Jim Carrey, mierda y gloria…

Publicado: abril 26, 2011 de Fosforo en Cine
Etiquetas:,

Sencillamente genial.

1994. Se estrena Ace Ventura: Detective de mascotas. El actor principal alcanza con su histriónica expresión y sus modos de bufón cierta atención. Había nacido una estrella, Jim Carrey. El mismo año, y protagonizada nuevamente La máscara, donde explota aún más esas características que lo hacían destacar en su anterior papel. Dos “obras cumbre” de la comedia de los 90. Ambas con serie de Tv, con videojuegos y espantosas secuelas.

Para colmo, también en 1994, Carrey co-protagoniza Dos tontos muy tontos, el sumun de la comedia tontorrona y estúpida. Y ya está. En solo esto os puedo resumir la carrera de Jim Carrey. En 1994, un actor casi desconocido obtiene tres papeles en tres películas de éxito gracias a poner muecas y sobreactuar. Es como si todo lo que no actúa Keanu Reves, lo hiciera Carrey por duplicado.

Verla ahora es como un suicidio.

La historia se podría haber quedado en eso. Pero no obstante, los noventa eran años complicados para la industria del celuloide. Empezaban a quedarse sin ideas y llegaba la hora de reciclar, de secuelas y adaptaciones. En 1995 aparece la segunda parte de Ace Ventura, que empuja aún más a la fama al cargante personaje. Ese mismo año, y sorprendentemente, Jim Carrey consigue el papel de Enigma en la tercera secuela de la saga de Batman. Una película que, por cierto, auguraba lo peor (no tardaría en estrenarse Batman y Robin, la peor película de superheroes del mundo).

A finales ya de los noventa Carrey hace su mejor, y probablemente su peor película. Por un lado Mentiroso Compulsivo es una mierda ñoña y sentimentaloide con moraleja obvia protagonizada por un Jim Carrey actuando más exageradamente que nunca. Espantosa de principio a fin, es posiblemente la película protagonizada por el actor que más veces se ha proyectado en la pequeña pantalla española en los últimos años. Por algo será.

En el otro lado, Carrey sorprende a propios y extraños el año siguiente en El show de Truman, la distopía agobiante y sensacional estrenada en 1997, donde encajaba en un registro serio como anillo al dedo. Sencillamente genial, Carrey podría haber apostado por esa nueva faceta de su carrera. No obstante, la cosa no tomó ese camino.

En el año 2000 se estrenan la graciosa y superficial “Yo, yo mismo e Irene”, donde Carrey nos volvía a torturar con su repertorio de muecas odiosas, gritos y voces estúpidas y un guión de lo más soso, a pesar de contar con un punto de partida descacharrante. Un bluf de película que podría haber sido, de ser dirigida por las personas correctas, una de las mejores comedias de la década que se abría.

También estrena “El Grinch”, una película infantil sobre la Navidad, que, como todo el mundo sabe, son las producciones a las que son condenados los actores cuyas carreras están hundidas para siempre. ¿Qué ha sido, después de eso, de Jim Carrey?

Pues una de cal y una de arena. Ha estrenado al menos dos películas con su nombre en el cartel que valen mucho la pena. Justo después del Grinch estrenaba “The Majestic”, una película mediocre pero muy amena y que, a mi parecer, debería ser mejor recordada. Pero por desgracia, de lo que nos vamos a acordar de Carrey es de lo malo. Normalmente las personas lo que recuerdan es la desastrosa “Cómo Dios”, en la que aparecen también una Jennifer Aniston cuya carrera empieza a oler a muerto, y un Morgan Freeman que es lo único bueno de la película. Eso, y que la Aniston siguen estando buena, pese a todo.

La otra buena película es “I love you Philip Morris”, una reciente producción donde, nuevamente, Carrey se calza la careta de actor serio y decente, y, de nuevo, vuelve a sorprender a todo el mundo. ¿Por qué un actor capaz de protagonizar películas tan excelentes como algunas de las mentadas pierde su tiempo en hacer mierda como “Dick y Jane: ladrones de risa”? ¿Estamos ante un caso de “No se decir que no a ningún papel”? ¿O acaso disfruta Carrey haciendo esas mierdas en celuloide?

Sea una o la otra, para bien y para mal, cada vez que nos hablan o vemos a Jim Carrey vemos a ese odioso esclavo de oficina de Mentiroso Compulsivo, y no al sensacional Truman Burbank, cuya vida es retransmitida como programa en un mundo aterrador. Una pena.

Anuncios
comentarios
  1. Neyebur dice:

    Yo creo que hoy en día La Mascara, tanto la peli como la serie, siguen siendo divertidas. Y estoy de acuerdo en que El show de Truman es de los mejores trabajos de Carrey, aun tengo pendiente de ver otra de sus pelis serias: Olvidate de mí

  2. Spike dice:

    Te olvidas de una de mis películas favoritas, “Olvídate de mi” (Gondry me parece cojonudo, excepto en The Green Hornet…), para mi su mejor trabajo junto a “El Show de Thruman”. Es curioso que dónde mejor lo hace sea en registros serios o dramáticos, aunque siempre tintados por toques cómicos, y por lo que siempre vaya a ser recordado es por el humor absurdo (que ojo, a mi me encanta xD)

  3. Nubis dice:

    Menos mal que no has nombrado la del número 13, película que no engaña al buen espectador de cine pero sí al que descubre algo tan viejo como el hombre como lo es la numerologia (misma táctica que usó Lost).

    ¿Y soy el único que piensa que El Show de Truman está sobrevalorada?

    • Fosforo dice:

      A mi no me parece sobrevalorada, me parece una producción sensacional en todos los aspectos. Quizá se cita demasiado a menudo por ser el único papel serio de Carrey durante años, y es que de verdad que verla al lado de Dos tontos muy tontos o Mentiroso Compulsivo impacta.
      Y si, se que me dejo películas en el tintero, pero algunas no las he visto, y otras son más de lo mismo.

      PD:Neyebur, yo vi La Mascara hace dos años y me pareció grotescamente mala. Igual solo es cosa mía.

    • Nubis dice:

      Vale, quería decir “Número 23”, bombo que dieron con la peli y es uuuuunnn…

  4. Sentei dice:

    El show de Truman es BRUTAL, la tengo en VHS y todo. La vi con 10 años y cuando cumplí 11 la pedí para mi cumple. Una pelicula que es un must see.

    Y particularmente me encanta verlo hacer el idiota en yo, yo mismo e Irene. Es una parida de pelicula de arriba a abajo, pero coño, me descojono con ella… soy de risa facil

  5. Chuck Draug dice:

    Jim Carrey es para la risa fácil, sin duda, y La Máscara no me parece tan horrible cuando la comparas con Dos tontos muy tontos, Mentiroso Compulsivo o Como Dios. Claro que tampoco lo es comparándolo con el aborto de secuela que hicieron (sin Jim)…

    Eso sí, a mí me parece que como actor serio es muchísimo mejor que como escaparate de muecas. A El Show de Truman y la erróneamente traducida Olvídate de mí me remito.

  6. El niño de la gorra dice:

    Fosforo, como ya han mencionado arriba, te recomiendo ver ”Eternal sunshine of…” alias ”Olvídate de mí ”, para que des tu opinión.

  7. Vrede dice:

    Qué quieres que te diga, a mí “Yo, yo mismo e Irene” me hacía partirme un rato, Carrey me gustaba como actor de pelis mierdas, porque sé que voy a ver pelis que son malas. Ahora, los papeles dramáticos, los borda.

    Creo que él, simplemente actúa en esas pelis porque le hacen gracia, teniendo oportunidad de hacer el gamba como nadie. Pero hay que ir mentalizado con que con comedias truñas que no buscan más que sacar la risa fácil con situaciones obvias y absurdas.

  8. Pero hombre, has nombrado toda la carrera chorrona de Carrey y te has dejado sus dos grandes obras junto a la de Truman: Eternal Sunshine of the Spotless Mind y sobre todo Man on the Moon. Y eso que he de reconocer que me lo paso pipa con las tontás de Jim Carrey (uno de mis placeres culpables o algo) pero como la trilogía de peliculazas que he nombrado ninguna.

    ¡Así que si no las ha visto ponte al día!

  9. Fadri dice:

    Man on the Moon es muy buena. 😛
    Me falta ver Eternal Sunshine of the Spotless Mind (Me niego a llamarla “¡Olvídate de mí!”, que el que le pusiera el título se creería que era de risa xD) para haber visto las películas “serias” de Carrey junto a El show de Truman y The Majestic.

    Y por cierto, ¿no hay una peli que dicen que es la peor de Carrey?
    Un loco a domicilio (The cable guy). No la he visto pero es lo que tengo entendido, que es ORRIVLE.

    • Fosforo dice:

      Yo si la he visto, pero le tengo más asco a Mentiroso Compulsivo. Es más “graciosa”, pero más ñoña y, por tanto, más repelente.

  10. Nubis dice:

    ¡¡¡AAAAAARRGGG!!! ¡Un Loco a Domicilio! ¡Noooo! ¡El del cableeeee!

    Por cierto, ¿alguien sabe cual es esta o como se llama? http://www.youtube.com/watch?v=NK7Rbt9e7dY&feature=related

    • Nubis dice:

      Busco título en castellano, se sobreentiende.

      • Pues he estado mirando y no tiene pinta ni de haberse estrenado en España, así que dificil lo veo.

        • Nubis dice:

          Cachis, pues por lo que he leído la ponen bien, Jim hace de la Muerte o por el estilo. Si esta película también es buena, pues ya podemos salvar un poco más al actor jeje.

          Y otra cuestión, es cosa mía o… ¿Jim Carrey está enormemente influenciado por Bruce Campbell? Es que Bruce y su mano loca son mucho Bruce y su mano loca 😀

          • nadieygris dice:

            Como bien dice anotheredorta, parece que a España no llego, pero puedes encontrar bastantes páginas donde te ofrecen los subtítulos de la película.

            Lo máximo que sale Jim Carrey me temo que es lo que ves en el video, ya que el solo hizo un cameo pequeño que no viene reflejado en los créditos.

  11. mariods dice:

    Euh, vale, otra cosa sobre cine con la que no coincido (y obviamente quiero dejarlo por escrito, si no te importa) XD:

    Estás valorando DEMASIADO los dramas sobre las comedias. La gente suele criticar más facilmente una buena comedia que un mal drama. Lo siento, pero yo personalmente me quedo con los papeles cómicos de Jim Carrey. El cine debe tener de todo, y el cine de Jim Carrey es una aportación excelente al lado más absurdo, loco y entretenido del celuloide. Sus papeles dramáticos (exceptuando El Show de Truman, en esa coincido en que es una gran peli) son muy poco sentidos e interesantes (al menos para mí).

    Yo me quedo mil veces más con Ace Ventura (las dos, de hecho me mola más la segunda que la primera) y con el oficinista de Mentiroso Compulsivo, así como con el esquizofrénico paranoide de Yo, Yo mismo e Irene y con el Bruce con poderes de Morgan Freeman. ¿Por qué? Porque existe un cine, nos guste o no. que no tiene otra pretensión que entretener, divertir y hacer pasar un buen rato, que quiere agradar a un campo de espectadores cuyo ideal de película perfecta no es la que le hace llorar o le hace pensar que la vida es un asco. Es un canto a la alegría de vivir y a ver el lado divertido de la vida, y yo lo apoyo. Y eso Jim Carrey lo domina perfectamente, ya sea sobreactuando o no (su estilo de actuar es único, y ya está).

    Y francamente, yo creo que Jim hace ese cine PORQUE LE GUSTA. Sí. Llámame ingenuo, pero creo QUE LE GUSTA.

    Y ya está, ahí mi opinión. :b

    • Nubis84 dice:

      ¡Pero reconoce qué de seguro es fan aferrimo de la barbilla divina alias Gran Bruce Campbell! Y si esto es así, no te falta razón con lo de que le gusta de verdad hacer este cine de humor y absurdeces.

      También coincido que no todo el cine tiene porque ser cine de máxima calidad (aunque en su mayor parte lo prefiero. Un momento, ¿¡soy un maldito elitista!? ¡Nooooooo!), y curiosamente estas películas tontas suelen gustar a la mayoría, hasta los que disfrutan del mejor cine y huyen del malo. ¿Por qué será? Nunca me había planteado lo de que son un canto a la alegría de vivir y ver el lado divertido de la vida…

  12. Corto dice:

    Poco puedo agregar, en general Jim Carrey es un actor que me gusta por lo que es. Concuerdo en que sus obras no tienen por que ser joyas, abusa de sus muecas y voces a más no poder, muchas de sus últimas películas no las he visto por que ya cuesta sentirse atraído por más de lo mismo. Dos tontos muy tontos la terminé aborreciendo, el Grinch y Mentiroso Compulsivo pecan de ñoñas, sin lugar a dudas. El Show de Truman me pareció sensacional, pero no por que bordase el papel sino por que la historia me encantó, no todo el mérito de la película es del actor protagonista, aunque no le falte. Man of the Moon me gustó mucho, la vi sin saber bien que demonios iba a encontrarme y sospechando que vería a Jim Carrey interpretandose a si mismo para variar. El resultado me sorprendió, su papel, aunque no dejase de ser absurdo y cómico, como de costumbre, encajaba con el personaje y la historia cumple su papel, una biografía/homenaje convertida en comedia que acaba transformandose en drama y termina arrancandote una sonrisa.

  13. jazzmoreno dice:

    de verdad que Jim Careey tiene sus momentos buenos y sus momentos super malos, yo lo que rescataría de la mascara es a Cameron Diaz y no es por decir que Jim Carrey estuvo mal, pero creo que esta película fue la culpable de que Jim haga todos sus personajes de la misma manera.