La Que se Avecina

Publicado: junio 7, 2011 de Hauclir en Uncategorized

Hace ya tiempo comentamos de pasada lo que nos parecía La que se avecina en nuestro post Nº100. Hoy aunque no venga a hablar de ella, estará muy presente en este artículo por el simple hecho de hablar de su serie “hermana” ( o plagio ) que los de Telecinco han creado para conseguir audiencia y hacer otro tipo de series que no sea de chonis.

La estructura entre las dos series es muy parecida, viven en un edificio donde los vecinos se hacen la vida imposible los unos a los otros, están las viejas, el grupito de amigos que antes se reunían en el videoclub y ahora en el bar, el grupito de amigas jóvenes anteriormente lideradas por la “pija” y ahora por una psicóloga con grandes trastornos de personalidad, con el objetivo dijo de encontrar a un novio para tener hijos.

Os preguntaréis que tiene de bueno o interesante esta serie si se parece tanto a su antecesora. Pues solo dos personajes, el Recio, o como le llaman los vecinos el Rancio, un mayorista de pescado que se dedica a buscar al amante de su mujer, una cristiana con ideas absurdas de que es la castidad, para matarlo con una pistola entre “Terribles Sufrimientos”. Mientras que le hace la vida imposible a los vecinos como Enrique Pastor. Este personaje es Juan Cuesta en aquí no hay quien viva, la diferencia entre ellos es que el segundo llegó a ser presidente de la comunidad, mientras que el primero es puteado por el Rancio para que no llegue a serlo.

Cuando todo está atascado y hay demasiado diálogo para que la serie avance, los guionistas concentran todas las gracias en un personaje, dejando a los demás muy escuetos respecto a este. Así es como el Rancio también está dotado de un machismo fascista-salido, obsesionado con los “pechotes” de las inquilinas y no deja de decir frases como “¿Cómo tiene el chocho?” o “Pechotes turgentes”.

Rancio. Mayorista, no limpia pesacado

El otro personaje que le da sentido al grupo de amigos que se reúne en el bar, es sin duda Amador. Un personaje que empezó como padre y marido de una familia feliz con tres hijos, que solo quería aparentar delante de los demás vecinos aunque no tuvieran dinero para dar de comer a sus hijos. Bueno, pues su mujer se acuesta con un vecino del edificio y se queda embarazada, si lo sé maldita telenovela, lo que conlleva al divorcio de esta pareja.

Ahora es cuando el personaje de Amador se convierte en el tópico de padre soltero que quiere foll… o como dice el “Echar pinchitos” o “Repartir Salami” con cualquiera que se mueva. Su obsesión de comprarse motos o coches unidas a su gañanería y sus fracasos con las mujeres mientras su ex se acuesta con muchos varios tíos, le deprimen y le convierten en un personaje que quiere ser un “Vividor-follador” y restregárselo a su exmujer.

Amador. Vividor-Follador

Resumiendo, si no fuera por estos dos personajes ningún capítulo tendría sentido, pues no me imagino a ninguno de los dos fuera de cualquiera de ellos. Simplemente por los tópicos que realizan y que cojones que los demás pueden tener algo de gracia, pero si así fuera sería gracias a ellos. Vamos que una serie que tiene más de 20 personajes, tenga que depender de 2 de ellos para hacerla avanzar, es muy triste.

Anuncios
comentarios
  1. Fosforo dice:

    La serie es MAAAAAAAALAAA y Aqui no hay quien viva no era mejor.

  2. Putísima mierda de serie, como la original. Parece ser que la gracia reside en que todo el mundo habla a gritos y hace chistes sacados del paleozoico.

    No fue una banda de albanokosovares la que apalizó a José Luis Moreno hace algún tiempo, fue la policía del karma.

    P.D.: Radiohead son unos pesaos, pero me venía al pelo.

  3. Vrede dice:

    A mí Aquí no hay quien viva me sacaba alguna sonrisa. Se sabía lo que se veía: una serie de humor simplón, y ya está. Ahora, su clon es bastante cutre. Es la serie que ves sabiendo que después viene otra decente y no tienes nada mejor que hacer.

  4. Es curioso, yo me parto con la serie capítulo tras capítulo. XD

    Estoy de acuerdo en que esos dos son los mejores personajes y que son imprescindibles, pero me gustan la gran mayoría.

    Aquí no hay quien viva acabó por no hacerme demasiada gracia al final, pero también la seguía.

  5. Chuck Draug dice:

    Curioso, a mí 13 R… Aquí no hay quien viva, con su humor simplón y sus estereotipos, me hacía gracia. Supongo que todos tenemos nuestros pecadillos, igual que pensar que Juan Cuesta era el mejor personaje junto a Mariano y las tres viejas (y que odiaba a Emilio con todas mis ganas). Esta afirmación, por supuesto, hará que me gane vuestras iras, pero paso.
    Eso sí, en las dos últimas temporadas la serie se convirtió en un ascazo… y La que se avecina, en vez de pillar lo bueno de aquella, se queda con lo malo y lo potencia.
    Alguna cosa graciosa hay, pero en vez de aguantar un episodio entero como sí hacía con la otra, aquí no aguanto ni uno completo.

    Pero así de raro soy, no tratéis de entenderme. xD

  6. Mr. Fail dice:

    Da penita. Aquí no hay quien viva me hacía algo de gracia, pero hay que reconocer que hay un salto temporal importante de antes a ahora. Esta no veo por dónde cogerla. El Rancio en algún momento tiene algo de gracia, pero ya está.