto sector (nunca entenderé por qué, es tan repelente como todos los niños cantantes de siempre), y que ellos mismos sean incapaces de escuchar algo fuera de su género favorito.

    Lo de la política en la música. Si te das cuenta, desde finales de los 60 hasta finales de los 70, la población estaba muy politizada. Fue una época en la que se soñaba con una revolución, así que ser un músico revolucionario era algo implícito. De hecho había músicos que metían en sus discos una ración de canciones “revolucionarias” para ir de modernos. Seamos serios, la industria musical ya llevaba muchos años existiendo en 1960, y no eran precisamente tontos.

    Lo que está de moda es lo que lo peta. Ahora se lleva una música ligera, que permite no pensar y cuyo único objetivo es bailar o simplemente evitar el silencio. Y aún así, sigue habiendo grupos que no hacen esa música, y realmente están por todas partes y son miles los grupos que sacan disco interesante cada año. El problema es buscar entre tanta música. Ese es el gran problema de cualquier aficionado a la música hoy por hoy, la necesidad de filtrar entre ese mar de discos.

    PD: Me gusta la música.

    • Siendo la década esta que nos corresponde, los años 10, te digo que no son miles, solo una decena… necesitamos renovación, ahora todos los grupos suenan iguales, y en parte es por culpa de esa necesidad de producto.

      Respondiendo, las discográficas obviamente buscan el dinero, es su trabajo, pero te digo que hay discográficas que apuestan más por el arte y el lucrarse con un buen producto. Quiero que no nos estafen, básicamente. Si todo el mundo tuviese una idea mejor a la hora de evaluar la música, entonces las discográficas tendrían que adaptarse, como en los años 60 y 70, que se vendía calidad, comercial, sí, pero una calidad enorme comparada a hoy en día. Tengo que aclarar y añadir que lo comercial no es sinónimo de malo, pero han llegado tal punto de sobrepasarse que se han ganado esa etiqueta a la fuerza.

      Con lo del productor estoy de acuerdo, tengo un par favoritos y conforme uno mejora el oído se nota hasta el estilo y sonido del propio productor. Esta figura es algo que pasa como con la base rítmica u otros instrumentos que no son la guitarra y la voz, no son nombradas muchas veces y mucho menos usadas para vender un producto musical. El único caso que vi hace poco es con Coldplay, que nombraban bastante a Brian Eno, pero más con la excusa de “es el productor de U2” cuando el señor este es uno de los músicos más importantes en sus géneros y en la producción musical.

      A veces veo también eso que comentas que hoy en día es una música para no pensar, ¿será que ya no les interesan que pensemos de ninguna de las maneras posibles? Viendo hasta como está el mundillo del libro y el cine, todos terminaremos por no saber ni como nos llamamos.

      • Juan dice:

        Cuando dije miles, lo dije con conocimiento de causa. Hay grupos que pasan desapercibidos y su sonido no se parece en nada al de los demás. Grupos que tienen su “sonido” bien identificado, aunque sean similares a otros. ¿Cuándo hubo un grupo que dentro de un género no se pareciese a los demás?

        Cosas como Jonathan Wilson (también como productor, que es aún mejor), Dawes, Yndi Halda, Conor Oberst, Donavon Frankenreiter, The Disciplines y otros muchísimos que tengo la suerte de haber encontrado (o me los recomendaron). Y ya no me meto con la música “libre” en webs como Jamendo, que ahí es para tirarse un año escuchando música a diario, y te aseguro que cada día descubrirías 2 o 3 grupos interesantes para seguir.

        La cantidad de música a nuestro alcance es tan tan grande, que ya no se puede decir que solo hay una decena de grupos interesantes. Que suenan parecido a otros grupos?? Bueno, es que si nos ponemos a contar cuántos grupos lograron tener un sonido único e inimitable, te dan los dedos de una mano y sobrarían dedos.

        • Irónicamente (aunque no) los que siempre suenan diferentes dentro de un mismo género son los propios pioneros, sabedores del secreto del sonido que han creado. Luego están los que mejoran dicho género, que no tienen por que ser los propios pioneros.

          Ando perdido con los años 10, pero por eso mismo, porque todo lo que escucho no me convence, pero poco o nada, y sigo intentando. Te recomiendo esta página, vas a descubrir joyas de estos años que vivimos: http://bit.ly/qd3skg
          Y viendo que te mola la gran Jamendo (coincido contigo, una pena que muchos de ellos no lleguen un poco más lejos, es lo que tiene ser novel) te recomiendo también http://www.reverbnation.com/ página muy similar de la que te vas a perder a gusto y descubrir música interesante. Se complementan muy bien ambas páginas.

          Y ahí radica otro de los problemas, la cantidad de música al alcance es tal que es imposible no perderse, no acabar agobiado entre tanta invasión de canciones. Están los filtros a partir de gustos musicales, pero lo malo es que nos limita a los géneros que más escuchamos perdiendo la oportunidad de conocer artistas totalmente distintos. Para ello ya tendríamos que indagar por cuenta propia y de nuevo nos topamos con un océano montados en nuestro pequeño bote.

          • Juan dice:

            Evidentemente, los que “crean” un género son los innovadores, aunque no siempre son buenos grupos, ni tienen buenas canciones. Que una cosa es innovar y otra es hacerlo bien. Ser el primero en algo no te garantiza ser más recordado que el que es el primero en hacerlo bien y te mejora.

            Los años 10, y los años 0, son muy puñeteros para los que buscamos música para escuchar. El mejor filtro que se puede tener son los amigos que escuchan música como tú, y cada uno de un palo. Tengo la gran suerte de tener uno así 🙂

            • Dime un innovador que haya sido relegado al olvido 😉 El arte también es un poco de eso, ser pionero, entonces ya puedes hacer lo que quieras que tu nombre estará ahí aunque lo hicieras mal.

              Y de acuerdo estamos, amigos a tutiplén cada uno de una manera de ser y de gustos, siempre te brindan nuevos puntos de vista y esos pequeños detalles innovadores que alegran el día. En la variedad está el gusto.

            • Juan dice:

              Por eso dije “ser más recordado”. Al innovador no se le olvidará nunca, al menos entre la gente a la que le interesa la música. 🙂

  2. Valerian dice:

    Buen artículo. Es gracioso porque puedes sustituir la palabra música por arte y seria válido

  3. Hay tantas frases buenas en este post que he roto el botón imaginario de “retwittear”. Yo pasé por mi época heavy (gracias a la influencia de algunos amigos) y gracias a eso descubrí que la música “existía”, por asi decirlo. Llevo dos o tres años ampliando mi repertorio y cada vez escucho menos heavy. Y esos amigos siguen encerrados en su estilo, diciendome que me he vuelto blando.
    No sé si yo seré parte de ese 0’3%, pero he visto poca gente que, como yo, tengan “El trio” del señor Morricone, y no puedan evitar quedarse quietos y con los ojos cerrados cada vez que suena la trompeta final.
    Y es lo que nos trae la sociedad actual, consumismo acelerado de todo. Un arte de usar y tirar

  4. Fosforo dice:

    Como ya he dejado caer, soy un gran fan de los Sex Pistols (sin llegar a la mitomania, pero…) pero voy a contener mi verborrea al respecto. Sencillamente diré que considero que es uno de esos grupos que con muy poco hizo mucho. A pesar de Sid Vicious, que era el cancer del grupo.

    Respecto a todo lo demás, hace ya mucho tiempo que considero que me he quedado fuera de estilos. Ya de chavalin, cuando el rock, el heavy y el punk calimotxero formaban la santa trinidad de mi música, escuchaba una enorme cantidad de grupos respecto al limitado repertorio de bandas de mis amigos. Y casi todas “viejas” y “para puretas”. Con el tiempo la cosa solo ha ido a peor y me he convertiedo en un consumidor compulsivo siempre en busca de una nueva dosis de algo que no conozca. Y para eso hay que olvidarse de estilos, de tendencias y de elitismos y buscar. Hay jazz excelente, rock impresionante, bandas de punk que son una gozada, heavy metal que te pone los pelos de punta y rap que te deja el cuerpo como nuevo.
    Centrarse en un solo estilo solo es bueno cuando no has tenido tiempo de agotar sus posibilidades.

    • El único estilo se llama “música”. Amén hermano.

      Y de los Sex Pistols ya sabes que lo digo por Sid más que nada xD Siempre reconoceré ese primer disco como un puntazo que hace falta más de vez en cuando para refrescar el panorama. También les estaré agradecido que a partir del Punk nació el Post-Punk, un estilo que me mola.

  5. Red bat dice:

    No se enseña a distinguir calidad, pero de nada, no te engañes. Las humanidades en la educación hace la de Dios que están en peligro de extinción. Plástica o la asignatura de música no te enseñan a valorar ni el arte ni la música. Casi que se limitan a decirte que existe y a darte cuatro fundamentos. Y seamos serior, Mozart o Beethoven serán unos genios, pero no se puede estudiar música con lo mismo curso tras curso. Del siglo XIX no pasan y dí música desde primaria hasta bachiller. Luego uno se especializa si quiere. Podría hacer un tocho igual con el mundo de la imagen y el resultado sería el mismo. La gente no distingue lo bueno de lo malo (a no ser casos extremos) más que nada porque no tiene interés y por supuesto todo se acaba dividiendo en gustos, todo es más facil, dejando la calidad a los entendidos. Igual que tu ves música que escucha todo Dios y es floja, yo veo horrores gráficos cada vez que salgo a la calle. Y a medida que más sabes, es peor 😄 No sé si fué el amigo Beodo quien me dijo una vez “El buen gusto por defecto no existe”. Coño, es cierto.
    En mi caso particular, creo que soy más consumidor de música que especialista en el ramo. No entiendo mucho de bases rítmicas y tecnicismos ( por lo menos sé que existen los arreglos, los productores y a veces me pongo a analizar un poco porqué me gusta tal cosa) y muchas veces sólo necesito una melodía que me haga compañía. Tengo mis gustos, más o menos amplios que los de otra gente, y la mayoría de mi búsqueda musical pasa por ese filtro, en mi caso el rock, rock duro, punk, metal… Vamos, que me tira la guitarra eléctrica al 80%. Y según gustos , filtras. Cada uno tiene sus cosas y si no le interesa la música (o la imagen, o la gastronomía o lo que sea) pues igual con cuatro cosas vale.
    A mí también me gustaría que los otakus más cerrados leyesen un cómic con dos cojones, americano o europeo, y se dejasen de pajas. Que viesen que lo que viene de Japón es mierda de consumo rápido para adolescentes en un alto porcentaje. En vez de eso se siguen encumbrando One Piece o Bleach como obras maestras (que viendo la calidad media están por encima, pero no dejan de ser un puto envoltorio para un esquema y una forma de hacer las cosas quemada hasta la nausea), se cierran a una estética que no ha cambiado en 20 años. Y les va bien. Con sus salones, sus carteles=ilustración, sus “eso no es manga” y demás. Aún así un buen envoltorio, aunque por dento esté vacio, no deja de ser un buen envoltorio, (que también tiene su mérito ojo) y muchas veces es lo único que importa, pero muy bueno tiene que ser si está vacío.
    Pero como ya te digo, mi caso con la música es que tengo un gusto y un filtro que hace que la música que escucho sea del palo guitarrero-cañero en un porcentaje bastante alto. Death melódico, metal tradicional, progresivo, black sinfónico, psicobilly, punk, industrial… En realidad le pego a bastantes palos y he notado que he ampliado el abanico de gustos (Hace un par de años me dicen que estaría escuchando death melódico o trash a tope y no me lo creo) Y luego también cosas como bandas sonoras, algo de electrónica o (aquí viene una de las confesiones secretas de Red bat) cómo aquella vez que me bajé un disco de Britney Spears. Pero de la misma forma mi cerebro no procesa rap puro por mucho que me gusten Def con Dos, o Black metal despiadado aunque me mole su vertiente sinfónica. Hay cosas que sencillamente no pasan el filtro de la gente y hay filtros más grandes o más estrechos.
    Ciertamente es malo limitarse, pero también es algo normal según los gustos e intereses de la gente. En tu caso es la música, en el mio la imagen, y en el de un tio de Japón es la danza tradicional.
    El peor caso es ser dogmático y confundir tus gustos o prioridades con ley suprema. Me gustan mis monigotes, me gusta la música cañera, pero jamás diré (al menos tomándome en serio) que los Judas Priest o Ibáñez son el non plus ultra, cosa que se vé demasiado a menudo, y que cualquier especialista en el ramo te dirá que pueden ser muy buenos, pero que en los campos creativos no hay verdades universales.
    Algo comercial o algo simple no quiere decir que sea malo de por si. Sólo que son simples o son comerciales. Al final lo que importa es que una cosa esté bien hecha.

    • Amén tío, da mucho gusto leerte.

      Es triste ver que este caso se expande a todos los campos creativos, ¿por qué hoy en día está tan dejada de lado la creatividad? En el Renacimiento les daría algo si supieran que infravalorado está el arte hoy en día, en que clase de prostituta se ha convertido por el beneficio de gente de más arriba. Triste pero cierto.

      Y la evolución personal que has tenido con la música es a lo que me refiero en el artículo, has ido escuchando cada vez más cosas y eso te ha mejorado el oído y gusto musical hasta el punto que cosas que no te gustaban ahora las ves con otros ojos. Más que educación, es motivar a la gente a explorar un poco más, así poco a poco se expanden más culturalmente.

      Muy de acuerdo con lo de jamás acentuar una creación como lo supremo y único, hay tantas vertientes en la creación que es imposible encumbrar una obra como la absoluta.

      Lo comercial es así, sencillamente, y no quiere decir que sea malo. Como ya digo, está saturadísimo y limita las posibilidades.

  6. Red bat dice:

    ¿Y que significa la foto de las chinas?

    • El seguirle el juego a los del blog, que ya sabes que cuelan fotos de chicas de vez en cuando aunque no venga a cuento xD

      ¡Y son japonesas! Yeeeeeeeah 8D

  7. Lograi dice:

    Pues yo me considero un absoluto ignorante respecto a la música… ¡pero qué mal viviría sin ella!

    • Viendo como está el parque del panorama actual, creo que a veces el lo mejor, uno llega a tener menos prejuicios y no se asusta antes de siquiera escuchar una canción xD

  8. Mi pregunta es: ¿dónde puedo aprender a diferenciar buena música de la mala? Y me refiero a nivel técnico, sep. Porque si estamos hablando de que solo pueden entender bien la música los que hagan una carrera de conservatorio, mal andamos.

    ¿Recomendarías alguna web? ¿Algún libro?

    • No me refiero exactamente que haya que hacer una carrera de conservatorio para entender la música, solo que la educación musical (mejor dicho, la artística en general) debería ser mejor y mostrarnos que hay mundo más allá. El resto ya lo ponemos nosotros al tener nociones mejores.

      El ser más técnico no te hace ni mejor ni peor, te reinventa la manera de ver las cosas, pero ya te digo que hasta en lo sencillo se puede encontrar gran belleza.

      Respondiendo directamente a la pregunta, la buena y mala música es la que decides tú, pero ten siempre en cuenta en evolucionar el gusto y la creatividad. Si fueran por los que venden la música nos quedaríamos siempre en las mismas 4 notas de siempre, perdiéndonos maravillas aún por descubrir.

  9. mariods dice:

    Vaya, buena manera de describir la comercialidad en la música, y la conversión de un grupo en un suceso social a cambio de su personalidad. 🙂

    Personalmente, yo tengo gustos definidos por la música, digamos que he escuchado un poco de varios estilos y como mínimo puedo vanagloriarme (al menos eso espero) de no haber seguido nunca una tendencia ni moda específica.

    Con respecto a la música heavy, me gustan muchas canciones, aunque no me considero heavy puro y duro (hay grupos de los que me gustan tan solo tres canciones o menos).

    • Aprovecha esa suerte de no tener un gusto definido en la música, como he dicho por ahí, los prejuicios musicales se activan automáticamente. Por suerte se pueden domar.

  10. mariods dice:

    Cuando antes dije “tengo gustos definidos” quería decir “no tengo gustos definidos” por si acaso no queda claro. 😄

  11. Yo lo digo en serio, no me importaría nada leer una especie del libro de Scott McCloud pero sobre la música… Si alguien sabe de alguno, que lo diga, por favor

    • ¿En qué plan enfoca Scott los webcómics? Ahora mismo no caigo para poder recomendarte. Pero vamos, de todas formas te recomiendo este libro que enfoca la música de otra manera, aparte que habla de filosofía y personajes famosos así como su relación con la música: http://www.casadellibro.com/libro-la-musica-y-la-mente-/1191015/2900001243821

      De aquí podemos encontrar cosas interesantes como “la realidad subyacente” o el como a algunos les es imposible escuchar a Wagner. No es un libro maestro pero sí una lectura muy interesante.

  12. Facu dice:

    Muy buen artículo.

    La verdad no se si pueda decir que si, hace cuatro años lo hubiera dicho, pero hace tiempo me doy cuenta de que no era el caso, y ahora diría que me esta empezando a gustar, con muchas dudas. Comencé a escuchar música recién a los 16 o 17, prácticamente desde que tengo computadora e internet, por lo que empecé algo tarde.

    Si bien pasé por una fase donde escuché más que nada electrónica, afortunadamente nunca me encasillé demasiado. Yo solo me fui ampliando hasta el indie, el rock alternativo, post punk revival, metal… incluso medieval, y no tengo un gusto muy definido.

    Hace poco empecé a eliminar parte de lo que tenía acumulado (más que nada pop y electrónica), y empecé a escuchar bandas nacionales no tan conocidas, más que nada por influencia de un nuevo amigo, pero por estudiar no tengo mucho tiempo.

    Y como alguien comentó arriba, estoy estudiando arte, y la mayoría de los artistas (o al menos los de mi ciudad) son muy malos, por no decir algo peor. Parecen confundir el tener un estilo propio con hacer todas sus obras esencialmente iguales, o directamente no tienen buena técnica, y uno se pregunta cómo se atreven a exponer semejante esperpento.

    Recién veo que es de agosto de 2011, me pregunto cómo llegué aquí en primer lugar