Hablando sobre manga: One Piece

Publicado: febrero 21, 2011 de Fosforo en Uncategorized

No soy un gran aficionado al manga. Pero si damos por válida esa frase, no soy un gran aficionado a nada. No me gusta el 90% del manga editado en España, ni del anime traducido al castellano. Pero me ocurre otro tanto con el comic americano, el cine, los videojuegos, los productos televisivos… ¿Por qué me empeño en determinar de forma específica mi escasa afición a la mal llamada “cultura japonesa”? Pues porque siento una especial aversión por los malos productos derivados de la nauseabunda estética manga. Y me voy explicando.

En mi opinión los peores defectos del manga/anime en general son mucho más insufribles que los achacables a cualquier otro subproducto de la (también mal-llamada) subcultura. De esto hablaremos otro día.

El caso es que uno de mis animes preferidos (y no manga porque no hay forma humana de hacerse con un nº1) es One Piece. Para un niñato que vivió su adolescencia tragándose de forma continua y muy atenta Dragon Ball, la serie de los piratas tiene todos los ingredientes que recordabas de la mítica saga japonesa sin necesidad de volver a personajes y esquemas ya conocidos y con una lógica y continuidad que rayan lo ridículo.

One Piece es una buena serie porque cuenta con un pequeño reducto de grandes personajes que hacen que la historia funcione. Luffy probablemente es demasiado despreocupado, infantil y necio como para ser realmente carismático, pero te acostumbras a sus chorradas y conduce a unos secundarios excelentes entre los que destacan, como suele ocurrir, los dos primeros.

Ya se pensaban que iba a poner algo subido de tono, ¿eh?

Nami es la típica chica pelirroja, semi-buenorra (y carne de millones de fan-arts que la explotan sexualmente) con mucha personalidad y que tiene una relación de amor-odio con el protagonista. Como persona de mi generación, me cuesta no encontrarle similitudes con otra chica de pelo naranja de una serie anime que tiene ese rollo con un protagonista de pelo negro bastante idiota. Si, os hablo de Misty, la de Pokemon. Y es que incluso en una serie con bastantes dosis de originalidad como esta, el 99% de los personajes están cortados por el mismo patrón clásico del manga. Para muestra, nadie mejor que Roronoa Zoro.

El espadachín es mucho más carismático que ninguno de los personajes masculinos de la serie de Pokemon, pero se trata del clásico personaje molón de cualquier Shonen como en su momento pudieran parecerme Vegeta o Piccolo. Curiosamente todos estos personajes comienzan odiando al prota y, salvando las distancias, acaban apoyándoles. Vamos, que lo que decía, los personajes son bastante tópicos.

Probablemente lo mejor de One Piece es crear un anime con los ingredientes clásicos pero más original y coherente que Naruto, con unos personajes más memorables y unos combates menos absurdos. La historia te atrapa y la sucesiva captación de personajes obedece al argumento inicial de la película, y es que de la búsqueda de una tripulación subyace la necesidad de introducir al elenco más personajes, cosa que en la mayoría de las series de anime es forzado e incluso incoherente con los presupuestos iniciales de la narración.

Y no soy el único que lo ha pensado, por lo visto...

One Piece es divertido, excitante, con un ritmo aceptable y bastante original, sin ser (ni de lejos) una obra maestra. Posiblemente de lo mejor de este género en los últimos 15 años. Claro que el shonen no da para mucho después de Dragon Ball. Mejor os hacéis con Monster o 20th Century Boys y os dejáis de tantas técnicas de combate y viajes fantásticos.

Anuncios
comentarios
  1. Chuck Draug dice:

    Lo que tiene One Piece es que entretiene. Mucho. Incluso el relleno en el anime es entretenido.

    Por desgracia yo tampoco sigo el manga (a estas alturas ya es prácticamente imposible seguirlo), y admito que el dibujo al principio no me atraía, con esos personajes larguichos con manazas y piezazos, pero te acabas encariñando del diseño, de los personajes, de la historia… que no serán lo más original del mundo, porque es un shonen típico a fin de cuentas, pero si tiene elementos para destacar y demuestra que si se hacen las cosas bien, obtienes buenos resultados.

  2. Êliel dice:

    Con la introducción, pensé que ibas a poner a parir el manga xD
    A mí es un anime que me gustó mucho, empecé a verlo en mi infancia, esas mañanas de sábado en las que madrugabas y te tragabas todas las series de por la mañana.. Pero ahí se quedó, dejaron de echarla y ni tenía internet para verla.. Y ahora, sinceramente, me da bastante pereza tener que descargarme tropecientos capitulos… Y es que sinceramente las series largas me rallan, así que hasta que no vea anunciado un final, no me plantearé verla..

    • Fosforo dice:

      Ya lo comento al empezar la entrada. Eso es cosa para otro día, y llegará el momento…vaya que si llegará.
      Yo en la televisión no podía verlo, prejuicios enormes hacia la tele me impiden ver programas fuera de Internet desde hace ya muchos años. Y si, es un poco coñazo empezar una serie de más de 300 capítulos sin final aparente.

  3. Nubis dice:

    Muy de acuerdo contigo, el mejor manga actualmente.

    Al punto actual de la serie, el trasfondo es tal que es digno de las mejores novelas y sagas llenas de detalles. Oda ha creado un mundo creíble y tan completo, que cualquier cosa que te preguntes obtendrás su respuesta por alguna página.

    Luego está el dibujo, que es manga, sí, pero imita un poco la caricatura y se centra en diseños a veces estrafalarios nunca antes vistos, por lo que es cuestión de tiempo ver toda la escuela que ha creado como hizo Toriyama en su momento. Otra cosa que adoro es que en una sola página hay tanto texto y pequeños dibujos, que te preguntas a veces como llega a tiempo para entregar el capítulo de la semana o si realmente tiene vida este hombre. Sus ayudantes serán los mejores pagados de la industria con esas líneas y fondos minuciosos.
    ¿Se podría hablar de una especie de Novela Gráfica Manga como se dijo con Death Note? Ni idea pero prefiero no marearme con etiquetas y disfrutarlo.

    En resumen, obligado para leer, y más si uno gusta del buen Shonen, tan importante como lo fue Dragon Ball en su momento, que si lo comparamos con este vemos la clara influencia, pero tiene mucho más del citado trasfondo y unos personajes más completos.

  4. Daerius dice:

    Dios, solo comentare porque has nombrado a 20th Century Boys, manga que justamente ahora estoy leyendo.
    Mi idea de One Piece es que trasmite (o al menos para mi) una sensacion de frescura y aventura que lo hace muy entretenido y lo diferencia de los demas mangas/animes que solo se basan en alargar un final inevitable.

  5. […] One Piece ya se habló por aquí siendo para mi la mejor serie Manga actual (bueno, para mi y para muchos) y eso que no la tengo […]

  6. Yo aquí y ahora digo que One Piece es el mejor shonen de la historia. Ea.
    Sólo añadir que lo flipo más con One Piece a mis 32 años de lo que lo hacía con Dragon Ball desde los 9 hasta los… bueno, hasta que dejé de verla con ventipico…

  7. carlos dice:

    Monster y 20th Century Boys obras increibles pero muy imcompletas por separado, diria que estas dos obras se complementan en sus fallas, una buena idea que concluyo de manera agria.

    yo compararia esas dos obras con estas 2 peliculas clasica, el padrino y cara cortada, nose si estaras deacuerdo pero apesar de no tener nada que ver entre si, cara cortada tiene todo lo que no tubo el padrino en su momento y al mismo tiempo el padrino al ser el primero sento las bases y al mismo tiempo sus defectos, que termino por ahogar la historia que pudo aver sido mas grande.

  8. Corto dice:

    Yo sigo el manga, de hecho empecé por el anime y salté al manga en el momento que lo acabé. De hecho lo empecé desde el principio (soy un puñetero fanpiro…). No es imposible, solo podéis contar con no tener vida durante… unas semanas. Posiblemente tampoco sueño.

    One Piece entretiene. Tiene la incoherencia justa, la escalada de poder de los enemigos, la evolución en los personajes, las técnicas con nombres en mayúscula, una trama conducida con claridad… No es que no esté exento de defectos, sin necesidad de señalar los que podrían considerarse los característicos de cualquier shonen. Conozco gente a la que el anime le pareció una mierda tan solo por la calidad gráfica. Yo en esas cosas soy un cegato pero no niego que en el mundillo habrá cosas mucho mejores en dicho aspecto.

    Algo que si que soy capaz de ver es que nunca acaban. Aunque todavía no he tenido la sensación de que la serie “hace tiempo que tuviera que haber acabado”, no se puede negar que la trama principal, la búsqueda del One Piece, se ha convertido en algo casi eterno. Hay claros indicios de que están en la mitad del viaje, pero la mitad del viaje con más de 500 episodios de serie animada y casi 700 números de papel es mucho viaje y aunque los protagonistas no hayan cegado el empeño en llegar hasta el mismo final el lector/televidente inevitablemente se preguntará en ocasiones que fue del dichoso tesoro.