Cinta adhesiva, usos atípicos

Publicado: mayo 18, 2011 de Fosforo en Cocina y hogar
Etiquetas:,

Leía el otro día en Blogbricolaje un post sobre la cinta adhesiva que reflexionaba sobre los múltiples, y a veces originales, usos que tiene el rollito de plástico que pega. Estoy completamente de acuerdo con que se trata de uno de los más imprescindibles elementos en casa para cualquier persona a la que le guste trastear. Resulta casi imposible encontrar a alguien que no haya usado nunca cinta adhesiva, ya sea llamándola así o “celo” (que no es lo mismo, claro).

Todo un mundo tras supegajosa capa 😄

Y pensando acerca del tema, se me ocurrieron tres de los usos más raros que le he dado nunca a la cinta adhesiva. Si, es hora de las anécdotas. Y si no os gusta, ¿qué hacéis en este blog de bricolaje y cocina llevado por un ególatra?

Una vez utilicé un rollo de cinta adhesiva para hacer una bolsa. Lo juro. Era complicado, porque había que cubrir toda la parte que “pega” para evitar que lo que llevabas en la bolsa se quedase pegado. Lo hice porque necesitaba una bolsa ancha, pero corta, para llevar mis miniaturas de Warhammer.

La necesidad da alas a la imaginación, y logré una bolsa de casi medio metro de ancho, pero con un alto de apenas 30 cm, lo cual me permitía lleva la caja sin que las miniaturas bailasen, y con unas asas. Las asas las hice con dos bolsas de Ahorra Más pegadas con más cinta adhesiva al saco que ya había hecho.

Por supuesto, el invento no duró demasiado, y mis miniaturas se pegaron el batacazo padre dentro de la caja. Pero durante 15 minutos casi, me sentí MacGyver.

Otra, esta menos llamativa, fue para un disfraz improvisado de momia, o fantásma. Que se yo, debía tener diez años, y me envolví los brazos de papel higiénico y celo. Daba una imagen bastante grotesca, sobretodo porque era de esa cinta adhesiva marrón. Todo muy guarro. Menuda bronca que me pudo caer.

Añadele celo, muuucho celo

Y decididamente, mi favorita, y que sigo usando habitualmente, es para hacerme pelotas. Si las pegas duro duro consigues, con un rollo de cinta, algo de un tamaño entre una pelota de tenis y una de ping-pong, muy dura y resistente. Vale para tirársela a la gente para hacerle daño, para llamar la atención o incluso para ir dándole patadas por la calle. La última que me hice de esas, cierta amiga me la tiró a las vías del Metro porque le sacaba de quicio.

En fin, todo este rollo para recomendaros el sensacional blog de Blogbricolaje

Anuncios
comentarios
  1. Nubis dice:

    Las matemáticas serían mucho mejor si tuviesen cinta adhesiva, serían hasta más lógicas al juntarlas ¡No tolero obtener resultados con lo abstracto! Pero me encanta…

  2. key dice:

    Las bolas del tamaño de un balón de futbito, sin apretar que quedaban blandillas nos sirvió para muchos recreos, para jugar en cualquier rincón.

  3. accmc dice:

    Sirve para miles de cosas! hasta para limpiar las pelusas de la ropa negra! jejejejeje