La uni: crónica del nacimiento de una tribu urbana

Publicado: agosto 5, 2011 de Fosforo en Uncategorized

Los que me conocen (y ustedes, lectores, ya casi como que me conocen) saben que me encanta decir “Te lo dije”. Que me encanta llevar la razón, dármelas de profeta, de sabio sobrado, de “ya se veía venir”. Es mi forma de ser. Yo hago las cosas, demasiadas veces, solo para poder mirar a todos por encima del hombro cuando se cumple lo que me venia oliendo desde hace tiempo. De modo, que cuando la cosa empezó, ya dije yo como iba a acabar siendo. Y tuve razón. Porque casi siempre la tengo en estas cosas. Esta es una de esas entradas personales. Un articulo más escrito para los que leen y no comentan que para los fieles a Crisis Creativa. Este articulo habla de un caso real que ocurrió en mi ciudad. Y salen mis amigos, y mis enemigos, y mi exnovia y mucha gente que seguramente no está muy contenta en su papel en esta historia. Ellos, que me conocen, saben como son las cosas.

De pronto se extendió a través del chat de Tuenti, del MSN, a través del boca a boca entre frikis, metaleros y adolescentes aficionados a la Subcultura. Alguien había creado un foro “para todos nosotros” que somos “diferentes”, que tenemos intereses “frikis”. De oscuro color y bastante mal organizado, en el foro se empezaron a dar cita todos esos elementos que habitaban mi ciudad y alrededores. Sinceramente, mi ciudad no es muy grande, y a casi toda la fauna que se empezó a arrejuntar por aquel foro la conocía, y ellos a mí. Ahí estaba mi Dungeon Master, los componentes de mi grupo de música, la gente con la que solía jugar a Warhammer, conocidos varios. Y todos, sin excepción, se preguntaban por qué no estaba yo en aquel foro.

El fulano contesta a la recomendación con un "Ahora mismo me pongo a ver la serie". ¿Leer? Eso es para pringados.

Uno a uno todos aquellos elementos fueron invitándome a participar en aquel foro o, al menos, pasarme por alguna de las KEDADAS que hacían en un parquecito no muy lejano a mi casa. Mi mejor amiga, mi grupo, mis conocidos, mis compañeros… Y uno a uno les fui diciendo que no. Que aquello no era para mí. Que yo no necesitaba ni un foro local ni una kedada para conocer gente con intereses comunes a mí. Que aquella quedada era una forma triste de juntar a la gente más patética y sin amigos del lugar. Que a la gente que me caía bien de aquellas kedadas ya la veía en otros ambientes, y que no me seducía la idea de juntarme con el resto de aquel multitudinario grupo cada vez más homogéneo.

Y es que a medida que las kedadas se iban consolidando, hasta el punto de convocarse los siete días de la semana (¡y había gente que iba a absolutamente a todas!) el grupito de gente empezó a parecerse más y más. Cada vez era más frecuente ver repetidas camisetas de Nightwish entre las chicas, y de Slipknot. De Metallica también solía haber alguna. Y la tendencia, cada vez mayor, era al monocromatismo.

Una tarde que pasé a por una amiga contamos 4 camisetas con este diseño.

De pronto todo el mundo veía Bleach, todos sin excepción habían terminado Death Note, y no había nadie que no fuera un gran fan de Evangelion. Todos preferían ver las cosas en japones subtitulado (porque de pronto el anime se configuró como superior al resto de series y películas) y Metalocaplipse era el chiste recurrente a todas horas. Las personas que conocía, muchos aficionados al comic americano, empezaron a comprar solamente tomos y más tomos de las colecciones otaku de moda, y fans de La Fuga e incluso de La oreja de Van Gogh montaban quedadas para ir al Rastro a comprar camisetas de System of a Down y Childer of Bodom al por mayor.

Empezaron a construir grupos de música thrash y black metal, a comprar cartas Magic (o peor, Yu Gi Oh), a hacer soft-combat (un triste amago de esgrima con espadas gruesas hechas de plástico y forradas de gomaespuma y cinta aislante)…Crearon una rivalidad contra otros foros de ciudades y lugares lejanos e incluso participaron de su propio cisma del cual resultó un foro nuevo descaradamente parecido al anterior. Todos eran superfrikis, la gente empezó a llevar orejas de furry en la cabeza todo el rato, o bandanas de Naruto, o gorros llenos de chapas de L y Dragon Ball. Cantaban canciones de animes, o de Phineas y Ferb o de clásicos Disney (pero nunca les escuché cantar nada de Metallica, por ejemplo) y repetían insistentemente La frase: “Qué friki soy”.

Hubo gente que se fue desvinculando, pero no pasaba nada porque el renuevo era constante. Y es que a medida que la gente fue construyendo su núcleo vital en torno a aquellas quedadas y ese grupo (que pasó a definirse como “la uni”) la gente empezó a llevar a todos sus amigos a las kedadas. En muchos casos estos chavales de instituto sudaban completamente del rollo que llevaba esta gente, pero como buena panda de asociales que eran, se fusionaban, empezaban a aprenderse los roles del grupo y acabaron siendo absorbidos, aportando sus propias cosas. Una de las más “guays” fue la ya ineludible asistencia de cachimbas, donde los chavales podían contagiarse mutuamente enfermedades chupando todos del mismo tubo asqueroso. Conociendo las condiciones de higiene bucal de algunos de mis conocidos que frecuentaban estas cosas, me extraña que no acabasen todos con lepra en las encías.

La forma más rápida de transmitir enfermedades después de las ratas.

Aquello era, además, una excusa fantástica para determinadas personas de arrimar cebolleta por primera vez. La verdad es que el espectáculo era bastante lamentable, y la mayor parte de las parejitas que salieron de allí daban más grima que otra cosa. Las contadísimas excepciones eran chicas acomplejadas y monas con tíos no-horrendos con nulas capacidades sociales. Un poema de parejitas insulsas sin nada real en común más que ambos participaban del espantoso circo de “la uni”.

Y aún en estas circunstancias había gente que me proponía ir. Que seguía insistiéndome en que abandonase mis prejuicios y me divirtiera con ellos. Mi desprecio por aquel grupillo no hacia más que aumentar a medida que confirmaba todas mis predicciones, y lance otra: “Esto no va a durar ni un año antes de que se convierta en Plaza de España”. Para los que no lo sepan, Plaza de España es el punto de reunión de Madrid de toda la chavaleria emo y skater del entorno. Un espectáculo deleznable del que todos mis amigos que iban a “la uni” echaban pestes sistemáticamente. ¿Adivinan qué pasó?

Exacto, una vez ya había juntado a todos los “metaleros” de la ciudad, empezó a unirse otro tipo de gente en torno a aquellas quedadas. Primero llegaron los skaters, tribu urbana que no merece más que mi desdén. Después aparecieron punkys adolescentes buscando el ambiente de cachimba y porros que se empezaba a respirar en aquellas kedadas. Y después llegaron los emos. A este punto “la uni” ya se había partido en dos sectores que seguían conviviendo pero cuya relación era mínima, el sector “friki” que jugaba a soft-combat o que intentaba organizar un grupo de Para-Para; y por el otro el sector más tirado, que solían estar en la hierba escuchando metal con sus teléfonos móviles (UAU, calidad de audio a tope) y fumando.

También comian Ramen a la menor ocasión. Que frikis. Jeje.

El siguiente grupillo en aparecer era bastante más siniestro. Si anteriormente el grueso de esta cosa la formaba gente de entre 15 y 19 años, empezaron a aparecer por ahí algunos de los freaks más insoportables de la ciudad. Tipos de 20 y muchos años sin demasiada vida social más que salir de bares a aburrir a la gente con sus mamarrachadas empezaron a rondar por allí. E incluso, en algún caso, acabaron empezando o intentando relaciones con algunas de las chicas. Hay uno en concreto del que tendría más que una cosa que decir. No quiero decir que toda la gente “por encima de la media” fueran una tropa de pederastas, pero al menos hay un par de casos donde no tengo demasiadas dudas.

¡Y aún había gente diciéndome que probase! Por suerte, el ambiente cada vez se fue haciendo más inaguantable para las personas con dos dedos de frente, y poco a poco fueron dejando de pasarse por ahí, a medida que su madurez o su sentido común avanzaron lo suficiente como para hacerles ver que aquello no era lo que buscaban. Lo irónico del tema es que toda esa gente se fue integrando en el rollo de escuchar black metal como descosidos, jugar a Sí, señor oscuro(el juego de mesa menos divertido del mundo cuando lo juegas con personas no divertidas) y hablar de manga. Parece que eran los requisitos para entrar.

En serio, un gran juego que puede ser una mierda insoportable.

Daba igual que no te hubiera interesado nunca, que en tu casa no sonase metal ni por error, que no leyeses nada y que no tuvieras ni puta idea de qué es Akira; la cosa era que integrases en el circo del “que friki soy” de “el manga es cultura”, del “el metal es la verdadera música”,…Todo ese tipo de demagogia sectaria para adolescentes que tanto me ha repelido siempre y que me ha tenido dando bandazos de una tribu urbana a otra sin recalar nunca en ninguna.

Sin embargo, esta nueva, la tribu urbana del friki, a la que Un tipo con boina bautizó genialmente como “los frises” me pilló por sorpresa. Nunca había hecho falta una tribu urbana para eso, toda esa gente que yo conocía y que empezó yendo a aquellas cosas ya era “friki” antes de juntarse en aquel cúmulo de mendigos de la amistad. Es más, eran mucho más auténticos e interesantes, originales y divertidos, antes de empezar a asimilarse con aquel entorno de “la uni”. ¿Qué cojones empuja a personas inteligentes, maduras e interesantes a mezclarse en semejante estercolero adolescente? Algunos de mis ex-amigos siguen ahí metidos. Ya no me hablo apenas con ellos. Son como una versión lobotomizada de ellos mismos con años de menos.

No lo sé. Pero a medida que, uno a uno, vinieron a darme la razón y jurarse no volver a acudir a las kedadas, una sonrisa de satisfacción se iba ampliando más y más en mi rostro. Porque no hay nada que más me guste que decir “Te lo dije”.

Anuncios
comentarios
  1. Veo que el fenómeno fris no es exclusivo de aquí, porque lo que usted describe es EXACTAMENTE lo que pasa en Valencia. Simetría cósmica.

  2. Cuando uno tiene 15 años es lo más normal del mundo, uno se está moldeando y aún no sabe ni quien es. Cuando uno ya tienes una cierta edad debería dejarse de chorrideces limitantes y empezar a ser uno mismo, un concepto original y siempre diferente a pesar de miles de miles de personas.

    El caso que conozco gente de ya de 30 años que siguen atrapados en cosas así, cosa que me parece triste porque no han sabido evolucionar y ampliar su mundo. Lo peor es que arrastran su mierda a los demás, como si su auto-incomprensión le obligara a compartir dolor propio, jamás llenándose por ello.

    Que rabia da conocer un mundillo de antemano mucho tiempo antes, que te critiquen por ello y que tiempo después todos hagan lo mismo y ni si quiera se acuerden de ti… ellos se lo pierden, al menos uno lo cogió por gusto propio y no porque era lo que hacían la mayoría.

    Y de las cachimbas, espero que cada uno tenga su boquilla para el tubo, eso de compartir así como así…

    • mariods dice:

      Coincido totalmente. Y sí, mucha gente debería empezar a pensar por sí mismo, en lugar de buscar que otros les digan qué deben “estudiar” para ser “auténticos frikis”.

      Por cierto, lo de la cachinmba… buffffff… ya me dieron oportunidad de probarlo algunas veces, y… digamos que fumar no es lo mío. Pero nisiquiera eso.XD

  3. Lord Urko dice:

    BEST POST EVAH!

    No en serio, me encanta. Incisivo, preciso, y por desgracia, aplicable por doquier…
    Muy bien, sí señor.

  4. Kalitro dice:

    Hay muy poco cariño en el mundo.

  5. Ietsu dice:

    Estaba de acuerdo con el artículo hasta el:

    “…soft-combat(un triste amago de esgrima con espadas gruesas hechas de plástico y forradas de gomaespuma y cinta aislante)”

    Yo practico softcombat ocasionalmente y no veo que tiene de malo. ¿Triste amago de esgrima? No tiene nada que ver. Bueno, sí, tiene que ver en que hay gente que se pega con espadas, punto. Seguramente no cambie su opinión de ver este DEPORTE (porque por mucha gente a la que le pese entra en categoría de deporte), pero no considero que sea para nada triste. Hombre, si lo comparas con la esgrima está bastante capado, evidentemente. Pero no todo el mundo tiene ni las nociones ni el físico necesarios para practicar esgrima, y el softcombat es mucho más pachangero y casual.

    Y dirá “su opinión está coartada por el hecho de que he criticado algo que le gusta”. Evidentemente, para que negarlo. Pero al menos contesto razonando, no con un HOYGAN NO HINSULTE AL SOFKOMVAT KE HESTA VIEN CHIDO!!11!ONE!!

    • Fosforo dice:

      El soft-combat es un deporte, o al menos esta muy cerca. Yo lo he practicado. No deja de ser una versión pachanga de la esgrima (los mejores jugadores de soft-combat que he conocido, muchos hacian esgrima).
      Y si viera jugar a estos chavales, entenderia el calificativo “triste”.
      En cualquier caso, sí está de acuerdo con todo lo anterior, estoy seguro que con todo lo que venia después de la frasecita también, de modo que me alegro.
      Y sí, gracias por no enfadarse e insultarme en mayusculas. Empiezo a necesitar que dejen de hacerlo. 😄

      • Ietsu dice:

        Ciertamente, yo no he visto a los sujetos de los que usted habla, así que no puedo opinar. Y sí, hay muchas otras cosas con las que estoy de acuerdo. Tengo el Sí señor oscuro, y es un juego muy divertido cuando juegas con gente con un mínimo de inteligencia. Cuando no…pues acabas bastante harto.

  6. Dr- Fleibur dice:

    Creo que yo también he presenciado algo parecido, quizás a menor escala porque siendo de un pueblo extremeño estas cosas no tienen tanto tirón, pero si he tenido que tragar mucho, la cosa empezó a gestarse en unos conocidos que solían salir con nosotros, no me caían demasiado bien pero vamos se podían aguantar, de repente empezaron a ver y a HABLAR de Bleach ( eso me ha llegado al alma, al igual que tú no me he sentido solo) a dar el coñazo con animes del mismo rollo, comprar bandanas de naruto, comer ramen, quedar en casas para ver animes y beber Sake “Miradnos, bebemos una cosa japonesa que sabe a lejía, pero qué frikis somos” cantar canciones de series japonesas aprendidas de memoria incluyendo la versión japonesa de digimon “verídico” o sacarse un miniportátil las noches de los sábados en el parque para ver videos de loulogio, algún capítulo nuevo y jugar a videojuegos, es muy pero que muy rancio ver a tíos con los huevos negros jugando a la DS sentados en un banco a las 3 de la mañana.

    Como era de esperar el grupo se fue separando, soy el primero al que le gusta hablar de cine y cosas de esas pero cuando la cosa se pasa de cansina uno termina pirándose, es muy difícil estar en un parque escuchando BSO de series reproduciéndose en un móvil o que repitan por decimonovena vez la canción de “los coches de choque” o los videos de callejeros, que una vez tiene gracia, 20 ya no

    Y ahí quedó la cosa, me sigo saludando con esa gente pero guardo distancias y es que esos que se dicen a si mismos ” SOY FRIKI” se merece una patada en la boca..

    Sinceramente estoy muy contento con los amigos que tengo, no necesito de ningún foro que me arrejunte con gente artificial, a algunos los conozco desde los 3 años, a otros desde el instituto y se puede decir que en mi grupo cada persona es una persona propiamente dicha, no un conglomerado de frikeces hechas para sentirse alguien, a unos nos gusta un tipo de música,a otros otra, unos son cinéfilos (en mi caso) y otros pasan mucho del tema pero si puedo decir que si tengo amigos es para lo que se necesitan amigos, para conversar, para apoyarse cuando haga falta y para reírse, los amigos no están para mirarte en un espejo melenudo con una camiseta blackmetalera y decir “ERES TAN FRIKI COMO YO, VIVA NARUTO”

    Enhorabuena por el artículo, este es uno de los pocos post tuyos en los que he estado de acuerdo en el 100% de lo que has dicho.

    Un saludo

  7. […] La uni: crónica del nacimiento de una tribu urbana crisiscreativa.wordpress.com/2011/08/05/la-uni-cronica-de…  por NubisMusic hace 2 segundos […]

  8. Mariano dice:

    Que pena hacerse viejo ¿verdad? Que pena tener que venir aquí a llorar por ello.

  9. Mr. Fail dice:

    “Qué friki soy”

    Me basta oír esto para calificar a alguien automáticamente de idiota, por decirlo bonito.

  10. Tú opinión y el artículo en general es muy bueno, pero tú no eres tan inteligente como al parecer crees ser.
    No te lo tomes a mal, pero algunas de las cosas que has dicho al final son tan simples y erróneas que me sorprende mucho después de leerlo todo.

    Aquí en Valencia pasó algo parecido, y pasa, ahora mismo estamos en esa fase de emos+punk+metaleros+frikis normales dentro de lo que cabe+frikis que son frikis porque no pueden ser otra cosa y gente asocial en general o con una gran carencia de materia gris, pero te diré una cosa:
    Llevo aquí más de cuatro años, aquí alcanzamos la fase metaleros y drogadictos y pederastas de turno+frikis normales aproximadamente cuando la quedada tenía año y medio, y no pienso moverme. La razón es que la gente que merece la pena no se estropea. Si tenías gente que merecía la pena y creías inteligentes y se estropearon, es que ni merecían la pena ni eran inteligentes, así de sencillo. He tenido amigos que han pasado a ser gente realmente estúpida y desagradable yendo a cualquiera de esos subgrupos, incluyendo al de los ”frikis normales dentro de lo que cabe”, y es simplemente porque, en el fondo, no merecían la pena, y han preferido fundirse y volverse unos capullos antes que seguir siendo quienes eran, que aunque no fueran muy listos, al menos eran majos.
    Muchos de mis amigos, mis mejores amigos por ejemplo, ya no vienen, pero eso no quiere decir dejar de quedar y hablar con ellos en otros lugares. Hay gente que merece la pena, y estoy seguro de que en tu ”Uni” también. Y de hecho, la gente nueva (aquí los llamamos randoms) cuando empiezan a llegar en masa no siempre dan asco. De vez en cuando me paseo por los alrededores del sector aleatorio y aparece alguno que merecen la pena (mínimamente humilde, sin ganas de drogarse como un descosido y con algo de criterio es lo mínimo que pido), al que no me importaría tratar de integrar en nuestro subgrupo, al igual que hacen otros de los míos.

    Entiendo que no te quieras pasar, pero has cometido un error, al igual que algunos de mis mejores amigos que también se fueron diciendo lo mismo que tú: No todo el mundo que no conoces da asco (espero que entiendas esta frase).

    • Fosforo dice:

      Me encanta que me insulten en el primer párrafo. Yo he dejado claro cual es mi postura, mi relación con mis amigos, hasta he dejado ver que salia con una chica que se movia en aquel ambiente. Debe ser que tú no has entendido lo que quiero decir, lo que critico realmente, que no es en sí la quedada, sino determinada gente que conforma el grueso de “la uni”.
      Pero igual es que tienes razón y no soy tan listo como me creo, y no es que tú tengas un problema de comprensión lectora.

      • Insultar sería llamarte ”subnormal” o ”gilipollas” sin más. He argumentado lo de poco inteligente, no lo he dicho proque sí.
        Te he entendido perfectamente, pero que tú quieras dejar un mensaje no quiere decir que hayas podido decir cosas a parte de tu mensaje que sean erróneas. Si hablas del queso y en tu charla sobre el queso dices algo erróneo sobre la leche sigue siendo erróneo aunque no sea queso como tal, así que no lo utilices para defenderte.

        • He pensado que igual no he sido lo suficientemente claro, un mapita:
          Has dicho básicamente que tenías amigos inteligentes que merecían la pena y ahora se han estropeado. No merecían la pena ni eran inteligentes, en el fondo eran unos capullos que prefieren estropearse poruqe es más guay antes que seguir siendo como eran.
          Das a entender que toda la gente que viene ”random” es asquerosa, hay gente (muy pocos, pero hay) en esos subgrupos que merece la pena.

          • Fosforo dice:

            Tú puedes entender lo que quieras. Decir lo que “doy a entender” es muy subjetivo.

          • Siento estar posteando tantas veces, pero es que me da la impresión de que eres de esa gente que aprovecha cualquier cosa para intentar razonar que acabo de decir una estupidez de tamaño colosal. Te voy a resumir de que van mis comentarios para que dejes de defenderte intentando dejarme mal:
            1 Te he dado la razón en todo lo que has dicho (salvo en esas dos cosas) y he compartido mi experiencia con tu uni.
            2 Te he dicho que de todo lo que has dicho, has dicho dos cosas que no son verdad, independientemente de la intención de tu comentario que tu novia o quienes sean vayan, etc.
            3 Cuando te he puesto el ejemplo del queso, y luego te he puesto el mapita, no ha sido para añadir nada, sino que simplemente quería que vieras claramente las cosas que he dicho que eran erróneas (y repito, independientemente del mensaje que quieres dar). Te las he separado porque no te las puse en el ejemplo del queso, y luego pensé que era necesario explicarlas, de nuevo. Porque según tú no tengo comprensión lectora.

            • Está bien, tú me has obligado. Cito textualmente:
              1- ”¿Qué cojones empuja a personas inteligentes, maduras e interesantes a mezclarse en semejante estercolero adolescente? Algunos de mis ex-amigos siguen ahí metidos. Ya no me hablo apenas con ellos. Son como una versión lobotomizada de ellos mismos con años de menos.”
              A esto me refería con ”Has dicho básicamente que tenías amigos inteligentes que merecían la pena y ahora se han estropeado. No merecían la pena ni eran inteligentes, en el fondo eran unos capullos que prefieren estropearse poruqe es más guay antes que seguir siendo como eran.”

              2- En todo tu comentario se da a entender que persona que llega persona que se estropea, asíq ue no digas que no das a entender lo que he dicho que das a entender, de lo contrario te estarás contradiciendo. Perfectamente un chaval que vaya ahí a fumarse una cachimba y jugar a magic puede que en el fondo te pongas a hablar con él y merezca la pena, puede pasar. Tú los tratas como escoria y punto.

            • Fosforo dice:

              De hecho, a lo largo del artículo cito, varias veces, que mucha gente acabó entrando en razón y dejó de hacer el imbecil e ir diciendo “que friki soy” por todas partes.
              Te empeñas en que esa gente no eran inteligentes ni merecian la pena. En su momento lo hacian. Decidieron cambiar y dejaron de serlo, claro,es un progreso, no es inmediato. Las personas cambian.
              Y yo no te obligo a nada. Ni siquiera a pasarte el rato contestándome.

  11. PD: Soy de los pocos que no dicen ser Friky o similar, a mi me gusta jugar a rol y poco más, leo cosas como Terry Pratchett y eso, antes de que saltes porque en el nombre ponga ”Kira”.

    • ¿Ves? Ya estás tergiversando y dándole la vuelta a todo xD. Eres igual que el tipo que organiza las Otakuart en Valencia, deberíais estudiar ciencias políticas, pero aún así voy a seguir dándote coba, me gusta hacer esto, y no creo que estés obligándome, faltaría más, hombre:
      ”De hecho, a lo largo del artículo cito, varias veces, que mucha gente acabó entrando en razón y dejó de hacer el imbecil e ir diciendo “que friki soy” por todas partes. Te empeñas en que esa gente no eran inteligentes ni merecian la pena. En su momento lo hacian. Decidieron cambiar y dejaron de serlo, claro,es un progreso, no es inmediato. Las personas cambian.” <— Dudo que toda la gente que creías inteligente y se estropeara luego terminasen como antes. Yo he hablado de la frase en general, no de todos los casos uno a uno.
      No te estoy insultando, sólo una pregunta ¿Cuántas veces en tu vida te han llamado pedante?

      • Fosforo dice:

        ¿Pedante? Muy pocas. Tal vez tres o cuatro.
        Por cierto, he estudiado ciencias políticas, y además conozco al que monta la Otakuart y me parece una persona agradable y simpática.

      • Conozco precisamente al organizador, a Pedro-Kat (bueno, más bien lo montan todos los de Studio Kat) y te aseguro que como persona vale millones. De seguro que te contestó como suele hacer y ya le echaste la cruz. Tu te lo pierdes.

        ¿Y a ti? ¿Cuantas veces te han llamado pendante? ¡De seguro que mil! Por dios cuanta vuelta para decir siempre lo mismo…

      • Hector dice:

        Yo también opino que debería estudiar ciencias políticas

  12. Juan dice:

    Pues si Fosforo se siente viejo por esto…

    Que en mis años de instituto raro era el que tenía internet en casa. Y ni sabíamos lo que era el anime…

  13. Vaya mierda de sitio donde no se pueden editar los comentarios, eso o no sé y soy idiota xD.
    Cuando he dicho ”Persona que llega persona que se estropea” me refiero a esa gente random que llega sin mucha personalidad.

  14. rokuruta dice:

    Es triste que la gente se junte en grupos para así poder destacar, yo personalmente creo que este tipo de personas se niegan a madurar o quizá lo ven demasiado difícil y se sienten importantes formando parte de un grupo, del que originalmente no comparten nada pero por el cual se dejan moldear.
    Como dice Nubis compartimos conocidos que pasan la treintena y que se han quedado como suspendidos en el tiempo y se niegan a madurar, llegando al resultado de ser gente que da pena y que ademas expanden su mal rollo a los demás.
    Nada mas que decir, excelente articulo 🙂

  15. Fran_Bicho dice:

    Una vez más, me he sentido plenamente identificado con todo lo expuesto. Grande, señor.

  16. Comparto un pesar contigo, Fosforo, una de las cosas mas horribles que te pueden pasar es tener razon aun a tu pesar.

    Y lamentablemente, la gente, como individuo, es capaz de tener virtudes morales, intelectuales y originalidad. Desde el momento en que se convierten en integrantes de una masa, ven coartadas estas virtudes por la presion de grupo, y se convierten en borregos clonicos, Dollys de mercadillo.

    Uno de los mayores problemas, a mi entender, es la necesidad de etiquetarse a uno mismo para poder definirse como persona. Un pavo que me dice “Soy emo”, deberia considerar que no me esta hablando solo de su gusto por ese tipo de vestuario o musica, tambien me señala sin ambages que se adhiere a su filosofia y comparte sus filias y fobias con el resto de su manada. Del mismo modo que lo hace el que me dice “Soy nazi”. Si se autoetiqueta como integrante de alguno de estos grupitos, se queda con lo bueno y con lo malo a la vez, aun haciendo suyos comportamientos y tendencias que le repugnan en su fuero interno.

    Y todo ello lo hace por algo muy simple, la satisfaccion del instinto gregario. El ser humano, como buen animal de manada, necesita del refuerzo positivo de sus semejantes. Es un instinto, no obstante, tal como el comer o el cagar. Si somos capaces de hacer dieta, y de reprimir nuestros esfinteres, tambien deberiamos ser capaces de proteger nuestra individualidad de etiquetas absurdas y modas banales.

    El post es un desarrollo mas avanzado de lo que yo he visto en dinamicas de grupo mas pequeñas. Macho y hembra alfa, muchos betas, y algun que otro omega. Los alfas crean corriente, los beta la desarrollan, y los omega la suplican. Asi de lamentable y basico. Una de las cosas que tambien me han hecho mucha gracia, no ya tan solo del post en si, sino de los comentarios, es el ethos absurdo que lleva a estos borregos a considerarse superiores a los “no iniciados”, con terminos sectarios como “randoms”, o bien la necesidad perentoria de etiquetarse como “frikis”. Me provoca autenticas crisis de verguenza ajena que semejantes personajes (que no personas), se permitan considerarse a si mismos una elite de librepensadores en lugar de asumir lo que en realidad son : Victimas de la moda pasadas de rosca y cocidas a medias.

    Para terminar, me gustaria dejar una pequeña frase para la reflexion:

    “Es comun defensa del ignorante calificar a quien le supera de pedante”

  17. OliBolson dice:

    Bravo. Has descrito a la perfección el correspondiente de la Plaza de España en Málaga.

  18. Blitz dice:

    Cielos, ¿dices que los jóvenes se juntan para hacer vida social? ¿Y se divierten intercambiando aficiones? ¡A dónde vamos a llegar!

    Me explico: Esto pasó exactamente igual en Córdoba, en el parque de Los Ministerios (hasta que lo cerraron por obras hace un año o así). A mí me gustaba mucho reirme de la gente que iba por allí, porque son objetivo fácil (emos, góticos, punkies venidos de los barrios ricos a los que sus padres les pagan las camisetas de los Sex Pistols y los Ramones, gente con el pelo teñido de ROSA… vamos, la masa negra que los llamábamos aquí). Pero vamos, que pensándolo fríamente y por muchas vueltas que le doy no veo que tenga absolutamente nada de malo. Algunos se unirían por intereses comunes, otros construirían sus propios intereses a partir de lo que se hacía allí… pues vaya cosa, quién esté libre de ser influenciado por los gustos ajenos que tire la primera piedra. Y lo más importante es que, joder, ellos se lo pasaban bien y nadie iba allí obligado. Yo mismo iba de vez en cuando porque tenía amigos en ese mundo, y no pasaba nada: vas, te echas unas risas, te ríes de la gente rara y te vuelves a tu casa más contento que todas las cosas.

    Vamos, que no entiendo de dónde viene esa superioridad moral para juzgar en un blog de la Interné cómo se divierte la gente ni veo qué es eso tan horrible que hacían. Pero en fin, opiniones, supongo.

  19. Daerius dice:

    Concuerdo con gran parte del texto, el estilo “alternativo” comercializado se esta expandiendo como la pólvora, mira que hasta lo he notado en mi ciudad de Argentina, y eso que es una ciudad bastante alejada de Buenos Aires.
    Nada da mas grima y verguenza ajena que esa gente que se hace la “rara, alternativa y undreground” mientras se imitan constantemente, pero que lo adolescentes griten al cielo su individualidad mientras imitan a su grupo de amigos no es nada nuevo, siempre han estado y no solo pasa con los frises (le maldigo Boiner, a usted y a sus definiciones inventadas que se me pegan), de hecho se podría decir que esa gente conforma el 85% de la masa puberta. Supongo que el problema es que ahora se han puesto a copiar algo con lo que muchos nos identificamos, degradando así eso que tanto nos gustaba y rebajándolo a su nivel, hasta el punto de que pareciese mas una burla hacia los que cometamos el error de cruzarnos con esos devoradores de estilos. Y eso que yo soy un puberto mas y no el mas interesante, pero vamos, que existe un limite para la carencia de opinión, personalidad y gustos.

  20. El niño de la gorra dice:

    Ante todo felicidades por el post.

    Lo creas o no, cuando me comentaste que ibais a publicar artículos invitados, mi idea fue la de escribir sobre este mismo fenómeno. El caso es que me eché atrás. Tu has sido capaz de mencionar a algunos de los que antaño eran amigos nuestros en común, pero yo, aunque fuera por el hecho de que comprendo su principal motivo (faldas, una en concreto) para ir a ese lugar con la hierba tan desgastada, decidí callarme y dejar a los ”katana cartón” tranquilos.

    Espero que alguno de los aludidos se pase por aquí y lea, hasta el final a poder ser. A mí también me siguen invitando a asistir. Sin ir más lejos, la última chica por la que me interesé de verdad (como bien sabe Hauclir) resultó que asiste a este lugar. Ni que decir tengo que no salió nada fructífero de esa relación.

    Ahora me toca repartir el enlace de este post entre unas cuantas personas y discutir después de que lo lean. Porque aunque parezca mentira, el tema de ”la uni” remueve consciencias en muchos.

    Desde aquí deseo suerte de cara al futuro para todos esos frikotakus, emos y metaleros que se reunen todos los dias en la plaza de la uni, en San Lucas o en donde sea. Sobretodo a un par en concreto, porque la van a necesitar.

  21. Çeshire dice:

    😄 que gracioso el articulo, aunque supongo que el autor no llega a los 18 tampoco,
    y en algo si que tiene mucha razon, a fumar sisha a la teteria, que no solo no tienen la menor idea de prepararla sino que dan una malisima imagen, y si alguno de los mencionados pederastas es el smegol no se a que esperan para encerrarlo

  22. Mr. Fail dice:

    Ayer fui a la gran cuidad (mentira, a Guadalajara). Mi hermana quedó con sus amigos “oscuros” para ir al cine. Nos dijo que no la saludáramos. Luego ví a sus amigos, y sí señores, eran Frises de pura cepa. Si incluso había algunos de género ambiguo.

    ¿Qué he hecho mal? ¿Cuándo quité la vista de encima de ella y su educación?

    Lo peor/mejor de todo es que yo iba por el mismo camino, pero viviendo en un pueblo es muy difícil volverte Fris.

  23. Spike dice:

    Así empezó también la Cienciología.
    Nunca entenderé la necesidad de la gente de reafirmar lo “frikis” que son. Es como si eres testigo de Jehová y te diese por ir puerta por puerta predican… espera…

  24. Spike dice:

    Es lo que tiene la falta de internet en verano, que cuando vuelves a la normalidad se te ha acumulado el trabajo xD

  25. Afani dice:

    Me cago en la puta, que yo sigo siendo así XDDDDDDDDDDDD

    • Afani dice:

      Menos por las cosas de la salud, por mi afán de autocrítica (ejejej) y por el hecho de que yo soy gracioso (ejejejejej).