Muerte a la izquierda

Publicado: abril 9, 2011 de Fosforo en Uncategorized

Los métodos nazis han sido desprestigiados porque perdieron la Segunda Guerra Mundial. El señor ese bajito y con bigote no era la persona que debía dirigir a la Alemania Imperial durante el Siglo XX, y su carácter irascible, sus peculiares arrebatos y su intolerable parecido con Charlot le hacían indigno de liderar la nación más poderosa de la historia de la humanidad. Pero los métodos, como digo, son otra cosa.

La mal-llamada “solución final” era un acto noble, heroico y que aún en nuestros días se muestra perturbadoramente necesario. Sencillamente, el verdadero objetivo nunca debieron ser los judíos. En cada rincón del planeta, subseres inferiores, lastre para el avance de la humanidad, son considerados seres humanos por los buenistas defensores de la “igualdad de derechos”. Pero yo digo no a eso. No a su farsa, no a la patraña de que somos iguales. Hay un tipo de seres que merece, sin duda, ser exterminado, o al menos, reconocido como inferior a los seres humanos puros. Me refiero, evidentemente, a los zurdos.

Intentan gobernar el mundo...con la mano izquierda.

Esos seres suboptimos son la maldad personificada. En el pasado, se les consideraba demoníacos, y se les quemaba vivos, o por lo menos, se les obligaba a renegar de su naturaleza zurda. Actualmente, se reprende a un niño si le lanza una hez a un zurdo por el hecho de serlo. Nos hemos vuelto débiles e hipócritas, y están esperando el momento de apuñalarnos por la espalda con la mano izquierda.

Esta malvada especie, puesta aquí en la tierra por quien sabe que malvadas entidades, ha venido para sembrar el caos, la destrucción y la maldad entre los seres humanos puros. La raza humana pura debe advertir, como hizo en etapas pretéritas y más justas, la naturaleza perversa de los zurdos, y proceder, con medidas correctivas del tipo que sea, a la protección de los suyos.

No te dejes engañar por su atractivo...es zurda.

No digo que sean necesarias las cámaras de gas. Tal vez cualquier tipo de medida dirigida a su exterminio y borrar la memoria de que existieron de nuestra historia sea lo más apropiado, pero atendiendo a los gastos que esto podría acarrear, y dado que los eurodiputados necesitan viajar en primera y no queda dinero para otras cosas, os propongo otras medidas:

  • Aislamiento en campos de trabajo donde cosan zapatillas y cosas que ahora se ven obligados a hacer niños diestros que no tienen la culpa del retraso al cual nuestra sociedad se ha visto abocada por estos decadentes zurdos.
  • Amputación del brazo izquierdo para todos los zurdos. Que dejen de escribir con ella. Que dejen de comer con ella. Que dejen de masturbarse con ella. Que usen la derecha, maldita sea. ¿Es que no tienen decencia?

 

Pervierten el rock&roll cogiendo el micrófono con la mano bastarda...

Por supuesto, cualquier medida correctiva, más radical o no, debería ir acompañada de medidas encaminadas a delatar lo nocivo de la existencia de los zurdos para la humanidad. No más pupitres para zurdos. ¿Son especiales o qué? A mi cuando me tocaba uno en clase, sufría. Si no estoy haciendo medicina es culpa de esos pupitres. Hijos de puta. También habría que hacer desaparecer (e investigar por si acaso a sus propietarios) todas las fábricas y tiendas que vendan tijeras para zurdos, abrelatas para zurdos y en general, material dedicado para mejorar el bienestar de estos parásitos. Son colaboradores, y como tal, deberíamos crear un Guantánamo para ellos. Han vendido a su propia raza.

¿Qué se han creído? La materia prima en este planeta es limitada, y la estamos malgastando en esos bastardos zurdos, en lugar en gente pura, en diestros de toda la vida. Sé que para algunos, que han vivido inmersos en la realidad de los zurdos todo este tiempo, algunas de estas cosas pueden sonarles realmente duras, pero quiero que piensen que se están talando y talando árboles de nuestro hermoso planeta para fabricar cuadernos de anillas para zurdos. ¿Qué maldita mierda es un cuaderno para zurdos? Basta ya de este trato preferente a quien, sin duda ninguna, es una lacra para el progreso y el futuro de todos los diestros.

Recuerda: él también es zurdo.

Yo digo no a los zurdos. No a las normas de tráfico británicas. No a Ned Flanders. Reivindiquemos la pureza de nuestra destreza, alcemos la mano derecha y digamos, fuerte y con orgullo “Yo me hago pajas con esta mano”.

Se que había lectores que aún me respetaban. Que entendían y gozaban del rol destroyer de Fosforo, y a los que probablemente la entrada del Jueves pasado sobre ¡Eh, Tío! ha caído como un jarro de agua fría. No voy a dar excusas, porque no las considero necesarias. Pero quiero dedicar esta entrada a todos los que disfrutan con esa faceta de mí.

Y no, no se donde se ha metido Hauclir, porque hoy le tocaba hablaros de videojuegos a él. Ya ajustaremos cuentas ese malandrín y yo.

Anuncios
comentarios
  1. Laun dice:

    Estoy contigo, aplastemos sus cráneos con nuestra mano derecha de hierro.

  2. Vrede dice:

    Está científicamente demostrado, que además de no aportar nada a la comunidad, los zurdos tienen serias deficiencias mentales que les empujan a usar esa mano. No hay que ser tan bestias con ellos, el coco no les funciona como debería y se tiene que corregir, ¿Y qué mejor que unas buenas dosis de electroshock para que puedan convertirse en ciudadanos respetables y no en esos parásitos disfuncionales? Electroshock for the people!

    Por cierto, lo de subóptimo te lo voy a cobrar por derechos de autor, bastardo hijo de una cobaya. Búscate tus palabros, mierda sentimentaloide andante.

  3. Es demasiado tarde. Como ex-zurdo que consiguió dominar también la diestra, diré que estamos lo suficientemente infiltrados en todos los estratos de la sociedad como para que se nos pueda detener. Como Ozymandias de Watchmen, no penséis que os estoy contando nuestro malévolo plan si hubiese una remota posibilidad de que se le pudiese poner freno. Ha llegado vuestra hora.

  4. Jordi Perles dice:

    y con los ambidiestros que? son aberraciones, bastardos hijos de la copula entre el humano y el zurdo.